EL SÉQUITO

 

Temporada 4

 

El Sequito Temporada 4

 

La cuarta temporada, que consta de 12 capítulos, marca el ecuador de esta emblemática serie que supo concluir a tiempo, sin forzar situaciones y sin desvirtuar a sus protagonistas, como sí suele acontecer con las que se alargan más de lo debido.

 

Episodio 1 – Bienvenidos a la jungla

 

Línea Argumental

 

El 3 de septiembre del año 2006, el equipo de rodaje de una película independiente partió a las montañas de Colombia para rodar una película sobre uno de los señores de la droga más temidos de la Historia. Un joven director, un productor novato y una incipiente y prometedora estrella de cine… Todos unidos en un solo objetivo: hacer algo especial. A mí –prosigue la voz en off mientras continuamos viendo escenas del rodaje- me invitaron para hacer un documental sobre la producción”.

Todavía están en la fase de ensayos y Walsh ya está de los nervios. Tanto que se pone histérico cuando suena el móvil de Tortuga y amenaza al dueño del próximo teléfono que suene con venderlo para ser usado como mula para la droga.

El primer problema grave se presentará cuando, semanas más tarde, Billy anuncie a Vinnie y a Eric que no tienen un final aunque estén a tres días de su rodaje.

En las lecturas de guión, Drama echa una mano, aprovechando la pausa tras la primera temporada de su serie “Cinco ciudades” pero su sobreactuación pone frenético a Walsh.

Johnny, tan ajeno a la realidad como de costumbre, lamenta no estar contractualmente disponible para actuar en la película de Billy, si bien se verá obligado a confesar que tampoco el director le ha ofrecido nada.

En una sesión de casting para conseguir al resto de los personajes disponibles, Billy y Eric entrevistan a una preciosa lugareña de la que el director se queda colgado desde el primer instante, lo que no beneficiará en nada a la película.

El 24 de octubre da al fin inicio el rodaje; Vince está muy caracterizado, parece mucho más gordo y viejo y lleva gruesas patillas y bigote.

 

El Sequito Vince como Pablo Escobar 2

 

Las escenas se ruedan una tras otra y los chicos se entusiasman después de ver las primeras secuencias en la sala de proyección.

Por eso su asombro no conoce límites al escuchar a Billy que odia la película, que ésta parece un telefilm y está demasiado iluminado, de lo que culpa al director de fotografía que Eric le impuso.

- Tú elegiste al director de fotografía –protesta Eric.

- ¡Entre los de tu lista, ejecuta! –grita Walsh. ¡Tu puta lista de mierda! Si andas ahorrando, consigues una fotografía de mierda.

La aparición de un eufórico Sven Dovinsky provoca que Billy caiga sobre el director de fotografía y le agreda. Al día siguiente, el escandinavo es despedido y enviado a casa tras ser convenientemente indemnizado.

El propio Walsh decidirá encargarse personalmente de la fotografía para ahorrar algo de dinero.

Sin embargo, su obsesión por la actriz de reparto comienza a afectar a su trabajo, que se ve interrumpido cada vez con mayor frecuencia mientras la chica se siente progresivamente incómoda con la atención que el director le dedica.

 

El Sequito Billy requiebra a Sofia Vergara

 

Todo empeorará cuando la actriz intime con Vince, provocando los celos de Billy, cuya locura le lleva a prohibir el sexo durante el rodaje aunque Vinnie comente a Eric que no está manteniendo relaciones con la chica.

Una escena en particular –la que comparten ellos dos- paralizará el rodaje cuando Walsh se sienta insatisfecho con una actuación que juzga desprovista de la menor pasión y que repetirá una y otra vez hasta que pide a Eric que hable con su amigo.

Vinnie prefiere afrontar la cuestión directamente con el director y asegurarle que él no se está tirando a la actriz y que ignora si alguien lo está haciendo, algo de lo que Billy está convencido desde que ella le ha pedido que sean sólo amigos.

Bloqueado para seguir escribiendo, Walsh pide a Eric que le consiga a Stephen Graghan, el oscarizado guionista de “Traffic” para que reescriba el final, lo que escandaliza a Eric pues, suponiendo que se prestara a hacerlo, su caché está en 200.000 dólares por semana.

Nicky Rubenstein, que es quien debe decidir, tiene sus propios problemas tras ser detenido por la policía de Los Angeles cuando se dirigía al aeropuerto para tomar el vuelo a Colombia.

Una considerable cantidad de cocaína encontrada en su coche supondrá su arresto, la retirada del pasaporte y la congelación de sus cuentas a la espera del juicio.

El colmo del absurdo llega cuando Billy se pone a interrogar a todo el equipo para averiguar quién se beneficia al objeto de su obsesión.

Sorprendiendo al propio Ari, Gaghan accede a reescribir el final pero la noche anterior a su llegada Billy tiene un ataque creativo y comienza a escribir de forma compulsiva hasta lograr una reescritura completa del guión.

Hasta el propio Gaghan se muestra entusiasmado con el trabajo de Walsh, por lo que regresará a Estados Unidos sin haber escrito una palabra… pero con 275.000 dólares en el bolsillo.

Tras el rodaje de la última y espectacular escena, en la que el ejército colombiano asalta la guarida de Escobar entre disparos y explosiones, la película queda lista para su montaje. Hasta Drama, convenientemente caracterizado de soldado local, interviene en la escena del asalto.

- Billy, ¿crees que has hecho una buena película? –le pregunta el entrevistador.

- Te diré algo: va a ser una genialidad o una puta mierda. Hasta que no vea el montaje no tengo ni idea pero ¿sabes? Tampoco lo sabe nadie –responderá, sembrando la inquietud entre Vince y los chicos.

 

Atentos a:

 

A uno le surge la duda al comprobar que en 2007, un año antes de la emisión de este capítulo inicial de la cuarta temporada de “El Séquito”, se estrenó en las pantallas estadounidenses la infumable película “Bienvenidos a la jungla”, que viene a ser un falso documental de corte gore acerca de las penalidades de dos parejas que buscan en Nueva Guinea al heredero de la fortuna Rockefeller pero acaban encontrando cosas mucho peores.

Aparte de la frondosa vegetación, no llego a encontrar relación alguna entre ambas producciones pero ignoro si el título del episodio constituye alguna broma al respecto. Al fin y al cabo, cierta tendencia al cachondeo se atisba en las secuencias iniciales del capítulo, cuando a Eric le preguntan cómo se las apaña con la producción y Vinnie aparece con un libro escrito por Bob Ryan y titulado “¿Es esto algo que podría interesarte?”.

En cualquier caso, el episodio sí constituye un homenaje confeso a la novela de Joseph Conrad “El corazón de las tinieblas”, inspirada en las experiencias del propio Conrad en un Congo devastado por la intromisión del hombre blanco.

Por otra parte, será la primera vez que veamos a Vince rodando, ya que la serie empezaba con “Head On” en fase de preestreno, seguía con “Queens Boulevard”, de la que se nos escamoteaba todo el rodaje, viendo a los chicos partir hacia Nueva York y regresar meses después y, por último, sólo se había visto una conversación entre Vinnie y Mandy Moore colgando de cables frente a una pantalla azul en un momento de la producción de “Aquaman”.

También será la primera vez que aparezca una escena antes de los créditos iniciales y del tema de Jane’s Addiction; son imágenes del rodaje en Colombia con entrevistas intercaladas en las que Vinnie y Eric hablan de la historia, del guión y del personaje protagonista como motivaciones que les atrajeron al proyecto y Billy, por su parte, responde que lo que le atrajo fue sencillamente… la sangre.

Las primeras estrellas invitadas de la cuarta temporada son el guionista Stephen Gaghan (“Traffic”, “Reglas de compromiso”, “Syriana”) haciendo de sí mismo y la actriz y modelo colombiana Sofía Vergara (“Modern family”), que interpreta a la bella y desconocida actriz de reparto de la que se prendará Billy Walsh.

 

Episodio 2 – La primera impresión es la que cuenta

 

Línea Argumental

 

Drama ofrece una fiesta en su casa nueva, coincidiendo con el regreso de los chicos a Los Angeles tras unas vacaciones de tres meses en Italia.

Sin embargo, lo que él pretende que sea una “reunión” con apenas una docena de invitados se sobredimensiona como siempre por culpa de Tortuga, que está enviando invitaciones a todas las chicas guapas con las que se cruza.

Ari les echa un jarro de agua fría cuando van a verle al despacho pues, según él, nadie va a contratar a Vinnie hasta que se conozca el resultado de “Medellín”, de la que han empezado a circular rumores poco halagüeños -iluminador y actores despedidos, retrasos en la producción, un director inestable- que la proyectan como un desastre en potencia.

En pocas palabras, necesitan “que Medellín sea buena” pero, de hecho, Vince y Eric han vuelto de Italia porque ese día Billy va a mostrarles al fin la película tras varios meses de continuos aplazamientos.

El director les recibe en una nave de cuyo techa cuelgan cientos de ristras de fotogramas. Allí tiene a un montón de hispanos “legales” trabajando, incluyendo a una prostituta que se trajo de Colombia para seguir ejerciendo su profesión con él.

Después de utilizar mil tácticas dilatorias, Billy acaba pidiéndoles tres o cuatro semanas más.

Vince intenta tranquilizarle pues ya han visto “primeros montajes” otras veces pero Walsh opina que “sólo existe una oportunidad para la primera impresión”.

Eric saca entonces su lado duro:

- Éste es el trato: o vemos la película hoy o no habrá un dólar más para este antro ni para tabaco ni para café ni para lubina ni para putas mamadas”.

Billy parece rendirse y pide a uno de sus empleados que prepare el proyector pero entonces sale huyendo en una motocicleta, llevándose la película consigo.

 

El Sequito Billy huye en moto

 

Los Gold tienen sus propios problemas pues su hijo menor Jonah acaba de pasar su evaluación de cara al posible ingreso en Brayard Country, la carísima escuela en la que también estudia su hermana pero la ayudante ejecutiva del director, que es quien atiende a Ari y a su esposa, parece tener algo más que dudas acerca de dicho ingreso y eso a pesar de las generosas donaciones del matrimonio.

Sólo es una mensajera de bajo nivel”, le dice el agente a su furiosa esposa cuando ambos salen de la reunión. Su plan consiste en visitar a su amigo el doctor Jeffrey Reich, que forma parte del Consejo de Administración del colegio.

Así, Ari irrumpe en la consulta de su amigo y le chantajea suavemente pero el dentista le dice que no puede hablar del tema con él y le sugiere que se dirija directamente a Andrew Preston, el director del Consejo.

Preston sacará a Ari de su error, ya que no hay ningún problema con Jonah: “Este colegio ha decidido que a su hija le quedan sólo cuatro años pero, si admitimos a su hijo, eso significaría más de una década soportándole a usted”.

Lo siguiente que hace Ari es sacar a su hija del aula en plena clase. Cuando la niña le pregunta qué es lo que ocurre, su padre le responde sencillamente: “nada, cariño, ya no estudias en este colegio”.

En busca de Walsh, Eric y Vinnie llegan a su casa pero no le encuentran allí aunque su novia Cat, que no deja de lidiar con los insultos de su suegra, les sugiere, tras recibirles en ropa interior, que tal vez puedan encontrarlo en el club de striptease al que suele ir. De hecho, allí le encuentran, haciendo caso omiso a las chicas que bailan desnudas frente a él. Cuando les ve, Billy vuelve a escaparse.

A todo esto, Marvin, el asesor financiero de Vince, está fuera de sí porque su cliente está más que arruinado y se está permitiendo gastar 1.200 dólares por noche en una suite de hotel, de modo que exige a Eric que le llame cuando haya visto la película para evaluar si “Medellín” va a ser la solución.

La fiesta en casa de Drama resulta tan animada como grotesca pues Johnny ha blindado la casa para evitar que los invitados la estropeen, de modo que prácticamente no hay comida, todos han de dejar los zapatos en la entrada y ha hecho traer dos baños portátiles cerrando el suyo con un candado aunque Tortuga aceptará el soborno de una invitada para franquearle el paso al aseo a cambio de que ella le enseñe las tetas (sic).

Desesperado por la situación, Eric se asoma al balcón de la casa y decide grabar un mensaje en el contestador de Walsh: “Sé que me odias, Billy pero Vince ha arriesgado toda su carrera por esta película y por ti. Y todo su dinero. No le queda nada. Y no tendrá trabajo hasta que la gente vea la película. Así que no te pido nada para mí sino para Vince. ¿Qué tiene que hacer para ver esta película?”.

- Tiene que ser amable, Ejecuta –responde el director, descolgando el teléfono.

Ablandado por las palabras del mánager, Billy les emplaza a ver la película esa misma noche, de modo que Vinnie y Eric abandonan la fiesta, con la consiguiente alegría de Drama, que aprovecha para echar a todos los invitados de su casa aunque Tortuga les invita a seguir la fiesta en la suite de Vinnie en el hotel. Johnny no tendrá el menor reparo en unírseles e ignorar los destrozos que se producen allí.

Finalmente, Eric y Vince asisten a la proyección de “Medellín” aunque Billy no les acompaña y se queda fuera haciendo flexiones y dando saltos para combatir la tensión hasta que ellos dos salen de la sala.

- Por favor, dime algo –le suplica a un Vince momentáneamente enmudecido.

- Yo… estoy maravillado, Billy –responde éste.

- ¿Ejecuta? –pregunta Walsh, girándose hacia el mánager de Vince.

- Buen trabajo.

Entusiasmado, el director les abraza a ambos pero, ya en el coche, Eric pregunta a su amigo si sólo ha pretendido ser amable con Billy puesto que a él la película le ha parecido “una mierda”. Para su sorpresa, su amigo diferirá diametralmente de esa opinión.

En ese momento suena el móvil y Tortuga les comunica que han sido expulsados del hotel después de que Anthony Michael Hall, uno de los invitados, meara desde el balcón durante la prolongación de la fiesta. Tendrán pues que quedarse en casa de Drama.

 

Atentos a:

 

El diálogo simpático del episodio, que tampoco es que rebose de ellos, tiene lugar cuando los chicos se reúnen con Ari en su despacho a la vuelta de sus vacaciones:

- Vince planea volver al trabajo, Ari – le dice Eric.

- Bien. ¿Cómo actor o como el productor de otro lodazal en la jungla?

- ¿Describes la película que nos impulsará a otro nivel como un desastre?

- Sólo la describo como “desaparecida en combate” y actúo en consecuencia.

La poco aseada celebrity del episodio es precisamente Anthony Michael Hall, que casi veinte años antes había logrado cierta popularidad al ser uno de los chavales castigados de “El Club de los Cinco”. Concretamente él encarnaba al rubito empollón.

Muchos años después le veríamos en “El caballero oscuro”, la segunda parte de la trilogía de Batman, en el papel de un reportero de televisión.

El episodio también cuenta con la atractiva presencia de la actriz Michelle Lombardo, a la que un servidor recordaba como la surfera que intervenía en varios episodios de la serie “Californication”. En “El Séquito” hará las veces de Cat, la sexy novia de Billy.

 

 

Episodio 3 – Beso negro

 

Línea Argumental

 

Los chicos están famélicos porque en casa de Johnny, donde se encuentran todos de momento, sólo hay “comida sana” pero, por suerte, su anfitrión aparece con unos sándwiches de huevo de “The Bagel Broker”.

No es la única noticia que trae: después de estar años esperando para poder tirarse a Donna Devaney, “la chica de compañía con el mejor culito que esta ciudad ha visto nunca”, ella se le ha puesto a tiro y, además, tiene una amiga “maciza y con casa en Malibú” que le puede venir muy bien a Tortuga.

Eric ha meditado sobre “Medellín” y ahora opina que hay grandeza en la película aunque es demasiado larga, por lo que tiene pensado acercarse a ver a Walsh para sugerirle algunos cambios. Vinnie, en cambio, no tiene ningún plan, por lo que Eric le sugiere que “se pelee a muerte con Tortuga por la amiga”, lo que hunde en la miseria al pobre Tortuga.

Podías tirarte a la chica de Drama y no a la mía”, le propone a Vince pero Johnny le envía literalmente a tomar por culo; “de no ser por mí no tendrías una para que te la birle Vince”.

El problema se solucionará cuando, en el siguiente semáforo, se detienen junto a un deportivo conducido por una chica preciosa que resulta ser Samantha, una amiga de Vince. Ella se presta a rescatarle cuando el actor le dice que va a hacer de carabina en la cita de sus colegas. La chica le llevará entonces a la casa de Dennis Hopper nada menos.

En la nave industrial en la que trabajan Billy y su equipo, Eric verá por primera vez el tráiler de “Medellín”. El técnico encargado de su realización no puede evitar exclamar “ojalá la película fuera igual” cuando Eric lo elogia.

El director aparece entonces. Se siente feliz y obsequia a Eric con una copia del tráiler “por tus amables palabras de anoche”.

Sin embargo, en cuanto Eric sugiere que ha estado dándole vueltas al asunto y cree que algunos cambios mejorarían la película, el director le envía a paseo pues opina que el film no requiere de ningún retoque.

Incluso la ha mandado al comité de selección del festival de Cannes sin esperar a Sundance y sin consultar a Eric, lo que molesta y asusta bastante al mánager. Por supuesto, Walsh se lo quita de encima sin dejarle expresar idea alguna, no en vano tiene por contrato el derecho al montaje final del film.

Una sexy jovencita abre la puerta a Drama y a Tortuga pero no sólo no parece nada contenta de verles ni de constatar la lascivia con que ellos dos la miran sino que enseguida y sin preguntarles siquiera, llama a su madre: “unos tipos quieren verte”.

 

El Sequito Hija de Donna Devaney

 

¿Mamá?”, se inquieta Tortuga aunque Johnny le pide que no discrimine a la gente por su edad. No obstante, los peores presagios de su amigo se harán realidad cuando aparecen Donna y su amiga Marjorie. La primera sigue siendo una mujer francamente atractiva a pesar de la edad pero no así su amiga, a la que sobran bastantes kilos. Ni la promesa de que Marjorie es una consumada especialista en beso negro animará mínimamente a Tortuga.

 

El Sequito Donna Devaney

 

Eric se reúne con Ari para considerar sus opciones, que básicamente se resumen en vender la película a otro productor. La mejor opción, le dirá el agente, es Harvey Weingard, a pesar de lo mal que acabaron con él tras el incidente de Sundance.

- Harvey, sé que es una gran película. Estuve allí, sé lo que rodamos pero ese Walsh necesita otro montaje. Sé que tú eres el único que puede darle brillo a esta película –le dirá Eric una vez en su despacho.

En casa de Dennis Hopper, Vinnie es convencido por el anfitrión para participar con 100.000 dólares en la apuesta comunitaria que él y sus amigos han hecho a un partido de fútbol europeo, ya que según él las casas de apuestas estadounidenses no tienen ni idea de ese deporte.

 

El Sequito Apostando al Manchester

 

Vince sentirá cierta intranquilidad cuando su asesor financiero Marvin le telefonea para decirle que literalmente no tiene un céntimo pues, para colmo de males, el Manchester United por el que ha apostado junto con los otros, está perdiendo su partido.

Por suerte para Vince y para los demás, Mickey Jones se había quedado dormido antes de formalizar la apuesta pero les propondrá entonces apostar a otro encuentro que va a disputar la selección brasileña. En esta ocasión sí ganará el equipo deseado por todos y Vinnie salvará la tarde ganando 100.000 dólares en lugar de perderlos.

En cuanto a Tortuga y Drama, se encuentran en esos momentos en un jacuzzi esperando a “las chicas” después de que el primero haya decidido sacrificarse para no arruinar el plan de su amigo. Sin embargo, en un giro de los acontecimientos, Donna decide que es a Tortuga a quien quiere tirarse porque es más joven y le recuerda a un amigo de su hijo, de modo que Johnny se queda sin su sueño y además condenado a “gozar” de las habilidades besadoras de Marjorie.

 

El Sequito Drama y el beso negro

 

Eric, aunque está molesto con Vince porque éste le menospreció por teléfono cuando él se mostró en desacuerdo con el montaje de Billy, cuenta a su amigo que únicamente con el tráiler ha logrado vender la película a Harvey por 25 millones de dólares, a fin de que le quite la versión final a Billy. “Si nos rechazan en Cannes y se hace público, no recibiremos otra oferta como esa”.

Vince, en cambio, está contento pero le pregunta si no es posible que se equivoque con la película al estar tan implicado en el proyecto.

- Bueno, tal vez pero me gustaría estar cubierto si no nos seleccionan para Cannes.

- Nos han seleccionado –le responde Vinnie, dejándole boquiabierto-; la película irá a Cannes. Hace una hora que hablé con Walsh. Creo que no debemos venderla hasta que vayamos al festival.

 

Atentos a:

 

The Bagel Broker” es un restaurante de Los Angeles que comenzó vendiendo únicamente bagels pero luego ha ido ampliando su oferta gastronómica aunque sin salirse del terreno panadero. Sus productos tienen fama. Tanta como la dificultad de aparcar en sus inmediaciones.

El encuentro de fútbol al que Vince apuesta por indicación de Dennis es el Manchester United-Blackburn Rovers. Curiosamente, en el último minuto los del United dispondrán de un penalti para empatar y llevar el partido a la prórroga pero Van Nistelrooy (jugador que años después ficharía por el Real Madrid) yerra el lanzamiento, agobiando momentáneamente a los apostadores… que al final resultarán no serlo.

La estrella invitada del capítulo es el actor Dennis Hopper, habitual villano del cine estadounidense (“Terciopelo azul”, “Speed, máxima potencia” ”, Waterworld”) que también ha hecho sus pinitos como director (“Labios ardientes”, “Camino de retorno”).

En la reunión celebrada en su casa y en la que todos apostarán conjuntamente, hay unos cuantos actores más: Chuck Zito (“Ciudad marcada”, “Man on the moon”) y Mickey Jones (“Desafío total”, “Tin cup”) son los más conocidos.

 

Episodio 4 – Lo siento, Harvey

 

Línea Argumental

 

Ari telefonea a Eric para pegarle una bronca y lo pilla en la barbería. El agente le cuenta que Harvey le ha regalado una caja de trufas gracias a que Eric le ha vendido una película que no estaba en posición de vender. Como resultado de ello, el violento productor está convencido de que viajarán a Cannes todos juntos.

Eric no se deja amilanar por el pasado marine de Harvey; de hecho, ha quedado para cenar con él y piensa decírselo en persona. “Pagaría por verlo”, se relame Ari.

En cuanto al agente, está llegando a un cementerio donde Shyamalan está rodando un anuncio para Amex.

Según Lloyd, Ari se toma tantas molestias por él debido a que sus películas han recaudado casi 2.000 millones de dólares pero también porque le teme, cosa que su jefe no reconoce… aunque dé un respingo cuando M-Night golpea en su cristal con el anillo de su dedo.

 

El Sequito Shyamalan

 

Shyamalan ha terminado el borrador de un guión y no se fía de los mensajeros, por lo que ha citado allí a Ari para entregárselo en persona y pedirle que lo lea esa misma noche. A la mañana siguiente piensa pasar temprano a recogerlo e interrogarle al respecto.

Por su parte, Drama ha invitado al alcalde de Beverly Hills a acompañarles en la próxima salida nocturna, ya que el hombre es un gran admirador de Vinnie y Johnny necesita su apoyo para que su nueva casa acabe siendo anexionada por dicho barrio.

Esa tarde-noche, Ari y su mujer acuden a la cena de compromiso de la mejor amiga de ella pero como el agente necesita terminar pronto para leer el guión de Shyamalan, la presiona para que “mastique rápido y no pida entrante ni postre” aunque la señora Gold le pide que la deje en paz, ya que se trata de un acontecimiento importante.

- Ha estado casada dos veces –replica él con sarcasmo-. Seguro que pasaremos por esto otra vez.

El agente se saldrá con la suya pero a costa de quedar fatal pues tiene la ocurrencia de pedir la cuenta antes incluso de que lleguen los entrantes. Mientras regresan a casa, le pide a su cabreada mujer que le lea el principio del guión pero ella se niega hasta que Ari le promete comprarle unos diamantes si Night recauda otros 500 millones de dólares.

Sin embargo, cuando ella va a cogerlo del asiento, descubre que allí no hay ningún maletín, lo que horroriza a Ari pues ese robo le puede costar muy caro. La aparición en el maletero de una bolsa llena de consoladores descubre el error: los aparcacoches les han dado otro coche igual al suyo.

Más espinosa resulta la cena de Eric con Harvey en un restaurante elegante en el que el productor ha pedido para celebrar su teórico acuerdo dos botellas de “Margaux del 53”, a 3.300 dólares cada una.

Antes de que el mánager le confiese que no puede venderle “Medellín”, Harvey empieza a hablarle de un insignificante ejecutivo sentado en otra mesa que en su día le robó a su jefe de producción. La única razón –le dirá- de que no le parta la botella en la cabeza es que su médico le ha prohibido esa clase de excesos debido a su alta tensión arterial.

Preocupado, Eric llama a Vince en busca de su apoyo pero su amigo le dice que sólo le ayudará si reconoce que tiene miedo, cosa que el mánager se niega a hacer. Harvey interrumpe la conversación telefónica y queda con Vinnie y los chicos en “Winstons”, el local en el que estos se encuentran.

Allí, Vinnie liga como siempre pero no consigue una chica para el necesitado alcalde aunque Drama sí encuentra una bastante espectacular -una altísima checa llamada Anika- que se muestra interesada en conocer al político.

Por desgracia, cuando la cosa parece estar funcionando, uno de los empleados de seguridad del local avisa a Vince de que la chica que está con el alcalde es en realidad un travesti.

Vinnie aconseja a su hermano que advierta a su amigo de la circunstancia o podría tomárselo muy mal si lo descubre por sus propios medios pero al político le ha gustado tanto Anika que decide irse con ella a pesar de la sorpresa aunque pide discreción a Drama, cuyo asunto –le dirá también- va por buen camino.

A estas alturas, Ari ya ha regresado en busca de su coche al restaurante donde habían celebrado la apresurada cena pero el caballero que lo conduce se ha marchado ya aunque por el navegador averiguan que vive en Oxnard, a unos 80 kilómetros de distancia. Así que, después de dejar a su esposa en casa, el agente se dirigirá allí para recuperar el vehículo… y el maletín.

Una anciana responde malhumorada cuando él llama a su puerta pero acabará saliendo de la casa cuando Ari le cuente por qué está allí, ya que la señora ignoraba por completo que su marido se hubiera ido de picos pardos a Los Angeles.

Al poco aparece el esposo con el coche de Ari, que intercambia las llaves con él. Y, mientras el atribulado caballero está siendo cubierto de improperios por su mujer, el agente le aconsejará que lo niegue todo hasta la muerte.

Lamentablemente, Ari será detenido minutos más tarde mientras conduce a más de 200 kilómetros por hora de regreso a casa.

Para entonces Harvey y Eric ya han llegado a “Winstons” y Vince se dispone a contarle el problema cuando un camarero hace entrega al productor del vodka con arándanos que supuestamente ha pedido.

La cuestión es que Harvey dice odiar los arándanos y afirma haber pedido el vodka con tónica, cosa que el camarero niega. El cabreo del productor será monumental y ya no se conformará con que le traigan la tónica sino que exige que el camarero diga públicamente que él no pidió los arándanos, cosa que el chico no acepta.

Primero Vince y luego Eric se ven incapaces de hacerle la confesión a Harvey porque éste ya está fuera de sí y acaba siendo conducido fuera del local mientras le larga un “quita las manos de mí, mono asqueroso” al guardia de seguridad que lo lleva cogido del brazo y que además es de raza negra.

Drama y Tortuga atribuyen erróneamente el cabreo descomunal del productor a la confesión de sus amigos hasta que Eric les dice que ni siquiera ha tenido ocasión de decírselo, por lo que lo intentará al día siguiente.

 

El Sequito Los chicos asustados por Harvey

 

Acusándole de débil, Johnny decide decírselo él mismo a un Harvey que está siendo arrastrado fuera del pub y que no se lo toma precisamente bien:

- Eh, Harvey, no vendemos la película. Lo siento, vamos a llevarla al mercado abierto de Cannes. Tendrás que pujar como todos los demás.

- ¡Te comeré vivo! –brama Harvey, asustando de veras a Drama; ¡te comeré y te cagaré y luego tiraré de la cadena! ¡No volverás a trabajar en tu vida, jamás! ¿Me oyes? ¡Tu carrera ha muerto!

 

El Sequito Harvey

 

A la mañana siguiente, Ari llega hecho un desastre a la oficina: ha dormido en la cárcel pero al menos ha tenido tiempo de leer el guión de M-Night que, fiel a su palabra, ya le espera en su despacho.

Sin embargo, el director le dirá que después de que se llevara el guión, cayó en la cuenta de que el tercer acto era una mierda, por lo que lo ha reescrito y pretende que Ari lo lea en ese mismo momento y desde el principio aunque el agente se cae literalmente de sueño.

En casa de los chicos, Tortuga le cortará el buen humor a Drama advirtiéndole de que quizás su amigo no vaya a seguir siendo alcalde de Beverly Hills mucho tiempo. Todos se acercan al ordenador para ver el vídeo de la noche anterior que han colgado los de TMZ y en el que uno de sus reporteros pregunta al alcalde por qué sale a escondidas por un callejón.

Él le responde que no tiene nada que ocultar pero cuando pide a Anika que suba al coche, la maniobra de ella demuestra que no lleva ropa interior y quedan al descubierto los genitales del travesti. Todos se mueren de risa excepto Drama, que se echa las manos a la cara.

 

Atentos a:

 

TMZ.com es una página web estadounidense dedicada a las noticias sobre celebridades. Tiene más de cuatro millones de lectores mensuales y se caracteriza por no ofrecer pagos para obtener entrevistas o noticias exclusivas sino que las investigan por su cuenta.

El insulto racista que Harvey dedica al guardia de seguridad está tomado directamente de la versión original de “El planeta de los simios” (la frase se la dedicaba el personaje de Charlton Heston al gorila que lo capturaba) aunque, como guiño cinematográfico, resulta bastante inaceptable y no sólo desde el punto de vista de la corrección política.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/105-el-planeta-de-los-simios-parte-i

En el capítulo aparece, encarnando al alcalde de Beverly Hills, el actor Stephen Tobolowsky, cuyo peculiar aspecto lo hace muy reconocible. Se le ha podido ver en títulos como “Atrapado en el tiempo” (el personaje de Bill Murray acababa tan harto del vendedor de seguros que interpretaba Tobolowsky que lo asesinaba un par de veces), “El Dilema”, “Memento” o “Ponte en mi lugar”.

La aparición estrella, sin embargo, es la del director de origen indio M. Night Shyamalan, autor de, entre otras, “El sexto sentido”, “Señales” o “El bosque”. Con el primero de los títulos y la frase de su protagonista infantil “a veces veo muertos” hará un par de chistes fáciles Ari aunque sin especial gracia.

 

Episodio 5 – El Dream Team

 

Línea Argumental

 

Drama está preocupado porque en el rodaje de “Cinco ciudades” todos le ven como a un viejo, por lo que piensa en renovar su vestuario. Mientras visitan un lujoso centro comercial, se fijará en la gorra que lleva uno de los clientes que pasan por allí.

Después de separarse de ellos, Eric y Vince se acercan a “Barney’s”, donde han quedado con Walsh pero a la entrada del restaurante coinciden con Snoop Doog y éste les felicita por el tráiler, que acaba de ver en Youtube.

 

El Sequito Snoop Dog

 

Eso significa que alguien lo ha filtrado y lo ha colgado en la red, lo que tiene a Billy de un humor de perros. De hecho, el director acusará directamente a Eric de la filtración y, después de insultarle, ambos acaban agrediéndose a puñetazos sobre las atestadas mesas del restaurante.

En el despacho de Ari, éste no sólo no se muestra enfadado porque el tráiler ande pululando por internet sino que está eufórico porque no ha dejado de recibir llamadas interesándose por la película.

El agente quiere aprovechar el momento para lograr el próximo trabajo de Vince, que bien podría ser “Perdido en las nubes”, una historia sobre un montañero que ascendió el Annapurna.

El proyecto está en las manos de Dana Gordon, lo que los chicos interpretan como un problema pues Ari fue la causa de su despido de Warner pero él está muy seguro de que la chica, que ahora le odia, “volverá a amarle”.

Aparte de que el puesto que ahora ocupa es más importante que el que perdió, el agente no se corta a la hora de insinuar que posee fotos sexuales de Dana con las que podría presionarla.

Antes de que se vayan, Ari les emplaza para una reunión con su amigo Elvis Mitchell, un antiguo crítico del “New York Times” que va a escribir un artículo para “Interview” sobre los cerebros que están detrás de “Medellín”.

Drama y Tortuga, por su parte, se dirigen a la dirección en la que supuestamente venden la gorra que le interesa a Johnny pero el lugar resulta ser un dispensario médico de marihuana al que sólo se puede acceder con la correspondiente tarjeta expedida por un doctor.

Tortuga le lleva a la consulta de uno pero el ego de Johnny le impide mentirle con alguna dolencia inexistente, pese a que el galeno parece querer facilitarle las cosas. Finalmente, el amplio historial de ataques de pánico de Drama que subyace debajo de su ansiedad será suficiente para el doctor.

El caso es que Johnny sólo ambiciona la gorra, por lo que el gran beneficiado será Tortuga, que recibe una buena cantidad de hierba “medicinal”.

Haciendo caso omiso a las protestas de su secretaria, Ari irrumpe en el despacho de Dana, interrumpiendo su llamada telefónica mientras lleva bajo el brazo una botella de champagne “Cristal” y una caja de tartaletas.

Resignada a tener que escucharle, ella le confiesa haber visto el tráiler de Vince, que le ha parecido “bueno” pero, cuando Ari le informa de que el chico quiere hacer “Perdido en las nubes”, Dana le responde que no puede ser porque la va a dirigir Curtis Hanson y éste quiere que la protagonice Heath Ledger, con quien van a firmar ese mismo día.

Ari no se rinde y pide a Lloyd que averigüe quien es el agente de Ledger, que resulta ser Josh Weinstein.

Lloyd será de inestimable ayuda para boicotear la firma de Ledger ya que, en compañía de Ari, se harán los encontradizos con Weinstein en la cafetería en la que éste suele almorzar.

Después de mostrarse muy afables con él, Ari hace que el joven agente comparta con ellos sus planes y, al salir a colación “Perdido en las nubes”, frunce el ceño, provocando la preocupación de Josh.

- Oye, ¿en serio quieres que Heath suba a otra montaña a interpretar a un gay? Venga, por favor, “Brokeback mountain” está muy fresca en la memoria.

- ¿Gay? ¿De qué hablas Ari? –se asusta Weinstein. Se supone que es la historia de un gran escalador.

- Puede pero ¿has leído el libro? Había una buena razón para que eligiera al sherpa guapo educado en Oxford para que le acompañara.

Un rato después, Ari telefonea a Dana con la excusa de disculparse por su intromisión de esa mañana y ella le informa de que Heath se ha borrado de “Perdido en las nubes”.

La mala noticia para Vince es que Curtis Hanson tampoco sigue con el proyecto pues quería hacerlo con Ledger, de manera que la película “está en un pozo”.

Entre tanto, Drama acude al set de rodaje para iniciar la segunda temporada de “Cinco ciudades” y lo hace ataviado como un jovencito y con su gorra nueva.

Lo que ocurre es que al mostrarles el carnet del dispensario médico, los chicos se autoinvitan a una sesión de hierba en la caravana de Johnny, que se ve obligado a telefonear a un Tortuga ya algo colocado para que acuda allí a toda prisa con la marihuana que aún no se ha fumado.

Entre todos harán una sesión de strip-poker y Drama acabará más que mareado, teniendo que reconocer, para regocijo general, que “está de los nervios”.

En cuanto a la charla con Elvis Mitchell, Billy acude llevando una camiseta con la leyenda “Suits suck” (Ejecuta mamón), lo que cabrea ya de entrada a un Eric que no sentía el menor deseo de verle.

La reunión acaba yendo bastante bien porque Mitchell no tiene ni idea de lo mal que están las cosas entre ellos, a pesar de que Walsh no pierde ocasión de meterse con Eric durante toda la sesión.

Tanto es así que ambos están a punto de llegar de nuevo a las manos después de que Elvis se haya ido. Vince se verá obligado a separarles, pidiendo a Eric que suba al coche para marcharse con él de allí mientras un Walsh sin camisa y recién tatuado en la espalda se queda pegando gritos en plena calle y asustando a los viandantes.

 

El Sequito Billy descamisado vs Eric

 

- Walsh es un chiflado, es un artista –regaña Vinnie a Eric- y tú no. Se supone que tienes la cabeza bien puesta.

Eric ha de darle la razón aunque se consuela pensando que en seis semanas todo habrá acabado. “Terminamos la promoción de la película, vamos a Cannes y nunca más volveré a hablar ni a ver a ese gilipollas”.

Justo en ese momento suena el móvil del coche de Eri, que conecta el manos libre para escuchar a Ari. Éste ha conseguido meterles en el proyecto de “Perdido en las nubes”, por lo que Eric le pregunta entusiasmado cómo lo ha logrado:

- Aprovechándome de la promoción para vender el Dream Team.

- ¿Sí? ¿Quién es el Dream Team?

- El equipo de “Medellín”, pequeño. Vinnie es la estrella, tú produces y Walsh dirige. ¡Boom!

- Me cago en la puta… se lamentará Eric.

 

Atentos a:

 

El Dream Team, que da título al episodio y con cuya mención se cierra el mismo, fue el “equipo de ensueño” que la NBA envió a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 para representar a los Estados Unidos.

Estaba compuesto nada menos que por Magic Johnson, Michael Jordan, Larry Bird, Pat Ewing, Charles Barkley, Scottie Pippen, David Robinson, Karl Malone, John Stockton, Clyde Drexler, Chris Mullin y Christian Laettner. Irrepetible…

En el capítulo tienen breves cameos, interpretándose a sí mismos, Snoop Dogg y Elvis Mitchell.

Snoop es uno de los artistas de hip-hop con más éxito del llamado West Coast rap (el que se produce en la Costa Oeste), además de productor y actor.

Mitchell, por su parte, es un crítico de cine estadounidense, presentador del programa de radio “El tratamiento” y profesor ocasional en la Universidad de Harvard. Trabajó como crítico en el “Fort Worth Star-Telegram”, el “LA Weekly”, el “Detroit Free Press” y, efectivamente, “ The New York Times”.

También aparece, aunque interpretando al benévolo doctor que atenderá a Drama, el veterano actor de Chicago Bob Balaban, que tiene un impresionante bagaje a sus espaldas: “Encuentros en la tercera fase”, “Viaje alucinante al fondo de la mente”, “Gosford Park”, “The Majestic”, “Truman Capote”, “La joven del agua”, “Sin reservas” o “Monuments men”, entre otras muchas.

En el episodio se menciona al actor australiano Heath Ledger, que coprotagonizó junto a Jacke Gyllenhaal el exitoso western “Brokeback mountain”, el cual narraba una historia de amor homosexual como apunta Ari en el episodio. Más tarde también interpretaría con inquietante maestría el papel de Joker en “El caballero oscuro”.

En la época en que se rodó el capítulo de “El Séquito”, Heath estaba considerando seriamente dedicarse a la dirección cinematográfica, como también comentará Dana a Ari. Desgraciadamente, una sobredosis de medicamentos acabaría con la vida del joven actor (apenas 28) ese mismo año.

 

Episodio 6 – Estás hecho un putón

 

Línea Argumental

 

Eric telefonea a Ari, que en esos momentos conduce por las calles de Los Angeles y le deja estupefacto al contarle que no quieren hacer “Perdido en las nubes” con Walsh.

El agente considera exagerada la decisión sólo porque Eric y Billy se lleven mal y también piensa que dar a entender que el “Dream Team” no es realmente un equipo puede suscitar dudas en torno a “Medellín”.

En cualquier caso, cuando Ari llega a su despacho está ansioso por comprobar la oferta que Dana Gordon debe haberle enviado ya por fax. Sin embargo, un Lloyd en estado casi catatónico le dirá que no ha recibido nada. Sorprendentemente, el fax está arriba del todo en la bandeja de Lloyd pero éste anda en otra dimensión.

Cuando Ari le interroga, su ayudante se desmorona: su novio Tom le ha dejado.

- No traigas eso al trabajo contigo ni me lo pases a mí. Sabes que cuando pienso en ti y en Tom “haciéndolo” me pongo enfermo, de modo que concentrémonos en el trabajo y no en Tom y todo irá bien.

La oferta para Vinnie resulta ser de 6 millones de dólares pero Lloyd también ha olvidado que Ari tiene a una visita esperándole desde las diez de la mañana: la de Billy Walsh.

- Cuando hablé contigo ayer no me contaste que existía un problema entre Eric y tú –le censura el agente- y ahora, a menos que lo arregles, no habrá ningún trato y yo no podré representarte.

Walsh le responde que lleva toda la mañana intentado arreglarlo pero que “el enano” no se digna cogerle el teléfono.

Drama, entre tanto, alecciona a Tortuga mientras ambos se dirigen a Palmdale para ver a Ronnie, un primo de Tortuga con fama de buen olfato para los negocios y que va a proponerle una inversión.

El caso es que cuando llegan a donde vive Ronnie, el lugar resulta ser un motel bastante mohoso, lo que todavía hace desconfiar más a Johnny.

La inversión consiste en “recuerdos del béisbol” y es que; con la ayuda de Tortuga, su primo pretende comprar por 50.000 dólares la camiseta con la que Sandy Koufax ganó, en 1966, su tercer trofeo al mejor pitcher.

La razón es que su padre, un fanático seguidor del jugador, ha visto entrar y salir a un montón de “batas blancas” de la casa de Koufax durante las últimas semanas. Aquello parece un hospicio porque el pitcher está a punto de morir. “¿Te imaginas poder comprar un Picasso una semana antes de que la palme? –pregunta Ronnie.

En el despacho de Ari tendrá lugar una encerrona pues al llegar Vinnie y Eric, requeridos por el agente, se encontrarán a Walsh con él.

Ari corta el enfado de Eric afirmando que Billy viene en son de paz.

A las cinco de la mañana –relatará el director-, su montador le llamó para contarle que se cabreó con su novia y colgó un vídeo pornográfico de ella en “Confiesa.com”, por lo que la chica se vengó colgando en la red el tráiler de “Medellín”.

- No discutamos –se desespera Billy ante el obstinado silencio de Eric-, tú sabes que os considero a Vinnie y a ti mi familia. ¿Quieres que escalemos juntos esta montaña?

Le tiende literalmente la mano y, tras un instante de duda, Eric la acepta: “Claro”.

 

El Sequito Eric hace las paces con Billy

 

Ante tantas muestras de afecto, ya que el grupo se da un abrazo conjunto, Lloyd sale corriendo pues eso reaviva su sensación de soledad.

Sin su ayudante, la oficina de Ari se convierte en un desastre. Sin ir más lejos, nadie ha avisado a los chicos de que la reunión con Dona Gordon se ha retrasado una hora, lo que cabrea de nuevo a Walsh.

- Es un poco friki –dirá Dona Gordon después de que Walsh dé su visión de la película y se encierre en “el meadero”-; la verdad, es fétido y ridículo, engreído y detestable… pero a mí me gusta.

Mientras, en la subasta por la camiseta de Sandy Koufax se anuncia que, aunque el ex jugador tenía previsto estar presente para firmar autógrafos, por desgracia no le ha sido posible acudir.

Entre lágrimas, Ronnie les dice que acaba de hablar con su padre y que éste está muy dolido por su plan para enriquecerse a costa de su ídolo, por lo que se confesará incapaz de hacerlo, antes de largarse y dejar a Tortuga y a Drama tirados en la subasta.

Johnny decide entonces poner la parte de Ronnie en la inversión y seguir adelante con el tema ahora que la cosa parece “seria”. Finalmente, acabarán consiguiendo la camiseta por 62.000 dólares, bastantes más de los previstos. Lo peor es que, al ir a recogerla, se enterarán de que quien estaba moribundo era el perro de Koufax y no el pitcher, que está muy afectado por la pérdida de quien ha sido su mascota durante los últimos diecinueve años.

Por su parte, Ari está dispuesto a recuperar a Lloyd a cualquier precio y su sorpresa es mayúscula al descubrir que Tom, a quien aborda para intentar arreglar las cosas, es un chico joven y guapo sin nada de pluma.

También le sorprenderá saber que la verdadera razón de su ruptura es que Lloyd ha engañado a su novio.

El viernes anterior, Tom, que ya sospechaba algo, aparcó frente a “The Abbey”, donde se suponía que iba a estar Lloyd pero éste no apareció ni le dio ninguna explicación.

Ari ve su oportunidad y, con gran habilidad, asegura que estuvo con él esa noche, viendo el estreno de “El ultimátum de Bourne” hasta las dos de la mañana.

- Me dijo que si te decía que había estado trabajando otro viernes por la noche, seguramente le dirías que se había terminado.

De problema a problema, el agente recibe de nuevo a Vinnie y a Eric pero este último se muestra decidido a abandonar “Perdido en las nubes” aunque se ofrece a apartarse y dejar de ser productor para volver a ocuparse como mánager del siguiente trabajo de su amigo.

Esa parece ser la solución pero el primero consejo como mánager será que Vince no debería hacer esa película con Billy: “Creo que Walsh va en picado y sus mejores tiempos han pasado ya. Creo que la cagó con «Medellín»”.

Voy a hacer la película”, decide finalmente Vinnie mientras un eufórico Ari se dispone a pedir dos millones de dólares como adelanto para su chico.

 

Atentos a:

 

"Sandy" Koufax, el gran ídolo del tío de Tortuga, fue realmente un lanzador (pitcher) zurdo de las Grandes Ligas de Béisbol, que jugó toda su carrera con los Dodgers de Brooklyn y de Los Ángeles. Comenzó su carrera en 1955 y se retiró en 1966.

Tuvo seis fantásticas temporadas entre 1961 y 1966, antes de que la artritis le retirara teniendo todavía 31 años. Sólo cinco años después se convirtió en el jugador más joven en ingresar en el Salón de la Fama del Béisbol.

Palmdale, en la que vive Ronnie, es una ciudad de unos 150.000 habitantes, a 100 kilómetros al norte de Los Angeles.

En cuanto a “The Abbey”, ante cuya puerta esperará inútilmente Tom a su infiel novio, es realmente un bar restaurante de Los Angeles enfocado a una clientela de gays y lesbianas.

El título del capítulo, por cierto -“estás hecho un putón”- será la frase que Ari le dedique a su ayudante cuando le llama para decirle que ha conseguido arreglar lo suyo con Tom, por lo que debe ceñirse a su versión. Eso sí, a cambio de regresar de inmediato al trabajo.

 

Episodio 7 – Follando como conejos

 

Línea Argumental

 

Los chicos están en el “Urth Caffé” y una bonita camarera sonríe a Eric por tercera vez, lo que sus amigos le hacen notar. Sin embargo, él no quiere salir con una camarera aunque afirme que no es por snobismo.

- Pero bueno –tercia Tortuga-, ¿quién ha hablado de una relación?

Drama le reta entonces a nombrar a una sola chica con la que se haya acostado sin sentir nada por ella pero la primera respuesta de Eric alude a una chica a la que pretendió en el instituto y con la que Tortuga piensa que no llegó a salir porque la chica no quiso.

- No salía porque tenía varicela, perdedor –protesta Eric.

También sacará a colación el nombre de la modelo perfecta -“la australiana 10”- pero esta vez será Drama quien lo rechace, al sostener que fue la chica quien se lo folló a él y no al revés.

Llegados a este punto, a Johnny se le ocurre apostar 5.000 dólares a que Tortuga es capaz de “tirarse a una tía” antes que Eric ese mismo día.

Vinnie se apresura a aceptar la apuesta y Drama aporta las reglas: tiene que ser una desconocida.

- Él no podrá llamarla –añade Johnny, mirando a Eric.

- Y tiene que ser gratis –dice entonces Vince, señalando a Torguga-; no puede ni pagarla ni comprarla.

- Joder… -gime Tortuga.

Vince se lleva a Eric a la piscina de un hotel y apenas se han sentado cuando dos chicas les envían a la camarera para ofrecerles una copa.

Drama, en cambio, opta por una vía más expeditiva y se conecta desde un cibercafé a la sección de “relaciones esporádicas” de la página losangelescraigslist.

- Becerra calentorra busca amante para la puerta de atrás –lee Drama mientras Tortuga lanza un gemido de horror al ver la foto de la sujeta en cuestión.

En busca de mayor fortuna, él mismo buscará en la web otro contacto:

- Preciosa reina del baile busca chico mono, bajito, mimoso y de veintitantos para hacer realidad sus fantasías.

- Suena perfecto –reconoce Drama.

- Demasiado perfecto. Debe ser una cerda –se lamenta Tortuga.

- O la llamas o llamo yo a la becerra –le amenaza entonces su amigo.

Después de conectar el altavoz del móvil, Tortuga llama a la chica:

- ¿Diga?

- ¿Eres Kelsey?

- Sí, ¿quién eres?

- Te llamaba por el anuncio.

- ¿Qué le pasa? –pregunta ella mientras Tortuga pone los ojos en blanco ante la falta de perspicacia de la dama.

- Puedo satisfacer tus necesidades –se limita a decirle él.

- ¿Ah, sí? Dime, ¿qué pinta tienes?

- ¿Qué pinta tienes tú? –se impacienta el chico.

- El tiempo es oro, Tortuga –le interrumpe Drama.

- ¿Cuántos estáis ahí? –pregunta ella alarmada,

- Yo sólo –responde Tortuga a indicación por señas de Johnny.

- Porque no quiero sexo en grupo, ¿eh?

- Sólo conmigo. Bajito, mimoso, veintitantos… justo lo que decías que querías.

- Vale. Ve a “Akab” en el 30 de Sunset. Con una gorra roja. Si me gusta lo que veo, te diré “hola”.

- ¿Y si no?

- Pues no –es ella ahora la que parece fastidiada por la agilidad mental de Tortuga.

Para entonces, Eric y Vinnie ya han trabado conversación con las dos chicas de la piscina, que resultan ser inglesas. Están en Estados Unidos por negocios durante unos días: la rubia Juliette diseña lencería y la morena Heather es su jefa de ventas.

 

El Sequito Heather

 

Juliette se ofrece a enseñarle los modelos a Vince pues “nunca viene mal que te apoye un famoso” y él acepta encantado, dejando a Eric a solas con Heather.

 

El Sequito Juliette la inglesa

 

Mientras Juliette y Vinnie se dedican concienzudamente al sexo en la suite que comparten las dos inglesas, Eric sigue junto a la piscina con Heather que, pese a su encanto o quizás debido precisamente a él, le pone visiblemente nervioso. Todo empeorará cuando aparece por allí la mismísima Sloan.

- Ostia –exclama Eric, más agobiado todavía al verla.

Cuando se acerca a saludarla, claramente cohibido, Eric le dice que lleva varias semanas en Los Angeles pero que no la ha llamado porque así se lo había pedido ella. El embarazoso momento no se prolonga demasiado, ya que Heather se les une y Eric se ve obligado a presentar a las dos chicas aunque se equivoque en el nombre de la inglesa.

A la chica no le cuesta el menor esfuerzo deducir que se trata de la ex novia de Eric, de modo que le pregunta por qué rompió con ella.

- Soy un idiota –responde Eric.

En el 30 de Sunset, Tortuga se dirige a una chica muy atractiva que está sola en una mesa:

- Disculpa, por casualidad, ¿no serás Kelsey?

- Aunque lo fuera diría que no –responde ella, más fresca que una lechuga.

- Eso es una grosería –responde Tortuga, con mucha razón, mientras se aleja.

Justo entonces aparece una rubia oxigenada que, después de echarle un vistazo, dirá a Tortuga que le gusta lo que ve; “Me vales”. Lo extraño es que le pide que recoja su ropa del tinte y pase por su casa (le escribe la dirección en la mano) a las nueve de la noche.

Cuando Drama y Tortuga van a la tintorería, la ropa de Kelsey resulta ser un disfraz de conejo.

- Me encanta –se ríe Drama-; mi dinero está a salvo.

- ¿Esto significa algo para ti, Drama? –pregunta inquieto Tortuga.

- Um, sí. Significa que es una peluche.

- ¿Qué coño significa eso?

- Alguien a quien le gusta follarte como si fueras un peluche.

Vinnie y Eric van a reunirse con sus amigos mientras comparten sus experiencias del día.

- Ya sabes –bromea Vince mientras bajan del coche- que nada pone a una chica tan cachonda como escuchar a un hombre lloriquear por su ex.

Eric vuelve a estar confuso con Sloan, sintiéndose fatal y elucubrando acerca de que a ella podría apetecerle que hablaran.

- Eric, ¿de qué iba el día de hoy? –pregunta Vinnie ya en el ascensor.

- No lo sé, Vince. Dímelo tú.

- De tu incapacidad para ser desapasionado. Acabas de encontrar a Sloan y ya sientes algo. Tal vez real o tal vez no.

Cuando entran en la habitación del hotel ven a Tortuga enfundado en un disfraz de conejo rosa y protestando.

- ¿Es que estamos en Pascua? –pregunta Vince, realmente extrañado.

- Considérate afortunado –le dice Drama a Tortuga-; una chica como esa es una diosa en la comunidad peluche.

- ¿Vas a follar metido ahí? –alucina Eric.

- De hecho –aclara Johnny-, los peluchófilos se refieren a eso como “chingar”.

- Vaya, Tortuga –se ríe Vinnie-, esto es raro incluso para mí.

 

El Sequito peluche

 

- No dejes que te coma el coco –le anima Drama-; los peluches también son personas. Y todo el mundo necesita echar un polvo excepto ese colgado –señala a Eric-, que sólo necesita un buen libro, una taza de té y un buen y largo abrazo.

- ¿Tú ayudas a Bugs Bunny a sacarse la polla por un agujero y el colgado soy yo? –se burla el mánager.

Vince les pone entonces al día en el asunto de las inglesas pero finalmente Eric se siente acuciado por las ganas de hablar con Sloan y sale de la habitación para llamarla, lo que suscita la protesta de Drama:

- No puede tirarse a Sloan. Va contra las reglas.

- Se encontró con ella mientras hablaba con la inglesa –le aclara Vinnie.

- Ese chaval tiene una suerte de mierda –ríe entonces Johnny.

Cuando Eric se excusa con Sloan por el asunto de la chica de la piscina, a la que afirma no conocer, su ex le responde que ya no están juntos, por lo que no le debe explicación alguna.

- Te dije que no habría más “nosotros” si te ibas a Italia tres meses después de haber estado fuera por la película durante seis meses.

Cuando Eric le propone ir a cenar para charlar un poco, Sloan le confiesa que “ha conocido a alguien”.

Ari Gold, por su parte, ha contactado con el detective al que recurre en los casos delicados para que investigue la vida de Andrew Preston, el director de la escuela Brayard Country. Pero, por desgracia para él, ésta será la primera que vez que no haya ningún trapo sucio que encontrar.

Eso supondrá un grave problema para el agente pues el mejor amigo de su hijo sí ha sido admitido en la escuela y, además, han rechazado a Jonah en el resto de colegios privados de la ciudad “gracias” a las negativas referencias ofrecidas por Preston.

Así las cosas, Ari se ve obligado a visitar al director para suplicarle que admita a su hijo en el colegio. Su servil discurso, lágrimas incluidas, no ablanda a Andrew pero sí da pie a que éste le pida un empleo en su agencia para su propio hijo –un chico “especial”- como contraprestación por admitir a Jonah.

Aparcados fuera de la casa de Kelsey, Tortuga se confiesa incapaz de ponerse el disfraz y tirarse a la rubia, por lo que Drama acaba poniéndoselo él mismo:

- Si voy a perder 5 de los grandes, al menos déjame que moje.

Lo siguiente que verá Tortuga, a través de la ventana de la casa, será a dos peluches en pleno frenesí sexual.

En cuanto a Eric, va a buscar a Heather para ir a cenar pero, cuando ella abre la puerta, decide preguntarle a la chica:

- ¿Qué me dirías si pasamos del restaurante y pedimos algo aquí?

- Te diría… pasa –y, diciendo esto, lo introduce en su habitación.

 

Atentos a:

 

La serie se toma un respiro en este punto y durante un capítulo se olvida de los negocios, de los enfrentamientos y de las tensiones para centrarse en la mera diversión.

Situaciones cómicas y una buena ración de diálogos ingeniosos que ya se estaban echando un poco en falta –de hecho y de forma excepcional he optado por transcribir la mayor parte de los mismos- lo convierten en uno de los episodios más graciosos de la temporada.

El actor William Forsythe, habitual en rudos papeles tanto de criminal como de policía -el gangster desfigurado Flattop en la “Dick Tracy” de Warren Beatty o el chantajista Richie Madano en “Buscando justicia” de Steven Seagal, entre otros- interpreta en el capítulo el papel del detective privado en el que confía Ari.

 

Episodio 8 – El escritorio de Gary

 

Línea Argumental

 

Eric ha alquilado un despacho en un barrio humilde de Los Angeles para poder trabajar sin que el resto del grupo le moleste pero ni la zona ni el local gustan lo más mínimo a sus amigos.

El escritorio plegable disgusta especialmente a los chicos, que tan pronto dejan solo a Eric se disponen a buscarle uno en condiciones.

En una exclusiva y cara tienda de muebles encuentran un escritorio con mucha historia tras el cual se sentó Mickey Rooney en “Desayuno con diamantes”.

- Tiene gracia –le dice Tortuga a la elegante señorita que les atiende-, nosotros lo queremos para que lo use otro irlandés pequeñín.

 

 El Sequito Vendedora escritorio

 

La chica se admira de que se trate de un regalo pues el mueble cuesta nada menos que 42.000 dólares.

El problema es que, instantes más tarde, la atractiva rubia descubrirá que el escritorio, que también fue un regalo de Scorsese a Robert de Niro tras el fracaso de “New York, New York”, ya ha sido vendido.

Al menos Vince logra convencerla de que le revele quién es el comprador, que resulta ser un viejo conocido: Gary Busey.

En las lujosas oficinas de Gold Standard, Ari está más nervioso que de costumbre pues ese día la cantante Mary J. Blige, “la chica de oro” de su compañía, viene a hacerles su visita anual.

Con toda la inoportunidad del mundo, los gemelos Jim y Jeff Jensen han iniciado una guerra fratricida que no augura nada bueno. De hecho, aunque Ari intenta calmarles, ambos acaban protagonizando una violenta pelea sobre la mesa de la sala de reuniones.

 

El Sequito Gemelos

 

Llamados al despacho de Ari, éste averiguará que Jeff se ha acostado con la mujer de Jim, lo que hace imposible que puedan volver a trabajar juntos.

Aunque lo justo sería despedir al hermano adúltero, Gold opta sin embargo por quedarse con Jeff porque factura más que su hermano, lo que cabrea todavía más al despedido Jim.

Entre tanto, Eric ha intentado contactar con Peter Jackson a propósito de su recién creada compañía de videojuegos pero la gente del director neozelandés, que no le conoce, contacta con Ari para recabar información acerca de él.

Cuando Gold le llama, se cachondea bastante de él, de modo que un mosqueado Eric se pone en contacto con la sección de anuncios del “Daily Variety” para anunciarse como mánager de Vince.

Elige el nombre de “Grupo Murphy” para su negocio pero, cuando la operadora averigua que él no tiene más que un representado, pone en duda la idoneidad del nombre.

El problema, no obstante, es que necesitan algo que acredite que efectivamente representa a Vince para poder anunciarlo: un contrato escrito o una llamada de la oficina de Ari Gold que lo confirme.

Eric no dispone de lo primero y le repatea enormemente recurrir a la segunda de las opciones pero el problema se resuelve cuando poco después Shauna le telefonea cabreada, reprochándole que esté haciendo poco menos que el ridículo.

- ¿Poniendo un anuncio? ¿Quién coño te crees, el puto fontanero?

Ella le da entonces el nombre de una persona de Variety que “te hará una presentación de prensa, te hará un par de preguntas y escribirá unas cuantas frases. Te llevará 20 minutos y no te costará un céntimo”.

Para entonces los chicos han conseguido “rescatar” el escritorio de manos de Busey, que pone como condición para revendérselo que Drama se preste a una sesión de pintura corporal, lo que no resultará como Johnny espera.

 

El Sequito Gary Busey pinta a Drama

 

Para colmo de males el escritorio resultará demasiado grande para la estrecha escalera del despacho de Eric mientras que tampoco es posible subirla por la fachada debido al exiguo tamaño de la ventana.

Mary J. Blige llega a las oficinas de Gold Standard y en menos de un minuto critica el traje de Ari, alaba el perfume de Lloyd (el muy ladino sabe que es la colonia preferida de la cantante) y, lo que es peor, nota de inmediato la ausencia de Jim Jensen.

Contrariamente a Ari, ella no sólo distingue a los gemelos sino que adora a Jim porque es muy detallista con ella y siente una profunda animadversión hacia Jeff porque le parece muy raro y siempre está mirándole el culo.

 

El Sequito Mary J Blige

 

Por desgracia para Ari, mientras la acompaña al ascensor tras la reunión ambos coinciden con Jim, que se está llevando sus cosas y pone a Mary al corriente de las razones de su arbitrario despido.

Como consecuencia, la cantante decide no renovar su contacto con la agencia de Gold –eres un animal, Ari- y regresar a su antigua compañía ICM.

Con un cabreo descomunal, el agente se dirige al despacho de Jeff y lo despide tan fulminantemente como a su hermano gemelo.

En Variety, Eric sufre una auténtica emboscada con entrevistas a fondo y fotografías pero lo que le sacará de quicio es que en su edición online de las diez de la noche, la revista publica el artículo bajo el significativo título de “El nuevo nepotismo en Hollywood”.

Vinnie apenas tiene tiempo de consolarle porque aparece la rubia de la tienda de muebles para reclamar que vuelva a la cama con ella (sic). Por supuesto, Eric ni siquiera sabe quién es la chica.

A la mañana siguiente, los cuatro se dirigen a un moderno edificio donde a Eric le muestran su deslumbrante escritorio.

- ¿Te gusta? –le pregunta el rumboso Vince.

- Sí, me encanta. No entrará en mi despacho.

- En realidad ya lo ha hecho –afirma Vinnie, desconcertándole.

Y es que el actor se ha tirado al gasto y ha alquilado lujosos despachos contiguos para los cuatro, lo que hace sentirse a Eric como un inútil.

Por suerte, en ese momento suena su móvil y resulta ser el mismísimo Peter Jackson devolviéndole la llamada desde Nueva Zelanda.

- Te habría llamado ayer pero aquí nadie sabía quién demonios era Eric Murphy. He visto el artículo de Variety. No te preocupes, un palo de vez en cuando sirve para que sigamos siendo honestos.

Después de hacer una broma acerca de su parentesco con Eddy Murphy, el director le confesará que no soporta a Ari Gold, por lo que “está bien saber que los que queremos hacer negocios con Vincent Chase tenemos un mánager legítimo con quien hablar”.

Cuando, respondiendo a su pregunta, Eric afirma estar interesado en su nueva compañía de videojuegos, Jackson le comenta que la semana siguiente va a estar en Los Angeles, por lo que le pide que su ayudante llame al suyo y luego ya se pondrán ellos de acuerdo.

- ¿Qué ha pasado? –pregunta Vinnie intrigado, tan pronto su amigo cuelga el teléfono.

- Voy a  necesitar un ayudante.

 

Atentos a:

 

El final del capítulo resulta divertido y a la vez significativo, ya que Eric, que parecía conformarse con un cuchitril para leer guiones y atender al teléfono, se ve de pronto en un despacho de lujo y, tras la publicación del artículo de “Variety” (como bien apuntará Drama, no existe la mala publicidad), necesitado incluso de ayuda tras su salto de calidad profesional.

Por primera vez aparece el nombre de “Gold Standard” rebautizando a la compañía fundada por Ari y Babs como “Miller-Gold”.

Mary J. Blige es una de las celebridades del episodio. Se trata de una cantante de blues, soul y hip-hop nacida en el Bronx neoyorkino y con un estilo muy característico que le ha valido numerosos reconocimientos artísticos.

Sin embargo, el protagonismo lo acapara en la última escena el director neozelandés Peter Jackson, que por aquel entonces ya había alcanzado la cima con su trilogía de “El Señor de los Anillos”.

 

Episodio 9 – Jóvenes y colgados

 

Línea Argumental

 

El grupo se ha mudado a una nueva casa que les cuesta la friolera de 30.000 dólares al mes pero Eric no es capaz de encontrarla y empieza a desesperarse al volante.

Cuando al fin ve la señal de una dirección conocida –Durand Drive-, frena ligeramente y otro descapotable embiste a su Aston Martin por detrás.

La embestidora resulta ser Anna Faris, quien después de disculparse le pide que no se acerque pues sólo lleva una toalla, ya que ha olvidado coger una muda para después de su clase de pilates.

 

El Sequito Anna Faris choca por detras

 

Dado que tampoco lleva la cartera, la actriz le da su número de teléfono para poder facilitarle más tarde los datos de su seguro.

Los chicos se ríen de Eric cuando éste les cuenta que hubo “un momento especial” entre él y Anna y todavía se burlan más cuando el número que la chica le dio resulta estar mal.

Sin embargo, Tortuga cree que tienen problemas más graves porque han dejado de suministrarle la hierba favorita del grupo, que se ha extinguido definitivamente.

Vince le animará un poco al informarle de que guarda todavía un poco de esa hierba en una caja.

Mientras, Ari sigue a su mujer hasta el plató en el que se va rodar un episodio especial de la telenovela “Genoa City”, para el que ella ha sido requerida pues su personaje todavía sigue teniendo miles de admiradores pese a los años que hace que abandonó la interpretación.

El agente está celoso porque su esposa tiene que rodar una “escena con beso” junto a un guapo actor hispano llamado Javier Gracho.

Haciendo uso de “Mapa de Estrellas”, Eric se las ingenia para dar con la dirección de Anna Faris y, molesto como está porque la chica haya pasado del accidente, se presenta allí.

Ella vuelve a disculparse y hablando queda claro que, aunque la culpa del accidente fue de la propia Anna, su coche se llevó la peor parte.

De hecho, la actriz está esperando un taxi para asistir a una reunión pero el vehículo se está retrasando, por lo que Eric se ofrece a llevarla.

Johnny y Vinnie, por su parte, están solos en casa en ese momento pero no saben de qué hablar y deciden fumar un poco de hierba aunque al ir a buscarla descubren que Tortuga se la ha llevado toda.

Él se lo confirma desde el supermercado en el que está haciendo la compra y es que, con buen criterio, no se creía que fuesen a esperarle para fumar.

Una chica rubia le pide entonces permiso para colarse, ya que apenas lleva un par de cosas y Tortuga accede pero cuando ella le cuenta que sus amigas y ella tienen una “fiestecilla de mediodía”, el chico le dice que él también tiene una con sus amigos, por lo que quizás deberían unirlas.

 

El Sequito Tortuga con rubia supermercado

 

- No lo creo –le responde ella con cierta aprensión.

- Vamos, te garantizo que la nuestra será mejor que la vuestra.

- ¿Sí? ¿Por qué? –pregunta la rubia con manifiesto escepticismo.

- Porque es en casa de Vincent Chase.

- ¿De verdad? –vuelve a preguntarle ella, sin saber si creerlo.

De camino hacia la ciudad, Anna cuenta a Eric que va a reunirse con el director de su próxima película, “La chica de los ojos marrones”.

Curiosamente, ese guión se lo enviaron a Vince mucho tiempo atrás pero lo rechazaron por considerarlo un tanto pretencioso, algo que Eric no tiene más remedio que confesar ante la insistencia de la chica por conocer su opinión.

Tortuga lleva en el coche a la rubia del supermercado y a sus dos amigas y una de ellas se muestra bastante borde, lo que hace al chico desear en voz alta que las amigas hubieran sido “tan guays” como la rubia.

- ¡Cómemelo! –le dice despectivamente la amiga borde, con toda finura.

- Ni aunque te bañaras en sirope de caramelo –le responde Tortuga, haciendo patente su desamor mutuo a primera vista.

La chica insiste en querer probar la hierba sin esperar a llegar y Tortuga se violenta tanto que acaba saltándose un stop y siendo detenido por la policía.

El agente de la ley le pide la documentación y luego le hace bajar del coche cuando huele a hierba en su interior. Finalmente le hará tirarla por una alcantarilla.

Sin embargo, el avispado Tortuga lo deja en un saliente y lo recupera después de que el policía se haya ido, lo que le valdrá la admiración de las chicas, incluida la borde.

Enfermizamente celoso, Ari aborda en su camerino al actor con el que su mujer ha de compartir la escena romántica y le amenaza con arruinar su carrera si consuma el beso de marras.

Mosqueada, la señora Gold le dará un morreo en toda regla a Javier delante de su marido y del resto del equipo de rodaje tan pronto se entera de los manejos de Ari, que deberá volverse a casa con el rabo entre las piernas.

Cuando ella regresa, comunicará a su esposo que le han pedido que vuelva a la serie:

- Si quieres ser una puta de telenovela, hazlo pero que sepas que me haces desgraciado –le dirá él.

Aunque su marido no se lo merezca, lo cierto es que la señora Gold cambió la interpretación por una familia y no tiene intención de volver al pasado.

En la nueva casa de Vince, Eric ya se ha reunido con los hermanos Chase cuando recibe sorprendentemente una llamada de Anna.

- Siento que hoy dejamos algo a medias –le dice ella-; ¿te gustaría cenar conmigo?

Al instante llega Tortuga con la hierba y la compra, acompañado de “Lori, Morgan y la tuya, Drama”, le dice a Johnny señalando a la amiga borde, que frunce el ceño desagradablemente sorprendida.

Mientras Eric cena con Anna, ella le confiesa que ha rechazado la película porque “le llevaba en la cabeza” y porque ha vuelto a leer el guión y realmente no le parece bueno. Sólo intentaba justificarlo porque le apetecía el rodaje de tres meses en Italia.

En ese momento suena el móvil de la chica y la llamada resulta ser de su novio, lo que dejará a Eric descolocado por completo.

Más tarde, Drama propone a todos bañarse en bolas en la impresionante piscina de la nueva casa y la amiga borde, que finalmente ha quedado emparejada con Tortuga muy a pesar de ambos, se apunta inmediatamente.

- ¿Alguien más?, pregunta Tortuga sarcástico.

- Sé amable –le dice la chica-; soy tu única oportunidad esta noche.

 

El Sequito Amiga borde

 

- ¿Tengo alguna oportunidad? –pregunta él, con un mínimo hilo de esperanza.

- No, la verdad es que no.

Eric llega en esos momentos y les cuenta que lo que en realidad quería Anna de él es que fuese su mánager, cosa que no parece hacer demasiada gracia a Vince.

- ¿Me dirás lo que le pusiste al filete? –pregunta Morgan una vez más a Drama, que se niega a revelar sus secretos culinarios.

- Ya veremos –responde Johnny mientras ambos se acercan a la piscina, a la que la chica borde empujará a un Tortuga todavía vestido.

Cuando la acompañante de Drama se quita la camiseta, dejando al descubierto sus encantos, él responde de forma automática: “te imprimiré la receta”.

 

Atentos a:

 

Existe realmente una página web (http://www.mappery.com/map-of/Beverly-Hills-stars-homes-map) en la que aparecen las direcciones de las estrellas de Hollywood que residen en Beverly Hills, algo que dudo que divierta demasiado a los aludidos pero que muchos turistas aprovechan para ir a la caza del famoso.

Una de esas estrellas, la actriz estadounidense Anna Faris, es la estrella invitada del capítulo.

Anna se hizo popular gracias a la paródica y bastante lamentable “Scary movie”, que por cierto fue promocionada con el slogan “No habrá clemencia. No habrá vergüenza. No habrá secuelas” pero acabó ofreciendo cinco entregas, a cuál más infame y todas ellas protagonizadas por la Faris.

La actriz también ha participado en películas de bastante más calado como “Lost in Translation” o “Brockeback mountain” pero lo cierto es que su carrera está abonada a subproductos como “Una conejita en el campus”, “Dime con cuántos” o “El dictador”.

En la actualidad, Anna está casada con el también actor Chris Pratt, de moda tras sus éxitos en “Guardianes de la galaxia” y “Jurassic World”.

 

Episodio 10 – ¿Qué pasa con la nieve?

 

Línea Argumental

 

Eric pregunta a Vince si cree que debería trabajar con Anna Faris pero, sin responderle, su amigo le pregunta a su vez si cree que puede trabajar con ella sin intentar tirársela. Al fin y al cabo, la noche anterior creía tener una cita con la chica.

La verdadera cuestión que subyace es si a Vince le parece bien que Eric deje de trabajar en exclusividad para él, lo que no queda demasiado claro cuando su representado le hace ver que no todos los clientes son tan fáciles como él y todavía menos las actrices.

No obstante, Eric está convencido de poder hacerlo e incluso ofrece a Vinnie el 50% de lo que gane con cada cliente que lleve pero su amigo rechaza la oferta y únicamente le pide que no desatienda su carrera.

Esa misma mañana, Dana Gordon telefonea a Ari para contarle que Billy Walsh ha escrito un guión pero no es el de “Nubes”.

Preocupado, Ari pide a Lloyd que contacte con Eric pero éste acaba de llegar a “las colinas”, donde Anna realiza una sesión fotográfica y allí no hay cobertura, por lo que resulta imposible mantener una conversación.

La actriz recibe a su nuevo mánager con mucha efusividad pero la aparición del novio de la estrella, que resulta ser un completo imbécil, trastocará la sesión con propuestas a cual más grotesca.

Sus peregrinas ideas dejan atónitos no sólo a Eric y al fotógrafo que se ocupa del reportaje sino incluso a la propia Anna.

 

El Sequito Novio de Anna Faris

 

Además, el individuo pretenderá usar a Eric como su asistente personal, algo que por supuesto no entra en los planes del mánager, a quien Ari sigue intentando contactar de forma desesperada.

Ante la imposibilidad de lograrlo, el agente decide llamar directamente a Vinnie, que empieza a notar lo que significa no ser ya el único cliente de Eric.

- El problema –cuenta Ari a Vince- es que Billy ha cogido tu película en una montaña nevada y la ha convertido en un thriller futurista situado en una granja en el año 2075. Ha pasado del libro, por el que se pagaron tres millones y medio de dólares y él ha decidió inventarse su propia historia.

Gold se quedará de piedra cuando Vince le cuente que Eric está ilocalizable porque ahora tiene otro cliente y que éste es nada menos que Anna Faris.

Viendo que nadie logra dar con el mánager, Ari se dirige entonces a casa de Billy, donde le recibe Cat, la novia del director, en ropa interior como es costumbre en ella.

Cuando al fin logra entrar en la casa, Walsh le pregunta si todo el mundo odia su guión.

- Te pagaron medio millón de dólares por adaptar el libro y no lo has hecho.

Lo peor es que el director no tiene la menor intención de adaptar la novela, ha seguido su propio camino y ni siquiera le intimidan las amenazas de Ari, quien le asegura que va a ser demandado y no va a volver a dirigir una película en esa ciudad.

- Menos mal que pinto –dice Walsh con todo el cuajo.

El agente se va disgustado y todavía tiene que escuchar cómo Walsh le despide.

Dana Gordon no está más contenta que él y además se ve obligada a hacerse pasar por su esposa para que Lloyd le pase al fin con Ari.

Éste pide a Dana que despida a Walsh –“yo ya lo he hecho”- y se compromete a encontrarle un guionista y un director de primer orden antes de que finalice el día.

- El primer gran proyecto que consigues para tu nuevo estudio se está desmoronando –tiene las narices de decirle.

- Gracias a tu guionista-director, gilipollas –replica ella, cargada de razón. Si crees que mi último jefe era vengativo, no has visto una mierda.

Eric se ve obligado a interrumpir la discusión que Anna mantiene con su novio dentro de su caravana porque se van terminando las horas de luz y el fotógrafo se impacienta.

Dave, el novio de la actriz, no se toma nada bien que Anna decida volver al trabajo antes que terminar su “conversación” y se larga con su coche colina abajo.

Poco después frenará bruscamente pensando que Eric le está siguiendo cuando el mánager sólo busca descender un poco para lograr cobertura pues presiente que algo importante ocurre en la oficina de Ari.

Después de acusar a Eric de querer acostarse con su novia, Dave regresa al set y protagoniza una tormentosa pero breve discusión con Anna, que harta de sus sandeces le envía a paseo.

 

El Sequito Anna Faris sesion fotos

 

Entre tanto, Ari ha ido a ver a Vince para proponerle a Richard Kelly, el director de “Donnie Darko”, para sustituir a Billy pero se encuentra con la sorpresa de que su actor está alucinado con “Silo”, el guión que Walsh ha escrito en lugar de “Nubes”.

A la desesperada, Ari se dirige al estudio de Richard Wimmer, donde éste se está dando una ducha en el despacho antes de coger un avión rumbo a Europa y, contraviniendo las órdenes de su secretaria, no sólo entra sino que se encierra dentro, dejando fuera tanto a la secretaria del jefe del estudio como a la propia Dana.

Richard se sorprenderá de verlo allí pero más todavía cuando el agente le informa de que Billy ha estado seis semanas escribiendo un guión distinto al de “Nubes”, por lo que no hay tiempo material para que ésta se estrene en junio aunque sea con otro equipo de rodaje.

En cambio, “Silo” es una magnífica opción para lograr un taquillazo en pleno verano que mitigue los malos resultados que viene cosechando el estudio, con sus acciones a la baja y tres trimestres seguidos en números rojos.

Wimmer quiere matarlo pero Ari le vende el guión como algo magnífico y Dana se ve obligada a respaldarle: «imagina “Blade Runner” y “Campo de sueños” juntos».

Esa tarde, en la nueva casa de Vince, éste y sus amigos brindan con Billy con Ari por su nuevo proyecto cuando aparece Eric protestando porque nadie coge su móvil.

- Está todo solucionado –le dicen.

- ¿Qué está solucionado? –pregunta él, intrigado.

- Hacemos la película de Billy –le responde Vince mientras le tira el guión.

- ¿”Silo”? –pregunta Eric, extrañadísimo, provocando las risas de todos. ¿Qué pasa con la nieve?

 

Atentos a:

 

Anna Faris continúa a bordo un episodio más aunque realmente sus escenas son las más endebles del episodio, que se sustenta sobre todo en el frenesí que provoca la desconcertante actitud de Billy Walsh.

Al espectador no le costará ningún trabajo identificarse con Eric a la hora de juzgar a este ególatra neurótico que de nuevo coloca las vidas de los chicos en la cuerda floja y ahora, además, añade nuevos damnificados a su nómina.

El más que correcto actor John Heard encarna en el capítulo al jefe de los estudios para los que ahora trabaja Dana Gordon.

Nacido en Washington, Heard ha seguido una amplia carrera en la que figuran títulos como “El beso de la pantera”, “Big”, las dos entregas de “Solo en casa” (interpretaba al padre de Macaulay Culkin) o “Despertares” aunque, en los últimos tiempos, es mucho más frecuente verle en televisión: “Los Sopranos”, “CSI Miami” o “Prison Break” (interpretando a Frank Tancredi, el padre de Sara Tancredi).

 

Episodio 11 – Cannes o no Cannes

 

Línea Argumental

 

Eric lleva 97 minutos hablando por el móvil con Anna mientras ella hace tiempo hasta que empiece el reality show de las Pussycat Dolls, que sigue de forma obsesiva.

Él le propone que salga esa noche con él y los chicos para celebrar su viaje a Cannes y, aunque Anna se niega en primera instancia, accede a condición de reunirse con ellos después de saber a quién “largan” en el programa de esa tarde noche.

El humor de Eric se estropeará un tanto cuando llegan al local en el que van a celebrar su pequeña fiesta y encuentran allí a Billy, esperándoles junto a Ari.

Este último les comunica que va a llevar a su mujer a Cannes, lo que contraría un poco a Vince, ya que “era un viaje para tíos”.

Poco después aparece Anna y, para mayor incomodidad de Eric, Billy le pide que se la presente porque le encanta.

Es más, al día siguiente propondrá que sea ella quien interprete el papel de hermano de Vince que Drama ambicionaba y que ahora pasaría a ser femenino.

Johnny se siente decepcionado y Eric molesto pero Billy y Vinnie ya han decidido organizar una comida con Eric y su representada para hablar del tema.

Justo en ese momento llega Tortuga afirmando que deberían cancelar el viaje pues los noticieros informan de que la administración estadounidense ha declarado la alerta roja antiterrorista.

Ari aprovechará esa excusa para presionar a su mujer con la intención de que ella no le acompañe a Cannes pues sería terrible –le dice con todo cinismo- que sus hijos quedaran huérfanos si algo ocurriera.

Su mujer decide quedarse en Los Angeles, pero aparte de comenzar una maratoniana y carísima sesión de compras que incluye un nuevo coche, amén de joyas y vestuario, le dejará claro cuánto le decepciona comprobar que preferiría no estar casado con ella.

Por su parte, Tortuga está muy nervioso pues ya odia volar en condiciones normales y la amenaza terrorista le tiene de los nervios pero Drama, que como siempre se las da de duro, no está menos preocupado que él.

Tan pronto llegan al aeropuerto reciben de Billy la mala noticia de que el vuelo ha retrasado tres horas su salida; un tiempo que propone usar para adelantar la comida con Anna, lo que exaspera a Eric, que se ve obligado a aceptar.

 

El Sequito Billy anuncia retraso vuelo

 

Drama decide gastar esas tres horas en recorrer el aeropuerto en busca de sospechosos e indeseables y acaba arrastrando consigo a Tortuga mientras Ari monta un escándalo en el aeropuerto porque nadie le había informado del retraso y ha perdido un tiempo precioso de trabajo.

Sin embargo, cuando llama a Lloyd para informarle, le encuentra más que disgustado porque le había prometido llevarle a Cannes cuando le denegó el ascenso y su jefe ni siquiera lo recuerda.

He visto “Scary movie” diez veces y sé que puedes hacerlo para mí”, le dice Billy a Anna durante la comida con toda la suavidad del mundo mientras Eric pone los ojos en blanco.

Ella manifiesta su extrañeza y busca en su mánager un apoyo que no obtiene, de modo que Billy le pregunta qué tiene de malo “Scary movie”.

- Me encanta “Scary movie” –dice Anna-; sólo que no me parece que sea tu rollo.

- ¿Cuál crees que sería mi rollo? –le pregunta él con toda la calma.

- “Terciopelo azul”, puede que “Henry, retrato de un asesino”…

- He visto las dos veinte veces. Yo soy un cinéfilo, Anna. Lo veo todo. He visto “Lost in translation” y me encantó. He visto “Sólo amigos” y también me encantó. Sé que entre nosotros hay un contraste que funcionaría perfectamente para esta película.

Drama y Tortuga observan a todo bicho viviente en la terminal y Tortuga manifiesta su temor al ver a un hombre árabe, por lo que Johnny le pide que “olvide los perfiles”, ya que él no cree en ellos.

Sin embargo, pronto considerará la conveniencia de hacerse amigos del árabe y así “cuando secuestre el avión y empiece a cargarse a la peña, nos dejará libres”.

Para cuando llega el anuncio de que el vuelo ha sido definitivamente cancelado, Drama ya está invitando al árabe al restaurante que él elija en Francia, lo que no impide que salga disparado tras Ari cuando éste le confirma la cancelación.

- ¿Cómo me pongo en contacto con vosotros? –pregunta su nuevo e ingenuo amigo.

- No lo hagas –responde Drama-; si ha de suceder, nos encontraremos. Pórtate bien.

Mientras Eric y Vince regresan en la limusina al aeropuerto, Billy pone a prueba la paciencia del mánager alabando a Anna, que según él es “material para esposa, material para madre y para envejecer juntos”.

Antes de llegar reciben el aviso de que han cerrado el aeropuerto, por lo que ese día no saldrá ningún vuelo.

Ari telefonea entonces a Sydney Pollack, que es quien ha reservado el último jet privado de Marquis, para pedirle que les lleve a Cannes y el director acepta porque está deseando conocer a Vince aunque únicamente se compromete a aceptar cinco pasajeros.

Ajenos a estas negociaciones, Vince presiona a Eric para que convenza a la indecisa Anna de participar en “Silo” y, a regañadientes, eso es lo que el mánager hace poco después.

Sin embargo, cuando mánager y actriz empiezan a confesarse su mutua atracción en la conversación que ambos mantienen en el salón de la casa de Anna, Eric se arrepiente y decide confesarle que en realidad no le gusta el guión.

Decepcionado por su mentira, Anna le despide de forma fulminante. Cariacontecido, Eric llega tarde al aeropuerto sólo para enterarse de que tampoco van a a volar con Pollack pues Ari contó mal y ellos son seis, no cinco, contando a los chicos, a Billy y al propio Ari.

El problema se resolverá cuando coincidan allí con Kanye West, que tiene un inmenso avión casi vacío con el que va a volar junto a su séquito hasta Londres.

Tortuga y Vince le convencerán de hacer una escala previa en Cannes mientras Kanye les sugiere que pidan un masaje a las atractivas azafatas Mandy y Sandy porque “son una locura”.

 

Atentos a:

 

La evacuación por alerta roja del aeropuerto de Los Angeles (LAX) no tuvo lugar realmente aunque sí es cierto que en 2007, meses antes del rodaje del episodio, sí se evacuó el de Long Beach (LGB) por una falsa alarma de bomba que resultó no serlo.

En cuanto al reality “Pussycat Dolls Present: The Search for the Next Doll”, fue un programa emitido por la televisión estadounidense en el que la popular banda buscaba a una nueva componente. Curiosamente, la ganadora Asia Nitollano decidió finalmente no integrarse en la banda e iniciar una carrera musical en solitario.

Por último, las estrellas invitadas del episodio son Anna Faris (por última vez tras su brusca ruptura con Eric), Kanye West y, sobre todo, el director Sydney Pollack, uno de los realizadores preferidos de un servidor.

Kanye es un famoso rapero de brillante trayectoria como músico, con nada menos que 30 millones de descargas digitales de sus temas y un buen montón de Grammy a sus espaldas pero también es célebre por algunas controvertidas actitudes como la que protagonizó al interrumpir el discurso de agradecimiento de Taylor Swift en la entrega de los premios MTV para insinuar que Beyoncé lo había merecido más.

El cantante, que está casado con la empresaria y modelo Kim Kardashian, ha amenazado con presentarse a la presidencia de Estados Unidos en 2020 aunque, si se confirma su inminente divorcio, eso podría constituir un cierto hándicap.

Por lo que respecta a Sydney Pollack, que también ha hecho sus pinitos como actor (“Tootsie”, “Maridos y mujeres”, “Eyes Wide Shut”, “Michael Clayton”), es el director de las justamente alabadas “Danzad, danzad, malditos”, “Las aventuras de Jeremiah Johnson”, “Tal como éramos”, “Los tres días del Cóndor”, “El jinete eléctrico”, “Tootsie”, “Memorias de África”, “Habana“ o “La tapadera”, entre otras.

 

Episodio 12 – Los chicos de Cannes

 

Línea Argumental

 

El grupo llega a la glamurosa Cannes y todos desbordan optimismo excepto Eric, que sigue sin tenerlas todas consigo aunque aparentará todo lo contrario cuando se encuentren en el hotel con Yair Marx.

El millonario viene con una nueva esposa para tranquilidad de Vince y afirma estar dispuesto a pujar por “Medellín” aunque Ari le ningunea de forma demasiado ostensible.

Drama se llevará una desagradable sorpresa al comprobar que su reserva, que hizo por separado del resto y confirmó reiteradamente, no aparece por ningún lado mientras sus amigos se alojan en preciosas suites contiguas con vistas a la playa.

Eso amenaza sus planes de pasar el fin de semana encerrado con una bella francesa en una lujosa habitación, algo que está seguro de conseguir porque “Saqueo vikingo” aparece entre las series más vendidas en la página gala de Amazon.

Todos salvo Drama están ya cómodamente alojados cuando Nicky Rubenstein, el “convicto familiar favorito” de Ari, telefonea a éste cabreado por no poderse librar de la tobillera que el juez le impuso y que le ha impedido viajar a Cannes, por lo que se está contentando con dos prostitutas que retozan en top-less en su inmensa piscina.

Nicky ha recibido una llamada de Yair, por lo que ordena a Ari que se presente con Vince en el yate del millonario y escuche lo que éste tenga que decirle pues es el único que, hasta el momento, ha mostrado un interés real por “Medellín”.

Un montón de chicas bailan al son del “Macarena” de “Los del Río” en la cubierta del enorme yate de Yair, que se alegrará mucho al ver que Ari y los suyos han cambiado de opinión y se han dignado visitarle.

Las burlas de los chicos hacia Drama por su seguridad en que va a encontrar una chica terminarán abruptamente nada más pisar la cubierta del barco pues, de inmediato, una rubita muy atractiva se acerca para preguntar a Johnny si es Tarvold y, cuando él responde afirmativamente, un montón de chicas gritan alborozadas.

 

El Sequito Drama baila Macarena en Cannes

 

Después de hacer feliz a Tortuga pidiéndole a una chica que lo lleve al dormitorio y le haga “su mejor mamada”, Yair añade:

- Y ahora los hombres bajemos a hablar a mi camarote.

El millonario quiere ser el primero en ver la película y está dispuesto a “pagar bien” si le gusta pero, como cabía esperar, Billy se niega a dejar que nadie vea su trabajo antes del estreno y esta vez todos están de acuerdo con él.

Aunque intenta sobornarles con Rolex de oro, lo que por cierto arrancará un comentario de Billy afirmando preferir el Patek Philippe que luce Yair en la muñeca, eso no les hará cambiar de opinión.

Su anfitrión les informa entonces de que ha invertido 100 millones de dólares en comprar una nueva distribuidora, además de contratar a la jefa de marketing de Pixar, “la chica que hizo Nemo”, por lo que quiere que “Medellín”, que ya estuvo a punto de producir, sea su primera compra.

Antes de que todos salgan por la puerta, tras haberse negado de nuevo a permitirle ver la película antes que a los demás, Yair decide ofertar por ella sin haberla visto siquiera, alcanzando los 35 millones de dólares que costó rodarla. Hasta le regalará su reloj a Walsh “para que lo considere”.

Mientras el grupo comparte un café, Eric se muestra dispuesto a aceptar la oferta de Yair pues sigue temiendo que “Medellín” sea un fracaso pero Billy se muestra firme: “Nadie cogerá nada de este tipo; quiero vender la película a un estudio conocido por ganar Oscars”.

Ari y Vince secundarán en eso al director y Eric se verá obligado a aceptarlo, rechazando la propuesta de Vince de comprarle su participación de 250.000 dólares.

Para entonces, Johnny ya está prendado de Jacqueline, su bonita admiradora francesa, para quien él es todo un ídolo.

 

El Sequito Jacqueline en Cannes

 

Sin embargo, Drama lo arruinará todo cuando al llegar al hotel recibe al fin su habitación pero ésta resulta ser pequeña, sin balcón y sin vistas. Dejando a la chica en ella, baja a recepción para organizar un escándalo que le acaba costando la expulsión del hotel.

De nuevo al teléfono, Ari habla con Nicky, que está histérico por recuperar los casi 30 millones de dólares que invirtió en la película pues se ha quemado con un fondo de inversión que fue mal.

Finalmente, el productor le dará hasta antes del estreno como plazo para lograr una oferta mejor o coger los 35 millones de Yair.

El agente buscará entonces a Dana Gordon para contarle que tienen una oferta “a ciegas” por la película y le ofrece la posibilidad de que sea su estudio quien la compre, ya que van a producir la siguiente película de Vince y Walsh pero la ejecutiva sospecha que se trata de un farol.

La aparición del resentido Harvey Weingard, que les saludará con un elocuente “Desde que los nazis tomaron estas playas, éste es el mayor grupo de canallas que enturbian sus cristalinas aguas”, será aprovechado por Ari, que se da cuenta de que Dana les observa desde lejos.

Con un aplomo a prueba de bomba, el agente se juega el tipo dándole un abrazo al desagradablemente sorprendido Harvey mientras afirma que lo hace para disculparse por el error que Eric cometió con él.

- Tengo que beber algo antes de que mate a alguien –dirá Harvey, alejándose en tanto que Vinnie pregunta a su agente qué demonios está haciendo.

Con eso, Ari logra lo que quería: creyendo que Fox está interesada, Dana le llama de inmediato y les cita a todos a la mañana siguiente. Para entonces espera estar en condiciones de hacerles una oferta.

El desesperado Johnny busca a Jacqueline por toda Cannes pero nadie la reconoce en la foto suya que lleva en el móvil, de modo que acaba regresando al yate de Yair pero tampoco éste ni sus chicas la conocen.

El millonario le ofrece a algunas de ellas para consolarle pero Johnny está enamorado y rechaza su generoso ofrecimiento aunque sí acepta pasar la noche en uno de los camarotes del yate pues se ha quedado sin habitación.

A la mañana siguiente, la oferta de Dana resulta ser una gran decepción pues apenas alcanza los 15 millones de dólares, por lo que Ari le pide 50.

Ella se levanta como un resorte y Vince, ahora sí preocupado, la detiene para confesarle que han recibido una oferta de 35 millones aunque Ari logra a duras penas evitar que le diga también quién es el ofertante.

Nicky quiere aceptar la oferta de 35 –le dirá con franqueza- pero ellos quieren firmar con el estudio de Dana y se conformarán con recuperar su inversión.

Tortuga se ausenta en ese momento de la mesa a causa de una llamada del alicaído Drama que al fin ha podido localizarle, por lo que no se entera de la última parte de la reunión y comenta a Johnny que están a punto de verderle “Medellín” a Dana por 50 millones. A Drama le faltará tiempo para comentárselo a Yair.

Sin embargo, lo que al final acaba aceptando Dana y a regañadientes son algo menos de 30 millones, lo que significa que de momento Vince y Eric renuncian a recuperar los 5 millones y los 250.000 dólares que pusieron respectivamente hasta que la película produzca beneficios. Con eso al menos se aseguran de que Rubenstein recupere su inversión.

Con el trato ya cerrado, Nicky llama alborozado a Ari: Yair le ha telefoneado ofreciéndole 75 millones de dólares… y él ha aceptado su oferta.

En la multitudinaria entrada al cine, Drama, que se ha reunido con los chicos, encuentra a Jacqueline y ambos se funden en un beso de película.

Tan emocionado está Johnny que ni siquiera se queda a la proyección de “Medellín” que, por otra parte, resulta un completo fracaso.

Ari se duerme, Tortuga cabecea, Eric se aburre y sólo Vince y Billy disfrutan de la proyección. Finalizada ésta, los asistentes no sólo no aplauden sino que abandonan la sala sin que concluyan los créditos finales, lo que pondrá frenético a Walsh, que se dedica a insultar al público francés.

- Gracias por no venderme esta película, Ari –le susurra Dana al recién despertado Ari desde la fila de detrás-; es la única cosa buena que has hecho por mí. Y enhorabuena, Yair –le dice al millonario, que permanece inusualmente serio-; ahora es toda tuya.

- Yo no firmé nada –murmura Yair, enfurruñado.

- ¿De qué hablas? –se inquieta Ari.

- ¡Es la mierda más grande que he visto! –explota el millonario.

- ¡Venga ya! –implora el agente. Hicimos un trato, ¿recuerdas?

- Demándame. Mi compañía tiene su sede en Dubai. Buena suerte.

Harvey se sienta junto a Ari cuando Yair se marcha. Lleva una amplia sonrisa y se cachondea de los chicos, claramente hundidos:

- Sólo venía a decir que Eric tenía razón: hay genio ahí.

- ¿Quieres comprarla? –pregunta Ari con amarga sorna.

- –responde el productor, sorprendiendo al agente-: por un dólar.

La noche acabará con el grupo uniéndose a una muchedumbre para ver cómo «Tarvold, de “Saqueo Vikingo”, lleva 3 horas haciéndole el amor a una mujer en la playa».

Atentos a:

Por primera vez la acción se traslada a Europa, donde finaliza la 5ª temporada y aquí Drama hará alarde de su profunda incultura cuando comparta sus planes con sus amigos:

- Llevo meses soñando con este viaje, imaginándome en mi balcón, contemplando el… ¿qué aguas tenemos aquí?

- Perrier –se cachondeará Tortuga de él.

- El Mediterráneo –se escandaliza Eric.

- El Mediterráneo –prosigue Drama como si nada-; yo y una belleza francesa viviendo nuestro particular “último tango en París”, alimentándonos de Dom Perignon y profiteroles y follando sin parar.

También el propio Eric, más culto que su amigo, hará alarde de cierto chauvinismo americano cuando Johnny sea secuestrado por sus fans para bailar “la Macarena”:

- Esto es Cannes, ¿eh? Salir con un montón de eurobasura friki.

Al final, la temporada concluye con el amargo sabor de la derrota: la película es horrible, tal como le pareció a Eric tras su primer visionado y el narcisismo de Billy Walsh provoca un tedio insufrible en el espectador, por lo que los chicos están virtualmente sin blanca y han perdido hasta el último céntimo de su inversión.

Lo más grotesco de su situación es que Harvey, que tiene una pintiparada ocasión para vengarse de ellos de una vez por todas, es a la vez su única esperanza.

Se verán obligados a venderle gratis la película cuando antes se la habían vendido por 25 millones de dólares, a fin de que “sus tijeras” intenten el milagro de resucitar “Medellín”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar