POR EL MAESTRAZGO TUROLENSE

Miravete de la Sierra, Cantavieja y La Iglesuela del Cid

 

 La Iglesuela PORTADA

 

Siempre es una buena idea perderse por el Maestrazgo, sea el castellonense o, como en este caso, el turolense.

Entre las muchas rutas posibles entre pueblos poco conocidos pero llenos de encanto y en medio de parajes naturales de gran belleza, hoy propongo una cómoda ruta que nos llevará de Miravete de la Sierra hasta La Iglesuela del Cid, ya en las inmediaciones de la provincia de Castellón.

 

MIRAVETE DE LA SIERRA

 

Al pie de la Sierra de Lastra y a orillas del río Guadalope, este diminuto y encantador pueblo cuenta con un casco urbano declarado Conjunto Histórico-Artístico.

 

Fortanete 1

 

Fortanete rio

 

Una ingeniosa campaña publicitaria rebautizó a Miravete de la Sierra como “el pueblo donde nunca pasa nada”, haciendo hincapié en la docena escasa de habitantes con que cuenta.

Uno de los principales monumentos del municipio es su iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, erigida en el siglo XVI en estilo gótico renacentista.

 

Fortanete iglesia

 

Bajo la torre, que es de planta cuadrada y está coronada por un campanario octogonal, discurre un pasadizo que se prolonga en la Lonja del Ayuntamiento.

 

 

Fortanete iglesia 2

 

Fortanete iglesia 3

 

Fortanete fuente

 

Un bello puente medieval de cantería permite salvar el río Guadalope, uniendo los arrabales de Miravete con el barrio más alto del pueblo, pintorescamente encaramado sobre una roca.

 

Fortanete puente

 

Fortanete peña

 

 

CANTAVIEJA

 

Situada sobre un escarpado peñón calizo a 1.300 metros sobre el nivel del mar, Cantavieja es la histórica capital del Alto Maestrazgo.

 

Cantavieja desde lejos

 

Su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural, presenta uno de los conjuntos monumentales más imponentes del gótico aragonés.

Por desgracia, el antiguo castillo fue dinamitado durante la primera de las guerras carlistas (tan relevantes en la región que incluso cuentan aquí con un Museo) pero subsisten las calles estrechas y medievales de esta localidad de belleza indiscutible.

La porticada Plaza de Cristo Rey, sin ir más lejos, muestra la solemne Iglesia de la Asunción, un imponente templo barroco del siglo XVII con portada gótica del XIII.

 

Cantavieja Torre

 

 Cantavieja plaza

 

En la misma plaza se encuentra el Ayuntamiento; un coqueto palacio de aire medieval con un destacado artesonado, también gótico, en su Salón de Plenos.

 

Cantavieja ayuntamiento

 

También en este punto neurálgico de Cantavieja se encuentra la Casa de los Zurita, una de las casonas solariegas que caracterizan a la villa.

Tras cruzar el Arco de la Torre de la iglesia se llega hasta otra de dichas casonas: la Casa El Bayle, con sus bonitos balcones de forja.

 

Cantavieja arco

 

Otros edificios de interés en Cantavieja son la iglesia gótica de San Miguel y el antiguo hospital barroco de San Jorge.

 

LA IGLESUELA DEL CID

 

Aunque la iglesia que da nombre a este pueblo del Maestrazgo turolense era efectivamente muy pequeña cuando se erigió, a finales del siglo XII, sucesivas ampliaciones la han convertido en un templo mucho mayor.

La iglesia original se levantó sobre un antiguo mausoleo romano y también ibero-romano es el yacimiento encontrado a apenas 3 kilómetros del pueblo, en las proximidades del Santuario de la Virgen del Cid.

En cualquier caso, la Iglesia de la Purificación, visible desde lejos a causa de la gran envergadura de su torre, es básicamente una obra del siglo XVII, ya que contó con una profunda reforma en época barroca que apenas conserva la nave central y el ábside de su origen gótico.

 

La Iglesuela torre 2

 

La Iglesuela torre

 

Destacan en ella su portada plateresca y la talla de la Virgen del Cid, que puede visitarse en el interior.

Las capillas fueron financiadas por las familias ricas de la localidad, como los Aliaga o los Matutano.

 

La Iglesuela fachada iglesia

 

Entre los tesoros más destacados que guarda este diminuto pueblo se encuentran la Torre de los Nublos y el Portal de San Pablo, que recuerda la existencia de una antigua muralla.

Lo más destacado, sin embargo, son las casas solariegas de la Iglesuela; auténticos palacetes como la Casa de los Guijarro, la Casa de los Aliaga y la Casa de los Agramunt.

 

 La Iglesuela desde parte trasera

 

 La Iglesuela calle

 

Y, por encima de todas, la Casa Blinque y, muy especialmente, la Casa Matutano-Daudén, habilitada en la actualidad como un muy recomendable establecimiento hotelero: la Hospedería.

 

La Iglesuela arco

 

La Iglesuela Hospederia escalera

 

La Iglesuela Hospederia habitacion

 

 

 

 

Comentarios  

0 #2 Super User 21-05-2017 00:24
Cito a Cristina Mallén:
Muchas gracias x venir a conocernos y x la difusión. Solo una cosa, has ilustrado Fortanete con fotos de Miravete de la Sierra. Sin duda ambos merecen una visita.

Muchas gracias por tu más que pertinente corrección. Efectivamente, las fotografías no se correspondían, de modo que, después de leer tu atento comentario, he procedido a modificar el texto. Para un futuro artículo quedan la propia Fortanete, Villarroya de los Pinares y la aristocrática Mirambel. Un cordial saludo y gracias también por tu visita al blog.
Citar
0 #1 Cristina Mallén 19-05-2017 22:31
Muchas gracias x venir a conocernos y x la difusión. Solo una cosa, has ilustrado Fortanete con fotos de Miravete de la Sierra. Sin duda ambos merecen una visita.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar