EGIPTO 5

Templo de Luxor

 

Luxor portada

 

DE TEBAS A LUXOR

 

Mientras Menfis ostentó la capitalidad del Antiguo Egipto, Tebas no era más que una pequeña ciudad que veneraba a la triada tebana formada por Amon, Mut y Jonsu (aunque su dios principal fuese el dios de la guerra Montu).

Sin embargo, tras suceder a Menfis como capital en el año 2040 a.C., Tebas se convirtió en residencia de los faraones durante más de mil años aunque fuera de forma discontinua.

Siete dinastías reinaron allí hasta que Akhenatón hizo erigir una nueva ciudad en honor del advenedizo dios Atón, en lo que fue un culto efímero. De hecho, tras la muerte del faraón (1336 a.C.), Tebas recuperó la capitalidad.

Los reyes de la XII dinastía trasladaron su residencia a la ciudad de Lisht, en el-Fayum, pero aún así Tebas continuó siendo una ciudad de notable importancia e incluso durante las invasiones de los hicsos conservó su independencia, aunque estaba obligada a pagar los tributos a los asiáticos.

En torno a 1550 a.C. los príncipes tebanos iniciaron un movimiento de liberación contra los hicsos y Ahmosis inauguró la XVII dinastía y con ella el Reino Nuevo, abriendo el camino a la XVIII dinastía, que constituye la cumbre del Egipto faraónico.

Homero la llamó "La ciudad de las 100 puertas" en "La Iliada", posiblemente debido a la gran cantidad de pilonos que precedían a sus templos pero entre los egipcios era conocida sencillamente como Uaset o Niut, "la ciudad". El propio Homero afirmaba de Tebas que acumulaba una riqueza tan sólo superada por los granos de arena de sus alrededores.

El dios Amón fue elevado a dios nacional y en su honor se edificaron los grandiosos templos que se encontraban en la ciudad.

En Tebas existían entonces dos zonas claramente diferenciadas: en la orilla derecha del Nilo se edificaron los palacios reales, los templos y los edificios administrativos y era el lugar en el que se desarrollaba la vida de sus ciudadanos; la izquierda, en cambio, estaba dedicada a la muerte, conteniendo las tumbas reales y civiles y capitalizando el culto a los difuntos.

Tras seis siglos de esplendor, los ramesidas pertenecientes a la XIX dinastía abandonaron Tebas para establecerse en el Delta del Nilo. Ramses II, en concreto, construyó fortalezas militares en dicha región, más expuesta a invasiones que la tebana.

Pese a ello, su gran influencia religiosa le valió a Tebas ser respetada cuando los etíopes fundaron la XXV dinastía tras haber sometido a todas las regiones del sur.

Sí sería saqueada, en cambio, por los asirios en el año 672 a.C., perdiendo entonces gran parte de sus edificios y riquezas.

Otros dos reyes asirios acabarían finalmente con la ciudad: primero Asurbanipal, que la saquearía nuevamente en el 665 a.C., deportando a sus habitantes y luego Asarhaddón, cuyas violentas incursiones terminaron con los habitantes de Tebas esclavizados y vendidos, los edificios destrozados y las riquezas de la ciudad tomadas como botín.

Aunque el gran templo de Amón fue reconstruido por Psamético I, de la XXVI dinastía, los romanos lo destruyeron de nuevo en el siglo I a.C.

En la actualidad, Luxor ocupa el lugar en que antaño estuvo Tebas. Se trata de una ciudad de medio millón de habitantes (en la época de mayor esplendor faraónico su predecesora había alcanzado los 650.000), ubicada en la ribera oriental del Nilo, a 650 kilómetros al sur de El Cairo y a 214 km al norte de Asuán,.

La agricultura y el turismo son los únicos sustentos de su economía, siendo punto de inicio de la mayor parte de los cruceros que surcan el Nilo rumbo a Asuán.

De todas las edificaciones que debió haber en la ciudad hace 3000 años, sólo quedan por un lado el gran templo de Luxor y por el otro los recintos de Amón, de Mut y de Montu en el templo de Karnak, así como parte de la avenida de las esfinges que unía ambos templos. En la orilla de la izquierda y a unos 26 kilómetros de Luxor se encuentran las necrópolis del Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas.

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/101-egipto-3-el-valle-de-los-reyes-y-el-templo-de-hatshepsut

 

EL TEMPLO DE LUXOR

 

Descubierto en 1884, el templo fue construido entre los años 1400 y 1000 a.C., principalmente bajo el reinado de los faraones Amenhotep III y Ramsés II.

 

Luxor Pilono

 

El primero ordenó la construcción de la parte interior mientras que el segundo fue el responsable de la construcción de su recinto exterior, además de la fachada, los colosos y los obeliscos.

Por supuesto, de los siete faraones que mediaron entre ambos también algunos contribuyeron al engrandecimiento del recinto a través de su decoración o de nuevas construcciones. Estas modificaciones prosiguieron en épocas posteriores.

El proyecto original del templo de Luxor, por otra parte, es puramente clásico, con un gran patio, la sala hipóstila (sostenida por columnatas), el vestíbulo y el santuario. No obstante, los cambios sufridos a lo largo de cuatro siglos modificaron significativamente su aspecto final.

Dedicado a Amón, el templo mide 260 metros de largo y 50 de ancho y lo tradicional es realizar su visita de noche para disfrutar de su iluminación y escapar al tórrido calor de las horas diurnas.

 

Luxor Columnata

 

El hándicap que ello supone es que se precisa de una buena cámara para obtener fotografías que hagan justicia a esta maravillosa construcción, circunstancia que no concurría cuando un servidor visitó Luxor en 2010.

La entrada al templo se realizaba a través del monumental pilono hecho construir por Ramsés II y que recrea la batalla de Qadesh, en Siria, contra los hititas. Estuvo presidido por seis Colosos, de los que únicamente quedan dos.

 

Luxor Pilono y monolito

 

Un pilono (“puerta grande”), por cierto, es una construcción con forma de pirámide truncada, a modo de gruesos muros erigidos por pares que flanquean la entrada principal de los templos del Antiguo Egipto; en el espacio dejado entre ambos se encuentra la puerta de acceso. Simbolizaban las paredes escarpadas a ambos lados del río Nilo.

Según su magnitud pueden ir precedidos de un dromos (paseo de esfinges), dos obeliscos, estatuas y estandartes. Tras ellos generalmente se encuentra un gran patio descubierto, a veces porticado en varios de sus lados.

Por desgracia, de la Avenida de Esfinges que cubría con más de 700 los tres kilómetros que separan al templo de Luxor del de Karnak sólo es posible contemplar en la actualidad los dos extremos de la misma en las puertas de cada templo.

Una vez al año, en la fiesta de Opet (“del harén”), la imagen de Amón en su embarcación sagrada salía en procesión de su recinto de Karnak para, a través de la avenida de las esfinges, visitar el templo de Luxor.

En cuanto a los dos obeliscos que precedían al pilono del templo de Luxor, conviene reseñar que uno de ellos es el que luce en la Plaza de la Concordia de París.

De hecho, fue un regalo de Mohamed Alí, que en esa época (1836) gobernaba Egipto en nombre del sultán otomano. El presente tenía como objeto desagraviar a Francia por no apoyarla militarmente en la ocupación de Argelia.

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/176-francia-3-paris-parte-iii

El otro obelisco, de unos 25 metros de altura, sí se conserva en su emplazamiento original y está decorado con una escena en la que el faraón Ramsés II adora a Amón y con varias franjas de jeroglíficos que describen el protocolo real.

 

Luxor Obelisco

 

En la entrada se encuentran las estatuas sedentes de Ramsés II, decoradas con imágenes de prisioneros que representan los 9 pueblos conquistados por Egipto.

 

Luxor Esculturas

 

El visitante puede también atravesar dos grandes peristilos y la columnata monumental de 52 metros de longitud que enlaza ambos patios. Está formada por dos filas de siete columnas, que miden 16 metros de altura cada una.

El templo está tan bien conservado que incluso en el santuario se conservan una gran parte de sus baldosas originales.

Sin embargo, aunque los últimos Ptolomeos se encargaron de la conservación y mejora del templo, su declive comenzó en la época romana, llegando al extremo de ser convertido en castrum (campamento militar) para albergar a la legión encargada de defender las fronteras del sur. Precisamente de ahí procede el nombre moderno de Luxor:

 

 

 

 

 

EGIPTO 1: El Cairo, luces y sombras:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/99-egipto-1-el-cairo

EGIPTO 2: Pirámides de Giza:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/100-egipto-2-piramides-de-giza

EGIPTO 3: El Valle de los Reyes y el Templo de Hatshepsut:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/101-egipto-3-el-valle-de-los-reyes-y-el-templo-de-hatshepsut

EGIPTO 4: Templo de Dendera:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/102-egipto-4-templo-de-dendera

EGIPTO 6: Templo de Karnak:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/273-egipto-6-templo-de-karnak

EGIPTO 7: Templo de Medineth Habu y Colosos de Memnón:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/274-egipto-7-medinet-habu-y-colosos-de-memnon

EGIPTO 8: Cruceros por el Nilo: de Luxor a Asuán:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/275-egipto-8-cruceros-por-el-nilo-de-luxor-a-asuan

EGIPTO 9: Abu Simbel:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/277-egipto-9-abu-simbel

EGIPTO 10: Templo de Kom Ombo:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/278-egipto-10-templo-de-kom-ombo

EGIPTO 11: Templo de Edfú:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/283-egipto-11-templo-de-edfu

EGIPTO 12: Templo de Philae:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/284-egipto-12-templo-de-philae

EGIPTO 13. Visitando un poblado nubio:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/287-egipto-13-visitando-un-poblado-nubio

EGIPTO 14: Menfis y Saqqara:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/288-egipto-14-menfis-y-saqqara

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar