PORTUGAL 2

Lisboa – Parte II

 

Lisboa 2

 

 

EL CHIADO

 

            Volviendo a la Baixa para ascender a las colinas del lado contrario, se aborda la visita al elegante Chiado, cuyo punto principal lo constituye la Rua Garrett.

            Justo donde todavía permanece inalterable, desde 1905, el animado “Café A Brasileira”, con su típica decoración de la Belle Epoque portuguesa.

            Es una buena idea tomarse allí una bica, el característico y fuerte café corto que se dice se sirvió aquí por primera vez.

 

A Brasileira

 

A Brasileira interior

 

A su puerta, recordando sus muchas visitas de antaño, aparece sentada la estatua en bronce de Fernando Pessoa, el inolvidable creador de los desconcertantes Heterónimos, con quien apetece hacerse una foto en plan compadres de tertulia.

 

Estatua de Pessoa

 

            En esta zona se concentran algunos de los comercios más glamurosos y de las marcas más caras de la ciudad  y también tenemos el acceso superior de los ya citados Grandes Almacenes “Chiado”.

 

EL BARRIO ALTO

 

            La cercana Praça Ruis de Camoes marca el comienzo del Barrio Alto, en el que la decadencia se palpa como en ningún otro lugar de la ciudad.

            Una decadencia estilosa, con sabor, continuo recordatorio de la opulencia lusa de otros tiempos que se ha trocado en digna pobreza pero nunca en decrepitud.

            En una calle que asciende vertiginosamente hacia la derecha según abandonamos el “Café A Brasileira” con su inseparable Pessoa encontramos -en el número 20 de la Rua Nova da Trindade- la centenaria “Cervejaria da Trindade”.

            Salvo que vuestra situación presupuestaria lo desaconseje, se trata de una opción más que interesante para darse un homenaje.

            Las colas suelen ser largas en las horas punta de los días festivos a pesar de que el vestíbulo goza de un buen tamaño.

            La estética de la cervecería es realmente atractiva, con bonitas vidrieras y una luminosidad sugestiva que nos retrotrae a una época de mayor esplendor.

 

Cerveceria A Trindade

 

Cerveceria 2

 

            En cuanto a la carta, destacan en ella los frutos del mar: mariscos, crustáceos y cefalópodos varios.

            Deliciosos nos parecieron el pulpo y el calamar así como las gambas y las almejas. Regado con un buen vino portugués  pueden completar una magnífica velada.

 

Pulpo y gambas

 

            Para bajar la cena, nada mejor que pasear por las inmediaciones de la plaza Largo Trindade Coelho -con su estatua del Cauteleiro (vendedor de lotería) o su Santa Casa de Misericordia- bien sumergirse en una de las muchas coctelerías o locales de fado que abundan en la zona.

            Sobre los fados parece que ocurre algo similar a los tablaos flamencos en Madrid: que suelen estar más enfocados al turismo foráneo que al propio disfrute de los lugareños, sin que ello signifique en ningún caso que los intérpretes no sean artistas de calidad.

            Conviene, en cualquier caso, informarse de antemano de los precios. Para evitar sustos digo.

 

BARRIO DE BELÉM

 

            Después de tomar el tranvía número 15 en lo que es una línea más moderna sin los entrañables eléctricos del centro, lo primero que veremos al llegar a Belém es el impresionante y gigantesco Monasterio de los Jerónimos en la Praça do Império.

 

Monasterio

 

            De estilo manuelino y construido a lo largo del siglo XVI, su Claustro es mucho más espectacular que el de la propia catedral de la ciudad.

 

Monasterio claustro

 

Monasterio gargola cerdete

 

            Entre las colosales dimensiones de este monasterio reposan los restos del poeta Fernando Pessoa, al que aludíamos al hablar del Chiado.

            A escasa distancia se encuentra el Museo dos Coches, que contiene carruajes pertenecientes a los siglos XVII, XVIII y XIX, entre otros objetos de época.

            Hay, en cambio, un buen paseo -si se realiza a pie- hasta la célebre Torre de Belém, un precioso palacio que antes fue centro aduanero y faro, ya que se erige en la mismísima desembocadura del Tajo.

 

Torre de Belem

 

Su interior es visitable, consta de cinco plantas comunicadas entre sí por una escalera de caracol y finaliza en una terraza. También destaca en ella la figura de una gárgola representando a un rinoceronte.

            Muy cerca de la torre se encuentra el Monumento a los Descubrimientos que data de 1960 y conmemora los 500 años del aniversario del infante Henrique el Navegante, descubridor de Madeira, Las Azores y Cabo Verde.

            Para reponer fuerzas la mejor opción es volver a la zona del Monasterio pues en las Rua Belém (en realidad es la misma del Monasterio pero con otro nombre para ese tremo) y su paralela Rua Vieira Portuense existe un buen número de recomendables restaurantes con terrazas.

            Seguramente en la mayoría de ellos se comerá estupendamente pero yo seguí el consejo de una amiga y lo hice en “A Carvoeiro”, un local en la segunda de las calles citadas.

            Certifico pues que se trata de un estupendo establecimiento en el que la comida es magnífica (a mayor abundamiento comentaré que no pedí bacalao porque soy poco aficionado al pescado pero reconozco que el que mis acompañantes me dieron a probar estaba delicioso) y tiene un muy buen precio.

            Para redondear la visita a Belém, no podéis marcharos sin entrar antes en la gigantesca y laberíntica “Casa dos Pasteis de Belém” (números 84 a 92 de la Rua Belém) y consumir alguno de sus famosos “pasteis de nata”, que no son de nata, por cierto.

 

Pasteis de Belem exterior

 

            Me temo que hay que degustarlas allí mismo -con un café, por ejemplo- porque comprarlos para disfrutarlos en casa no es lo mismo. Hay que comérselos recién hechos.

 

Pasteis de Belem

 

 

EL PARQUE DE LAS NACIONES

 

            Otra de las visitas facultativas dentro de la capital portuguesa es la del moderno Parque de las Naciones.

            Creado en fecha tan reciente como 1998, con motivo de la Exposición Universal, puede sobrevolarse utilizando un teleférico.

            Las atracciones más interesantes que conforman el parque son:

- La Estación de Oriente, espectacular estructura de vidrio y acero diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava.

            - El Oceanario de Lisboa; el segundo más grande de Europa tras el de Valencia.

            - El mirador de la Torre Vasco de Gama

            - El Puente Vasco de Gama; el más largo de Europa con sus 18 km de longitud.

            - Los Jardines del Agua

 

 

 

 

PORTUGAL 1: Lisboa - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/118-portugal-1-lisboa-parte-i

PORTUGAL 3: Sintra:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/120-portugal-3-sintra

PORTUGAL 4: Oporto – Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/263-portugal-4-oporto-parte-i

PORTUGAL 5: Oporto – Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/264-portugal-5-oporto-parte-ii

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar