EGIPTO 8

Cruceros por el Nilo: de Luxor a Asuán

 

Barcos portada

 

Vaya por delante que me considero un acérrimo detractor de los cruceros. De hecho, me desagrada un concepto de viaje en el que el tiempo discurra en su mayor parte dentro de los confines de un barco o de un hotel mientras las visitas a realizar estén presididas siempre por las manecillas del cronómetro.

Sin embargo, el caso de los cruceros fluviales tiene alguna peculiaridad que los hace más aceptables. Y todavía más si se trata de uno que se desarrolle en el río más legendario del planeta.

Para empezar, los barcos que navegan el Nilo distan mucho de contar con las abrumadores dimensiones de los transatlánticos que realizan cruceros marítimos, lo que redunda en una mayor tranquilidad a la hora de las comidas o simplemente de disfrutar de las zonas comunes del barco como la piscina o el solarium, mucho menos masificadas que en aquellos casos.

Tampoco el ritmo es tan frenético cuando de lo que se trata es de recorrer una distancia que apenas supera los 200 kilómetros en total, lo que contrasta con los cruceros clásicos que abarcan diversos países comprimidos en unos pocos días.

Y en cuanto a los paisajes del Nilo, nada tienen que ver con la monotonía que preside los desplazamientos por mar, aderezados únicamente por la llegada o partida de los distintos puertos o los ocasionales avistamientos de alguna isla o algún animal que contribuyan a animar la travesía.

 

Nilo paisaje 1

 

En el Nilo el paisaje cambia radicalmente del verdor al desierto y de la anchura extravagante del río en sus tramos más caudalosos a la angostura de los meandros de Nubia.

 

Nilo paisaje nubio 2

 

Un espectáculo especialmente atractivo consiste en contemplar las bonitas falúas que navegan entre los barcos de crucero.

 

Barcos y faluas

 

Nilo falua

 

 

ITINERARIOS FLUVIALES

 

Por supuesto existen diversas opciones a la hora de contratar un crucero por el Nilo pero, en realidad, la mayoría sigue un itinerario bastante similar que sólo difiere en función del número de días y de la distribución que se haga del tiempo.

Ello resulta especialmente patente cuando se navega rodeado de un gran número de barcos similares, cosa que acaece con frecuencia y que ocasiona fenomenales atascos en las inmediaciones de la esclusa de Esna.

 

Barcos esperando en esclusa

 

Barcos haciendo cola en esclusa

 

En este punto, a 55 kilómetros al sur de Luxor, cada embarcación tarda horas antes de poder atravesar el desnivel de diez metros que permite seguir camino hacia el sur, ya que sólo pueden cruzar la esclusa dos barcos cada 35 minutos aproximadamente.

La coyuntura es perfectamente aprovechada por los comerciantes locales, que se aproximan en enjambres a los cruceros, ofreciendo a gritos sus mercaderías desde sus pequeñas barcas. Cuando alguien se muestra interesado por un mantel o una chilaba, el vendedor los enrolla y los lanza por encima de la borda para que el posible comprador evalúe la mercancía. Luego viene el regateo…

 

Nilo barcas de vendedores

 

Volviendo a los itinerarios, lo clásico consiste en partir de Luxor y llegar hasta Asuán en unas cinco jornadas pero también resulta perfectamente factible contratar un crucero de un solo día o, por el contrario, de una semana entera.

Obviamente voy a referirme al que yo tuve ocasión de realizar a lo largo de cinco días del mes de marzo de 2010 y cuyo programa obedecía al esquema siguiente:

Día 1: Embarcamos a primera hora tras haber dormido en un hotel de Luxor pero, antes de partir y después de acomodar nuestro equipaje en los camarotes correspondientes, realizamos una excursión en autobús al templo de Dendera durante la mañana, vimos el templo de Karnak por la tarde y, ya por la noche, visitamos el templo de Luxor antes de volver al barco para iniciar la navegación durante la noche.

Día 2: Ya anclados, visitamos en autobús el Valle de los Reyes, el Templo de Hatshepsut, el templo de Medinet Habu y los Colosos de Memnón.

Día 3: Tras una nueva travesía nocturna que nos permitió ahorrar un tiempo precioso, visitamos también el templo de Edfú y, más tarde, el de Kom Ombo.

Día 4: De buena mañana embarcamos en unas lanchas rumbo a la isla en la que se encuentra el templo de Philae. Después de comer en un campamento nubio rodeado de dunas, por la tarde haríamos una divertida ruta en camello hasta un poblado típico. Por la noche tendría lugar la tradicional cena de disfraces con la que suelen finalizar los cruceros por el Nilo y para la cual resulta muy útil la tienda de a bordo, siempre surtída de túnicas o pañuelos.

Día 5: Madrugón de órdago para salir a las 4:00 de la mañana en autobús rumbo a Abu Simbel. A mediodía, ya de regreso, comeríamos en el barco antes de abandonarlo definitivamente esa misma tarde.

 

AMARANTE OSIRIS

 

Esta lujosa motonave, gemela del “Amarante Isis”, resultó ser un barco cómodo, con muy poco ruido de motores a bordo y espacio si no amplio sí al menos suficiente como para no sentir claustrofobia.

 

Barco

 

Barco por fuera

 

Salvo la suite, que medía aproximadamente el doble que el resto de los camarotes, las 36 cabinas eran muy similares entre sí.

Elegantemente decoradas, todas ellas contaban con gran ventana panorámica, aire acondicionado, detectores de humo, filtros de agua purificadores, televisión satélite, teléfono, caja fuerte, servicio de lavandería, mini-bar y baño completo con ducha y secador de pelo.

 

Barco camarote

 

En la cubierta baja se encontraba el restaurante “Keops”, con vistas al Nilo, donde se servían los desayunos y almuerzos tipo bufet y las cenas a la carta. En este nivel se encontraba también la tienda, donde podía adquirirse desde una joya de plata a una mantelería, pasando por una túnica para la fiesta de disfraces de la última noche.

 

Barco fiesta disfraces

 

En la segunda cubierta se encontraba la cafetería “Isis Lounge”, donde a cualquier hora del día se podía tomar un cóctel o un piscolabis.

 

Barco cafeteria

 

En la cubierta de la nave se encontraban la piscina y el solárium, junto a los cuales el bar de a bordo ofrecía también cócteles, bebidas y comidas ligeras hasta el atardecer.

 

 

 

 

 

EGIPTO 1: El Cairo, luces y sombras:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/99-egipto-1-el-cairo

EGIPTO 2: Pirámides de Giza:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/100-egipto-2-piramides-de-giza

EGIPTO 3: El Valle de los Reyes y el Templo de Hatshepsut:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/101-egipto-3-el-valle-de-los-reyes-y-el-templo-de-hatshepsut

EGIPTO 4: Templo de Dendera:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/102-egipto-4-templo-de-dendera

EGIPTO 5: Templo de Luxor:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/270-egipto-5-templo-de-luxor

EGIPTO 6: Templo de Karnak:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/273-egipto-6-templo-de-karnak

EGIPTO 7: Templo de Medineth Habu y Colosos de Memnón:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/274-egipto-7-medinet-habu-y-colosos-de-memnon

EGIPTO 9: Abu Simbel:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/277-egipto-9-abu-simbel

EGIPTO 10: Templo de Kom Ombo:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/278-egipto-10-templo-de-kom-ombo

EGIPTO 11: Templo de Edfú:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/283-egipto-11-templo-de-edfu

EGIPTO 12: Templo de Philae:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/284-egipto-12-templo-de-philae

EGIPTO 13. Visitando un poblado nubio:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/287-egipto-13-visitando-un-poblado-nubio

EGIPTO 14: Menfis y Saqqara:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/288-egipto-14-menfis-y-saqqara

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar