ITALIA 1

Bolonia, Cinque Terre, Pisa

 

Manarola 2

 

 

INFINITA ITALIA

 

            Siempre he pensado que, junto a España, Italia es el país europeo que muestra una mayor diversidad de paisajes naturales y arquitectónicos.

            Ello hace sumamente difícil decantarse por una zona concreta, por lo que resulta imprescindible acotar el territorio en cada visita y dejar para ulteriores viajes aquello que no se pueda abarcar de una vez.

            Al fin y al cabo -y poniéndome como ejemplo- llevo cuatro décadas recorriendo España y todavía me faltan muchas cosas importantes por ver, de modo que se precisa de mucha calma (ya lo advertían los chicos de “Siniestro total”) y de un poco de planificación para avanzar significativamente en nuestro conocimiento del país con forma de bota.

            Puede ser interesante, en ese sentido, fijar un centro de operaciones desde el cual vayamos desplazándonos hacia los cuatro puntos cardinales en un radio máximo de digamos 200 Km.

            O bien seguir el desplazamiento de manera que cada pernoctación tenga lugar en una localidad distinta, tal como acostumbra a hacerse en los viajes organizados por agencia a los que soy un tanto alérgico.

            Como consecuencia de esto último, soy más partidario de la primera de las opciones, a la vez que también considero que debe dedicarse un viaje (o varios) exclusivamente a Roma, de la cual hablaremos unas cuantas entregas más adelante.

 

BOLONIA

 

            Por su estratégica ubicación geográfica, la histórica ciudad universitaria de Bolonia –tristemente famosa en los últimos tiempos por dar nombre a unos controvertidos planes de estudios a nivel europeo- es un lugar idóneo para usar como base. Y el “Savhotel” puede ser una magnífica elección como centro de operaciones, por cierto.

            Haciéndolo así tendríamos dentro de un radio razonable de entre 150 y 170 Km como máximo:

- Por el norte, a Padova y Venecia

- Por el este, a Rávena y –un poco más al sur- la República de San Marino

- Por el sur, Florencia, Siena y Volterra

           Y, a distancia algo menos razonable –unos 230 Km-, por el oeste, la región de Liguria en la que se encuentran las cinco poblaciones conocidas como “Cinque Terre”.

            En cuanto a Bolonia, una vez en ella merece la pena al menos realizar una visita rápida aunque ya adelanto que no se encuentra entre lo más destacado que uno puede encontrar en el país transalpino.

            Para empezar comentaré que la ciudad conserva todavía 9 de las puertas que permitían el acceso al recinto amurallado de la misma pero todas ellas son bastante sobrias y muy similares entre sí.

            Únicamente distinguiría del resto la Puerta Galliera, en la Piazza XX de septiembre, en la que también es posible contemplar restos arqueológicos romanos.

 

Bolonia   puerta

 

            Una vez persuadidos de que la muralla superviviente carece de la magnificencia de las de Ávila o Lugo, es aconsejable acceder directamente al casco antiguo y, una buena forma de hacerlo es a la altura de la puerta de San Donato, buscando la calle Zamboni.

            En ella se encuentra el Palazzo Poggi, donde reside el rectorado de la universidad boloñesa, destacando la visita al Aula Carducci, inalterada desde el siglo XIX. La entrada a la misma es gratuita, al igual que al pintoresco “Museo de los Estudiantes Europeos”, en el que pueden contemplarse objetos tan variopintos como antiguas botas de fútbol, vistosos uniformes, cómics, grafitis, balones de cuero repujado o una vistosa fonola (de la que no conocía ni una sóla de las canciones).

 

Bolonia   Aula Carduci

 

            Otras visitas que merecen la pena en la ciudad:

- Recorrer la porticada Via Indipendenza, la calle principal.

- Contemplar las torcidas torres de Garisenda y Asinelli y ascender esta última aunque se trata de una subida larga y exigente, avisados quedáis.

 

Bolonia   torres 2

 

- Pasear por las contiguas plazas Maggiore y Nettuno en lo que es el centro neurálgico de la ciudad.

 

Bolonia   plaza

 

- En la primera destacan la gótica Basílica de San Petronio (actualmente en obras) y los Palazzos de Notai, Podestá, Banchi y Accursio (antiguo ayuntamiento).

- En la contigua Nettuno puede admirarse una curiosa fuente presidida por el rey de los mares en la que los cuatro vértices son ocupados por otras tantas mujeres, de cuyos pechos –que ellas se sujetan con las manos- mana el agua. También en la plaza Neptuno se erige la Sala Borsa, antiguo edificio de la Bolsa.

- También es interesante penetrar en el Palazzo dell’Archigimnasio, sede de la Biblioteca Municipal, y sentarse tranquilamente en el Teatro Anatómico para contemplar la profusa decoración en madera del techo y los paneles laterales de la sala, concebida realmente como un anfiteatro, en cuyo centro se erige una mesa de mármol con siniestras intenciones, me temo.

- Mi lugar preferido de la ciudad es la preciosa Piazza Santo Stefano, un rincón entrañable en el que se agrupan nada menos que 7 iglesias románicas. Ojo con la dirección de la plaza porque, amén de estar algo escondida, su nombre coincide con el de otros lugares de la ciudad y, antes de encontrarla, algunos acabamos literalmente en una sede anarquista.

 

Bolonia   Santo Stefano

 

- Por último, aconsejo pasar por la Via Piella para ver el único canal que queda en la ciudad. Una imagen que languidecerá considerablemente si más tarde hacéis una escapada a Venecia, claro.

 

Bolonia   canal

 

            Un aspecto que me llamó la atención fue la ausencia casi total de establecimientos que vendieran souvenirs. Los hay pero son pocos y con tan escasa variedad de artículos que sólo con eso queda claro que no nos encontramos en un destino turístico de primer orden.

            Como compensación, en las inmediaciones de la ya citada Piazza XX de Septiembre los amantes de la numismática descubrirán varios quioscos de prensa en los que es posible adquirir, por precios muy interesantes, monedas sueltas de pequeños países como Malta, San Marino o el propio Vaticano. Algo interesante si sois coleccionistas.

 

CINQUE TERRE

 

            A unos 215 Km de Bolonia, comunicada por buenas y caras autopistas de peaje, se encuentra la Spezia, capital de la provincia en la que se encuentran estas pequeñas maravillas llamadas “Cinque Terre” (cinco tierras).

 

Cinque Terre 2

 

           Debido a lo escarpado de la orografía y a la enorme dificultad de aparcamiento en estas pequeñas poblaciones, conviene aparcar junto a la estación de tren de La Spezia, en un enorme y barato parking subterráneo a escasos metros de las vías. A continuación, lo mejor es sacar un billete de tren para un día que permita subir y bajar a voluntad en las estaciones que se desee.

            Entre la posibilidad de dirigirnos de un tirón al último de los cinco pueblos para ir regresando progresivamente sobre nuestros pasos o bien ir bajando en cada estación a medida que nos las encontrábamos nos decantamos finalmente por esta última. En este orden pues, los pueblos son los siguientes:

- RIOMAGGIORE.- Uno de los más tranquilos de los cinco pueblos, se accede al mismo desde la estación del tren a través de un túnel decorado con mosaicos de colores que representan motivos marinos. Sus casas se arraciman en la montaña y están presididas desde lo alto por la iglesia de San Juan Bautista.

 

Riomaggiore

 

Riomaggiore 2

 

- MANAROLA.- Junto con Vernazza, la más fotogénica, con sus casas verticales de colores. En su calle mayor –Via di Mezzo- hay numerosos restaurantes y también algún sitio de comida para llevar como cucuruchos con frituras marinas (gambas, calamares, etc).

 

Manarola

 

Manarola 3

 

- CORNIGLIA.- El elemento distintivo entre esta población y las otras cuatro que componen le Cinque Terre es su altitud. De hecho, hay que ascender unas altas e interminables escaleras para llegar a las casas. Es un buen momento para recordar que el billete del tren incluye el traslado gratuito entre la estación y el pueblo y viceversa.

 

Corniglia escaleras

 

Corniglia

 

- VERNAZZA.- Muy espectacular, con un pequeño puerto presidido, en su lado izquierdo, por la iglesia de Santa Margarita de Antioquía, de torre octogonal y, en su lado derecho, por el Castillo Doria, cuya torre cilíndrica es visitable.

 

Vernazza

 

Vernazza 2

 

Vernazza 3

 

- MONTEROSSO.- Quizás el más convencional de los cinco, con aspecto de pueblo costero encauzado hacia el turismo. Su paseo marítimo, aunque corto, presenta alguna que otra mansión. La iglesia de San Juan Bautista destaca en el casco antiguo y la escultura “Il Gigante” en la parte moderna. También resalta la Torre Aurora por las hermosas vistas que se divisan desde ella.

 

Monterosso

 

Monterosso 3

 

            Por desgracia, la “Ruta de l'Amore” que permite recorrer -en un camino que lleva varias horas completar- los cinco pueblos uno tras otro únicamente abre durante los meses estivales.

 

PISA

 

            Como indicaba en la introducción, si no se os ha hecho demasiado tarde o incluso si, siendo así, no os importa conducir de noche de regreso al hotel, podéis alargar la jornada acercándoos a Pisa al atardecer.

            La ciudad en sí no tiene un atractivo especial fuera del gusto que personalmente encuentro en pasear sencillamente por las calles de cualquier localidad italiana.

            En cambio, lo que aglutina el interés y la fama de Pisa es su conjunto arquitectónico, correspondiente al románico lombardo, ubicado en la Plaza de los Milagros y formado por:

- La Catedral; con planta de cruz latina y fachada de mármol, comenzada a construir en el siglo XI.

 

Pisa catedral

 

- El Baptisterio, de planta circular y decoración basada en la de la catedral, fue empezado en el siglo XII y su cúpula terminada en el XIV.

 

Pisa baptisterio

 

- El Campanile, la célebre Torre Inclinada, de 58 m de altura, construida por Bonano Pisano, que está adornada en su exterior con columnas y arquerías que también siguen la decoración de la catedral.

 

Pisa torre inclinada

 

            No tuve ocasión de visitar la también famosa Torre Guelfa a causa de la hora tardía en que arribé a la ciudad. Data del siglo XV aunque tuvo que ser casi totalmente reconstruida tras sufrir gravísimos daños en la Segunda Guerra Mundial.

 

 

 

ITALIA 2: Venecia y Florencia:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/91-italia-2-venecia-y-florencia

ITALIA 3: Rávena, Siena, San Gimignano y Volterra:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/96-italia-3-ravena-siena-san-gimignano-y-volterra 

ITALIA 4: Roma - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/97-italia-4-roma-parte-i

ITALIA 5: Roma - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/98-italia-5-roma-parte-ii

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar