COSTA BRAVA 1

Peralada, Port de la Selva, Sant Pere de Rodes

 

 Portada Costa Brava 1

 

Esta comarca de la costa gerundense pasa por ser una de las más hermosas del Mediterráneo Occidental y lo cierto es que una visita, aunque sea breve, no decepciona en absoluto al viajero.

Como de costumbre, los destinos que propongo son sólo algunos entre los muchos posibles y su elección resulta tan subjetiva como reflejo de la propia experiencia de un servidor. Y es que, por si alguien lo dudaba, debo aclarar que mis artículos obedecen en todos los casos a experiencias viajeras reales.

Así las cosas, entra dentro de lo probable que con frecuencia el lector eche en falta algunos destinos o algunos rincones de los lugares que sí se reseñan.

Incluso es más que posible que considere que los destinos que aparecen en dichos artículos sean de inferior interés a otros que se omiten pero nada puede a hacerse a ese respecto y no quería dejar de comentarlo.

 

PERALADA

 

La fama de este atractivo pueblo de interior -aunque diste apenas 8 kilómetros del mar- le viene dada por su Castillo, convertido en la actualidad en Casino, si bien la mitad de sus dependencias siguen constituyendo la vivienda de sus propietarios.

 

Peralada castillo

 

Esa es la razón de que el castillo de Peralada no sea visiblemente interiormente, si bien merece mucho la pena contemplarlo desde fuera y pasear por los jardines que lo circundan y que, en ocasiones, reservan alguna que otra sorpresa.

 

Peralada coche

 

Una posibilidad atractiva es la de cenar al aire libre en la elegante terraza instalada justo frente a la fachada principal del castillo.

Por fortuna, las valiosas colecciones que guarda el Museo del Castillo sí son visitables, ya que se guardan en un edificio contiguo y no menos bello: el Convento del Carmen, edificado en el siglo XIII.

 

Peralada convento

 

Peralada convento claustro

 

Peralada convento claustro 2

 

Resulta todo un estímulo visitar en 2016 la colección de ediciones de “El Quijote” que atesora la biblioteca del Museo, ya que en este año se conmemora el IV Centenario de la Muerte de Cervantes.

 

Peralada biblioteca

 

Ejemplares escritos en finlandés, en serbocroata o en farsi se alternan con otros que muestran ideogramas japoneses y presentan curiosas ilustraciones más propias de un manga que de la primera novela moderna de la Historia.

 

Peralada Quijote

 

También en la colección dedicada al vidrio es posible encontrar piezas sumamente curiosas como antiguos porrones con dos bocas para “fabricar vino rosado” a la antigua usanza, a base de introducir el tinto por una de las bodas y el blanco por la otra.

 

Peralada cristal

 

Personalmente me llamó mucho la atención un extraño porrón que pasa por ser el que tiene la boca más larga. Según la tradición, con este “porrón del padre”, el cabeza de familia daba de beber a su numerosa prole sin tener que inclinarse cada vez hacia uno de sus churumbeles.

 

Peralada porrones

 

Los grabados de que hacen gala algunas de estas piezas de cristal son hermosísimos. En especial los realizados con punta de diamante, que otorgan a sus dibujos una estética casi de holograma.

Una serie de grandes barricas ocupa otra de las secciones subterráneas del Museo, presentando varias de ellas una siniestra trampilla por la que se introducía a los niños encargados de limpiarlas.

 

Peralada barril

 

La última parte de la visita se concentra en la bonita y gótica Iglesia de la Virgen del Carmen, que resalta por el rosetón de su fachada y también por su altísimo techo artesonado del siglo XIV y su capitel románico originario del vecino monasterio de Sant Pere de Rodes.

 

Peralada iglesia fachada

 

Peralada iglesia altar

 

Callejeando por Peralada y siguiendo el curso del Carrer de la Sabateria (calle de la Zapatería), llegamos a otro punto emblemático de la localidad: el claustro románico de Sant Domènec.

 

Peralada claustro

 

Peralada claustro 2

 

En realidad es lo único que queda del antiguo Convento de Santo Domingo (Sant Domènec), originario el siglo XI. Devastado el edificio, fue demolido, sobreviviendo únicamente el claustro, que fue montado de nuevo en fecha muy posterior, así como ajardinado y vallado.

 

Peralada claustro 3

 

Finalmente, si no hemos optado por cenar frente al castillo, una opción más popular consiste en dar un paseo por el pueblo hasta llegar al “Cafè del Centre”, donde se pueden degustar contundentes platos combinados o una selección de embutidos de la región, siempre acompañados del delicioso “pa amb tomata” (pan y tomate) con jamón.

 

Peralada plaza

 

Peralada Cafe del Centre

 

Eso si uno no se anima a “hacerse un Peralada”, lo que significa meterse entre pecho y espalda un plato consistente en pan del horno “El Llonguet” con tomate, tortilla de patata y embutidos de “Can Navarra”, acompañado de una copa de vino o de cava.

 

PORT DE LA SELVA

 

A diferencia de la vecina LLANSÀ (o Llançà), con su playa de gravilla, “el Port” cuenta con bonitas playas de arena que harán la delicia de los bañistas. De hecho, la Playa del Pas ha sido distinguida reiteradamente como la mejor de las playas catalanas.

 

Port de la Selva

 

Antiguo pueblo de pescadores ubicado en pleno Cabo de Creus, presenta una bonita estampa desde lejos debido a su peculiar arquitectura, rematada por la bonita Iglesia de Santa Maria de les Neus (de las Nieves).

 

Port de la Selva con iglesia

 

Sin embargo, además de facilitar agradables paseos por la bahía, de ofrecer una amplia oferta de actividades náuticas como el remo, la vela o el piragüismo y de seducir con una gastronomía más que notable, el Port de la Selva constituye un lugar privilegiado para acceder al Monasterio de Sant Pere de Rodes (San Pedro de Roda), al que se llega por una abrupta carretera bien surtida de curvas y pendientes.

 

Port de la Selva gastronomia

 

Subida a Sant Pere

 

Subida a Sant Pere 2

 

 

SANT PERE DE RODES

 

El monumental conjunto que conforman el castillo de San Salvador de Verdera, la iglesia de Santa Helena y el monasterio de Sant Pere de Rodes hace del todo inexcusable una detenida visita.

Las ruinas del castillo de San Salvador dominan desde lo alto la sierra de Verdera, en cuya falda se asienta el monasterio.

 

Sant Pere castillo

 

A escasa distancia de éste y en lo que fue el poblado medieval de la Santa Creu de Rodes (Santa Cruz de Roda) todavía permanece en pie la iglesia prerrománica de Santa Helena.

 

Sant Pere iglesia Sta Helena

 

Por último, el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes se erige en protagonista de este singular conjunto, con su peculiar estructura a base de terrazas tendidas sobre el vacío.

 

Monasterio Sant Pere

 

Aunque en ruinas y en fase de larguísima reconstrucción, se trata de un edificio colosal construido en torno a un claustro del siglo XII.

 

Monasterio 2

 

Monasterio claustro 2

 

Monasterio claustro

 

La iglesia, de cruz latina, es incluso anterior y presenta planta latina y una bellísima nave central con deambulatorio incluido. Por el contrario, las dos naves laterales son sumamente estrechas. Bajo el ábside se halla la cripta, que es visitable.

 

Monasterio iglesia

 

Monasterio iglesia 2

 

Monasterio cripta

 

En un recinto que ha sabido adaptarse como pocos a los nuevos tiempos se incluye un moderno restaurante en el que es posible degustar platos y caldos de lar región mientras la vista se deleita con las espectaculares panorámicas de la bahía.

 

Monasterio terrazas

 

Monasterio restaurante

 

Todavía se mantienen en pie en el monasterio un campanario y una Torre del Homenaje.

 

Monasterio torre

 

 

 

PRÓXIMAMENTE: COSTA BRAVA 2: Port Lligat y Cadaqués

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar