JAPÓN 10

Tokio – Parte II

 

 Portada Japon 10

 

FACHADAS, CALLES Y TIENDAS

 

Aunque no faltan en la ciudad lugares emblemáticos que visitar, lo cierto es que resulta una interesante actividad dedicarse a recorrer sus calles sin un rumbo determinado, dejando que los vaivenes arquitectónicos nos sorprendan a cada paso.

 

Collage fachadas

 

Fachadas espectaculares y edificios inverosímiles se combinan con todo tipo de tiendas que van de lo lujoso a lo kitsch en un frenesí de formas y colores que dejan boquiabierto al más pintado.

 

Tienda 1

 

Tienda 2

 

Tienda 3

 

Tienda 4

 

Tienda 5

 

 

BARRIO DE GINZA

 

Ginza sería de visita obligada aunque sólo fuera porque allí se erige el monumental Teatro Kabukiza.

 

Teatro Kabukiza

 

No es que el teatro kabuki sea apto para todos los paladares ni mucho menos –de hecho hace gala de una cierta aridez- pero incluso si no se pretende asistir a ninguna representación, merece la pena contemplar este edificio altamente espectacular.

Reiteradamente destruido a causa de diversos incendios e incluso por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, el edificio fue demolido por última vez en 2010 y reconstruido de forma esperemos que definitiva en 2013, respetando en lo posible su aspecto original. Aunque por entonces no había, como hoy, un enorme rascacielos justo detrás.

 

Teatro Kabukiza con rascacielos

 

En cualquier caso, Ginza es un barrio de gran tradición que hubo de ser reconstruido tras un grave incendio acaecido en el último tercio del siglo XIX. La responsabilidad recayó entonces sobre el arquitecto inglés Thomas Waters.

Algunos edificios brillan con luz propia en Ginza; casos de Edificio San'ai o el de Mitsui.

 

Edificio de Mitsui en Ginza

 

 

BARRIO DE CHIYODA

 

El elegante y abierto Chiyoda tiene el privilegio de albergar el Palacio Imperial, residencia oficial del emperador y su familia.

 

Palacio Imperial

 

No es visitable salvo en dos días del año: el 2 de enero y el 23 de diciembre. Esta última fecha se corresponde con el cumpleaños del propio emperador.

También se encuentran en Chiyoda el Parque Kitanomaru, con un estanque en el centro y escenario de artes marciales durante el buen tiempo y el templo Yasukuni pero personalmente el barrio me sedujo por la elegancia y el equilibrio entre modernidad y clasicismo de los edificios levantados a apenas unos metros del Palacio.

 

Chiyoda

 

Chiyoda 2

 

Sede de nada menos que 15 embajadas, el barrio acoge también a varias instituciones gubernamentales, entre ellas la Dieta (máximo órgano de poder del Estado japonés) y la residencia oficial del primer ministro nipón.

 

BARRIO DE ASAKUSA

 

Sin duda, mi barrio preferido de Tokio es Asakusa, debido a su sabor tradicional del que adolece el resto de esta modernísima ciudad.

Atravesando la Kaminarimon (Puerta del Trueno), con su linterna de 4 metros de altura, se accede a la calle Nakamise, en la que una sucesión de comercios que alternan las artesanías con los souvenirs y con la gastronomía local hacen las delicias de lugareños y visitantes.

 

Puerta Asakusa Marina

 

Nakamise Street

 

Especialmente recomendable resulta cierto establecimiento denominado “Arteria Bakery” por su delicioso Melonpan (pan de melón), un pan dulce y blando que recibe su nombre a causa de su forma redondeada, que recuerda la de un melón. Cuenta con dos minúsculos locales en las inmediaciones. Uno en la calle paralela a Nakamise y otra en un centro comercial cercano.

 

Melonpan tienda

 

Melonpan recien hecho

 

En cualquier caso, la estrella indiscutible de Asakusa y su razón de ser la constituye el templo Sensoji, el más antiguo de la ciudad (año 645), que está dedicado a la diosa Kannon aunque su imagen nunca se muestra al público.

 

Asakusa

 

Sensoji jardin

 

Nada que ver con los templos de Kioto pero, aún así, todo un lujo en la capital nipona, desprovista de templos verdaderamente espectaculares.

 

Templo Sensoji Marina

 

Sensoji guardian

 

Es un buen lugar para probar fortuna con los omikuji, unos pequeños papeles, doblados o enrollados, que predicen el futuro y la fortuna y que están guardados en unos diminutos cajones.

 

Sensoji cajas

 

Cajones

 

A cambio de una modesta ofrenda de 100 yenes obtendremos el derecho a agitar el recipiente de bambú que guarda las varillas de bambú hasta que salga una de ellas. Su número nos dirá cuál es el cajón que hemos de abrir, del cual extraeremos nuestra predicción.

Hay hasta doce grados entre los diferentes niveles de fortuna que nos predecirá el omikuji y estos van desde la excelente hasta la pésima.

 

Prediccion

 

Si la suerte nos sonríe, como fue mi caso, hay que llevarse consigo la predicción pero caso de haber sido señalado por el infortunio, la solución consiste en atar el papelito en una especie de tendederos que obedecen a dicha función y que garantizan que los dioses se llevarán la mala fortuna consigo.

 

Sensoji papelitos

 

Junto al templo de Sensoji se alza también una impresionante pagoda de 55 metros de altura y profusamente iluminada en las horas nocturnas.

 

Pagoda desde lejos

 

Pagoda 2

 

En las inmediaciones del templo pueden encontrarse diversos centros comerciales, alguno de ellos con nombres que resultarán sorprendentes para el visitante español y otros con grandes salas dedicadas al juego preferido por los japoneses: el Pachinko.

 

Centro comercial D Quijote

 

Sensoji centro comercial

 

Pachinko

 

Dado que el juego es ilegal en Japón, los jugadores no apuestan dinero sino unas bolas metálicas que acumulan en canastas dispuestas a tal efecto. Sin embargo, junto a las salas de Pachinko proliferan los comercios en los que dichas bolas son canjeadas por todo tipo de artículos, de modo que “hecha la ley, hecha la trampa”.

 

Pachinko 2

 

En cuanto al juego en sí, son un híbrido entre las tradicionales máquinas de petacos y los videojuegos de recreativo.

 

Pachinko 3

 

La cercana calle de Kappabashi es conocida por vender las réplicas en cera de los diferentes platos que ofertan los restaurantes no sólo en Tokio sino en la mayor parte de las ciudades japonesas. No resultan muy apetecibles pero al menos le ofrecen a uno una idea aproximada de lo que puede encontrarse al pedir.

 

 Tienda 6

 

Una buena forma de contemplar tanto Sensoji como el río Sumida y la Torre de Tokio, en la otra orilla del mismo, es acercarse al Centro de Información de Asakusa para acceder, de forma gratuita, al mirador de la octava planta. Una imagen para guardar en la retina.

 

Panoramica Asakusa

 

Torre de Tokyo desde mirador

 

Panoramica Torre de Tokio

 

 

 

 

 

 

JAPÓN 1: Kioto - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/291-japon-1-kioto-parte-i

JAPÓN 2: Kioto – Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/293-japon-2-kioto-parte-ii

JAPÓN 3: Kioto – Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/295-japon-3-kioto-parte-iii

JAPÓN 4: Kioto – Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/296-japon-4-kioto-parte-iv

JAPÓN 5: Castillos samuráis:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/301-japon-5-castillos-samurais

JAPÓN 6: Takayama:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/303-japon-6-takayama

JAPÓN 7: Shirakawago:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/304-japon-7-shirakawago

JAPÓN 8: Nikko:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/305-japon-8-nikko

JAPÓN 9: Tokio – Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/306-japon-9-tokio-parte-i

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar