PORTUGAL 4

Oporto – Parte I

 

Portada 1

 

 

LLEGANDO A LA CIUDAD

 

La forma más sencilla de llegar a Oporto es por avión, aprovechando que dispone de aeropuerto, si bien no todas las capitales españolas están unidas de forma directa con la ciudad lusa.

Si, por el contrario, el acceso se realiza por carretera, hay que tener en cuenta ciertas cuestiones.

Lo más habitual es llegar desde el sur de Galicia, ya que las rías Baixas son un excelente punto de partida para una escapada a Portugal.

Llegando pues desde localidades como Cambados, Villagarcía de Arousa, Sanxenxo, Vigo, Baiona, A Guarda, Tuy o la propia Pontevedra, resulta sencillo llegar hasta la frontera de Portugal.

Una vez allí, lo más cómodo es hacer uso de las autopistas portuguesas. Son de peaje pero sus precios tienen poco que ver con las españolas. Así, un trayecto de unos 20 km en la zona de Vigo viene a costar 10 euros mientras que los más de cien kilómetros que unen el sur de Galicia con las inmediaciones de Oporto se salvan con apenas 8 euros.

Debo hacer la advertencia de que, si no se llega por la A-3 (una autopista de peaje que tiene el mismo nombre que la autovía que une Madrid con Valencia) y se opta, por el contrario, por utilizar la autovía A-28, que desciende en vertical desde Caminha hasta Oporto, uno se encuentra con un peaje electrónico o telepeaje.

La peculiaridad de tales peajes es que no disponen de cabinas donde hacer efectivos los pagos sino que aparecen una especie de radares colgados de altísimas vigas metálicas y uno se limita a pasar por debajo sin disminuir siquiera la velocidad.

De este modo, la forma de pagar es adquiriendo un bono físico (en ciertas áreas de servicio de la frontera hispanolusa o en las oficinas aduaneras de diversas ciudades limítrofes) o bien realizar el pago por internet en:

https://www.ctt.pt/fepme/app/open/chargingRequest.jspx?request_locale=es

            El cuestionario se rellena en español y es muy sencillo, teniendo que pagarse al final el importe mediante tarjeta de crédito.

Dependiendo de los días en que se vaya a utilizar puede interesar más una modalidad u otra pero, en principio, yo aconsejo la de 3 días, que cuesta poco más de 20 euros.

Una vez llegados a Oporto, la consigna es sencilla: tomar una arteria importante que descienda y seguir la trayectoria hacia abajo hasta llegar a la zona de las céntricas Plazas Trindade, Aliados y Liberdade.

Aquí lo interesante es dejar el coche en un parking, ya que las calles de Oporto suelen ser estrechas y enrevesadas, nada cómodas para circular por ellas.

Y la mejor opción consiste en el Parking Trindade, junto a la plaza del mismo nombre, que está presidida, como no podía ser de otro modo, por la iglesia da Trindade.

 

Iglesia da Trindade

 

Se accede al mismo a través de un estrecho camino habilitado con delgadas balizas metálicas pero luego el interior es amplio y espacioso y el precio del aparcamiento más que razonable: poco más de un euro la hora.

 

Parking

 

El aparcamiento está muy próximo al Mercado de Bolhao, con lo que puede aprovecharse para hacer una visita al mismo.

 

DESDE LA PRAÇA DA LIBERDADE

 

La Praça da Liberdade conforma con la de Aliados una zona que recuerda poderosamente a la que en Lisboa une precisamente la avenida también llamada da Liberdade con la Plaza Restauradores.

 

Aliados y Liberdade

 

Aliados y Liberdade 2

 

Aliados y Liberdade 3

 

Para acentuar el paralelismo, si la avenida lisboeta cuenta con un Hard Rock Café, la plaza portuense muestra un McDonald’s alojado nada menos que en un edificio art deco de los años 30.

 

McDonalds

 

McDonalds 2

 

En cualquier caso, tras hacerse la fotografía de rigor frente al suntuoso Ayuntamiento, podemos tomar la estatua ecuestre del rey Pedro IV como punto de arranque para el recorrido a pie por la ciudad.

 

Ayuntamiento

 

Estatua ecuestre

 

Mirando hacia abajo, la cuesta que asciende a la derecha y que también recuerda muchísimo a la que conduce al Chiado lisboeta (sensación a la que no es ajena la abundante presencia de viejos tranvías) es la Rua dos Clerigos.

 

Torre dos Clerigos desde plaza

 

Tranvia

 

Desde la propia plaza es visible la altísima Torre dos Clerigos, a la que resulta muy aconsejable acercarse. La entrada para ascender a la torre (la más alta de la ciudad y, hasta no hace mucho, también de Portugal) cuesta 3 euros y la subida, de casi 250 peldaños, discurre por una escalera de caracol que se estrecha muchísimo en los últimos metros.

Tanto es así que, en ocasiones, vale la pena esperar a que descienda la gente que se agolpa en la terraza para subir a ésta cuando haya cesado el flujo de turistas que bajan y entre los cuales hay profusión de compatriotas nuestros, por cierto.

Las vistas desde la terraza son espectaculares y nos conceden la primera panorámica sobre el Duero a su paso por la ciudad.

 

Panoramica desde Torre 0

 

Panoramica desde Torre 1

 

Panoramica desde Torre 2

 

Panoramica desde Torre 5

 

También se contempla desde allí la lejana cúpula del Palacio de Cristal. Tan lejana que no me fue posible acercarme durante la condensada visita que realicé a la ciudad.

 

Palacio de Cristal

 

Antes de abandonar la torre hay que visitar la barroca iglesia, cuyas hermosas proporciones pueden admirarse desde arriba.

 

Iglesia dos Clerigos interior

 

Iglesia dos Clerigos interior 2

 

Justo enfrente de la torre hay un moderno y amplio parking aunque insisto en preferir el de Trindade a causa de los accesos.

También muy próximo, en el número 144 de la Rua das Carmelitas, se encuentra la célebre Librería Lello e Irmão, en la que no es cierto que se rodara alguna escena de la saga Harry Potter pero sí lo es que la autora de la misma, JK Rowling, que vivió durante un tiempo en esta ciudad, se inspiró en ella para describir las escaleras del castillo de Hogwarts.

 

Libreria fachada

 

Aunque había leído de forma reiterada que está prohibido hacer fotografías en el interior de la librería, la verdad es que al llegar me llevé la gratísima sorpresa de que todo el mundo estaba con la cámara en ristre sin que nadie pusiera la menor objeción. Prueba de ello son las instantáneas que podéis ver bajo estas líneas y que acreditan la superlativa belleza de un establecimiento en el que no faltan volúmenes en español.

 

Libreria Eli 1

 

Libreria Eli 2

 

Libreria 2

 

Una vez visitada la librería conviene volver sobre nuestros pasos y, de nuevo en la plaza de la Libertad, comenzar el descenso en busca del río, que muy pronto nos lleva hasta la barroca fachada de la iglesia de San Antonio de los Congregados.

 

Iglesia S Antonio Congregados

 

Y apenas unos metros más adelante también hasta la bellísima "Estação de São Bento (Estación de San Benito), cuyo vestíbulo está adornado con gran profusión de preciosos azulejos blanquiazules.

 

Estacion San Benito

 

Estacion interior

 

Estacion interior 2

 

Estacion interior 3

 

 

 

 

 

 

 

PORTUGAL 1: Lisboa – Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/118-portugal-1-lisboa-parte-i

PORTUGAL 2: Lisboa - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/119-portugal-2-lisboa-parte-ii

PORTUGAL 3: Sintra:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/120-portugal-3-sintra

PORTUGAL 5: Oporto – Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/264-portugal-5-oporto-parte-ii

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar