CANADÁ 3

Niagara on the Lake y Niagara Falls

 

Barco 2

 

 

NIAGARA ON THE LAKE

 

A 130 kilómetros de Toronto y a tan sólo 26 de las famosas cataratas se sitúa esta pequeña y coqueta población en la que no faltan bonitas casas de madera del siglo XIX, elegantes comercios (todos ellos en la calle principal, Queen Street) e incluso la posibilidad de degustar los “vinos helados” que en los últimos años se han popularizado en la zona.

 

Niagara on the Lake   calle

 

Niagara on the Lake   calle 2

 

Niagara on the Lake   calle 3

Debo decir que estos últimos no me gustaron demasiado, en la línea de las mistelas y moscateles de nuestro país, de los que no soy un gran admirador.

 

Niagara on the lake   vino helado tienda

 

Niagara on the lake   vino helado

 

Resulta interesante la posibilidad de probar dos o tres de ellos en una improvisada y económica cata que no te obliga a adquirir ninguna botella. Éstas, aunque de bonito diseño, son pequeñas y más bien caras.

Me llamó la atención la presencia de tiendas monográficamente dedicadas a Gran Bretaña (en una de ellas habían consignado toda su planta superior a Escocia, ofreciendo desde kilts hasta galletas Walkers) o a la Navidad.

De estas últimas ya había tenido ocasión de visitar algunas en Edimburgo o en San Marino en viajes anteriores aunque no recuerdo haber visto en ninguna de ellas adornos para el árbol con figuras de R2D2, el maestro Yoda o incluso ristras de minúsculas latas de Coca Cola.

 

Niagara on the lake   R2D2

 

Por lo demás, Niagara on the Lake, situada efectivamente a orillas del lago Ontario, viene a ser una tranquila zona residencial de cierto nivel económico a sólo un tiro de piedra de la mucho más explotada y concurrida Niagara Falls.

 

Niagara on the Lake   junto al lago

 

 

NIAGARA FALLS (CATARATAS DEL NIÁGARA)

 

La visita a las cataratas que comparten en orillas opuestas Canadá y Estados Unidos consta básicamente de dos partes:

- una la que concierne a esos espectaculares y gigantescos saltos de agua que descargan millones y millones de metros cúbicos al día creando auténticas nubes de vapor.

- otra la que tiene que ver con el pequeño Las Vegas que se ha construido a su alrededor en un intento de exprimir al máximo las posibilidades de atracción del lugar.

Puede que a quienes hayan tenido ocasión de ver las cataratas de Iguazú en la frontera argentino-brasileira o las cataratas Victoria entre Zambia y Zimbawe les decepcione Niágara pero, dado que yo no he estado en ninguna de ambas, debo confesar sin ambages que disfruté enormemente de la experiencia.

 

Cataratas 1

 

Cataratas 3

 

Cataratas 2

 

A ello contribuye sin duda la fantasía derivada del uso que tradicionalmente ha hecho el cine de estos fenómenos naturales. “Niágara” con Marilyn Monroe (de la cual había un cartel en el modesto hotel en el que me alojé y varias fotografías en las instalaciones de las propias cataratas) o “Superman” (donde Christopher Reeve volaba, capa al viento, para salvar a su amada Lois Lane de la mortal caída) son buena muestra de ello.

Resultó un completo acierto la adquisición todavía en España de la entrada conjunta para los cuatro eventos más o menos aventureros que conforman la visita oficial. A saber:

a) Embarcar en el “Maid of the Mist” (literalmente “criada de la niebla”), ataviado con un impermeable de color chillón y, con la capucha puesta, ir al encuentro de las tremendas cataratas hasta detenerse a escasos metros de las mismas.

 

Barco 1

 

b) Recorrer la senda que discurre río abajo siguiendo a las furiosas aguas que no parecen aminorar su velocidad una vez despeñadas por las cataratas. El camino, al que se accede a través de un largo túnel, es de una gran belleza y está muy bien acondicionado para que puedan disfrutarlo personas de todas las edades. Es la única de las cuatro “atracciones” que no precisa de impermeable.

 

Senda junto a cataratas 3

 

Rio en Niagara 2

 

c) Tras descender en ascensor, pueden visitarse las cataratas desde detrás de las mismas en The Cave of the Winds (“la cueva de los vientos”), aprovechando unos agujeros circulares a los que se llega por unos pasillos que supuran agua por sus techos y paredes y que me recordaron poderosamente a Trummelbachfälle (de las que hablé en mi segundo artículo sobre Suiza). Lo típico es fotografiarse frente a dichos agujeros mientras las cortinas de agua hacen de fondo y también se tiene acceso a una gran plataforma prácticamente junto a la caída del agua.

 

Detras de las cataratas tunel

 

Detras de las cataratas 2

 

d) Una vez más nos veremos expuestos a los elementos en esta cuarta actividad pero en esta ocasión en una sala equipada con 5-D. La proyección de una película que nos ilustra (sólo en inglés) acerca de la creación de las cataratas va acompañada de ocasionales chaparrones de espuma y de agua además de ciertos ventarrones helados que le dan más realismo si cabe.

Creo que es importante hacer algunas aclaraciones sobre el tema de si realmente uno se moja o no durante las visitas.

Mi mayor preocupación, por ejemplo, estribaba en el riesgo de que el pasaporte o el dinero pudieran mojarse y ocasionarme con ello un problema superlativo.

Visto lo visto, debo decir que no hay de qué preocuparse: los impermeables que se nos proporcionan desempeñan perfectamente su función y el contenido de los bolsillos resulta ileso, al igual que la ropa que vistamos en ese momento. Incluso el calzado resulta relativamente indemne aunque tampoco aconsejaría llevar unos zapatos italianos de 200 euros, claro.

En cuanto a la compra de las entradas, si no las lleváis desde España podéis adquirirlas en un quiosco habilitado a tal efecto y en el que se puede optar por disfrutar del “pack completo” (las cuatro actividades ya descritas) o simplemente quedarse con alguna de las cuatro atracciones. Una red de autobuses conecta entre sí dichos puntos cada pocos minutos.

Por lo que respecta al remedo de Las Vegas que se ha construido en la orilla canadiense de las cataratas (la única que visité), éste se circunscribe a poco más de una calle y, pese a su considerable nivel de “horterez” que no discuto, debo admitir que me resultó francamente divertido.

Casas del terror, restaurantes, minigolfs y tiendas de todo tipo (incluyendo una de Harley Davidson) aparecen camufladas tras una serie de fachadas a cual más impactante:

            - una efigie descomunal del león de la Metro Goldwyn Mayer

 

Niagara   Metro Goldwyn Mayer

 

            - un King Kong algo cutre agarrado a lo que pretende ser la cúspide del Empire State neoyorkino

 

Niagara   King Kong

 

            - un (capitán) Jack Sparrow dotado de cierto movimiento

 

Niagara   Jack Sparrow

 

            - unas gárgolas feísimas en la fachada de la casa de Frankenstein

 

Niagara   gargolas

 

            - unos cuantos dinosaurios que dan entrada a un minigolf

 

Niagara   dinosaurios del golf

 

            - un volcán que cada pocos minutos entra en erupción

 

Niagara volcan nocturno

 

También se puede disfrutar de una enorme noria que ofrece impresionantes panorámicas de las cataratas; especialmente con su iluminación nocturna.

 

 

 

Niagara   noria

 

 

 

 

 

 

CANADÁ 1: Toronto - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/2-canada-1

CANADÁ 2 - Toronto - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/45-canada-2-toronto-parte-ii

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar