CUENCA 1

Casco urbano

 

Portada Cuenca

 

UN PARAJE ESPECTACULAR

 

Casi equidistante entre Madrid y Valencia, con las que está comunicada por AVE, la pequeña ciudad de Cuenca es uno de los rincones más sorprendentes de España.

Con un notable casco antiguo, su espectacular enclave entre las Hoces del Huécar y del Júcar la convierten en un lugar único.

 La parte baja de la ciudad es también la más moderna y en ella podemos dar un paseo por el Parque de San Julián o pertrecharnos, en los comercios de la zona, de algunos de los productos gastronómicos más recomendables de la zona: el lomo de orza, el queso de romero o los dulces típicos.

 

Ciudad nueva

 

Varias son las calles que conducen a la parte alta de la ciudad pero si la estamos visitando en coche, lo mejor es enfilar hacia la calle Andrés de Cabrera.

Justo donde ésta se transforma en la calle de Alfonso VIII, de mayor pendiente todavía, puede uno detenerse a reponer fuerzas en un restaurante tan recomendable como “Las Brasas”.

 

Restaurante Las Brasas

 

Embutido en Las Brasas

 

A mitad de la exigente y larga subida existe un amplio aparcamiento subterráneo de pago –“El Castillo”- que conviene usar pues resulta casi imposible estacionar en la parte alta de Cuenca.

Una de las primeras posibilidades que se nos ofrecen es tomar a la izquierda la Calle de Santa María hacia la plaza de la Merced, donde se encuentran el Convento Conciliar de San Julián y la iglesia de La Merced.

 

Convento de San Julian

 

Iglesia La Merced

 

Cerca de ella se encuentra el interesante Museo de la Ciencia, de entrada gratuita y con algunas atracciones que harán las delicias de niños y adultos.

Una que me llamó poderosamente la atención permite calibrar la fuerza de la gravedad de los distintos planetas del Sistema Solar comparando lo que una misma piedra pesaría en cada uno de ellos.

Otra opción consiste en detenerse a contemplar la sobria Torre Mangana, construida en el siglo XVI sobre las ruinas del antiguo alcázar y reconstruida ya en el XX en estilo neomudéjar.

 

Torre Mangana

 

Desde ese punto puede verse en panorámica parte del casco urbano que da a la Hoz del Júcar.

 

Tejados junto al Jucar

 

Vistas desde Torre Mangana

 

Incluso se puede bajar hasta la orilla del río en la zona llamada Recreo Peral, partiendo de la Bajada de San Miguel, pasando luego junto a la iglesia del mismo nombre y descendiendo por último la larga escalinata de piedra.

 

Bajada de San Miguel

 

También puede echarse un vistazo a la Hoz del Júcar desde el Mirador de Camilo José Cela, situado más arriba.

 

Mirador Camilo Jose Cela

 

Mirador Camilo Jose cela 2

 

Hoz del Jucar

 

Al fin se alcanza la Plaza Mayor, a la que se accede pasando bajo los tres arcos del propio Ayuntamiento, un precioso edificio barroco de la época de Carlos III.

 

Plaza Mayor

 

Ayuntamiento

 

En esta bonita y pintoresca plaza que el cine inmortalizó en la curiosa película “El valle de Gwangi”, se alza también la catedral de Santa María y San Julián, de estilo gótico pero con una fuerte inspiración normanda.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/216-el-valle-de-gwangi

Dicha inspiración se debe a los caballeros que acompañaban a Leonor de Inglaterra o Plantagenet, la esposa del rey Alfonso VIII de Castilla que había conquistado Cuenca veinte años antes.

Y es que Isabel era hija del rey Enrique II Plantagenet de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, además de hermana de Ricardo Corazón de León y de Juan sin Tierra, que fueron también monarcas ingleses.

La fachada actual data de principios del siglo XX, es de estilo neogótico y pretende ser una fiel reproducción de la que se perdió.

 

Catedral

 

Adosado a la Catedral está el palacio Episcopal que alberga un interesante Museo Diocesano con verdaderas maravillas de la orfebrería.

Si en lugar de proseguir nuestra ascensión, nos desviamos momentáneamente por el lateral del Museo Arqueológico y el Museo Diocesano, a través de la calle Obispo Valero, daremos con las Casas Colgadas, cuya peculiar estampa constituye la imagen más significativa de Cuenca.

 

Casas Colgadas

 

Son visitables la Casa de la Sirena, que aloja un mesón donde degustar los platos típicos y las Casas del Rey, que contiene un museo de arte abstracto.

El Puente de San Pablo, en las inmediaciones, permite una atractiva panorámica de las propias Casas Colgadas y, en general, de la parte alta de la ciudad, conduciendo del otro lado hasta el Parador Nacional, enclavado en el antiguo convento de San Pablo.

 

Puente

 

Parador Nacional

 

Parador 2

 

Desandando lo andado y de nuevo en la plaza mayor, se hace necesario otro esfuerzo para seguir calle San Pedro arriba, en dirección a la iglesia de San Pedro.

 

Iglesia San Pedro

 

En la calle Trabuco, ya en la parte superior de la ciudad, se pueden ver las ruinas de un antiguo castillo del siglo XIII, del que se conserva parte de la muralla y sus torres.

El arco de Bezudo, junto a ellas, constituye una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad amurallada.

 

Muralla

 

Y saliendo finalmente de la misma encontraremos un espectacular Mirador –el de Rincón Seco- que definitivamente ofrece las imágenes más impresionantes de Cuenca, con el Parador en primer término y la ciudad antigua encaramada en lo alto de la Hoz del Huécar, Casas Colgadas incluidas.

 Mirador Rincon Seco

 

Hoz del Huecar

 

Panoramica desde Mirador alto

 

 

 

 

 

 

CUENCA 2: Ventano del Diablo y Ciudad Encantada:

 http://rincondesinuhe.com/homepage-2/359-cuenca-2-ventano-del-diablo-y-ciudad-encantada-2

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar