ALEMANIA 7

Munich y Neuschwanstein (castillo del Rey Loco)

 

Palacio de Nymphenburg 2

 

 

MUNICH

 

            Sin abandonar tierras bávaras se llega desde Nuremberg hasta Munich, la capital del estado más grande y probablemente más rico de todos los que conforman Alemania.

            Si Berlín, Dresde o incluso Erfurt conservan reminiscencias de su austeridad comunista y evidencian las dificultades de ciertas zonas del país para adaptarse a la nueva economía capitalista, nada de eso acontece en la pujante Baviera.

            Desde los precios de hoteles y restaurantes hasta el lujo de su parque móvil o incluso lo populoso de sus escaparates contrastan de forma nada sutil con lo observado en las regiones de la auténtica RDA.

            Por esa ruta procedente del norte, lo primero con lo que nos topamos es con una enorme nave espacial de color blanco frente a la autopista. Cuando nos aproximamos más constatamos perplejos que se trata del fastuoso Allianz Arena, un modernísimo estadio de fútbol donde disputan sus partidos el Bayern de Munich y el TSV 1860 de esta misma ciudad.

 

Allianz Arena

 

No será ni de lejos la única sorpresa. Para empezar, la ciudad cuenta todavía con tres (Karlstor, Isartor y Sendlinger Tor) de las cuatro puertas que permitían franquear sus murallas en la época medieval.

 

Sendlinger Tor 2

 

Pero, en realidad, basta con acercarse a la concurrida y bonita Marienplatz para quedarse anonadado ante lo que parece una estilizada catedral gótica con una torre de 85 metros de altura… que finalmente resulta ser un edificio sin connotaciones religiosas, ya que se trata del neogótico Ayuntamiento nuevo (Neues Rathaus).

 

Munich ayuntamiento

 

En la fachada del Ayuntamiento nuevo, que por cierto ocupa todo un lateral de la plaza con sus cien metros de largo, destaca el enorme carillón o Glockenspiel, que cada día a las once y a las doce de la mañana y a las cinco de la tarde obsequia a los presentes con una graciosa danza de figurillas que salen de su interior y entre las cuales destacan dos caballeros medievales que, en un momento dado, llegan a enfrentarse lanzas en ristre.

 

Carillon   caballeros

 

Frente a la fachada se encuentra la dorada Columna de Santa María (Mariensäule) y a sus espaldas se conserva, más de 500 años después de su construcción, el sobrio Ayuntamiento antiguo, con su interior medieval que en la actualidad alberga el Museo de los Juguetes.

 

Columna Santa Maria

 

Ayuntamiento viejo

 

En las inmediaciones se encuentra el mercado al aire libre que recibe el nombre de Viktualienmarkt y cuya visita es un auténtico regalo para los sentidos, pudiéndose uno extasiar ante la mezcla de colores y olores y la posibilidad de adquirir todo tipo de alimentos frescos.

 

Viktualienmarkt 1

 

Es un buen punto para disfrutar de la primera cerveza en una “biergarten” (cervecería al aire libre) en la que probablemente os sentarán a la mesa junto con otros comensales (o “bebensales”) desconocidos. Una buena forma de conocer gente… o no.

Repuestas las fuerzas, conviene darse un garbeo por la Peterskirche (iglesia de San Pedro), el templo católico más antiguo de Alemania, que conserva una macabra reliquia: el esqueleto, cubierto de oro y piedras preciosas, de Santa Munditia.

También hay que acercarse a la catedral de la ciudad –la Frauenkirche- aunque sólo sea para ver su enorme mole desde fuera. De ladrillo rojo y con torres cubiertas de cúpulas verdes, su exterior es tan sencillo como anodino es su interior, por lo que puede uno ahorrarse la entrada y seguir en dirección hacia la “Plaza del Odeón”, mucho más estimulante.

Desviándonos mínimamente podemos atravesar la elegante Karslplatz aunque estaba en obras durante mi visita a Munich. En esa  plaza encontraremos un llamativo edificio neobarroco con una cúpula de acero y cristal; se trata del Palacio de Justicia.

En esta Odeonsplatz encontraremos varios puntos de interés, destacando la Logia llamada Feldherrnhalle en honor del ejército bávaro.

 

Logia

 

También se encuentra aquí la Theatinerkirche, la iglesia de los Teatinos (la Orden de los Clérigos Regulares), un templo cuya fachada, rococó y pintada de un amarillo nada discreto, atrae las miradas desde lejos.

 

Theatinerkirche

 

Junta a la plaza podemos acceder a Hofgarten, bonitos jardines renacentistas de estilo italiano que muchos lugareños utilizan a diario para tomarse un respiro y que se hallan junto a la espectacular Residencia, el palacio urbano más grande de Alemania.

De dimensiones mucho mayores es el Jardín Inglés (Englischer Garten), que acoge en sus 400 hectáreas largas de superficie, una pagoda china, una casa de té japonesa, un templo griego y otra sorpresa más: “la Ola”. Se trata de un segmento del Eisbach, el canal artificial que atraviesa el parque, en el que los jóvenes se dedican a hacer surf en plena ciudad.

 

Jardin ingles

 

La Ola

 

A unos 6 km al norte de Marienplatz se encuentra el Olympiapark, construido para los Juegos Olímpicos de 1972 y que contiene entre otras cosas un estadio, un acuario y una pista de patinaje, además de una torre de televisión de casi 300 m de altura: la Olympiaturm.

A parecida distancia pero en dirección oeste se encuentra el barroco Palacio de Nymphenburg, rodeado de jardines de estilo inglés. Además de estar lejos del centro, ocupa una superficie considerable, con varios pabellones que invitan a la visita.

 

Palacio de Nymphenburg 3

 

Más céntrico está el Deustches Museum, un impresionante lugar que se cuenta entre lo más disfrutable de la capital bávara. Su extensa colección de aviones, barcos, submarinos, helicópteros y módulos espaciales sólo es superada (al menos entre las que he tenido ocasión de ver hasta el momento)  por el “Intrepid Sea, Air & Space” de Nueva York.

 

Deustches Museum fachada

 

Deustches Museum 2

 

Deustches Museum 3

 

Una buena forma de redondear alguna de las jornadas viajeras por Munich es cenar una weisswurst, la salchicha blanca típica de Munich a base de carne de cerdo, ternera y especias. Uno de los lugares más celebrados es el HB (Höfbrauhaus), en los que sirven la cerveza en jarras de litro y donde cuesta horrores encontrar una mesa vacía o alguien que la sirva. Por si fuera poco, el jaleo de los clientes suele ser acompañado por el jolgorio de algún grupo folklórico local,

 

HB

 

En otros establecimientos en los que se come incluso mejor, se tiene el hándicap de contar con un pésimo servicio, que incluye una auténtica exhibición de mala educación; es el caso del Weisses Brauhaus, de ingrato recuerdo.

En cualquier caso, no puede afirmarse que la gastronomía alemana –no sólo en Baviera sino en todo el país- sea un dechado de variedad, ya que todo gira en torno a los diferentes tipos de salchichas, la carne de cerdo, las ensaladas de patata y el chucrut, que personalmente detesto y que está elaborado a partir del repollo fermentado.

En cuanto a la cerveza, los devotos pueden aprovechar el otoño para acercarse a la Oktoberfest, la fiesta bávara que homenajea a base de bien esta bebida en una orgía de espectáculos, ferias y carpas en las que se sirve cerveza en cantidades industriales y también comida para acompañarla.

 

NEUSCHWANSTEIN, EL CASTILLO DEL REY LOCO

 

Aprovechando la relativa cercanía a la capital bávara –unos 120 km-, es recomendable acercarse al “Castillo del Rey Loco”, Neuschwanstein.

Mandado construir por el rey Luis II de Baviera, la edificación constituye toda una excentricidad en lo alto de un desfiladero rocoso y en mitad de un paraje incomparablemente bello, trufado de bosques que además quedan frecuentemente cubiertos por la nieve en invierno. La presencia de un lago de aguas claras contribuye a acentuar la sensación de irrealidad que produce el  lugar.

 

Vistas desde castillo

 

Fue precisamente este castillo de cuento de hadas -enclavado junto al pequeño municipio de Schwangau, muy cerca ya del Tirol austríaco- el que inspiró a Walt Disney para dibujar el de la “Bella Durmiente”.

 

Castillo Rey Loco 1

 

En el Disneylandia de California existe, de hecho, una réplica cuya inspiración en el castillo bávaro es más que evidente. En 2015 cumplirá 60 años, siendo el más antiguo de los castillos fabricados por la marca. Más tarde se construyeron réplicas en los Disneyland de París y Hong Kong pero, además, la figura del retocado Neuschwanstein todavía continúa siendo el logo de la Walt Disney Pictures. 

En cuanto al castillo “real”, se accede al mismo andando, en autobús o en calesa por las empinadas cuestas de un camino asfaltado que discurre entre bosques. La hora de la visita está fijada de antemano en el ticket que se adquiere en Schwangau pero, si se llega demasiado pronto, hay que esperar. Tampoco supone ningún problema debido a la belleza de los alrededores, además de que es posible tomar algún refresco o un helado que hagan más llevadera la espera.

 

Castillo Rey Loco 2

 

En función de las expectativas, puede que la visita decepcione un tanto pero recomendaría disfrutar de algunas estancias particularmente vistosas del castillo aunque es cierto que resulta complicado cuando eres conducido como una cabeza de ganado y apenas puedes moverte apretujado entre el resto de los turistas que abarrotan las distintas salas. Por otra parte, tampoco son muchas las que se permite visitar y menos aún los lugares en los que se puede usar la cámara.

Imposible hacerlo en el recargado Salón del Trono, con sus pinturas murales, sus mosaicos y su enorme araña o en la impresionante Sala de los Cantores aunque sí pude hacer alguna que otra foto en la cocina. No es lo mismo pero algo es algo.

 

Cocina castillo

 

Una vez fuera del castillo, es recomendable acercarse al Puente de Maria (Marienbrücke), a unos 90 metros sobre el barranco del Póllat y es que las vistas que ofrece del Castillo y sus alrededores es realmente bellísimo.

 

Puente junto al castillo

 

Castillo desde puente

 

La visita puede combinarse con la del cercano castillo de Hohenschwangau, en el cual Luis II pasó gran parte de su vida. Está obviamente eclipsado por el vecino Neuschwanstein y no se permiten las fotografías en su interior.

 

Castillo de Hohenschwangau

 

 

 

 

 

 

 

ALEMANIA 1: Berlín - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/181-alemania-1-berlin-parte-i

ALEMANIA 2: Berlín - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/202-alemania-2-berlin-parte-ii

ALEMANIA 3: Berlín - Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/207-alemania-3-berlin-parte-iii

ALEMANIA 4: Potsdam:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/209-alemania-4-potsdam

ALEMANIA 5: Dresde:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/210-alemania-5-dresde

ALEMANIA 6: Erfurt y Nuremberg:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/211-alemania-6-erfurt-y-nuremberg

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar