EL SÉQUITO

 

Temporada 5

 

El Sequito Temporada 5

 

Como la anterior, también la quinta temporada cuenta con 12 capítulos. La acción se retoma en el difícil punto en que quedaban los protagonistas al final de la tanda anterior de episodios.

De hecho, salvo en el capítulo que dividía las dos partes de la tercera temporada, nunca antes había quedado la trama interrumpida en un momento de tal incertidumbre, lo que provoca cierta ansiedad por continuar con ella.

 

 

Episodio 1 – La isla de la fantasía

 

Línea Argumental

 

«La siguiente película es “Medellín”, una historia de violencia sobre el capo del narco Pablo Escobar, con Vincent Chase que, mal maquillado y con un traje relleno, parece el hijo de Bud Spencer metido en una caja de bollos».

Richard Roeper destroza el film con una crítica demoledora y su compañero Michael Phillips lo postula como una de las 10 peores películas del año: «Esto es lo más tonto que ha salido de Sudamérica desde “Evita”; la actuación es histriónica y la dirección muy floja, tiene el ritmo de un caracol y ¿he dicho que es demasiado larga?».

Eric no deja de resoplar mientras ve el programa por televisión y al poco se le une Drama, que espeta al presentador un “¡chúpamela, cretino!” sin soltar el portátil, por el que está hablando con Jacqueline.

Los dos, Eric y Johnny, están solos en casa mientras Vince y Tortuga se encuentran en alguna playa de México. De hecho, en esos mismos momentos, Tortuga disfruta de la compañía de una bella muchacha y Vince… de la de otras dos.

 

El Sequito isla fantasia con 2

 

A la mañana siguiente, el furioso Ari entra a sangre y fuego en las oficinas de Miller-Gold, donde todos le brindan apoyo moral poniendo a caldo a Richard Roeper pero él acaba amenazando con el despido al próximo que mencione el nombre del periodista.

Tardará sólo unos segundos en escucharlo de nuevo, por teléfono, cuando el productor Carl Ertz le dé la agradable sorpresa de que quiere a Vince para su próxima película –“La playa del peligro”- y está dispuesto a pagar al actor su salario completo, pese al descalabro de “Medellín” y a que todo el mundo pensaba que Emil Hirsch iba a protagonizar su película.

Carl no parece resentido por el hecho de que Vinnie haya rechazado hasta seis de sus proyectos pero exige de Ari que localice a su chico en México pues necesita comer con él al día siguiente en “El Grill” antes de volar a Grecia.

Dispuesto a aprovechar la oportunidad, el agente contacta con Eric, que en esos momentos charla en su despacho con su segundo cliente –Charlie-, un actor al que sólo ha conseguido cuatro pruebas y ningún trabajo en los tres meses que lleva representándole.

Es más, después de colgar el teléfono a Ari, el propio Eric tendrá que acompañar a Charlie a la prueba en su coche pues el chico no tiene dinero para comprarse uno.

Un problema se suscitará en el set de rodaje de “Cinco ciudades” mientras el equipo posa para el poster de la siguiente temporada de la serie, que ya lleva 54 capítulos emitidos.

El caso es que Drama se niega a posar por su lado malo –el derecho-, por lo que el fotógrafo le amenaza con llamar a los productores, lo que acaba teniendo que hacer.

Entre tanto, Eric telefonea a Vince a su playa casi desierta y, después de pasar por el filtro de Tortuga, le suelta, sin saludarle siquiera, que tiene un proyecto para él.

El título de la película -“La playa del peligro”- decepciona bastante a Vinnie, arranca a Tortuga un “¡menuda mierda!” y a las chicas las convence de que no debería hacerla aunque Eric puntualice que se trata de un título provisional.

No logra convencerle y eso desesperará a a Ari, que exige al mánager que averigüe en qué parte de México está su amigo –sólo Drama lo sabe pues fue él quien lo envió allí- y se reúna con él en el aeropuerto Van Nuys en cuarenta minutos.

Tan pronto Charlie sale de su audición, lo que hace cabizbajo porque no le ha ido bien en ella, Eric le animará pidiéndole que, después de llevarle al aeropuerto, se quede su flamante coche hasta que él regrese de México.

Drama, que no se separa del portátil, está contándole a Jacqueline sus problemas con el perfil derecho cuando el joven Tommy le avisa de que Ben Silvermen, el presidente de la cadena que emite “Cinco ciudades”, se dirige hacia la caravana.

Justo en ese momento llama Eric pidiendo a Johnny que le revele el paradero de Vinnie pues se halla en un problema. Drama sale escopetado de la caravana, estrecha la mano de Silverman cuando se lo encuentra y le espeta un “señor presidente, cójame el perfil que quiera pero debo ir a México” mientras Silverman masculla “puta pérdida de tiempo”.

El hidroavión fletado por Ari ameriza con él a bordo, además de Eric y Drama, todos los cuales son recibidos con alborozo por Vinnie mientras suena “Return of the Mack” de Mark Morrison y las chicas cocinan almejas en la playa.

Ari y Eric se lanzan sobre el actor nada más desembarcar: el primero le recuerda que Carl Ertz es un tipo acostumbrado a gastar poco y recaudar mucho en sus películas y Eric compara el papel de Vinnie con «el que Shia Lebeuf tenía en “Disturbia”; pones caras de miedo, sonríes para que las chicas quieran poseerte y luego esperas a la próxima “En busca del arca perdida”».

 

El Sequito Isla de la fantasia con traje

 

La cuestión es que a Vince no le apetece volver corriendo para hacer algo tan poco estimulante y más cuando por 79 dólares al día se está dando la vida padre: “tengo buena comida, mujeres fantásticas y me levanto por las mañanas con una sonrisa enorme en la cara”.

Así las cosas, a Eric le toca sacar lo mejor de sí mismo para convencerle:

- Fui yo quien encontró “Medellín”. ¿Debo pasar el resto de mi vida pensando que arruiné la carrera de mi mejor amigo? Sé que eres bueno y sé que te esperan grandes cosas. Lo has hecho todo por mí pero tienes que hacer una cosa más: tienes que ayudarme a devolverte donde deberías estar. Luego retírate a la playa que quieras y no tendrás que preocuparte de que yo me suicide.

Su discurso obtendrá el resultado esperado y todos regresan a Los Angeles, donde al día siguiente Vince se sienta a la mesa con Carl.

La maniobra no pasa desapercibida para Adam Davies, que se acerca a saludarles claramente molesto y lo siguiente que hace es sorprender a Ari, llamándole al despacho.

El caso es –le dirá Davies- que Carl no quiere a Vince en la película y todo ha sido una trampa para obligarle a cerrar el trato con su representado Emil Hirsch por dos millones menos de lo que éste pedía.

Los chicos se enfurecerán al saber de la sucia maniobra de Ertz, a quien Tortuga y Drama quieren dar una paliza, preferentemente delante de sus hijos. Vince impondrá algo de cordura, mostrándose muy calmado y pidiendo al resto que también se calmen pues nadie podía prever lo que ha ocurrido.

Sin embargo, cuando Eric le pregunta si va a regresar a México, Vinnie responderá que de ningún modo va a marcharse así, lo que desmiente a las claras que no le importe lo que piense la gente.

Si yo puedo volver, tú también puedes”, le dirá Johnny antes de marcharse con Tortuga para destrozar, a golpes de palo de golf, la luna delantera de uno de los coches de Carl. Sobre el capó, Drama dejará un pez muerto.

- ¿Quién eres? –le pregunta Tortuga, extrañado-; ¿El Padrino?

- Es un mensaje para él.

- ¿Y qué le dices?

- Que Aquaman volverá.

 

Atentos a:

 

El aeropuerto Van Nuys, desde el que parte el hidroavión fletado por Ari, está en el valle de San Fernando, a unos 35 kilómetros al norte del Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX), que es el mayor de Los Angeles.

Ben Silverman es un productor de televisión ganador de un premio Emmy y, en la época en que se rodó el capítulo, era efectivamente co-presidente de NBC Entertainment aunque un par de años más tarde crearía la también televisiva Electus.

En cambio, el papel del también productor Carl Ertz es ficticio y está interpretado por Kim Coates, un actor canadiense de prolija carrera y aspecto algo inquietante.

En cuanto a Richard Roeper y Michael Phillips, son columnistas y críticos de los diarios “Chicago Sun-Times” y “Chicago Tribune”, respectivamente. Roeper ha sido, además, co-presentador junto al también crítico Roger Elbert del programa televisivo “At the Movies with Ebert & Roeper”.

 

Episodio 2 – No como una virgen

 

Línea Argumental

 

Tortuga se desespera porque Vince está muy ocupado leyendo guiones y no van a salir esa noche.

Cuando pregunta a Drama si se va con él “a buscar pibas”, su amigo le mira enfadado porque está hablando con Jacqueline a través del portátil.

Eric aparece en ese momento por el salón, afirmando que ha tenido que leer 30 guiones horribles para encontrar uno bueno y Tortuga, que se ha puesto una película porno y sólo le ha quitado el sonido tras la mirada reprobatoria de Vince, aprovecha para proponer al mánager que salga con él esa noche.

- ¿Quiénes? –pregunta Eric con incredulidad-; ¿tú y yo?

- Tienes razón… -responde Tortuga resignado-; me la menearé.

Vinnie le mira alucinado, por lo que el chico se apresurará a aclararle: “aquí no, hombre”.

A la mañana siguiente, los chicos visitan las oficinas de Ari y por el camino Drama va contándole a Jacqueline todos y cada uno de sus planes del día, lo que escandaliza a sus amigos. Sobre todo cuando Johnny lo achaca al carácter celoso de la chica.

- Qué relación más guapa, ¿no?, ironizará Tortuga.

- ¿Has tenido tú alguna relación? –responderá Drama, provocando la risa del resto.

En el despacho, Ari se deshace en disculpas ante Vince por el fiasco de “La playa del peligro” pero a su actor sólo le interesa pasar página, por lo que le entrega un montón de guiones, de los que está dispuesto a filmar cualquiera de ellos.

Desgraciadamente, “Jarvik”, sobre el tipo que inventó el corazón artificial, se lo envió el propio Ari cuando el equipo estaba rodando en Colombia y ya le han adjudicado el papel a Tobey Maguire. Leo di Caprio, por su parte, va a hacer “El mercader de Venecia Beach” y Mark Wahlberg ha conseguido el protagonista de “Milk bar”.

En cuanto a “Nueve almas valientes”, el agente confiesa no saber qué es y tampoco conoce a sus guionistas. De hecho, se trata de un descubrimiento de Eric ante el cual Ari montará en cólera porque en esos momentos necesitan una película comercial de estudio y el cine indie no le parece la solución pues es “justo lo que nos ha traído hasta aquí”.

Según el agente, Vince está “cumpliendo condena” y no hay nada que pueda hacerse hasta que se disipe «el tufo que ha dejado “Medellín”».

- Tenemos que rehacerte. Hay que volver a empezar desde cero. Yo lo decidiré cuando llegue el momento adecuado y daremos el golpe en una película de estudio y con un director de primera fila porque eso es lo que necesitamos.

A regañadientes, Vince y Eric se resignan a obedecer al agente, dejándole hacer su trabajo.

Sin embargo, a Eric se le ocurre que podría contratar a los guionistas aunque no sea para que trabajen con Vince y éste se mostrará de acuerdo con su idea.

Justo en ese momento, el grupo descubre a Justine Chapin en la mesa contigua de la terraza en la que se encuentran y ella, además de alegrarse visiblemente de ver a Vinnie, le cuenta que está rodando un video junto a Tony Bennet y que esa noche tienen una fiesta para celebrar el final de su colaboración. Vince aceptará la invitación para asistir.

Eric telefonea a L.B., uno de los guionistas de “Nueve almas valientes” mientras éste se halla en un lugar entre siniestro y cutre llamado “Tiros y tías” y concreta una cita con él y con su compañero Nick.

Reunido con ellos, los guionistas se muestran bastante frikis y también manifiestan su decepción por no poder rodar con Vince, así que le piden que al menos venda su guión antes de acceder a que les represente en el futuro.

En la fiesta de esa noche, Drama se agobia porque ha mentido a Jacqueline diciéndole que ya estaba en casa y que no tenía conexión de internet, por lo cual ahora se siente culpable y a la vez paranoico por si la chica acaba descubriendo su mentira.

Por su parte, Vinnie saluda efusivamente a Tony Bennet y es elogiado por el mítico cantante pero, a renglón seguido, Justine le deja junto a su amiga Michella, que lleva enamorada de él desde que era una niña y, aunque la chica es realmente preciosa, eso desilusionará considerablemente al actor, que piensa que la cantante se ha deshecho de él.

 

 El Sequito con Tony Benet y Justine

 

Viendo la coyuntura, Tortuga se busca la vida y logra ligar con una bailarina que ha mentido a su novio diciéndole que tenía una prueba para poder asistir a la fiesta.

La esperanza de Tortuga, expresada en voz alta, es que la chica también mienta al novio “diciéndole que no hemos follado”. Ella no responderá a eso pero la idea no parece desagradarle.

A estas alturas, Drama ya está desatado porque Jacqueline no responde a sus llamadas y comienza a dejarle mensajes cada vez más agresivos en el contestador.

Cuando finalmente la chica le coge el teléfono resultará que ha tenido que acompañar al  hospital a una amiga que ha sufrido un accidente de coche.

Los mensajes grabados por Johnny no han gustado un pelo a la francesa, que ya tuvo que llamar a la policía para desembarazarse de su novio anterior, de modo que enviará al actor a paseo sin mediar mucha conversación.

Quien dará la sorpresa es Eric. Viendo que Ari no tiene la menor intención de ayudarle con los guionistas, se presenta en las oficinas de Amanda Daniels, que se queda de piedra al recibirle.

Entre tanto, Vinnie ha escapado de Michella y ha regresado al despacho de Ari, que incluso boicotea la proyección de uno de sus propios directores para poder hablar con el actor.

Vince se mostrará al fin dispuesto a entrar en el juego y reunirse con cualquiera que esté dispuesto a recibirle en la ciudad: realizadores, ejecutivos de estudio… Intentará ganárselos a todos hasta que cambien de idea sobre él.

El hecho de que Ari le diga que todavía está por verse si es o no un buen actor es el empujón definitivo que necesita Vince para volver a la cima en una ciudad ávida de regresos.

Mientras tanto, Vinnie regresará a la fiesta para arrancar a Justine de su momentáneo acompañante y reprocharle que le invitara si pensaba usar a su amiga para deshacerse de él.

La cantante se excusará afirmando que pensaba que la chica le gustaría pero Vince le dirá claramente que es ella quien le gusta.

- Vince, si me acuesto contigo querré ser tu novia y ahora no quiero ninguna relación.

- La última vez eras muy inocente. ¿Ahora es lo contrario?

- Ahora me divierto.

- Nos divertimos ahora y nos lo tomamos en serio en el futuro –propone él.

- ¿Y si estropeamos las posibilidades de futuro?

- Si tú te arriesgas, yo también –afirmará Vinnie en plan más rijoso que salomónico.

Finalmente, los dos abandonan juntos la fiesta y suben al coche en el que les espera Tortuga con su ligue de esa noche (la bailarina infiel) y un Drama que comienza a estar muy borracho y empuña una botella de whisky.

 

Atentos a:

 

El título del capítulo (“Unlike a virgin”) juega con el de la célebre canción de Madonna, aludiendo a la pérdida de virginidad de Justine Chapin, que ahora se mueve en otra longitud de onda.

La conversación entre Eric y la también “reaparecida” Amanda, la ex agente y ex amante de Vince, es con mucho lo más interesante de este episodio de transición.

- ¿Por qué no guardas esto para Vince? –le pregunta ella extrañada cuando Eric le habla del guión de “Nueve almas valientes”.

- Ari sólo quiere que haga una buena película de estudio.

- ¿Estás de acuerdo? –inquiere ella, curiosa.

- Sí, si lo consigue. ¿Tú qué piensas?

- Pienso que ya no trabajamos juntos, Eric, pero si este guión es tan bueno como dices, le vendría bien a Vince. Por otro lado, otra equivocación tuya podría arruinar su carrera.

- Gracias –ironiza Eric, violentándose un tanto.

- ¿Y Ari lo ha leído? –querrá saber la agente.

- No.

- ¿Por qué piensas que lo haré yo?

- Por tu ética profesional. Mírate, casi has sonreído –dice Eric, logrando que efectivamente Amanda sonría-. Mira, es muy bueno, ¿vale?. No perdería tu tiempo si no lo fuera. Lee 10 páginas y te enganchará. Garantizado.

- Déjamelo. Leeré 5 –responde ella, cogiendo el guión.

En cuanto al aluvión de celebrities del capítulo, cabe destacar una nueva aparición de Mark Wahlberg, que mantendrá una insustancial conversación con su ex agente Ari Gold mientras ambos juegan al golf; el regreso de Carla Gugino en el papel de la agente Amanda Daniels; la aparición de Lukas Haas (el niño de “Único testigo”) y Giovanni Ribisi (“60 segundos”, “Salvar al soldado Ryan”, “Lost in Translation” y “Avatar”) en los papeles de L.B. y Nick, los guionistas “descubiertos” por Eric; y la presencia estelar de Tony Bennett, el último gran crooner americano (intérprete de canción popular clásica) tras la desaparición de Frank Sinatra o Bing Crosby.

 

Episodio 3 – Caída estrepitosa

 

Línea Argumental

 

Tortuga se empeña en que Vince les cuente detalles de su aventura sexual con Justine Chapin pero él se limita a responder que “lo pasaron bien”.

Drama también parece ansioso por saber más aunque se le quitarán las ganas cuando le recuerdan que su relación “virtual” se ha terminado.

Van camino del restaurante en el que han quedado con Marvin, el asesor financiero de Vince, quien aconsejará a su cliente que se declare en quiebra pues está en bancarrota.

No obstante, el actor se niega a seguir su consejo pues ello le recuerda a su padre, que en su día lo hizo y luego no dejó a su esposa ni lo imprescindible para que ella mantuviera a su hijo.

Dado que no contempla esa opción, Marvin conmina a Vince para que obtenga trabajo y rápido aunque Eric señalará que no es tan fácil.

Marvin les sugiere entonces que se pongan en contacto con Shauna, quien acaba de conseguir a uno de sus clientes –el cantante Michael Bublé- una aparición en una carrera de camellos en Dubai por la que le van a pagar una bonita cantidad.

Carrera pero no de camellos será la que entable Ari cuando se encuentra con Adam Davies mientras está estrenando el Ferrari rojo que su esposa le ha regalado por su aniversario.

 

El Sequito Ari en Ferrari vs Davies

 

Los dos insensatos están a punto de provocar varios accidentes serios y Ari pretende incluso apostarse los coches en la carrera  aunque Adam decide dejarlo en 100 dólares, por fortuna para Ari, que será el derrotado.

La ocurrencia de Gold de enviarle el dinero en una bolsa de papel llena de heces humanas provocará el contraataque de Davies, que le envía a dos policías a detenerle.

Los falsos agentes resultarán ser dos boys que le esposan a la silla y se quedan en taparrabos haciéndole un numerito sexual delante de sus empleados y de uno de sus clientes, el rapero T.I., quien en esos precisos momentos andaba quejándose de los guiones que le ofrecían: “gángster, traficante de drogas, violador… Para eso me interpreto a mí mismo”.

¿No convenzo ni para un cumpleaños?” –se lamentará amargamente Vince, por su parte, cuando Shauna le propone que asista a una fiesta como estrella invitada (y pagada) y los anfitriones insisten en conocerle antes de contratarle.

El millonario Bob Levine recibe a Vince y su séquito en su mansión y, después de invitarles a un carísimo whisky, les somete al escrutinio de su snob esposa, a quien se le ocurre la idea de vestir a Vince de Aquaman para la fiesta y que el actor pase tres horas sentado en un trono de hielo en mitad de la piscina mientras todos lo admiran.

Por supuesto la ocurrencia horroriza a Vinnie, que decide olvidar los 200.000 dólares que le han ofrecido por el trabajo.

El único que aprovecha la excursión a la casa de los Levine es Drama que sustrae una de las botellas de whisky Johnny Blue.

Mientras, la escalada de hostilidades entre Ari y Adam sigue en aumento: Gold le envía por email unas viejas fotos en las que la novia de Davies se le insinuaba y Davies le llama para decirle que hace seis meses que la chica ya no es su novia y anunciarle el envío de otras fotos.

Éstas resultan pertenecer a la señora Gold, desnuda en una película de muchos años atrás titulada “Cuerpos duros 3”.

- ¿Se la buscaste tú, Ari? –se regodea Adam.

La ofensa contra su esposa resultará excesiva para Ari, que sale disparado hacia las oficinas de Terrance en las que trabaja Davis, seguido a duras penas por Lloyd, que intenta evitar un desastre.

Plantado ante Adam, Ari le exige que se disculpe ante la madre de sus hijos. La bofetada que Gold le dará delante de todo el mundo y la amenaza de propinarle allí mismo una paliza que le deje sin sentido, convencerá al cobarde Davies de pedirle públicas disculpas, con lo que logra apaciguarlo.

Entre tanto, los chicos toman unas copas en un club de striptease cuando reciben la llamada conjunta de Marvin y Shauna: los Levine siguen ofreciendo 200.000 dólares a Vince pero se conformarán con que, durante la fiesta, el actor cante a su hija el “I love you baby” de Frankie Valli & The 4 Seasons.

Esta vez Vinnie sí aceptará y, para celebrarlo, decide encargar un baile a una de las chicas que pululan por el club “ahora que tenemos dinero”.

 

El Sequito Los chicos en un club

 

Cuando, al principio de la fiesta, los Levine se acercan para presentar a su hija Candance a Vince, ella dirige al actor un movimiento de lengua bastante obsceno, lo que provocará que un Drama cada vez más borracho susurre al oído de Tortuga: “una futura zorra”.

La madre de la chica pide que disculpen la tirita que Candance lleva sobre la nariz, ya que se la ha lastimado “haciendo quién sabe qué” y entonces el padre se lamenta que la operación de nariz de la niña, que esa noche cumple 16 años, le costó 20.000 dólares.

- ¡Papá! –protesta la adolescente, antes de añadir-: Quizá lo hice chupándosela a mi novio, ¿no has pensado en ello?

Drama se vuelve entonces a Tortuga para puntualizar: “Olvida lo de futura”.

Después de que la criatura amenace a sus padres con boicotear la fiesta y tras unas cuantas copas más sobre todo por parte de Drama, al fin llega el momento en que Vince debe cantar la canción a Candance.

Antes de empezar, micrófono en mano, el chico anuncia que se alegra de poder estar allí con la chica en esa ocasión tan especial.

- Podrías hacer que fuera aún más especial –se le insinúa Candance sin rodeos delante de todos.

- Candance, hija, no seas puta –le recriminará su madre, tapando el micrófono con la mano.

Vince canta realmente bien pero la cosa se pone más emocionante cuando el borracho Drama decide unírsele, lo que parece divertir a la homenajeada y provoca la hilaridad en la concurrencia.

 

 El Sequito Los Chase cantando a duo

 

Mientras Eric recibe una llamada de Amanda en la que ésta le informa de que Ridley Scott podría acabar dirigiendo el guión de sus representados –que ha pasado de llamarse “Nueve almas valientes” a “Los bomberos”-, el cual ha encantado a Edward Norton, el mánager contemplará con horror cómo Drama comienza a vomitar copiosamente sobre la gigantesca tarta de cumpleaños.

- Espero que te hayan pagado –dirá Tortuga jocosamente a Eric.

Hasta el propio Vince parecerá descompuesto en mitad del caos subsiguiente.

 

Atentos a:

 

En este episodio veremos tocar fondo a Vince, que empieza poco menos que mendigando trabajo y acaba con el rostro desencajado ante la grotesca situación que acaba deparando la fiesta.

Aunque le habíamos visto “tocado” en algún momento –por ejemplo, tras su ruptura con Mandy- el personaje nunca había llegado a rozar el patetismo en el que en esta ocasión acabará inmerso aunque para ello cuente con la inestimable colaboración de su impresentable hermanastro.

El diálogo  más divertido del episodio tiene lugar durante sus primeros compases, antes de que la cosa degenere

- Jacqueline no ha sido más que otra golforra que me ha arrancado el corazón. –afirma Drama convencido, después de que Tortuga le recuerde una vez más su dolorosa ruptura con la francesa.

- Me hace gracia lo de golforra –se reirá entonces Eric-; ¿qué es eso?

- Una golfa y zorra, Eric. Jacqueline ha resultado ser las dos cosas.

Una aclaración sobre el whisky que robará Drama en la mansión de los Levine: Johnnie Walker Blue Label es una mezcla exquisita hecha con algunos de los whiskies más raros y excepcionales de Escocia y su precio anda sobre los 200 euros por botella.

En cuanto a las estrellas invitadas, el rapero T.I., que también ha hecho sus pinitos en el cine (“American gangster”, “Ant-man”, “Entourage-El Séquito”) aparece interpretándose a sí mismo como cliente de Ari aunque también hay que mencionar la presencia de Fran Drescher y de Kevin Pollak como el matrimonio Levine.

 

El Sequito Los Levine

 

La actriz neoyorkina, que debutó en la gran pantalla con “Fiebre del sábado noche”, ha desarrollado casi toda su carrera en televisión pero Kevin cuenta con una carrera irregular aunque bastante decente que incluye títulos como “Willow”, “Algunos hombres buenos”, “Sospechosos habituales”, “Falsas apariencias” o “Red State”.

 

Episodio 4 – Vendiendo humo

 

Línea Argumental

 

Vinnie tiene una resaca de campeonato tras haberse bebido la noche anterior media botella de Johnnie Walker mezclada con otra media botella de vodka. La catastrófica fiesta de cumpleaños, por otra parte, justificaba sobradamente el exceso.

Sin embargo, Drama parece en plena forma porque “se purgó” al amanecer y aparece con una camiseta sin mangas para acudir en Las Vegas al programa “The View”, en el que Whoopi Goldberg va a entrevistar a los protagonistas de “Cinco ciudades”, Johnny incluido.

Su hermano no puede acompañarle porque debe reunirse con varios estudios, a los que se dirige en compañía de Eric.

La sorpresa será descubrir que ahora Ari sí está interesado en hacer “Los bomberos”, un guión que no quiso leer cuando Eric se lo propuso pero que ahora le tienta una vez se ha relacionado a Edward Norton con el proyecto.

Además, el agente culpa al propio Eric de haberle vendido mal la película pues se la presentó como un proyecto independiente y pequeño cuando puede llegar a ser muy grande.

Ese cambio de opinión pondrá al mánager en una difícil tesitura pues Amanda, a quien había prometido exclusividad, le llama para informarle de que Ed Norton ofrece a sus guionistas “entre 100 y 300.000 dólares”.

- Vince está intentando vender el guión a los estudios –informa Eric a Nick a través del teléfono- y tenemos una primera oferta de la compañía de Ed Norton pero estoy intentando mejorarla.

- Si Ed Norton quiere hacerlo y Vincent Chase quiere hacerlo, podríamos hacer una pequeña subasta a ver quién ofrece más –propone el ambicioso Nick.

Finalmente, el escritor acabará exigiendo medio millón de dólares y la garantía de que se rodará la película. El mánager considerará una locura inaceptable su propuesta pero, ante la determinación de su cliente, se verá obligado a intentar negociar con eso.

Mientras Eric hablaba por teléfono con sus guionistas, Ari ha iniciado junto a Vince su ronda de visitas a los estudios, comenzando por el que preside Steve Parls.

Éste se mostrará relativamente interesado en “Los bomberos” pero lo que acaba ofreciendo a Vinnie es un papel en la secuela de “Benji”, en la que van a llevar al perro protagonista a Alaska.

Eso demuestra cómo están las cosas para Vince aunque en realidad están mucho peor porque apenas unos instantes después, Parls telefonea a Ari y le dice lo que no ha querido decir delante de Vinnie: le interesa comprar el guión pero sin incluir al actor en el proyecto.

Su oferta son 350.000 dólares y un crédito de 50.000 dólares como regalo para Vince.

- ¿Un crédito? ¿Pero qué coño dices? Es una estrella del cine, no un especulador.

El presidente del estudio se enfadará cuando Ari se niegue a facilitarle el nombre del guionista pero el agente pide entonces a Eric que no se lo venda a Parls al menos hasta que ellos hayan acabado la ronda de reuniones con los diferentes estudios.

Para entonces Drama ya ha llegado, en compañía de Tortuga y de Shauna, al hotel en el que esperan los miembros del equipo de “Cinco ciudades” y sus compañeros se sorprenden al comprobar que no trae a Jacqueline consigo, lo que les decepciona porque deseaban conocerla después de  haber oído hablar mucho de ella.

Para agravar la cosa, Johnny es el único de los miembros del reparto que acude sin novia a la entrevista con Whoopi.

Algo más tarde, Eric tendrá que aguantar el chaparrón cuando Amanda se cabree de verdad al saber que el mánager pretende aceptar el cambio de opinión de Ari y de Vince a propósito de “Los bomberos” pues, si bien es cierto que les fue ofrecido a ellos en primer lugar, también lo es que Eric se lo ofreció a continuación a la propia Amanda en condiciones de exclusividad.

Por otra parte, la agente calificará de absurdas las exigencias que presentan los guionistas de Eric aunque el problema para Amanda es que Steve Parls se está acercando a dichas exigencias aunque no sea cierto, como Eric le intenta hacer creer, que la oferta incluya a Vinnie.

- El hecho es –rebate Eric- que tengo una oferta mejor y que tú tienes un conflicto porque representas a Ed y estás intentando vender el guión pero has ofrecido poco y lo sabes así que habla otra vez con Ed y dile lo que queremos.

Ella le advierte que Edward Norton no va a entrar en una guerra de ofertas y, a renglón seguido, se marcha con malos modos, dejándole perplejo:

- ¡Que te jodan! –será la despedida de la antaño elegante agente antes de dejarle plantado.

Tom Rothman será el séptimo de los directores de estudio a los que visitan Ari y Vince pero, aunque el empresario se muestra muy respetuoso con Vince, de quien guarda un excelente recuerdo tras haber rodado “Head On” con él, se verá obligado a confesar con franqueza que la película que le proponen es demasiado cara para financiarla con Vinnie como estrella.

 

El Sequito respeto para Vinnie

 

El actor agradecerá su sinceridad en tanto que Ari comenta: “La verdad, preferiría que nos mintieses como los demás caraculos de la ciudad pero ha sido un placer, gracias”.

Visto el éxito que están teniendo, a Vince se le ocurre que tal vez resulte más factible conseguir el papel del hermano del protagonista del film, lo que Ari considerará seriamente.

A tres cuartos de hora en avión de donde ellos se encuentran, a Drama le han tendido una trampa en toda regla durante el programa de la Goldberg para que hable de su frustrada relación con Jacqueline, de la que incluso muestran una fotografía y el actor se desmorona ante las cámaras, con el consiguiente enfado de Shauna y de Tortuga.

Al llegar a la limusina tras bajar del avión que les ha trasladado de regreso a Los Angeles , los dos encontrarán a Johnny bastante borracho pero la cosa empeorará cuando el actor empieza a desnudarse y al grito de “¡no tengo nada!” acaba tirándole los pantalones a la cara a un guardia motorizado.

Cuando Eric llega cabizbajo al despacho de Ari tras su turbulenta reunión con Amanda, tanto el agente como Vince le reciben con la noticia de que Steve Parls ha ofrecido a sus guionistas el medio millón de dólares que pedían y además incluirá a Vince como hermano del protagonista.

Esto último sorprenderá un tanto al mánager pero, una vez Ari le confirma que no es una mala decisión en ese momento, los tres quedarán más que satisfechos.

Justo en ese momento le llaman LB y Nick desesperados por saber cómo andan las negociaciones para la venta de su guión: el entusiasmo inicial de ambos guionistas se diluirá un tanto al enterarse de que Ed Norton, a quien admiran mucho, está fuera del proyecto pero, aún así, se verán obligados a aceptar el trato aunque sólo sea como agradecimiento por lo mucho que Eric ha hecho por ellos.

Sin tiempo a disfrutar de la noticia, Lloyd les informará entonces de que Drama ha sido arrestado, por lo que los cuatro se dirigen a la comisaría, donde ya les esperan Shauna y Tortuga, a fin de depositar la fianza de Johnny.

- Es otra encarcelación en mi historial –se lamenta Drama mientras lo sacan de la celda entre los vítores de los demás reclusos- pero al menos he recibido el suave contacto de una mujer bonita.

- Todo tuyo –le dice la exasperada policía a Vince antes de preguntarle cuándo le verán en otra película.

Todos se dirigen hacia la salida cuando el móvil de Eric vuelve a sonar: es Amanda y tiene noticias.

Edward ha vuelto a entrar y se ha traído a todo un estudio consigo, el cual ofrece un millón de dólares por los derechos del guión y dos millones si acaban haciendo la película.

- Vince de segundo protagonista –propone Eric cuando se repone de la impresión.

- ¿Qué? –se desconcierta Amanda.

- Vince hace el hermano o no puedo cerrar.

- Lo compra Alan Grey, Eric –le suelta el cubo de agua fría la agente.- No sé qué relaciones mantienes con él desde que despidió a Vince de “Aquaman” pero puedes llamarle. Mientras, dile a tus guionistas que tienen una oferta de dos millones y a Edward Norton. Querrán cerrar el trato.

Todos esperan expectantes a que Eric diga algo cuando finaliza su conversación telefónica con Amanda pero lo único que saldrá de su boca cuando Ari le pregunta qué ha dicho su colega es un suspiro.

 

Atentos a:

 

El capítulo resulta altamente revelador acerca de la escasa ética que impera en los entresijos de Hollywood y el título –“vendiendo humo”- hace referencia tanto al hecho de que lo que se pretende vender es una película sobre bomberos como a la falta de escrúpulos de que hacen gala todos –agentes, mánagers y ejecutivos-, mintiendo como bellacos y faltando a la palabra dada cuando hay algún dólar que ganar.

Desgraciadamente, tampoco Eric será inmune a esa grave enfermedad –el “juego de Hollywood”-, tan contagiosa como funesta. Al mánager parecen habérsele olvidado las malas jugadas de Alan Grey y de Carl Ertz pues acaba haciéndole algo similar a Amanda pese a que la agente le había dado una segunda oportunidad.

Un apunte sobre “Benji”; la saga sobre el simpático perrito mestizo existe realmente y dio inicio en 1974, conociendo diversas secuelas, la última de las cuales fue estrenada en 2004 (“Benji: Off the Leash!”). La productora de estas flojísimas cintas es la modesta Mulberry Square Productions.

La celebrity del episodio, por cierto, será la actriz afroamericana Whoopi Goldberg, que es también productora, guionista, presentadora de televisión, cantante y hasta escritora, con gran éxito tanto en la pequeña pantalla como en los escenarios de Broadway.

La neoyorkina se dio a conocer al gran público con “El color púrpura” (1985), su segunda aparición en el cine tras su discreto papel en “Citizen”. Contra todo pronóstico, pasó de desconocida a nominada al Oscar a la Mejor Actriz protagonista aunque no se alzaría con el galardón.

Sí obtendría cinco años más tarde la estatuilla que la reconocía como la Mejor Actriz de Reparto por su papel en “Ghost” (1990).

Efectivamente, Whoopi es, desde 2007, una de las presentadoras del programa matutino de entrevistas de la ABC “The View” que se emite desde Nueva York.

Lo que no me consta es que en alguna ocasión se haya emitido algún programa especial desde el hotel “Caesars” de Las Vegas como aparece en el episodio de “El Séquito”.

 

Episodio 5 – Flipando en el desierto

 

Línea Argumental

 

Ari telefonea a Alan Gray y éste no tiene que hacer ningún esfuerzo para deducir que su llamada se debe a que pretende meter a Vince en “Los bomberos”.

Sin embargo, la actitud sumisa del agente no le servirá de nada pues Gray sigue odiando intensamente a Vince, del que piensa que “aunque lo asáramos en una parrilla no sufriría lo suficiente”.

Al actor le sorprenderá que alguien pueda guardar rencor durante tanto tiempo, algo que, según Drama, sólo hacen “las mujeres y los gays”.

En todo caso, cerrada esa puerta, Ari pretenderá que Vince considere “lo de Benji”, ya que Steve Parls le ofrece 3 millones de dólares por interpretarla.

A la pregunta de Vince sobre el guión, su agente responderá que lloró mientras lo leía aunque también confiese que ignora si sus lágrimas respondían al propio guión o al hecho de estar intentando meterle en una película de “Benji”.

Cuando su actor suspira y le pide que le pase el guión, Ari le responderá: “no hace falta que lo leas, Vince, porque es exactamente como estás pensando y, si lo aceptas, lo harás por la misma razón por la que la mayoría de la gente acepta un trabajo: porque necesitas el dinero”.

Para corroborar sus palabras, instantes después se llevan el coche de los chicos pero no se trata de un robo sino que el concesionario lo está recuperando “porque no pagáis, muertos de hambre”.

Tras la humillación de tener que volver a casa en el coche de Ari, éste comenta que  han de dar una respuesta al estudio de Parls el lunes, así que a Drama se le ocurre que sólo hay un sitio donde encontrar dicha respuesta: en el Josha Tree, “sin móviles ni pdas; sólo nosotros, nuestras almas y unos buenos hongos”.

Eric lo califica de chorrada pero debe claudicar cuando Vince decide que le encanta la idea, hasta el punto de embarcar a Ari en la aventura para que les sirva de guía en este importante momento.

Todos acuden a casa de Eric Roberts para que éste les proporcione los “hongos mágicos” que necesitan pero, cuando le cuentan que van al parque nacional porque Vince ha de tomar una decisión importante, Roberts decide apuntarse a la excursión.

Ari intenta oponerse, aduciendo que no hay sitio en su coche para los seis pero, finalmente, todos viajan en la autocaravana de Roberts, que conducirá él mismo.

Por la carretera se encuentran con la actriz porno Katie Morgan, que viaja con sus amigas en un descapotable y propone a Vinnie que las acompañe a Las Vegas pero esta vez el actor necesita llevar hasta el final su plan en el Joshua Tree.

Las chicas siguen su camino y el séquito de Vince acaba llegando al parque, donde nada más bajar de la autocaravana se disponen a dar buena cuenta de los hongos de Roberts.

Así lo hacen salvo Eric, a quien Drama ha preparado un sándwich de hongos y mantequilla para que no le suban tanto.

Mientras las drogas empiezan a hacer su efecto, Ari recibe la llamada de su mujer, lo que molesta a los chicos pues habían prohibido el uso del móvil durante la excursión.

Por otra parte, la cobertura es tan mala que el agente acaba teniendo que ascender hasta una zona más alta porque el caso es que, entre lo poco que ha escuchado a la señora Gold, está la noticia de que ella y sus hijos van a volver a casa esa misma noche aunque eso no era lo previsto.

De hecho, Ari tendría que estar en casa, de modo que le ha pedido a Lloyd que, en su ausencia, se ocupe de cuidarla tanto como a ella como al perro.

Lo que el agente ignora es que Tom, el novio de Lloyd, le ha convencido para celebrar en la casa de Ari la fiesta que ambos tenían pendiente con sus amigos gays.

Dado que la razón por la que la familia Gold quiere volver tan pronto es que su hijo Jonah no aguanta más en la fiesta familiar, Ari le soborna por teléfono y con 100 dólares y un Transformer consigue que el crío acepte quedarse una noche más en Santa Bárbara.

Cuando, una vez resuelto el asunto, decide bajar del risco, Ari comprueba que los hongos están actuando sobre él, de modo que pierde el sentido de la orientación y es presa de una violenta paranoia.

También sus amigos están ya flipando: Drama está feliz, Tortuga irascible y Vince ve señales por todas partes, de modo que pide a Eric que las anote en una libreta.

 

El Sequito Flipando en el desierto

 

En cuanto a Roberts, desaparece para hacer algo creativo con las plantas del entorno. Todos menos él acabarán saliendo en busca de Ari y de Arnold, el rotwailer de los chicos, que también ha desaparecido.

El agente, por su parte, combate su miedo y su paranoia hablando por teléfono con Lloyd, que se pierde su fiesta al tener que tranquilizar a su jefe durante horas.

Ya es de noche cuando al fin dan con los perdidos y de madrugada cuando, en pleno bajón, inician el camino de regreso a Los Angeles.

Ari recibirá a las dos de la mañana la llamada de su mujer, que finalmente sí ha regresado a casa, encontrándola llena de tipos desnudos en la piscina.

Ella le cuelga con un cabreo monumental y Ari musita: “no sé quién está más muerto: si yo o el puto Lloyd”.

Justo entonces ven varios coches ardiendo a causa de un accidente y a los bomberos que apagan las llamas y Vince cree ver su propia cara en la de uno de ellos. Eso le servirá de señal definitiva para olvidarse de “Benji”, por lo que vuelve a pensar en “Los bomberos”.

- Vince –le dice su agente-, tengo yo más posibilidades de que me dejen entrar en casa esta noche que a ti en esa peli.

- Inténtalo, Ari –le pide el actor-, siento que algo va a cambiar.

 

Atentos a:

 

El capítulo parece sacado de una aventura psicodélica de los Beatles, con los chicos desparramados por el desierto, diciendo tonterías sin ningún sentido y abstrayéndose por un día de sus graves problemas actuales gracias a los efectos alucinógenos de los “hongos mágicos”.

El Joshua Tree (Árboles de Josué), donde los protagonistas pasan su día de desfase, es un parque natural californiano a poco más de 200 kilómetros de Los Angeles e incluye parte de los desiertos de Colorado y Mojave.

Katie Morgan, que hace un cameo en el episodio, es una actriz porno un tanto peculiar: de padres religiosos y conservadores que la educaron en su propia casa, tiene un cociente intelectual de 165 (equiparable al de un genio) y entró en la industria del porno para pagar su fianza y obtener la libertad provisional tras ser detenida por transportar más de 40 kilos de marihuana desde México a Estados Unidos.

La otra celebridad del capítulo resulta ser el actor Eric Roberts, hermano de la también actriz Julia Roberts

Eric ganó cierta popularidad a raíz de “Star 80” y luego ha completado una larguísima aunque mediocre carrera en la que se incluyen films como “Sed de poder”, “El desafío”, “Análisis final” o “Camino al infierno”.

 

Episodio 6 – ReDOMción

 

Línea Argumental

 

Ari y Eric están una vez más al teléfono y el primero le cuenta al segundo que ha quedado con Alan Gray para jugar al golf a pesar de que es miércoles por la mañana.

Al parecer, a Alan le pierde apostar y juega muy mal al golf, por lo que en el pasado Ari consiguió ganarle mucho dinero. De modo que su plan del día es dejarse ganar por él en esta ocasión y, “cuando se ponga chulo”, aprovechar el momento para apostarse el papel de Vince. Su estrategia provocará bastante incredulidad en el mánager.

En la cocina, Vince intenta tranquilizar a Tortuga, que no encuentra en el periódico ningún anuncio decente de trabajo, asegurándole que no necesita buscar ninguno pero su amigo tiene en mente ser el ayudante de Drama, que sí podría pagarle un sueldo.

Para convencerle pedirá ayuda a Vinnie aunque la respuesta de Johnny es una negativa categórica pues no confía en las habilidades de su amigo. Además, es tan rácano que, cuando le preguntan qué suele cobrar un ayudante, responde: “otros pagan alrededor de 700 dólares pero yo no pienso subir de 250”.

Su hermano le pide que suba a 300 y él cubrirá la diferencia… cuando tenga trabajo. Sin embargo, Johnny sigue en sus trece de que Tortuga no será capaz de hacer lo que él necesita.

Finalmente, Johnny aceptará tenerlo un día a prueba y, cuando los dos se van, Vince pregunta a Eric qué van a hacer ellos.

La noticia de que su mánager ha de acudir a una reunión con Charlie desanima un poco a Vinnie pero, de todos modos, los planes de ambos saltan por los aires cuando telefonea Dom repitiendo “¡Estoy jodido!” y pidiéndoles que pongan la televisión.

En la pantalla verán cómo un Hummer está siendo perseguido por un nutrido grupo de coches patrulla y Dom es el conductor al que persiguen.

Ari se encuentra ya en el campo de golf, donde le esperan dos malas noticias: el senil Bob Ryan, a quien no soporta, se les va a unir en el juego y el golfista profesional Phil Mickelson va a asesorar a Alan durante el recorrido.

En cuanto a Drama, empezará a martirizar a Tortuga tan pronto llegan a la caravana del actor. En su desayuno ha de prepararle cereales con pasas de la marca Fibercom, a los que ha de añadirle 20 ó 30 pasas de otros cereales de la marca Brandt.

También necesita un zumo mitad de naranja mitad de manzana en una taza de café con unas gotas de jugo de tomate V8. Y, por si fuera poco, debe servirle un plátano cortado en lonchas de 3 milímetros.

Para cuando Tortuga consigue todo eso, ya están a punto de empezar a rodar y Johnny presenta un humor de perros. Y, además, detectará enseguida que las pasas no son de la marca Brandt, por lo que Tortuga, a quien le queda una montaña de tareas pendientes, ha de confesar que no quedaban cereales Brandt y ha puesto pasas de una tercera marca.

En la cárcel, Vince y Eric se reúnen con Dom, quien les cuenta que, a pesar de las apariencias, ha cambiado del todo su vida. Ahora está “con una chica oriental preciosa” y tiene una niña de 4 meses, además de regentar un negocio de limusinas, de modo que parece estar regenerado.

Sin embargo, al ver un coche de policía pegado a la parte posterior de su Hummer, se puso paranoico pensando que podía llevar “hierba” en la guantera; de ahí su espectacular y televisada fuga.

El problema es que, dados sus antecedentes, si le acusan de evasión le pueden caer 30 años, por lo que pide a sus amigos que le saquen de allí.

- ¿Qué quieres que hagamos? –le pregunta Eric exasperado ante la censura muda de Vince-; ¿reducir a los guardias?

Lo que Dom les pedirá es que paguen su fianza de 100.000 dólares para poder contarle a su mujer lo que ha ocurrido; luego regresará y ellos recuperarán su dinero.

A Eric le da pánico la posibilidad de que escape; sobre todo teniendo en cuenta que será él quien haya de poner los 100.000 pues Vince está totalmente arruinado.

Tan preocupado está el mánager que acaba metiendo a Dom y a Vince con él y con Charlie en la entrevista de trabajo que tiene este último e incluso lo seguirá hasta el baño por si se le ocurre fugarse.

Afortunadamente, a la entrevistadora le impresionará la presencia de Vince, lo que resulta decisivo para que Charlie sea contratado. Eso sí, con la condición de que Vinnie aparezca en el piloto de la serie que propone Charlie.

El partido de golf está suponiendo un aplastante y aburrido triunfo de Alan, por lo que Bob, que se la tiene jurada a Ari, propone que suban las apuestas pese a que el agente ya acumula 20.000 dólares en pérdidas.

Muy crecido, Alan propondrá jugarse 20.000 dólares por hoyo, ante lo cual Ari se muestra algo reticente. Pero cuando él y Bob le lanzan un par de puyas más, decide contraatacar:

- Jugamos a 50.000 el hoyo pero no quiero tu dinero.

- ¿No? –pregunta Alan con curiosidad-; ¿qué quieres?

- A Vince en la película.

- Juraste que no hablarías de eso –se molestará entonces Alan.

-Pero no sabía que te pondrías tan competitivo –se excusa Ari de forma pueril.

- Va a ser verdad que eres idiota.

- ¡Es de secundario!

- Da igual –zanja Alan la cuestión- porque no vas a ganar.

Y entonces Ari comienza el hoyo con su mejor drive del día, por lo que sus oponentes sospechan que ha estado engañándoles durante todo el recorrido.

 

El Sequito Ari Alan Bob en el golf

 

- ¿Tienes a Phil Mickelson ayudándote y a este idiota jodiéndome todo el día y yo te estoy engañando? –será el turno de Ari para protestar.

Sin embargo, Alan también guarda un as en la manga: lleva diez años entrenando con Mickelson, los diez años que llevaba sin enfrentarse a a Ari. Y fue en esa época cuando el golfista descubrió en su juego un defecto que le ha ayudado a solucionar.

- Hasta hoy no había aprovechado su consejo; no parecía necesario hacerlo.

- ¿Y qué consejo te ha dado? –pregunta Ari intrigado.

- Como yo, juega mejor de zurdo –será la descorazonadora respuesta de Mickelson.

Avanza el día y Tortuga intenta congraciarse con Johnny introduciendo a una atractiva extra en su caravana. La chica, que es una gran admiradora de Drama, le espera en ropa interior pero, lejos de alegrarse, eso cabrea todavía más al actor, que pide a su sufrido ayudante que se lleva a la extra de allí.

En la casa de Dom, el escéptico Eric comprueba estupefacto que todo lo que él les ha contado acerca de su nueva vida es cierto. Silvie, la chica de Dom, les sirve la comida mientras éste no deja de mimar a su hijita.

 

El Sequito Dom con su familia

 

Sin embargo, poco después de dejar el comedor teóricamente para contarle a Silvie lo ocurrido, los chicos oyen las ruedas de un coche que se aleja disparado y Eric comprende que él tenía razón y Dom se está fugando finalmente.

Se equivoca de nuevo: su viejo amigo está justo detrás de él y quien se ha marchado es Silvie, decepcionada tras la reincidencia de Dom, a quien había advertido de que, si volvía a la cárcel, le abandonaría junto con la niña.

En el campo de golf, la derrota de Ari resulta inapelable y Alan se ceba con él, llamándole “pringao sin agallas”. Tan convencido está de tener razón que le ofrece la posibilidad de dar un golpe más desde una distancia razonable: “Un último golpe. Por tu niño bonito favorito. Métela, demuéstrame que tienes agallas. Si la metes cuento con él y serás el héroe. Si fallas, habréis perdido los dos”.

Ante la presión, Ari vuelve a fallar y Alan explota: “¿Sabes qué te digo? ¡Que os jodan a los dos, Ari!

- He perdido, Alan -se extraña el agente-. ¿Qué coño te molesta ahora?

- ¡Me molestas tú –se dispara Gray mientras Bob y Phil asisten atónitos a la tremenda bronca- porque no me gustas nada ni me gusta tu niño bonito!. ¡Y vienes aquí cuando te he dicho que no me vuelvas a sacar su nombre y me jodes el puto día!

- Cálmate –le ruega Ari.

- ¡¡¡No me vuelvas a pedir que me calme!!!! –se enfurece todavía más Alan-, ¿me oyes? ¡¡¡Nunca me vuelvas a pedir que me calme, gilipollas de los cojones!!!

En ese momento, el jefe de Warner sufrirá un infarto mientras Ari corre en busca de un médico.

Ya atardece y Tortuga ha concluido con éxito todas sus tareas para Drama, que reconoce que ha sido duro con él pero que le ha demostrado algo y también a sí mismo.

Además, antes de saber que iba a conseguir terminar los encargos, ya telefoneó a Vince para decirle que lo había hecho bien.

- Puedo joderte en el trabajo pero no fuera de él. Tengo que hacerte más duro, Tortuga. ¿Te parece bien?

- ¿Se ha acabado la jornada? –pregunta éste antes de dar su conformidad y, cuando Johnny le confirma que así es, se sube en el coche pero Drama cometerá entonces la imprudencia de preguntarle si no va a abrirle la puerta. Eso provocará que Tortuga se largue sin él, dejándole tirado.

- ¿Qué haces? –le pregunta Drama sin comprender.

- Decirte que dimito, tarao –le responderá su amigo, dándose a la fuga.

Johnny todavía aguantará allí unos instantes pensando que Tortuga va a volver pero acabará recorriendo a pie los 15 kilómetros de regreso a casa.

- ¿Por qué no pillaste un taxi? –le pregunta Tortuga cuando Drama llega furioso.

- Por principios y para saber lo cabrón que eres.

- Johnny –se extraña Vinnie-; me dijiste que había hecho un buen trabajo.

- –reconoce él-; trabajando lo hizo bien pero como amigo es un cerdo.

Ari telefonea entonces a Eric, al que deja helado informándole del infarto sufrido por Alan Grey.

- Ha muerto, Eric. Su colérico corazón no pudo con la euforia de verme perder.

- Y ahora, ¿qué? –pregunta el mánager, aturdido.

- Pues me vuelvo con mi familia porque he visto que la vida es muy corta. Y mañana ya veremos, si Vince sigue vivo. Cuídate.

- ¡Joder, qué horror! –exclama Vince cuando Eric comparte con ellos la noticia.

- ¿Estás seguro, hermano? –pregunta Drama, atrayendo las miradas de todos.

 

Atentos a:

 

Las últimas palabras de Vince al final del episodio anterior - siento que algo va a cambiar- resultan ser extrañamente proféticas pues la muerte de Alan Gray abre un escenario absolutamente impredecible tras un episodio particularmente intenso que no arruina siquiera la sorprendente reaparición de Dom.

Precisamente el título del capítulo hace un juego de palabras entre este incómodo personaje y su fallida redención.

Además de volver a contar con Martin Landau, que interpreta de nuevo el personaje de Bob, la celebrity es, en esta ocasión, el cinco veces ganador del Masters de Augusta de golf Phil Mickelson.

Uno de los más grandes jugadores de la Historia de este deporte, el golfista californiano ganó también un torneo de la PGA y un Open británico, siendo hasta en seis ocasiones finalista del Open de Estados Unidos, que nunca logró ganar.

De trato afable y juego espectacular y arriesgado, Phil nunca alcanzó el número 1 mundial aunque estuvo nada menos que 270 semanas como número 2.

 

Episodio 7 – Hay que apuntar hacia arriba

 

Línea Argumental

 

Drama pone en duda que los “pequeños” Eric y Tortuga puedan ligarse a una modelo mientras el grupo está rodeado de ellas, por lo que Vince se ve obligado a recordarle que Eric ya se ligó a la “modelo 10”.

Con una de sus habituales salidas de pata de banco, Johnny responde que eso no cuenta porque se trataba de una modelo de la Costa Oeste (?).

El mayor de los Chase también se marcará el farol de que esa noche se va a tirar “algo tan alto que voy a dejar marcas en el techo”.

La cuestión es que Dolce & Gabanna va a pagar a Vince un millón de dólares por un día de fotos en Italia. De ahí que Shauna presente al actor a Fredrick Lyme, el artífice de dicha oferta y responsable de poner a Madonna y a Halle Berry en las campañas de Versace cuando estuvo en dicha marca.

De inmediato, Fredrick hace llamar a Natasha Ladianova, la modelo que va a ser pareja de Vince durante la sesión de fotos.

 

El Sequito Natasha

 

Los dos se quedan mirándose de un modo que evidencia que ya se conocen y que además se atraen mutuamente, lo que no pasa desapercibido para nadie y menos para un aparentemente turbado Fredrick.

Cuando éste se lleva a la modelo de allí, Shauna pregunta a Vince “Te la has follado, ¿no?”, a lo que él responde negativamente aunque sí admite conocerla.

Ari y su mujer asisten en esos momentos al funeral de Alan Gray, en el cual el agente se comporta de forma tan irrespetuosa como de costumbre, murmurando que se siente mal porque ni siquiera en esas circunstancias consigue que le guste Alan.

Por si fuera poco, cuando aparece John Ellis, el dueño de Warner, Ari le miente como un bellaco, diciéndole que lo último que hizo Alan antes de morir fue ofrecerle a Vince Chase el papel de “Los bomberos”.

Ellis le responde que encargarse de eso corresponderá al sucesor de Alan pero, cuando Ari le pregunta si ha pensado en alguien para el puesto, el multimillonario empresario le sorprenderá, respondiéndole que piensa precisamente en él.

Mientras Vince cuenta a sus amigos que conoció a Natasha durante un vuelo de once horas entre Los Angeles y Londres –“no recuerdo para qué fui a Londres pero me acuerdo de Natasha”-, otra escultural modelo se cruza en su camino.

Haciendo caso omiso del “ligón” Drama, la chica se dirige directamente a Vince, diciéndole que se ha enterado de que se une a la campaña de Doce & Gabanna.

- Te reconozco –no se rinde Johnny-; fuiste portada de “Vogue” el mes pasado.

- “Cosmo” –le responde ella, cortante.

 

El Sequito Raina ignora a Drama

 

- Sí. Por cierto, buen reportaje.

- Gracias. Yo también te reconozco –dirá la modelo.

- ¿Sí? –se ilusiona visiblemente Drama.

- Tú saliste en “The View”. Y lloraste. Fue muy ridículo, por cierto.

No está en su mejor momento”, se burla Tortuga, con quien bromea Eric. Eso hace que la chica se fije en este último.

- Yo te conozco –afirmará la modelo, encarándose con él.

- Eric… -acierta a decir el mánager.

- Yo Raina.

- Encantado.

Lo bueno viene en paquetes pequeños”, le dice ella con todo el descaro, dejando atónitos a los chicos, incluyendo al propio mánager.

Cuando vienen a buscar a Vince, éste se llevará la desagradable sorpresa de que su pareja ya no es Natasha, que ha desaparecido, sino otra modelo llamada Helena.

Poco después, Dana Gordon telefonea a Ari y éste le responde con un sospechoso:

- Voy con el altavoz y mi mujer está en el coche.

- Ah… hola –responderá Dana, un tanto forzada.

El caso es que la ejecutiva sabe ya lo que le ha propuesto John Ellis tras el funeral de Alan.

- Vale, y ¿qué quieres? –le pregunta Ari.

- Que me pongas debajo de ti.

Dana, te he dicho que mi mujer está en el coche”, se cachondea el agente aunque a su mujer no le haga maldita la gracia.

Lo que Dana le pedirá es ser la número 2 de Ari y regresar al estudio del que nunca hubiera salido si Alan “no hubiera sido un puto misógino”.

Cuando Ari regresa a sus oficinas encuentra una nota de John Ellis junto a la maqueta de un avión y un reloj de oro Oder mas Biguet.

Al poco le telefonea el propio John para proponerle que viaje a Ginebra con él, ya que pretende comprar por 1.000 millones de dólares la famosa compañía relojera Patek Phillipe y es una buena ocasión para hablar del futuro durante el viaje.

Entre tanto, Vince ha telefoneado a Shauna para saber dónde se aloja Natasha pues quiere averiguar lo que le ha ocurrido a la modelo. El hotel en cuestión resulta ser el “uve doble”.

Drama seguirá haciendo el ridículo en el hall del hotel, atestado de modelos a las que intenta inútilmente ligarse, mientras Vince localiza el número de la habitación de Natasha y sube para hablar con ella.

Mientras sus tres amigos toman algo en la barra, aparece la dominante y sexy Raina, que “secuestra” a Eric y lo lleva a su habitación ante la incredulidad y la envidia de Drama.

Para decepción de Vince, Natasha no está ya en el hotel, como le dirá su compañera de habitación y también modelo Viveca.

La chica contará a Vinnie que Fredrick vio cómo se gustaban él y Natasha y decidió llevarse a la modelo a la sesión de fotos de lookbook en Hawai aunque ella prefería irse a Italia con el propio Vince.

El actor le dejará su número de teléfono por si tiene ocasión de hacérselo llegar a Natasha pero Viveca le insinúa que debería quedarse pues “va a hacerse un peta y bañarse” y le invita a ambas cosas.

No me tientes”, dirá Vinnie marchándose. “Me gustaría pero no creo que fuera una buena idea”. Viveca afirmará entonces que sólo le estaba poniendo a prueba y que dirá a su amiga que él es un buen chico.

En la habitación de Raina, Eric se sorprende cuando ella le confiesa que quiere que vea “su película”, ya que la chica sabe que se dedica a la representación de artistas. Decepcionado o no, el mánager tendrá que asistir a un fragmento bastante horrendo de una cinta gore.

Drama ni se molestará en disimular su alegría cuando su amigo les cuenta que el interés de la modelo en él no era sexual sino profesional pues Raina pretende que la represente.

- O soy yo el que se tira a una modelo o nadie –afirmará el rastrero de Johnny.

- Tienes espíritu de equipo, Drama –ironiza Tortuga.

En cuanto a Ari, los asuntos incómodos se le acumulan pues está lidiando con Jeffrey Tambor, uno de sus representados más pelmazos y además Babs le obliga a asistir a una mini-reunión con dos guionistas de realitys que pretenden pasarse al cine.

La pareja pretende hacerlo nada menos que con una voluminosa versión de “El Hobbit” que tienen la pretensión de ofrecer en persona al mismísimo Peter Jackson en Nueva Zelanda. Al final, Ari sale literalmente huyendo de la oficina pese a las protestas de Babs y de Lloyd.

Con el fin de aclarar de una vez por todas el asunto de Natasha, Vinnie se presenta en el ático de Fredrick y le pregunta al respecto.

Lyme intenta mentir, afirmando que es ella quien no ha querido trabajar con el actor pero, una vez descubre que Vince está al corriente de todo, se verá obligado a reconocer que despidió a la modelo por no haberle dicho que ya conocía a Vince.

Sin embargo, lo que tanto éste como Viveca han malinterpretado es lo que se oculta detrás de esa decisión y es que Fredrick desea al propio Vinnie y no a la modelo rusa.

Cuando el actor, después de reponerse de la sorpresa, le responde que no es gay ni bisexual, Fredrick se ofrecerá a practicarle sexo oral sin que nadie lo sepa, lo que hará largarse al actor de allí y concluir, ya en presencia de sus amigos, que no está hecho para el mundo de la moda.

Natasha le llamará instantes más tarde, lo que aprovecha Vince para decirle que lamenta lo ocurrido con la campaña y que, de hecho, él también acaba de abandonarla. La modelo les invita entonces a él y a sus amigos a acompañarla en un vuelo privado que parte esa noche hacia Hawai, donde ella ha de hacer una sesión de fotos.

En el aeropuerto de Van Nuys, el grupo coincide con los Gold, que acompañan a los Ellis a Ginebra y Ari confiesa a Vinnie la oferta que le ha hecho John. Los dos se abrazan sin saber qué les deparará el futuro  inmediato.

Ya en el avión, Natasha y Vince deciden continuar “donde lo dejaron” y Raina le da una palmada en el culo a Eric, bromeando una vez más acerca del tamaño del mánager, lo que molestará al chico.

- Pues no es una buena forma de conseguir un agente.

- Yo quiero un agente pero lo que necesito es un tigre –le dirá, llevándoselo hacia la parte de atrás del avión y provocando las risas de Tortuga mientras la cabina se va llenando de modelos.

 

Atentos a:

 

Comienza la fase más interesante de la temporada con este divertido capítulo lleno de sorpresas y no sólo por la presencia de tanta top-model.

En cualquier caso y a pesar de las apariencias, algunas de las modelos del episodio están interpretadas realmente por actrices. Son los casos de Natasha o Raina: la holandesa Daniella Von Graas (“Sucedió en Manhattan”, “Cuando menos te lo esperas”) y la siberiana Maria Zyrianova (“La cena de los idiotas”), respectivamente.

Una cuestión interesante a considerar es el hecho de que el episodio se rodó en 2008, cuatro años antes del estreno de la primera parte de “El Hobbit”, que acabaría guionizando y dirigiendo Peter Jackson, como Ari insinúa en la serie a los guionistas de realitys que pretenden hacerse cargo del proyecto. De hecho, desde que en 2003 se estrenó “El Señor de los Anillos: el retorno del Rey”, los rumores acerca de “El hobbit” fueron continuos.

Por primera vez aparece en la serie el importante personaje de John Ellis, un “vendedor de motores de avión” para quien su importante estudio cinematográfico apenas significa un 5% de sus fabulosos ingresos.

El papel está interpretado por el actor neozelandés Alan Dale, popular sobre todo a causa de su intensa actividad televisiva: “Vecinos”, “En tierras lejanas”, “La primera hija”, “24”, “O.C.”, “Betty”, “Poker de reinas”, “Perdidos”, “The Killing” o “Érase una vez” entre otras muchas.

Más popular en la gran pantalla, el californiano Jeffrey Tambor realiza un papel un tanto plúmbeo en el episodio, a pesar de que sus papeles en el cine suelen ser más lucidos: “Justicia para todos”, “Sábado 14”, “Cruzando el puente”, “¿Conoces a Joe Black?”, “Algo pasa con Mary”, “Inocencia interrumpida” o las dos entregas de “Hellboy”.

 

Episodio 8 – Una paja de primera

 

Línea Argumental

 

Llega la hora de dejar Hawai pero los chicos han de hacerlo por sus medios, de manera que Eric pide a Tortuga que compre cuatro billetes en clase turista. Por desgracia, sólo quedan tres pasajes, así que el chico se ve obligado a comprar también uno de primera clase, a fin de evitar los vuelos nocturnos.

En el taxi de camino al aeropuerto, tanto Eric como Vince deciden renunciar al billete de primera, de modo que Tortuga y Drama quedan como únicos candidatos a ocuparlo pero a Johnny ningún sistema le parece bien para decidirlo pues cree que el subconsciente de su hermano es proclive a favorecer a Tortuga.

Así las cosas, Vince le pregunta al taxista a cuál de los dos le daría el billete; el hombre mira a los candidatos y se decanta por Tortuga.

- ¡No te jode! –protesta Drama-; ¿por qué no a mí?

- Mi subsconsciente lo prefiere a él… supongo –dirá el taxista.

Tan pronto Tortuga se separa de sus amigos e ingresa en primera clase se apercibe de que una pasajera llama inútilmente a la azafata. Él la llama también para decirle que la requieren pero no tiene mayor éxito, de modo que la pasajera murmura: “Serán putas…”.

Tortuga se ríe de la frase y la chica le pregunta si se ríe de ella pero lo cierto es que él sólo pretendía ayudarla, de modo que le pregunta si está bien, a lo que ella responde que sí pero que necesita una copa. “Y un puto sitio en el pasillo, que no les quedaba”.

Con mucha habilidad, Tortuga ofrecerá al vecino de la chica la posibilidad de intercambiar con él su asiento, ya que ambos son de pasillo. Harto de las protestas de ella, el desconocido se apresta a aprovechar su oferta.

Tan pronto Tortuga llega a su nueva ubicación se dirige a su expectante vecina con un caballeroso “Ya lo tienes”.

- Perdona si he sido borde –le dice ella, agradecida-, soy Jamie.

- Lo sé –se presenta él, que la había reconocido desde el principio-; me gusta tu trabajo.

Como Jamie sigue tensa y necesitada de una copa, Tortuga desvalijará el carrito de las bebidas y le llevará a Jamie varias botellas pequeñas de whisky.

 

El Sequito Jamie y Tortuga en avion

 

Entre tanto, un jovencito elogiará a Vince por viajar en clase turista como una persona normal aunque Drama, que comparte asiento con un gigantesco samoano, no se siente tan feliz y se ve obligado a tomarse dos calmantes para soportar las 5 horas de vuelo hasta Los Angeles.

En la ciudad, por otra parte, todo el mundo ha leído ya en “Variety” que Ari va a ser el nuevo jefe del estudio de John Ellis, lo que provoca que no sea muy bien recibido en sus propias oficinas cuando llega esa mañana. Además, Lloyd tiene un fax para él en el que Ellis le ofrece nada menos que 10 millones de dólares por aceptar el puesto.

Cuando los chicos aterrizan, Tortuga deja estupefactos a sus amigos despidiéndose largamente de Jamie, que además le anota su móvil y su teléfono de casa.

- ¿Qué clase de mundo es éste –se lamenta Drama- en que Tortuga viaja en primera, con abrazo de despedida incluido a Meadow Soprano?

Hasta Eric parece curiosamente celoso, por lo que secundará a Johnny cuando éste pide a Tortuga que no se ponga misterioso como si tuviera probabilidades con la chica.

- ¡Qué malos sois! –se queja Vince.

- Pobrecito el sensible Tortuga –se mofa Drama- porque no puede conseguir a una actriz famosa. El 99% de las personas normales no pueden conseguirlo así que no te sientas tan mal.

Así las cosas, no es de extrañar que lo tachen de mentiroso cuando, harto de sus puyas, Tortuga les confiesa que Jamie “se la ha cascado” durante el vuelo.

Poco después, al cabo de las noticias que atañen a Ari, Josh Weinstein organiza una reunión entre Vince y el director Frank Darabont y, viendo que Gold no responde a sus llamadas y parece enfrascado en su próximo puesto, Eric decide aceptarla.

Sin embargo, lo que Josh les ha ocultado es que el proyecto para el que Darabont quiere a Vince no es su próxima película sino una serie de televisión, por lo que los chicos se enfadan bastante, despidiendo a Weinstein con cartas destempladas pues todavía no están tan desesperados aunque Josh insinué que quizás el cine se haya acabado para Vinnie.

Dana telefonea de nuevo a Ari para averiguar si va a contar o no con ella como número 2 pero el agente la decepcionará al decirle que ni siquiera está seguro de aceptar el puesto.

La mala noticia es que, según Dana, si él no lo acepta, la designada será Amanda Daniels. “Te vendrá bien a ti y a los tuyos”, ironiza la ejecutiva, a sabiendas de que la ex agente de Vince les aborrece desde su ruptura con ella.

Ari toma entonces una decisión desesperada y se planta en el despacho de Amanda para, según él, enterrar el hacha de guerra.

La agente acepta aparentemente sus disculpas pero, cuando su colega le propone quitarse de en medio para que ella dirija el estudio a cambio de que incluya a Vince en el reparto de “Los bomberos”, Amanda rechaza cualquier trato:

- Si quisieras el trabajo lo habrías aceptado pero no lo harás porque echarías mucho de menos a tus clientuchos –le ataca ella.- Búscate otra forma de resucitar de entre los muertos a esa vieja gloria del cine que tienes por cliente –le soltará con sorprendente maldad.

- ¿Sin resentimientos? –ironiza Ari.

- ¡Que te jodan! –responderá ella con imprudente acritud, sin medir las consecuencias-. Ya puedes despedirte de tu relación con ese estudio.

- ¡No! –se cabrea Ari ante tanta prepotencia. ¡Tú puedes despedirte del trabajo de tus sueños porque tienes razón: no quería aceptarlo pero ahora lo voy a aceptar nada más que para joderte.

Ni siquiera ha salido de su despacho cuando llama a Lloyd para que avise a John Ellis de que va a firmar “ese puto contrato” mientras la encolarizada Amanda desparrama sus papeles de un manotazo.

Después de estar con John Ellis, Ari vuelve a sus oficinas y encuentra allí a los chicos esperándole junto a un alicaído Lloyd.

Tras aceptar la enhorabuena que le dan, Ari hace pasar a Vince y a Eric a su despacho y ellos le informan de que Frank Darabont les ha ofrecido hacer televisión, lo que escandaliza al agente.

Tanto como que se hayan sentado con Josh Weinstein; “estáis perdiendo los papeles”.

Vince quiere saber si, como director de los estudios, le va a poner o no en “Los bomberos”, ya que Drama le ha llenado la cabeza de sospechas y dudas y Ari se ofenderá realmente de que se le haya pasado siquiera por la cabeza que no fuese a hacerlo.

Sin embargo, la cuestión es que no ha aceptado el puesto, lo que arranca un “yupi” procedente del despacho de Lloyd.

Aunque, en realidad, también ellos se alegran, persiste la incertidumbre de saber qué va a ser de la carrera de Vince pero Ari se muestra muy seguro al afirmar que todo les va a ir bien.

Como respondiendo a su vaticinio, Lloyd le anuncia una llamada y los chicos se quedan de una pieza al escuchar a Dana Gordon decir a través del manos libres:

- Ari, te quiero y te juro que te haré gozar como si estuviéramos en los noventa.

- Uoooooo –se ríe éste-; Dana, te están oyendo por el altavoz Vince y Eric.

- Vaya, hombre –se avergonzará Dana.

Los dos la saludan entonces, menos interesados en sus escarceos sexuales con Ari que en averiguar qué demonios está pasando allí.

- Estáis hablando con la nueva directora del estudio –les deja atónitos Ari-; señora Presidenta, ¿cuál es el primer punto del orden del día?

- “Los bomberos”, Vince. Contamos contigo.

Vince y su séquito lo celebran esa noche con el propio Ari y con Lloyd cuando Drama alucina al ver aparecer a Jamie pero la chica arrojará el contenido de su vaso sobre la cara del pobre Tortuga.

- Eso es por decirle a todo el mundo que te hice una paja, pedazo de cabrón.

Gracias, Drama”, le dice Tortuga a su amigo cuando la actriz se va pues es él quien ha difundido la noticia por la ciudad como si fuera un chiste.

Por una vez Johnny tiene un gesto heroico, interceptando a la chica y diciéndole que Tortuga no ha tenido nada que ver. Pidiéndole disculpas, asumirá la responsabilidad de haberse inventado toda la historia para fastidiar a su colega.

- Eres muy leal intentando ayudar a tu amigo pero el hecho es que sí le hice una paja y te lo soltó. Y la verdad es que me gustaba y me lo habría tirado si hubiera mantenido la boca cerrada.

Cuando Drama comparte con el grupo su conversación con la actriz, Vince y Eric se ven obligados a pedirle disculpas a Tortuga por su incredulidad.

- ¿Te dijo que le gustaba? –se consuela Tortuga.

- Sí. Y que te habría echado un polvo. Al menos has sacado una paja.

 

Atentos a:

 

Los acontecimientos siguen precipitándose en esta interesantísima fase de la temporada y en esta ocasión veremos que la vena vengativa de Amanda, a quien nunca hemos visto en un registro tan negativo, le costará bien caro.

Por una vez el protagonismo recae sobre Tortuga, que será quien ligue por una vez con la celebrity de turno: en este caso, la actriz Jamie-Lynn Sigler, a quien popularizó su papel de Meadow en la serie “Los Soprano”. Más tarde también tendría cierto protagonismo en la igualmente televisiva “Betty”.

Otro de los cameos del episodio será el del director y guionista de origen húngaro Frank Darabont.

Darabont fue el realizador de “Cadena perpetua”, “La milla verde”, “La niebla” o “The Majestic” y, salvo en esta última, también fue responsable de los guiones.

El mismísimo Stephen King elogió su final para “La niebla”, al que calificó de mucho mejor que el de su propia novela, en la que se basaba el guión.

También escribió los de “La mosca II”, dirigida por Chris Wallas y “Frankenstein de Mary Shelley”, en la que Kenneth Branagh hizo los honores.

 

Episodio 9 – Tarta

 

Línea Argumental

 

Hace poco que ha amanecido y todo es tranquilidad en una casa de madera erigida en mitad del bosque. Al menos hasta que Drama empieza a despertar a todo el mundo a golpe de sartén porque ese día da inicio el rodaje de “Los bomberos”.

A Vince no le hace falta que nadie le despierte pues lleva horas levantado y ni siquiera le apetece desayunar. Ambas señales serán interpretadas por su hermano como un pésimo augurio, por lo que su paranoia acabará contagiando a los chicos.

Todos se impresionan al llegar a la zona en la que ya rueda Verner, el director de la película, pues los helicópteros sobrevuelan grandes explosiones sobre las montañas colindantes.

En realidad, Vinnie está tan nervioso después de un año sin rodar que hasta se equivoca en sus frases al ensayarlas con sus amigos.

Cuando al fin se encuentra con el director, éste declina darle ninguna indicación acerca de cómo debe interpretar a su personaje: “lo rodamos y, si no me gusta, te lo diré pero estoy seguro de que me gustará”.

El alemán tampoco gusta de ensayos, por lo que al poco Vince se encuentra en medio de la acción sin saber muy bien cómo actuar pero lo peor es que Jason Patric comienza a robarle sus diálogos.

 

 El Sequito rodando con Jason Patric

 

A más de dos horas de allí y después de seis aplazamientos, Lloyd se niega a cancelar por séptima vez la cita de Ari con su viejo amigo Andrew Klein, que no ha tenido la suerte de triunfar en la misma medida que Gold y sólo representa a guionistas de televisión.

Lloyd le pedirá que no lleve un reloj tan caro en su comida con Andrew, de modo que Ari le ordena que se acerque a “Gearys” y le compre un Rolex de acero.

El agente se sorprenderá al constatar que, en realidad, se alegra mucho de volver a ver a su amigo, con el que recordará viejas batallas del pasado profesional y amoroso.

El caso es que Andrew no sólo le ha citado para verle sino que necesita pedirle un préstamo de medio millón de dólares y, para demostrarle que se trata de una operación sin riesgo para él, hará entrega a Ari de sus libros de contabilidad.

Éste los depositará en los brazos de Lloyd tan pronto regresa al despacho: “tú eres asiático, se te deben dar bien los números”, le dirá con una lógica cuanto menos cuestionable.

Para sorpresa de ambos, Lloyd descubrirá que el negocio de Klein funciona estupendamente, con varios millones de dólares de facturación el año anterior. De hecho, sólo tiene un pequeño problema de circulante por culpa de la huelga de guionistas.

Mientras tanto, en las montañas, Vince decide plantearle a Jason su malestar por sus frases robadas pero acabará rajándose después de verle practicar con los guantes de boxeo. Tortuga y Drama iniciarán entonces una serie de pequeños sabotajes contra Patric: el primero le roba el respaldo de su silla y Johnny llega aún más lejos, defecando en su caravana.

Como quiera que el robo de frases continúa, Vince decide hablar directamente con el director pero éste se excusa en la extrema competitividad e inestabilidad de Jason y asume que prefiere concederle esas pequeñas licencias, de las que obviamente ha sido consciente en todo momento, a fin de ganar las batallas importantes.

Vince tendrá pues que resignarse, deduciendo que Verner es “más gallina” todavía que él mismo.

En cuanto a Ari, decide no conformarse con darle el préstamo a su viejo amigo y comprarle directamente su negocio para integrarlo en el suyo, cambiándole así la vida a Andrew.

Éste no está preparado para ello y en principio se niega pues no quiere regresar a Hollywood y volver a tratar con la gente del cine pero Ari logra convencerle y acaban decidiendo formar equipo como en los viejos tiempos.

Tan pronto se separa de su amigo, Ari telefonea a Babs para proponerle la expansión de Miller-Gold; algo que, en realidad, ella llevaba meses pidiéndole.

La agente se interesará mucho cuando Ari le habla de “un pequeño negocio literario que da servicio a más de 65 guionistas de televisión con menos de 5 agentes” y que el año anterior tuvo 5 millones de dólares de beneficios pero, tan pronto desvela que se trata de la empresa de Andrew Klein, su socia se negará en redondo pues considera que, con independencia de lo que gane, “ese hombre es un fracasado” y no responde a la imagen que su empresa necesita proyectar.

Ari, empecinado, rezongará que no le está pidiendo permiso, por lo que Babs le recomienda que lea los contratos que firmó porque precisamente eso es lo que necesita.

En la cena de esa noche, el séquito de Vinnie intenta confortar a su amigo, recordándole que le quedan dos escenas sin Jason en las que puede resarcirse.

- Puede que salte de un árbol para robármelas –responderá el actor, bastante quemado.

Para animarle, Tortuga se ofrece a traerle una ración de su tarta de plátano preferida pues ha visto un trozo en la mesa del bufé pero también eso se lo acabará arrebatando Patric, saltándose la cola.

Harto ya, Vince le increpa delante de todo el mundo, diciéndole que le ha quitado la tarta a su amigo y también unas cuantas frases a él.

- Verner me dio esas frases. ¿Por qué no vas y lo hablas con él? Porque, si  hay alguna confusión, no tiene nada que ver conmigo –le dirá, poco menos que tirándole el plato con el trozo de tarta.

Vinnie mirará con odio al director mientras éste sube al escenario para agradecerles a todos “un primer día fantástico”.

 

Atentos a:

 

Al fin comienza el rodaje de “Los bomberos” y, a la espera de que se incorpore Edward Norton, quien sí participa de momento es Jason Patric.

En cuanto a la dirección, ha terminado en las manos de un realizador alemán, Verner Vollstedt, ganador de dos Oscar a la Mejor Película en Lengua No Inglesa (aunque en la serie sean designados como “Oscar a la Mejor Película Extranjera”).

Patric sí es un actor muy popular gracias a sus participaciones en “Jóvenes ocultos” o “Sleepers” aunque con la llegada del siglo XXI su carrera se ha convertido casi en polvo pero Verner es un personaje inventado al que encarna Stellan Skarsgård, un actor no alemán sino sueco.

La carrera de Stellan, que comenzó en su país y luego prosiguió en Hollywood, es bastante más sólida y en ella figuran títulos tan relevantes y variopintos como “La caza del Octubre Rojo”, “El indomable Will Hunting”, “Ronin”, “Mamma mia”, las dos entregas de “Thor” y de “Los vengadores” o el remake americano de “Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres”.

También se trata del actor-fetiche del director danés Lars Von Trier (el gurú del “dogma”), para quien trabajó en “Europa”, “Rompiendo las olas”, “Bailar en la oscuridad”, “Dogville”, “Melancolía” o “Nymphomaniac”.

La frase curiosa y más bien extraña del capítulo, quien sabe si por una errónea traducción, se la dedicará Ari a Andrew mientras lamenta que su amigo esté fuera de Hollywood: “Tú eres como si LeBron James estuviera jugando en España; la gente reconoce que es bueno pero ¿quién va a querer ver baloncesto mientras está comiendo paella?”.

 

Episodio 10 – El día de Seth Green

 

Línea Argumental

 

Eric recibe una llamada en la cabaña de las montañas mientras desayuna; se trata de la oficina de Amy Miller.

Sin embargo, mientras espera a que ella se ponga personalmente, su secretaria le pone en multiconferencia con Charlie, que está en su propia casa, en pleno acto sexual con una señorita.

Cuando Amy entra en la conversación, Charlie hace callar a su amiga para escuchar que a la ejecutiva le ha encantado su guión.

Ahora el estudio ha de buscar a los demás actores pero la primera elección no puede ser más funesta para Eric pues han pensado en Seth Green.

Los jueguecitos de éste comienzan desde el principio pues ha comentado al estudio que él y Eric son muy buenos amigos, por lo que el mánager debería llamarle para confirmar el asunto.

En cuanto a Vince, se levanta mucho más animado tras un sueño reparador pero su entusiasmo se marchita tan pronto como Tortuga le hace entrega de sus diálogos del día pues Verner los ha suprimido casi en su totalidad.

Después de hablar con el director, éste se aviene a rodar la escena tal como se escribió pero le informa de que también la rodará a su manera para tener las dos.

La cuestión es que acabará interrumpiendo la gran escena de Vince antes de que termine, afirmando que lo ha intentado pero que no funciona. Cuando el actor le pide que le permita hacerla entera, Verner accede pero se marcha antes incluso de empezar a rodar.

Por lo que respecta a Ari, logrará que Babs reciba a Andrew únicamente pidiéndoselo por favor, como su hija Sarah le había recomendado durante el desayuno.

También le hará llegar un ramo de flores para felicitarla por su inclusión en la lista de las 33 mujeres más influyentes de Hollywood pero, cuando se muestra interesado en asistir al homenaje, su socia le informará de que “no van hombres”.

Tras dos horas en coche desde la montaña, Eric logra llegar a tiempo a la cita que Seth le ha propuesto en una pizzería del centro de Los Angeles pero, cuando entra en el local, comprueba que el actor ha vuelto a burlarse de él.

Peor todavía: cuando hablan por teléfono, Seth no sólo le dice que está tranquilamente en la playa sino que le exige llamar a Sloan para que sea ella quien le pida participar en el “piloto” de Eric.

Eric se rebajará a visitar a su ex y en su visita averiguará que la chica ya no tiene novio aunque queda bastante mal con ella al contarle la razón de que haya ido a verla.

- Eric, no puede ser verdad que hayas venido a pedirme que llame a Seth Green.

Sloan sostendrá con razón que no es que ella le guste a Seth sino que se la tiene jurada a Eric y le sigue tomando el pelo.

Aún así, le preguntará si de verdad quiere que le llame pero entonces Eric responderá que sólo ha sido una excusa para volver a verla.

Antes de que se marche, Sloan le pregunta si no tiene novia:

- Pues la verdad… estoy comprometido. Me caso en junio.

Y enseguida añade:

- ¡Era una broma! Sólo quería saber si aún te importaba.

- Y ¿lo has averiguado? –inquiere ella, sonriente y enigmática.

- No lo sé, tendría que haber esperado a ver cómo reaccionabas.

En las montañas, Verner tiene una seria conversación con Vince, a quien acusará de no confiar en él y buscar lo que es bueno para sí mismo en lugar de para la película.

Más tarde, en la sala de proyección, el alemán criticará toda su actuación, señalando que inclina demasiado la cabeza “a lo George Clooney” y que hasta le tiembla el labio  inferior, tics que Vinnie no ve por ningún lado en la pantalla.

En cuanto a Babs, finalmente recibe a un Andrew Klein a quien Ari ha regalado para la ocasión un carísimo traje de Ermenegildo Zegna.

Sin embargo, el frontal interrogatorio de la socia de Ari intimidará de tal forma a su amigo que éste acabará sufriendo un ataque de pánico, sobre todo porque pensaba que su contratación era un hecho y tiene a su mujer en plena mudanza. Barbara sentenciará: “No había visto tamaño perdedor desde que dejé a mi segundo marido. La respuesta es no”.

Para vengarse, Ari acude a la reunión-homenaje “sólo para mujeres” y humilla en lo posible no sólo a la homenajeada sino a todas las mujeres presentes.

Ante la guerra con que su socio le amenaza, Babs acabará aceptando que Ari contrate a su amigo “pero tú responderás por él cuando resulte ser un completo desastre”.

Finalmente parece que Sloan sí ha llamado a Seth, por lo que éste accede a reunirse en el estudio de Amy Miller con Charlie y Eric pero, mientras ellos tres están en la sala de espera, Green vuelve a hacer insinuaciones sexuales sobre Sloan, por lo que el ambiente se caldea.

Charlie intenta poner calma a la situación aunque no dará crédito cuando Seth acuse a su mánager de haberle pegado por la espalda en Las Vegas.

En realidad, Eric se muere de ganas de darle una paliza al impertinente actor pero “es lo que busca y no voy a dejar que lo consiga”.

- Lo he conseguido muchas veces. Y a tu novia, que está muy buena, muchas veces también –se lanza al ataque Seth-. Y ahora tu serie.

- Espera –interviene Charlie-, ¿qué has querido decir con eso?

- Charlie –se dirige Green directamente a él por primera vez-, ¿y si te dijera que no haré la serie a menos que te deshagas de Eric?

- Te diría que es mi amigo y no se va a ninguna parte.

- Pues te irás tú. Tendré que decirle a Amy que quiero hacer esta serie pero que prefiero hacerla con un amigo mío que es una estrella mundial, Nick Cannon.

Será Charlie quien acabe dándole una paliza a Seth en la misma sala de espera, de modo que, cuando Amy sale de su despacho, los encuentra enzarzados y a Eric intentando separarlos sin éxito.

 

El Sequito Seth Green golpeado por Charlie

 

Esa noche Drama confesará a Eric que “ha sido un día raro” y, para confirmarlo, aparece Vince con un bote sobre la cabeza que lleva aguantando ahí desde hace veinte minutos.

- ¿Qué tal tu día? –pregunta Vince a Eric.

- No es de los mejores –le confiesa su mánager y amigo.

- Sí, ni el mío. Pero ¿sabes qué? Mañana es un nuevo día, tengo una gran escena y la voy a bordar. Y ahora –afirmará mientras empieza a subir las escaleras sin quitarse el bote de la cabeza-, debo descansar.

 

Atentos a:

 

Por segundo capítulo consecutivo, la serie se vuelve áspera, cambiando el ritmo vertiginoso y los diálogos chispeantes que caracterizaban al núcleo central de esta temporada por una atmósfera de incomodidad y embarazo crecientes que afecta sobre todo a los personajes de Vince y de Eric.

El primero será ninguneado por un director a quien claramente no gusta pese a sus esfuerzos por agradarle mientras que su mánager será, una vez más, maltratado por ese personaje desagradable y soez que responde al nombre de Seth Green y que representa lo peor del humor yanqui más plano y chabacano. Al menos por lo que respecta a su intervención en la serie.

 

Episodio 11 – Jugando con fuego

 

Línea Argumental

 

No son ni las cuatro de la madrugada cuando, en la cabaña, suena el móvil de Tortuga.

Para su sorpresa, se trata de Jamie, que acaba de volver de Europa y “tiene el horario cambiado”, por lo que le insinúa que vaya a verla.

Vince, insomne de nuevo, sorprende a su amigo tratando de escabullirse pero Tortuga ha aprendido la lección y no menciona siquiera a Jamie pese a la curiosidad de Vinnie, que decide no insistir y dejarle marchar.

A la mañana siguiente, Vince vivirá una auténtica pesadilla al tener que repetir medio centenar de veces la misma escena mientras cuelga de un arnés rodeado de llamas.

 

El Sequito Vince con arnes y llamas

 

Verner, cada vez más furioso, le exige más pasión y brama de descontento con cada toma aunque sus ayudantes le advierten que ha llegado la hora del almuerzo, a lo que el director les responderá “¡me importa una mierda!”.

El actor, harto también, le pedirá a Verner que se aclare con lo que quiere de él y hará todo lo posible por complacerle.

- No puedes hacer lo que quiero porque no eres capaz de hacerlo.

- Quizá deberías haber hecho esta película con otro –explota Vinnie al fin.

- ¡Lo intenté, joder! Pero tu amigo del estudio no paró hasta que consiguió  meterte muy a mi pesar. Tú no valías para este papel.

- ¡Y una mierda! –se rebela Vince-; eso es lo que prefieres pensar porque querías a otro actor.

- Esto es absurdo –prosigue el director con su cantinela-; es imposible que funcione, imposible.

- Tú eras el dictador, ¿no? –le recordará el actor el sobrenombre por el que conocen a Verner-. Pues busca la forma de que funcione.

- Tienes razón, Vincent. ¡Despedido!

A Tortuga le va bastante mejor pues, tras unas horas en la cama con Jamie, ésta le invita a comer.

La actriz elegirá un restaurante de comida criolla y cajún pues estuvo viviendo en Nueva Orleans y adora la cocina típica de Luisiana. Sin embargo, Tortuga sospecha que la elección se debe a que es un restaurante muy retirado del centro y a la chica le da vergüenza que la vean en su compañía.

Jamie le sacará de su error, afirmando que allí se prepara la mejor jambalaya de toda California.

En las oficinas Miller-Gold, Andrew Klein es recibido con aplausos a su llegada en compañía de Ari e incluso, por sugerencia de Ari, se permite hacerle un chiste homófobo y bastante desafortunado al pobre Lloyd pero las risas de Ari se cortarán en seco cuando le informen de que el papel de Vince en “Los bomberos” acaba de serle ofrecido a Josh Hartnett.

Puesto en contacto con Eric, éste le informa de que Verner ha echado a Vinnie porque, según él, no sabe actuar. Como apunta el mánager, “no le quería desde el principio, ha sido puro sabotaje”.

Los chicos están haciendo ya el equipaje para largarse de allí pero Ari les pediré que esperen y con el helicóptero de Jerry Bruckheimer se planta rápidamente allí.

Después de intentar animar a un Vince hundido, al que encuentra sentado en el suelo de su caravana –“Ha llegado el judío y no le gustan los nazis”, le dirá Ari-, el “superagente” se enzarza en una discusión con “herr dirrektor” la cual, como cabía esperar, no servirá para nada.

Dado que Verner no atiende a razones, Ari se despedirá con un “cuando acabe contigo, el desembarco de Normandía te va a parecer un puto juego de rol”.

Acto seguido, el agente telefonea a Dana Gordon, muy relajada a bordo de un vuelo que comparte con John Ellis, con quien acaba de pasar dos días en su parque temático de Sydney.

Su relax terminará de golpe con las noticias que Ari le da, de modo que intentando que Ellis no se aperciba de que hay problemas, la jefa del estudio promete llamar a Ari en cuanto sepa más del asunto.

No tardará demasiado en hacerlo para informarle de que ha concertado una reunión en Los Angeles con Verner para hablar cara a cara.

Entre tanto, Tortuga prosigue su idílica jornada junto a Jamie, que se muestra realmente interesada por él y le pregunta acerca de sus orígenes, sus amigos y sus proyectos.

Poco después le propondrá pasar el fin de semana con ella en La Joya, a lo que el chico accede de mil amores.

Al fin tiene lugar la reunión en el despacho de Dana, que resulta ser una auténtica pérdida de tiempo, con Verner acusando a Vince de ser un mal actor, Eric acusándole a él de haber perseguido a su amigo desde el principio, Ari insultando al alemán y tratándole de nazi y Dana intentando poner orden.

Cuando la directora del estudio se planta y exige al director que acabe la película tal como se acordó, el alemán se niega a seguir trabajando con Vince y emprende una carrera desaforada por los pasillos, gritando a pleno pulmón el nombre de John Ellis como una bestia furibunda.

 

El Sequito Verner corriendo por pasillo

 

Dana, Ari y los chicos le perseguirán mientras Vince comenta con asombro a Eric: “este tío está loco”.

El grupo acabará irrumpiendo en la atestada sala de conferencias, donde Ellis departe con un grupo de inversores asiáticos. Verner, apaciguado de pronto, le dirá sencillamente que necesita hablar con él y el magnate, más que cabreado, preguntará de forma airada: “Dana, ¿qué está pasando?”.

Aunque sólo se llevan tres días de rodaje, el presupuesto ya va dos millones por encima de lo previsto y John Ellis y Dana Gordon se encierran en una sala de proyección para analizar el material rodado mientras Vince y su gente esperan el veredicto separados por un cristal del lunático Verner.

John sale sin pronunciar una palabra y no se digna ni responder siquiera a Ari cuando éste le pregunta por su decisión, de modo que, mientras Verner sale corriendo tras Ellis, los chicos abordarán a Dana.

- ¿Qué ha dicho? –pregunta Ari con preocupación.

- Palabras textuales: “por eso pago a las mujeres para chupármela y no para dirigir el estudio”.

- ¿Qué significa eso? –se inquieta todavía más el agente.

- Que suspende la película y que quizás se la tenga que chupar para poder trabajar.

- No puedo creerlo –se lleva las manos a la cabeza Vinnie.

- Vince –le dirá Dana-, es demasiado costosa, demasiado complicada… Demasiado.

- Es increíble –seguirá afirmando Vince.

- Si te sirve de consuelo, le ha gustado lo que vio de ti. Y a mí. Lo siento, chicos.

La felicidad de Tortuga, que ahora va camino de “Sea World” en compañía de Jamie antes de regresar con ella a la cama, resultará cruelmente efímera. Y es que su móvil suena y se trata de Vince: “Dijimos que, si nos quedábamos sin nada, volveríamos a Queens”.

Los cuatro tomarán un avión a Nueva York en clase turista…

 

Atentos a:

 

De estar en lo más alto, tras batir todos los récords de recaudación junto al mismísimo James Cameron, Vince ha descendido a lo más bajo tras una película fracasada y otro rodaje fallido nada más comenzar.

Muchas carreras se han hundido definitivamente en Hollywood con menos de eso, por lo que la situación se torna muy delicada para Vinnie y los suyos, que en principio parecen tirar la toalla regresando a casa prácticamente con lo puesto.

El capítulo también nos sirve para averiguar más cosas sobre Tortuga, a quien Jamie intenta conocer mejor: sabremos, por ejemplo, que su verdadero nombre es Sal y que el dinero que posibilitó que Vince desembarcara en Los Angeles por primera vez fueron los 15.000 dólares que el propio Tortuga consiguió trabajando como corredor de apuestas.

En otro orden de cosas, la jambalaya que Jamie compartirá con Tortuga es un plato picante típico de Nueva Orleans y está compuesto de arroz con jamón, pollo, chorizo y gambas.

 

Episodio 12 – Regreso a Queens Boulevard

 

Línea Argumental

 

Los chicos llevan cuatro noches consecutivas saliendo por los clubs de Nueva York y durmiendo durante el día, por lo que Rita Chase, la madre de Vince y de Johnny, está muy preocupada. La de Tortuga está más bien cabreada y Eric es el único que permanece a salvo puesto que su madre se encuentra en Florida.

Tan angustiada está Rita que se ha dedicado a investigar y ha leído en el “Post” que Gus Van Sant se encuentra en Nueva York preparando una película.

Vinnie le explicará que ya tiene un mánager y un agente ocupándose de ello, de modo que cuando ella pregunta directamente a Eric si en efecto se ocupa de ello, el chico responderá que leyó el guión cuando Vince estaba libre pero que el reparto está hecho.

No son esas las noticias de Rita pues también se ha enterado de que Joaquin Phoenix, que iba a intervenir en el film, se ha roto el brazo, por lo que Van Sant está buscándole un sustituto.

Eric telefonea entonces a Ari a la Costa Oeste y el agente le informa de que ya habló con Gus del asunto y a éste no le gusta Vince para el papel. De hecho, ni siquiera le gusta como actor, como le confesará a Vince cuando él insista en saber la verdad.

Eric propondrá entonces que su amigo pase una prueba para la película aunque hace años que no se somete a ninguna, con lo que Ari queda encargado de plantearle la cuestión a Gus.

Poco después, los chicos serán obsequiados con una fiesta-sorpresa organizada por familiares y amigos bajo una gran pancarta que reza “Welcome home International Movie Star Vincent Chase and TV Star Johnny Chase” (Bienvenidos a casa la estrella internacional de cine Vincent Chase y la estrella de televisión Johnny Chase).

Drama se pasa la fiesta persiguiendo a Tortuga para averiguar con quién se mensajea su amigo por el móvil mientras Rita alardea de que posiblemente su hijo sea la estrella en la próxima película de Gus Van Sant.

Algo sin ningún fundamento porque Ari acaba de llamar a Eric para decirle que Gus ni siquiera acepta que Vince haga esa prueba pues no quiere “hacerle perder tiempo a nadie”.

En la fiesta, los chicos se reencuentran con Cara, un antiguo amor de Vince a la que no veían desde hacía 5 años y será en su presencia que Eric tenga que contarle a su amigo cómo están las cosas.

 

El Sequito Cara

 

Resistiéndose a rendirse, Eric se persona en las oficinas neoyorkinas de Van Sant aunque ya le han avisado por teléfono de que el director no tiene tiempo para hablar con él ese día.

En realidad –le dirá al ayudante de Gus-, no necesita hablar con él, sólo entregarle unas cintas pero desearía hacerlo personalmente y, aunque también le advierten de que el director puede tardar horas en aparecer por allí, Eric decide esperarle.

- ¿Eres el hombre que no cree en las citas? –le preguntará Van Sant seis horas después, al verle adormilado en un sillón.

Gus le pregunta entonces qué es lo que no le ha dejado claro a Ari que tiene que aclararle a él pues está convencido de que Vince no puede hacer el papel pero Eric insinúa que si viera otros trabajos de su amigo quizás cambiaría de opinión.

El director afirmará haber visto todas las películas de Vinnie, incluyendo “Queens Boulevard”, por lo que Eric se ofrece a hacerle llegar las imágenes que Vince rodó en “Los bomberos”.

- Y, ¿me vas a vender a Vince basándote en una película de 120 millones de dólares que se suspendió porque al director no le gustaba Vince? –alucina Gus.

- Mira, sé que puede hacerlo. Sólo quiero que las veas.

- Estás desesperado, ¿no?

- Pero no equivocado –admite Eric.

Finalmente, Eric consigue que Gus se comprometa a ver las secuencias de “Los bomberos” cuando se las envíe pero Ari se cabreará bastante al saberlo porque las secuencias en cuestión son un desastre y Dana Gordon no quiere que las vea nadie.

Con todo y con eso, Eric ya le ha dicho a Van Sant que su amigo Ari le enviaría las imágenes, así que el agente cogerá un rebote importante.

Entre tanto, Ronnie, el primo de Tortuga, intenta convencer a Drama para que invierta en el bar en el que tantos buenos ratos pasaron en su juventud.

Phil, el propietario del bar, ha perdido mucho dinero invirtiendo en el juego y necesita 30.000 dólares para reflotarlo pero Drama recuerda demasiado bien el fiasco de la camiseta del pitcher Sandy Koufax que compró por culpa de Ronnie y que resultó ruinosa.

Sin embargo, cuando el primo de Tortuga le diga que Phil le permitiría cambiarle el nombre al local, el mayor de los Chase cambiará automáticamente de opinión. El nuevo nombre será, por supuesto, “Johnny Drama’s”.

Cuando de nuevo suena el móvil de Tortuga, será precisamente Drama quien lo intercepte, dispuesto a averiguar de una vez por todas con quién mantiene su amigo esa misteriosa relación telefónica.

Se quedará de una pieza cuando la chica se identifique –“soy Jamie, Drama”- y le confiese que finalmente se folló a su amigo, con el que le agradecería que le pasara.

Mientras Tortuga sale a la calle en busca de más intimidad, los chicos explican a Cara quién es la chica de su amigo, lo que la sorprenderá tanto como a ellos.

Al día siguiente todos esperan en casa de Rita a que haya noticias de Gus y éstas llegan poco después de que Vinnie y Cara se reúnan con el grupo. Tras sonar el móvil de Eric, éste les comunica que se trata del director y que le ha gustado el material que le ha enviado, por lo que quiere hablar con Vince.

Sus ilusiones se harán añicos cuando Van Sant, después de decirle que se alegra de que viniera a verle “ese mánager tan loco” que tiene, le comente que su actuación le ha parecido muy buena y que cree que ha madurado y tiene talento pero no para la película que está rodando en ese momento.

Esa será la gota que desborde la paciencia de Vinnie. Después de lanzar el móvil contra la pared, el actor sale a la calle y Eric le sigue imprudentemente, pagando la frustración de su amigo.

- Ari te dijo que no lo hicieras y tú te empeñaste. No sólo te has puesto tú en ridículo sino también a mí.

Eric no está de acuerdo pues, al fin y al cabo, le ha causado una buena impresión a Gus pero su amigo dudará incluso de que el director haya visto las secuencias, por lo que cree que sólo ha sido educado elogiándole.

- Dijimos que este año haríamos caso a Ari y tú sigues sin hacérselo.

El actor todavía irá más lejos al afirmar que “todo lo que has hecho sólo ha servido para dejarme en la situación que estoy. Hace dos años era una estrella y ahora ¿ni una puta prueba?”.

 

El Sequito Vince despide a Eric

 

Su mánager intentará relativizarlo pues sólo ha sido un director el que no ha querido que hiciera la prueba, de modo que le pide que sea positivo.

- ¿Qué dices? –se exaltará Vinnie-. No he hecho más que ser positivo. Te he escuchado en todo lo que has querido y ahora tengo una casa llena de gente que se da cuenta de que me he convertido en un fracasado.

- Vince, vamos…

- Cuando empezamos esto quedamos en separar los negocios de la amistad. Es hora de cambiar.

- ¿Me despides? –pregunta Eric estupefacto.

- Este negocio no funciona.

- Como quieras. No me voy a arrastrar, búscate a alguien mejor porque estoy tranquilo sabiendo que me he dejado los cuernos para darte cuanto he podido.

- Sé que lo has hecho pero no ha bastado.

¡Que te jodan!”, será la despedida de Eric, que poco después volará de regreso a California.

Mientras en Nueva York Johnny inaugura el cartel de su bar y Tortuga es sorprendido por su madre manteniendo sexo telefónico con Jamie, en Los Angeles Eric consigue sacar a flote a Charlie e ignora todas las llamadas de Vince y de Ari.

Algún tiempo después, el superagente en persona volará hasta Nueva York con una excelente noticia que quiere que Vince escuche de primera mano. Cuando le pasa su móvil al actor, éste encontrará al otro lado del hilo telefónico nada menos que a Martin Scorsese.

Gus le ha enviado unas imágenes suyas –“de un incendio en un bosque”- que le han gustado mucho, por lo que quiere ofrecerle un papel en su nueva película: un remake de “El gran Gatsby” que va a transcurrir en el Upper West Side de Nueva York y para el que quiere que Vinnie interprete el papel de Nick Carraway.

Cuando Vince da las gracias a Ari, éste le dice que es a Eric a quien debe dárselas.

- Por una vez el pequeño McNugget se ha portado. ¿Dónde está ese friki enando? –bromeará, provocando un gesto de remordimiento por parte de Vince.

Unos días más tarde, Eric baja del coche de Charlie -con quien habla de las magníficas perspectivas de que finalmente vaya a rodarse su episodio piloto- cuando suena su móvil.

Como de costumbre, el mánager ignora la llamada y sube a su modesto despacho, donde su veterana secretaria le informa de que no ha recibido llamadas pero tiene un “paquete precioso” esperándole dentro.

El paquete resulta ser Vince: como no quería cogerle el teléfono, ha decidido coger un avión para disculparse en persona.

- Hablé demasiado. Me sentía muy mal y acabé pagándolo contigo. ¿Quérras perdonarme?

- Sí, claro –responde el noble Eric como de él cabía esperar.

- Y, ¿querrás seguir siendo mi mánager?

- No sé qué decirte, Vince. Tenías razón en algunas de las cosas que dijiste: he metido la pata en ocasiones e invadí competencias de Ari. Pero ahora me están saliendo trabajos y a ti también te saldrán.

- Ya me han salido… en la nueva película de Scorsese.

- ¿Qué? –exclamará Eric entusiasmado. ¿Cómo?

- Gracias a ti. ¿Sigues conmigo? Yo no quiero hacerlo sin mi hermano.

- ¡Claro que sí!. ¿Scorsese? ¡Qué locura!

Mientras se abrazan, sus amigos irrumpen en la habitación acompañados por un Ari para el que la cosa ya se estaba poniendo “muy gay” para su gusto.

Todos acabarán aceptando la propuesta de Drama de ir a emborracharse juntos.

Atentos a:

En 2013 el director australiano Baz Luhrmann rodó efectivamente un remake de “El gran Gatsby” con Leonardo di Caprio encarnando a Jay Gatsby y Tobey Maguire haciendo lo propio con Nick Carraway, que es el papel que Scorsese ofrecerá a Vinnie. Curiosamente, la película fue rodada íntegramente en Australia.

A propósito, el Upper West Side donde piensa rodar Martin, es un barrio del distrito de Manhattan, en Nueva York, que se encuentra entre Central Park y el Río Hudson al norte de la Calle 59 Oeste.

Las últimas celebridades de la temporada serán dos directores: Gus Van Sant (“Mi Idaho privado”, “El indomable Will Hunting”, “Psycho”) y el gran Martin Scorsese, nacido como los chicos en el también neoyorkino barrio de Queens (“Taxi Driver”, “Toro salvaje”, “Uno de los nuestros”, “El cabo del miedo”, “La edad de la inocencia”, “Gangs of New York”, “Infiltrados”, “Shutter Island”, “El lobo de Wall Street”).

El final de la temporada, aunque feliz, resulta un tanto pillado por los pelos y no me queda claro si lo que pretende ilustrar es que el tesón –en este caso el de Eric- acaba siendo recompensado o únicamente se pone el acento sobre la extrema veleidad de Hollywood, donde hoy estás arriba, mañana abajo y pasado mañana de nuevo arriba (o al revés).

Digamos que parece poco verosímil que un actor que en dos años ha acumulado dos sonoros fracasos –el desastre de “Medellín”, abucheado por crítica y público y la debacle de “Los bomberos”, con su millonario rodaje interrumpido después de sólo 3 días a causa precisamente de las desavenencias entre dicho actor y el director del film- pueda resucitar de la mano de uno de los grandes con sólo un par de secuencias descartadas de un trabajo fallido. Pero alegrémonos por Vinnie, en cualquier caso.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar