ESTADOS UNIDOS 5

Nueva York – Parte II

 

Portada

 

 

            Existen en Nueva York muchos museos más si disponéis de tiempo y ganas de visitarlos y, de todos ellos, considero que los más interesantes son:

            - el Guggenheim

            - el de la Spanic Society (613 West 155th), de entrada gratuita, aunque sólo sea para ver la fastuosa sala de Joaquín Sorolla

            Me resisto a considerar Museo al de Madam Tussauds, el célebre Museo de Cera pero, dado que ostenta dicho nombre, me veo casi obligado a incluirlo en esta sección.

            No es gran cosa pero puesto que la entrada está incluida en la New York City Pass, decidí visitarlo.

            Allí averigüé que hay un par de salas que no se pueden ver sin pagar una entrada adicional pero tampoco me pareció necesario hacerlo, por lo que prescindí de ellas.

            En el hall, por cierto, hay una estatua de cera muy realista (todas pretenden serlo pero sólo algunas lo consiguen) de Carmelo Anthony, la estrella NBA de los New York Knicks. No pude resistirme a pedir a mis acompañantes que me fotografiaran poniéndole un tapón ;)

 

Carmelo Anthony

 

            Tras una sala introductoria en la que te invitan a ser fotografiado por ellos dentro del puño de King Kong, se suceden otras con estatuas de actores (sobrecogedora coincidencia que la de Robin Williams fuese una de las primeras que vimos pues ese mismo día se suicidaría el actor aunque no lo supimos hasta el día siguiente), cantantes, deportistas, presidentes de los Estados Unidos y famosos en general.

 

Robin Williams

 

Museo de cera 4

 

            Una zona que me hizo especial gracia es la que recrea algunas escenas de películas ya míticas, ofreciéndonos la posibilidad de aparecer en ellas (salvo con el King Kong de la entrada y otra escena en la que quienes lo desean se suben a la bicicleta de “E.T.” no hay más fotografías que las que uno hace por su cuenta): la alambrada rota de “Parque Jurásico”, el ídolo sobre al altar de “En busca del arca perdida”, etc.

 

Museo de cera 1

 

Museo de cera 2

 

Museo de cera 3

 

 

EN LO MÁS ALTO

 

Dos fueron las cúspides que ascendí en la ciudad de los rascacielos: el Empire State Building y el Top of the Rock, cima del Rockefeller Center.

El primero lo visité de día y el segundo de noche; justo al revés de como nos lo aconsejarían al final del viaje y, obviamente, demasiado tarde. De hecho, creo que hubiera sido preferible hacerlo del modo en que nos sugirieron, a fin de poder ver mucho mejor Central Park desde el Top.

En cualquier caso, hay sensibles diferencias entre las colas de ambos edificios.

La espera en el Empire es sencillamente interminable pues cada vez que crees estar a punto de iniciar la ascensión te conducen a otro sector donde hay que guardar una nueva cola. Existen entradas especiales que te permiten ahorrarte alguna pero suponen un suplemento.

En cambio, la organización en el Top es mucho mejor y la afluencia de visitantes  menor, que todo hay que decirlo. En la taquilla te asignan una hora de subida, de modo que una vez conocida la misma, uno puede seguir viendo cosas por la ciudad, acercándose por ejemplo a la contigua tienda de la NBC.

En cuanto a las vistas en sí, la mayor diferencia entre ambas, debido a su ubicación en la ciudad, es precisamente la panorámica sobre Central Park, mucho mejor desde el Top. Por desgracia, no se ve mucho de él durante las horas nocturnas. En cambio, el espectacular edificio Chrysler es perfectamente visible desde el Empire en tanto que queda oculto desde el Top.

            En la base del complejo que toma el nombre de la acaudalada familia judía de los Rockefeller se ubica una enorme figura vegetal con forma de cabeza de perro o de oso, a cuyos pies se sitúa en los meses invernales la famosa pista de hielo; en verano su lugar está ocupado por mesas y sillas atestadas de neoyorkinos y foráneos. Es también aquí donde se planta el árbol de Navidad cada año.

 

Top of the Rock por fuera

 

Top of the Rock cabeza de perro

 

Empire desde Top of the Rock

 

Panoramica desde Top of the Rock

 

El Empire, por su parte, goza de un mayor predicamento por la doble circunstancia de haber sido durante algún tiempo el rascacielos más alto de la ciudad (llegó a serlo del mundo) hasta que se alzaron las Torres Gemelas, ahora tristemente desaparecidas, y de formar parte de la memoria colectiva gracias al cine.

 

Empire State por fuera y de noche

 

Panoramica desde Empire   Chrysler

 

Panoramica desde Empire 2b

 

Las diferentes versiones de “King Kong” así como los films “Tú y yo”, “Algo para recordar” y hasta la más reciente “Oblivion” inmortalizan para siempre tanto la aguja del rascacielos como su atractiva azotea.

 

Empire State cartel King Kong

 

Marina en azotea Empire

 

 

DE TIENDAS POR NUEVA YORK

 

En mi caso, “ir de tiendas” no significa necesariamente que estuviera interesado en comprar nada sino que más bien sentía curiosidad por comprobar de primera mano si las tiendas de la Quinta Avenida y aledaños tenían o no tanto glamour como se pregona.

Fifty-fifty diría yo. Por una parte las hay atractivas y sugerentes pero, por otra, quizás mis expectativas eran demasiado altas.

De entre las que visité, además del Woodbury Common Outlet, a hora y media de la ciudad (y al que fui en coche de alquiler para disfrutar de los jugosos descuentos de Tommy Hilfiger, Calvin Klein y compañía) destacaría las siguientes:

- Toys R' Us (1514 Broadway con 44th Street) es una de las más espectaculares, con su noria gigante ¡¡¡¡dentro de la tienda!!! y su espacio reservado a los chocolates de Willie Wonka.

 

Noria en Toys R Us

 

- Apple Store (767 5th Avenue) no me impresionó lo más mínimo pese a su acceso a través de estructura de cristal que parece homenajear a la pirámide del Louvre. Puede que tengan lo último en tecnología de comunicación pero la estética del local tampoco es para tirar cohetes y en él reina un barullo considerable.

 

Apple por fuera

 

- M&M’s World (1600 Broadway) no deja de tener su gracia y, desde luego, hay pastillas de chocolate de todos los colores y formatos -incluyendo a un sufrido empleado que se pasea disfrazado de pastilla para que la gente que lo desee se fotografíe junto a él- pero tampoco esperéis grandes cosas.

 

M&Ms

 

- Tiffany & Co (727 Fifth Avenue, at 57th Street) es de visita obligada por ser el santuario de Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes” y hace alarde de una gran elegancia y distinción. Sus empleados son realmente amables e insisten en que, antes de abandonar el local, hayas o no comprado, eches un vistazo a su enorme diamante amarillo.

 

Diamante Tiffanys

 

- Abercrombie & Fitch (767 5th Avenue).- El principal atractivo del establecimiento -aunque supongo que los artículos que venden tendrán algún interés- estriba en ver a sus dependientes (hombres y mujeres) en ropa interior, ya que unos y otras son modelos. La cola era considerable y francamente no me pareció razón suficiente para perder en ella el tiempo pero, como para gustos hay colores, aquí queda el dato para quien le interese.

- NBA Store (590 5th Avenue).- Una de las grandes decepciones. No sólo porque al parecer ha reducido drásticamente su tamaño son también porque cuesta encontrar las camisetas que puedan interesarnos. Por ejemplo, fue literalmente imposible conseguir las nuevas indumentarias de Pau Gasol con los Chicago Bulls o de José Manuel Calderón con los propios Knicks de Nueva York.

 

NBA Store

 

- FAO Schwarz (767 5th Avenue, at 58th Street).- Tampoco me entusiasmó esta enorme tienda de juguetes porque no vi demasiados que me llamaran la atención y porque además iba condicionado por lo que me habían contado sobre ella. A saber, que hasta hace un par de años había una gran sección dedicada al mundo de Harry Potter: varitas, túnicas de las diversas “Casas”, dulces, etc. En 2014 no queda ni un solo artículo dedicado al niño mago. Comprensible pero, en mi caso, frustrante.

 

FAO 1

 

NBC Experience Store (30 Rockefeller Plaza).- Entre los diferentes artículos relativos a la célebre productora televisiva (dvds y merchandising de todo tipo) es posible sentarse en una silla de director rodeada de cámaras e inmortalizarse en plan Hitchcock. Digo yo que estaría para eso porque nadie me detuvo cuando lo hice.

 

Yo en la NBC

 

 

OBRAS, OBRAS Y MÁS OBRAS

 

            Probablemente sea habitual en las grandes ciudades de la Costa Este (lo vi en Toronto y también en Boston y Washington) pero lo cierto es que gran parte de Nueva York estaba patas arriba en agosto de 2014 y eso sin tener al “faraónico” Gallardón de alcalde.

            Por supuesto ello es especialmente constatable en la Zona Cero, donde se gsigue trabajando en la reconstrucción del área devastada por los atentados del 11-S.

 

Zona cero Torre Libertad

 

            Muy avanzadas tanto la nueva Torre de la Libertad (que será finalizada en los últimos días de 2014 para ser inaugurada a principios de 2015 y que con sus 542 m será el tercer edificio más alto del mundo, por detrás de la torre Burj Khalifa (Dubai), con 828 m, y las Torres Abraj al Bait de la Meca (Arabia Saudí), con 601) como el intercambiador diseñado  por Santiago Calatrava, todavía queda mucho por hacer en la zona aunque pueda contemplarse con cierto desasosiego las dos enormes fuentes conmemorativas que ocupan el lugar de las torres gemelas. En su perímetro se puede leer el nombre de todas y cada una de las víctimas, con indicación de si éstas se encontraban en los edificios cuando se produjo el atentado o bien viajaban a bordo de los aviones siniestrados.

 

Zona cero fuentes

 

            Las obras se extienden también a la contigua zona financiera desde Wall Street (un puntazo ver los edificios de la Bolsa y de la Reserva Federal) hasta las calles adyacentes.

 

Wall Street

 

            Por cierto que resultó imposible obtener ciertas fotografías con un mínimo de calidad y no sólo a causa de las obras.

            Bajo estas líneas, por ejemplo, debería apreciarse el famoso “toro” pero el enjambre de turistas chinos, que enloquecieron con la estatua y comenzaron a agarrarla por todas partes en lugar de limitarse a posar junto a ella, lo impidió.

 

Toro con chinos

 

            Con todo , las obras que más quebranto me produjeron fueron las de la catedral de Sant Patrick, en plena Quinta Avenida. Obras gigantescas que abarcaban tanto el interior como el exterior, haciendo inútil la visita. Una pena y otra excusa para un futuro regreso.

 

 

 

 

 

 

ESTADOS UNIDOS 1: Boston - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/150-estados-unidos-1-boston-parte-i

ESTADOS UNIDOS 2: Boston - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/151-estados-unidos-2-boston-parte-ii

ESTADOS UNIDOS 3: Washington:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/152-estados-unidos-3-washington

ESTADOS UNIDOS 4: Nueva York - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/153-estados-unidos-4-nueva-york-parte-i

ESTADOS UNIDOS 6: Nueva York - Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/156-estados-unidos-6-nueva-york-parte-iii

ESTADOS UNIDOS 7: Nueva York - Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/157-estados-unidos-7-nueva-york-parte-iv

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar