ESTADOS UNIDOS 1

Boston– Parte I

 

Boston   Skyline

 

 

UNA CIUDAD ELEGANTE

 

En efecto, si hubiera necesidad de definir a Boston con una sola frase, ésta bien podría ser “una ciudad elegante habitada por gente elegante”.

Como es natural, también cuenta con sus zonas menos atractivas y, como cualquier otro lugar, con algunos habitantes no tan recomendables pero la sensación general que uno experimenta al recorrer sus barrios más emblemáticos gira, como queda dicho, en torno a la elegancia. Algo que ya es perceptible desde la aproximación a la ciudad desde el aire.

 

Boston desde el aire 1

 

Altos y armoniosos rascacielos en el centro histórico, amplios jardines bien cuidados y poblados por multitud de ardillas, calles orladas de preciosas fachadas decimonónicas, preciosas farolas de gas con reminiscencias parisinas, locales con pedigree y hasta atrayentes mercados abiertos durante las horas principales del día.

 

boston elegante 1

 

Boston elegante 2

 

Se habla de Boston como de la más europea de las grandes urbes estadounidenses y puede que tal apreciación no sea del todo descabellada pues ciertos rincones pueden recordar a París o a Londres aunque debo destacar el hecho de que los edificios de Boston poseen una arquitectura muy característica que la hacen inconfundible.

 

Boston   Calle 1

 

Boston   calle 2

 

La presencia de algunos símbolos como la estatua de George Washington erigida en el centro del Public Garden o del monumental Obelisco en el que finaliza el Freedom Trail (la famosa “línea roja”) evidencian, por otra parte, que Boston es profundamente norteamericana.

 

Boston   Estatua de Washington

 

 

CURIOSIDADES DE BOSTON

 

Enumeraré tan sólo unas cuantas de las peculiaridades que llamaron mi atención durante los días que permanecí en Boston:

- Los autobuses turísticos tienen una curiosa forma que recuerda a un barco pesquero y los hay de todos los colores.

 

Boston autobus turistico

 

- En los autobuses urbanos es frecuente encontrar gente que viaja en ellos cargada con varios metros cúbicos de material reciclable (sobre todo latas y botellas) y que llegan a impedir la bajada del resto de pasajeros al bloquear la puerta. Los conductores, lejos de reprenderles, permiten a los demás apearse por la puerta delantera del autobús. Obviamente no me refería a esto cuando hablaba de la elegancia.

- Existen varias plazas cubiertas en el interior de ciertos complejos urbanísticos del centro de la ciudad en los que coexisten restaurantes de las más diversas tendencias (tailandeses, mexicanos, hamburgueserías, bocaterías, etc.), estando las meses y sillas agrupadas en el centro. De este modo, cada uno puede comprar el tipo de comida que más le apetezca y sentarse con otros compañeros que hayan optado por otras cocinas.

- En una cafetería del mercado de Quincy Market descubrí que la carta ofrecía, entre margaritas y cervezas, nada menos que horchata. La insólita presencia en su composición de ingredientes como el arroz o la canela me disuadió de probarla.

 

Boston   horchata

 

- Me resultó chocante que en el bar de Cheers tuvieran expuestas las insignias de un buen número de cuerpo policiales de todo el mundo.

 

Boston   Cheers insignias

 

- Si en algunos parques londinenses o neoyorkinos es habitual contemplar ardillas nada tímidas, en el Public Garden de Boston las hay en elevadísimo número y con no menos descaro.

 

Boston   Public Garden ardillas

 

- Contrariamente a sus modestas delegaciones en otras grandes ciudades estadounidenses, la Iglesia de la Cienciología cuenta en Boston con un edificio bastante espectacular.

 

Boston iglesia Cienciologia

 

 

HARVARD vs. M.I.T.

 

Tras realizar un recorrido poco exhaustivo por el campus de Harvard y por algunas de las instalaciones del M.I.T. (Instituto Tecnológico de Massachusets) que vi casi de puntillas, renunciando a la visita autoguiada que ofrecen, puedo hacer las siguientes puntualizaciones:

- Aun siendo agradable, HARVARD carece del encanto de las grandes universidades inglesas de Oxford y Cambridge.

 

Boston Harvard

 

Boston   Harvard 2

 

- La famosa estatua “de las tres mentiras” sigue siendo un lugar muy concurrido y, al principio de cada curso, los estudiantes acuden para tocar su pie izquierdo, que evidencia con su color tanto toqueteo. Teóricamente dedicada a John Harvard, fundador de la universidad, su sobrenombre se debe a las siguientes cuestiones:

Primero, porque la inscripción dice que la Universidad fue fundada en 1638, cuando en realidad lo fue dos años antes, en 1636.

Segundo, porque no fue John Harvard quien fundó la universidad, sino unos colonos ingleses aunque John Harvard donara después más de quinientos libros para la biblioteca, lo que le valió para que la universidad tomara su nombre.

Y tercero, porque la estatua fue creada por el escultor Daniel Chester French en un tiempo en que no se conocía el aspecto físico de John Harvard, razón por la cual utilizó como modelo a un estudiante.

 

Boston   Estatua de las tres mentiras

 

Boston   Estatua de las tres mentiras 2

 

- La enorme biblioteca universitaria hace alarde, en mi opinión, de una sorprendente austeridad arquitectónica.

- La capilla de la universidad, tan sobria como es habitual en los templos protestantes, rinde tributo a los graduados en Harvard que perdieron la vida en los distintos conflictos bélicos en los que han intervenido los Estados Unidos.

 

Boston Harvard caidos universitarios

 

- Incluso fuera del período lectivo, la afluencia de estudiantes y meros visitantes resulta muy numerosa.

- No vi demasiados rincones que me suscitaran recuerdos relacionados con “La red social” u otros films ubicados en la célebre universidad bostoniana.

- En cuanto al M.I.T., lo más destacado es la tienda que ofrece no sólo camisetas y gorras alusivas al Instituto sino también una amplia oferta bibliográfica (eso sí, exclusivamente en inglés) y algunos juegos ciertamente llamativos.

 

Boston   MIT

 

- De hecho, estuve a punto de comprar uno (para regalarlo, que conste en acta) en el que las piezas, con motivos egipcios, se eliminaban unas a otras del tablero merced a una ingeniosa estructura que combinaba luces con espejos. Si no lo adquirí fue no tanto por su precio (alto pero razonable) como por su tamaño, que iba a dificultar sensiblemente la confección de mi equipaje para el viaje de vuelta a España.

 

 

 

 

 

ESTADOS UNIDOS 2: Boston - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/151-estados-unidos-2-boston-parte-ii

ESTADOS UNIDOS 3: Washington:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/152-estados-unidos-3-washington

ESTADOS UNIDOS 4: Nueva York - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/153-estados-unidos-4-nueva-york-parte-i

ESTADOS UNIDOS 5: Nueva York - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/154-estados-unidos-5-nueva-york-parte-ii

ESTADOS UNIDOS 6: Nueva York - Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/156-estados-unidos-6-nueva-york-parte-iii

ESTADOS UNIDOS 7: Nueva York - Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/157-estados-unidos-7-nueva-york-parte-iv

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar