POR TIERRAS DE PONTEVEDRA 3

Bayona, La Guardia, Santa Tecla y Tuy

 

Portada Santa Tecla

 

En este nuevo artículo sobre la geografía pontevedresa abordaremos el triángulo que conforman, al sur de la provincia, las localidades de Bayona, La Guardia y Tuy, justo sobre la frontera con el norte de Portugal.

 

BAYONA

 

Situada en una bahía junto a la desembocadura del río Miño, Bayona (o, en gallego, Baiona) fue el lugar al que llegó La Pinta en 1943; la primera Carabela en regresar del viaje que originó el Descubrimiento de América.

La villa, que acusa como ninguna otra la pujanza pesquera y comercial de Vigo, que la relegó a un segundo plano, está presidida por el espectacular Castillo de Monterreal.

 

Baiona castillo

 

Conjunto de fortificaciones de los siglos XI a XVII, Monterreal está situado sobre la penínsulade Monte Boi, a pocos metros del paseo marítimo de Bayona.

 

Baiona paseo maritimo

 

Rodeada por una muralla de 3 kilómetros de perímetro, la fortaleza es en la actualidad Parador Nacional de Turismo.

 

Baiona castillo 2

 

En ella destacan tres torres: la del Reloj, la de la Tenaza y, sobre todo, la del Príncipe, origen de una leyenda sobre un príncipe portugués encarcelado con una máscara de hierro como en la famosa novela de Alejandro Dumas.

Frente a las playas de la localidad se encuentra una réplica de La Pinta conocida como Museo Flotante.

 

Baiona Museo Flotante

 

También encontramos el monumento “Encuentro de dos Mundos”, del escultor gallego Magín Picallo, muy próximo al lugar en el que fue enterrado el primer indígena llegado del Nuevo Mundo.

En el casco antiguo, de calles estrechas y empedradas, abundan las casas marineras con imágenes en sus fachadas de vírgenes y barcos.

Entre los monumentos de la villa destaca la ex Colegiata de Santa María de la Anunciada, de aspecto fortificado y estilo ojival románico.

 

Baiona Colegiata

 

Baiona Colegiata Interior

 

Es una iglesia del siglo XIII que fue considerada Colegiata entre 1482 y 1850 y cuya nave principal recuerda el estilo cisterciense del cercano monasterio de Santa María de Oia.

También merece destacarse la Capilla de Santa Liberata. Consagrada en honor a la mártir hija de Baiona y primera mujer crucificada en el mundo, es de estilo italiano plateresco.

La Casa de la Cultura, la Capilla de San Juan, el Ayuntamiento (del siglo XVIII) y el palacio de Don Lope de Mendoza son otros de los lugares a tener en cuenta.

 

LA GUARDIA

 

Barrera natural entre Portugal y España, La Guardia es también el municipio que abre la desembocadura del río Miño en el océano Atlántico.

 

A Guarda mar

 

A Guarda puerto

 

A Guarda Eli puerto 1

 

Típico pueblo marinero, A Guarda presenta una magnífica estampa cuajada de barcas pesqueras frente a su bonito paseo marítimo, en el que descubriremos un sentido “Monumento a las Pescadoras”.

 

A Guarda barca

 

A Guarda paseo maritimo

 

A Guarda Monumento pescadoras

 

En el centro de esta localidad, a 30 kilómetros al sur de Bayona, se encuentra la Iglesia Parroquial de Santa María, comenzada en estilo románico en el XII y terminada en barroco cuatro siglos después.

Dentro del casco antiguo destaca la Plaza del Reloj, que reúne los edificios más emblemáticos de la villa: el Ayuntamiento, la Torre del Reloj y la Casa de los Alonsos.

Aunque el malogrado Castillo de Santa Cruz no puede ya visitarse debido al abandono que lo convierte en inaccesible, sí es posible hacerlo con la Atalaya, una antigua fortaleza portuguesa que, en la actualidad, alberga el Museo del Mar.

Entre las muchas opciones gastronómicas que ofrece A Guarda, un senador se declara adicto al restaurante “Os Remos”, un lugar magnífico para degustar mariscadas y arroces de altísimo nivel.

 

A Guarda marisco

 

A Guarda arroz

 

Y eso, en una villa conocida sobre todo por las langostas, ya es mucho decir.

 

SANTA TECLA

 

Inexcusable resulta el ascenso al Monte de Santa Tecla (o Santa Tegra), a poco más de 3 kilómetros de La Guardia.

Se trata del punto más al sudoeste de Galicia y, además, el pico de San Francisco, a 341 metros de altitud, ofrece espléndidas panorámicas de la desembocadura del Miño.

 

Santa Tecla

 

Santa Tecla vistas

 

Santa Tecla vistas 2

 

Muchos devotos visitan a la patrona de A Guarda en su Capilla de Santa Tegra, desde la cual parte una popular romería.

 

Santa Tecla capilla

 

Pero es el Poblado Castrense lo que concita la atención del visitante, ya que se trata de uno de los mayores yacimientos arqueológicos de su tipo.

 

Santa Tecla castros 2

 

El recinto amurallado mide 700 metros de largo por 300 de ancho, agrupando las casas en barrios de ocho.

 

Santa Tecla castros 5

 

Santa Tecla castros 6

 

Entre ellas predominan las de planta circular con vestíbulo aunque también las hay de planta oval y hasta cuadrada.

Varios de dichos castros han sido convenientemente reconstruidos para recrear su estado original.

 

Santa Tecla castros 4

 

Gran número de objetos y piezas hallados en las excavaciones de la zona se conservan en el Museo Arqueológico de Santa Tecla.

 

TUY

 

A XX kilómetros al este de A Guarda, Tuy destaca por la estructura medieval de su casco antiguo, caracterizado por calles estrechas.

 

Tuy quiosco

 

Tuy rincon

 

Antes de sumergirse en la zona más concurrida de la villa quizás sea conveniente echar un vistazo al Convento de las Clarisas, llamado “de las encerradas” en alusión a la clausura de las monjas.

En el interior de este convento, edificado sobre los antiguos palacios episcopales de la Oliveira, destaca un retablo barroco.

La zona alta de Tuy, en cualquier caso, está dominada por la Catedral de Santa María, construida en el siglo XII y consagrada un siglo después.

 

Tuy catedral

 

Sus torres almenadas le dan aspecto de fortificación más que de templo y su estructura es románica aunque le fueron añadidos con posterioridad muchos elementos ornamentales de estilo gótico. Así, el claustro es el único gótico conservado en las catedrales gallegas.

 

Tuy catedral detalle

 

Tuy catedral lateral

 

Junto a Santa María encontramos el Museo Diocesano, alojado en un antiguo hospital de pobres. El edificio cuenta con tres plantas de altura en torno a un bonito patio.

A escasa distancia se halla la iglesia barroca de San Francisco, sin culto en la actualidad.

Del otro lado de la catedral, dirigiéndonos a la zona baja de la ciudad, tenemos la Capilla de la Misericordia; un ejemplo de arte renacentista en cuyo interior se conservan algunas valiosas imágenes procesionales de la Semana Santa como “La Dolorosa” de Agustín Queral.

 

Tuy capilla Misericordia

 

Si seguimos bajando hacia el Miño llegaremos a la Capilla de San Telmo, edificada en estilo barroco portugués sobre la casa en la que murió dicho santo dominico. Tiene planta circular y en ella destacan su cúpula gallonada y los frescos.

 

Tuy bajando al rio

 

Tuy Minyo

 

Mucho más desplazado, a 700 metros de la catedral, hallaremos el Convento de Santo Domingo, con su iglesia gótica modificada en estilo barroco. Fue panteón de la nobleza tudense.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar