EL SÉQUITO

 

Temporada 8

 

El Sequito Temporada 8

 

Aquí acaba este viaje a través de las aventuras y desventuras de Vinnie Chase y sus chicos.

Después de ocho temporadas, la historia llega a una conclusión que parece definitiva aunque lo será un tanto menos si consideramos que, con posterioridad, todos sus protagonistas se reencontrarían en la película “Entourage (El Séquito)”.

 

Episodio 1 – Hogar, dulce hogar

 

Línea Argumental

 

Un enorme rótulo adorna la pared de una moderna oficina: MLG – Murphy Lavin group.

En su interior, Jennie informa a Eric de que tiene a Sloan al teléfono, circunstancia que extrañará mucho al chico:

- No llamo para seguir discutiendo –le dirá ella con tono cortante.

- Vale.

- Sólo quiero saber cuándo vas a llevarte tus cosas de aquí.

- Perdona, Sloan, he estado muy liado.

- Eric, no quiero discutir. Necesito que todas tus cosas desaparezcan de mi vista.

- Vale –se pondrá él a la defensiva.

- Vale. Adiós –será la brusca despedida de ella.

Vince está hablando en público en esos momentos: se encuentra en una clínica de rehabilitación y comienza su alocución con el consabido: “Hola, me llamo Vince y soy adicto”.

De sus palabras colegiremos que lleva tres meses en ese lugar y que ese es el tiempo que lleva sin consumir drogas. Para su sorpresa, estar sin móvil, sin emails y sin amigos ha resultado ser lo que necesitaba para encontrarse a sí mismo y reflexionar.

Drama está preparando ya la casa para el regreso de su hermano: ha sustituido todo el contenido del bar por bebidas no alcohólicas, ha pedido a Tortuga que se deshaga de toda la hierba y está haciendo lo posible por eliminar de la mansión cualquier sustancia que recuerde mínimamente a las drogas, incluido el Ibuprofeno.

Eric y Scott reciben en sus oficinas a Johnny Galecki pero el actor parece más interesado en asegurarse de que el primero ha roto de forma definitiva con Sloan para probar suerte con ella que en la posibilidad de que los dos agentes le representen.

Aunque Eric intenta cambiar de tema, Scott contará a Galecki que “la familia de Sloan está podrida de dinero y su padrino dirigía esto hasta que Eric lo largó de aquí”.

Por si fuera poco, Eric descubrirá que él es el único al que Vince no ha llamado para informarle de que ese día sale de la clínica pues hasta Scott ha recibido esa llamada.

El hijo de Ari, Jona, ha vuelto a fingir estar enfermo para salir del colegio, por lo que su padre se ve obligado a recogerlo y llevarlo a su despacho.

El niño demostrará estar al tanto de las noticias sobre Vince y también afeará a Ari que haya contestado mal a Lloyd.

Esa tarde la entrada del Centro de Tratamiento de Famosos de Malibú está abarrotada de fans de Vince con carteles de ánimo y el actor sentirá su cariño al salir.

Ari, los chicos y Scott también se encuentran allí y dispensan una calurosa bienvenida a su amigo, con excepción de Eric, a quien se le nota resentido. Y mientras el grupo abandona el lugar, una espontánea incluso tendrá a bien mostrarle sus pechos al actor. Cada uno anima como puede o como sabe, supongo.

Durante la comida con su gente, Vince será informado de que Warner le ha esperado para “Air Walker” pero esta vez tendrá que someterse a una prueba de drogas y no por el estudio sino por el seguro. Para tranquilidad de todos, el chico no presentará objeciones.

El rodaje empezará en marzo en Europa pero Vinnie se muestra dispuesto a hacer algo hasta entonces.

Su propuesta –rodar una película sobre un grupo de mineros rumanos atrapados bajo tierra durante un mes hasta que el perro labrador de un estadounidense logra dar con ellos- horrorizará a todos tanto como su idea de dirigirla él mismo pero nadie se atreverá en primera instancia a decírselo.

 

El Sequito Vince propone pelicula mineros

 

- ¿Quiere dirigir? ¿Un labrador? –alucina Ari mientras Vince ha ido al baño y los demás piden tranquilidad al superagente- Estoy muy tranquilo. Sólo quiero comprobar que estáis bien de la puta olla porque nos está vendiendo una peli de mierda que debería protagonizar el perro de “Una pareja de tres”, no él. Y vosotros, gilipollas, babeáis como si estuviera vendiendo “Avatar”.

Ante las ganas de Vince de salir de fiesta, su hermano le informará de que va a celebrarse una en la propia mansión, donde opina que será más fácil controlarle. Dado que acaba de ocurrírsele, la noticia pillará desprevenidos a todos los demás.

Drama aprovechará el momento para entregar a Eric el anillo de compromiso que Sloan le ha hecho llegar en un simple sobre sin acolchar siquiera.

Será entonces cuando Vince se entere de que Eric lleva viviendo allí desde la ruptura con su novia.

Por otra parte, la visita no programada de Ari a su casa se zanjará con la noticia de que su mujer está viendo a otro hombre desde que se separaron y eso dejará por una vez sin palabras al agente.

La aparición de Billy Walsh en la casa de Vince vendrá acompañada de varias decenas de chicas atractivas que el director ha reclutado “de todas las asociaciones de alcohólicos, narcóticos y demás anónimos a los que solía ir”.

 

El Sequito Chicas para la fiesta

 

Scott le llamará genio y se reafirmará en ello al saber que una de las asociaciones de procedencia de varias de las chicas era de adictos al sexo.

Ari llegará también a la casa con una necesidad imperiosa de beber alcohol, por lo que le desesperará constatar que se trata de una fiesta abstemia.

- ¿Por qué estás cabreado sólo conmigo? –preguntará Eric a Vince al saber que éste llamó incluso a Billy pero no a él.

A Drama no le hará ninguna gracia que su hermano tenga que abordar una conversación tan seria el primer día tras su salida de la clínica pero Vinnie se mostrará dispuesto a hablar con Eric.

El actor le confesará que siente decepción y no ira  hacia él pero Eric intenta hacerle comprender lo inevitable de que la amistad y los negocios se entremezclen en su relación. Sobre todo a causa de la película que está proponiéndoles.

- ¿Por qué? –pregunta Vinnie intrigado.

- Porque pienso que es una idea horrible como negocio pero como amigo, no te lo quiero decir porque no quiero hacer que te deprimas y te vuelvas a poner.

Vince tomará el toro por los cuernos: fue a rehabilitación para evitar la cárcel pero le ha venido bien y, además, cree que Eric se equivoca pues su idea gusta al resto de sus amigos.

Una simple pregunta a Tortuga y la torpeza de éste al intentar responderla evidenciará que la cosa no es tan sencilla como el actor cree, por lo que Vince se alejará enfadado.

Poco después todos tendrán que salir corriendo cuando una chica les avise de que a Vinnie parece haberle dado un ataque al corazón después de haberle pedido algo de la coca que ella estaba esnifando.

Todo será un subterfugio del actor para demostrarles que está bien pero que necesita de la franqueza de todos y no de su sobreprotección para conseguir una rehabilitación total.

Tendrá la sinceridad que pide cuando sus amigos le confiesen que la idea de la película es un espanto.

Billy apuntará entonces que “si fuera para un canal de televisión y Drama fuera el americano, me encantaría”.

Los dos hermanos Chase se mostrarán entusiasmados con esa idea y a Vince le servirá para demostrar que efectivamente está bien y que puede adaptarse.

Por desgracia, con las prisas de atender al falso infarto del actor, Tortuga ha tirado un canuto encendido en un mal sitio y la mansión será consumida por las llamas.

- Tranquilo –dirá Vince a su amigo mientras los bomberos trabajan a destajo-, creo que es un buen presagio. Para empezar de cero.

- Estoy de acuerdo –interviene Scott- pero ¿dónde dormiremos hoy?

- ¿Tú también vives aquí? –se sorprende Vince.

- No quiero que me excluyáis –responderá el nuevo socio de Eric.

- Ni a mí tampoco –añadirá un Ari al que le corren las lágrimas por las mejillas.

 

Atentos a:

 

El comienzo de la última temporada no puede ser más desconcertante. Y es que, en apenas unos minutos, nos enteraremos de una avalancha de asombrosas novedades que nos harán dudar si nos hemos perdido una temporada completa desde el episodio anterior:

- Eric ha roto con Sloan tras la tormentosa comida con su padre y su resentimiento hacia el padrino de la chica, un Murray Berenson que en ese momento era su jefe y al que parece que el mánager ha ayudado a defenestrar. Ésta es muy probablemente la causa de la ruptura de su compromiso matrimonial.

- Quitado Murray de en medio, el magnate ha sido sustituido por el tándem que forman Eric y su antiguo enemigo Scott Lavin.

- Vinnie ha pasado tres meses internado en una clínica de desintoxicación para eludir la cárcel y ahora se reúne con su gente aunque parece que Eric ha dejado de ser su mejor amigo pues lo ningunea, siendo el único al que no avisará de su salida.

- En el tiempo que el actor ha pasado en la clínica, Tortuga, Eric, Scott y hasta Drama han vivido juntos en su casa.

- Ari lleva esos mismos tres meses separado de su mujer y, aunque sigue pagando su casa, no puede vivir en ella ni puede visitarla cuando le place. Además, su mujer ha iniciado una relación con otro hombre.

El Centro de Tratamiento de Famosos de Malibú parece aludir directamente al “centro Promises” que efectivamente alterna las playas de Malibú con el lujo y el famoseo. Cada semana de tratamiento cuesta 10.000 euros y por allí han pasado en diferentes épocas Diana Ross, Christian Slater, Britney Spears, Robert Downey, Jr., Matthew Perry, Ben Affleck o Charlie Sheen.

Hablando de famosos, las celebridades que abren la temporada final son los actores Johnny Galecki y Andrew Dice Clay.

Galecki es un actor muy popular debido a sus papeles de David Healey en “Roseanne” y de Leonard Hofstadter en “The Big Bang Theory”.

El actor nacido en Bélgica (su padre era un militar estadounidense destacado allí) pero criado en Chicago ha intervenido también en un buen número de trabajos para la gran pantalla; “Sé lo que hicisteis el último verano”, “Vanilla Sky”, “Hancock” o “In time”, entre otros.

En cuanto a Andrew Dice, el actor y comediante de Brooklyn conoció épocas de mayor gloria en las que era capaz de llenar el Madison Square Garden de su Nueva York natal.

Antes había trabajado en “Clubs de la comedia” locales en los que imitaba a John Travolta en “Grease” o a Jerry Lewis en “El profesor chiflado”.

Luego haría sus incursiones en el cine, a raíz sobre todo de “Las aventuras de Ford Fairlane”, que protagonizó pero, a pesar de haber estado a las órdenes del mismísimo Woody Allen (“Blue Jasmine”), en los últimos tiempos su incorrección política y lo explícito y sexista de sus chistes le ha costado gozar de una mala prensa que le ha alejado de la notoriedad.

En “El Séquito” se interpreta a sí mismo, compartiendo el protagonismo de “Johnny’s Bananas” junto a Drama (si éste pone voz a un gorila, Andrew hace lo propio con un orangután).

 

Episodio 2 – Despedida con polvo

 

Línea Argumental

 

Los cuatro amigos están viviendo en un hotel desde que la mansión de Vince ardió en el incendio y el propio Vinnie se presenta en el desayuno con un guión de 20 páginas escrito por él.

Eric alucinará con su pésima gramática pero está de acuerdo en que se trata de un buen comienzo, si bien expresará su intención de encontrar a un buen guionista para que le dé cuerpo.

- Ya he encontrado uno –proclamará Vinnie.

- ¿En tu habitación? –ironizará Eric.

- He pensado –proseguirá Vince como si no le hubiera escuchado- que, como Billy lo ha hecho tan bien con la serie de Johnny, deberíamos darle la primera oportunidad.

Todos se mostrarán de acuerdo con esa idea mientras suena el móvil de Eric. Será Sloan.

- ¿Diga? –responde él con cierta prevención.

- Hola, Eric.

- Hola.

- ¡Que te follen a ti!

Los chicos alucinarán con esa salida de tono tan impropia de Sloan pero Tortuga está tan harto de que Alex pase de él desde que salió de gira con el tequila “Avión” hacia Miami, que exclamará:

- Al menos te ha llamado.

Entre tanto, Lloyd informará a Ari de que su mujer ha estado desayunando en “Flay’s”, lo que mosqueará mucho a su jefe pues la señora Gold odia ese sitio.

Por otra parte, Phil Yagoda aparece por la sesión de grabación de “Johnny’s Bananas” para anunciar a Drama y a Dice que esa tarde van a hacer un pase previo de la serie para ver cómo reacciona el público.

Dice pedirá a Drama que le presente a Eric pues necesita un representante aunque el pequeño Murphy le pedirá que hable con su socio Scott, ya que él quiere pasar a recoger sus cosas de la casa de Sloan antes de que el humor de la chica empeore todavía más.

 

El Sequito Andrew Dice y Drama

 

Sarah, Abby y Rachel, que junto a Alex eran las chóferes de Tortuga en su antigua empresa ahora vuelven a trabajar para él en la distribución del tequila “Avión”. De su conversación con ellas el chico colegirá de forma inequívoca que su novia le está evitando, ya que sus compañeras sí han logrado hablar con ella por teléfono.

Acompañado de Lloyd, Ari averiguará por uno de los camareros de “Flay’s”, David, que efectivamente su esposa lleva apareciendo a diario por allí desde hace semanas aunque siempre se sienta sola.

Otro de los camareros, Robbie, insinuará que quizás sea el propio David quien se la está beneficiando, de modo que Ari ofrecerá a Lloyd el puesto de director del departamento de televisión a cambio de que arruine la prueba que David va a hacer para la serie “Mad men”.

Poco después, Eric será sorprendido por Sloan en su casa, rebuscando entre la ropa interior de ella, por lo que el mánager se excusará afirmando que estaba buscando su reloj y otras de sus pertenencias.

Cuando él insinúa que ha recibido su mensaje en el que ella le decía ¡Que te follen!, la chica le responde que es lo mismo que Eric le dijo la noche anterior.

Su ex novio negará haber hecho tal cosa, por lo que Sloan le pone el mensaje grabado. Sin embargo, el exabrupto no iba dirigido a ella sino “al puto contestador”, ya que el cacharro parecía empeñado en boicotear sus reiterados intentos de grabarle un mensaje de voz, ya que Eric estaba molesto por el hecho de que ella le hubiera devuelto el anillo de compromiso metiéndolo en un simple sobre.

- ¿En serio crees que te diría algo así? –le preguntará Eric, decepcionado.

Scott y Andrew Dice congeniarán enseguida sobre todo porque el primero es un gran admirador suyo y ambos comparten un soez sentido del humor.

Algo más tarde, Eric cuenta al grupo que acaba de acostarse con Sloan y que la chica se ha marchado sin que ninguno de los dos haya dicho ni una palabra.

 

El Sequito Sloan y Eric polvo despedida

 

Lo curioso es que la pareja ni siquiera llegó a romper oficialmente:

- Tuvimos una pelea tremenda y yo me marché.

- Rompisteis oficialmente cuando ella canceló el banquete y te devolvió el anillo –puntualizará Scott.

El pase previo de “Johnny’s Bananas”, por otra parte, será todo un éxito, de modo que Phil anuncia que van a empezar a emitirla en tres semanas.

Su anuncio provoca que Dice hable en privado con Drama para intentar convencerle de dejar la serie antes de que empiecen a emitirla pues considera que están muy mal pagados.

Entre tanto, la señora Gold se presenta muy molesta en las oficinas de Ari pues no sólo ha detectado a Lloyd espiándola sino que ha averiguado que su todavía marido ha boicoteado la prueba de David para “Mad men”.

Lo peor es que no es David el hombre al que ella está viendo sino el jefe de éste: el chef Bobby Flay, dueño de la cadena de restaurantes que lleva su nombre.

- Si tienes un poco de decencia –le dirá ella-, arreglarás lo que le has hecho a David.

No obstante, lo primero que hará el superagente en cuanto la señora Gold abandona las oficinas será gritar a los cuatro vientos que su nuevo máximo enemigo es Bobby Flay, por lo que amenaza a sus empleados con “mondarles” la piel de la cara si alguno de ellos cena o recomienda los restaurantes de “ese puto mondapatatas”.

Mientras los chicos siguen hablando de la extraña “huida” de Sloan, ésta telefonea para informar a Eric de que le ha parecido bonito lo de esa mañana, ya que necesitaba decirle adiós puesto que se muda a Nueva York…

 

Atentos a:

 

Las novedades de esta postrera temporada se van afianzando, de modo que las rupturas entre Eric y Sloan y entre Ari y su esposa parecen cada vez más definitivas mientras Vince sigue buscando un proyecto en el que entretenerse hasta su siguiente rodaje y Drama, por su parte, encuentra un gran obstáculo cuando parecía que enderezaba su carrera.

Bobby Flay -el chef que “le levanta” la mujer a Ari- es, en realidad, una personalidad televisiva muy conocida en Estados Unidos. El neoyorkino ha ganado, de hecho, varios premios por su labor divulgativa en televisión.

También posee una veintena de restaurantes diseminados a lo largo de más de una decena de estados. Entre los más populares se cuentan los “Mesa Grill” de Las Vegas y de las Bahamas; el “Bar Americain” de New York o el “Bobby Flay Steak” de Atlantic City.

El otro cameo del episodio correrá a cargo de Christian Slater, que le hará una doble peineta a Drama a cuenta de no se sabe muy bien qué pues ni siquiera Johnny sabrá a qué ha venido el gesto.

La figura de Slater se hizo popular en la gran pantalla tras interpretar, a sus 17 años, al Adso de “El nombre de la rosa” aunque luego ha participado en infinidad de largometrajes: “Escuela de jóvenes asesinos”, “Intrépidos forajidos”, “Rebelión en las ondas”, “Robin Hood, príncipe de los ladrones”, “El imperio del mal”, “Corazón indomable”, “Amor a quemarropa”, “Entrevista con el vampiro”, “Hard rain”, “Cazadores de mentes” o “Nymphomaniac parte 2”.

 

 

Episodio 3 – Una última oportunidad

 

Línea Argumental

 

Vince continúa acudiendo a las sesiones de terapia –ya lleva tres meses y medio sin consumir drogas- y en una de ellas coincidirá con Carl Ertz, el productor que se la jugó con “La playa del peligro”.

Ertz se siente culpable por aquello y, por si a Vinnie le sirve de consuelo, le contará que la película acabó recaudando 3 paupérrimos millones de dólares en los 3.000 cines en los que se exhibió.

Tortuga, que ha acompañado a Vinnie, no siente el menor deseo de perdonar al productor pero, en cambio, su amigo parece predispuesto a hacerlo.

Por eso, cuando Carl se ofrece a conseguir financiación para el guión que Vince ha escrito pensando en Drama, actor y productor quedarán en hablar del asunto.

Entre tanto, Dice está volviendo locos a Drama y a Scott con sus exigencias económicas e insiste en abandonar la serie -que ni siquiera ha empezado a emitirse- si no le suben el sueldo.

Sus quejas contagian a Drama pero Eric intentará hacer entender a su amigo que gana “15.000 dólares por episodio por meterse en una sala con aire acondicionado tres horas a la semana”.

Su amigo replicará que el tío que hace de Homer Simpson gana 650.000 dólares por episodio por hacer lo mismo que hace él, de modo que el mánager intentará mantener sus pies en el suelo: “Los Simpson” lleva emitiéndose durante nada menos que 23 temporadas mientras que “Johnny’s Bananas” no ha emitido un solo episodio.

Scott, que también está hasta las narices de Dice, pedirá a Eric que llame de todos modos a Yagoda y le pida amablemente 20.000 dólares por episodio para cada uno de los dos actores.

- Vale –se rendirá Eric-, haré la llamada más absurdamente gilipollesca que he hecho en mi vida. Hablaré con Phil razonablemente y le preguntaré amablemente si cree que estáis mal pagados y si está dispuesto a hablar con la cadena. Pero si no, se acabó.

Ari se escandalizará cuando Vince le cuenta que está pensando en dar otra oportunidad a Ertz pues cree que las situaciones de ambos no son comparables:

- Tú eres un adicto de otra clase, Vince. El tipo de adicto que se juntó con una tía que no le convenía y empezó a ponerse de coca. Ertz es el tipo de adicto repulsivo al que pillaron con una pipa de crack y la chica de 17 años de “Speed Racer”.

Cuando Vinnie le acusa de no estar moviendo un dedo por su proyecto Lloyd dirá al actor que su jefe está despistado, con la cabeza en otra parte desde que se ha enterado de que su mujer está saliendo “con un prominente restaurador”.

Ambos coincidirán en que Ari debería salir con una mujer pues han pasado 4 meses desde su separación. Lloyd incluso tiene una candidata: se trata de Katie, la sobrina de su estilista. Y la verdad es que, como dirá Vince, “está buena”.

Su opinión decidirá a Ari a quedar con la chica, que es una premiada manicura. También le ablandará para autorizar a Vince a que lo intente con Ertz.

Carlos Avión está tomando en esos momentos una cerveza con Tortuga. El mexicano va a aparecer en “Today L.A.” y el tequila “Avión” está haciendo furor por lo que, por una vez, reconocerá que en gran parte el éxito se debe al buen trabajo del propio Tortuga.

 

El Sequito Carlos despide a Tortuga

 

Para agradecérselo le regala un reloj de oro ya que, en realidad, va a deshacerse del chico pues la mayor empresa de distribución de Estados Unidos va a llevar el tequila “Avión” en lo sucesivo.

- Tú ya no necesitas trabajar. Ahora puedes descansar mientras Mark Cuban y yo hacemos crecer tus acciones.

- Y Alex ¿lo sabía? –preguntará Tortuga, decepcionado-; ¿por eso no contestaba a mis llamadas?

- Entre otras razones.

Por Carlos sabrá que la chica ha conocido a otro y lo ha usado a él para hacerle llegar la noticia.

Yagoda se pondrá furioso cuando Eric le pone al corriente de las exigencias de Dice y de Drama pues considera que la CBS “se está arriesgando una barbaridad programando una serie de animación en horario de máxima audiencia con un actor del que nadie ha oído hablar y otro del que nadie quiere oír hablar desde hace dos décadas”.

Phil recordará a Drama que en 1994 él mismo produjo una serie llamada “Cemento caliente” que protagonizaba Johnny y cuyo pase previo prometía muchísimo. La serie duró una sola semana.

En cuanto a Ari, se quedará de una pieza cuando su cita le confiese en el restaurante que no tiene hambre porque ha cenado pronto.

 

El Sequito Katie Breanne Racano

 

En todo caso, Ari se disculpará con ella pues está algo tenso. Después de 19 años de matrimonio, el superagente se notará más que desentrenado en estas lides.

- Lo vamos a pasar bien –dirá ella con una sonrisa, arrancando la de él-; aunque puede que tardemos un momento o dos en conseguirlo.

Tortuga está más que decaído después de haber perdido de una tacada chica y trabajo, por lo que Vinnie le preguntará qué quiere hacer.

En realidad, su amigo sigue queriendo tener su propio negocio y parece que la restauración podría ser su futuro: traer a Los Angeles las almejas de “Don Peppe’s” e involucrar en el proyecto a jugadores de los Yankees y los Knicks que conocen sus bondades.

Incluso ha hablado ya con ellos y sólo necesitan la pasta, por lo que Vince –a quien la idea le encanta- le preguntará si dispone de ese dinero.

De hecho, así será si vende sus acciones de “Avión”. Vinnie se mostrará dispuesto a vender también las suyas pues cree que no puede estar involucrado en una empresa de licores.

Justo entonces llamará Carl para contarle que acaba de tomar unas copas sin alcohol con Les Moonves y la CBS se apunta a producir su película, de manera que se citan para el día siguiente.

Entre tanto, Drama, Eric y Scott visitan a Andrew Dice para pedirle que recapacite. Fracasarán y el zumbado actor poco menos que los echará de su casa después de despedir a Scott como agente.

Para entonces Ari se siente ya algo incómodo mientras Katie le besa en el coche y le pide que suba a su casa pero todavía se incomodará más cuando ella le pregunta si tiene un condón y ante su negativa –“llevo sin usarlos desde mediados de los 80”-, se muestra partidaria de pedírselos “a su compañero de piso”.

Éste les dará un buen susto al aporrear la ventanilla y, aunque parece un tío simpático, su petición a Katie de que “no le mangue más condones” convencerá a Ari de que aquel no es su sitio, de modo que se disculpará y se marchará con un rutinario “ya te llamaré”.

En cuanto se larga de allí telefonea desde el propio coche a Dana Gordon:

- Siento molestarte –le dirá-; es que me siento solo y no sabía a quién más llamar. ¿Estás libre por casualidad y te apetece verme?

- Oh, Ari –se violentará ella un tanto pues estaba leyendo un guión tranquilamente en su casa.

- Escucha, sólo si estás aburrida.

- ¿Estás borracho?

- ¡No! Estoy solo y quiero hablar con una persona que sea inteligente y madura y Warren Buffett no me coge el teléfono.

- Ven a tomar una copa –le propondrá la jefa del estudio Warner-; pero sólo una.

- No te preocupes, Dana. No llevo ni condones.

- Qué bien, Ari –le afeará ella el comentario.

A la mañana siguiente, Carl Ertz hará esperar un buen rato a Vince y Tortuga en su casa y este último aprovechará para llamar a Cuban, que piensa que es una lástima que Tortuga se salga del negocio antes de sacarlo a Bolsa, ya que el chico le cae bien.

Las ganancias de Tortuga superarán los 300.000 dólares y las de Vince alcanzarán casi el millón, que cobrarán cuando Marvin haga el papeleo con Mark.

- Y sin hacer nada –se admirará Vinnie-; lo has hecho bien.

Cuando al fin Carl se hace visible, el productor aparece drogado hasta las cejas y con un guión para que lo interprete Vince y que le vende como «”Un día de furia” de la siguiente generación».

 

El Sequito Carl Ertz

 

Tortuga se cabreará viendo que su amigo ha sido utilizado pero Vince parece más bien preocupado porque Carl da la impresión de estar muy mal.

El productor acaba disculpándose de forma confusa antes de encerrarse en el baño para asearse pero Vinnie decidirá esperar a que salga pues no se fía de lo que el hombre pueda hacer en ese estado. Tortuga, muy a su pesar, opta entonces por permanecer junto a su amigo.

A estas alturas, Eric acaba de enterarse de esta absurda reunión que no logra entender.

Entre tanto, en el set de grabación de “Johnny’s Bananas”, Drama, Eric y Scott constatarán que Dice ha cumplido sus amenazas y los ha dejado tirados.

Yagoda intentará tranquilizarles, informándoles de que lo ha sustituido por otro pero Billy Walsh, que ya lleva un rato allí, lo definirá como “un tío que no vale, que le han obligado a hacerlo contra sus deseos y que está haciendo una mala imitación de Dice”.

Billy afirmará odiarlos a todos porque ahora la serie “apesta” y Drama se horrorizará también en cuanto escuche el doblaje del “nuevo”.

Tras el varapalo, Eric llamará a Ari, a quien pilla en la cama de Dana Gordon, con quien el agente ha pasado la noche.

Por él sabrá lo que Les Moonves ha contado por email al agente: al parecer, Ertz afirma que Vinnie haría un pequeño papel en la película si el propio Moonves la produce para Drama.

En casa de Carl las cosas se están poniendo cada vez peor pues el productor no deja de esnifar y de lamentarse y se niega a salir del baño pese a la insistencia de Vince.

Mientras éste responde a la llamada que le hace Eric, recriminándole que se reúna con un tipo de la catadura de Ertz, el productor se pegará un tiro.

 

Atentos a:

 

La cena entre Ari Gold y la jovencita que le recomienda Lloyd se cuenta entre las escenas más extrañas de toda la serie y es que cuesta ver al superagente tan fuera de su elemento como en el escaso tiempo que pasará junto a Katie.

Ella empezará por decirle que ya ha cenado y por eso no tiene hambre.

- Y ¿por qué has cenado si sabías que te iba a invitar yo? –preguntará el agente, extrañado.

- No sabía que íbamos a salir a cenar.

- ¿Qué pensaste cuando te pedí salir? –se hará cruces Ari.

- No lo sé pero no me invitan a cenar desde… bueno, nunca.

- Y ¿qué haces cuando sales con chicos?

La significativa mirada de Katie evitará explicaciones más explícitas. Y, más tarde, tras una forzada despedida en el coche, el descolocado Ari se aprestará a huir a pesar de haberle gustado a su improvisada partenaire, con quien queda definitivamente claro que no tiene nada en común.

- Lo he pasado genial –le dirá la chica-. Eres guapo, recuperarás el sex-appeal.

- ¿Cómo Rachel Welch? –pregunta el agente.

- ¿Quién? –se extraña Katie.

- Deja, no importa.

Les Moonves, a quien se cita reiteradamente en el episodio por estar detrás de “Johnny’s Bananas” y por ser la persona a quien se dirige Carl Ertz en busca de financiación para la película sobre los mineros rumanos, es efectivamente el presidente y director ejecutivo de CBS Corporation, un conglomerado estadounidense centrado en la radiodifusión comercial, la edición de libros, las vallas publicitarias y la producción de programas de televisión.

En cuanto a Warren Edward Buffett, sobre el cual hará Ari una broma, el empresario e inversor de Omaha (Estados Unidos) es el mayor accionista y director ejecutivo de Berkshire Hathaway y en la actualidad ocupa la tercera posición en la lista de hombres más ricos del mundo que elabora la revista Forbes, por detrás de Bill Gates y del español Amancio Ortega, con una fortuna estimada de 60.800 millones de dólares.

 

Episodio 4 – Chico prodigio

 

Línea Argumental

 

Vince está sobrecogido por el suicidio de Carl pero Tortuga está más bien obsesionado por la visión de los desparramados sesos del productor.

Ambos serán citados para la declaración oficial en la comisaría pero Drama se pone en plan peliculero pues teme que vayan a meterles en habitaciones separadas y colocarles bajo un foco para ver si sus versiones coinciden.

Dana Gordon y Ari siguen remoloneando en la cama con sus móviles apagados, por lo que ambos se enterarán a la vez del nuevo lío en el que ahora se ha metido Vince.

Shauna apartará de mala manera a los fotógrafos que se agolpan frente a la comisaría a la llegada de Vinnie y, ya en el interior, Lefkowitz informará al actor de que, al haberse encontrado coca en la casa de Ertz, va a ser sometido a una prueba de drogas.

Tras la declaración y en espera de dicha prueba, Vince es autorizado a marcharse y lo hace en compañía de Eric, a quien pedirá en un momento dado que aparque el coche para poder hablar.

El caso es que el actor tiene miedo de abordar esta conversación porque su mejor amigo es también la voz de su conciencia.

- A ti te gusta decirme lo que he hecho mal, no arreglar las cosas –le reprochará.

- ¿En serio? –se pondrá alerta Eric.

- ¿Sabes lo primero que pensé cuando ocurrió esto?: “Joder, ¿y qué va a decir Eric?” Un tío se pega un tiro a un metro y medio de mí y yo estoy pensando que vas a decirme que no debía haber estado ahí. ¡Hay que joderse! Es como tener una madre plasta.

El verdadero problema es que Vinnie se fumó un canuto apenas una semana atrás. Eric se asustará mucho al saberlo pues, aunque su mejor amigo le asegura que sólo fue una forma de demostrarse a sí mismo que no estaba enganchado, parece muy improbable que pueda salir indemne de la prueba de drogas.

Ari llegará lo antes posible a la sesión de terapia matrimonial pero, aparte de que a Dana la dejará perpleja pues pensaba que ese matrimonio ya era cosa del pasado, también encontrará de uñas a la señora Gold.

 

 El Sequito Ari llega tarde a terapia

 

Ella ni siquiera le permitirá explicar las razones de su retraso –que, por supuesto, tienen que ver con el asunto del suicidio de Ertz- pues está furiosa.

- ¿Cómo puedes llegar media hora tarde a esto? –le soltará ya de entrada.

- No llego media hora tarde. Sólo me he retrasado 4 minutos. Te llamé y te dije que lo retrasaras –responderá un Ari bastante calmado para tratarse de él.

- ¡Yo ya estaba aquí cuando llamaste!

- Bueno –responderá él, conciliador-; yo eso no lo sabía.

- Ya pero me lo dijiste como si yo fuera tu secretaria y quisieras que te cambiara de hora una reunión.

El agente interpretará el desinterés de ella por lo que le ha ocurrido y que ha motivado su retraso como la prueba de que su vida ha dejado de interesarle desde que tiene “a otro”.

Ante las protestas de su mujer, Ari se reafirmará en que ella ahora está feliz porque tiene a otra persona pero sorprenderá a la señora Gold y también a la terapeuta afirmando que también él lo está porque igualmente tiene a otra persona.

Además de no creerle, la señora Gold decidirá largarse, dejando a su marido tirado como otras veces hizo él.

- Factúrele esto a ella –le dirá Ari, vengativamente, a la terapeuta.

Los chicos estudian todos juntos las opciones que tiene Vince: Scott leerá que los efectos de la hierba pueden permanecer en el organismo hasta 90 días o bien eliminarse en sólo 5 pero Drama tiene preparada una terapia de choque a base de vinagre, agua destilada y niacina que pretende que todos beban por solidaridad con su hermano.

Sin embargo, Eric averiguará que la prueba de drogas va a tener lugar esa misma tarde a las siete, por lo que el plan de Johnny ya no va a servir de nada.

Desesperado, Vince acude a Billy Walsh que, como zorro viejo que es, le propondrá una solución: el uso de una “polla falsa” rellena con orina limpia.

El director desconfía de la templanza de su amigo y se teme que éste sucumba al pánico y se bloquee como el protagonista de “El expreso de medianoche” pero será su insistencia lo que más nervioso ponga a un Vinnie que pretende llegar hasta el final.

No obstante, dado que ha prometido a Eric no tener más secretos con él, el actor se lo contará, escandalizando a su amigo y mánager, que no quiere ni pensar lo que pasará si le pillan pues aún sería peor que un positivo por hierba.

Finalmente logrará convencer a Vince para no hacer trampas, no sin antes tener que ver contra su voluntad el artilugio que los amigos de Billy le han preparado.

Ari, por su parte, arruinará su nueva cita con Dana Gordon, a la que lleva a cenar al principal de los restaurantes de Bobby Flay en la ciudad. El agente acabará teniendo un desagradable incidente verbal con el restaurador y Dana se sentirá lógicamente utilizada.

 

El Sequito Ari arruina cena con Dana

 

- ¿Qué pensaste, Ari? ¿Qué era buena idea traerme al restaurante del tío que se folla a tu mujer?

Y, poco después de que ella se marche, pidiéndole que olvide que han tenido ese affaire, telefoneará la señora Gold igualmente furiosa porque ha sabido por Flay que es Dana la mujer con quien está.

Eso confirma la sospecha que siempre ha tenido de que su marido la engañaba con la ejecutiva. Ari le asegurará que no había estado con Dana desde 1992 y que nunca le ha puesto los cuernos “pero me alegra saber que aún te importa”.

- Puedes verlo como te parezca, Ari –le responderá ella antes de colgar enfadada.

El superagente se unirá a los chicos para esperar la llamada de Lefkowitz y sólo entonces el grupo le contará lo de la hierba de Vince, lo que supondrá otro motivo de preocupación para él.

 El abogado llamará poco después: “Ha salido bien”, dirá Vinnie tras unos instantes de deliberado suspense.

Mientras Scott, aunque contento, despotrica del sistema judicial, Eric sencillamente no se cree nada.

- No te la quitaste, ¿verdad? –preguntará, mirando fijamente a Vince.

Su amigo negará con un gesto de niño travieso. Y, ante la incomprensión de los demás, Eric le dará un abrazo y le dirá que está como una cabra porque ha corrido muchos riesgos.

La explicación que todos menos Ari desean oír -y que Billy no necesita pues demasiado bien sabe de qué va el asunto- llegará en forma de polla artificial que los chicos se quitarán con asco de encima entre risas.

 

Atentos a:

 

La película “El expreso de medianoche”, que Billy sacará inoportunamente a colación, fue dirigido por Alan Parker en 1978 y está basado en hechos reales que no tienen demasiado que ver con las circunstancias de Vince.

De hecho, el film cuenta la historia de Billy Hayes, un joven estadounidense que en 1970 fue detenido por posesión de hachís en el aeropuerto de Estambul (Turquía) y condenado a 30 años de prisión por tráfico de drogas.

La mayor parte de la película gira en torno a las vejaciones y sufrimientos padecidos por el chico durante su tétrico encierro pero lo cierto es que lo peor que le podría haber pasado a Vince por reincidir con hierba tras haber sido condenado antes por consumo de cocaína es un mínimo arresto de 10 días y, eso sí, su despido fulminante de “Air Walker”.

 

Episodio 5 – Follamadres

 

Línea Argumental

 

Shauna alecciona a Vince acerca de lo importante que es que salga bien la entrevista con Sophia Lear para “Vanity Fair” aunque cuando el actor le pregunta si alguna vez le ha salido mal alguna, Tortuga se verá obligado a recordarle que tuvo “un pequeño incidente” con Maria Menounos aunque entonces estaba “un poco depre o demasiado animado”.

El propio Tortuga pedirá a su amigo que mencione en la entrevista su futuro restaurante italiano, por lo que Shauna le recordará que “esto es para limpiar la imagen de Vince, no para publicitar tus comistrajos de mierda” aunque el actor ya se ha plantado la camiseta de “Don Peppe’s”.

La entrevista no irá bien porque a Vince le ha gustado Sophia y elude sus preguntas comprometidas con galanteos que a ella claramente le incomodan. Tanto que acabará interrumpiendo la sesión a mitad.

 

El Sequito Sophia

 

Mientras, Drama está cabreado con Eric y con Scott porque sigue teniendo que trabajar con un compañero penoso desde que Andrew Dice se borró de la serie.

El actor alucinará cuando Eric le diga que no puede acompañarle a la sesión de grabación porque ha quedado con Melinda Clarke, “la ex madrastra de su ex novia”, la cual pretende que la asesore.

Tanto Johnny como Scott opinan que Eric pretende usar a Melinda para volver con Sloan aunque ignoran cómo pretende hacerlo. En todo caso, su conversación se interrumpirá con la llegada de la atractiva actriz.

La cuestión es que, después de divorciarse de Terrance, Melinda quiere volver a interpretar y necesita un representante, ya que el suyo le ha abandonado.

Entre tanto, la señora Gold aparece con sus hijos en el despacho de Ari pues ese día les toca estar con él y su progenitor pretende llevarles a Disneylandia.

- Pues que se lleve a Jonah –protestará Sarah-; yo me iré por ahí.

- Yo prefiero que no vengas –intervendrá su hermano menor- pero papá sí, así que colabora.

- Bien dicho, cielo –le animará su madre.

- A mi edad no vas a Disneylandia si no estás fumada –replicará la adolescente.

- Dios. Qué horror –no podrá por menos que exclamar la señora Gold.

Ésta intenta escabullirse tras dejar allí a sus hijos pero Ari la aborda para evitar una marcha tan rápida. Será para mal porque Babs aparece preguntando a su socio si va a alguna parte.

- Al lugar más feliz de la tierra –responderá sarcástico-; voy a Disneylandia.

- El problema es que el amigo de Taylor Lautner ha escrito un guión y a él le encanta y quiere protagonizarlo y que Dana se encargue de todo.

- ¿Dana Gordon? –no podrá evitar preguntar la mujer de Ari.

Eso hará que se marche enfadada una vez más mientras Babs, ajena al lío, explica a su socio que el propio Taylor va a acudir para ver personalmente cómo Dana lee ese guión pues le ha concedido 12 horas para que la jefa de Warner decida si lo compra. En caso contrario, se irá a otro estudio.

Al superagente no le hace ninguna gracia ver a Dana en esos momentos, por lo que la telefonea para asegurarse de que no va a pasar nada raro. Ella, bastante tensa, le responderá que sólo va allí por Lautner y que lo mejor es que ellos dos sigan sus vidas como si nada hubiera ocurrido.

El obligado cambio de planes –ahora tendrán que conformarse con el zoo de Los Angeles, que está más cerca que Disneylandia- contrariará a Jonah pero en cambio Sarah se llevará una grata sorpresa cuando su padre le informe de que Taylor Lautner está a punto de llegar a su oficina.

En la sesión de grabación de Drama, éste alucinará cuando su penoso compañero se permita el lujo de criticar su trabajo, acusándole de leer su papel en lugar de interpretarlo, ya que asegurará que las amenazas que su personaje profiere al suyo no le dan ningún miedo. Eso pondrá frenético a Johnny.

Finalmente Taylor no aparecerá, enviando en su lugar un amigo suyo que ni siquiera es el que ha escrito el guión, por lo que Dana lo leerá sin muchas ganas.

- Mi hija se va a llevar una desilusión mayor que tú, créeme –le dirá Ari.

El caso es que el agente no se calla ni a tiros y a Dana, que ya está bastante nerviosa, le resulta imposible concentrarse en el guión.

La aparición de los hijos de Ari en el despacho acarreará nuevos problemas, ya que también la visita al zoo ha sido cancelada y Taylor no va a venir, de modo que la promesa de llevarles a ver unos decorados de “Crónicas vampíricas” no emocionará a los niños lo más mínimo.

Dana aprovecha la ocasión para presentarse a ellos, por lo que Jonah exclamará:

- ¿Tú eres la Dana que mamá odia?

La jefa de Warner dará por concluida la lectura del guión en cuanto los niños salen de allí y también lo hará Babs antes de que Dana explote:

- ¿Tu mujer me odia? ¿Tus hijos lo saben? Esto es humillante. No he hecho nada malo.

- Claro que no –la tranquilizará Ari-. Tal vez lo hice yo. Lo siento, esto es complicado. Escucha, si fuera por ti y por mí no lo sería pero tengo una familia y no sé qué se supone que debo hacer.

- Yo no te he pedido nada –refunfuñará Dana.

- Pero no podemos dejar que esto afecte a nuestros negocios.

- Yo tampoco lo pretendo pero ahora tengo que marcharme. Es cierto: no puedo desligar lo que pasó de lo que está pasando ahora.

- Y ¿pierdes la oportunidad de comprar esto? –señalará él el guión.

- Lo compro.

- Si ni lo has leído…

- Bueno, para eso soy la jefa del estudio. Puedo hacer lo que me salga del coño.

Vince tiene a Tortuga rastreando en internet toda la información disponible sobre Sophia Lear y entre otras cosas averiguará que la periodista se licenció Cum Laude en Oxford aunque ninguno de los dos tenga ni idea de lo que significa eso.

El actor la telefoneará para disculparse, alegando nerviosismo y pidiendo una segunda oportunidad. Sin embargo, cuando le propone que le entreviste en su propio hotel, donde está más relajado, ella responderá que no cree que eso sea apropiado después de que él le haya hecho “proposiciones”.

Después de que Vinnie se comprometa a ser profesional y responder todas las preguntas que han quedado pendientes, Sophia accederá.

Para entonces Drama se encuentra de visita en casa de Dice, a fin de ofrecerle parte de su sueldo a cambio de que regrese a la serie. De ese modo, ambos ganarían lo mismo.

Sin embargo, su colega agradecerá el gesto pero lo rechazará pues no es su dinero el que quiere sino el del estudio. Y no es que no lo necesite pues su hijo acaba de ser aceptado en Princeton.

Algo más tarde, Eric toma una copa con Melinda para celebrar que el mánager ha aceptado representarla pero en la conversación queda claro que la actriz está tan resentida con Sloan –“¿cae bien una princesa de hielo?”- como con su padre.

 

El Sequito Melinda toma algo con Eric

 

Melinda deducirá pronto que Eric no ha superado su ruptura.

- No –confesará el chico-. A todo el mundo le digo que sí. Pero no. Y nadie me cree. Íbamos a casarnos. Y yo quería.

- Pues ¿qué pasó?

- Terrance quería que firmara un acuerdo prenupcial.

- Debió de aprender después de lo mío.

- No sé, tal vez quería que yo aprendiera también. Y me cabreé mucho. Destrocé a Murray. Da igual. Eso es el pasado y ahora miro hacia el futuro.

Cuando Ari lleva de nuevo a los niños con su madre, prometiendo unas vacaciones imposibles en Hawai, Sarah se muestra escéptica pero Jonah, siempre fiel a su padre, le dirá que no haga promesas pues le siguen queriendo.

La señora Gold no será tan comprensiva. Furiosa por lo de Dana y después de ver una vez más cómo Ari defrauda a los niños –“con novia o sin ella, antepones el trabajo a tu familia”-, ha llamado a un abogado para pedir el divorcio.

Drama, por su parte, aborda a Yagoda para quejarse de la situación en la que se encuentra y aunque el productor le regalará los oídos, diciéndole que en la cadena piensan desarrollar la serie centrándose en su personaje, el actor acabará haciendo lo único que cree poder hacer: marcharse también él.

En la reanudación de la entrevista con Vince, Sophia ahondará en el tema de la infancia del actor, incidiendo en la fuga de su padre. Vinnie afirmará entonces que el hecho de haber sido criado por tres mujeres –su madre, su abuela y su tía- le hace apreciar y sentir afecto hacia las mujeres no convencionales.

- ¿Como estrellas del porno? –no desaprovechará la periodista la ocasión.

- Sí. Nunca juzgué a Sasha por lo que hacía. La vi como la mujer hermosa e inteligente que es.

- ¿Ella corroboraría eso?

- Tuvimos problemas como la mayoría de las parejas y, por desgracia, ella me conoció en mi peor época. Se merece a alguien mejor que yo y espero que lo encuentre –dirá él con ecuanimidad.

Tras la entrevista, Vince le ofrecerá una copa que Sophia rechazará, alegando que se siente halagada por su interés pero que no quiere arriesgar su trabajo por un deseo fugaz que, una vez satisfecho, dejaría también de ser deseo (sic).

Esa noche Ari está borracho en una habitación de hotel y llama a Dana pero le sale su contestador, lo que incrementa la frustración del agente. Sin embargo, cuando manda a tomar por culo a otro huésped que se queja de sus gritos, recibirá una llamada en el móvil que resulta ser precisamente de Dana.

- Podría ir a verte –le dirá ella sin romper el hielo siquiera.

- No será una broma cruel para vengarte de mí porque ahora mismo no estoy para que vengas a joderme. Bueno… a lo mejor sí –sacará su vena satírica Ari.

- Ari… me siento sola. Hoy me puse nerviosa y sé que esto es complicado pero lo que intento decirte es que entiendo lo complicado que es también para ti. Así que vayamos paso a paso. Puedo correr el riesgo si tú aún quieres. Sin presionarte.

Entre tanto, Eric acaba de tirarse a Melinda y se siente bien pero culpable a la vez hasta que suena su móvil y la interlocutora resulta ser Sloan, escandalizada por la posibilidad de que él haya quedado con su ex madrastra, tal como le acaba de decir su padre.

Según Terrance, Melinda le ha escrito para decirle que se iba a follar a Eric.

- Me ha pedido que le represente, eso es todo –dirá él mientras sigue en la cama con la propia Melinda.

- ¿Y no pensabas contármelo?

- Sí, lo pensé. Y luego me di cuenta de que tú y yo no estábamos juntos y de que ya no venía a cuento.

- No viene a cuento, claro –se mosqueará Sloan-; adiós.

Eric encarará a Melinda, que parece estar a sus anchas, para preguntarle a bocajarro:

- ¿Has quedado conmigo para vengarte de Terrance?

- Tal vez al principio. Pero luego lo he pasado muy bien. Seguirás siendo mi representante, ¿no?

 

Atentos a:

 

El título nada sutil del episodio (“Motherfucker” en el original) juega con el doble sentido de “hijo de puta” y “follamadres” aunque no quede muy claro quién sería el primero y tampoco sea muy exacto decir que Eric se ha follado a la madre de Sloan puesto que tan sólo era la joven esposa (ahora ya ex) de su padre.

No llegaría a aparecer en ningún momento de la serie el actor Taylor Lautner, por quien bebe los vientos la hija de Ari. Lautner es muy popular en todo el mundo por su papel de Jacob Black, el hombre-lobo de origen indio que se disputa con el vampiro Edward Cullen los favores de Bella Swan en la saga cinematográfica “Crepúsculo”.

En cuanto a Alice Eve, la actriz londinense encarna a la periodista Sophie Lear, que encandilará a Vince con su belleza rubia y su enigmática elegancia.

Alice comparte con su compatriota David Bowie (tristemente desaparecido) la característica de contar con un ojo de cada color, lo que se denomina heterocromía.

Curiosamente es cierto que estudió en Oxford aunque lo hizo sólo durante un año y por supuesto no se licenció allí y mucho menos Cum Laude (“con honores” aunque en España sería la máxima calificación que obtendría un Doctorado por parte del Tribunal que lo calificara).

De su discreta carrera cinematográfica cabe señalar su participación en títulos como “Belleza prohibida”, “Un chico listo”, “La gran nada”, “Sexo en Nueva York 2”, “El enigma del cuervo”, “Men in black 3”, “Star Trek: en la oscuridad” y la versión cinematográfica de la serie: “Entourage (El Séquito)”.

 

Episodio 6 – El gran polvo

 

Línea Argumental

 

Vince llamará “follamadres” a Eric en público para regocijo de sus amigos aunque al mánager no le hará excesiva gracia.

El actor hará un receso durante su sesión de fotos para el reportaje de “Vanity Fair” y preguntará a Eric si se sabe algo de la CBS en relación con la película de Drama pero lo único que se sabe es que a Les Moonves parece haberle gustado el guión y se lo está pensando, lo cual no es mala señal.

Tortuga, por su parte, se reúne ese día con los de “Don Peppe’s”, a quienes ha pagado el viaje en primera clase desde Nueva York, les ha reservado una suite en el “Beverly Hills” y les ha conseguido entradas para ver a los Lakers. Y eso que Eric le aconsejó que fuese despacio…

En cuanto a Ari, se agobiará enormemente al reunirse con Jim Lefkowitz pues el abogado le informa de que su mujer tiene derecho a la mitad de sus ingresos de por vida, además de que el agente tendrá que devolverle los casi 11 millones de dólares que ella puso en el negocio.

Ello podría suponer que Ari tenga que vender una parte de la empresa para conseguirlo.

- ¿Estás de coña? –preguntará el agente.

- La liga de béisbol se quedó sin los Dodgers por un mal divorcio. ¿Por qué ibas a ser diferente?

Billy telefoneará a Drama, decepcionado y de muy mal humor por el hecho de que Johnny haya boicoteado también una serie que él necesita desesperadamente, por lo que le amenazará con cargárselo de forma literal si “Johnny’s Bananas” acaba suspendiéndose de manera definitiva.

 

El Sequito Billy de pirata cabreado

 

Por otra parte, Eric será la comidilla en las oficinas de “Murphy Lavin group” cuando en el aparcamiento aparezca un SLS de 300.000 dólares que Melinda le ha regalado.

Entre tanto, Tortuga recibe en el aeropuerto a John y a Gina DeLuca, los dueños de “Don Peppe’s”: ella le preguntará si se ha vuelto metrosexual al verle tan delgado y él criticará su forma de hablar, que ya recuerda poco a la de Queens.

Aparte de decepcionarse por el hecho de que los alojen en un hotel y no en la mansión de Vince –Tortuga tendrá que explicarles que él la quemó por accidente y por eso ahora todos viven en un hotel-, los neoyorkinos vendrán con más ganas de fiesta y de famoseo que de hablar de negocios.

Shauna ya tiene en su poder el artículo escrito por Sophia y no se mostrará descontenta con él. Todo lo contrario que Vince, a quien ofenderá profundamente que la periodista lo defina como “un mujeriego inseguro cuyo juego es fingir respeto por las mujeres para llevárselas a la cama”.

La publicista prefiere quedarse con los comentarios positivos que Sophia hace sobre la recuperación del actor y su regreso pero el chico está muy disconforme y no quiere que su madre –“ni nadie”- lea ese artículo, que además va a salir en portada.

Decidirá salir en busca de la periodista, abandonando a mitad la sesión de fotos pese a las protestas de Shauna: “no quieren un artículo auténtico, ¿para qué una foto auténtica?”, replicará él.

En cuanto a Ari, tendrá que pedir ayuda a Babs para que su futura ex mujer no tenga participación en la empresa de ambos pero su socia no piensa rescatarle gratis, de modo que le exigirá un porcentaje mayor de acciones, de las que hasta ahora él tenía el 51%.

- Antes me marcho –amenazará el superagente.

- ¿Adónde? –se chanceará Barbara.- Increíble, al gran machista Ari Gold le tienen agarrado por las pelotas dos mujeres. ¿Quién lo habría dicho?

Lloyd irrumpirá poco después en el gimnasio en el que Drama hace guantes para informarle de que la CBS se prepara para suspender “Johnny’s Bananas” definitivamente. De hecho, la cadena le ha dado un ultimátum hasta esa tarde para que termine con la huelga.

Reunido con Melinda, ésta se extrañará de que Eri se sienta tan ofendido pues el coche es un regalo por la serie que le han ofrecido –“por el sexo te regalaré otra cosa”- y tampoco pretende mantener una relación sentimental con él, lo que le aclarará convenientemente.

Juntos los encontrará Johnny Galecki. Y, mientras Melinda va al baño, el actor compartirá con Eric un supuesto comentario que le habría hecho Sloan cenando con él la noche anterior. Según él, la chica está alucinando con el hecho de que Eric se esté tirando a su ex madrastra.

 

El Sequito Galecki y Eric

 

Según esa misma versión, él le habría respondido que estaba siendo malpensada pero ahora, viéndolos mirarse tan embelesados, ha comprendido que Sloan tenía razón.

- Es igual –concluirá ante el inhabitual silencio de Eric-; no es asunto mío.

Vince conseguirá saber por la ayudante de Sophia dónde se encuentra la periodista, a la que abordará en un restaurante mientras ella espera a alguien.

- Yo me abrí a ti y te has burlado de mí –le reprochará el actor.

- Yo no lo veo así –responderá ella con aplomo.

- Yo me llevo muy bien con las mujeres –insistirá Vince.

A la chica le sorprenderá que él se moleste por un simple comentario en medio de un artículo de seis páginas, además de que ya no podría cambiarlo aunque quisiera.

- Soy una periodista que no conoces y que no se acostará contigo. Si quieres causar buena impresión, la próxima vez que “te emociones” en una entrevista, contrólate. Espera a llegar a la calle, donde encontrarás 50 mujeres que te darán lo que buscas. A no ser que también te importe lo que piensen, en cuyo caso te aconsejo que reflexiones sobre la imagen que proyectas.

Su discurso acabará con la llegada de un profesor de UCLA que ha puesto en marcha una iniciativa para conseguir ayudas económicas a los recién nacidos. El actor se presentará con elegancia y se retirará enseguida con toda discreción.

Desoyendo los ruegos de su abogado, Ari se dirige a ver a su ex mujer para hablarle de ciertos asuntos económicos concernientes a su inminente divorcio pero la encuentra en compañía de Flay, por lo que tendrá que dominarse para no empeorar las cosas agrediendo físicamente al chef.

 

El Sequito Ari encuentra al chef en su casa

 

Drama también irá de visita y encontrará a Dice jugando al póker con sus amigos. La tensión le está matando pero su colega no parece preocupado por la posibilidad de que la serie de ambos sea cancelada.

Mientras hablan, Drama recibe la llamada de Phil Yagoda, que él cogerá pese a que Andrew le pide que no lo haga.

El productor contará a Johnny que Les Moonves le ha enviado el guión de una película con un minero y un labrador que su hermano quiere hacer con él y con Billy Walsh.

Les le ha pedido que la produzca y es además uno de los mejores amigos de Phil pero la amenaza de éste será diáfana: o Drama vuelve al trabajo de inmediato o él se encargará de que nadie ruede esa película o de que, si se hace, la protagonice “una puta réplica” suya.

Presionado por Yagoda a través del teléfono y por Dice justo a su lado, Johnny tomará la heroica decisión de mantenerse firme aunque casi le cueste un ataque de pánico.

Mientras Dice le felicita, sonará su propio móvil; se trata de nuevo de Phil, lo que horrorizará a Drama.

Su amigo apenas asentirá un par de veces antes de colgar el teléfono. Y todavía hará sudar un poco a Drama antes de anunciarle que “han ganado”. El estudio ha cedido y los dos vuelven a currar.

Después de todo lo ocurrido, Vinnie se siente inseguro de sus relaciones con las mujeres y pregunta a una ex si se sintió utilizada por él cuando estuvieron juntos pero la chica responderá que no.

Es más, lo considera un buen chico aunque reconozca que lo que tuvieron no fue muy profundo… y tampoco lo que tuvo con su hermana, que Vince ni siquiera sabía hasta ese instante que lo fuera.

Cuando vuelve a la compañía de Scott y de Tortuga, hace su aparición un Eric que parece sumamente contrariado

El mánager interrogará a Scott sobre lo que sabe acerca de una relación entre Sloan y Johnny Galecki.

- Creía que no salía con actores –intervendrá Vinnie.

- ¿Crees que se tiró a Seth Green? –empeorará la cosa Tortuga.

Scott le jurará a su socio que no sabía nada de ese asunto.

- Pues ya lo sabes, así que o lo despides o tú y yo hemos acabado.

 

Atentos a:

 

Al hilo del comentario que formulará el abogado de Ari en este episodio, conviene señalar que Frank y Jamie McCourt se convirtieron en 2004 en los cuartos propietarios de Los Angeles Dodgers, un equipo de la Major League Baseball (MLB). De hecho, lo adquirieron de manos de News Corp, compañía del magnate Rupert Murdoch.

Sin embargo, aunque en la notificación del traspaso se informó de que los McCourt se habían convertido en los nuevos dueños, ese mismo año la pareja firmó un acuerdo por el que Frank McCourt se convertía en el único propietario de los Dodgers mientras que Jamie ponía bajo su nombre las casas de la pareja.

Según argumentó el abogado de ella, Jamie McCourt no quería que las finanzas de los Dodgers, que arrastraban más de 300 millones de dólares de deuda, pusieran en peligro sus viviendas valoradas en 80 millones.

El club logró superar el bache económico y Jamie asumió en 2009 la dirección ejecutiva de los Dodgers; el puesto más alto alcanzado por una mujer en la MLB. Más tarde sería despedida por su todavía marido.

No obstante, el agrio divorcio de los McCourt provocaría una paralización en la situación del club, que quedó maniatado ante la denuncia de Jamie de tener derechos sobre su propiedad.

Como única salida, los Dodgers se acogieron a la protección de un tribunal de quiebras y, finalmente, Frank McCourt llegó a un acuerdo para vender el equipo, en bancarrota, por 2.000 millones de dólares.

Los compradores fueron un grupo que incluía al ex baloncestista "Magic" Johnson y al ex presidente de los Bravos de Atlanta y de los Nacionales de Washington Stan Kasten.

Sobre la revista “Vanity Fair” cabe comentar que se trata de una reputada publicación estadounidense de cultura, moda y política. Cuenta con una periodicidad mensual y corre a cargo de Condé Nast Publications.

Además de contar con respetados reportajes, también presenta entrevistas a celebridades que se apartan bastante de la frivolidad de otras publicaciones más ligeras.

El comediante David Spade, con quienes se harán una foto los DeLuca, es la estrella invitada de este episodio.

Spade debe la mayor parte de su fama a su participación en el lat show estadounidense “Saturday Night Live”, que se emite en directo en la NBC.  

 

Episodio 7 – El penúltimo

 

Línea Argumental

 

Vince está haciendo grabar a Tortuga un video en el que el actor entrevista a varias de sus ex, recordando cómo fueron sus relaciones.

A Eric le cuesta creer que su amigo vaya a enviarle esa “película” a Sophie y hasta Drama reconocerá que el tema le está dando algo de grima pero Tortuga les tranquilizará diciendo que es más elegante de lo que parece.

Cuando los hermanos Chase se quedan a solas junto a la concurrida piscina del hotel, Drama confiesa a Vinnie que Yagoda no le coge el teléfono pese a que le ha enviado seis paquetes de galletas de DeLuscious como desagravio. Eso significa que el proyecto de su película sigue en vía muerta.

Vince llamará entonces a Ari, que a estas alturas todavía no se ha dignado leer el guión, inmerso como está en el proceso de su divorcio. El actor le dirá que no se trata de negocios sino de algo personal que agradecería que él se tomara del mismo modo.

Dana, con la que el superagente acaba de pasar la noche, le confesará a éste que le ha cogido el guión y ha leído sus quince primeras páginas… y también los papeles de su divorcio.

Viendo cómo está Ari de alterado después de ver a Flay en “su casa”, Dana optará por hablarle del guión. Después de preguntar si es para Vince, el agente le responderá:

- Es para Drama. Un telefilm.

- Eso explica por qué me estaban dando ganas de llorar –reirá ella.

- ¿Tan malo es?

- Es emocionalmente manipulador.

Ari tendrá pues que leerlo aunque Dana se ofrece para enviárselo a su antigua ayudante, que ahora es directora del Canal Hallmark.

Scott y Eric tendrán una pequeña bronca a propósito de Galecki, a quien acaban de dar una gran película que podría convertirse en la primera de una millonaria trilogía.

Eso no cambia en lo más mínimo la decisión de Eric de echarle… o marcharse él.

En cuanto a los DeLuca, ni siquiera se dignarán ver el local que Tortuga ha encontrado y presupuestado pues se han encaprichado de otro bastante más grande y caro sólo porque la calle -Bellarosa- se llama igual que la madre de John. Ante las reticencias del chico, la pareja le dará un ultimátum: tendrá que ser allí o en ningún otro sitio.

Drama le llevará a Sophia la película que su hermano ha grabado para ella y aprovechará la ocasión para comentarle que ignora lo que le ha hecho a Vince pero para él parece ser muy importante gustarle.

 

El Sequito Drama regala pelicula a Sophia

 

- Y es increíble que no te guste –añadirá Drama.

- No, claro que me gusta, Johnny –le aclarará la chica-; pero no salgo con famosos.

Aunque el hecho de que la última pareja de Sophia fuera un cirujano señala hacia un perfil muy distinto, Johnny le pedirá con sencillez que olvide sus ideas preconcebidas sobre Vinnie pues él no sólo es inteligente sino el mejor amigo y hermano posible.

Ari llorará literalmente leyendo en su despacho el guión sobre el minero y su perro, lo que alarmará a Lloyd.

Cuando su jefe le pregunta si lo ha leído, el agente reconocerá que sí. Y, a la cuestión de por qué no se está rodando, su ex ayudante responderá diciendo que Moonves sólo quiere hacerla con Yagoda, que no le devuelve las llamadas.

- ¿Estás bien, Ari? –se interesará Lloyd.

- Este personaje pierde a su mujer y a su familia y recorre medio mundo con su perro para salvar a estos tíos y que puedan estar con sus familias –responderá su jefe-. Y, ¿sabes lo más triste? Que yo no tengo ni a mi perro.

Dana le telefoneará poco después; su amiga está entusiasmada con la solidez del guión de Billy Walsh, que parece haber recuperado su inspiración… pero, por desgracia, ella ve a Zach Levi como protagonista, no a Drama.

Todos los deportistas famosos que se habían comprometido a apoyar financieramente a Tortuga en su proyecto del restaurante se negarán a poner un céntimo más de lo acordado.

Sin embargo, mientras el chico conduce y sigue intentándolo, verá a Sloan entrando con Galecki en el “Farmer’s Market”.

En esos momentos, Eric está manteniendo una conversación postcoital con Melinda, que está encantada de oír los sapos y culebras que salen por la boca del mánager cuando se refiere a Sloan.

Además, ella piensa que la rabia le hace ser mejor en la cama aunque es muy consciente de que Eric no sólo no odia a su ex sino que todavía la ama.

La llamada delatora de Tortuga hará saltar al mánager como un resorte. “Voy a cargarme a alguien”, dirá después de contárselo a Melinda y de que ella comente irónicamente “si ya lo habías superado”. La actriz todavía tendrá el cuajo de preguntarle si quiere follar un poco antes de irse.

Ari recogerá a Vince para visitar juntos al “desaparecido” Yagoda y por el camino saldrá a relucir el nombre de Sophia Lear, por quien el superagente siente admiración.

Ella escribió un libro sobre él años y atrás y la considera una mujer muy lista y sexy.

El actor le confesará que nunca antes había tenido la sensación, al conocer a una mujer, de que “era ella” y Ari compartirá con él que eso sólo le ocurrió veinte años atrás cuando conoció a la que se convertiría en su esposa. Por ello le animará a luchar por ello si lo siente de verdad.

Haciendo caso omiso de la secretaria que les informa de que Phil está reunido, Ari irrumpirá en el despacho del productor, acompañado por Vince.

En realidad, la reunión de Yagoda resulta ser un masaje, por lo que no se sentirá nada feliz de verles allí mientras pide a la masajista que salga.

El productor negará entonces estar cabreado con Drama –“los negocios son los negocios y las huelgas son huelgas; cuando se acaban, no se guardan rencores”- pero Vince verá las galletas de DeLuscious aplastadas en un rincón y Phil se verá obligado a manifestar todo su resentimiento.

 

El Sequito Yagoda cabreado con Drama

 

Él fue el único en toda la ciudad que apoyó a Johnny pero éste, en lugar de colaborar, le dio la espalda. Y ahora tiene que trabajar a diario con él en “Johnny’s Bananas”, por lo que no siente el menor deseo de trabajar también con él todos los días en otra cosa.

Ari recordará a tiempo que Yagoda tiene una fundación benéfica a favor del pastor alemán y se ofrecerá a hacer una donación.

- ¿5.000 dólares, Ari? Vaya –comentará Phil con ironía-; daría de comer a diez perros durante una semana.

- Estoy pasando por un divorcio muy jodido ahora mismo, ¿sabes? –se lamentará el agente.

- Yo te doy 100.000 –les silenciará Vince a ambos.

- ¿En serio? –se admirará Yagoda.

- Y no volvemos a hablar de esto.

Drama se entusiasmará cuando Ari y Vince le confirmen que harán la película con la CBS y se emitirá en horario de máxima audiencia.

El actor casi partirá a su hermano por la mitad de un abrazo y hasta Ari vencerá su natural rechazo ante las efusiones para recibir uno más suave.

Eric y Melinda se presentarán en “Farmer’s Market” para arruinar la comida de Sloan con Galecki y lo conseguirán plenamente, protagonizando una larga y desagradable escena.

Eric está celoso y sacará lo peor de sí mismo hostigando a su ex, a la que cree liada con el actor. Mientras, Sloan reservará sus puyas para Melinda.

- Nunca imaginé que fueras un hombre vengativo, Eric –le dirá su ex novia, cansada ya de esa absurda disputa.

- Y yo no me imaginaba que fueras una zorra.

Se arrepentirá nada más decirlo pero la atónita Sloan se marchará sin responderle siquiera mientras Galecki sí le dirá a modo de despedida:

- Ah, estás en la puta calle. Que te den.

 

El Sequito Sloan y Galecki

 

En la cama, Ari y Dana hablarán del divorcio de él y de la situación financiera en que eso le sitúa pero hay más que eso y se pondrá de manifiesto cuando suene el teléfono del agente y sea Dana quien se lo acerque.

- Es tu mujer –afirmará ella al ver el número en la pantalla.

- Podrían ser mis hijos –se pondrá él a la defensiva.

- Yo no he dicho nada…

- No pienso cogerlo.

- No ignores a tus hijos por mí, Ari.

- Podría ser mi mujer.

- Pero podrían ser tus hijos.

- Ya les llamaré luego.

En esta rocambolesca situación, Dana le preguntará finalmente si le está haciendo perder el tiempo pues, a sus 40 años, no tiene tiempo que perder.

El caso es que Ari se siente muy bien en su compañía… pero sigue queriendo a su mujer.

- Entonces vuelve con ella –le dirá Dana sin ninguna acritud.

- Ella no me quiere.

- Eso no me lo creo. Ella quiere algo que no le estás dando.

- ¿Qué?

- No lo sé. Tú eres listo. Averígualo.

A Tortuga se le caerá el mundo a los pies cuando vez en TMZ que la salida del tequila “Avión” a Bolsa ha proporcionado a Mark Cuban un montón de dinero.

Justo entonces llamará Sophia queriendo hablar con Vince, que no se encuentra en casa en ese momento.

Tortuga aprovechará para preguntarle si ha visto la película y si le ha gustado.

- La verdad, no sé qué pensar de esto. Pero tu amigo es muy persistente, ¿no crees?

- No siempre. Para serte sincero, nunca le había visto esforzarse con ninguna chica. Le has impresionado mucho.

- Todo esto es muy raro.

- Mucho más que raro –concederá Tortuga-. Esta mañana se ha leído el “Wall Street Journal” porque cree que no está preparado para ti.

- A lo mejor no lo está –ríe ella.

- Sophia, sólo te diré un par de cosas. La primera: Vince es la mejor persona que conozco. Cuida de muchísimas personas y les ayuda en tantas cosas… Y nunca pide nada a cambio. ¿Sabes que pagó la hipoteca de mi madre cuando iban a quitarle la casa y nunca nos lo dijo? Y eso fue hace años, cuando apenas tenía dinero.

- Eso es muy bonito –reconocerá la periodista.

- Dale una oportunidad, Sophia. Te juro que no te arrepentirás.

- Es la forma más rara de cortejar que he visto jamás.

- Así es como somos. –confirmará él.

La chica le pedirá entonces que cite a Vince en “el Chateau” para tomar algo a las nueve, ya que ella sale de viaje a la mañana siguiente.

Segundos más tarde llegarán eufóricos los hermanos Chase gracias a la película que Drama va a protagonizar a las órdenes de Billy.

Tras felicitarles, Tortuga dirá a Vince que tiene cosas buenas y malas que contarle. La buena es obviamente que Sophie acaba de llamar y que quiere quedar con él esa noche, lo que entusiasmará al actor.

- La peli le pareció rara pero le he contado cosas que pueden haberla convencido.

Drama confesará que también él ha intercedido por su hermano ante la periodista, por lo que Vince se sentirá muy agradecido hacia los dos.

La mala noticia, que hará saltar las lágrimas a Tortuga, es que “Avión” ha salido a Bolsa ese día y su decisión de que ambos liquidaran sus acciones les ha costado una fortuna, ya que sus 300.000 dólares hubiesen valido casi 4 millones y el millón de Vince se hubiera convertido en casi 15.

- Sí, parece increíble –se admirará Vinnie.

- Soy un gilipollas –lamentará Tortuga su impaciencia.

- No eres gillipollas. Fuiste muy listo al meterme en esto del tequila. Y yo soy listo por no haberte hecho ni puto caso.

Vince lo dejará de piedra al contarle que él no sólo no vendió sus acciones sino que, aconsejado por Cuban, volvió a comprar también las de Tortuga.

- ¿Tortuga es millonario? –alucinará Drama.

- –le confirmará su hermano- y quizás ahora que ya no me necesita me dejará invertir en su restaurante. Presiento que nos van a pasar un montón de cosas buenas.

Como desafiando sus palabras, Eric llega en esos momentos a casa de Sloan, que está llegando a la vez.

- ¡Por Dios! ¡Otra vez no! –se lamentará ella-; ¿qué coño haces aquí ahora?

- Quiero hablar contigo –se permitirá Eric el lujo de decirle.

- Pero yo no quiero hablar contigo.

- Quería disculparme.

- Ahórratelo –le responderá Sloan hoscamente.

- No quería hacerlo.

- ¿Ah, no?

- He sido muy cruel.

- Eres muy cruel, Eric. Pero yo he tardado demasiado en darme cuenta.

- No soy cruel, Sloan. Yo sólo…

- ¿Tú qué?

- Quiero volver contigo.

- Eso ni lo sueñes, ¿vale?

- ¿Por qué? ¿Por Johnny Galecki?

- Por favor, déjame en paz.

- Sloan, me sentía herido, ¿vale? Y no podía soportar verte con un gilipollas.

- Nunca he estado con John. Salimos una vez y hoy he comido con él para decirle que no nos iría bien en una relación.

- Y ¿por qué no?

- Eso no te importa.

- ¿Porque no me has olvidado?

- Que no te importa –insistirá ella.

- ¿Por qué no puedes admitir que aún sientes algo por mí?

- Toda mi familia te odia, Eric. Y yo les quiero mucho. Por esa razón, aunque aún sintiera algo por ti, no podría estar contigo, así que ya no importa. Te lo pido por favor, déjame en paz.

- Vale –se rendirá él al fin-, sólo quiero que sepas que siento todo lo que te haya hecho.

- Me has hecho más de lo que sabes.

 

El Sequito Eric se queda a cuadros

 

- No comprendo. ¿Qué significa eso, Sloan?

- Estoy embarazada.

 

Atentos a:

 

Con una asombrosa originalidad, el penúltimo capítulo de la serie se titula… “el penúltimo”.

Veamos algunas aclaraciones:

- El Canal Hallmark, que dirige la ex ayudante de Dana Gordon, es realmente una cadena estadounidense de televisión de pago que emite el grupo NBC Universal. Su programación consiste casi exclusivamente en películas y series norteamericanos.

- El actor en el que la directora del canal pensará para encarnar el papel que ambiciona Drama es Zachary Levi. Nacido en Luisiana, se trata de un intérprete cuyo mayor éxito hasta la fecha ha sido protagonizar la serie de televisión “Chuck”.

- El Farmer’s Market de Los Angeles es una zona de puestos de comida, restaurantes, tiendas de alimentos preparados y mercados de productores ubicada en una instalación permanente que está abierto los siete días a la semana.

- Las celebridades que aparecen en el episodio y que, una tras otra, darán calabazas a Tortuga cuando el chico pretende de ellos una mayor inversión son:

a) El jugador de la NBA Amar’e Stoudemire, ala-pívot de los Miami Heat, que en la época en que se rodó el episodio jugaba en los New York Knicks.

b)  El jugador de fútbol americano ya retirado Michael Strahan, que durante toda su carrera vistió la camiseta de los New York Giants en la NFL.

c) El jugador de béisbol Mark Teixeira, primera base de los New York Yankees.

d) El también jugador de béisbol de los New York Yankees Alex Rodríguez, un tercera base dominicano considerado como uno de los mejores jugadores de béisbol de todos los tiempos. Fue el más joven en conectar 500 homeruns, rompiendo el récord establecido por Jimmie Foxx en 1939, y el más joven en llegar a los 600, superando el récord de Babe Ruth durante un año. Durante 14 temporadas ha hecho más de 200 carreras, más que cualquier otro jugador en la historia.

 

 

Episodio 8 – The End

 

Línea Argumental

 

Vince entra por la puerta en la habitación de hotel que comparte con sus amigos y en la que Billy, Drama y Tortuga están ahora comiendo.

- ¡Hombre! ¿De dónde vienes? –le preguntará Tortuga.

- De pasar las 24 mejores horas de mi vida con una chica.

Tiene algo que contarles y ellos también a él y todos parecen ansiosos por dar su noticia. Será el propio Vinnie quien rompa el fuego: “Creo que me voy a casar”.

Sus amigos lo tomarán como una broma aunque pronto quedará claro que es cierto.

- Intenté decíroslo en el momento en que la conocía. “La he encontrado”. Creía que me ayudasteis porque lo visteis también.

Esa misma noche –les anunciará- han de marcharse todos a París para celebrar la ceremonia.

Los tres están todavía conmocionados cuando su amigo les pide que le den ahora su noticia. El trío declamará a la vez: “¡Sloan está preñada!”. Vince enmudecerá, con los ojos como platos.

En la “Miller Gold”, Babs ya no sabe qué hacer con un Ari que ahora dormita en su despacho con barba de cuatro días.

Han llegado los entrenadores de fútbol americano que él solicitó, contra la opinión de Barbara, a fin de motivar a su plantilla de agentes pero quien más parece necesitarlos es precisamente Ari.

A los técnicos les bastará con echar un vistazo al superagente para saber que está hecho polvo, por mucho que Barbara intente disimular. Y él se despedirá del grupo cuando vea a su mujer en las oficinas.

Ari preguntará a su todavía esposa por la razón de su visita pero ésta no es otra que proponerle que los dos juntos anuncien esa noche a sus hijos su próximo divorcio.

 

El Sequito Melissa en oficina

 

El habitualmente imberbe Eric luce también barba de varios días y una incipiente perilla mientras Vince le pregunta qué piensa hacer en Nueva York pues su hasta ahora mánager se va a trasladar allí para poder estar cerca del bebé que está por nacer.

Sloan ya no le coge el teléfono y el abogado al que ha consultado le confirma que no puede obligarla a que se quede en Los Angeles, de modo que no tiene muchas más opciones. De hecho, carece de derecho alguno hasta que la criatura nazca y él pueda pedir una prueba de paternidad.

Después de replicar que no está para coñas, Eric alucinará por un tubo cuando Vince le asegure que se va a casar esa noche en París y quiere que él sea su padrino.

Sin embargo, el mánager se negará en redondo a dejarle hablar con Sloan y la mera posibilidad de que lo intente le producirá pánico pues tanto la chica como su familia le odian ya más que suficiente.

Ajenos a esta conversación, Drama y Tortuga sí se personarán en casa de Sloan. Ella no se creerá lo de la boda de Vince –“el miércoles no tenía ni novia”- pero tendrá que hacerlo cuando ellos le aseguren que no se trata de ninguna broma.

- Lo van a celebrar en la intimidad –le informará Tortuga- pero es muy importante para Vince que estés.

- Lo es para todos nosotros –añadirá Drama.

- Y ¿por qué soy una invitada tan importante, chicos? –preguntará ella con cansancio.

- ¡Porque llevas a nuestro bebé! –le saldrá del alma a Tortuga.

- Vuestro bebé…

- Así somos nosotros, Sloan –se reafirmará Johnny-; aunque pierdas a Eric no nos perderás a nosotros.

 

El Sequito Drama y Tortuga con Sloan

 

Ella suspirará antes de preguntar cuándo es la boda y volverá a pensar que se trata de una broma cuando le digan que es ese mismo día. Todavía será peor cuando les pregunte dónde se va a celebrar.

- ¡Este truco no va a servir de nada! –explotará Sloan- ¿En serio creéis que metiéndome en un avión con Eric hasta París me voy a olvidar de todo lo que ha pasado.

Ante la perseverancia de los chicos, Sloan les dirá que antes de decidir han de responderle con sinceridad a una pregunta y, cuando Drama le jure por su vida que va a decir la verdad, ella le exigirá que lo jure por su carrera. Johnny tendrá que pensarlo un momento antes de aceptar.

- ¿Eric se ha follado a Melinda? –preguntará la chica.

- No, no –casi la interrumpirá un convincente Drama-; te juro por mi carrera que Eric no se ha follado a Melinda.

Después de esto, Sloan aceptará pensárselo pero, mientras salen de su casa, Tortuga comentará:

Joder, Drama, ¿lo has jurado por tu carrera?

- Tenía los huevos cruzados –responderá él.

La doctora Marcus preside una sesión especial de terapia para los Gold cuya finalidad es asesorarles acerca del mejor modo de comunicar a sus hijos la decisión que han tomado pero Ari le interrumpe constantemente alegando que él no ha decidido nada y que es su mujer la que quiere el divorcio.

La señora Gold, por su parte, insistirá en que quiere decírselo ya a los niños, por lo que su marido deducirá que ella tiene prisa por coger los papeles del divorcio y fugarse con Flay.

- Hemos roto –le sorprenderá ella.

- ¿Por qué? –preguntará Ari con cierta suspicacia.

- Porque sabía que yo aún no estaba preparada para una relación amorosa. No como tú, que en menos de una semana te has enamorado de una mujer de la que hace tiempo que sospecho que estás liado con ella.

- Nosotros también lo hemos dejado.

- ¿Por qué? –será ahora ella la suspicaz.

 - Porque sabe que aún te quiero a ti.

- ¿Tú aún le quieres a él? –intervendrá la doctora Marcus.

- ¿Qué clase de pregunta es esa? ¡Claro que sí!

Al insinuar la doctora que tal vez podrían intentarlo de nuevo, la señora Gold explotará: su vida está desapareciendo y no quiere despertarse un día con 60 años y ver que no tiene a nadie con quien hablar.

- Llevas años ausente como padre y como marido –le dirá a Ari- y sé que no lo has hecho adrede pero ya no quiero soportarlo más.

Mientras acompaña a Vince para que éste elija el anillo que va a regalar a Sophia, Billy se sorprenderá al oír al actor decirle a su madre por teléfono que “entre esto y lo de Eric igual consigues que vuelva a Nueva York".

- ¿De verdad vas a volver a Nueva York? –le preguntará después de que él cuelgue.

- Bueno, Sophia vive allí y así podré ayudar a Eric. Y sé que Tortuga y Johnny querrán estar allí lo más posible.

- Sí que sois buenos amigos. Yo no me iría a más de un kilómetro por un colega.

- Prácticamente hemos vivido juntos toda la vida –señalará Vinnie.

 Tal vez acabéis viviendo todos con el bebé, como en “Tres hombres y una pequeña dama”.

- O, si Eric tiene un niño, sería “Tres hombres y dos enanos” –provocará Vince la hilaridad de Billy.

El actor parece haberse decidido por una sortija cuando coincide con su amiga Rachel Zoe, la última celebrity que veremos en la serie.

La estilista se sorprenderá del anuncio de su boda y le aconsejará la compra de una espectacular esmeralda que luce en uno de los anillos del escaparate.

Justo entonces Terrance le devuelve la llamada. El viejo tiburón no tiene un pelo de tonto y, sabiendo que la carrera de Vince va viento en popa, se imagina que lo que el actor quiere decirle tiene relación con “su amigo el señor Murphy”.

De nada servirá que Vinnie le asegure que Eric es muy buena persona pues Terrance no atenderá a razones:

- Echó a mi mejor amigo de su propia empresa.

- Eso fueron negocios –replicará el actor.

- Y, además, se ha acostado con mi ex mujer.

- No, no –mentirá Vince como un bellaco-; eso no es cierto. Sólo trabajan juntos.

- No quiero volver a ver a tu amigo cerca de mi hija y eso es todo lo que voy a hablar de él.

- Terrance, yo te entiendo pero lo cierto es que ellos van a volver a verse. No tienen otra opción.

- ¿En serio? ¿Y eso por qué?

- Porque, te guste o no, el bebé es de Eric también.

- ¿¿¿Qué bebé??? –se enfurecerá Terrance-; ¿¿¿De qué estás hablando??? ¡¡¡Me cago en la puta!!! Tengo que llamar a mi hija.

Ante este nuevo y desafortunado escenario tras su metida de pata, Vince ni titubeará cuando la dependienta le muestre la sortija, que tiene 6’45 kilates y cuesta 1.400.000 dólares; “De acuerdo, siempre que vaya en una caja bonita”.

Dispuesto a congraciarse con sus hijos, Ari telefonea a Sarah, que le preguntará si ha escuchado ya la “demo” que le envió un par de meses atrás y que pertenece a un grupo de italianos que son como cantantes de ópera. Él se comprometerá a hacerlo ese mismo día.

Entre tanto, Tortuga y Drama se sorprenderán mucho cuando Eric les informe de que acaba de recibir un mensaje de Sloan diciéndole que no quiere saber nada de él ni d sus amigos.

Al chico le costará creer que casi la hubieran convencido para asistir a la boda pero ellos le asegurarán que todavía le importa a Sloan.

- ¿Y cómo podéis saberlo?

- Porque nos preguntó si te habías follado a Melinda.

- Y ¿qué le dijisteis?

- Drama le juró por su carrera que no.

- ¿En serio? ¿Por tu carrera? –alucinará Eric, sabiendo lo supersticioso que es Johnny.

- –responderá el aludido con un hilillo de voz.

- Vaya. Gracias.

Vince se les unirá en ese momento y ellos compartirán con él su extrañeza al comprobar que sus progresos para convencer a Sloan de asistir a la boda se hayan convertido en mensajes de odio de la chica.

- Creo que yo sé por qué –reconocerá valientemente Vinnie.

- ¿De qué hablas? –preguntará Eric mientras su móvil empieza a sonar-; ¡¡Terrance!! ¿Qué coño quiere éste ahora?

- Creo que también sé esta respuesta.

- ¿De qué hablas? –volverá a preguntarle su mejor amigo mientras él le indica por señas que responda la llamada.

- ¿Diga?

- Sólo quiero que sepas –le soltará Terrance sin saludar siquiera- que te encontraré y, cuando lo haga, te pegaré un tiro. Ten cuidado conmigo, Eric Murphy. Voy a por ti.

- ¿Qué coño has hecho? –se enfurecerá Eric con Vince después de colgar.

- Tal vez intenté razonar con Terrance antes de que Sloan tuviera la oportunidad de darle la noticia.

- ¡No me jodas! –se aterrará su amigo.

Tras un ataque de ira, Eric acabará concluyendo que el verdadero daño ya lo hizo él antes, de modo que no importa y es mejor concentrarse en la boda que tienen que celebrar.

En sus oficinas, Ari hará poner a Lloyd el CD de los amigos italianos de su hija y esa música producirá en él una asombrosa catarsis. Pasando de Babs, decidirá marcharse en ese mismo momento.

Cogerá la foto de su familia y su herradura de la suerte y le dirá a su socia que puede quedarse con toda la empresa. Ella concluirá, sin ningún género de dudas, que Ari, al que todos ven marchar estupefactos, se ha vuelto definitivamente loco.

«De perdidos al río» se dirá Vince, plantándose en la puerta de Sloan para pedirle disculpas por la que ha liado sin pretenderlo.

Ella comentará que estaba buscando el momento oportuno para informar a su padre del embarazo pero la intervención del actor ha tenido un efecto devastador.

- ¿Quieres saber por qué quiero casarme con Sophia? –le preguntará Vince- Porque por primera vez en mi vida siento lo que Eric siempre me ha dicho que siente por ti. Y en un segundo vi el futuro, vi la familia.

También a él le preguntará si Eric se acostó con Melinda, a lo que el actor responderá que no lo sabe pero que carece de importancia pues, si lo hizo, fue por ella.

- Ha estado con 5 mujeres en toda su vida. Y no porque no pueda conseguirlas. Es leal. Es sensible y responde siempre como un pequeño Jack Russell Terrier –la hará él sonreír-. Y escúcharme, Sloan, sería capaz de matar por ti y por ese bebé. Se va a mudar a Nueva York aunque no estéis juntos. Él te quiere, Sloan. Siempre te ha querido. Y lo demás no importa. Tu familia es él ahora y piense lo que piense tu padre de él tendrá que aceptarlo al final. A no ser que tú ya no le quieras…

Ari aparecerá en su antigua casa unas cuantas horas antes de lo previsto y enviará a sus hijos a por un helado para poder hablar a solas con su mujer.

En la puerta de su casa le recordará que, cuando se licenciaron en la facultad, pensaron en tomarse un año sabático e irse a Florencia pero nunca lo hicieron porque él empezó a trabajar enseguida. Le propondrá hacerlo ahora.

- ¿En seis noches vamos a olvidarlo todo?

- Serán 365 noches para empezar y luego ya veremos.

- Y hablarás por teléfono todo el rato –replicará ella.

- ¿Con quién? Ya no tengo empleo.

- Pero ¿qué estás diciendo?

- Lo he dejado.

Los cantantes de ópera amigos de Sarah irrumpirán en el jardín cantando una bella canción mientras la señora Gold pregunta qué es todo aquello.

- Cielo, tenemos dinero suficiente para cinco vidas y no te digo que sea para siempre. Pronto Sarah se irá a la universidad y esto sería genial para Jonah. Y, lo más importante, sería lo mejor para nosotros, ¿vale? Y eso es lo único que importa.

- ¿En serio?

- En serio. Volvería a casarme contigo mil veces más. Eres el amor de mi vida y no sabría qué hacer con mi vida sin ti.

Los dos acabarán llorando mientras se besan entre los acordes hasta que la llegada de Lloyd interrumpa la escena.

 

El Sequito Gold reconciliacion

 

- Hola, Lloyd –le saludará ella.

- Hola Melissa –nos revelarán al fin el nombre de la señora Gold-. Y hola a ellos –señalará a los músicos-; me encantan. Y me alegro de que tu familia esté bien pero yo también soy tu familia, ¿no?

Al agente le preocupa lo que vaya a ser de él pero Ari está seguro de que triunfará y de que Barbara le necesita. Para empezar, le dará a sus primeros clientes: los músicos italianos.

Lloyd, por su parte, dejará sin habla a los Gold al informarles de que Vince se va a casar y de que Eric “está preñado”.

Scott acudirá al aeropuerto a despedir al grupo. “Porque ¿cuántas veces se va a casar Vince? ¿Cuatro? ¿Cinco como mucho?”.

Allí se les unirán los Gold para sorpresa de todos y, después de presentarles a Sophia, Vince se quejará de que Ari –“tendrás que buscarte otro agente”- y Eric le estén robando el protagonismo al anunciar simultáneamente que “lo dejan”.

A Vinnie todavía le queda un conejo en la chistera: Eric ha de embarcar en otro avión, al pie del cual se encuentra Sloan.

- ¿Qué has hecho? –se admirará su mejor amigo.

 

El Sequito Eric tiene su propio avion

 

- Lo que he podido –responderá Vince-. El resto depende de ti. Tienes un avión para ir a cualquier parte del mundo. Lo que pase después…

- Y la boda ¿qué? –pregunta entonces Eric.

- Ya te encontraré.

Todos verán abrazarse a Eric y a Sloan desde lo lejos y Sophia susurrará a su futuro marido: “Eres increíble”.

 

El Sequito Sloan y Eric se abrazan

 

- Aún no has visto nada, nena –le responde él muy ufano.

- Vaya. Me he emocionado –confiesa Tortuga mientras anda hacia el avión.

- Sí, yo también –le secunda Drama-; más vale que encontremos algo que follar en París.

Dos aviones despegarán en paralelo dando la espalda al sol mientras se escucha a Led Zeppelin cantando “Going to California”.

 

Epílogo

 

¡Sorpresa! Por primera vez hay una escena tras los créditos finales. En ella, Ari y Melissa se solazan al sol en la Costa Amalfitana -concretamente en Positano- y ella le pregunta por sus planes para ese día.

 

El Sequito Epilogo

 

 

A él no le importa lo que hagan. Ir de museos o de compras, por ejemplo. También pueden “quedarse en casa otra vez” propondrá ella con picardía antes de besarle.

Mientras Melissa va a buscar otra botella de vino, suena un teléfono. No es un móvil sino un viejo y bonito teléfono con auricular. Al otro lado de la línea, Ari encontrará a John Ellis y éste, por segunda vez en su vida le hará una proposición.

- La directora de tu estudio está haciendo un gran trabajo –le dirá Ari-; no me necesitas a mí.

- No quiero que la sustituyas a ella. Quiero que me sustituyas a mí. Como presidente de la empresa. Ha llegado mi hora… y la tuya. Esto no sólo son películas. El departamento de cine ingresa 4.000 millones pero también tenemos una cadena de televisión y tres compañías de cable. ¿Querías una franquicia deportiva? Podrás comprártela tú porque habrá muy poca gente que gane tanto dinero como tú. Mientras todos los demás llevan la mejor ropa y los mejores coches tú serás el dueño de las empresas que los venden. Si quieres saber de verdad lo que es el cielo, Ari, prueba a ser Dios.

Quedará en volver a llamarle en una semana, dejándole aturdido. Melissa preguntaré a su marido quién ha llamado.

- De una cadena de cable –mentirá Ari-; querían saber si estábamos aburridos y necesitábamos ver televisión.

- No necesitamos nada –reirá ella.

- ¡No! –confirmará él, antes de exhalar un suspiro.

 

Atentos a:

 

Todo se termina alguna vez y “El Séquito” no iba a ser una excepción, de modo que efectivamente éste es “The End”.

No sabemos a ciencia cierta cuánto tiempo ha transcurrido desde que Vince y Sophia quedaron para cenar por primera vez pero de las palabras de Sloan –“el miércoles no tenía ni novia”- y del hecho de que Vince ignore el embarazo de ésta deducimos que sólo unas horas o, como mucho, un par de días.

Por eso, la noticia de la inminente boda resulta un poco forzada. No es un caso inhabitual en el “american way of life” e incluso puede resultar creíble si hablamos de Vince pero la verosimilitud decrece de forma considerable si involucramos a Sophia.

Más que nada porque la periodista parece una persona sensata y reservada y no parece cuadrarle que decida casarse tras una cita o dos cuando apenas unas horas antes ni siquiera quería irse a la cama con nuestro protagonista.

Dicho esto, que conste que a un servidor le gusta tanto un “happy end” como a cualquiera.

En cualquier caso, también resultarán edulcorados los finales del resto de subtramas porque la situación de Sloan y de Eric, tras la grave falta de respeto de éste, parecía más que irreconducible pese al embarazo de ella y tampoco la decisión de Ari de enviar todo su negocio a rodar parece del todo creíble.

De todos modos, el caso del superagente se atenúa bastante con el mefistofélico epílogo ya comentado.

Queda por saber si Eric y Sloan podrán mantener al fin una relación sin sobresaltos, lo que parece complicado, habida cuenta su próxima partenidad y la sed de sangre del padre de ella.

Y, dado que es todo lo que se desconoce acerca de la relación entre Vince y Sophia, poco puede aventurarse a ese respecto.

Así las cosas, sólo Drama y Tortuga quedarán un poco en tierra de nadie, al menos en el plano sentimental, ya que en otros terrenos dejamos a Drama triunfando en una serie y a punto de protagonizar un telefilm y a su colega como millonario empeñado en abrir su propio restaurante.

Scott quedará un tanto al margen pues de hecho no forma parte de una familia en la que sí se incluye a Ari e incluso a Billy. Quién lo iba a decir.

¡Que les vaya bonito, amigos!

 

El Sequito Foto final

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar