LAS MERINDADES

 

Parte II

 

 

Ermita 5

 

 

MEDINA DE POMAR

 

            Desde lejos se observa el perfil del Alcázar de los Velasco, símbolo de esta ciudad que llegó a ostentar la capitalidad de Las Merindades (hasta que la perdió en beneficio de Villarcayo tras el fracaso de la ya citada Guerra de las Comunidades) y del poder de la familia feudal que lo construyó.

      Medina de Pomar castillo 2

 

Medina de Pomar castillo

 

                 Del recinto amurallado que rodeaba Medina por completo todavía se conservan  algunas puertas como las de Oriente, Arco de la Cadena y Ronda.

 

Medina de Pomar muralla

 

            En la plaza Mayor, adornada con bellos soportales, se erige el Ayuntamiento mientras que el entramado de calles que la circundan permite encontrar todavía casonas solariegas pertenecientes a la aristocracia local.

 

Medina de Pomar plaza Mayor

 

            También permanece en pie el Arco de la Judería en la antigua aljama aunque curiosamente fue construido tras la desaparición de los judíos de Medina.

 

VILLARCAYO

 

            El auge de la ciudad que sobrevino con la decisión de Felipe II de convertirla en capital de las Merindades tras las revueltas comuneras es todavía hoy perceptible en las casonas que sobrevivieron a las cruentas guerras carlistas. La mayoría se concentran en la calle Santa Marina.

            El ayuntamiento, de finales del XIX, preside la plaza Mayor, en la que también destaca un curioso quiosco de música.

 

Villarcayo ayuntamiento

 

Villarcayo quiosco

 

            La Torre del Reloj y la del Corregimiento son también monumentos destacados de la villa.

            Por último, hay que señalar que resulta muy agradable pasear por el parque arbolado ubicado junto al río Nela.

 

Villarcayo paseo 2

 

 

PUENTEDEY

 

            Imprescindible mientras se asciende en dirección a Espinosa de los Monteros detenerse frente al impresionante puente natural de “Puente de Dios”, como también se conoce a este pintoresco pueblo.

            Las aguas del Nela discurren libremente bajo este altísimo puente mientras que sobre el mismo se erigen orgullosos el renacentista Palacio de los Porres y la iglesia de San Pelayo.

 

Puentedey

 

            El palacio, que fue construido en el siglo XV, presenta unas hermosas torres blasonadas y llegó a ser posesión de los Velasco, como casi todo en la comarca.

 

Puentedey palacio

 

            La iglesia, por su parte, fue románica en origen y conserva en el tímpano de la portada la representación de un guerrero que lucha contra una serpiente.

 

Puentedey iglesia

 

Puentedey guerreo y serpiente

 

 

ERMITA RUPESTRE DE SAN TIRSO Y SAN BERNABÉ

 

            En las proximidades del sumidero del río Gareña se encuentra esta ermita rupestre que forma parte del complejo cavernario conocido como Ojo Guareña, formado por casi cuatrocientas cuevas y simas a lo largo de más de cien kilómetros.

            Imposible resultará a quienes hayan visitado la Capadocia turca no recordar, a la vista de este sugestivo lugar, las construcciones troglodíticas que pueden encontrarse en esa zona de la península de Anatolia. No en vano, el cercano Alfoz de Bricia forma parte de lo que está considerado como la “Capadocia ibérica”.

            Tras seguir una senda convenientemente acondicionada para que cualquiera pueda recorrerla sin importar su edad o condición física, de pronto, tras un enorme risco se hace presente la mágica visión…

 

Ermita accesos

 

Ermita accesos 2

 

Ermita 2

 

Ermita extra

 

            Además de contemplar las pinturas rupestres -que no prehistóricas- que decoran su interior, la visita puede completarse con un recorrido guiado por la cueva. Consta el mismo de más de medio kilómetro y ahí sí encontraremos silos prehistóricos presuntamente utilizados como enterramientos.

 

ESPINOSA DE LOS MONTEROS

 

            Aunque burgalesa, a Espinosa de los Monteros se la incluye, junto a las cántabras Vega de Pas y San Pedro del Romeral, dentro de las Tres Villas Pasiegas. Algo que no resulta tan chocante cuando se observa la evidente influencia montañesa de las casas.

            En el centro de la población, el ayuntamiento y la Casa Parroquial de Santa Cecilia se enfrentan en la plaza de Sancho Gracia.

 

Espinosa de los Monteros

 

            A escasos metros se erige el sólido palacio de los Zorrilla-Arce, cuyo escudo preside la fachada.

 

Espinosa de los Monteros palacio

 

            Sorprende la cantidad de casonas y torreones que se conservan en los barrios medievales de Espinosa pero, entre todos ellos, destacan la Casa de los Cubos, que ha visto reducida su altura con el tiempo (al pasar de torre defensiva a vivienda) y el Castillo de los Velasco.

            Y hasta aquí mi modesta experiencia por tierras de Merindades. Huelga decir que hay muchos más lugares dignos de visitarse en esta mágica comarca burgalesa pero valga como muestra esta somera panorámica.

 

 

 

 

LAS MERINDADES 1: Tobera, Frías, Valdenoceda:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/130-las-merindades-parte-i

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar