DE ATIENZA Y SIGÜENZA A MEDINACELI

 

Parte II

 

Portada 2

 

SIGÜENZA

 

Pese a sus menos de 5.000 habitantes, Sigüenza es toda una ciudad en una comarca en la que las poblaciones cercanas están casi despobladas por completo.

Capital de la comarca de la Serranía, ya resulta impresionante desde la lejanía, con su sólida catedral compitiendo en monumentalidad con el castillo y sus murallas.

 

Siguenza panoramica

 

Tanto si llegamos en coche como si lo hacemos en tren, a nuestra llegada seremos recibidos por el Parque de la Alameda, con su jardín neoclásico y la cercana Ermita del Humilladero, actual Oficina de Turismo.

El Palacio Episcopal será uno de los primeros edificios significativos con los que se tope el visitante en su primera aproximación a la ciudad. Sede central de la Universidad de Sigüenza desde el siglo XVII, fue fundada en el siglo XV por el Cardenal Mendoza.

La Plaza Mayor, enmarcada por la Catedral y el Ayuntamiento, es el punto neurálgico de la misma y desde ella parte la Calle Mártires hasta alcanzar el castillo en el extremo más alto de la localidad.

Junto a sus soportales se encuentra la Puerta del Toril y subiendo hacia el castillo se llega a otra de las puertas de la antigua muralla: la del Sol.

Merece la pena la visita al Museo Diocesáneo, instalado en un palacio neoclásico y que alberga una importante colección de piezas sacras entre pintura (“La Anunciación” de El Greco o “La Inmaculada” de Zurbarán entre otras obras), escultura, orfebrería, manuscritos, arqueología y retablos.

La Catedral, por su parte, es un edificio gigantesco de tres naves en el que destacan sus grandes rosetones y puertas. Románico en origen pues comenzó a construirse en el siglo XII, sus obras se prolongaron hasta el XVI, por lo que cuenta también con elementos góticos y ornamentaciones renacentistas.

 

Siguenza catedral

 

En su interior guarda maravillas como el coro gótico, la renacentista capilla de las Cabezas, el retablo manierista y el bello claustro.

En una de sus capillas –la de San Juan y Santa Catalina- encontramos la estatua yacente del doncel Martín Vázquez de Arce, joven caballero muerto en la guerra de Granada, que es una de las personalidades más recordadas de la localidad.

Precisamente uno de los edificios más célebres y visitados de Sigüenza es la Casa del Doncel, de estilo gótico civil y con restos mudéjares en su interior.

 

Siguenza Casa del Doncel

 

Siguenza Casa del Doncel interior

 

Siguenza Casa Doncel interior 2

 

 

Consta de tres alturas y está construido en piedra sillar de caliza y arenisca. Desde lo alto de las almenas que embellecen su fachada se obtienen vistosas panorámicas de la ciudad y de la catedral.

 

Siguenza Catedral desde Casa Doncel

 

Siguenza Catedral desde Casa 2

 

Fue morada de ilustres personajes de las familias Vázquez de Arce y Sosa y de los Marqueses de Bedmar, cuyos blasones permanecen labrados sobre la fachada y alberga en su último piso el Archivo Histórico Municipal.

Es también museo, con exposición permanente y exposiciones temporales. En mi última visita albergaba una interesante colección de laúdes, guitarras timples y otros instrumentos de cuerda.

 

Siguenza guitarras

 

A escasos metros se encuentra la iglesia de San Vicente Mártir, románica del siglo XII, magnífica en su exterior y muy restaurada en su interior.

La cercana Plazuela de la Cárcel, que antiguamente albergaba el mercado semanal, seduce también al recién llegado con sus bellos arcos y amplios espacios abiertos.

Muy cerca de allí, en la calle Valencia, encontraremos el bonito Arco del Portal Mayor, uno de los antiguos accesos a la ciudad desde el arrabal, que fue construido en el siglo XIV por orden del Obispo Girón de Cisneros. En el portal destaca una hornacina con la imagen de la Virgen de la Victoria y, sobre su tejado de tejas rojas, un pequeño campanario de espadaña.

 

Siguenza Arco del Portal Mayor

 

De entrar en el presupuesto, resulta más que recomendable hospedarse en el impresionante Parador Nacional que se ubica en el Castillo de Sigüenza, construido en el siglo XII sobre una alcazaba árabe.

 

Siguenza castillo

 

Siguenza Parador habitacion

 

Dado que éste no es visitable si uno no es huésped del hotel, resulta doblemente interesante alojarse aquí para disfrutar tanto de la belleza arquitectónica del lugar –sus torreones, patios y puentes levadizos- como de la magnífica oferta gastronómica inherente a la marca “Paradores”.

 

Siguenza Parador pozo

 

Siguenza Parador interior 2

 

Siguenza Parador interior

 

Siguenza Parador interior 3

 

Siguenza Parador comedor

 

 

BUJARRABAL

 

Desviándonos mínimamente de camino hacia Medinaceli y todavía en la provincia de Guadalajara, encontraremos este caserío largo y evocador, prácticamente deshabitado.

 

MEDINACELI

 

La capital de la comarca soriana de Arcos del Jalón es visible desde lo lejos debido a su estratégica ubicación sobre un cerro en lo que fue un primitivo poblado celtibérico, más tarde conquistado por los árabes. De ellos tomó el nombre de Mudinat Salim, del que procede su denominación actual.

 

Medinaceli desde lejos

 

Si no se tiene la fortuna de cruzarse con algún ciervo en la breve pero exigente ascensión por la carretera de Baraona hasta Medinaceli, algo en absoluto descartable, lo primero que encontraremos al llegar a esta deslumbrante localidad declarada Bien de Interés Cultural será la Ermita del Humilladero.

 

Medinaceli carretera

 

Medinaceli ermita Humilladero

 

Llama poderosamente la atención el austero Castillo de Medinaceli, una construcción de sillería convertida actualmente en cementerio.

 

Medinaceli castillo

 

Fue edificado en época romana sobre la primitiva alcazaba árabe del barrio viejo, de la que únicamente quedan las caballerizas subterráneas y de la cual se afirma que fue la última morada del gran caudillo Almanzor tras su derrota en Calatañazor.

El edificio tiene planta cuadrada con torreones circulares en tres de sus esquinas, además de una torre del homenaje, ahora desmochada.

Más espectacular resulta el Arco de Medinaceli. El único arco de triunfo romano de tres vanos que podemos encontrar en toda España pese a tratarse, paradójicamente, del tipo más común entre los arcos romanos monumentales. Ello parece alentar la teoría de que se trataba únicamente de una entrada a la ciudad.

 

Medinaceli Arco

 

Construido entre los siglos I y III, su decoración es, de hecho, bastante pobre y, además, se halla bastante desgastada por las duras condiciones climáticas del entorno.

 

Medinaceli Arco desgastado

 

En el siglo XV la ciudad recibe la condición de Ducado, al concedérsele este título al quinto conde de Medinaceli, Don Luis de la Cerda. Comenzaría entonces un periodo de esplendor todavía visible en la Colegiata, el convento franciscano de Santa Isabel y numerosas casas y palacios blasonados.

 

Medinaceli convento

 

El máximo exponente de esa época lo constituye la Plaza Mayor de la villa, una típica plaza castellana porticada que alberga bellísimos edificios monumentales.

 

Medinaceli plaza mayor 0

 

Medinaceli plaza mayor 1

 

Medinaceli plaza mayor 2

 

Medinaceli plaza mayor 3

 

Entre los mismos destacan la antigua Alhóndiga del siglo XVII y el renacentista Palacio Ducal del XVI.

 

Medinaceli Alhondiga

 

Medinaceli Palacio Ducal

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar