CHINA 3

Suzhou y Tongli

 

Tongli barcas

 

 

SUZHOU, ¿LA VENECIA ORIENTAL?

 

Sin ánimo de ofender, el sobrenombre que según cuenta la tradición otorgó el mismísimo Marco Polo a Suzhou se convierte en una desmesurada hipérbole cuando uno se enfrenta a los modestísimos canales de esta ciudad, a años-luz de la elegancia señorial de los palacios venecianos.

De hecho, Suzhou destaca más por sus hermosos y clásicos jardines o por el hecho de ser uno de los principales fabricantes de trajes de novia de todo el mundo que por su arquitectura urbanística, que tampoco resulta especialmente atractiva.

 

Suzhou canales

 

A pesar de lo dicho, todavía se conserva alguna de las espectaculares puertas de la ciudad antigua.

 

Suzhou puerta ciudad

 

A poco más de 100 kilómetros de Shanghai, la ciudad cuenta con alrededor de dos millones de habitantes aunque su área de influencia se extiende sobre casi una decena de millones.

Su comunicación con Shanghai es rápida por tren y autopista de peaje, siendo la primera opción la más económica de las dos aunque no necesariamente la más cómoda.

Y es que la posibilidad de contratar chófer y guía para desplazarse a Suzhou os evitará lidiar con el auténtico laberinto que esta ciudad supone para el recién llegado, dadas las grandes distancias que separan sus monumentos más emblemáticos y que no se intuyen cuando se penetra en ella.

Moverse por la ciudad en transporte urbano es muy barato pero muy poco práctico, ya que se os puede ir el día sólo con los traslados.

Tampoco faltarán, por otra parte, quienes os ofrezcan, desde el mismo momento de vuestra llegada, un sinfín de tours guiados. No sería mala idea aceptar alguno de ellos.

Otra cosa que llama la atención en Suzhou, sin desmerecer a su “gran canal”, es su exagerada propensión a las lluvias torrenciales y, de hecho, raro será que no os llueva durante vuestra visita.

Y una peculiaridad más es el olor nauseabundo que desprende cierta comida local que se vende en las mismas calles y que os impactará muy desagradablemente.

 

LAS PAGODAS

 

Dos son las principales pagodas que caracterizan a esta ciudad “disfrazada” de pueblo grande aunque debo adelantar que en estos momentos (verano 2015) no es plausible la visita completa a ninguna de ellas.

Por su entorno destaca sobremanera la Pagoda de la Colina del Tigre, en la que se cree que está enterrado el rey He Lu, fundador de la ciudad.

 

Suzhou Colina del tigre ticket

 

La aparición legendaria de un tigre blanco tras la muerte del monarca es la que otorga el nombre al lugar.

En cuanto a la pagoda, erigida en el siglo X en lo alto de una colina, consta de planta octogonal, siete pisos y una altura total de 47 metros.

Se da la particularidad de que cuenta con un notable grado de inclinación, lo que le ha valido en algunos casos el sobrenombre fácil de “torre de Pisa china”.

En la actualidad se halla inmersa en un costoso proceso de restauración que, entre otras cosas, pretende corregir en lo posible dicha inclinación y ese es el motivo de que no se pueda visitar la pagoda aunque, en cambio, sí se pueda disfrutar de los bonitos parajes que la rodean.

 

Suzhou Colina tigre obras

 

Su entorno natural incluye desde un bosque de cañas de bambú hasta un gran número de bonsáis pasando por estanques, jardines y un interesante aunque minúsculo museo dedicado a los orígenes del edificio.

 

Suzhou Colina del tigre

 

Suzhou Colina tigre bosque

 

Más alta (casi 80 metros distribuidos en nueve pisos) resulta la Pagoda del Templo del Norte, a unos 8 largos kilómetros de la anterior.

También de planta octogonal, se trata de la pagoda más elevada de cuantas se alzan al sur del río Yangtse.

 

Suzhou Pagoda Templo Norte

 

Aunque fue construida en el siglo IV, tras el llamado “período de los Tres Reinos”, su actual distribución data tan sólo del siglo XVII.

 

Suzhou Buda Pagoda Norte sin

 

Está rodeada de un jardín y precedida de un enorme Buda risueño y también cuenta con una casa de té aneja y con el “gran pabellón” situado justo detrás de la pagoda.

 

Suzhou Buda Pagoda Norte 2

 

Si en la Colina del Tigre no es posible ascender a la pagoda por encontrarse en obras, aquí no lo es porque las taquillas permanecen cerradas sin razón aparente, dado que en teoría abre todos los días. Tampoco los motivos parecen muy claros cuando los busca en internet, de modo que únicamente puedo afirmar que, de momento, quien la visite tendrá que contentarse con verla exteriormente y dedicarse a ver sus alrededores.

 

JARDÍN DEL ADMINISTRADOR HUMILDE

 

Los “jardines clásicos” de Suzhou son Patrimonio de la Humanidad para la UNESCO desde hace un par de décadas y lo son en su conjunto, destacando entre ellos:

  1. El Jardín del Administrador Humilde, de casi 5 hectáreas de extensión.
  1. El Jardín del Maestro de las Redes, de tan sólo media hectárea.
  1. El Pabellón de las Olas Azules, que es el más antiguo de todos ellos.
  1. El Jardín Perdurable, con sus portales de luna.
  1. El Jardín Bosque de los Leones, especialmente apreciado por los amantes de las rocas.

Por motivos evidentes de agenda pero también para no saturarse, resulta conveniente optar por uno o dos de ellos como máximo y, en esta tesitura, uno se decanta por el primero.

Su engañoso nombre (Zhuoizheng Yuan, o Jardín del Administrador Humilde) designa al jardín privado más grande de cuantos contiene la ciudad.

 

Suzhou Administrador humilde 2

 

Mandado construir por un alto funcionario retirado durante la dinastía Ming, su fastuosidad hace pensar en cualquier cosa menos en la humildad de su dueño.

De hecho, se le incluye entre los cuatro jardines más famosos de toda China, junto al ya citado Jardín Perdurable, al Palacio de Verano de Pekín y a la zona de montaña de Chengde.

Su estructura es muy representativa de los jardines clásicos de la dinastía Ming, basados en un estanque central, alrededor del cual se disponen pabellones, terrazas, habitaciones y torres.

Espectaculares montañas y aguas claras coexisten con bellos edificios y plantas, entre las que destacan las enormes flores de loto.

 

Suzhou Administrador humilde 3

 

Algunos de los salones, por su parte, muestran interesantes colecciones de muebles antiguos, pinturas y caligrafías, destacando por sus presuntas finalidades, como la de “escuchar la lluvia”.

 

Suzhou Administrador humilde salon

 

Además de un jardín con casi 700 bonsáis, también podemos encontrar en el recinto alguna galería cubierta rociada con agua vaporizada (que aprovechan los achicharrados turistas para refrescarse mínimamente) y hasta una zona atiborrada de jaulas con grillos “de pelea”, debido a que las apuestas en sus combates son una costumbre muy extendida en la zona.

 

Suzhou Administrador humilde grillos

 

Suzhou Administrador humilde grillos 2

 

 

TONG-LI Y LOS PUEBLOS DE AGUA

 

La expresión “pueblos de agua” se usa en China para referirse a aquellas localidades cuyas casas se alinean en torno a los canales que separan sus calles y que son cruzados por numerosos puentes.

 

Tongli canales 3

 

Zhujiajiao, Zhouzhang, Xitang o Tongli son algunos de dichos pueblos.

A 18 kilómetros de Suzhou y unos 100 de Shanghai se encuentra el pequeño Tongli, dependiente de Wujiang, en la península de Jiangsu.

 

Tongli canales 2

 

Tongli rincon

 

Pese a contar con más de un millar de años de existencia, apenas si dispone de treinta y pocos mil habitantes.

Este pintoresco pueblo está rodeado por las aguas de los lagos Tongli, Jiuli, yeze, Nanxing y Panshan y responde a una estructura medieval cuyo efecto queda reforzado por sus llamativos puentes de piedra.

Nada menos que 49 cruzan sus canales, siendo los más importantes:

- Taiping (“Paz”)

- Yili (“Suerte”)

- Changqing (“Celebración”)

Los tres se cruzan cada vez que hay una ocasión importante o una celebración significativa entre sus vecinos.

 

Tongli Puente

 

Bastante menos tradicional, el Museo Erótico de Tongli resulta un tanto anacrónico en este lugar.

Enclavado inicialmente en Shanghai, refleja la historia del erotismo en China, un aspecto de la sociedad que normalmente está oculto tras la férrea censura del régimen.

Más típico resulta adquirir productos como los frutos de la planta del loto, de los que veremos muchos en esta zona.

 

Tongli señora con fruto del loto

 

 

PESCANDO EN LOS CANALES

 

Entre tiendas algo cochambrosas y una suciedad que condiciona la apreciación del verdadero interés de Tongli, una de las actividades más placenteras que puede obtenerse aquí es dar un paseo en barca.

 

Tongli barcas 3

 

Dichos paseos tienen un precio muy asequible y hasta seis personas pueden subir de una vez a cada una de las barcas, que en muchos casos manejan mujeres de mediana edad con habilidad no exenta de esfuerzo.

 

Tongli barquera

 

Pronto el extranjero se convierte en objeto de la atención tanto de los lugareños como de los turistas procedentes de otras partes de China y es que éste es un destino menos frecuentado por los visitantes que algunos de sus vecinos.

En un momento de la apacible travesía, las barcas se cruzan con un pescador de los canales acompañado por sus cormoranes.

 

Tongli cormoranes

 

Este ave acuática es utilizada desde hace más de mil años para obtener de forma rápida y certera la pesca necesaria.

 

Tongli cormoranes 2

 

Para ello, amén de proporcionarles un entrenamiento que en ocasiones dura año, el pescador les coloca en el cuello una anilla o cuerda llamada kubiyui que les impide tragarse la captura.

De ese modo, el cormorán atrapa hasta cinco o seis peces cada vez, que luego los pescadores recuperan poniéndolos cabeza abajo.

Aunque el procedimiento resulta un tanto cruel, la anilla es lo suficientemente ancha para que los cormoranes se puedan tragar las piezas pequeñas y así no morir de hambre pero, en cambio, no pueden hacer lo mismo con los peces grandes, lo que saciaría del todo su hambre e impediría que siguieran pescando.

El barquero pregunta siempre a los turistas si están dispuestos a pagar un pequeño extra (apenas 20 yuanes por barca, que vienen a ser unos 3 euros) a fin de que el pescador realice ante ellos la exhibición con sus peces.

Sin embargo, el espectáculo no sólo lo disfrutan quienes pagan sino también una muchedumbre de chinos que observan desde las calles y tampoco pierden detalle de las reacciones sorprendidas de los extranjeros.

 

Tongli barcas 2

 

 

EL JARDÍN TUISI

 

El nombre de estos bellos jardines podría traducirse como “retiro y reflexión”, lo que una vez más demuestra el lirismo de que hacen gala los chinos a la hora de bautizar sus lugares más emblemáticos.

Como aconteciera con Yu yuan en Shanghai o El administrador humilde en Suzhou, también en este caso la construcción de los jardines se debe a un oficial retirado a finales del siglo XIX.

 

Tongli Jardin Tuisi

 

Sus 700 m2 se distribuyen en dos partes: al oeste, la zona residencial que incluye sala de té, recepción principal y viviendas y, al este, los jardines propiamente dichos con bancos de mármol, estanques, pabellones, quioscos, terrazas, jardines rocosos y puentes.

 

Tongli Jardin Tuisi 2

 

 

 

 

 

CHINA 1: Shanghai - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/228-china-1-shanghai-parte-i

CHINA 2: Shanghai – Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/229-china-2-shanghai-parte-ii

CHINA 4: Hangzhou:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/233-china-4-hangzhou

CHINA 5: Xi’An:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/235-china-5-xi-an

CHINA 6: Luoyang:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/237-china-6-luoyang

CHINA 7: Pekín – Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/238-china-7-pekin-parte-i

CHINA 8: Pekín – Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/241-china-8-pekin-parte-ii

CHINA 9: Pekín – Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/243-china-9-pekin-parte-iii

CHINA 10: La Gran Muralla China:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/245-china-10-gran-muralla-china

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar