GRANADA 1

Magia en la ciudad de la Alhambra

 

Alhambra desde San Nicolas 2

 

  

LAS MEJORES PUESTAS DEL SOL DEL MUNDO

 

La frase, que suscribo plenamente, la acuñó el ex presidente estadounidense Bill Clinton, refiriéndose a las vistas de la Alhambra que ofrece el Mirador de San Nicolás, en lo alto del granadino barrio del Albaycín.

Cierto es que tampoco son despreciables los ocasos en otros muchos rincones del planeta:

- el Templo de Poseidón del cabo Sounion, al sur de Atenas

- el cauce del Nilo visto desde las dunas de un poblado nubio

- el Cuerno de Oro desde lo alto de la Torre Gálata de Estambul

- el Castelho Sao Jorge lisboeta sobre las aguas del Tajo

- el London Eye y su inigualable panorámica sobre los meandros del Támesis

o en tantos otros lugares inolvidables (Ibiza, Santorini, el lago Ness, Lucerna, el Foro romano) pero, aun así, y no sólo por hacer patria, me quedo con la magia granadina.

De hecho, también es una auténtica maravilla contemplar el Albaycín y el Sacromonte desde la propia Alhambra.

 

2015 Albaycin desde Alcazaba

 

Pero muchos siglos antes de Clinton, ya Boabdil el Chico se vio impotente para retener las lágrimas al perder este Paraíso en la Tierra y antes y después de él muchos otros han sucumbido a los encantos de la “Ciudad de la Alhambra”. A quien alguna vez haya tenido el privilegio de recorrerla no será necesario explicarle las razones.

Tampoco les costará entender el porqué de la inscripción que reza en los jardines de los Adarves, a la entrada de la Alcazaba de la Alhambra: “Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada” y que corresponde a los versos de Francisco A. de Icaza.

 

PLAZA NUEVA Y ALBAYCÍN

 

            Como queda dicho, resulta imprescindible ascender al Mirador de San Nicolás, en lo alto del Albaycín, sea a la hora del ocaso o en cualquier otro momento.

 

2015 Alhambra nocturna

 

Lo ideal es llegar paseando desde la Plaza Nueva, uno de los centros neurálgicos del tapeo granadino, a través de la estrecha calle Elvira y luego, ya en ininterrumpida ascensión, por las calles Calderería Nueva y Cuesta de San Gregorio, flanqueadas de teterías en la falda de la colina en la que se asientan y de cármenes en la cumbre.

 

Ascendiendo al Albaycin

 

También es posible acceder directamente de la Plaza Nueva a la Plaza de San Gregorio (de la que parte la Cuesta del mismo nombre) a través de la calle Cárcel Alta.

O, si se llega desde otro punto de la ciudad, desde el otro extremo de la calle Elvira, que cuenta con casi 800 metros de longitud y que comienza, como no podía ser de otro modo, con la Puerta Elvira. En ese caso la ascensión comienza por la Cuesta de Abarqueros. Sin embargo, la primera de las rutas propuestas resulta estéticamente la más recomendable de las tres.

 

Puerta Elvira

 

Si no se está en condiciones de afrontar la subida a pie, siempre se puede recurrir a los pequeños Alhambra Bus, que parten de la Plaza Nueva y llegan hasta el mismo San Nicolás.

 

2015 San Nicolas desde Alhambra

 

En las inmediaciones del popular Mirador encontraremos un buen número de restaurantes además de la modesta iglesia de San Nicolás y de la nueva Mezquita Mayor de la ciudad, la cual me invitaron a visitar en una ocasión.

En cualquier caso, el Barrio del Albaycín, que cuenta con la consideración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO, alberga otros lugares que merece la pena visitar tales como el Convento de Santa Isabel, la Plaza Larga, la Plaza de San Miguel Bajo, el Palacio de Dar-AlHorra, el Bañuelo y la Real Chancillería.

Regresando a la Plaza Nueva, resulta complicado no ceder a la tentación de penetrar en una de las muchas y variadas teterías que encontraremos en nuestro descenso; unas más luminosas, otras más oscuras (“Tuareg”, por ejemplo, en la que se tiene la sensación de estar dentro de una jaima en pleno desierto), unas más sobrias y otras más recargadas pero todas ellas con un buen abanico de tés y de pastas magrebíes entre las que escoger.

De nuevo en la plaza, debo reiterar el hecho de que toda la zona está repleta de bares y bodegas en las que, con la consumición de una copa de vino, una cerveza o un refresco, se recibe una tapa que en muchos casos sorprende tanto por su tamaño como por su delicioso sabor. Algo a lo que, por desgracia, no estamos acostumbrados en otras zonas del país.

Y es que en Granada me han llegado a servir tapas incluso tomando un vodka con naranja en un pub. Concretamente fueron un bol de galletitas saladas y otro de gominolas.

La Plaza Nueva y la contigua Plaza de Santa Ana constituyen también el arranque de la Carrera del Darro, más conocida como “Paseo de los Tristes”, por ser la ruta que seguían antiguamente las comitivas fúnebres camino del cementerio.

 

2015 Paseo de los Tristes

 

Jalonado de pubs y de restaurantes, resulta impresionante recorrerlo por la noche, con la imponente e iluminada Alhambra justo encima, del otro lado del río Darro, que discurre a sus pies.

También aquí se encuentran los baños árabes conocidos como “El Bañuelo”, un antiguo hammam del siglo XI que se conserva excelentemente y cuya visita es gratuita aunque únicamente puede llevarse a cabo por las mañanas.

 

2015 Bañuelo 2

 

2015 Bañuelo 3

 

Al final del Paseo, que termina de forma abrupta, sólo queda la opción de tomar el truncado Camino del Avellano o bien dirigirse hacia el Camino del Sacromonte. Incluso es posible llegar al Mirador de San Nicolás a través de una ruta totalmente distinta que incluye la Cuesta de San Agustín y el Carril del mismo nombre.

 

CATEDRAL Y CAPILLA REAL

 

Junto a la Gran Vía de Colón, a un paso de la omnipresente Plaza Nueva, se erige la Catedral.

 

Catedral desde Alhambra

 

2005 catedral fachada

 

Aunque concebida como un templo gótico y pese a que su fachada sí reviste tal estilo, se trata de la primera iglesia renacentista de España y fue construida entre los siglos XVI y XVIII.

 

2015 catedral interior

 

Dicha fachada se debe a la genialidad del pintor, escultor y arquitecto granadino Alonso Cano aunque no son menos relevantes la Capilla Mayor con sus estatuas orantes de los Reyes Católicos y los tesoros que guarda la Sacristía, entre los que destacan un Crucifijo de tamaño natural de Martínez Montañés y la pequeña y barroca escultura de “La Inmaculada”, a cargo también de Alonso Cano, que se guarda debajo de él.

Al lado de la catedral, aunque se acceda desde la calle a través de una puerta lateral, se encuentra la Capilla Real.

Además de esculturas, pinturas o piezas de orfebrería legados por los sucesivos monarcas, su interior alberga el monumental Mausoleo de los Reyes Católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, así como el Mausoleo de Juana I (“la Loca”) y Felipe I (“el Hermoso”).

Los cuerpos de todos ellos reposan en féretros de plomo situados justo debajo, en la austera cripta de la Capilla.

Os recomiendo precaución con las gitanas que pululan tanto en esta zona como en la de la Alhambra, ya que os ofrecerán “de regalo” una rama de romero pero, si la cogéis, habréis de pagar. Y no “la voluntad” en general sino la voluntad de la señora en cuestión. Advertidos estáis.

Justo al lado de la Capilla Real y de la Catedral se halla la Alcaicería, una serie de estrechas callecitas repletas de tiendas de artesanía (desde vasijas a chales) que recuerdan a un zoco árabe aunque, por lo que recuerdo, aquí no se regatea. Las cosas cuestan lo que cuestan y punto.

 

2015 Alcaiceria

 

2015 Alcaiceria 2

 

También se encuentra en sus inmediaciones la florida plaza Bib-Rambla con su Fuente de los Tres Gigantes, que data del siglo XVII aunque ocupa su actual emplazamiento, en el centro de la plaza, sólo desde mediados del XX.

Y apenas a trescientos metros se halla el Corral del Carbón, la única alhóndiga nazarí conservada en su integridad en toda la península, siendo tales edificios almacenes de grano destinados a paliar las necesidades de los vecinos en época de escasez.

 

2015 Corral del carbon

 

2015 Corral del carbon 2

 

Su fachada está adornada con vistosas yeserías, el edificio consta de tres alturas y su patio interior cuenta con pilares de piedra. En cuanto a su nombre, viene dado por el hecho de que, ya en época cristiana, fue hospedaje de carboneros. No fue ese, no obstante, su único uso pues con posterioridad también se destinó a corral de comedias y a casa de vecinos.

 

REALEJO Y CAMPO DEL PRÍNCIPE

 

Una zona de la ciudad por la que siento una especial predilección es el Campo del Príncipe, una bella plaza ubicada en el barrio de Realejo.

 

2015 Campo del Principe

 

Partiendo de la Plaza Nueva hay que tomar la dirección contraria al Paseo de los Tristes, es decir, a través de la calle Reyes Católicos hasta llegar a la cercana plaza de Puerta Real, en la que se encuentra el edificio de Correos.

Desde allí se asciende por la calle Ángel Ganivet, siguiendo luego por la Cuesta del Progreso, la calle Palacios y la Cuesta del Realejo.

El Campo del Príncipe está lleno de terrazas (“Los altramuces”, “Los martinetes”, la “Taberna Opípara”, la “Taberna de Baco”, la “Taberna Tofe”) en las que uno puede disfrutar de la vida tomando una copa de vino, unas lonchas de jamón recién cortado o una gran variedad de tapas: croquetas, caracoles, flamenquines, berenjenas, tortillas de gambas y un largo etcétera.

 

2015 Campo del Principe 2

 

Justo encima de esa plaza se encuentra el enorme Hotel Alhambra Palace. El paseo a pie no es largo pero sí un poco cansado por la pronunciada pendiente que presentan el Carril de San Cecilio (que parte de la Parroquia del mismo nombre) y la calle Antequeruela Baja.

 

2015 Alhambra Palace desde Campo Principe

 

Es una de las formas de subir a pie hasta la Alhambra; la otra es desde la Plaza Nueva a través de la empinadísima Cuesta de Gomérez.

 

2015 Subiendo a la Alhambra

 

Por otra parte, el hall del hotel es visitable y en la terraza, tendida sobre el lado este de Granada, se puede disfrutar de un rato inolvidable contemplando las vistas aunque sea pagando algo más de lo habitual por un refresco.

 

2015 Alhambra Palace hall

 

2015 Alhambra Palace terraza

 

2015 Vistas desde Alhambra Palace 2

 

En este establecimiento se han rodado algunas escenas de varias películas españolas como “Días contados”, lo cual nos permite conocer el aspecto interior de sus habitaciones aunque nunca nos hayamos alojado en ellas. Sí lo hicieron, en cambio, los equipos de rodaje del film citado y de algunos otros como “Gitano” o “Alatriste”.

Justo en la puerta del Alhambra Palace se encuentra el Carmen de los Mártires, el más grande de toda la ciudad con sus cerca de 7 hectáreas de jardines y bosques. La visita es gratuita.

 

2015 Carmen Martires 3

 

2015 Carmen Martires

 

2015 Carmen Martires 2

 

 

 

 

 

GRANADA 2:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/196-granada-2

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar