EL SÉQUITO

 

Temporada 6

 

El Sequito Temporada 6

 

Otros 12 capítulos conforman la sexta temporada de la serie, ya muy consolidada a esas alturas.

Con la presunta resurrección profesional de Vinnie en el horizonte, toca averiguar si realmente llegará a cuajar su película con el mismísimo Scorsese.

 

 

Episodio 1 – Conduciendo

 

Línea Argumental

 

Eric se despide con un piquito de su último ligue frente a la enorme mansión que Vince ha alquilado para los dos años siguientes y Tortuga y Drama le boicotean la despedida carraspeando desde la terraza.

En realidad, Johnny está que trina porque “el muy cabronazo” de Eric “ha ligado más este mes que en los últimos 29 años”.

Ese día Vince tendrá un doble compromiso: presentarse al examen práctico del carné de conducir y asistir como invitado al programa de Jay Leno.

Mientras el actor, después de realizar una práctica bastante lamentable, se dirige con Drama y Tortuga al lugar del examen, Eric recibe una llamada sorpresa de Sloan.

Una amiga de ésta se va a vivir a Vancouver durante un año y quiere alquilar su casa a alguien de confianza, por lo que Sloan le ha hablado de Eric.

Cuando se reúne con su ex para ver la casa de su amiga, el mánager queda gratamente sorprendido porque se trata de un lugar bonito y el precio resulta asequible

- ¿Es ella? –señala Eric a una atractiva rubia en una foto enmarcada.

- –le confirma Sloan.

- ¡Qué fea!, bromeará él entonces.

Por supuesto, Sloan sigue pensando que Eric debería independizarse de sus amigos de una vez por todas pues nunca ha vivido solo, siempre a la sombra de Vince. De hecho, opina que Eric no tendrá novia hasta que dé ese paso.

- Siempre volvemos a empezar por donde lo habíamos dejado –afirmará él.

- Oí sin querer –cambiará ella de tercio- que te habían visto en “Foxtail” con una chica muy guapa.

- Y yo oí sin querer que te vieron en “Dan Tana’s” morreando con un madurito.

- Uuuuu, ¿quién sigue a quién? Y ya me conoces: no hago “eso” en público.

El examen de conducción de Vince resultará un desastre, chocando por detrás contra un pivote y arrastrando luego un cono con una de las ruedas pero, por suerte para él, el examinador resulta ser un gran admirador suyo y le regalará literalmente el aprobado a cambio de un par de entradas para el estreno del remake de “El gran Gatsby”.

Esa noche, Vinnie contará la anécdota en el programa de Leno, que se troncha con tan peculiar soborno.

 

El Sequito Jay Leno

 

El presentador le preguntará entonces por qué se ha sacado el carné tan tarde, a lo que el actor le responde que su madre no pudo comprarle un coche cuando era más joven, lo que suscita un murmullo de comprensión entre los espectadores.

- Entonces –insiste Leno-, ¿erais pobres?

- Éramos… ricos en amor –lo bordará Vinnie con la aprobación de Shauna entre bastidores.

En cuanto a las razones que lo han llevado a aprender ahora que puede pagarse un chófer, Vince confesará que, aunque normalmente conduce su amigo Tortuga, en su siguiente película va a interpretar a Enzo Ferrari, por lo que lo más conveniente era aprender al menos a conducir.

Una llamada de Sloan en medio de la entrevista provocará que Eric se pierda la parte final de la misma, lo que le irritará un tanto. Y más al descubrir que su ex le llama para insistirle con la casa de su amiga, que al parecer tiene a otra persona interesada.

Aun así, el chico acepta reunirse esa noche con Sloan y su amiga para que ésta le conozca y le dé el visto bueno en caso de que él se decida.

Tras el exitoso programa, Ari regresa hacia la oficina con Andrew y recibe la llamada preocupada de su mujer, a quien Lloyd ha llamado a su vez, muy enfadado y despidiéndose de ella.

La razón es que Ari ha rechazado por enésima vez su ascenso pese a que lleva tres años trabajando para él y el ayudante está dispuesto a marcharse de la empresa. También los hijos del superagente abogarán por Lloyd, cuya tenacidad elogiará Andrew.

De vuelta en casa, Vince pregunta a sus amigos qué van a hacer esa noche y resulta que Tortuga ha quedado con Jamie, Drama tiene rodaje y Eric ha de reunirse con Sloan oficialmente para “tomar una copa”.

Al quedarse a solas con su mejor amigo, Eric le cuenta la verdad sobre el asunto de Sloan y la casa que ésta le ha ofrecido.

A Eric le preocupa porque sabe que a Vinnie no le gusta estar solo aunque él se defenderá alegando que no puede saberlo porque nunca le ha visto solo. Finalmente le tranquilizará, animándole a alquilarse la casa si le hace ilusión.

Antes de marcharse, el mánager le pregunta si quiere acompañarle, ya que la amiga de Sloan está muy buena. El actor no se hará de rogar aunque decide cogerse el coche por si Eric “se pira” con Sloan.

Poco después, los cuatro toman una cerveza en un animado pub y Vince propone un brindis “por el pequeño Eric, que ha madurado y se independiza”.

Sloan preguntará a Vince, medio en serio y medio en broma, si le echará la culpa a ella cuando se sienta triste y solo pero el mejor amigo de su ex le pregunta a su vez si no piensa que quien se sentirá triste es Eric, ya que “conmigo la gente se divierte mucho más“.

Comoquiera que Sloan pone cara de escéptica, el actor añadirá:

- ¿Sabes qué? No suelo ser tan patético pero, como tú estás con Eric, yo me quedaré con Amy.

- ¿En serio? –interviene la aludida-. Pues yo estaré fuera durante un año y no me interesa tener una aventura de una noche con un actor famoso.

 

El Sequito Amy rechaza a Vince

 

- Vaya, esta noche me está rechazando todo el mundo –dirá él mirándola a los ojos.

Minutos más tarde, Vinnie comprobará una de las cosas que se perdía por no tener carné: “Nunca había follado en un coche”, le dirá a la excitadísima Amy.

En otra parte de la ciudad, Ari ha citado a Lloyd a las 22:00 h frente a la puerta de su casa pero se va a la cama con su mujer y se pone el despertador a la 1:30. Saldrá entonces para ver a su ayudante dormido en la puerta.

Tras despertarle de un puntapié, le hará una propuesta: 100 días. Si logra sobrevivir, le ascenderá pero en ese tiempo ha de hacer todo lo que le diga, empezando por perder 7 kilos. Su ayudante estará dispuesto a hacer lo que haga falta.

En esos momentos, Eric lleva a Sloan a casa y se sorprende cuando ésta no le invita a entrar pero, insistiendo y haciéndose un poco la víctima –“espero no sentirme muy solo en esa casa”-, conseguirá que ella le invite a una única copa después de que ya se hubiera despedido con un discreto beso en la mejilla.

Al llegar Vince a casa, encontrará el lugar vacío y a oscuras, de modo que se sentará solo en el salón sin encender siquiera el televisor.

 

 

Atentos a:

 

En el comienzo de esta temporada tenemos a Vince de nuevo en órbita. Parece que su rodaje a las órdenes de Martin Scorsese ha sido un éxito y su situación profesional parece a salvo.

Otra cuestión es que sus amigos empiezan a volar solos y lo hacen todos a la vez. Es una experiencia nueva para él que todos tengan su propia vida y, aunque de fondo escuchamos el “Lucky man” de The Verve, la soledad no parece resultarle nada agradable al bueno de Vinnie mientras medita en la penumbra del salón.

La primera celebridad de la sexta temporada será Jay Leno. Ganador de un Premio Emy, Leno ha sido uno de los más célebres presentador de la televisión estadounidense en las últimas décadas, además de ser un humorista satírico.

Presentador del histórico “The Tonight Show” de la cadena NBC desde que en 1992 sucediese en el puesto al también mítico Johnny Carson, recientemente (febrero de 2014) ha puesto punto final a 22 años ininterrumpidos en la televisión.

 

Episodio 2 – Entre amigos

 

Línea Argumental

 

Los chicos están ayudando a Eric con su mudanza a la nueva casa y Tortuga lleva toda la mañana obsesionado con la idea de que “un feo” (el actor y comediante Seth Rogen) se ha ligado a la bellísima Katherine Heigl.

Tampoco le vale la excusa de que la chica había bebido porque estaba sobria cuando le aceptó las primeras copas, de modo que tuvo ocasión de comprobar lo feo que es Seth antes de irse con él a la cama.

- ¿Jamie estaba sobria cuando te conoció a ti? –le pregunta Drama insidiosamente.

- Yo soy guapo –se quita complejos Tortuga-; pregunta por ahí.

Vince intentará hacerle ve que los tíos simpáticos también ligan pero Tortuga está sinceramente indignado. Mientras discuten de esto, llega Sloan y Tortuga vuelve a la carga:

- Oye Sloan, ¿tú te tirarías a Seth Rogen?

- Joder, qué pesado –resoplará Eric antes de que la chica responda.

- Me parece simpático pero no creo que me acostara con él.

- ¡Lo que yo decía!

- ¿Y con Tortuga?, ¿Te parece mono? –pregunta entonces Drama mientras Eric se pone de los nervios (¡¡¡Tíos!!!)

- ¿Tortuga? Sí, está muy bien –admitirá ella, provocando ahora las quejas de Johnny.

La chica justificará su visita entregando a Eric dos juegos de llaves, el código de la alarma de la casa y el mando del garaje pero también tiene algo para Vince: una fotografía de su amiga Amy… desnuda.

Aprovechando la coyuntura, Eric le pregunta a Sloan si le apetece asistir esa noche al estreno de “Gatsby”·pero ella, en un aparte, le insinúa que no le parece buena idea salir juntos aunque aceptará si lo hacen “sólo como amigos”.

Vince y su séquito van en busca de sus trajes para el estreno y en la tienda son recibidos por Kelly, una dependienta muy atractiva a la que Drama le tira los tejos sin ningún reparo aunque ella no parezca muy receptiva.

Mientras esperan a que la chica saque los trajes, Drama pide a Eric que pase de Sloan esa noche.

- Ya buscaremos unos chichis y nos vamos todos a tu casa.

- Drama, me he mudado a esa casa para que tú y yo no tengamos que llevarnos a las chicas al mismo sitio –le aclarará Eric.

Tortuga ironizará entonces acerca del hecho de que él será el único que follará esa noche pero la significativa mirada de Vinnie le hará rectificar inmediatamente: “Es decir, ya organizado y con nombre”.

Vince decide en ese mismo instante que irá con Sarah al estreno.

- ¿La del sábado?, pregunta Drama escandalizado.

- Ah, no, joder. Con Lisa, la del viernes –rectificará también su hermano menor.

Visto que es el único que se ha quedado sin plan, Drama pregunta a Kelly delante de todos sus amigos si quiere ir esa noche al estreno de su hermano. Ella accederá de buen grado.

Más tarde, mientras todos están de nuevo en casa de Eric, una bonita chica llamada Ashley se presenta con un regalo para la nueva casa: una planta.

 

El Sequito Ashley

 

Aunque todos buitrean a su alrededor, la chica hace de tripas corazón para preguntar a Eric por sus planes de esa noche pero cuando el mánager le dice que ha de acudir al estreno de “Gatsby”, Ashley se quedará esperando una invitación que él no le hace.

Después de marcharse la chica, Vince se ofrece a proporcionarle una entrada, por lo que Eric se ve obligado a reconocer que no quiere que ella vaya pues no desea que se haga una idea equivocada y tampoco quiere tener novia en esos momentos.

- Mira, “Don Prometido” dice ahora que quiere estar solo –ironiza Drama.

En realidad, lo que todos piensan es que si Sloan le ofrece volver con ella, Eric no va a dudarlo ni un instante pero él echa balones fuera, asegurando que su ex no le va a proponer semejante cosa.

Mientras, en las oficinas de Ari, Lloyd ha iniciado un severo régimen consistente básicamente en no comer pero su jefe le sugiere que pruebe mejor a hacer ejercicio.

Ari, que ha convencido a su esposa de que llame a la mujer de Andrew, descubrirá consternado que es su amigo el reacio de acudir en pareja al estreno porque está teniendo una aventura con una agente veinteañera de la oficina.

Esa noche, en la limusina que les lleva al estreno, Drama se mete con Tortuga porque se ha puesto “zapas” con el esmoquin y esa va a ser la primera fiesta en la que le van a fotografiar junto a Jamie pero a ésta no le importa pues cree que su novio está guapo así.

Vince está encantado y de un humor excelente junto a la bonita Lisa mientras Kelly comenta que, si hubiera sabido que Eric no tenía pareja, habría traído una amiga para él.

- O podrías haber ido con él. Lo habrías pasado mejor que con este capullo, atiza Tortuga a Drama.

- Puedo estar con los dos –responderá Kelly en plan “loba”.

- Lo siento, Kel, eso no le va a Johnny –protesta el propio Drama.

- Yo creo que cuanto más, mejor –le guiñará ella el ojo mientras Jamie pone cara de alucinada.

- Sí, gracias de todos modos –se escabulle Eric- pero he quedado con una amiga allí.

- Eric no es gay, ¿no? –le preguntará Lisa a un divertido Vinnie para acabar de arreglarlo.

 

El Sequito Con Lisa en la limousina

 

La multitud aclama a Vince cuando sale el primero del coche.

Kelly tontea hasta con el cámara que entrevista a Drama a la entrada del cine, por lo que el actor la arrastrará lejos de allí mientras Jamie hace oficial su noviazgo con Tortuga y se va de la lengua al afirmar que él le pasó algunas de las secuencias del film que se estrena esa noche.

- ¿Sólo Tortuga? –pregunta el periodista.

- Sí, como Madonna –responde Jamie entre risas.

- Ella me puede llamar Sal pero sólo ella.

- Qué bonito –dirá el reportero.

Una Sloan muy elegante se une también a Eric en la entrada y Vince acaba entrando en compañía de Ari.

En la fiesta “años 30” todo el mundo parece disfrutar y Jamie susurrará a Tortuga que Sloan y Eric hacen muy buena pareja y es obvio que, aunque lo nieguen, están mutuamente enamorados.

Precisamente ellos dos toman una copa en la barra cuando se topan con Ashley, que finalmente ha logrado una invitación e incomoda al mánager a la vez que provoca que Sloan se escabulla discretamente.

Después de desembarazarse de la chica, Eric buscará a Sloan para decirle que no quería acompañarla esa noche sólo como amigo y que la echa de menos, por lo que finalmente su ex decide que tampoco sean amigos de momento, ya que él no puede conformarse con ello.

Más tarde, en la mansión de Vince, Tortuga vuelve a la carga con el tema de Seth Rogen, obligando a Jamie a repetir que ella no se lo tiraría. Sin embargo, Kelly responderá que ella sí se ha tirado a Rogen, lo que provoca una exclamación generalizada de sorpresa y molesta a Drama, con quien la chica se está enrollando.

Ashley telefonea entonces para disculparse con Eric por haberle acorralado durante la fiesta y justo en ese momento Vince encuentra en el sofá la pulsera que había perdido la chica en una visita anterior.

Al saberlo, ella propone a Eric que vaya a llevársela y todos le animan a aceptar esa invitación y olvidarse de Sloan. Convencido, se dirige a su coche cuando recibe un mensaje precisamente de su ex. Se trata de un escueto “lo siento” que él borrará antes de subirse al coche y salir hacia la casa de Ashley.

 

Atentos a:

 

Aunque Eric lleva una temporada de intenso pendoneo, vuelve a recaer de una antigua relación y, al igual que le ocurría años atrás con Kristen, entra en una espiral de confusión y remordimiento que le lleva a reabrir antiguas puertas.

Por fortuna para él, Sloan es mejor persona que Kristen pero, aun así, sus ganas de jugar parecen un tanto incompatibles con la formalidad de Eric.

Los diálogos de este capítulo resultan bastante divertidos pero hago hincapié en el que se produce, precisamente entre Sloan y Eric, cuando éste, después de dar esquinazo a Ashley, logra encontrar de nuevo a su ex, hablando con un tal Gregg, a quien le pregunta si puede robársela un segundo.

- ¿Te importa? –pregunta Gregg a Sloan, cabreando a Eric.

- ¿Quién es ese imbécil? –le pregunta él en cuanto se alejan un poco.

- Es mi primo –le responderá Sloan, dejándolo un poco avergonzado.

- ¿En serio?

- –se reirá ella, antes de preguntarle: ¿y quién era esa niña tan insolente?

- No es nadie.

- ¿Cuántos años tiene?

- Tiene 24 y lo siento de verdad.

- Tranquilo.

- No. Lo he hecho mal.

- Es cierto –reirá ella de nuevo.

 

Episodio 3 – Coche uno, coche dos, coche rojo, coche azul

 

Línea Argumental

 

Eric despierta en su nueva casa y descubre que Ashley no está en la cama. La encontrará en el salón, tomando café y viendo el episodio piloto de la serie de Charlie.

A ella le resultan graciosos los diálogos aunque, cuando Eric le informa de cuál de los actores es su representado, Ashley confesará “¿ah, sí? No lo soporto”.

Ese día es el cumpleaños de Tortuga y su madre le llama desde Nueva York pero, en lugar de felicitarle, lo cubre de improperios porque ha leído un artículo de “People” en el que se asombran de que el chico esté saliendo con Jamie-Lynn Sigler y se burlan de que en el estreno llevase puestas zapatillas con el esmoquin.

Eric se está desahogando con los hermanos Chase pues no soporta a Ashley y menos después de su crítica a Charlie, aparte de que la chica no parece querer abandonar su casa y le ha roto la cafetera. Esto último será lo que ponga a Drama del lado de Eric.

Todos felicitan a Tortuga cuando se les une en el desayuno pero él está alicaído tras la conversación con su madre, por lo que Vince se lleva a su séquito al completo a un circuito en el que los cuatro compiten a bordo de sendos Ferraris.

Pese a acabar de sacarse el carné, será Vinnie quien logre la victoria aunque todos ellos disfrutan de la experiencia.

- Yo necesito un Ferrari –lloriquea Drama después de bajarse de su bólido.

- ¿En plena crisis? –le critica Tortuga.- La gente pensará que eres un pijo de mierda. Oh, nada, olvidaos de lo que piense la gente. Esto es una maravilla –dirá al ver un espectacular Ferrari azul.

 

El Sequito Ferrari azul

 

Sus amigos se quedan mirándole tan fijamente que Tortuga se ve obligado a preguntarles: ¿Qué?

Vince le ofrece entonces unas llaves: el Ferari azul es su regalo de cumpleaños.

Tortuga se mostrará reacio a aceptarlo porque es un coche de 200.000 dólares. “240.000 –le rectifica Vinnie- pero, como hago de Enzo Ferrari, me hacen un descuento”.

Más tarde, Eric visita a Ari, que tiene suculentas ofertas para Vince: una de 9 millones de dólares de Paramount, otra de 10 millones de Fox y otra más de Universal de 12 millones. Todas son buenos, por lo que habrá que leer los guiones –le dice- para decidirse por el mejor.

Estando allí, Eric recibe la llamada de Amy Miller, que le facilita los datos tras la emisión del piloto de Charlie: el índice ha sido de un 87%. Excelente o muy bueno.

Las malas noticias son que a Charlie sólo le han dado un 59%, por lo que lo van a sustituir.

- Vaya putada –dirá Eric a Ari-; primero traen a un escritorzuelo para que reescriba su guión y ahora quieren sustituirle como actor en su propia serie.

- Pasa continuamente –le consolará Ari.

- Pues no me parece bien.

- El mundo es un lugar frío y despiadado –ironizará el agente.

Según él, a Eric sólo le quedan dos opciones: o se queda como productor en la serie o lo deja por orgullo. “En todo caso, Charlie que se olvide”.

En cuanto a Tortuga, sigue depre aunque, como le recuerda Drama, “tienes un cochazo y una novia que está buenísima, ¿qué problemas tienes para estar así?

La verdad es que el chico quiere hacer algo en la vida por sí mismo y no logra financiación –que obviamente no quiere pedirle a Vince- para poner sus ideas en marcha.

Por eso se sentirá aún peor cuando aparece Jamie con su regalo de cumpleaños… que resulta ser un Porsche. También azul, por cierto.

- ¿Por qué me consideráis todos un fracasado? –preguntará él en lugar de agradecerlo.

 

El Sequito Jamie chasco con coche

 

Eric regresa a su casa y vuelve a ponerse el episodio piloto de Charlie para analizarlo concienzudamente pero se sobresaltará al aparecer Ashley, que todavía sigue por allí.

- ¿Te han dicho cómo ha ido el pase? –pregunta ella.

- Sí. No le soportan. Igual que tú.

Después de fracasar con su primo Ronnie, Tortuga no tendrá mayor éxito pidiéndole a Ari ayuda para financiar sus proyectos, que ni siquiera tendrá ocasión de exponerle.

Para cuando él sale de las oficinas, con peor ánimo del que llevaba al entrar, Eric y Ashley ya están enfrascados –aunque desnudos y en la cama- en el análisis del episodio de Charlie.

La conclusión de la chica sobre lo que éste está haciendo mal será concluyente: “Es una mierda de actor. Da la sensación de estar nervioso e incómodo. Y me pone nerviosa e incómoda sólo con mirarlo”.

Eric se verá obligado a reconocer que ella tiene razón; lo malo es que fue él quien lo recomendó, le ha dedicado un año a esa serie y ahora no puede hacer nada para ayudarle.

Ashley le animará a intentarlo pues cree que él puede ser muy persuasivo cuando quiere. De hecho, le confesará, ella quería irse con Drama la noche que le conoció.

Lo curioso es que Ari le dará el mismo consejo que la chica cuando vuelve a hablar con Eric. Es más, de estar en su lugar, «montaría un pollo de proporciones bíblicas. Yo mentiría, gritaría, suplicaría, pediría y robaría. Y si ni así se abre de patas Amy Miller, recurriría al viejo tópico del racismo y gritaría para que todos me oyeran decir: “¿Vais a despedir a mi pobre negrito de la serie que él mismo ha creado? ¡Iré a la Asociación de los Negros! ¡Iré al reverendo Al Sharpton e invocaré al espíritu de Malcolm X!”».

- Fenómeno –ironiza Eric-, ya se me ocurrirá otra cosa.

- Pues suerte.

Sin haberlo planeado, Eric irrumpirá en el despacho de Amy como si fuese un segundo Ari Gold, ignorando las protestas de la secretaria y acallando las de la propia Amy con un discurso vehemente:

- Sólo quiero que sepáis que lo que estáis haciendo es una vergüenza. Charlie lo ha dado todo por vosotros y ¿vais a deshaceros de él? ¿Por qué? ¿Por qué unos cuantos idiotas que no tenían otra cosa mejor que hacer para conseguir una comida gratis os han dicho que no les gusta? A mí me gusta; por eso le contraté. A ti te gusta; por eso lo elegiste. Acertaste con él, no te retractes ahora. Charlie Williams será la próxima estrella de esta cadena.

- ¿Lo crees de verdad? –se sorprende Amy.

 

El Sequito Amy Miller

 

- Sí, lo creo –afirmará Eric con aplomo.

- Pues lo siento pero nosotros no. Charlie Williams no va a a tener ningún papel en esta serie.

- A lo mejor es que sois racistas… -se oirá Eric decir a sí mismo mientras Amy abre unos ojos como platos.

Ari se partirá de risa cuando el propio Eric se lo cuente pues no le creía capaz de decirle algo así a Amy Miller. De hecho, le confortará diciéndole que al menos lo ha intentado y eso le servirá para coger experiencia en saber mentir.

- La próxima vez deberás pensar una mentira mejor –le sugiere.

- Tú me dijiste que lo dijera.

- Sí, ya, pero no me puedo creer que se lo hayas dicho.

- Ni yo.

- Escucha –le dirá el superagente antes de finalizar la conversación-; buen trabajo.

Los dos se despiden con una sonrisa en los labios pero al pequeño Jonah, que juega a la consola recostado sobre su padre, no le hará ninguna gracia que su progenitor esté enseñando a mentir a nadie.

Vince y Drama toman una copa antes de la cena en compañía de Tortuga y de Jamie, que anima a su novio a compartir con sus amigos la decisión que ha tomado: va a volver a estudiar.

Drama se marca el farol de que enviar a un hijo a la universidad cuesta, según la CNN, unos 200.000 dólares, así que se ofrece a pagarle el curso a Tortuga aunque el bribón sabe de sobra que sólo se trata de un curso de Administración de Empresas de 1.300 dólares, así que le saldrá bastante más barato el regalo.

Mientras les avisan de que ya disponen de una mesa, llega Eric para unírseles e informarles del despido de Charlie y de lo duro que ha sido tener que informar al chico de ello.

A Eric también le duele porque quería demostrar que podía aportar algo “al equipo” sin que todo gire alrededor de Vinnie pero éste sospecha más bien que su amigo quiere demostrarle a Sloan que puede vivir sin la sombra de Vincent Chase.

- No se trata de Sloan –le desmentirá Eric-; me gusta Ashley.

- ¿En serio? Esta mañana la odiabas –alucina Vince.

- Sí, pero las cosas cambian.

- Sí. En todas partes, ya veo.

Le pondrá entonces al corriente de los planes de Tortuga pues parece que todos quieren ser independientes. Eso sí, para que se sienta mejor, “le dejará pagar a él” la cena de los cinco, comenzando por pedir otras dos botellas del carísimo y excelente vino del que ya están disfrutando.

- Feliz cumpleaños, Tortuga –brindan todos.

 

Atentos a:

 

El título del capítulo bromea con la coincidencia de que Tortuga reciba dos deportivos en su cumpleaños aunque quepa puntualizar que los dos son azules y no hay ninguno rojo.

La estrella invitada del episodio, que coincide en un semáforo precisamente con un Tortuga que está estrenando su Ferrari, será Curtis “50 Cent” Jackson.

Curtis James Jackson III, más conocido por su nombre artístico 50 Cent, es un rapero nacido, al igual que Vince y su séquito, en el neoyorkino barrio de Queens.

Tras dejar el tráfico de drogas para comenzar su carrera como rapero, fue víctima de un tiroteo en el que recibió el impacto de nueve balas durante un incidente en el 2000.

Descubierto por el también rapero Eminem, firmó con Interscope Records y acabó por convertirse en uno de los raperos que más discos venden en el mundo: Get Rich or Die Tryin’ logró ser más de diez veces platino y The Massacre más de catorce veces.

 

Episodio 4 – Centrados en Eric

 

Línea Argumental

 

A.J. Hammer comenta en “Showbiz Tonight” que “Gatsby”, de Scorsese, está cosechando un gran éxito de taquilla (38 millones de dólares) mientras su protagonista Vinnie Chase está recabando muy buenas críticas.

Acostado junto a Ashley, Eric disfruta del programa cuando Ari le telefonea para comunicarle que a Frank Darabont le ha pillado un monzón en Malta y, aunque él no ha sufrido daños, los decorados de “Ferrari” han quedado destrozados, por lo que debe aplazarse el rodaje durante doce semanas.

Poco después será Marlo, la esposa de Andrew, quien telefonee a los Gold para preguntar por su marido pues es la una de la madrugada y no ha regresado a casa. Ari se imagina de sobra dónde estará su amigo pero decide fingir que lo ignora.

A la mañana siguiente, contrariado por el retraso de su rodaje, Vince propone a sus amigos un viaje a París pero Drama está ocupado con su serie, Tortuga con sus estudios y Eric con el Grupo Murphy.

Por su parte, Ari entrará en sus oficinas hecho una furia pero cuando enfrenta a Andrew, su amigo le informa de que ha dejado a Lizzie Grant, con quien estaba liado hasta la noche anterior. Eso aplacará al agente.

En cuanto a Drama, se enfrentará entusiasmado a una memorable jornada de casting en la que se ha de elegir a la actriz que hará de pareja suya en un episodio especialmente sexy de “Cinco ciudades”.

Las quince candidatas resultan ser chicas espectaculares sólo que se trata de modelos y ninguna de ellas, en opinión de Johnny, tiene el menor talento, lo que no le impide repetir y alargar innecesariamente las escenas en las que ha de morrease con cada una de ellas.

Desesperado por la negativa de la productora a contratar a una actriz de verdad, el mayor de los Chase hablará con Ed Burns pero éste le dejará todavía peor al afirmar con dolorosa sinceridad que “es una simple escena de un episodio de una serie mediocre” y, por tanto, no van a contratar a ninguna actriz relevante.

Así las cosas, Johnny decide pedirle a Tortuga que se lo proponga a su novia pero su amigo se niega a que Jamie se morree con él.

Entre tanto, David Schwimmer está reunido con Andrew y su equipo pero las propuestas que le hacen para regresar a la televisión, tras haber pasado un tiempo dirigiendo y haciendo teatro, le parecen todas repetitivas y anodinas.

 

El Sequito David Schwimmer

 

Será la propuesta de Lizzie –“Hombres de azul”-, una comedia de detectives rodada con una sola cámara y con un protagonista algo cabrón, la que interesará a David… tanto como la propia Lizzie, a quien propone ir a comer para hablar del asunto, con las bendiciones de Ari y los consiguientes celos de Andrew.

Éste arruinará la comida de la pareja aunque la decepción de no poderse llevar a Lizzie a la cama debido a la intromisión de Andrew no evitará que Schwimmer acepte hacer la serie y con nada menos que Aaron Sorkin como director.

Por lo que respecta a Eric, después de practicar sexo con Ashley en el sofá de su propio despacho, acabará reconociendo ante la chica que se aburre mortalmente porque no tiene trabajo alguno al margen de Vince.

En otro despacho bastante más ajetreado, Lloyd informará a Ari de que Andrew está llorando dentro de su coche en el parking, lo que hace salir a Gold disparado hacia allí.

Avergonzado por el numerito de su amigo, Ari le recrimina que le esté hundiendo personal y profesionalmente pero Andrew le pedirá consejo sentimental.

- Piensa en tus hijos –le responderá el agente, calmado por una vez-; piensa un poquito en la imagen que quieres que tengan de ti. ¿Quieres que piensen que te has pasado toda la vida mintiéndoles?

El discurso de Ari tiene un efecto inmediato pero no el que el agente esperaba, ya que Andrew deja a su mujer.

Al llegar a casa, la esposa de Ari le espera de uñas porque acaba de hablar con Marlo y ésta le ha informado de que Andrew acaba de dejarla por consejo del propio Ari.

Poco después, Tortuga sorprende al enfurruñado Drama al informarle de que ha comunicado su propuesta a Jamie. La actriz, que le acompaña después de haber conseguido que su novio se compre algo de ropa elegante, le confirmará que es cierto y que acepta participar de la escena en cuestión. Johnny les abrazará a ambos.

Más alicaído llegará Eric, con la noticia de la clausura del Grupo Murphy.

- Tampoco era un grupo de la ostia –será el mordaz comentario de Drama.

- Venga, Johnny –le reconviene su hermano antes de interesarse por el estado de Eric.

Para sorpresa de todos, éste rechazará viajar a París con Vince pues “no puedo dejar a Ashley”, lo que convence a Johnny de que, una vez más, su amigo vuelve a estar pillado por una mujer.

 

Atentos a:

 

Siguiendo con las clases de geografía inversa con las que Drama y Tortuga nos deleitan de vez en cuando, se producirá un momento divertido cuando, después de proponerles a todos que le acompañen a París, Vince comenta también:

- Siempre quise ver las pirámides.

- ¿En París? –se extraña Tortuga.

- En Marruecos, idiota –afirmará Drama con suficiencia, quedándose tan pancho mientras Eric pone cara de horror.

Además de las celebrities que ocasionalmente pululan por la serie - Jamie-Lynn Sigler o Ed Burns-, en esta ocasión aparecen, también interpretándose a sí mismos el presentador A. J. Hammer y el actor David Schwimmer.

El primero es toda una personalidad de la radio y la televisión en Estados Unidos y, efectivamente, durante la década transcurrida entre 2005 y 2014 fue el conductor del programa televisivo de entretenimiento “Showbiz Tonight” que Eric contempla al principio del capítulo.

Mucho más relevante resulta la presencia de David Schwimmer, el célebre Ross Geller de la serie “Friends”.

Lo cierto es que, pese a semejante espaldarazo, la carrera de Schwimmer en el cine no ha sido nada del otro jueves, alternando papeles insignificantes –en “Lobo”, “Verano de corrupción” o “John Carter”- con roles protagonistas en films de segunda fila como “Seis días y siete noches” o “Cachitos picantes”.

Para la televisión volvió a intervenir en la magnífica “Hermanos de sangre”, interpretando al tiránico y cobarde capitán Sobel pero incluso esa actuación, que un servidor no calificaría de mala, atrajo sobre sí un aluvión de críticas negativas.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/161-hermanos-de-sangre-tv

Tampoco es que como director haya cosechado grandes éxitos, por otra parte.

 

Episodio 5 – Bola

 

Línea Argumental

 

Ashley pregunta a Eric si debe quedarse a dormir esa noche en su casa después de haber hecho otro tanto durante todas las noches de la última semana pero él le responde indolentemente “Si tú quieres…

Por consiguiente, la chica vuelve a preguntarle si él quiere que se quede; “quiero que te quedes si tú quieres”, será la respuesta nada concluyente del mánager.

Enredados en tan absurda conversación, serán sorprendidos por una llamada de Sloan que Eric se niega a descolgar hasta que Ashley le insiste para que lo haga.

Entre violento e indiferente, Eric saluda a Sloan, quien sólo pretende informarle de que va a copresidir el torneo de golf benéfico en el que los chicos van a participar al día siguiente.

- Y, ¿qué quería? –inquiere Ashley con curiosidad cuando él cuelga.

- No lo sé –responde un Eric más que empanado.

Cuando, al día siguiente y ya en el club de golf, Vince le pregunta por qué le dijo eso a su novia, Eric vuelve a responder “no lo sé” y volverá a hacerlo una vez más después de que Drama le pregunte si es que tiene miedo de Ashley.

En el club encuentran a un Ari sin afeitar y con mal aspecto que les confiesa que su mujer le ha hecho dormir en el sofá por primera vez en quince años de matrimonio.

- ¿Por qué? ¿Qué hiciste? –se interesa Vince.

- No lo sé, creo que le mentí.

Drama sostendrá entonces que últimamente todo el mundo hace eso y, mientras hace esa afirmación, mirará significativamente a Eric, en tanto que Tortuga se muestra extrañado pues la táctica de decirse siempre la verdad les está yendo muy bien a él y a “su chica”.

La aparición de Lloyd, que va a hacer de caddie de su jefe, frustrará a Drama pues lleva un polo idéntico al suyo, lo que le hará acudir a la tienda de ropa en busca de nueva indumentaria, decantándose por un conjunto rojo más bien estridente.

Justo entonces aparece Sloan para informarles de quiénes serán sus compañeros de juego durante el día: Vince y Johnny jugarán con Tom Brady y Mark Wahlberg, Ari tendrá que soportar a Jeffrey Tambor y a sus hijos pues el actor ha insistido en ello y, por último, Tortuga y Eric jugarán con alguien que ha pedido que le pongan con este último.

Se trata de Murray Berenson, de quien Eric opina que se puede decir que “inventó la gestión” aunque no es capaz de deducir la razón de que quiera jugar por él. Tortuga, por su parte, se mostrará muy decepcionado de ese emparejamiento en un torneo en el que se hallan presentes tantos famosos.

Tras la llegada de Brady y Wahlberg, Tom es presentado a todos ellos pero Tortuga hace una maniobra bastante grosera para evitar darle la mano, ya que se trata de un rival de sus amados Giants.

En todo caso, Drama propondrá a sus rivales una apuesta para hacer el juego más interesante -1.000 dólares por hoyo- y, aunque se trate de un torneo benéfico, el resto acabará aceptando el reto.

Antes de comenzar, Tom pregunta a Vinnie por su hándicap y es Drama quien le informa de que su hermano está alrededor de 50.

- ¿Eso es bueno? –pregunta Vince.

- Yo soy hándicap 3 –confiesa Brady.

- Entonces no –se ríe el menor de los Chase.

Mark, que afirma estar al mismo nivel de Tom, decide que ese día jugará con hándicap 5, preguntando a Drama por el suyo.

- Ponle 15.

- Vamos, Drama, no seas tramposo –se queja Wahlberg.

- Siempre estoy trabajando, ya no juego tanto.

- ¿Mark y yo estamos en el paro? –bromeará entonces Brady.

Sin embargo, Johnny demostrará estar incluso peor de lo que marcan esos 15, de modo que sus rivales se mostrarán piadosos con él.

Más trampas todavía hace Jeffrey Tambor en su recorrido junto al cabizbajo Ari, con la excusa de que no quiere hacer el ridículo delante de sus hijos aunque lo cierto es que estos están pasando olímpicamente del juego y ni siquiera miran a su padre.

 

El Sequito Jeffrey Tambor tramposo

 

Poco después, la señora Gold llama para preguntar por el Maserati que hay aparcado frente a su puerta y Ari le responde que se trata de un regalo para ella pero la dama no lo considera una disculpa aceptable.

Entre tanto, Berenson descubrirá al fin sus cartas a Eric tras un rato de golf: su ahijada Sloan le ha hablado de él, de modo que pretende contratarle para su gran empresa ahora que Eric ha cerrado el Grupo Murphy.

Pero eso, lejos de halagarle, enfurecerá al chico, que se mostrará hostil con Sloan al informarle de que ha rechazado la oferta de Murray.

En cuanto a Jeffrey Tambor, después de hacer un sinfín de trampas y chanchullos que Ari se obliga a no comentar, acabará solidarizándose con el agente por la incomprensión de su esposa pero montará en cólera cuando Ari se niega a a decirle quién ha sido el que ha cometido la infidelidad que tanto ha cabreado a la señora Gold.

Su “falta de confianza” en él llevará a Jeffrey a despedir a su agente.

Después de charlar por teléfono con Jamie y averiguar que ella opina de Tom Brady que es un hombre encantador, Tortuga abandona a Eric para sumarse como espectador a la partida de los hermanos Chase, con el objetivo de insultar al futbolista llamándole “chupapollas”, tal como ha amenazado a Jamie que va a hacer.

De hecho, esa palabra está a punto de salir de su boca cuando Tom, que es tan encantador como Jamie afirma que es, invita a Tortuga y a su novia a cenar una noche con él y con su chica, Gisele.

 

El Sequito Tom Brady

 

Desde ese momento, Tortuga pasa de odiarle a casi amarle, lo que llevará a Wahlberg a pedirle que deje de mirar al futbolista “como si quisiera tirárselo”.

El chico llegará a insultar a su amigo Drama -¡serás gilipollas!- cuando éste, indignado porque no da una a derechas, rompe el palo que Tom le acababa de prestar.

Esa noche, ya en casa, Eric se verá incapaz de explicarle a Ashley por qué ha rechazado la oferta de Berenson pues no quiere decirle quién estaba detrás de ella pero su subconsciente le jugará una mala pasada cuando le diga a su novia “perdóname, Sloan”, dejándola estupefacta.

 

Atentos a:

 

A lo largo de este capítulo -en el que por segunda vez consecutiva Eric tiene un significativo protagonismo en detrimento de Vince, que queda un tanto relegado-, el mánager mantendrá una tensa conversación con su ex.

- Primero me buscas una casa para vivir. Ahora intentas que tu padrino me contrate –le recrimina él.

- Y ¿eso es malo? –se extraña Sloan.

La chica intenta hacerle comprender que le importa mucho. Tanto que por eso no puede ser su amiga por ahora pero Eric está obcecado.

- Me sienta mal porque aunque pienses que soy la puta de Vince, me las sé arreglar bien solo. Y no necesito que supliques que me ofrezcan algo.

- No he suplicado nada a nadie. Le hablé de ti a alguien con quien creí que podías formar un buen equipo. Y, al parecer, él también lo ve así. No es ningún gilipollas que vaya a contratar a alguien sólo porque yo se lo diga. Y yo no creo que seas la puta de Vince pero parece que tú sí.

El episodio gira bastante en torno al golf, por lo que parece oportuno recordar en qué consiste eso del “hándicap” aunque no se trate de un concepto demasiado sencillo.

En esencia se trata de la valoración del nivel de juego de un jugador amateur. Hace referencia, por tanto, al número de golpes, generalmente por encima, que un jugador amateur realiza en un recorrido respecto al “par del campo” o número de golpes estipulado.

Para no complicar demasiado la cuestión, baste con decir que cada federación o asociación nacional de golf realiza esta valoración, que es constantemente actualizada y permite que golfistas de diferentes niveles puedan competir en un mismo torneo o partido.

De otro modo, un jugador principiante no podría de ninguna manera competir con un jugador de nivel medio, avanzado o profesional. El sistema de hándicap concede a cada jugador amateur un número de golpes a descontar del número total de golpes realizado. Viene a ser pues como dar “golpes de ventaja” antes de comenzar el juego.

Este quinto episodio de la sexta temporada cuenta, por otra parte, con un número considerable de famosos: vuelven a aparecer Jamie Lynn Singler, Jeffrey Tambor y el productor de la serie (y actor) Mark Wahlberg, acompañados en esta ocasión de George Segal y Tom Brady.

Segal, que interpreta al padrino de Sloan, es en realidad un reputado y veterano actor que llegó a ser nominado al Oscar como mejor intérprete de reparto por su trabajo en “¿Quién teme a Virginia Wolf?” y que también ha intervenido con notable acierto en títulos tan variopintos como “Un toque de distinción”, “Un diamante al rojo vivo”, “Mira quién habla” o “El amor tiene dos caras”. Además, es un gran intérprete de banjo.

En cuanto a Tom Brady, se trata de uno de los mejores quaterbacks de la historia del fútbol americano. Todavía en activo, toda su brillante carrera se ha desarrollado en los New England Patriots, un equipo de la NFL estadounidense que disputa sus encuentros en la ciudad de Foxborough, en el estado de Massachusetts.

Entre sus múltiples logros se encuentran dos MVP de la NFL y otros tres de la Super Bowl, de las que ha disputado seis, ganando nada menos que cuatro.

Brady fue galardonado por la revista “Sports Illustrated” como Deportista del año y obtuvo más tarde esa misma distinción por parte de la revista “The Sporting News”. También fue reconocido con el premio al Jugador Más Valioso de la NFL y como Atleta masculino del año por la Associated Press, la primera vez que un jugador de la NFL recibía esa distinción desde que Joe Montana ganase en 1990.

Está casado desde 2009 con la supermodelo brasileña Gisele Bündchen; de ahí los celos injustificados de Tortuga en el episodio y su radical cambio de actitud cuando el futbolista le invita a conocerla.

 

Episodio 6 – La mentira de Murphy

 

Línea Argumental

 

Tortuga lo pasa fatal mientras su novia rueda con Drama la famosa escena del beso bajo la lluvia y Vince le aconseja, quitándole hierro al asunto: “No mires, Tortuga, acaban enseguida”.

 

El Sequito Beso de Drama y Jamie

 

El problema es que el director no ha quedado satisfecho con la iluminación y pide que preparen otra toma para media hora después.

A Tortuga obviamente no le hace ninguna gracia y, además, está a punto de marcharse para asistir a su primera clase.

Eric aparece entonces tras haber pasado una mala noche pues, además de llamar Sloan a Ashley, le dijo a ésta que había oído mal.

Los chicos se hacen cruces de que un hombre pueda equivocar el nombre de su chica “sin estar pedo o en mitad de un polvo” y Drama todavía le aconsejará que, en lugar de dárselas de “superhonesto” como de costumbre, en este caso “mienta como una puta”.

No obstante, fiel a sí mismo, Eric pedirá disculpas a Ahsley por haberla llamado Sloan y por haberlo negado luego.

Cuando la chica le pregunta si ha vuelto a acostarse con Sloan después de su ruptura, él no tiene ningún problema en jurarle que no porque así es en realidad pero tampoco le cuenta la razón de que su ex le llamara la víspera y que no es otra que el ofrecimiento de un trabajo.

Así que Ashley se acuesta con él en plena reconciliación pero mientras Eric está en la ducha, Sloan vuelve a llamar al móvil del chico y le deja un mensaje de voz.

Venciendo sus escrúpulos, Ashley lo escucha,  enterándose así de cuanto su novio le ha estado ocultando. Decepcionada, saldrá de la casa sin despedirse siquiera.

En el set de rodaje, el director da por buena la última toma de la escena del beso y justo entonces aparece Dan Coakley, “el jefe” de Drama.

Tras felicitarles por la escena, Dan reconoce ante Jamie que fue una gran sorpresa que ella accediera a hacer el episodio, a lo que la actriz responderá con sencillez: “Es que Johnny es amigo mío”.

El directivo le propone comer juntos para hablar de algún proyecto, ya que le ha gustado mucho lo que ha visto pero Drama, más que molesto, sospecha que lo que Coakley quiere es acostarse con Jamie.

Mientras ésta va a secarse y cambiarse de ropa, Johnny se acerca al directivo y le pregunta si sigue «con aquella chica de “Perdidos”».

- Me deshice de ella antes que de la isla –dirá él con petulancia-; estaba quedando con la de “Cinco hermanos”.

- ¿Con Sally Field? –pregunta Drama con pocas esperanzas.

- No, John –responderá Coakley algo picado-; no era Sally Field.

Después de varias noches en el sofá, Ari se ha reconciliado por fin con su mujer cuando precisamente aparece Marlo, enloquecida, en las oficinas Miller Gold, gritando a pleno pulmón: “¿Dónde está la zorra que se está tirando a mi marido?” y preguntándoselo directamente a cada una de las agentes con las que se cruza.

A duras penas Ari conseguirá calmarla y enviarla de vuelta a casa mientras ordena a Lloyd que localice a Andrew y a Lizzie.

Por su parte, Vinnie acompaña a Tortuga a su curso y ambos descubren en el campus que el reportaje de “People” ha hecho famoso “al novio de Jamie-Lynn Sigler”.

Los jóvenes que andan por ahí alucinarán todavía más al ver que es Vince quien va con él, de modo que le preguntan qué hace por allí.

- Vengo a traer a mi hijo al cole –bromeará el actor, señalando a Tortuga.

Mientras éste se va, Vinnie se sienta en un banco y recibe la llamada preocupada de su hermano, que está siguiendo a su jefe y a Jamie pues no se fía de Dan.

Una preciosa chica se acerca entonces a Vince y, sin preámbulos, le comenta: “Me quedan 40 minutos para entrar. ¿Quieres pasear?”.

 

El Sequito Estudiante con Vince

 

Por supuesto, unos minutos más tarde los dos se encuentran fornicando alegremente mientras ella intenta grabarle con su videocámara y le propone llamar a alguna amiga para que sea ella quien les grabe juntos. Algo que, por descontado, Vinnie considerará una mala idea.

Una hora después del incidente con Marlo, Lloyd logra llevar a presencia de Ari “a la señorita Grant y al señor Klein”, a quienes el agente despide fulminantemente.

Claro que cuando Lizzie le informa no sólo de que acaba de firmar al mismísimo John Stamos sino que ha acabado con Andrew por mucho que éste haya abandonado a su esposa, Ari le permitirá quedarse, no sin antes advertirle:

- Como se te ocurra mirar a los ojos a otro agente de este edificio, te deporto desnuda a los talibán.

Eres un pusilánime patético”, le dirá luego a su amigo, exhortándole a que regrese con su mujer, que está dispuesta a volver con él. Aunque Andrew no se ve capaz de hacer eso, Ari sentenciará: “No tienes otra elección”.

Mientras, en la sala de espera de las oficinas de Murray Berenson, Eric graba el enésimo mensaje en el contestador de Ashley, que esta vez sí descuelga aunque únicamente para decirle “¡que te jodan!” antes de volver a colgar.

Confundido, Eric comenta con el otro hombre sentado en la sala –que resulta ser Steve Nash- que su novia acaba de enviarle a la mierda.

Reunido con Berenson, éste confesará a Eric que le cae bien y que considera una pena que ya no salga con su ahijada.

- Pero somos amigos. Lo hemos superado.

- Y ¿qué piensa tu nueva novia de que una amiga te recomiende para un trabajo?

- Ella no lo sabe –confesará Eric a su vez.

- Pues créeme, me he casado cuatro veces y es sólo cuestión de tiempo que se entere. Y no le va a hacer ninguna gracia.

- Pues mire, la verdad es que tampoco me hace gracia a mí que mi ex novia me recomiende para un trabajo.

- No sufras, hombre –le tranquilizará Murray-, porque lo único que hizo fue hablarme de ti. Luego te he investigado y me gustas. Así es como actúo yo. ¿Qué más pegas hay?

La única preocupación de Eric es que Murray le esté ofreciendo el trabajo a causa de Vince pero Murray le hará saber que, aunque le encanta Vinnie, la base de su empresa no son los famosos sino la gente que trabaja en ella.

De modo que aunque la oferta económica es inferior a lo que está ganando en la actualidad, Eric acabará aceptando.

Para entonces, Drama ya ha irrumpido en una reunión celebrada en el despacho de Dan, pensando erróneamente que Jamie estaría allí todavía. Interrogado por Johnny, el directivo reconocerá que no se la ha tirado aunque piensa hacerlo.

Esa chulería provocará que Drama le coja del cuello, por lo que su jefe le amenazará: “Mal hecho, John. Puedo hacer que te maten”.

 

El Sequito Drama coge cuello Coakley

 

- ¿Ah, sí? –le retará el actor-: ¿quién?

- Los guionistas –será la inquietante respuesta del directivo.

Quien no aceptará volver con Eric será Ashley, que finalmente hace saber a éste que ha averiguado lo de la llamada de Sloan, por lo que le preguntará directamente si todavía siente algo por ella, a lo que el chico se verá obligado a responder afirmativamente.

Eso termina del todo con la efímera relación de ambos.

 

Atentos a:

 

En el nada sutil interrogatorio al que Drama somete a su jefe, éste afirma haber salido con una de las actrices de “Perdidos” pero hay candidatas de sobra para elegir, ya que la exitosa serie televisiva contó con una amplia representación de atractivas intérpretes entre la población de náufragos supervivientes de un accidente aéreo.

Evangeline Lily, Emilie de Ravin, Michelle Rodriguez o Yungin Kim entre ellas.

Más acotado está el terreno en lo que respecta a “Cinco hermanos”, en la que la veterana Sally Field interpreta a la matriarca de una peculiar familia estadounidense de clase alta.

Por supuesto que Sally no tenía muchos números para ser el ligue de Dan pero Calista Flockhart o Rachel Griffiths, que interpretaban a sus hijas, podrían ser candidatas aunque también otras actrices de la serie como Sarah Jane Morris, Kerry Dorsey o Emily VanCamp.

El cameo del episodio corre a cargo de Steve Nash, un base canadiense (aunque nacido en Sudáfrica) estrella de la NBA que, por aquel entonces, todavía seguía en activo. De hecho, en esa época llevaba el pelo largo, siendo apodado jocosamente “Hair Canada”.

Ocho veces All Star, Nash, cuyos equipos en la liga profesional fueron Phoenix Suns, Dallas Mavericks y Los Angeles Lakers, es el mejor lanzador de tiros libres de la historia de la NBA, con un 90,43% de acierto en su carrera, y el tercero en asistencias totales, sólo por detrás de John Stockton y Jason Kidd.

 

Episodio 7 – No más Drama

 

Línea Argumental

 

Vinnie es despertado por su ocasional compañera de cama porque la chica ha oído ruidos en la casa, donde teóricamente sólo se encuentran ellos dos. En cambio, Arnold no parece haberse enterado porque sigue durmiendo plácidamente sobre la colcha.

Armándose de valor, el actor desciende a la planta baja y descubre aliviado que se trata de una ventana abierta a la que el viento hace golpear contra la pared.

Sin embargo, tan pronto la cierra, vuelve a oírse otro ruido procedente de la cocina, por lo que Vinnie regresa a toda prisa a la habitación y pide a la chica que llame a la policía.

A la mañana siguiente los agentes no encuentran indicios de allanamiento pero Vince tiene claro lo que oyó y, además, todos sus “gayumbos” y los de Tortuga han desaparecido, lo que demuestra que alguien estuvo allí la noche anterior.

Esa misma mañana debuta Eric Murphy en la empresa de Murray Berenson y éste se encuentra presentándole a los que serán sus nuevos compañeros cuando llega un gran envío de pizzas de parte de Ari, con el mensaje: “Ya no repartes pizzas; ahora hasta las preparas”.

Algo avergonzado, Eric descubrirá con alivio que Berenson no hace el menor caso a las patochadas de Ari, de modo que la reunión prosigue como si nada. Más tarde, el mánager se vengará enviando a Gold un consolador a su despacho.

Por otra parte, Murray no se sentirá nada satisfecho con los resultados de sus chicos: uno de ellos da por “casi hecho lo de Penélope Cruz” pero un “casi” no resulta suficiente para Berenson, que acaba de firmar personalmente a Chris Rock.

Peor le ha ido a otro de sus ejecutivos, Scott Lavin, a quien Bob Saget ni siquiera le coge el teléfono.

- Yo le conozco un poco, fuimos vecinos –se ofrece Eric sin ninguna maldad-; puedo llamarle.

Murray acepta de buen grado su oferta pero, en cambio, Scott le echará en cara su intervención cuando todos salen del despacho.

 

El Sequito Scott

 

 

Extrañado, Eric se disculpará pues Murray le había dicho que allí todos trabajaban en equipo:

- Sí, eso es –concede Scott-, como en cualquier equipo está LeBron James, que gana 120 millones y luego el pringao con contrato de 10 días y seas quien seas de los dos tipos, no le robas el balón al compañero.

En su obstinación, Scott tampoco aceptará la idea de Eric de llamar juntos a Saget pues desea llevarse él todo el mérito. No obstante, acabará dando a Saget el nombre de Eric como única forma de lograr que éste se avenga a pasar por las oficinas aunque el actor insistirá en que el propio Eric esté presente.

A Drama, por su parte, le impiden el acceso a los estudios cuando llega con una cesta de regalo para disculparse con Dan Coakley tras haberle agarrado por el cuello.

Hablar con él por teléfono desde la cabina del guardia de seguridad, lejos de solucionar el problema, termina por agravarlo cuando el directivo insiste en sus soeces insinuaciones sobre Jamie, lo que llevará a Drama a amenazarle con arrancarle la piel a tiras.

Contrariamente a lo que ocurre con Vince, a Ari no le hace ninguna gracia la incursión nocturna en la casa de éste ni la sustracción de su ropa interior, por lo que propone que instalen un sistema de seguridad mejor aunque la única propuesta que Vinnie aceptará será la de Tortuga, que pretende comprar un arma.

En el despacho de Scott Lavin, éste fracasa estrepitosamente en su intento de convencer a Bob Saget para que lo contrate como agente y acaba cayéndole fatal tanto a éste como a la explosiva rubia que lo acompaña.

 

El Sequito Bob Saget en agencia

 

Saget acabará pidiéndole que se marche de su propio despacho para charlar tranquilamente con Eric.

- Yo vivía al lado de su casa –le dirá Bob a la rubia-. Entraban y salían tantas tías de su casa que la mía parecía un monasterio.

Una vez la pareja queda a solas con Eric, Saget le hará una propuesta insólita para entrar en la “lista de Murrray”: lo hará si le dejan “follar en su despacho”.

Intentando no ser tomado por un pirado, Bob le confesará que desea escribir en sus memorias que folló “en el despacho de Murray Berenson, la leyenda”.

Cuando le transmite a Scott su exigencia, éste sencillamente no le cree, por lo que se niega a transmitirla a Murray. Será entonces Eric quien hable directamente con su nuevo jefe que, después de simular estar muy ofendido, accederá sin el menor problema al capricho del actor a cambio de tenerlo en nómina.

En cuanto a Drama, sobornará al guardia que controla la barrera de acceso a los estudios para colarse en el despacho de Dan –“Vaya, realmente quieres arruinar tu vida, ¿eh?”, le dirá éste al verlo entrar.

Su teórica intención de disculparse resulta bastante creíble hasta que Johnny insiste torpemente en pedirle que repita lo que dijo de Jamie pues eso deja bastante claro que lleva una grabadora.

Desenmascarado, Drama suplicará literalmente de rodillas que no le despida pero se llevará una sorpresa al saber que Ed Burns le ha impedido a Dan que lo haga aunque éste pretende convertir la vida de Johnny en un infierno.

Mientras espera con inquietud para saber lo que eso significa, Drama llevará unas pistolas –cargadas, por cierto- a la casa de su hermano. Al ver jugar a Tortuga con una de ellas, se la arrebata enfadado y la pistola se dispara accidentalmente, destrozando los cristales de una puerta y asustándolos de verdad a los tres.

- Creo que haremos lo que dice Ari –sentenciará Vinnie, aún aturdido.

 

Atentos a:

 

La secuencia más divertida del capítulo tiene lugar cuando Eric expone a Murray Berenson las exigencias de Bob Saget para unirse a su lista.

- ¿Qué? –preguntará estupefacto Berenson al oír de sus labios la propuesta.- ¿Me estás preguntando si Bob Saget puede follar en mi despacho?

- Sólo estoy repitiendo lo que me dijo.

- Tal vez me haya equivocado contigo –comentará Murray mirándole con seriedad-. Esto no es ningún burdel, Eric. Es mi despacho. He levantado esta empresa desde esta mesa y tú ¿quieres que Bob Saget lo profane?

- No, oye –intenta disculparse el atribulado Eric-, tú querías a Bob Saget y eso es lo que pide él.

- Joder, Eric –se reirá Murray para infinito alivio del pobre mánager-, se te pone una cara muy graciosa cuando te acojonas. ¡Que venga! Me trae sin cuidado. Además, esto lo decoró mi ex mujer así que…

Aunque la estrella invitada del episodio vuelve a ser Bob Saget, que ya aparecía en un capítulo de la segunda temporada, llama la atención la presencia de Scott Caan en el papel de su tocayo, el ejecutivo (bastante torpe por cierto) Scott Lavin.

Hijo del también actor James Caan, Scott es uno de los protagonistas de la serie “Hawai 5.0”, en la que interpreta el personaje del cascarrabias policía Danny Williams, papel por el que fue nominado a los premios Golden Globe.

La serie, por cierto, es un remake de la que se emitió en la pequeña pantalla desde 1968 hasta 1980.

En la discreta carrera cinematográfica de Scott, por otra parte, destaca la trilogía iniciada con “Ocean’s Eleven”.

 

Episodio 8 – Las notas sobre Sorkin

 

Línea Argumental

 

Brittany informa a Eric de que Sloan está de nuevo al teléfono, ya que él no le ha devuelto la llamada anterior, así que el chico accede a responder a pesar de que no le apetece demasiado hablar con su ex.

- Sí, recibí tu mensaje –admitirá Eric-; también lo oyó mi medionovia.

- Lo siento.

- ¿Sientes que tenga una medionovia o sientes que oyera el mensaje?

- Bueno, Eric, yo no sabía que tuvieras una medionovia.

- Ya no la tengo, así que tampoco pasaba nada porque no lo supieras.

El mánager aprovecha para informar a Sloan de que alguien está acosando a Vince, por lo que no ha dispuesto de un solo momento de tranquilidad.

De hecho, la llamada que recibe de Ari en ese momento le servirá de excusa para interrumpir una conversación que cada vez le hace sentir más incómodo.

Ari llama para excusarse pues no podrá acudir a casa de Vince cuando llegue Aaron Cohen, el experto israelí de seguridad que él les ha mandado.

Al agente le espera un día de pesadilla pues, al llegar a sus oficinas, encuentra a un nutrido grupo de empleados curioseando alrededor de Andrew Klein que, en pijama, permanece totalmente dormido en el sofá del despacho de Ari.

Creyendo que Ari puede pensar que está muerto, Lloyd le tranquiliza diciéndole que Andrew tiene pulso pero eso sólo enfurecerá más a su jefe, que echa a todos a gritos:

- ¡A tomar por culo de aquí! ¡Largaos o, si no, no os va a encontrar el pulso ni el doctor House!

La bronca que le echará Ari será de órdago pero Andrew se disculpa acusando a su mujer, que le ha echado definitivamente de “su casa” pese a haber dicho en un principio que quería que volviese.

El problema es que Marlo le ha dejado sin blanca, sin casa y sin tarjetas y ni siquiera podía ir a un hotel pero a Ari le preocupa más el hecho de que Aaron Sorkin está a punto de llegar para reunirse con Klein.

 

El Sequito Andrew en pijama

 

Para colmo de desgracias, Babs llega a las oficinas a tiempo de ver a Andrew deambulando en pijama por allí, lo que le llevará a presionar de nuevo a Ari con el despido de su desastroso amigo.

La llegada del experto en seguridad, de quien Drama se pregunta si no pertenecerá al Mosad, pondrá aún más paranoico a Vince pues Cohen pretende poner refuerzos de acero alrededor de los marcos de las ventanas, cristales antibalas, cámaras de alta resolución y “protección VIP las 24 horas del día”, lo que en la práctica supondrá también la presencia de entre 3 y 5 hombres en la casa y otros dos que les seguirán allá donde vayan.

El depósito serán 100.000 dólares antes de que Cohen les prepare un presupuesto de la puesta en marcha de todo el sistema.

La parte divertida viene cuando Drama se ve obligado a interpretar el papel de su hermano en los simulacros de rescate que ejecutan los hombres de Cohen y más risible aún resultará ver a Tortuga haciendo el papel “de la novia de Vince”.

Más relajado con las risas, Eric decide disculparse con Sloan por haber estado borde con ella, de modo que la llama y ella se siente claramente aliviada y hasta le propone tomar algo juntos “como amigos”.

- Creí que no querías que fuéramos amigos –se extraña Eric.

- Eso fue hace unas semanas. Podemos tomar algo.

- ¿Sales con alguien?

- He dicho como amigos.

- Y te he oído. Lo pregunto por curiosidad. Yo te dije que estaba con una chica.

- Salgo con un chico.

La noticia le caerá a Eric como una bomba aunque no se sentirá capaz de rechazar la cita con ella en el Bazaar del Hotel SLS.

En cuanto a Ari, para entonces ya estará completamente histérico pues Aaron Sorkin está llegando y nadie sabe nada de Andrew, que tampoco coge el teléfono.

Sí se lo cogerá al propio Ari aunque sólo para decirle que está frente a su casa, a la que Marlo no le permite entrar, de modo que no puede coger las notas para la reunión con Sorkin.

Mientras su mujer le grita improperios a través del cristal de la puerta -¡Eres un puto incompetente! ¡No eres inteligente, no tienes gracia y ni siquiera sabes follar!-, Klein se va calentando. Y explotará cuando ella, viendo que él se rinde y se dispone a marcharse, sale con las notas y les prende fuego.

Enloquecido, Andrew acaba empotrando el coche de forma deliberada contra el salón de la casa, de modo que cuando Sorkin llega a las oficinas de Miller-Gold y se muestra disgustado por tener que lidiar con Ari y con Babs, a quienes detesta, el propio Klein telefonea para informar de que “está en la cárcel”. Ari no podrá por menos que taparse la cara con las manos.

Algo más tarde, Eric llega al punto de reunión con Sloan y justo entonces suena su móvil: se trata de Ashley.

- Perdona –le dirá ella, para sorpresa del chico.

- ¿Por qué? El imbécil fui yo.

- Lo sé pero yo me lo busqué. Quería que me dijeras la verdad y lo hiciste y lo respeto.

Ashley entiende que él no haya olvidado a su ex, con quien le pregunta si ha vuelto pero, mientras Eric le responde que no está con Sloan desde hace mucho tiempo, ésta se ha bajado del taxi y camina hacia él, de modo que Eric literalmente la rehúye con el móvil en la oreja.

Acabará colgando con ciertas prisas después de que Ashley le proponga ir a verla a su casa y, en ese mismo instante, decidirá que ha terminado con Sloan, a la que deja plantada pues no quiere perder a una chica que le gusta a cambio de las indecisiones de su ex.

Sorkin, por su parte, acompaña a Ari a ver a Andrew en la cárcel y éste, desconcertado, es incapaz de recordar las grandes ideas que tenía para él y que estaban consignadas en las notas destruidas por Marlo.

Finalmente, para desesperación de Ari, Klein contará a Sorkin su patética escena con Marlo: he perdido a mi mujer y, si esto no me sale bien, también perderé mi trabajo.

El agente llegará al extremo de confesar que empotró el coche en la casa (una casa de la que no había pagado ni el seguro) sólo por él, algo que ablandará a Sorkin, que también atravesó por un divorcio difícil.

Así las cosas, Sorkin acabará despidiéndose con un “lo intentaremos” que deja a Andrew y a Ari mirándose mutuamente con la boca abierta de sorpresa a ambos lados del cristal.

 

El Sequito Andrew y Ari en la carcel

 

Mientras Eric retoza con Ashley en la casa de ésta, el equipo de Cohen encontraré en el sofá de la casa de Vince el carné de conducir de Curtis Tucker, un desconocido que se perfila como el acosador de marras.

 

Atentos a:

 

Eric sigue siendo el gran protagonista de los últimos episodios, desplazando notablemente a su amigo Vinnie a causa de sus escarceos sentimentales a dos bandas.

Y sus diálogos con Sloan marcan una vez más los puntos álgidos del capítulo.

- ¿Sabes qué, Sloan? –le preguntará él una vez ha interrumpido su conversación telefónica con Ashley.- No me apetece beber. Tengo que irme. Perdona pero esto no ha sido una buena idea.

- Eric, ¿qué coño es esto? –alucina ella, viendo que la dejan plantada nada más llegar.

- Y esto, ¿a qué ha venido? Primero quieres que seamos amigos, luego que no, ahora que tomemos algo como amigos. No sabes lo que quieres y yo no quiero perder a una chica que me gusta.

Después de que Sloan le pregunte si es “por la jovencita del estreno”, Eric confesará que, en efecto, se trata de ella.

- Así que ¿se acabó? –pregunta ella al borde de la incredulidad.

- Sí, supongo que sí –afirma Eric antes de largarse en su deportivo.

Aparte de la aparición de los reputados Kate Mara (Sue Storm en el reboot de “Cuatro fantásticos” y vista también en “Transsiberian”, “Iron man 2” o “Templario”) y Peter Stormare (el mafioso de “Prison Break”, que también encarnaba al mismísimo Lucifer en el “Constantine” de Keanu Reaves), interpretando a Brittany y Cohen, respectivamente, la estrella invitada del capítulo es Aaron Sorkin.

Este brillante guionista neoyorkino, oscarizado por el libreto de “La red social”, fue nominado también por el guión de “Moneyball: rompiendo las reglas”.

Además de ser el creador de la brillante serie televisiva “El ala oeste de la Casa Blanca”, Sorkin es el responsable de los guiones de “Algunos hombres buenos”, “La guerra de Charly Wilson” o la más reciente “Steve Jobs”.

 

Episodio 9 – Protocolos de seguridad

 

Línea Argumental

 

Tortuga está hasta el gorro de los guardias de seguridad israelíes que custodian la casa de Vince pues sus risotadas no le dejan dormir y además hay uno que se come sus cereales y deja sucio el baño.

Sin embargo, la intención inicial de Vinnie de ir rebajando el nivel de seguridad de la casa quedará en agua de borrajas cuando aparezca Cohen con un informe acerca de Curtis Tucker, ya que el tipo que perdió su carné de conducir en el sofá tiene antecedentes.

Al parecer, el tal Tucker es un pirómano que hirió de gravedad a su propio padre, al provocar un incendio siendo todavía un niño.

Así las cosas, Drama se ofrece para acompañar a su hermano a la prueba de maquillaje que éste ha de hacer con Frank Darabont.

No obstante, Johnny se negará a quitarse el que lleva aunque éste le deforma la cara.

Debido a una iniciativa de Coakley, que ya ha empezado a vengarse de él, el día interior tuvo que someterse a 4 incómodas horas de maquillaje para rodar una sola toma en la que recibía ácido en la cara. Y dado que esa noche habrá una segunda, el mayor de los Chase pretende ahorrarse el martirio.

Tortuga, que tiene clase, telefonea a Eric para que también él acompañe a Vince aunque Ashley no acaba de creerse que sea su amigo quien ha telefoneado pues ya no se fía y de Eric, al que registrará las llamadas del móvil en busca de alguna de Sloan.

En cuanto a Ari, se tomará demasiado bien la noticia de que Adam Davies ha sido ascendido a Jefe de Recursos Humanos en la compañía de Terrance y es que acaba de robarle a Zac Efron como cliente.

El contraataque de Davies no se hará esperar, tentando a Lloyd con un contrato de 3 años como agente (su verdadera aspiración), cobrando el triple de lo que le paga Ari por ser secretario.

Aunque Lloyd tiene la intención de mantenerse fiel a su jefe, cuando pregunta a éste si la oferta de ascenderle sigue en pie ahora que han transcurrido 50 de los 100 días de prometido infierno, Ari se lo toma a la tremenda, ampliando reiteradamente el plazo prometido.

Frank Darabont parece sorprenderse cuando ve a los tres israelíes que ahora acompañan a Vince y a su séquito pero dejará atónitos a todos al contarles que años atrás, después del estreno de su “Cadena perpetua”, un preso le amenazó con sodomizarle cuando saliera de prisión.

Al obtener la condicional, el tipo se presentó en la puerta de la casa del director.

- Y tú, ¿qué hiciste? –le pregunta Vince intrigado.

- Dispararle.

Frank ofrecerá su propia pistola al actor pero, tras el incidente sufrido recientemente, Vinnie rechazará su generosa oferta.

El caso es que los israelíes informan a Vinnie de que han perdido a “su objetivo” (Tucker), por lo que Cohen considera conveniente que él regrese a casa, algo con lo que Darabont se mostrará de acuerdo aunque la chica de vestuario se ofrecerá a terminar el trabajo en la propia mansión del actor.

Ya de vuelta, Drama cabreará a Cohen acusándolo de incompetente por haber perdido al sospechoso aunque al menos han averiguado que Tucker es empleado de un antro llamado “El cofre del placer”, que Johnny frecuentaba en otra época.

 

El Sequito Drama critica a Cohen

 

De modo que, a espaldas de los israelíes, Johnny inicia sus propias pesquisas, contactando con Sadie, una empleada de “El cofre del placer” con quien tiene muy buena relación. Ella le contará que Curtis Tucker es un friki posiblemente capaz de acosar a alguien.

La relación de Ari con Lloyd ha ido deteriorándose en las últimas horas hasta que acaba estallando definitivamente cuando el explotado ayudante sufre un accidente conduciendo el coche de su jefe, que ha llevado a lavar.

Exasperado y tras cruzar una serie de gritos con Ari, su secretario-esclavo acabará abandonando el vehículo en pleno centro de Los Angeles.

Mientras tanto, en los jardines de la facultad en la que asiste a su curso, Tortuga se mosquea visiblemente porque un grupo de chicas no deja de mirarle y de reírse de forma ostensible.

Al final una de ellas, bastante atractiva por cierto, acabará confesándole que todas llevan sus calzoncillos pues fue a petición de la presidenta de su hermandad que entraron a robárselos, dado que es el novio de Jamie-Lynn Sigler.

 

El Sequito Estudiante con Tortuga

 

El chico telefonea a Vince para tranquilizarle y éste llama a su vez a “El cofre del placer”, donde Sadie impedirá en el último instante que Drama zurre al inocente (al menos de este cargo) Curtis Tucker.

La razón de que el carné de éste apareciera en la casa de Vince será tan sencilla como que lo perdió mientras trabajaba en “H.D. Buttercup”, la tienda de muebles donde los chicos compraron el sofá.

Los chicos quedarán esa noche para celebrar el fin de la pesadilla mientras Ari paga su frustración con el momentáneo sustituto de Lloyd.

 

Atentos a:

 

No hay demasiados diálogos destacados en el capítulo pero destaca entre ellos el que marcará la ruptura entre Ari y Lloyd.

- ¿Me culpas a mí de darte un golpe con mi coche? –le gritará Ari cuando su ayudante le acusa de estar presionándole más allá de lo soportable.

- ¡¡Te echo la culpa de destrozarme la vida!! –gritará Lloyd aún más fuerte mientras golpea el volante con ambas manos.

- Ven aquí rápidamente antes de que digas algo de lo que te arrepientas –le amenaza su jefe.

- Me arrepiento de haberte conocido, Ari Gold. Tienes el coche entre Wilshire y Crescent. Ahí te lo dejo.

- ¿Lo vas a dejar ahí? –se escandaliza el agente mientras se escuchan los bocinazos alrededor del coche.

- –se despide el ayudante-. ¡¡¡Y te dejo también a ti!!!

El director Frank Darabont aparece por segunda vez en la serie, compartiendo estrellato con Zac Efron, que hace un cameo interpretándose también a sí mismo en una escena en la que rompe telefónicamente su relación profesional con Adam Davies mientras es poco menos que acosado por una fan algo madurita.

 

El Sequto Zac Efron

 

El joven actor californiano (todavía no ha cumplido los 29) no es que atesore una gran trayectoria precisamente pero sí goza de cierta popularidad tras protagonizar las tres entregas de “High School Musical”, un musical perpetrado por la Disney para televisión.

17 otra vez”, “Siempre a mi lado”, “Amor y letras” o “Cuando te encuentre” son algunos de sus discretos trabajos para el cine.

Efron también está incluido en el elenco que llevará próximamente a la gran pantalla el éxito televisivo “Los vigilantes de la playa”.

 

Episodio 10 – Enterrado a preguntas

 

Línea Argumental

 

Los chicos están de fiesta pero Eric se siente molesto porque Ashley parece haberse enfadado otra vez sin que él le haya hecho nada.

A duras penas resistirá la tentación de llamarla para aclarar las cosas y sólo el hecho de sentir que se trata de una injusticia acaba por frenarle.

- Haces bien plantándote –le apoya Tortuga.

- ¿Plantándose contra qué? –le pregunta Vince entre risas.

- Contra las mujeres que se cabrean cuando no hemos hecho nada malo.

Tortuga contará entonces que también Jamie se ha mosqueado al saber que las chicas de la hermandad se habían puesto sus gayumbos. De hecho, a partir de ahora va a ser ella quien le lleve a la facultad.

Sus amigos le preguntan si la razón de su nerviosismo es que está deseando tirarse a la morena que le informó del robo de su ropa interior pero Tortuga responderá que “no quiero ni pensar en ello porque tengo novia”.

A Vince no le costará mucho esfuerzo que Tortuga confiese que sí está pensando en la morena pero se sorprenderá al comprobar que el chico se siente culpable sólo con ese pensamiento.

Cuando los tres se reúnen con Drama en el restaurante “Canters”, lo encuentran muy decaído pues todo apunta a que Coakley ha presionado a los guionistas y su personaje va a entrar en coma.

Mientras se lamenta, las cosas empeoran porque ve entrar en el local a Phil Yagoda, el productor que le echó de “Melrose Place”.

Johnny intenta que él no le vea pero su intento resulta infructuoso y es descubierto por Phil que, sin embargo, se muestra muy afectuoso con el actor.

De hecho, después de aclarar que fueron sus superiores los que decidieron prescindir de Drama, el productor le confesará que había pensado en él para “Melrose Place 2009” y que lamenta que esté con contrato para “Cinco ciudades”.

Eso provocará que Drama le dé muchas vueltas al asunto hasta que llama a Lloyd, quien a su vez le informa de que ha dejado a Ari y ahora trabaja con Adam Davies.

La circunstancia intranquilizará todavía más a Johnny pese a que su agente le asegure que hará todo lo posible para averiguar si el interés de Yagoda es real y, en tal caso, para cancelar el contrato del mayor de los Chase con “Cinco ciudades”.

A las siete de la mañana, Eric se presenta en casa de Ashley dispuesto a averiguar qué demonios le pasa y la chica le pregunta a bocajarro quién es Rupert Pupkin.

El caso es que cuando el día anterior sonó el móvil de Eric, éste le dijo que se trataba de Tortuga y de Drama pero en su registro de llamadas aparece el nombre de un tal Rupert Pupkin.

Eric deberá aclararle que se trata de uno de los alias de Vince, que además está sacado de “El rey de la comedia”.

No obstante, eso no disipa las muchas dudas que Ashley sigue albergando sobre su fidelidad, por lo que acabará pidiéndole que le permita leer sus emails de la última semana; algo que dejará perplejo a Eric.

Por lo que respecta a Ari, en cuanto Vince le informa de que Lloyd está trabajando para Adam Davies, se tomará el asunto muy a pecho.

Y no sólo porque la llamada ha arruinado sus posibilidades de tener sexo con su mujer sino porque ha decidido arruinarle la vida al pobre Lloyd, a quien tilda de traidor.

En realidad, a Ari le costará muy poco convencer a Dan Coakley de que permita a Drama rescindir su contrato pese a lo mucho que al directivo le gusta ver sufrir a Johnny; es suficiente con que el agente le ofrezca ser miembro de Riv, ya que Dan está en la lista de espera.

- ¿Puedes mover esos hilos?

- Puedo mover montañas.

- ¿Y yo sólo tendría que rescindir su contrato?

En realidad, Ari le pedirá una cosa más y es ordenar a su secretaria que informe a Lloyd de que, si quiere hablar sobre Johnny Chase, lo haga con el agente de éste: Ari Gold. Además de dejarle claro que Coakley no le devolverá su llamada… nunca.

- ¿Para qué iba a llamar a un hombre muerto? ¡Estoy en todas partes, Lloyd! –bramará Ari por el teléfono de la secretaria de Dan, resistiéndose a darse ese gusto.

Después de que Ari informe a Drama del éxito de su gestión, el actor se lo agradece efusivamente pero, al volver a casa, encuentra a Lloyd frente a la puerta.

El agente le hará ver que cree en él, que durante dos años Johnny ha sido su único cliente y que piensa seguir tratándole como si fuera también el único en el futuro, además de que ha visto todos sus trabajos, incluso los que no llegaron a emitirse.

Eso contrasta con la actitud de Ari, que ni siquiera le ha visto en la actual “Cinco ciudades” pues sólo le está utilizando para vengarse de Lloyd.

Drama contrastará que es efectivamente así cuando visita a Ari y éste se ve obligado a confesar. Después de eso, aceptará a regañadientes que Johnny siga con Lloyd pese a la guerra abierta entre ambos. Lloyd dará literalmente saltos de alegría cuando Drama le confirme que sigue con él.

En cuanto a Jamie, tal como había prometido, acompaña a Tortuga a la facultad y, frente a las “guarras de la hermandad”, le da un morreo de película.

- ¡Qué lástima! –le dirá la morena a Tortuga cuando éste le confirma que, en efecto, Jamie y él son novios.

- Ya… -responderá él elocuentemente.

Justo entonces aparece Vince para recoger a su amigo:

- ¿Ese es Vincent Chase? –pregunta la morena, entusiasmada.

- .

- Y tú, ¿quién eres? –le pregunta ella por su nombre, más interesada si cabe.

- Tortuga. Nos vemos.

Vinnie tendrá que reconocer que la chica “está buena” y luego se reirá al decirle Tortuga que por primera vez, se siente atrapado en un triángulo amoroso.

- Y mola, ¿verdad? –le pregunta Vince.

- No, no mola. Me estoy poniendo nervioso.

Mientras, Eric habla en su oficina con Britanny, de quien Ashley está convencida de que quiere enrollarse con él.

De la conversación con su secretaria, Eric sacará la conclusión de que su medionovia está algo desequilibrada, de modo que se cita con ella en un restaurante atiborrado de gente, lo que no impedirá que la chica le insulte a gritos delante de todos en cuanto percibe que aquello es una ruptura y esta vez definitiva.

 

El Sequito Eric rompe con Ashley

 

- ¿Sabes? Eres un puto mentiroso de mierda. Te gusta mucho follar conmigo, ¿verdad? Esta mañana apareces con palabras bonitas sólo para poder follarme y ahora me vienes con esto. Es increíble que haya pensado que eras un tío legal. Estás como una puta cabra. Y siento que seas un cabrón.

- Oye, yo no te he mentido en nada –replicará Eric-; me gustabas de verdad. Pero apareces en el estreno sin invitación, fisgas en mi móvil, escuchas mis mensajes, quieres leer mis emails… Dices que no estás loca pero actúas como si lo estuvieras. Lo siento.

La noche acabará en el “Green Door” con la secretaria de Eric y sus amigas departiendo con Vince y su séquito.

Mientras están allí y Drama intenta sin ningún éxito ligarse a las amigas de Britanny, suena el móvil de Tortuga.

Es Jamie: no le han dado el papel del que le había hablado pero sí otro como protagonista una serie muy buena… que se rueda en Nueva Zelanda.

 

Atentos a:

 

En diversos momentos a lo largo de la serie se hace referencia a la intervención de Johnny Chase en “Melrose Place”, una serie que contó con 7 temporadas entre 1992 y 1999 y en la que, por supuesto, no intervino nunca Kevin Dillon, el actor que encarna a Drama.

En esta ocasión se alude a “Melrose Place 2009” y es que realmente hubo una temporada más, con nuevos actores y personajes, que se desarrolló entre 2009 y 2010 aunque su escaso éxito determinó la fugacidad del nuevo proyecto.

Por cierto, el Riv al que Ari facilitará el acceso de Dan Coakley a cambio de que éste rescinda el contrato del propio Drama no es otro que el Riviera Country Club de Los Angeles, un exclusivo club de golf.

En cuanto a Rupert Pumpkin, el alias usado por Vince para su línea telefónica, se trata del personaje que Robert de Niro interpretó en “El rey de la comedia”, un film de Martin Scorsese.

Pumpkin, un cómico obsesionado con ser el mejor, acosará a su ídolo Jerry Langford (interpretado por Jerry Lewis) después de que éste se niegue a permitirle intervenir en su show, con graves consecuencias para todos los implicados.

La celebrity del capítulo es el actor William Fichtner, muy popular en nuestro país a raíz de su personaje de agente Alex Mahone en la televisiva “Prison break” aunque, antes de eso, ya había intervenido en las exitosas “Días extraños”, “Heat”, “Contact”, “Armageddon”, “Pearl Harbor”, “Crash” o “El caballero oscuro”.

A pesar de su notoriedad, Fichtner no se interpreta a sí mismo en “El Séquito” sino que encarna al productor Phil Yagoda.

 

Episodio 11 – Con el susto en el cuerpo

 

Línea Argumental

 

Drama se queja de estar saliendo esa noche cuando lo que debería hacer es “acostarme pronto para estar guapo mañana” pues al día siguiente es su prueba para “Melrose Place 2009”.

Tortuga bromea a su costa pero Johnny no está para chanzas y Vinnie tendrá que mediar para reconciliarles: “está triste porque Jamie se va”, dirá refiriéndose a Tortuga.

Tan pronto entran en el local en el que han quedado con Eric, Tortuga recibe un mensaje de Jamie, que ha terminado la reunión con sus amigas antes de lo previsto.

El chico se disculpa pero debe volver junto a ella pues al día siguiente la actriz parte hacia Nueva Zelanda y, aunque a Vince le contraría, entiende perfectamente la situación.

Mientras Vinnie ofrece a su hermano mayor seguir los pasos de Tortuga, ambos observan a Eric morreándose en público con una rubia, algo nada habitual en su amigo.

Tara, la chica con la que está Eric, resultará ser una ex del propio Drama, lo que molestará mucho al mánager.

Y éste todavía se sentirá más incómodo cuando su amigo la califique como “muy puta”, transmitiendo a Eric sus sospechas de que Tara “le pegó algo” cuando se acostaron juntos cuatro meses atrás.

Eso desata la hipocondría de Eric, que no usó protección cuando mantuvo relaciones con ella la semana anterior. Como consecuencia, tomará la decisión de visitar a un médico a la mañana siguiente.

Tras deshacerse del cuarto ayudante que le envían de Recursos Humanos, Ari se queda de una pieza al ver a Terrance McQuewick esperándole en su despacho.

Más aún le sorprenderá su ofrecimiento de venderle su parte en la poderosa agencia que regenta, algo que no acaba de cuadrar a Ari.

Sin embargo, los 100 millones que Terrance pide para cerrar esa operación será considerado como desorbitado por su antiguo pupilo y actual enemigo. Babs y Andrews, de acuerdo por una vez, coincidirán en que la oferta resulta desmedidamente cara y también sospechosa.

Entre tanto, Tortuga ha recopilado unas cuantas delicatessen de diversos restaurantes de la ciudad para la última comida de Jamie –espagueti a la boloñesa de “Madeo”, sushi de atún de “Katsuya” y puré de langosta de “Mastro’s”- aunque sólo son las once de la mañana.

La chica se muestra especialmente reacia a marcharse y parece inmune al intento de Tortuga de tranquilizarla sobre la relación que ambos mantienen; “hablaremos por teléfono diez veces al día e iré a visitarte”, le dirá él.

Justo antes de dar cuenta de la comida, Jamie descubrirá que su novio tiene una nueva amiga en Facebook y que se trata de la morena de la facultad. Finalmente, ella acabará pidiéndole que borre a la chica como amiga, lo que por otra parte Tortuga hará sin titubear aunque suponga quedar como un grosero con la morena.

En otro punto de la ciudad, Eric pasará un mal rato bajo el tenaz interrogatorio del doctor que le atiende, el cual se empeña en conocer con cierto detalle las prácticas de riesgo del paciente.

 

El Sequito Eric en la clinica

 

 

Eric saldrá agobiado de la consulta y no sólo por las preguntas que debe responder sino también por la exploración física a la que se verá sometido. “Vámonos, me siento violado”, le dirá a un Vince que no ha perdido el tiempo y ya está quedando con la espectacular recepcionista de la clínica.

Para entonces, Drama ya ha comenzado a experimentar sus propias inquietudes tras descubrir que el director que va a dirigir la nueva “Melrose” y que va a supervisar su prueba es el mismo con el que ya tuvo problemas años atrás cuando uno de sus ayudantes se dedicó a revisar el correo del móvil durante la actuación de Johnny, sacándole de sus casillas.

La cuestión es que Drama, que ya lleva casi tres años sin tener que superar una prueba, comenzará a acumular tensión ante las prisas que le mete el director pues van con retraso. La aparición de Dean Cain, que también está citado para la misma prueba, acabará de descentrarle.

Finalmente, el mayor de los Chase acabará sufriendo lo que parece ser un amago de infarto, obligando a su hermano menor, que en esos momentos disfruta de una briosa sesión sexual con la recepcionista de la clínica, a disculparse con la chica porque ha de dejarla a medias para ir en busca de su hermano.

Ari intenta contratar a Eddie Kapowski, el detective al que suele encargar los asuntos delicados, a fin de que investigue las intenciones de Terrance pero el sabueso se niega por cierto conflicto de intereses que no accede a revelar aunque asegure a Ari que no se trata de que el propio Terrance le haya contratado para vigilarle a él.

Así las cosas, Ari se pone en contacto con Melinda, la esposa de Terrance, con la que en su día tuvo su propio affaire –la representó profesionalmente y también tuvo una relación sentimental con ella antes de que la futura señora Gold irrumpiera en su vida-, para intentar sonsacarle.

Lo que descubrirá no es lo que esperaba. De hecho, Melinda, que no sabía nada de la intención de Terrance de vender su parte de la empresa, ha descubierto que su marido le engaña con otra y es ella quien ha puesto a Kapowski tras la pista del adúltero.

Quien quedará en estado de shock es Tortuga, a quien ya en el aeropuerto Jamie dejará atónito, compartiendo con él lo que ha decidido después de los últimos acontecimientos, incluyendo la presencia de “la amiga de Facebook":

- Yo tomé la decisión de marcharme y tú no deberías sufrir por mí.

- Pero ¿de qué estás hablando? –se impacientará él.

- Si quieres estar ese tiempo con otra chica, lo comprendo.

- Yo no quiero estar con nadie más.

- Eso dices ahora…

Después de asegurar a Tortuga que no se trata de ningún castigo y que esa es la mejor opción para que no la odie más adelante, su novio se verá obligado a preguntarle:

- ¿Esto es porque no he llorado?

Esto es porque te quiero”, responderá Jamie besándole mientras las lágrimas caen por sus mejillas, justo antes de desaparecer en el interior de la terminal. El aparentemente impertérrito Tortuga quedará también con los ojos enrojecidos.

La afección de Drama resultará ser finalmente una cardiomiopatía de Takotsubo, algo de cierta relevancia pero sin la gravedad de un infarto aunque el doctor que le atiende le aconsejará que se relaje pues ese tipo de sucesos sí pueden acabar causando un verdadero ataque al corazón.

 

El Sequito Drama en el hospital

 

Mientras sale del hospital recibirá la llamada de Lloyd, que sorprendentemente ha conseguido que concedan una segunda prueba a Drama para “Melrose” pero éste declinará la oferta.

- Voy a tomarme un tiempo para pensar.

- ¿En qué coño quieres pensar? –se indignará Lloyd.

- En mi vida.

- Te recomiendo seriamente que no lo hagas, Johnny –le dirá su agente-. Si te tomas otro descanso tal vez tengas que despedirte para siempre de esta industria.

La aparición de Ari en las oficinas llevará al indignado Lloyd a esconderse pero el recién llegado no ha venido por su ex ayudante sino a hacer una contraoferta a su ex jefe.

Después de reventar la reunión que preside Terrance, Gold hará saber a éste que ha averiguado lo de su adulterio y tiene claro que lo que pretende es salvar lo que pueda antes de que el inminente divorcio le arruine.

Finalmente conseguirá la parte de su ex jefe a cambio de 65 millones de dólares, con la condición de que “después de pasar mi auditoría, no encuentre que has jodido todo lo que conseguí hacer yo aquí”.

Los chicos se reúnen esa noche; Eric aliviado porque finalmente no tiene ninguna enfermedad venérea aunque ahora mismo reniegue de la promiscuidad y sólo quiera volver a tener una relación estable y con Sloan (“tendrá que aceptarme”) y Tortuga hundido porque la petición de Jamie de que salga con otras se parece demasiado a una ruptura y ahora lamenta no haber insistido para que ella no aceptara el trabajo de Nueva Zelanda.

- Si no hubiera querido irse, no se habría ido –le dejará claro Drama-; ahora empieza a pensar en ti.

- Yo ya no existo –se lamenta Tortuga-; ya no sé ni quién soy sin Jamie.

- Voy a potar –suspirará Johnny.

Tenemos que salir a pasarlo bien”, propondrá Vince, que está a punto de marcharse de rodaje durante 4 meses- “y a buscar unas tías guapas y limpias”, añadirá mirando directamente a Eric.

Sólo su hermano se apuntará.

 

Atentos a:

 

El diálogo más divertido del capítulo tendrá lugar entre Eric y el doctor que le atiende después de que el mánager sienta que puede haber sido infectado por la rubia y promiscua Tara.

Después de que el doctor le interrogue acerca del número de parejas sexuales que ha tenido, la pregunta “¿sexo en grupo?” hará exclamar al paciente:

- ¿Esto es necesario?

- . –asegurará el facultativo.

- Una vez participé en un trío… con dos chicas –se verá obligado a responder.

Las cuestiones siguientes seguirán esos mismos derroteros, para creciente incomodidad de Eric.

- ¿Sexo anal?

- Lo intenté una vez –reflexionará en voz alta el chico antes de añadir: No.

- ¿Lo has recibido?

- ¡¡No!! –responderá, un tanto molesto.

- ¿Usas protección?

- Normalmente sí. Esta vez no. Es evidente.

Como de costumbre, los restaurantes que se mencionan en la serie son rigurosamente reales. “Madeo” es un italiano de Beverly Boulevard frecuentado por famosos aunque al parecer allí se trate a todos por igual; “Katsuya” es un prestigioso japonés ubicado junto al Staples Centre de los Lakers y especializado en sushi aunque también destaque por otras delicatessen como los rollitos de cangrejo; “Mastro’s”, por su parte, está en Beverly Hills y destaca sobre todo por su espectacular local y por su carne.

Sobre la cardiomiopatía de Tako-Tsubo que padecerá Drama, es interesante apuntar que se trata de una insuficiencia cardíaca que simula un infarto agudo de miocardio. Causada por el estrés y la tensión emocional, suele darse con mayor frecuencia en mujeres post-menopáusicas de entre 55 y 75 años, lo que todavía hará menos gracia al “machote” de Drama.

La estrella invitada es Dean George Tanaka, más conocido como Dean Cain, un actor estadounidense, conocido por su papel de Superman en la serie de televisión “Lois & Clark” que, en esta ocasión, competirá con Drama –eso sí, en buena lid- para conseguir el papel de “Melrose”.

 

Episodio 12 – Da un poquito

 

Línea Argumental

 

Tortuga estuvo la noche anterior con la chica de la facultad pero se niega a proporcionar detalles a sus amigos.

- Venga, dinos algo –le invitará Vince.

- ¿Como qué? –pregunta él.

- Como si se corría a chorros –propone Drama con su habitual sutileza.

- Eres asqueroso –será cuanto le responda Tortuga.

Eric se les une en esos momentos para ponerles al día de su arriesgado plan: ha invitado a comer a Sloan para decirle que quiere volver con ella otra vez.

Drama no es nada optimista a ese respecto; es más, le aconseja que aproveche su libertad, “que es muy bonita”.

- Ahora la tenemos todos –añadirá Johnny.

- Ya, pues yo no la quiero –protesta Eric.

- Yo tampoco la quería. La tengo a la fuerza –le secundará Tortuga.

Vince los tachará a ambos de aburridos, tras lo cual les incita a acompañarle a Italia, donde él ha de iniciar el rodaje de “Ferrari” a las órdenes de Frank Darabont pero parece que sólo su hermano está en condiciones de acompañarle.

Los Gold visitan a esas horas la consulta de su psicoanalista pues la decisión de Ari de comprar la parte del negocio de Terrance les va a suponer un aval de 12 millones de dólares que una vez más va a salir del dinero de su esposa, a quien él había asegurado que la transacción no iba a costarles personalmente ni un céntimo.

La cuestión es que la Miller-Gold ha atravesado un año complicado y su liquidez no da para cubrir los 65 millones necesarios pero, aparte de que la señora Gold todavía no ha visto ni un céntimo del dinero que ya puso para poner en marcha la actual empresa de su marido, ella cree que no se trata de simples negocios sino del deseo de Ari de vengarse del propio Terrance y, de paso, de Adam Davies y de Lloyd.

El agente logrará convencer a las dos mujeres de que no es así.

En otro punto de la ciudad, Vince y Drama coincidirán en una óptica de lujo con Matt Damon, que saluda efusivamente al primero y demuestra claramente no tener ni idea de quién es Johnny.

El caso es que Damon, que trabaja para la fundación infantil “Uno por uno”, pretende involucrar en ella a Vinnie, por lo que se sentirá muy decepcionado al constatar que éste ni siquiera ha leído el folleto que le envió a través de Ari.

- ¡Qué intenso es! –comentará con su hermano un Vince algo intimidado tan pronto como Matt se marcha bastante malhumorado.

Entre tanto, Eric está llevando a Sloan hacia un lugar que no quiere revelarle y, cuando ella se queja de que tenía una cita a las 14:30 h, se verá obligado a pedirle que la cambie pues se trata de algo importante.

La estudiante de Tortuga sigue intentando motivar sexualmente al chico para que olvide a Jamie, que por otra parte lleva tres días sin llamarle. Pese a los evidentes encantos de la chica, fracasará en su intento.

Cuando Ari vuelve a aparecer por las oficinas de Terrance, Lloyd se va directo al despacho de Adam Davies para averiguar qué demonios está ocurriendo allí. Adam le confesará que ignora si Ari les va a comprar o si se trata de una fusión. Ambos escenarios horrorizan por igual a Lloyd, que no sabe qué será de él si ello sucede pero Davies, en un plan bastante fatalista, le responderá que lo único que sabe es lo que será de sí mismo pues Ari le odia especialmente.

Éste, sin embargo, se llevará una amarga decepción en la reunión organizada para cerrar la venta pues Terrance se despacha con una cláusula, añadida a última hora al contrato, que obliga a mantener el nombre de “Agencia Terrance McQuiwick” que le puso al crearla cuarenta años atrás.

Indignado, Ari abandonará la reunión echando pestes e ignorando los gritos de Babs que le exige que regrese y firme “los putos papeles”.

Algo más tarde, Matt Damon telefonea a la mansión de Vinnie pero cuando es Drama quien responde, intenta convencerle también a él.

Vince indicará a su hermano por señas que “no está” pero Damon no es alguien a quien se pueda engañar, de modo que Johnny acabará pasándole el teléfono.

- Lo siento pero es que es Jason Bourne.

Damon se mostrará inflexible; necesita que Vince le acompañe a Cleveland, Ohio, donde pretende denunciar el hecho de que uno de cada seis niños estadounidenses apenas recibe comida.

Vinnie se excusa pues debe volar a Italia al día siguiente.

- Pues que se jodan los niños Que se mueran de hambre. Tú disfruta de tus vacaciones.

- No, no son vacaciones –se disculpa Vince, de nuevo intimidado-; es por trabajo.

- Mueve el culo, Vince –interviene Bono por multiconferencia, dejando pasmado al actor y también a su hermano-; no se necesita mucho para conseguir un gran efecto.

 

El Sequito Matt Damon y Bono

 

Matt le propondrá a Vinnie llevarle de viaje cuando éste termine la película de Darabont pero, entre tanto, él y Bono le piden que les envíe un cheque ese mismo día y que no sea roñoso.

Eric y Sloan ya están para entonces en Santa Mónica, donde tres años antes pasaron juntos un bonito fin de semana pero la chica se indignará realmente cuando Eric confiese que lo único que ha pretendido al llevarla allí es recordarle lo bien que podrían estar juntos.

- Eric, pusimos fin a lo nuestro. Quiero irme a casa. Ahora –le replicará ella con dureza cuando su ex insista en que la sigue queriendo.

Peor todavía le irá a Tortuga, que embarca en un avión rumbo a Nueva Zelanda sin haber podido hablar antes con Jamie. Para cuando ella le devuelve la llamada, el aparato está a punto de despegar y el chico está incómodamente encajado entre dos mujeres voluminosas.

Desgraciadamente, Jamie le pedirá que no vaya a verla pues no está segura de poder mantener una relación a distancia pero a Tortuga ya no le permitirán desembarcar.

Es más; cuando susurra que podría gritar “¡una bomba!”, la respuesta de las azafatas será inequívoca: si lo hace podrá bajar del avión “para ir directo a la cárcel y pagar una multa de 250.000 dólares”.

Eso decanta la cuestión, con lo que Tortuga se verá abocado a pasar 14 horas de incomodísimo y absurdo vuelo.

Mientras tanto, Ari se desfoga con Andrew, quien intenta hacer ver a su socio que lo que el ex jefe de ambos les está proponiendo constituye un buen trato –“por alguna razón nos ha hecho un buen precio y tú sabes que, si lo dejas pasar, toda la ciudad se lanzará a comprarla”.

Los dos se quedarán atónitos al ver aparecer al mismísimo Terrance, lo que hace concluir a Andrew que el viejo “flaquea”.

Eso no impedirá que el viejo tiburón se muestre grosero al saludarle con un sarcástico “no sabía que seguías trabajando en esto”.

- Muérete –le responderá Andrew sin poderse contener.

- No por ti, un agente de televisión.

Ari le tratará a él con la misma dureza:

- Debería mandarte a tomar por culo por hacerme perder el tiempo.

Tras un momento para recordar los años en que trabajaron juntos, Terrance le pedirá que no destruya su legado sólo por rencor.

En realidad, su ex jefe está convencido de que Ari es el único que puede hacer que su agencia progrese en las décadas siguientes y es a él al único que quiere como sustituto.

- Fue un gran error haberte echado, Ari, ¿de acuerdo? –se disculpará al fin-; me sentí innecesario.

- Es que lo eras.

- Bueno, Ari, sabes que algún día tú también te harás viejo. Espero que haya una persona que te ayude a envejecer con dignidad.

- Mantendré tu nombre –le tenderá al fin la mano.

Finalmente, Drama ha cambiado de opinión y se ha prestado a realizar la prueba para “Melrose” aunque el director le confiesa que la insistencia se debe a Phil Yagoda y no a él.

El propio Phil le dirá más tarde a Johnny que lo ha hecho “de puta madre” e incluso “el gilipollas del director levantó el pulgar como aprobación”, de modo que, aunque Drama no cuenta con una oferta oficial por parte de la productora de la serie, todo hace indicar que no podrá acompañar a su hermano a Italia.

En el camino de regreso a Los Angeles, Sloan y Eric se enzarzarán en una discusión que terminará a un lado de la carretera.

- ¿Por qué estás haciéndome esto? –preguntará ella, exasperada.

- Porque te quiero –responderá su ex con todo el aplomo.

- No caeré en la misma trampa que antes. ¡No puedo fiarme de ti! Te encanta tener novia pero a tu manera. Nunca conseguirás comprometerte con nadie.

- Eso no es cierto. Me comprometo contigo ahora –se mostrará firme Eric.

- ¡Eric, ya basta!

- Te juro por Dios que me casaría contigo.

- ¿Te casarías conmigo?

- Sí. Subimos al coche ahora mismo y te llevo a Las Vegas para comprometerme contigo de por vida.

- ¿En serio? ¿De verdad has pensado lo que dices?

- Sí, lo he pensado. Y esta vez -responderá él, sacando un anillo que la dejará sin palabras- te juro por mi vida que será para siempre.

Ari reaparece en las oficinas de Terrance armado con un fusil de bolas de pintura, ametrallando a todos aquellos a los que va despidiendo.

El nuevo dueño de la “Agencia Terrance McQuiwick” se ensañará especialmente con Adam Davies aunque no logra dar con Lloyd, una vez más escondido tras una mesa.

Poco después, Yagoda telefonea a Drama para confirmarle que les dejó impresionados en la prueba aunque, paradójicamente, en la cadena creen que es demasiado mayor para “Melrose”.

Sin embargo, resultará cierto que les gustó pues ahora consideran que está preparado para hacer un papel importante y quieren desarrollar un papel para él, por lo que van a ofrecerle un contrato fijo a fin de asegurarse de que no se vaya a la competencia.

Eso asombrará a Johnny, a quien nunca han hecho un contrato fijo y además le dará la oportunidad de acompañar a su hermano a Italia.

En cuanto a Lloyd, cuando finalmente se presenta en el despacho de Ari para decirle que no piensa volver a trabajar para él, se encuentra con una gigantesca sorpresa: Ari le pide disculpas como Terrance se las ha pedido a él y le ofrece un nuevo despacho como agente pues le ha demostrado “que tienes cojones y no lo sabía”.

Entre los aplausos del resto de agentes, Lloyd se emocionará y acabará abrazando a Ari.

Los Chase llegan al aeropuerto, donde reciben la noticia de que Tortuga va a unírseles en Roma pues va a tomar un avión desde Nueva Zelanda. Y también coinciden casualmente con Matt Damon y LeBron James que van a volar a Cleveland y le afean a Vince la mezquindad de su cheque de 10.000 dólares.

 

El Sequito Matt Damon y LeBron

 

Avergonzado, Vinnie se dejará convencer para ofrecer 150.000, ya que el propio LeBron ha donado un millón.

Justo en ese momento llegan Eric y Sloan para anunciarles su compromiso.

- El primer viaje sin Eric –sentenciará Drama después de que él y su hermano se sobrepongan a la noticia.

Ablandada, Sloan ofrecerá a su prometido la posibilidad de unirse a sus amigos en el viaje, que éste acepta alborozado.

Mientras ella se pregunta cómo ha podido volver a cometer el mismo error de siempre, Eric desciende riendo del avión: es una broma, ya que no piensa dejarla.

- Este tío ya está perdido –se lamenta Vince mientras mira a los dos tortolitos desde la ventanilla del avión.

- ¿Quién de los dos crees que será el siguiente? –le pregunta Drama.

- No tengo ni idea, Johnny.

 

Atentos a:

 

Dos discursos sobresalen en el capítulo final de esta temporada, haciendo patente el crecimiento de los personajes que los pronuncian.

En primer lugar Ari, cuando su mujer lo pone en entredicho frente a la psicoanalista que dirige las sesiones terapéuticas del matrimonio y ésta insiste en preguntarle si realmente su objetivo al comprar la empresa de Terrance es acabar con las personas que odia y que trabajan en ella.

- ¡De acuerdo! ¡Sí! ¡Si pudiera sacarle los ojos a Terrance McQuewick de cuajo y comérmelos por lo que me hizo a mí, lo haría. Y vendería al traidor de Adam Davies en el mercado de esclavos si viviéramos en un lugar que tuviera mercado para ello. ¿Y Lloyd? Ese mariconazo al que abrí las puertas de mi propia casa y permití que jugara con mis hijos y cuidara de mi perro para luego dejarme por esos dos cabrones, lo ataría bien y dejaría que todo el gremio de actores le diera por el culo salvajemente si no fuera porque sé que disfrutaría. Los odio a todos y sí, claro que quiero acabar con ellos –afirmará mientras su esposa asiente- pero yo no quiero esta empresa por eso. Yo necesito esta empresa porque sé que es un buen negocio. Es un negocio acojonantemente bueno. Y si no lo compro yo lo comprará cualquier otro y eso sería muy perjudicial para mi empresa. Y mi mujer debería saber mejor que nadie que, en lo respectivo a negocios, jamás se me nubla la mente así que, por favor –le dirá directamente a la señora Gold, mirándola a los ojos-, apóyame como siempre lo has hecho y yo cumpliré con mis obligaciones como siempre he cumplido.

El segundo de los discursos lo pronunciará nada menos que Drama, cuando el director que le ofrece una segunda oportunidad para realizar la prueba le insinúa que puede abandonar si lo desea.

- Durante un momento pensé que no quería seguir haciendo esto. Pero luego comprendí que lo que no quiero es rechazarlo. Estos 18 años me han pasado factura. Yo ya trabajé en su serie –dirá señalando a Phil- hace tiempo. Y estuve en otra serie durante 87 episodios. He actuado más de 140 veces como invitado en televisión y en películas. En 16 obras, 39 anuncios y no me habéis visto lo bastante como para darme el papel. Me obligáis a hacer una prueba.

Tres celebridades de altísimo standing presiden este último capítulo de temporada, interpretándose a sí mismos.

Por una parte, Bono, el carismático líder de la banda irlandesa U2, que ya aparecía durante un concierto ofrecido en San Diego, felicitando desde el escenario a Drama por su cumpleaños. Llamado realmente Paul David Hewson, el dublinés Bono no sólo es el vocalista de una de las mejores bandas de la historia del rock sino también un activista político muy comprometido con la erradicación del hambre y la guerra en el mundo.

Por otra parte LeBron James, el alero de los Cleveland Cavaliers, tres veces campeón de la NBA en 2012, 2013 y 2016, tres veces MVP de las finales (esos mismos años) y cuatro veces MVP de la fase regular de la liga, amén de dos veces campeón olímpico con la selección estadounidense de baloncesto.

Y por último pero no por ello precisamente menos importante, el actor Matt Damon. Protagonista de la saga de acción de “Jason Bourne” que en 2016 verá una nueva entrega, Damon ha intervenido en un buen número de títulos de éxito.

Algunos de ellos son “El indomable Will Hunting” (que le valió su único Oscar pero no como intérprete sino como co-guionista junto a su amigo Ben Affleck), “Rounders”, “Salvar al soldado Ryan”, “El talento de Mr. Ripley”, “La leyenda de Bagger Vance”, “Syriana”, “Infiltrados”, “Más allá de la vida”, “Destino oculto”, “The Monuments Men”, “Interstellar”, “Marte (el marciano)” o la trilogía iniciada con “Ocean’s Eleven”.

No me consta que el actor forme parte visible de alguna fundación infantil ni tampoco existe la que aparece en este episodio (“Uno por uno”) pero sí es cierto que Damon preside la ONG Water.org que preconiza el consumo responsable del agua.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar