LA NOCHE MÁS OSCURA

Dark Zero Thirty; una década tras Bin Laden

Parte I

  La noche mas oscura Maya con pc

 

KATHRYN BIGELOW

 

La realizadora de “La noche más oscura” pasará a la Historia por ser la primera mujer en alzarse con el Óscar al Mejor Director, lo cual consiguió con su trabajo anterior pero lo cierto es que, por encima de galardones y premios de toda índole, la californiana es una de las personalidades más inquietas e interesantes del panorama cinematográfico estadounidense.

Guionista y productora además de directora, la Bigelow fue una artista bastante radical en sus inicios literarios y también llegó a trabajar como agente de policía a pesar de su enorme talento creativo. Con el tiempo, eso sí, lograría imponer a la industria del cine su heterodoxo sello.

 

La noche mas oscura Kathryn Bigelow

 

The loveless” (1982), su primer largometraje, es una violenta película sobre pandilleros motoristas de los años 50. Bastante desconocida en nuestro país, estuvo protagonizada por Willem Dafoe.

Los viajeros de la noche” (1987), por su parte, constituyó su primer aldabonazo a las puertas de Hollywood, con una atípica película de vampiros a la que sólo le chirría su sentimentaloide final.

Después de casarse en 1989 con el también director James Cameron, con el que colaboraría en más de una ocasión, Kathryn firmaría “Acero azul” (1990), un turbio film policíaco con Jamie Lee Curtis como protagonista.

Y, apenas un año después, en el mismo 1991 en que daría por concluida su breve unión con Cameron, rodaría el film de culto “Le llaman Bodhi”, con Patrick Swayze y Keanu Reeves en un film que conjugaba atractivamente atracos y surf.

El perturbador thriller futurista “Días extraños” (1995), protagonizado por Ralph Fienness y Juliette Lewis; la fallida “El peso del agua” (2000), con Sean Penn y Elizabeth Hurley; y el thriller submarino “K19: The Widowmaker” (2002), con Harrison Ford y Liam Neeson, constituirían el preámbulo a su etapa más brillante, culminada entre 2009 y 2012 con la oscarizada “En tierra hostil” (6 estatuillas, incluyendo las de Mejor Película y Mejor Director) y esta “La noche más oscura” de la que pasamos a hablar.

 

LÍNEA ARGUMENTAL

 

Dos años después de los atentados del 11-S que derribaron las Torres Gemelas de Nueva York, la inteligencia estadounidense sigue intentando dar con el paradero de Bin Laden, el líder de Al Qaeda.

A pesar de utilizar la tortura como forma de interrogatorio, los avances siguen siendo muy lentos y nada parece acercar a la CIA a su objetivo.

 

La noche mas oscura Dan torturando

 

Después de compartir varios de dichos interrogatorios junto a Dan, la joven e inexperta Maya es enviada a la “estación” de la CIA en Islamabad.

En la capital pakistaní trabajará codo con codo junto con Jessica y Jack, bajo la dirección de Joseph Bradley.

Tras el sangriento atentado perpetrado por Al Qaeda en Arabia Saudí, a Maya se le ocurre marcarse un farol con Ammar, uno de los detenidos que se encuentran en aislamiento.

Haciéndole creer que la privación de sueño es la causa de que no recuerde que ha colaborado con ellos, Maya y Dan sacan a Ammar de su celda y le agradecen con una comida que haya evitado una masacre en Arabia Saudí.

Más relajado ante lo irremediable, el prisionero revelará un nombre que pronto captará la atención de Maya: Abu Ahmed, un presunto mensajero de Bin Laden.

Sin embargo, tampoco esa pista será fácil de seguir pues muchos de los detenidos confirman conocerle pero todos ignoran su paradero actual.

 

ESTRUCTURA DEL FILM

 

La película se estructura en capítulos, cuyos títulos aparecen sobreimpresionados y que difieren de forma considerable en cuanto a su longitud. Son los siguientes:

- Prólogo: consta únicamente de voces, que corresponden a anónimos protagonistas del 11-S pero carece de imagénes.

- El Grupo Saudí: comprende desde los interrogatorios del inicio hasta que el prisionero Ammar saca a colación el nombre del mensajero de Bin Laden.

- Abu Ahmed: abarca desde que los agentes de la CIA comienzan a preguntar específicamente por el mensajero en los interrogatorios hasta que Maya sobrevive al atentado del Hotel Marriott.

- El encuentro: el título hace referencia a la reunión organizada para conocer a un supuesto “topo” que la inteligencia jordana habría infiltrado en Al Qaeda.

- Error humano: la aparición de unos archivos a los que nadie había prestado atención cuando se recibieron, arroja un dato con el que trabajar: el nombre de familia de Abu Ahmed. Eso permitirá dar un paso adelante en la investigación.

- Táctica: las redes se van estrechando sobre el mensajero cuando se tiene acceso a un número de teléfono de su familia que comunica a intervalos irregulares con el suyo. Este es el capítulo más extenso pues llega hasta el momento en que se pone fecha a la intervención armada.

- Los canarios: los Navy Seals son utilizados como canarios en una mina; si la hipótesis de que Bin Laden ha sido localizado resulta cierta, lo abatirán. Si no lo es, se retirarán sin que nadie se entere.

 

EL PRÓLOGO

 

Un mensaje aparece tan pronto se apagan las luces: “Esta película está basada en testimonios de primera mano sobre hechos reales”.

A continuación, la pantalla permanece oscura y únicamente se sobreimpresiona la fecha 11 de Septiembre de 2001 mientras escuchamos voces de fondo en una inconexa sucesión de mensajes:

- United 1583, ¿han oído?

- Creo que nos están secuestrando.

- Avión estrellado contra el World Trade Center.

- Llega otro avión; hay que refugiarse en el hueco de la escalera.

Una telefonista del servicio de emergencias intenta tranquilizar a una mujer que siente que está a punto de morir en la segunda torre.

Unos instantes más tarde, la misma telefonista murmurará: “Dios mío…

Resulta interesante que se prive al espectador de las imágenes -no por repetidas menos impactantes- del ataque a las Torres Gemelas pues, en realidad, la película no versa sobre él sino sobre sus consecuencias.

Con eso y con todo, los mensajes sonoros resultan lo suficientemente angustiosos como para meternos en situación desde el inicio.

 

LOS INTERROGATORIOS

 

Dos años después, en una cárcel secreta de la que únicamente se indica “localización no revelada” pero que fácilmente podemos identificar con la base de Guantánamo, Dan es el único estadounidense no encapuchado de cuantos rodean a un prisionero árabe.

- Eres mío, Ammar –le dice con toda tranquilidad-; me perteneces. Mírame. ¡Si no me miras cuando te hablo, te hago daño! ¡Si te sales de esta colchoneta, te hago daño! ¡Si me mientes, te hago mucho daño!

El hombre es amarrado y todos salen del habitáculo. Dan ordena expresamente que nadie hable con el prisionero mientras uno de sus compañeros se quita la capucha. Se trata de Maya, una agente recién llegada de Washington.

- Te maqueas con tu mejor traje para tu primer interrogatorio y te toca este tío –bromea él- No siempre es tan intenso.

 - Estoy bien –asegura ella. 

Tanto como para animarle a continuar con la sesión pese a que Dan le ha ofrecido compartir un café. Cuando él le tiende de nuevo la capucha, Maya se niega a ponérsela, puesto que él no la lleva.

- ¿Saldrá alguna vez de ahí? –pregunta Maya.

 - Jamás.

El interrogatorio se reanuda y Dan sermonea al cautivo:

- Ahora mismo la clave de todo está en que tú aceptes tu situación. Estamos tú y yo. Quiero que entiendas que te conozco, que he estado estudiándote y siguiéndote desde hace mucho tiempo. Podría haberte matado en Karachi pero no lo hice. Te dejé vivir para que tú y yo pudiésemos hablar.

 

La noche mas oscura Ammar

 

Será la primera vez que escuchemos la voz de Ammar, que hasta entonces guardaba un empecinado silencio:

- Pero me pegas cuando tengo las manos atadas. No pienso hablar contigo.

- La vida no siempre es justa, amigo. ¿De verdad creías que al cogerte sería amable contigo?

- No eres importante –empieza a gritar Ammar-. Haces el trabajo sucio en la Agencia. ¿Por qué iba a respetarte, eh?

- Y tú eres el que paga. Un mandado. Una vergüenza para la Humanidad. Tú y tu tío (KSM, a quien Ammar llama Mukhtar) matasteis a 3.000 personas inocentes. Sí, tengo tu nombre en una transferencia de 5.000 dólares vía Western Union a un secuestrador del 11-S. ¡Y te pillaron con 150 kilogramos de explosivos en tu casa! ¿Y te atreves a cuestionarme a mí? Venga, tío, que estoy de coña –se ríe Dan, cambiando abruptamente de táctica-. No quiero hablar del 11-S todavía. Prefiero centrarme en el Grupo Saudí.

Dan le muestra la fotografía de un hombre del que sabe que está planeando algo “muy gordo” y pide a Ammar su email saudí. Le ofrece una manta y alimentos sólidos a cambio de esa información pero…

- Ya te lo he dicho; no hablaré contigo.

Le torturan echándole agua en la cara a través de un trapo hasta casi ahogarlo  y Dan Sentencia:

- Ésta es la cara de la derrota, colega. Tu yihad se ha terminado. Intenta entender este concepto: yo tengo tiempo; tú no. Yo tengo otras cosas que hacer; tú no. Está bien que seas fuerte y lo respeto, en serio, pero al final todos ceden, colega. Es pura biología.

Las escenas de tortura son explícitas y realistas en el film y, como tales, resultan perturbadoras, sórdidas y desagradables como no podía ser de otro modo pero se les ha acusado reiteradamente de haber sido “suavizadas” pues, con toda probabilidad, fueron mucho más crudas y brutales de lo que se muestra en la pantalla.

En cualquier caso, la decisión de Bigelow de incluirlas en la película responde a una obvia intención de aparentar objetividad. También la de hacerse eco de los rumores que apuntaban a la existencia de cárceles no oficiales en las que se practicaban torturas a los prisioneros, capturados en su gran mayoría en Afganistán, contraviniendo así las convenciones y tratados internacionales.

La cubana Guantánamo, la afgana Bagram o la polaca Gdansk se apuntan como posibles emplazamientos de algunas de estas cárceles secretas bajo supervisión de la CIA.

Por supuesto sería excesivo pretender que el guión pone al mismo nivel a los americanos torturadores que a los prisioneros terroristas pero, cuanto menos, se tiene el decoro de aclarar que en ocasiones los “adalides de la libertad” se toman ciertas licencias, trasgreden determinadas normas y conculcan cuantos derechos consideran oportunos en aras de la “guerra contra el terrorismo”.

No se cuestiona ni se aplaude abiertamente (aunque en la parte final del film se aluda a la cancelación del “programa de detenidos” como causa de la falta de información útil) pero sí se deja constancia del hecho.

Lo que no se busca, en ningún caso, es la neutralidad, no en vano la directora ha manifestado abiertamente que su película constituye un homenaje a los hombres y mujeres que posibilitaron la localización y eliminación del líder de Al Qaeda.

Los interrogatorios incrementarán su dureza a lo largo de la película y en algunos de ellos Dan llegará al extremo de desnudar al prisionero delante de Maya y de pasearlo a cuatro patas con un collar para perro.

Las vejaciones a las que se ve sometido Ammar no supondrán, sin embargo, el ablandamiento de la novata, a quien el preso pedirá ayuda:

- Tu amigo es un animal; por favor, ayúdame.

 - Puedes ayudarte tú mismo diciendo la verdad –será cuanto obtenga de ella.

Posteriormente, Maya irá haciendo suyas las mismas frases de Dan, imitando el maltrato físico y psicológico que éste dispensa a los prisioneros, con la única diferencia de que ella contará con algún soldado para usar la fuerza bruta en su lugar.

 

LLEGADA A PAKISTÁN

 

A su llegada a la estación de la CIA en Islamabad, el coche de Maya es obligado a detenerse frente a una barrera y la agente recibe la orden de abrir el maletero mientras la parte inferior de su vehículo es minuciosamente inspeccionada en busca de explosivos.

Ya en el interior del edificio, Maya es presentada por Dan al que será su jefe: Joseph Bradley, al cual le han llegado rumores de Washington que indican que la chica “es una fiera”.

 

La noche mas oscura Dan y Bradley

 

- ¿Qué le parece Pakistán?, le pregunta Bradley, tal vez queriendo medir su grado de franqueza, la cual obtendrá sin cortapisas.

- Está hecho una mierda.

- Viene de forma voluntaria, ¿no?, aparenta él sorpresa.

- ¡No!, exclama ella con vehemencia, haciendo sonreír (casi por única vez en todo el film) a Bradley.

La primera toma de contacto entre Maya y su nuevo jefe resulta tremendamente reveladora y anticipa ya algunas de las condiciones que presidirán sus relaciones.

Vemos así desde el principio que Maya es franca, directa y poco dada a la diplomacia. Que dice lo que piensa y que, en general, es poco permeable a los rechazos que en ocasiones provocan sus palabras.

Tampoco Bradley es muy dado a las concesiones pero en su caso el hecho se ve agravado por la vara de mando que ostenta, lo que en la práctica le llevará a desoír casi siempre las sugerencias o teorías de sus subordinados, con una inclinación a la burocracia que le hará chocar con Maya una y otra vez.

El humor se hallará siempre ausente en la relación entre ambos pero ésta tampoco denota una supeditación de la agente hacia su teórico jefe. El hecho de haber sido enviada allí por uno de los “peces gordos” de la CIA -“el Lobo”- y sus propias y obsesivas convicciones llevarán a Maya en más de una ocasión a sobrepasar la teórica línea invisible que marca la jerarquía.

 

EL FAROL

 

El 29 de mayo de 2004, un comando de Al Qaeda entra en un hotel de Khobar (Arabia Saudí) y masacra a 22 personas, sin hacer distinción entre norteamericanos y musulmanes.

Jessica y Dan siguen las noticias por televisión y él se siente muy frustrado porque no está obteniendo de Ammar lo que necesitan.

Será entonces cuando Maya tenga un golpe de inspiración y decida hacer creer al incomunicado Ammar que el golpe ha fracasado, frustrado a causa de sus propias revelaciones.

Aunque al principio el prisionero se muestra ligeramente escéptico, la evidencia de ser sacado de su confinamiento y poder disfrutar junto a ellos de una comida normal le hace relajarse ante lo ya consumado. Incluso se diría que experimenta cierto alivio, al recibir de ellos el indirecto consuelo de que su ayuda fue fruto de la tortura y, por tanto, involuntaria.

- Después de tenerte despierto 96 horas nos diste los nombres de tus hermanos y ayudaste a salvar las vidas de muchos inocentes –le dice Maya.

- Como debe ser –añade Dan-; empiezas a pensar por ti mismo. Venga, come, tío: tienes hummus, tabulé, higos… te lo has ganado.

- Entonces –prosigue el propio Dan mientras Ammar comienza a dar cuenta de la comida-, volaste vía Ammán hasta Kabul, ¿no? Para ver a tu tío, Mukhtar.

- ¿Cómo sabes eso?, se sorprende el prisionero, a quien Dan pregunta entonces por lo que hizo antes de volver a Peshawar.

- Después del 11-S tuve que escoger: luchar por nuestro territorio o huir.

- Y escogiste luchar, ¿no? –le anima Dan.

- Queríamos matar americanos. Intentamos entrar en Tora Bora pero caían demasiadas bombas y no pudimos entrar.

- Perdona –interviene Maya-, ¿a quién más te refieres?

- Era otra gente que iba con nosotros en esa época.

Cuando Dan le amenaza con volver a colgarle del techo, Ammar pronuncia algunos nombres: Hamza Rabia, Khabal al-Masri y Abu Ahmed.

- ¿Quién es Abu Ahmed? –pregunta Maya, súbitamente interesada-; los otros sí me suenan. ¿Su nombre de familia?

- Abu Ahmed Al Kuwaití.

- Abu Ahmed significa “padre de Ahmed”, es una cunia. Ammar, sé distinguir entre un nombre de guerra y un nombre árabe –protesta Maya mientras Dan le dice a Ammar: “ahí te ha pillado”.

- Os lo juro, no sé su nombre de familia. Nunca le habría preguntado algo así.

 

ABU AHMED

 

Los interrogatorios posteriores, realizados a detenidos que estuvieron al servicio de miembros destacados de Al Qaeda como el tío de Ammar, Khalid Sheikh Mohammed (KSM), sólo lograrán acreditar la existencia de Abu Ahmed pero no su paradero ni la naturaleza de sus relaciones con los líderes de la banda.

Para complicar más la cuestión, una Maya disfrazada con peluca y asistida por su compañero Hakim como intérprete interrogará, en una cárcel secreta de la CIA en Gdansk (Polonia), a un prisionero que atribuye a Abu Ahmed una asidua labor de correo entre Abu Faraj (el sustituto de KSM como número 3 de la organización terrorista) y el mismísimo Bin Laden.

 

La noche mas oscura Maya en Polonia

 

No obstante, cuando Maya comparte sus progresos con Bradley, en presencia de Dan y de Jessica y le pone al corriente de que dos decenas de detenidos han reconocido la fotografía de Abu Ahmed y confirman su papel de enlace con la cúpula de Al Qaeda, su jefe sólo destaca el hecho de que sigue sin conocer el verdadero nombre del mensajero y tampoco tiene ni idea de dónde se encuentra.

Algún tiempo después y como consecuencia de una trampa tendida por las fuerzas de seguridad pakistaníes, Abu Faraj Al Libi es capturado cerca de la frontera afgana. Después de ser interrogado durante un tiempo por las autoridades locales, no en vano el libio será acusado de organizar los dos atentados fallidos contra el presidente pakistaní Pervez Musharraf, el terrorista pasa a manos americanas.

Aunque Dan dirige los primeros interrogatorios, pronto será Maya quien se haga cargo de los mismos, ansiosa por saber más del misterioso mensajero.

 

La noche mas oscura Dan y Abu Faraj

 

- Muchos hermanos nos han dicho que Abu Ahmed era el mensajero de Bin Laden y que trabajaban muy de cerca –pregunta una Maya con los cabellos ocultos bajo un pañuelo.

- Está hablando de Abu Kalid –responde, ceñudo, Faraj.

- ¿Quién? –insiste Maya con un escepticismo apenas disimulado.

- Al Baluchi, mi mensajero para el Sheik –prosigue el detenido.

- Vale. ¿Me está diciendo que todos los demás hermanos se equivocan y hay un famoso Baluchi que trabaja para usted y Bin Laden del que jamás he oído hablar?

- ¿Por qué iba a haber oído hablar de él? –pregunta Faraj a su vez con cierto desdén.

- ¿Qué aspecto tiene ese tal Baluchi? –se resigna ella a preguntar.

- Alto, barba blanca y larga, delgado, usa un bastón.

- Un poco como Gandalf –desliza Maya.

- ¿Quién? –inquiere él, desconcertado.

A estas alturas, Maya ya no desvía la mirada ni titubea cuando ordena a los soldados que golpeen a Faraj tras una respuesta poco satisfactoria o que lo sometan a tortura con agua.

 

La noche mas oscura Maya con pañuelo

 

- ¿Se da cuenta de que esto no es una cárcel normal? Usted establece el trato que recibe –repite ella las palabras escuchadas tiempo atrás a Dan.

La respuesta de Al Qaeda a la detención del propio Faraj serán los atentados de Londres del 7 de julio de 2005, en los que fallecen 56 personas y otras 700 resultan heridas.

Dan comenta a Maya, cuando ambos coinciden en la cárcel secreta de la CIA en Bagram (Afganistán), que Faraj seguirá negándose a reconocer la existencia de Abu Ahmed o morirá bajo la tremenda presión que ella le está aplicando.

Pese a ello se niega a ayudarla porque para entonces ya ha decidido regresar a Estados Unidos y “hacer el paripé” durante un tiempo en Washington:

- He visto demasiados tíos desnudos. Llevaré más de 100 putos tíos ya. Tengo que hacer algo normal una temporada.

Dan le propone que le acompañe en calidad de número 2, ya que también la ve quemada pero ella está obsesionada con encontrar al mensajero de Bin Laden y rehúsa su ofrecimiento.

- Oye, Maya –todavía tiene tiempo de advertirle-, ten mucho cuidado con los detenidos ahora. La política está cambiando y no te conviene ser la última con un collar de perro en la mano cuando venga el Comité de Supervisión. Y ándate con cuidado al volver a Pakistán; ahora te conocen todos.

El comentario de Dan alude a la apertura de una investigación del programa de detención e interrogación de la CIA que fue decretada por el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense el 5 de marzo de 2009, dos meses después de la toma de posesión de Barack Obama como Presidente de los Estados Unidos.

Dicha investigación arrojaría multitud de datos inquietantes relativos a torturas y abusos sobre los prisioneros, información falsa proporcionada por la propia CIA, personas inocentes detenidas e incluso la existencia de contratistas pagados para asesorar sobre las torturas o ejecutarlas ellos mismos.

Tras la publicación del informe del Senado, varios medios de prensa señalaron que "el único empleado de la CIA conectado al programa de interrogatorios que fue a la cárcel" fue John Kiriakou, el informante que fue "procesado por suministro de información a la prensa".

Por lo demás, como cabía esperar, no se iniciaron acciones judiciales pese a la presión de diferentes organizaciones humanitarias.

 

EL ENCUENTRO

 

El 20 de septiembre de 2008, Maya cena con Jessica en el hotel Marriott de Islamabad y su amiga le pide que se olvide de Abu Ahmed –“Faraj te la ha jugado; son cosas que pasan”- y se centre en las células que en Londres y España planean la próxima ronda de atentados.

Pero Maya afirma poder trabajar en ambos frentes a la vez. Jessica recibe en ese momento una llamada de Jack, atrapado en un atasco, cuando se produce una brutal explosión en el hotel. Las dos mujeres logran escapar del caos, atravesando las destrozadas cocinas.

 

La noche mas oscura Marriott

 

Más tarde sabrán que ha sido un camión bomba, cargado con más de 1.000 kilos de explosivos, el que ha abierto un cráter de 10 metros de ancho delante del hotel, causando la muerte de 53 personas e hiriendo a 266.

No mucho después de eso, un topo de la inteligencia jordana –un médico llamado Human Khalil al-Balawi- graba un vídeo mientras se encuentra reunido con los patriarcas en los territorios tribales del norte de Pakistán.

Al parecer, los jordanos se lo han trabajado con cenas y dinero y le han convencido de que es su deber de patriota traicionar a Al Qaeda y hacerse rico de paso pero Bradley no se traga esa historia.

En cualquier caso, le comentan Jessica y Maya, deberían reunirse con él para evaluarle y ver qué puede hacer por ellos.

Sin embargo, Balawi no está dispuesto a viajar a Pakistán por considerarlo demasiado arriesgado, de manera que se ofrece a recibirles en Miran Sha, en las zonas tribales –“sabe que somos blancos; nos secuestrarían”-, de modo que se les ocurre una opción intermedia: organizar un encuentro en el campamento Chapman, en Khost (Afganistán).

Jessica se desplaza hasta allí pero no Maya pues se niega a “estar de pegote” y tampoco quiere eclipsar el protagonismo de su amiga, la primera en verle el potencial a Balawi, a quien por otra parte han ofrecido 25 millones de dólares.

La idea es que, dada la influencia que él se atribuye, en un plazo de entre seis meses y un año sea nombrado para atender al propio Bin Laden; en ese momento confían en que los 25 millones le hagan entregárselo. “Y, si no, le matamos”.

El 30 de diciembre de 2009, Jessica alecciona a todos en la Base de Operaciones Avanzada Chapman, instalación clave de la CIA en Afganistán.

Con gran ingenuidad, hasta ha hecho una tarta para el invitado, al cual ordena le sea franqueado el paso por parte de los guardias de la entrada, en lo que constituye una flagrante excepción de los procedimientos de seguridad. Sólo será un minuto y podrán registrar al “invitado” en cuanto llegue.

 

La noche mas oscura Base de Afganistan

 

Por desgracia, el supuesto contacto y su chófer se inmolan en un atentado suicida con un chaleco bomba, causando la muerte de 7 agentes de la CIA (Jessica entre ellos) e hiriendo de gravedad a otros 6. Los talibanes reivindicarán el atentado con posterioridad.

Un compañero encuentra a Maya hecha un ovillo en un rincón de su despacho y, después de preguntarle si está bien, le comenta con todo el tacto de que es capaz:

- Creía que este día no podía empeorar pero hay malas noticias de la inteligencia saudí: el mensajero Abu Ahmed está muerto. Es el vídeo de un detenido.

Maya le arrebata la cinta de sus manos y lo pone de inmediato, escapando a su momentáneo sopor. En el vídeo, un prisionero declara, tras ver la fotografía de Abu Ahmed, que éste murió en Afganistán en 2001 y que él mismo lo enterró con sus propias manos en Kabul.

Cuando horas después llega Jack, no sabe ni qué decirle a su amiga, por lo que se limita a preguntarle qué va a hacer.

- Voy a cargarme a todos los que han participado en la operación. Y luego voy a matar a Bin Laden.

Jack no se permite dudarlo.

 

EL ARCHIVO

 

- Quiero dejar algo absolutamente claro. Si creían que había una unidad secreta por ahí investigando a Al Qaeda quiero que sepan que se equivocan. Eso es lo que hay. Ninguna unidad especial vendrá a ayudarnos. No hay nadie más escondido en otra planta. Sólo estamos nosotros y estamos fracasando. Nos gastamos miles de millones, la gente muere y no estamos más cerca de vencer al enemigo. Nos atacaron por tierra en el 98, por mar en el 2000 y por aire en 2001. Mataron a 3.000 de nuestros ciudadanos a sangre fría y han masacrado a nuestras tropas en el frente. Y ¿qué cojones hemos hecho nosotros, eh? Tenemos 20 nombres de líderes y sólo hemos eliminado a 4. Quiero tener objetivos. Hagan su puto trabajo y denme personas que matar.

Sólo Maya se atreve a mirar a George, uno de supervisores de la CIA, durante el agresivo discurso de éste mientras compañeros y jefes evitan la mirada de su superior.

 

La noche mas oscura George abroncando

 

Poco después, Debbie, una joven compañera, acude a Maya porque ha encontrado una carpeta en los archivos en la que aparecía uno de los miembros de una lista de sospechosos que les mandaron los marroquís después del 11-S: Ibrahim Sayeed.

Les aconsejaron que lo vigilasen, en la certeza de que toda su familia y también su familia política tenían lazos con KSM, el número 3 de Al Qaeda en esa época.

Incluso fue detenido por llevar papeles falsos y un visado trucado mientras salía de Afganistán para ir vía Marruecos hasta Kuwait: “Abu Ahmed Al Kuwaití. Tiene que ser Abu Ahmed”.

Un error humano debido a la confusión reinante tras los atentados de las Torres Gemelas, cuando muchos países se dedicaron a enviarles pistas para ayudar, fue probablemente la causa de que nadie hubiera visto esa carpeta hasta entonces. Por desgracia, esa información parece inútil a esas alturas.

No obstante, poco después informará a Dan en el Cuartel General de la CIA en Langley del hallazgo de Debbie.

- Su nombre de familia es Sayeed.

- Vale pero está muerto. ¿Eso no hace que sea menos interesante para ti? –ironiza él.

Sin embargo, Maya le cuenta que Abu Ahmed es uno de ocho hermanos, todos los cuales se parecen y tres de ellos estuvieron además en Afganistán. “¿No es posible –pregunta Maya- que si los tres hermanos mayores se dejaron barba en Afganistán empezaran a parecerse?

Su teoría es que el muerto sería el hermano mayor y que la fotografía que tiene la CIA de Abu Ahmed está equivocada.

Cuando Dan le pregunta en qué basa su sospecha, ella le responde que no han interceptado ninguna conversación sobre la muerte de Abu Ahmed y que sólo tienen a un detenido que enterró a alguien que se le parecía pero Maya opina que, de ser cierto, en internet y en los chats no habría dejado de hablarse de ello.

Por otra parte, es imposible que Abu Ahmed muriese en 2001 porque en 2002 estaba intentando entrar en Tora Bora con Ammar.

La chica se cabrea notablemente cuando Dan insinúa que ella “quiere” que eso sea verdad pero él interrumpe sus gritos preguntándole qué es exactamente lo que necesita.

- Remueve cielo y tierra y consígueme el puto teléfono de la familia Sayeed.

Serán necesarios entre 200 y 400.000 dólares, le dirá Dan al “Lobo”, a quien encuentra rezando sus oraciones en dirección a La Meca, para tener acceso al facilitador que busca Maya.

 

La noche mas oscura El lobo

 

- Es tu fiera, Lobo; tú la mandaste allí.

- Como sabes –le responde el jefe-, Abu Ghraib y Guantánamo nos han jodido. El programa de detenidos es ahora como la peste y nos salen senadores por las orejas. El director está muy preocupado. No pararán hasta que tengan un culpable.

- Yo lo dirigí… y lo defenderé –se compromete Dan.

- Hecho.

No mucho después, el propio Dan comparte una copa junto a un kuwaití en una sala de fiestas con muchas mujeres guapas occidentales y asiáticas pero su presunto amigo cuestiona dicha amistad porque Dan sólo le llama cuando necesita ayuda mientras que siempre está demasiado ocupado para descolgar el teléfono cuando es él quien precisa algo.

- Vale, tienes razón. ¿Qué tal un Lamborghini V-10? ¿Eso es amistad?

Sacan de la cama al responsable del concesionario y el “amigo” de Dan escoge un modelo poco discreto:

- Buena elección. Amarillo centella. Si das la nota, dala de verdad.

Dan le da un papel en el que está escrito “Sayeed”. Es un terrorista, le dice también y su madre vive allí, en Kuwait. Sólo quiere su número de teléfono.

Su interlocutor le pone una condición: “no habrá consecuencias en Kuwait”.

- Puede que alguien muera en algún momento en Pakistán, concede Dan.

 

EL MÓVIL

 

Fiel a su palabra, el amigo kuwaití de Dan consigue el número de teléfono de la familia Sayeed en Kuwait, lo que permitirá al equipo de Maya rastrear diversas llamadas desde dicho número hasta diversos móviles localizados en Pakistán pero la división terrestre parece hacer caso omiso, ya que no envía ninguna unidad después de cada contacto.

Enterada de esto, Maya aborda a Larry, el jefe de la división de tierra, al que preguntará a gritos:

- ¿Por qué no has enviado ninguna unidad a Rawalpindi?

Sin inmutarse, lo más mínimo, Larry le responde:

- Primero es peligroso y segundo esa zona sigue demasiado congestionada para que seamos efectivos sin información previa.

- Ya –insiste Maya-; por eso debes actuar con antelación, para minimizar el tiempo de respuesta.

- No funcionaría.

- ¿Por qué?

- Nunca se mantiene al teléfono lo suficiente.

- Si no lo intentas… -le reprocha ella.

- Mira, no tengo personal.

- Eso es mentira, tío –replica Maya sin arredrarse.

- ¿Sí? Ahora mismo mis chicos no pueden ni dormir siguiendo las amenazas dentro de Pakistán.

- Ya. Y lo entiendo pero me da igual que duerman o no.

 

La noche mas oscura Larry

 

Resistiéndose a soltar su presa, Maya sigue a Larry hasta la cantina y le ofrece una cerveza sin mediar palabra. Él apaga entonces la televisión, resignado a hablar con la chica, a la que pregunta con calma:

- Ese tío con el que estás obsesionada, ¿cómo dices que se llama?

- Abu Ahmed Al Kuwaití es su nombre de guerra. Su verdadero nombre creemos que es Ibrahim Sayeed. La familia vive en Kuwait y tenemos pinchadas sus llamadas.

- ¿No eran como ocho hermanos y un millón de primos que sepamos? Cualquiera podría estar llamando. No es que diga: “hola, mamá, soy yo, el terrorista”.

- Ya, lo sé pero mira: a lo largo de dos meses ha llamado desde seis cabinas distintas de dos ciudades distintas (Rawalpindi y Peshawar) sin usar nunca el mismo teléfono dos veces. Y cuando su madre le preguntó dónde estaba, mintió, dijo que estaba en el campo, con mala cobertura, como si estuviera con las tribus cuando, en realidad, estaba en un mercado de Peshawar. Lo siento pero eso no es una conducta normal. Eso es táctica.

- A lo mejor es que no soporta a su madre –intenta bromear Larry aunque Maya no está para bromas.

- Muchos amigos míos han muerto intentando hacer esto. Creo que yo sigo viva para poder acabar el trabajo.

Hakim, el pakistaní integrante de la división que ya acompañó a Maya a Polonia, vigilará varios locutorios durante las semanas siguientes pero sin ningún éxito.

 

La noche mas oscura Karim

 

Mientras tanto el nerviosismo crece y el 1 de Mayo de 2010 es abortado un atentado con coche bomba en Times Square, Nueva York, gracias al fallo del dispositivo, que finalmente la policía neoyorkina logra desactivar con ayuda de un robot. El responsable será capturado dos días después a bordo de un avión a punto de despegar hacia Dubai y condenado a cadena perpetua.

Harta de tanta ineficacia, Maya acecha a Bradley hasta que lo encuentra en los pasillos:

 

La noche mas oscura Bronca Maya y jefe

 

- Tengo que hablar contigo para aumentar la vigilancia sobre esas llamadas.

- No tenemos vigilancia sobre esas llamadas. ¿Acaban de intentar volar Times Square y tú me hablas de un facilitador del que un detenido hace siete años dijo que podría estar trabajando con Al Qaeda?

- Es la clave para llegar a Bin Laden.

- Me importa un carajo Bin Laden –le responde su jefe con suma acritud.- Sólo me importa el próximo atentado. Vas a empezar a trabajar en las células americanas de Al Qaeda. ¡Protege nuestro país!

- Bin Laden es el que les dice que ataquen nuestro país –le echa un pulso Maya-; Si no fuera por él, Al Qaeda seguiría centrado en objetivos extranjeros. Si de verdad quieres proteger nuestro país tienes que pillar a Bin Laden.

- ¡Ese tío nunca ha visto a Bin Laden! –explota Bradley. Es un freelance que trabaja por el puto internet. Nadie ha hablado con Bin Laden en 4 años. Ya no pinta nada. Podría estar muerto perfectamente y ¿sabes qué haces tú? ¡Persigues a un fantasma mientras toda la puta red crece a tu alrededor!

Eso desata la ira de Maya hasta un punto al que seguramente su jefe no la creía capaz de llegar:

- ¡Y tú quieres que pille a un pobre mulá cantamañanas para poder tachar esa taquilla en tu currículum que diga que cuando estuviste en Pakistán pillaste a un terrorista de verdad pero lo cierto es –comienza a gritarle ya sin contemplaciones- que no entiendes Pakistán y no conoces Al Qaeda! ¡O me das el equipo que necesito para seguir esta pista o lo que vas a tener en tu currículum es ser el primer jefe de sede que comparece ante el Comité del Congreso por escatimar esfuerzos para capturar o matar a Bin Laden!

- Estás como una puta cabra –le responde su jefe, casi sonriendo de pura rabia.

- Necesito –se muerde la lengua Maya para no responder a su insulto- cuatro técnicos y un piso franco en Rawalpindi y cuatro técnicos y un piso franco en Peshawar. O me los mandas o me envías de vuelta a Washington y le explicas al director por qué lo has hecho.

Esta discusión marca un punto de no retorno en la relación entre ambos, que por otra parte no se prolongará mucho tiempo.

Con todas las cartas sobre la mesa, Bradley deberá poner en la balanza su mediocre gestión en Pakistán frente al incuestionable liderazgo que Maya ejerce sobre el equipo destacado allí.

Por no hablar del evidente respaldo que la agente tiene en la sede central de la CIA en Langley.

De este modo, ella gana claramente el pulso y su jefe no tendrá otro remedio que tragarse el orgullo y claudicar.

 

 

 

 

 

 

LA NOCHE MÁS OSCURA - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/260-la-noche-mas-oscura-parte-ii

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar