LOS PÁJAROS

 

Hitchcock descubre a Tippi Hedren

 

Los pajaros Rod Taylor en apuros

 

EL BLU-RAY ENMIENDA LA PLANA AL DVD

 

De todas las películas de la etapa americana de Hitchcock que he tenido ocasión de ver en formato dvd, ésta es la única que presenta una calidad visual indigna de sus méritos cinematográficos.

Con aspecto de haber sido transferida del master de un vhs defectuoso, la cinta presenta numerosos fallos (puntos y rayas, sobre todo) y su definición no saca partido alguno de la magnífica fotografía de Robert Burks, no siendo ni de lejos la que cabe esperar de un clásico del suspense universal.

 

Los pajaros Hitchcock en rodaje

 

Por desgracia, las sucesivas reediciones en ese formato (el negocio es el negocio) nunca llevaron aparejada remasterización alguna, por lo que debo aconsejar a los buenos aficionados al cine que prescindan de adquirirla en dvd.

Afortunadamente, la edición del film en formato blu-ray sí ofrece condiciones decorosas para una película que, sin gozar de la devoción de “Vértigo”, “La ventana indiscreta” o “Con la muerte en los talones”, está lejos de constituir un trabajo menor en la filmografía del mago del suspense.

 

LÍNEA ARGUMENTAL

 

Melanie Daniels es una mujer atractiva –bonito cabello rubio, largas y bien torneadas piernas, estilizada figura- de buena familia, cuya debilidad es gastar bromas a los demás.

En una ocasión, mientras espera en una tienda de animales de San Francisco a que llegue la exótica ave que ha encargado, aparece un hombre que le resulta interesante, de modo que, cuando él le pregunta si trabaja allí, ella le responde afirmativamente.

 

Los pajaros en la pajareria

 

El caballero desea comprar una pareja de periquitos para el cumpleaños de su hermana menor, por lo que interroga a Melanie acerca de ciertas cuestiones relacionadas con los pájaros.

La joven demuestra demasiado obviamente su total desconocimiento del tema y la cosa se complica al pedirle el desconocido que coja un canario de una jaula. Intrépidamente, Melanie lo intenta pero el animal logra escapar, empezando a revolotear por la tienda.

El hombre logra atraparlo de inmediato con su sombrero pero, a continuación, le confiesa que ha estado burlándose de ella desde el principio.

Presentándose como Mitch Brennan, de profesión abogado, le explica que estuvo presente en el juicio en que ella era acusada de haberse bañado desnuda en una fuente de Roma, de manera que la había reconocido nada más entrar.

Mitch no se priva de opinar abiertamente que sólo el hecho de que el padre de Melanie sea el propietario de un gran periódico ha librado a la joven de varias merecidas condenas a causa de sus gamberradas.

Y así, tras lo que considera un pequeño escarmiento -¿qué tal sienta que le gasten bromas a uno?- abandona la pajarería.

 

Los pajaros Tippi guapisima

 

Sin embargo, ha conseguido interesar a la dama, que se apresta a anotar la matrícula de su coche para averiguar la dirección del abogado.

Melanie compra entonces una pareja de periquitos y se dirige al apartamento de Mitch con la jaula.

Sin embargo, a su llegada, un vecino le informa de que el caballero va a estar ausente durante todo el fin de semana pues se ha marchado a un pequeño pueblo costero llamado Bahía Bodega, a un centenar de kilómetros al norte de San Francisco.

Después de pensarlo, Melanie decide trasladarse allí con su coche. Ya en Bahía Bodega será informada de que la casa de Mitch está al otro lado de la bahía aunque no saben decirle el nombre de la hermana del abogado, un dato que ella necesita para la tarjeta.

Para obtener dicha información la remiten a Annie, la maestra local. Ésta resulta ser una bonita joven que no puede ocultar su curiosidad por la relación que une a la recién llegada con Mitch.

 

Los pajaros la maestra

 

Una vez obtenido el dato que necesitaba para la nota que acompañará a la jaula con los periquitos, Melanie cruza la bahía con una lancha y se introduce audazmente en la casa de los Brenner, dejando allí los periquitos junto a una escueta felicitación para la niña.

 

Los pajaros Melanie en barca

 

Vuelve a la barca para regresar pero en ese momento Mitch entra en la casa y, al advertir la presencia de la jaula, sale rápidamente, buscando a Melanie con la mirada.

No tarda en verla en el bote, por lo que sube a su coche y se dirige al embarcadero, de modo que ambos llegan al pueblo casi al mismo tiempo.

Sin embargo, antes de desembarcar, Melanie sufre el ataque de una gaviota, que la hiere en la cabeza.

 

Los pajaros ataque de la gaviota

 

 

Mitch comenta la insólita actitud del ave mientras cura a la joven en la cafetería del pueblo, en la que poco después hace su aparición la madre del abogado.

 

Los pajaros curando a Melanie

 

Aunque Mitch presenta a ambas mujeres, su madre no parece precisamente entusiasmada con la situación y menos cuando su hijo invita a cenar a la desconocida.

Pese a que Melanie afirma ante ella ser amiga de Annie, poco después habrá de volver a la casa de la maestra para alquilarle una habitación en la que pasar la noche.

Su nueva anfitriona le cuenta entonces que en el pasado fue la novia de Mitch aunque todo terminó entre ellos tiempo atrás, si bien no le oculta que la razón de haberse quedado a vivir en Bahía Bodega fue para permanecer cerca de él, dado que el abogado pasa todos los fines de semana en el pueblo.

Según lo pactado, Melanie se traslada al anochecer a casa de Mitch, donde es recibida muy efusivamente por Cathy, la hermanita de él.

 

Los pajaros la hermana 2

 

Después de la cena, el abogado se muestra algo insolente con su invitada, incidiendo en el asunto de Roma.

No obstante, Melanie, que no oculta su carácter en ocasiones algo frívolo, se declara inocente de ese caso concreto, ya que ni estaba desnuda como se publicó en un diario rival del de su padre ni era cierto que se hubiera bañado voluntariamente en la fuente, puesto que fue empujada.

Algo irritada, la muchacha regresa a casa de Annie y ambas tienen entonces una agradable tertulia que se ve interrumpida por una llamada de Mitch. Éste desea asegurarse de que ella ha llegado bien y le insiste también en que asista a la fiesta de cumpleaños de su hermana, que tendrá lugar al día siguiente.

Pese a sus reticencias, Melanie acaba aceptando la invitación, con el consiguiente recelo de Annie. Más tarde, ambas oyen un ruido en la puerta y resulta ser un pájaro que, extrañamente, parece haberse suicidado al lanzarse contra la casa.

 

A LA SOMBRA DE OTRAS GRANDES DE HITCHCOCK

 

Resulta difícil descollar en una lista en la que figuran clásicos inmortales como “Vértigo (De entre los muertos)”, “La soga”, “La ventana indiscreta”, “Psicosis” o “Con la muerte en los talones” y ello provoca que, en ocasiones, “Los pájaros” no haya recibido el justo reconocimiento de sus muchos méritos.

Basado en un vigoroso guión de Evan Hunter -que se inspira tanto en una historia de Daphne Du Maurier como en una noticia real aparecida en un diario- y usando elementos tan aparentemente inofensivos como las aves, Hitch logra crear un clima progresivamente tenso y asfixiante que desemboca en auténtico terror.

 

Los pajaros cuervos en baranda

 

Los pajaros ataque masivo

 

Los pajaros destroza

 

Con singular acierto, el mago del suspense evita ofrecer explicación alguna al comportamiento anómalo de los pájaros, algo que en su momento defraudó a muchos de los espectadores aunque sea precisamente en ese enrarecimiento desprovisto de racionalidad donde reside el mayor acierto del film.

Como también lo es la interesante trama emocional que se establece entre la recién llegada y los Brenner: la atracción de Mitch, la simpatía de la hermana menor Cathy y la abierta hostilidad de la madre Lydia. Sin olvidar las reticencias de la ex novia Annie Hayworth, la maestra del pueblo.

 

Los pajaros madre e hijo

 

De hecho, la historia funcionaría perfectamente incluso sin la inclusión del perturbador elemento fantástico.

Y es que la irrupción de lo excepcional en la cotidianeidad de los protagonistas, una fórmula que años después haría suya el prolijo novelista Stephen King, constituye el punto de partida del argumento.

Los efectos especiales tienen una crucial importancia en esta producción, destacando los pájaros artificialmente superpuestos a los reales (en una época en la que no existía, obviamente, la infografía) y, muy por encima de todas, la magistral escena en que explota la gasolinera. La resolución visual de la misma parece impropia de la época en que se rodó, a principios de los sesenta (concretamente, en 1963).

 

Los pajaros en llamas 2

 

En cuanto a los exteriores, se rodaron realmente en la localidad californiana de Bodega Bay y sus alrededores -por ejemplo, la escuela pertenece a la vecina Bahia Lane- aunque algunas tomas corresponden a los canales de Venice, en Los Angeles.

 

Los pajaros Bahia Bodega

 

Los pajaros escuela

 

Tampoco faltan las escenas rodadas en San Francisco, que se concentran en la parte inicial de la película.

Un último e interesante apunte: la película carece de música, por lo que la labor de Bernard Herrmann, compositor de algunas de las partituras más inolvidables de la filmografía de Hitchcock (“Vértigo” o “Psicosis” entre ellas) se limitó a asesorar al director acerca de los sonidos que debían prevalecer.

Es díficil concretar el enorme poso que ha dejado este inolvidable film en la Historia del Cine fantástico y de terror, el cual se manifiesta en un sinfín de homenajes o plagios en los que las aves son sustituidas por todo tipo de bichos: murciélagos, abejas y hasta tiburones.

En 1994 se rodó un aberrante telefilm llamado oportunistamente “Los pájaros 2: el fin del mundo” que no merece mayor comentario y cuya realización corrió a cargo del mediocre director neoyorkino Rick Rosenthal pero el principal “atentado” cometido contra el clásico de Hitchcock es la mera existencia de “Birdemic: shock and terror”, un engendro alucinante que, más que ver la luz, surgió de las tinieblas más pavorosas en 2010.

Con efectos visuales que producen un absoluto sonrojo, no fue presentada oficialmente como un remake de “Los pájaros” pero su historia es similar y hasta cuenta con un cameo a cargo de la propia Tippi Hedren, a quien sin duda debieron engañar para tomar parte en semejante bodrio.

Lo paradójico del caso es que medio siglo después del estreno del film de Hitchcock, con los efectos visuales tan evolucionados que son capaces de hacernos creer cualquier cosa en una pantalla, el impresentable director de origen vietnamita James Nguyen se despachara con esta cinta en la que las aves no guardan proporción alguna con el tamaño de los demás elementos y además parecen creadas mediante un pueril sistema de “copia y pega” que las hacen resaltar (negativamente, claro) como estucos sobre una pared lisa.

No contento con este insulto al cine, el tal Nguyen se permitió el lujo de rodar (es un decir) una secuela -“Birdemic 2: The Resurrection”- que conjuntamente con la primera se han convertido, ver para creer, en películas de culto para una serie de aficionados cuya salud mental me permito poner en duda.

Desde hace años planea la posibilidad de realizar un remake en toda regla del film de Hitchcock, algo totalmente innecesario para el que suscribe, pero cuyo rumor regresa de nuevo con fuerza este 2015. Hasta se ha apuntado el nombre de Michael Bay como productor de ese futuro film.

 

DESCUBRIENDO A TIPPI HEDREN

 

La cinta supuso la primera aparición de la atractiva modelo Tippi Hedren en una pantalla cinematográfica, al menos de forma acreditada, ya que década y media antes había tenido una participación anecdótica en “La sensación de Broadway”.

 

Los pajaros cartel promocional

 

 

De hecho, Alfred Hitchcock la reclutó tras haberla visto en un anuncio de televisión en el que la modelo se giraba tras recibir el silbido de un admirador, spot que sería convenientemente recreado en la primera escena del film cuando la dama se dirige a la tienda de animales, en una escena que por cierto aprovecha el director para hacer su habitual cameo.

 

Los pajaros cameo de Hitch

 

Curiosamente, del personaje al que interpreta en su debut cinematográfico tomó la actriz el nombre de su única hija, la también actriz Melanie Griffith.

En cuanto a los pormenores del rodaje, cabe resaltar el hecho de que la escena en que Melanie es atacada por los pájaros en el desván fue rodada con aves reales y repetida por espacio de toda una semana, lo que sumió a la actriz en un clima de angustia muy real que se trasluce en su interpretación.

Por supuesto, luego se añadieron más “pájaros” a dicha escena, con los procedimientos artesanales al alcance del equipo técnico del film.

 

Los pajaros Tippi en apuros

 

Lo cierto es que la relación entre el director y su protagonista no fue lo que se dice idílica, ya que la habitual obsesión del realizador británico por sus (rubias) actrices vivió en esta ocasión un episodio particularmente agudo, con un acoso inmisericorde hacia ella que no finalizaba cuando las cámaras dejaban de rodar.

Alguna que otra broma macabra por parte de Hitchock, varias insinuaciones sexuales cada vez más directas por su parte y el maniático perfeccionismo del director en su trabajo contribuyeron a crear un ambiente de pesadilla para Tippi.

Ello no fue óbice para que la nueva “rubia de Hitchcock” repitiera trabajo junto al maestro en la posterior “Marnie la ladrona”, de connotaciones muy distintas.

En todo caso, sus dos trabajos a las órdenes del excéntrico Hitch no le abrieron de par en par las puertas de la interpretación.

De  hecho, en su modesta carrera cinematográfica apenas aparecen títulos relevantes –la comedia romántica “La condesa de Hong Kong” junto a Marlon Brando, Sophia Loren y Charles Chaplin, que también dirigía; el film de aventuras “El gran rugido”; el thriller “De repente un extraño” junto a Michael Keaton y su propia hija Melanie Griffith- e incluso en esos casos parece casi siempre relegada al papel de secundaria.

Curiosamente, más de veinte años después de su debut, Tippi intervendría en uno de los episodios de la serie televisiva “Alfred Hitchcock presenta”, interpretando a una camarera en uno de los inquietantes cortos prologados y despedidos por el peculiar director.

 

TAMBIÉN EN EL REPARTO

 

Pese a no constituir la primera opción, el partenaire de la Hedren en el film terminó siendo Rod Taylor, un correcto actor cuyos mayores éxitos se reparten entre este trabajo a las órdenes de Hitchcock y la célebre “El tiempo en sus manos”.

 

Los pajaros Rod Taylor

 

Sin ostentar protagonismo alguno, Taylor también participó de grandes producciones como “Gigante” o “Mesas separadas” pero en los casos en que encabezó el cartel –la comedia romántica “Un domingo en Nueva York” junto a Jane Fonda; el drama “Intriga en el Gran Hotel”; el trhiller “Nadie huye eternamente” con Christopher Plummer o el film de aventuras ambientado en el Congo “Último tren a Katanga”- los resultados no pasaron de discretos en el mejor de los casos.

Recientemente pudimos ver al actor en la película de Tarantino “Malditos bastardos”, donde hace un cameo interpretando al mismísimo Winston Churchill.

El papel de Lydia Brenner fue adjudicado nada menos que a Jessica Tandy, una excelente actriz inglesa que deja para el recuerdo memorables papeles en films como “El castillo de Dragonwyck”, “Venganza de mujer”, “Rommel, el zorro del desierto”, “Las bostonianas”, “·Paseando a Miss Daisy” o “Tomates verdes fritos”.

La comedia dramática “Ni un pelo de tonto”, junto a Paul Newman, fue su último trabajo en el cine antes de fallecer en ese mismo año 1994.

 

Los pajaros Jessica Tandy

 

Miss Tandy también participó hasta en tres ocasiones en la citada serie “Alfred Hitchcock presenta”, interpretando otros tantos papeles sin ninguna relación entre sí.

Suzanne Pleshette interpreta a la bonita maestra del pueblo, ex novia del protagonista y teóricamente la tercera en discordia del triángulo amoroso aunque el carácter apacible y dulce de la dama evitará todo conflicto a ese respecto.

 

Los pajaros con la maestra 2

 

La actriz neoyorkina -a quien siempre recordaré por su simpático papel en “Mi amigo el fantasma”, al lado de un hilarante Peter Ustinov- no cuenta con una carrera demasiado destacada y en ella menudean títulos poco conocidos como el drama romántico “Más allá del amor”, en la que coincidía con Troy Donahue, Rossano Brazzi y Angie Dickinson o la curiosa “Si hoy es martes, esto es Bélgica”, una cinta que recoge en clave de humor el apresurado viaje por media Europa a cargo de unos turistas estadounidenses.

Por último, el papel de Cathy, la dulce hermana de Mitch, corre a cargo de la entonces jovencísima Veronica Cartwright, que luego intervendría en un gran número de películas y series televisivas.

 

Los pajaros Veronica Cartwright

 

Entre las primeras destacan el drama “La calumnia”, con Audrey Hepburn, Shirley McLane y James Garner; el western en clave de comedia “Camino del Sur”, junto a Jack Nicholson, Mary Steenburgen, Christopher Lloyd y John Belushi; la mítica cinta de terror espacial “Alien, el octavo pasajero” que encumbró a Sigourney Weaver; el film de aventuras astronáuticas “Elegidos para la gloria”; el fantástico “El vuelo del navegante”; o la inclasificable cinta de terror “Las brujas de Eastwick”, de nuevo con Jack Nicholson además de Michelle Pfeiffer, Susan Sarandon y Cher.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar