COSTA BRAVA 2

Port Lligat y Cadaqués

 

Portada Costa Brava 2

 

Siguiendo con otra de las muchas rutas posibles en la esplendorosa Costa Brava, hoy propongo una que abarca dos de los destinos más queridos del genial Salvador Dalí.

Se trata de la pequeña localidad de pescadores en la que el artista fijó su residencia (Port Lligat) y de la más populosa Cadaqués, que inspiró muchas de sus espectaculares obras y que, en realidad, engloba a aquélla dentro de su término municipal.

 

PORT LLIGAT

 

Durante más de medio siglo Dalí vivió y trabajó en este sencillo y diminuto puerto de pescadores dotado de un irresistible encanto.

 

Portlligat desde lejos

 

Portlligat bonita casa

 

Portlligat desde cerca

 

Y lo hizo, acompañado de su mujer Gala, en una casa que hoy alberga un pintoresco Museo.

 

Portlligat Casa Museo

 

Dalí abandonó la casa precisamente al morir su esposa, cuando se trasladó al castillo de Púbol.

Apenas quedan barcas en Port Lligat y pocas se dedican a la pesca en la actualidad, más ocupados los lugareños en pasear a los turistas, que se hacinan casi a todas horas tras dejar los coches en el parking descubierto (de pago) o incluso en la propia carretera de acceso (gratuitamente).

 

Portlligat barcas

 

En principio resulta imprescindible reservar la hora de la entrada para poder entrar en la Casa-Museo de Dalí.

Si hay plazas disponibles puede realizarse dicha reserva en las propias taquillas pero resulta más aconsejable hacerlo anticipadamente, bien por teléfono (en el número 972 251 015) o en su página web:

www.salvador-dali.org

La puntualidad resulta imperativa. No respetarla puede costaros la pérdida de la entrada o, como mínimo, la pérdida de muchos turnos antes de que se os permita acceder al Museo.

En realidad no se trata de una sola casa sino de muchas barracas de pescadores que el artista fue adquiriendo a fin de ir incrementando el tamaño de la suya.

Hasta tal punto resulta laberíntica la estructura de esta vivienda-taller que es posible que acabéis en la salida sin haber visto ni la mitad.

 

Portlligat Museo

 

Si al menos os apercibís de la circunstancia, los guardias de seguridad os permitirán volver a entrar por el principio para subsanar el error, tal como le aconteció a un servidor.

Para ello resulta útil tener una idea aproximada de lo que uno va a encontrarse en este abigarrado Museo, un tanto alejado de los estándares habituales.

Para empezar tenemos el llamado Recibidor del Oso, presidido por la figura de un oso polar que el poeta y escultor escocés Edward James regaló a la pareja y que hace las veces de pie de lámpara y paragüero.

En la Habitación de los Modelos encontramos un busto de Nerón y en el taller contiguo podemos admirar algunos de los caballetes y pinceles con los que Dalí pergeñaba sus trabajos pictóricos.

Atravesando el Tocador de Gala y la Habitación de las Fotografías llegamos a la Sala Oval, auténtico Sancta Sanctórum de la esposa de Dalí.

En el patio se alcanza el punto más kitsch de la visita, con algunas de las combinaciones de elementos más estrambóticas que uno pueda imaginarse como los leones de la Alhambra en curiosa compañía o una serie de serpientes “de pega” rodeando una piscina con forma fálica.

 

Portlligat Museo 2

 

Portlligat Museo mas sierpes

 

Portlligat Museo piscina

 

Portlligat Museo serpiente

 

Todo ello coexistiendo con el muñeco de Michelin o un sofá con forma de labios femeninos y varios logos de Pirelli ante los cuales es posible fotografiarse.

 

Portlligat Museo Michelin

 

Portlligat Museo labios

 

A escasos metros encontraremos una auténtica cabina telefónica pero nuestra capacidad de asombro ya habrá sucumbido para entonces tras habernos introducido en alguno de los huevos huecos que adornan los bancales contiguos.

 

Portlligat Museo huevo

 

Varias sillas estratégicamente dispuestas en la zona del olivar permitían al artista y a su esposa –y, en la actualidad, a los visitantes del museo- contemplar la puesta de sol sobre el pequeño puerto de pescadores.

 

Portlligat Museo sillas

 

Portlligat Museo sillas vista

 

En los amplios terrenos de la casa puede visitarse también un palomar y en una sala dispuesta a tal efecto podemos asistir a la proyección de un documental sobre la vida y obra de Dalí.

El Cristo de los Escombros, una escultura construida con los restos de tejas y madera que quedaron tras un fuerte diluvio, es otra de las obras que difícilmente nos dejará indiferentes.

 

Portlligat Cristo Escombros

 

 

CADAQUÉS

 

Con una típica estampa que puede admirarse desde lejos, esta auténtica pieza de orfebrería compuesta por casas blancas y calles enrevesadas y empinadas que llegan hasta el mar está coronada por la iglesia de Santa María.

 

Cadaques panoramica

 

Costeada por los propios pescadores de la zona, se trata de un templo del siglo XVII cuyo retablo barroco, dedicado a la Virgen de la Esperanza, mide más de 20 metros de altura.

 

Cadaques retablo

 

El recinto alberga el Festival Internacional de Música de Cadaqués y, dada su ubicación en el punto más alto de la localidad, el lugar también resulta magnífico para obtener algunas de las más bellas instantáneas de esta fotogénica población.

 

Cadaques bahia derecha

 

Cadaques bahia izquierda

 

Por ejemplo de la Bahía de Cadaqués, el mayor puerto natural de toda Cataluña, que luce enmarcado por casas bajas encaladas y decoradas con singular buen gusto.

 

Cadaques arco

 

 Cadaques casas

 

 Cadaques casas 2

 

El elegante Paseo Marítimo de la localidad constituye otra muestra de la coquetería arquitectónica local, con el Casino de la Amistad enseñoreándose del lugar.

 

Cadaques Paseo Maritimo

 

 

 

 

 

 

COSTA BRAVA 1: Peralada, Port de la Selva, Sant Pere de Rodes:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/373-costa-brava-1-peralada-port-de-la-selva-sant-pere-de-rodes

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar