TOLEDO 1

La ciudad de las Tres Culturas

 

Portada

 

  

MEZQUITAS Y SINAGOGAS

 

Tópicos aparte, si por algún sobrenombre se conoce a la ciudad manchega es por el que corona este artículo, como claro ejemplo de lo que en un tiempo fue un lugar de coexistencia pacífica entre tres religiones tradicionalmente enfrentadas entre sí: la judía, la musulmana y la cristiana.

Expulsados judíos y moriscos de Toledo y del resto de España a finales del siglo XV, en la ciudad sobreviven vestigios más que suficientes no sólo de la única cultura que permaneció sino también de las que se fueron.

Tal era el nivel de tolerancia entre los antiguos habitantes de la ciudad que ésta ni siquiera estaba dividida por barrios en función de la religión que profesaran sus vecinos aunque, como es lógico, la influencia de cada una fuese mayor en alguna zona determinada.

Desde que se traspone la elegante Puerta de Bisagra, el visitante ya se hace una idea de la multiculturalidad de la ciudad.

 

Puerta de Bisagra

 

Puerta de Bisagra patio

 

Y es que, apenas unas decenas de metros más adelante, se alza la Puerta del Cristo de la Luz, una de las que daban acceso a Toledo durante la época de dominación musulmana.

 

Puerta del Cristo de la Luz

 

La estructura misma de la ciudad es claramente árabe, con calles estrechas y sinuosas y con casas que ocultan patios cerrados en los que se escucha el sonido del agua.

Hasta una docena de mezquitas existieron en la ciudad pero ahora apenas quedan dos y muy pequeñas, siendo la más interesante la del Cristo de la Luz, junto a uno de los fragmentos de calzada romana que todavía son visibles en la ciudad. Aunque muy lejos de la magnificencia de la Mezquita-Catedral de Córdoba, la Mezquita del Cristo de la Luz tiene el honor de ser la segunda más antigua de cuantas se conservan en España.

 

 

Mezquita

 

Mezquita interior

 

Mezquita 3

 

Por otra parte, donde ahora reina la impresionante catedral se erigía hace siglos la mezquita mayor de la ciudad, de la que no se conserva nada.

En cuanto a las “Juderías”, más que serlo realmente reciben este nombre en la actualidad a causa de la proximidad entre las dos sinagogas que sobreviven de la decena con la que llegó a contar Toledo.

La Sinagoga de Santa María la Blanca, de finales del siglo XII, sorprende por su estilo mudéjar, lo que la hace parecer más bien una mezquita.

 

Santa Maria la Blanca exterior

 

Santa Maria la Blanca

 

Santa Maria la Blanca 2

 

La Sinagoga del Tránsito, dos siglos más moderna, alberga en la actualidad un interesante Museo Sefardí que ilustra sobre la vida de los judíos españoles.

 

Sinagoga del Transito

 

Sinagoga del Transito 2

 

 

IGLESIAS Y MONASTERIOS

 

Flanqueando las juderías encontramos, al noroeste, el Monasterio de San Juan de los Reyes y al nordeste la iglesia de Santo Tomé.

Atravesando la renacentista Puerta del Cambrón llegamos hasta el monumental y franciscano monasterio.

 

Puerta del Cambron 2

 

Construido en la época de los Reyes Católicos, el Monasterio de San Juan de los Reyes consta de una espectacular iglesia de estilo gótico-isabelino cuya fachada epata desde lo lejos y de un hermoso claustro de dos pisos. Espectaculares resultan, de hecho, las vistas desde su Claustro Alto.

 

San Juan de los Reyes

 

San Juan de los Reyes claustro

 

San Juan de los Reyes claustro 2

 

Dejando atrás las dos sinagogas ya comentadas y también el recomendable Museo del Greco -de máxima actualidad en 2014 debido a la celebración del Año Greco, conmemorativo del cuarto centenario de su muerte-, llegamos a la iglesia de Santo Tomé, que guarda precisamente una de las más famosas obras ejecutadas por Doménikos Theotokópoulos: “El entierro del Señor de Orgaz” (también llamado “del Conde de Orgaz”). Por desgracia no se permiten fotografías en el recinto.

 

Entrada a la iglesia de Santo Tome

 

Penetrar en el recinto para poder extasiaros ante la obra maestra del Greco os costará 2’50 euros, por lo que mi consejo es que adquiráis la “pulsera turística” (www.toledomonumental.com/pulsera-turistica) que cuesta únicamente 8 y permite la entrada a seis monumentos capitales de la ciudad: la propia iglesia de Santo Tomé, la sinagoga de Santa María la Blanca, el monasterio de San Juan de los Reyes, la mezquita del Cristo de la Luz y las iglesias de los Jesuitas y del Salvador.

Precisamente la iglesia de San Ildefonso (la de los Jesuitas) constituyó un agradable descubrimiento en mi reciente visita a Toledo.

 

San Ildefonso 2

 

A la sombra de otros templos de la ciudad, San Ildefonso hace alarde de unas dimensiones considerables y, al encanto de sus blanquísimos muros interiores, añade el hecho de proporcionar magníficas vistas panorámicas desde lo alto de sus torres.

 

San Ildefonso interior

 

Panoramica desde San Ildefonso

 

Un rincón que queda algo retirado pero cuya visita se convirtió para mí en una enorme sorpresa es el Convento de Santo Domingo el Antiguo. Sobre todo porque, amén de contar con algunas de las primeras pinturas del omnipresente El Greco, el convento contiene la modestísima tumba en la que yace el pintor. Un dato éste al que no se le ha dado demasiada difusión.

 

Convento Sto Domingo Antiguo

 

Convento Sto Domingo Antiguo 2

 

Parece ser que las monjas del convento elaboran unas deliciosas empanadas dignas de probarse pero, dado que éstas se han de encargar previamente, no dispuse del margen de tiempo necesario para disfrutar de la experiencia.

Lo que también lamenté fue la rigurosa prohibición de realizar fotografías. Una molesta costumbre que se repite en varios lugares de la ciudad.

 

 

 

 

 

TOLEDO 2: Del Alcázar a la Catedral Primada:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/198-toledo-2

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar