JOSÉ CORONADO

Un Actor por encima de su filmografía

 

 Jose Coronado 4

 

UN DEBUT TARDÍO

 

El final de los ochenta en España no era el mejor escenario posible para un debut cinematográfico.

Especialmente para un actor novel sin tablas teatrales y sin otro bagaje que el de haber trabajado como modelo.

Por no contar, el bueno de José ni siquiera contaba con la pátina que ofrece un origen humilde o, más mediático todavía, marginal.

De hecho, nuestro héroe vino a la luz en Madrid en agosto de 1957 y en el seno de una familia acomodada.

Superado el bachiller y tras cuatro años estudiando Derecho, el muchacho descubrió que no era allí donde veía su futuro, de modo que se cambió a Medicina, donde tampoco se quedaría más de dos años.

Aprovechando su buena planta, el futuro actor hizo sus primeros pinitos ante el público trabajando como modelo publicitario.

 

Jose Coronado joven

 

Luego se convertiría en empresario a pequeña escala, montando una agencia de modelos y, más tarde, una agencia de viajes y un restaurante, antes de dar el salto a la interpretación.

Ello acontecería en 1987, cuando el galán estaba por cumplir la treintena…

 

COMIENZOS DIFÍCILES

 

La independiente “WAKA WAKA” (1987) constituye su debut en la gran pantalla, a las órdenes de Kim Densalat.

 

Jose Coronado Waka waka

 

Se trata de una película de aventuras más bien surrealistas en la que cuatro chicos, dos chicas y un mono (¿alguna referencia a la banda musical “Peor imposible” de la que surgió Rossy De Palma?) protagonizan diversas peripecias no demasiado estimulantes, para qué nos vamos a engañar.

Un año después, Coronado ya está metido de lleno en el mundo cinematográfico, si bien sus primeros papeles llegan en forma de pequeñas producciones.

Es el caso del drama musical “BERLÍN BLUES” (Ricardo Franco, 1988), en el que encarna a David Zimmerman, un prometedor pianista que acabará conformando un triángulo amoroso junto a su mentor -el director de orquesta Reiner Hössler- y a una cantante de moda llamada Lola, que actúa precisamente en el club “Berlín Blues” de la capital alemana.

 

Jose Coronado Berlin blues

 

En esta modesta cinta intervienen también el ínclito Javier Gurruchaga y, sobre todo, la cantante de ópera Julia Migenes, que interpreta a la mujer que ocupa el vértice del triángulo.

Ese mismo año, José coincidirá en el drama “BRUMAL” (Cristina Andreu, 1988) con Paola Dominguín, que más tarde se convertiría en su primera esposa y en madre de uno de sus dos hijos (el otro lo tendría junto a la cantante Mónica Molina). Lucía Bosé, madre de Paola, interviene igualmente en el film.

 

Jose Coronado Brumal

 

La discreta intervención del actor en “JARRAPELLEJOS” (Antonio Jiménez Rico, 1988), un sórdido drama sobre el caciquismo rural de la España de principios del XX, con violación y asesinato de una adolescente incluidos, tampoco le proporcionará gran lustre pues su personaje tiene poco peso específico en la historia.

 

Jose Coronado Jarrapellejos

 

 “LA LUNA NEGRA” (1989) es una película de terror fantástico dirigida por Imanol Uribe que, aunque no resulta muy conocida para el gran público, cuenta con un elenco notable, incluyendo un breve papel para Coronado.

 

Jose Coronado La luna negra

 

En el film, que recuerda en algunos momentos a “La profecía”, José interpreta el papel de un hombre a quien su mujer (interpretada por Lydia Bosch) sorprende en pleno adulterio. Horas después y todavía bajo los efectos del shock, ella atropellará a otra mujer. La víctima caerá en coma para despertar 8 años y 311 días más tarde, lo cual cobra un siniestro significado.

El reparto no tiene desperdicio pues, además de los citados, incluye también a Fernando Guillén, Emma Suárez, Fernando Sancho, Isabel Serrano o la ex miss Universo Amparo Muñoz.

La serie de televisión “Brigada Central” (1989-90) ofrecerá al actor la oportunidad de interpretar su primer papel como policía. Un rol que luego repetiría en innumerables ocasiones aunque siempre aportando a sus personajes rasgos característicos que los distinguen entre sí.

 

Jose Coronado Brigada Central

 

A las órdenes de Pedro Masó, Coronado pasó dos años de uniforme, teniendo como compañeros a Imanol Arias, José Manuel Cervino, Patxi Andión, Ana Duato, Assumpta Serna, Isabel Serrano (de nuevo) o los mismísimos Rosario Flores y Rafael Álvarez “El Brujo”.

No anduvo muy inspirado el madrileño con sus siguientes decisiones, eligiendo dos proyectos a cual peor: “El tesoro” y “Yo soy esa”.

En “EL TESORO” (Antonio Mercero, 1990), un endeble drama en el que un agricultor encuentra un tesoro celtibérico en un pueblo castellano, Coronado interpreta al arqueólogo que desembarcará allí para estudiar el hallazgo acompañado por sus estudiantes, una de las cuales (Ana Álvarez en el film) mantiene un romance con él en esos momentos.

 

Jose Coronado El tesoro

 

La tensión irá creciendo entre los lugareños y los recién llegados.

Por lo que respecta a “YO SOY ESA” (Luis Sanz, 1990), vehículo de lucimiento de la entonces en boga Isabel Pantoja, José encarna al esposo de la tonadillera. Un individuo que va cuesta abajo en su descenso al infierno del juego y las drogas.

 

Jose Coronado Yo soy esa

 

Pese a su buen funcionamiento en taquilla y a su considerable presupuesto, el guión está cogido con pinzas y la película no funciona en ningún momento, dejando al margen los números musicales.

SALSA ROSA” (1991), debut como realizador de Manuel Gómez Pereira, es una comedia con dos parejas que jugarán a intercambiarse debido al aburrimiento de ambas mujeres. Ellas son Verónica Forqué y Maribel Verdú, en tanto que los esposos son Juanjo Puigcorbé y José Coronado.

 

Jose Coronado Salsa rosa

 

Con estos mimbres y estas premisas argumentales, el film podría  haber sido una suerte de “Sé infiel y no mires con quién” pero Gómez Pereira no es Trueba y mucho menos en sus balbuceantes inicios.

Bastante peor, sin embargo, resulta “AQUÍ EL QUE NO CORRE, VUELA” (Ramón Fernández, 1992), una lastimosa comedia de las que durante décadas dieron mala fama al cine español.

 

Jose Coronado Aqui el que no corre vuela

 

La presencia de Alfredo Landa o Agustín González contrasta con la de Natalia Estrada y Arancha del Sol luciendo sus carnes morenas como en la época de la transición.

En un film que también cuenta con la presencia de Jesús Vázquez, María Barranco o Arturo Fernández, el pobre Coronado pulula por allí como un pulpo en un garaje al servicio de una pseudohistoria sobre una banda de timadores. Francamente, la presunta trama no merece mayor comentario.

EL CIANURO… ¿SÓLO O CON LECHE?” (José Luis Ganga, 1993) es otra de esas películas infumables que empañan cualquier filmografía.

 

Jose Coronado El cianuro solo o con leche

 

En esta presunta comedia de muertes absurdas y confabulaciones varias volvieron a coincidir José Coronado y Maribel Verdú, por desgracia para ambos.

Igual de lamentable resulta “UNA CHICA ENTRE UN MILLÓN” (1994), dirigida por así decirlo por Álvaro Sáenz de Heredia y con la Emmanuelle del momento –la venezolana Marcela Walerstein- como supuesto gancho del film.

 

Jose Coronado Una chica entre un millon

 

El argumento gira en torno a la obsesión del joven presidente de una cadena televisiva por encontrar a Lola, la chica que le salvó la vida cuando estaba siendo brutalmente atacado durante una pelea callejera.

Coronado interpreta el papel del novio de la chica, un macarra llamado Teo, al que el protagonista (encarnado Juanjo Puigcorbé) intentara imitar para conseguirla. Sic.

Con la carrera de nuestro actor haciendo aguas irremisiblemente, dos pésimas series vendrían a poner la guinda en una sucesión interminable de malas decisiones, suponiendo que al bueno de José se le hubiera puesto a tiro algo más decente por aquella época.

Las series en cuestión fueron “Compuesta y sin novio” (1994), en la que el actor interpreta al hombre que deja plantada a Lina Morgan ante el altar; y “Hermanos de leche” (1994-96), otra comedia en la que el madrileño encarna al hermano de Juan Echanove, con quien comparte piso pese a lo opuesto de sus personalidades.

 

Jose Coronado Compuesta y sin novio

 

Para ilustrar el nivel de calidad de esta última serie baste señalar que, en la última temporada, Echanove era sustituido por el Gran Wyoming, bajo el pretexto de un accidente de tráfico con posterior operación de cirugía estética. Increíble pero cierto.

 

Jose Coronado Hermanos de leche

 

Tras una episódica aparición en la “MUERTE EN GRANADA” (Marcos Zurinaga, 1996) protagonizada por Andy García (Federico García Lorca en el film), “LA MIRADA DEL OTRO (1997), del ínclito Vicente Aranda, supone una incursión en el drama erótico de baja estofa.

 

Jose Coronado Muerte en Granada

 

Además de Coronado, Miguel Ángel García, Sancho Gracia, de nuevo Juanjo Puigcorbé y hasta Miguel Bosé pululan alrededor de una “viciosa” (en el film) Laura Morante pero la atmósfera resulta más sórdida y vacua que realmente erótica.

 

Jose Coronado La mirada del otro

 

No tendría mayor fortuna el actor madrileño en “LA VUELTA DE EL COYOTE” (1993), del casi siempre competente Mario Camus, que aquí firma la que es sin duda la peor película de su filmografía.

 

Jose Coronado La vuelta de El Coyote

 

De hecho, Coronado se defiende más que dignamente en el papel del héroe protagonista –César de Echagüe, “El Coyote”- y, si el film no funciona ni por asomo, ello se debe más bien a la mediocridad del guión y a la endeblez del elenco que rodea al actor, con especial acento en la horrenda actuación de Mar Flores, con quien éste tendría un idilio fuera de las pantallas.

En “FRONTERA SUR” (1998), Gerardo Herrero dirige con poco entusiasmo este film que adapta la novela homónima de Horacio Vázquez Rial.

 

Jose Coronado Frontera Sur

 

Coronado volvía a coincidir con Maribel Verdú en un reparto que también contaba con el argentino Federico Luppi (no en vano se trataba de una coproducción entre ambos países, con participación también de Francia y Alemania) y el gallego Manuel Manquiña.

Ambientada entre finales del XIX y principios del XX, la película refleja la vida de los españoles llegados a Argentina en busca de fortuna. Uno de ellos (al que encarna nuestro hombre), viudo y padre de un hijo, recibirá ayuda en la crianza del niño por parte de un músico alemán.

 

SACANDO LA CABEZA

 

Simultaneando el cine con su participación en la televisiva “Periodistas” (1998-2002), una serie que muestra las vidas de los profesionales de una sección del diario Crónica Universal, José recibiría al fin su primer espaldarazo artístico.

 

Jose Coronado Periodistas

 

Viene éste de la mano de “GOYA EN BURDEOS” (1999), un drama de época dirigido por Carlos Saura y protagonizado por un Paco Rabal que encarna al genial pintor en sus últimos años de vida y por el propio Coronado, que borda el papel de Goya en sus años de juventud.

 

Jose Coronado Goya en Burdeos

 

El madrileño sería nominado precisamente al premio Goya al mejor actor de reparto por esta interpretación que al fin rompía el bucle en el que parecía inmerso.

Sin embargo, su siguiente trabajo en el drama de Daniel Cebrián “CASCABEL” (2000), le relegaría una vez más a un papel secundario dentro de un film que no acabó de ser comprendido por la crítica ni apreciado por el público.

 

Jose Coronado Cascabel

 

El nudo de su trama se articula alrededor de los sueños y frustraciones de dos jóvenes que pretenden hacer carrera en la música, siendo interpretadas las chicas (Cascabel y Luz) por Irene Visedo y Pilar Punzano, respectivamente.

La acción comienza con la desagradable experiencia que tendrá esta última con Fredy Barleta, el manager de una discográfica madrileña al que interpreta Coronado.

ANITA NO PIERDE EL TREN” (Ventura Pons, 2001), por su parte, es un curioso film cuya protagonista es una taquillera de cine de barrio que es prejubilada a la fuerza cuando el local es derribado para dar paso a los inevitables multicines.

 

Jose Coronado Anita no pierde el tren

 

La añoranza de su antiguo trabajo llevará a diario a la antigua taquillera (Rosa María Sardá) frente a las obras, de lo que surgirá una relación con uno de los obreros, que no es otro que nuestro actor.

El año 2002, en cualquier caso, confirmará al fin la línea ascendente de la carrera de José Coronado con nada menos que tres títulos: “Poniente”, “La vida de nadie” y “La caja 507”.

Por lo que respecta a “PONIENTE” (Chus Gutiérrez, 2002), un drama con trasfondo social que levantó algunas ampollas, narra una historia real de lucha personal contra el racismo y la xenofobia asentados en una zona del Poniente español que no es otra que la Almería de los invernaderos.

 

Jose Coronado Poniente

 

Entre las críticas más escuchadas se encuentran la simplificación de un problema muy complejo y la inobservancia de ciertos fenómenos que se obvian en el film, como el racismo imperante entre los distintos colectivos de emigrantes.

En cualquier caso, José Coronado y Cuca Escribano encarnan a dos jóvenes embarcados en una causa que no les granjeará simpatías sino una dura oposición por parte de quienes no tienen interés en que las cosas cambien.

 

LLEGAN PAPELES IMPORTANTES

 

Drama con ciertas dosis de suspense, “LA VIDA DE NADIE” (Eduard Cortés, 2002) cuenta la historia de un economista del Banco de España con una existencia modélica que, en realidad, es toda ella una gran mentira.

 

Jose Coronado La vida de nadie

 

Coronado interpreta a este impostor cuyas mentiras acabarán por salir a la luz de forma dramática.

Adriana Ozores y una Marta Etura muy joven son las damas de la función, apuntalando ambas un interesante film.

En cuanto a “LA CAJA 507” (2002), se trata de un excelente y negro thriller protagonizado por Antonio Resines (que ya trabajó a las órdenes del director Enrique Urbizu en “Todo por la pasta”) y en el que Coronado cuenta con un papel de la máxima relevancia.

 

Jose Coronado La caja 507

 

El madrileño encarna a un antiguo policía local metido a jefe de seguridad de un mafioso italiano afincado en la Costa del Sol. En su puesto acabará encontrándose en la trayectoria de un modesto director de sucursal bancaria que busca venganza por la muerte de su hija y por el brutal atraco que acaba de sufrir en el banco.

Después de una nueva incursión en la televisión, a través de la miniserie “Código fuego” (2003) sobre las peripecias de los miembros de un parque de bomberos, José se implicaría de nuevo en un drama cinematográfico.

Dirigido, como “La caja 507”, por Urbizu, “LA VIDA MANCHA” (2003) supone un absoluto cambio de registro para el actor.

 

Jose Coronado La vida mancha

 

La historia se centra en la vida de un transportista (encarnado por Juan Sanz) al que la ludopatía está haciendo perder cuanto tiene. La llegada de su hermano (Coronado) para pasar unos días juntos cambiará emotivamente la vida de todos.

Mucho menos trascendente y bastante más chabacana, la película de Paco Mir “LO MEJOR QUE LE PUEDE PASAR A UN CRUASÁN” (2003) aporta poco más que una interminable sucesión de chistes de gusto discutible, al servicio de algo parecido a una historia: la desaparición de Sebastián Miralles (el personaje que interpreta Coronado) y la búsqueda que realizará su putero hermano Pablo (Pablo Carbonell) a instancias de Gloria (Marta Belaustegui), la pesada esposa de Sebastián.

 

Jose Coronado Lo mejor que le puede pasar

 

 “A+” (o “AMAS”), dirigida por Xabier Ribera Perpiñá en 2004 según un guión propio es, por su parte, un drama dividido en tres historias independientes.

 

Jose Coronado Amas

 

En una de ellas, José interpreta a un desalmado mafioso en cuyo punto de mira caen dos desgraciados que trapichean con las drogas y se meten en un buen lío al intentar un negocio mayor a base de vender cocaína.

A+ es el nombre del festival de música en el que confluirán las tres historias de este por otra parte endeble film.

Con “FUERA DEL CUERPO” (Vicente Peñarrocha, 2004), Coronado participa de un interesante film cuyo título juega con el doble sentido del desdoblamiento en dos niveles de realidad y con las actividades de su protagonista al margen del cuerpo de la Guardia Civil, al que pertenece. 

 

Jose Coronado Fuera del cuerpo

 

Dado que el género fantástico no se ha prodigado mucho en nuestro país, la contribución de Peñarrocha al mismo resulta muy destacable por cuanto su historia funciona más que decorosamente.

Tras descubrir un pasadizo en una gasolinera que conduce a una realidad alternativa, el joven guardia civil al que interpreta Gustavo Salmerón se encontrará con alguien idéntico a él que trabaja como actor, siendo Coronado el desencantado director para el cual se haya rodando en esos momentos.

A continuación llegará ”EL LOBO” (2004), uno de los escasos trabajos de realización del parisino Miguel Courtois fuera del ámbito televisivo, que cosechó un merecido éxito de taquilla.

 

Jose Coronado El lobo

 

Excelente thriller basado en hechos reales, Coronado encarna en él a Ricardo, el alto mando de la policía española que recluta al hombre que se  ha de infiltrar en ETA para minarla desde dentro; papel que correspondería a Eduardo Noriega.

Frío e inconmovible, hasta Ricardo hará alarde de algunos (pocos) escrúpulos en contraste con los miembros del gobierno y del ejército que han de decidir la suerte final de la operación.

ANIMALES HERIDOS” (2006) supone la segunda colaboración entre el actor madrileño y el director catalán Ventura Pons, en lo que es la adaptación de diversas historias cortas de Jordi Puntí.

 

Jose Coronado Animales heridos

 

Tres en concreto y con poca interrelación aunque todas ellas traten la infidelidad y los problemas de pareja en un intento dramático de poco calado y menos éxito todavía. De hecho, la actuación de José, que interviene junto a Aitana Sánchez Gijón, es de lo poco que se salva.

Sensiblemente mejor resulta “LA DISTANCIA” (2006), de Iñaki Dorronsoro, un thriller dramático en el que un boxeador que ha sucumbido al delito se ve extorsionado por el policía homosexual y sin escrúpulos al que encarna Coronado.

 

Jose Coronado La distancia

 

Éste intentará impedir la relación que se establece entre el boxeador (Miguel Ángel Silvestre) y la viuda (Belén López) del hombre al que éste tuvo que asesinar en prisión como precio por su excarcelación.

También de 2006, “LA DAMA BOBA”, de Manuel Iborra, constituye una discreta adaptación de la tragicomedia homónima de Lope de Vega.

 

Jose Coronado La dama boba

 

Respetando el texto original, lo que redunda en perjuicio de su comprensión, al poner diálogos barrocos en bocas de actores no muy versados en el español del Siglo de Oro, reproduce una historia en la que dos hermanas luchan por el amor de un mismo hombre.

La caracterización de Coronado, que en el film parece un auténtico pirata, resulta de lo más curiosa.

El drama “TUYA SIEMPRE”, de Manuel Lombardero, sería el único largometraje rodado por el actor madrileño en 2007.

 

Jose Coronado Tuya siempre

 

Desempeña en él un papel secundario aunque inquietante dentro de un argumento centrado en el cambio de vida que intenta una joven pareja (Rubén Ochandiano y Flora Martínez son sus protagonistas), abandonando la delincuencia para que ella trabaje en un club de jazz poblado por curiosos personajes.

El resto del año, Coronado estuvo ocupado en dos series de televisión. Por un lado, el drama basado en hechos reales “Masala”, casi una versión española de la película “Mentes peligrosas” protagonizada por Michelle Pfeiffer, en la que el actor interpreta al director de un instituto, en un barrio de inmigrantes, que trabaja para evitar el cierre del centro y la dispersión del alumnado, víctimas propiciatorias de la violencia ambiental.

 

Jose Coronado Masala

 

La otra serie sería “RIS Científica”, una suerte de “CSI” a la española que, personalmente, considero ha sido infravalorada.

 

Jose Coronado RIS Cientifica

 

Si bien es cierto que los últimos capítulos de la misma adolecen de cierto adocenamiento, como si el hecho de saber que no les iba a ser concedida una nueva temporada obligara a clausurarla de forma precipitada, lo cierto es que los primeros son realmente interesantes y en ellos está muy bien tratada la relación entre los principales personajes del grupo especial de la policía científica, a los que encarnan, amén del propio Coronado, Irene Montalá, Pedro Casablanc, Ismael Martínez, Carlos Leal, Belén López o, a más alto nivel, el magnífico Juan Fernández.

TODOS ESTAMOS INVITADOS” (2008) nos devuelve al actor a la gran pantalla, en una producción de Manuel Gutiérrez Aragón que se queda a medio camino en su análisis de la sociedad vasca y de las difíciles relaciones entres sus miembros que procura la omnipresencia de ETA.

 

Jose Coronado Todos estamos invitados

 

En un cóctel de causas y efectos, Coronado encarna a un profesor de la Universidad vasca que, a causa de sus ideas, recibe amenazas de muerte por parte de la banda terrorista mientras su propia novia (Vanessa Incontrada) es la psicóloga que intenta ayudar a un joven etarra (Óscar Jaenada) a superar la amnesia sobrevenida tras la perpetración de un atentado.

En otro episodio eminentemente fallido en la errática carrera del realizador Vicente Aranda, “LUNA CALIENTE” (2009) presenta una historia de sexo y violencia que se articula con el contexto de fondo del proceso de Burgos contra varios miembros de la ya citada ETA.

 

Jose Coronado Luna caliente

 

Nada resulta creíble en la caída libre hacia la carnalidad que atrapa al protagonista (un Eduard Fernández inhabitualmente descolocado), el poeta exiliado que regresa a su país para ver esfumarse sus ideales a la vez que los espectadores vislumbran lo infundado de sus esperanzas de ver una película cuanto menos aceptable.

 

AL FIN EL RECONOCIMIENTO

 

Estas medianías serían la antesala de un considerable golpe de efecto, al igual que la miniserie televisiva de suspense “Acusados” (2009) -en la que José Coronado interpreta el papel de un empresario relacionado de algún modo con el trágico incendio de una discoteca saldado con varios muertos, cargo que pretende colgarle la implacable jueza a la que interpreta Blanca Portillo-, a la luz del siguiente y trascendental papel del actor.

 

Jose Coronado Acusados

 

El de Santos Trinidad, un policía consumido por el odio y la autocompasión que, en una noche de borrachera, asesina absurdamente a tres personas en un sórdido puticlub.

 

Jose Coronado No habra paz para los malvados

 

Así comienza la magistral y multipremiada cinta de Enrique Urbizu “NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS” (2011), una modélica muestra de cine negro español en la que Coronado completa la mejor interpretación de toda su carrera, lo que, entre otras cosas, le valdría para obtener su único y merecidísimo premio Goya.

 

Jose Coronado gana el Goya

 

Aprovechando el tirón, el madrileño insistirá en el thriller con “EL CUERPO” (2012), en la que el director novel Oriol Paulo nos trae de nuevo a José Coronado en la piel de un policía pero de uno muy especial.

 

Jose Coronado El cuerpo

 

Desgreñado, extraño, trastornado, obsesivo… el inspector Jaime Peña es el encargado de esclarecer el atropello de un guardia de seguridad que huyó despavorido de su puesto en el depósito de cadáveres. El hecho de que durante la confusión subsiguiente haya desaparecido el cuerpo de una mujer (Belén Rueda) pondrá al policía tras la pista del joven viudo (Hugo Silva).

Ya en la cresta de la ola, nuestro actor protagonizará, junto a Quim Gutiérrez, el también thriller pero de corte fantástico y post-apocalíptico “LOS ÚLTIMOS DÍAS” (2013), de los hermanos Alex y David Pastor.

 

Jose Coronado Los ultimos dias

 

El contagio a nivel mundial de una enfermedad que impide a las personas salir al exterior de los edificios, so pena de perder la vida, embarcará a dos hombres en una misión a través de los subterráneos de Barcelona para encontrar a sus familiares queridos. Se trata de un informático (Quim) y del hombre llegado a la empresa para despedirle (Coronado).

Encasillado de golpe en el thriller, José Coronado interpetará en la perturbadora HIJO DE CAÍN (Jesús Monllaó, 2013) un papel secundario: el de un ejecutivo demasiado ocupado para atender a las necesidades de su hijo Nico (encarnado por David Solans), un extraño joven cuya única pasión parece ser el ajedrez.

 

Jose Coronado Hijo de Cain

 

Cuando Carlos y su esposa Coral (María Molins) acuden a un sociólogo infantil para que llegue al fondo de los graves problemas sociológicos del chico, aquél (Julio Manrique) usará igualmente el ajedrez como terapia.

Dejando al margen lo que es prácticamente un cameo en la cinta francesa “En solitario” -que protagoniza el “intocable” François Cluzet- y su presencia en la coral y anodina “El amor no es lo que era”, de Gabriel Ochoa, el siguiente trabajo significativo de José sería la cinta argentina “BETIBÚ” (Miguel Cohan, 2014).

 

Jose Coronado Betibu

 

Una novelista policíaca en bancarrota, Betibú, es requerida por el periódico “El Tribuno” para cubrir el extraño asesinato de un empresario en su propia mansión. Coronado interpreta el papel del director del diario, quien parece albergar la secreta ambición de reanudar el romance que mantuviera años atrás con la escritora.

Otro thriller más, aunque con mayor carga dramática que acción, es “FUEGO” (2014), el fallido intento de Luis Marías de adentrarse en el dolor de las víctimas de ETA años después de que la banda haya dejado de matar.

 

Jose Coronado Fuego

 

La historia se focaliza en un policía (de nuevo Coronado en la piel de un miembro de los cuerpos de seguridad) que, una década después de perder a su esposa en un atentado en el que también su hija perdió las piernas, se dirige a Euskadi para tomarse la justicia por su mano.

El planteamiento no deja de ser valiente pero, al margen de las reflexiones que pueda suscitar su argumento, la película está irregularmente resuelta, siendo lo mejor la interpretación de Leire Berrocal y Gorka Zufiaurre.

Terrorismo de otro tipo –yihadista, para más señas- es el que se ve obligado a combatir Coronado en la serie televisiva “El Príncipe” (2014-16), donde una vez más encarna a un policía.

 

Jose Coronado El Principe

 

De hecho, Fran (su personaje en la misma) es el responsable de una comisaría en el conflictivo barrio ceutí de El Príncipe Alonso, en la cual aterrizará un agente de la CNI haciéndose pasar por policía.

La irregular aunque exitosa serie, que contaría con dos temporadas, puso en el candelero a los actores que interpretan al citado agente (Álex González), la joven musulmana de la que se enamora (Hiba Abouk) y el hermano de la misma (el cubano Rubén Cortada).

En cuanto a “MURIERON POR ENCIMA DE SUS POSIBILIDADES” (Isaki Lacuesta, 2014), supone un paréntesis entre tanto thriller para dar paso a la comedia negra.

 

Jose Coronado Murieron por encima de sus

 

O eso pretende ser aunque la película de Lacuesta fracasa estrepitosamente a la hora de parodiar la galopante crisis española, ambientándola en un país ficticio que es un calco del nuestro, con una puesta en escena gore y salvaje pero sin ningún calado por debajo del esperpéntico caos al que nos invita ni de su negrísimo humor.

Sorprendentemente, en el reparto de este auténtico delirio figuran nada menos que Raúl Arévalo, Imanol Arias, Àlex Brendemühl, Eduard Fernández, Ariadna Gil, Sergi López, Carmen Machi, Ángela Molina, José Sacristán, Emma Suárez o Luis Tosar.

Una lástima que a este despropósito sucediera en la carrera de nuestro actor la no menos deleznable “SOLO QUÍMICA” (Alfonso Albacete, 2015), una comedia juvenil en la que el madrileño encarna al director de una escuela de boxeo y padre de la protagonista, una empleada de perfumería enamorada de un actor argentino con el que acabará por cruzarse.

 

Jose Coronado Solo quimica

 

Y llegamos así hasta 2016, con una espectacular cosecha de títulos que incluye nada menos que “Secuestro”, “La corona partida”, “Cien años de perdón” o “El hombre de las mil caras”.

Mar Targarona es la directora de “SECUESTRO", un estimable thriller de inspiración yanqui que vuelve a reunir a Blanca Portillo y a José Coronado tras su participación en la serie “Acusados”.

 

Jose Coronado Secuestro

 

Aquí, ella es una abogada de éxito y madre soltera de un niño discapacitado que, después de sufrir un secuestro, aparece ensangrentado. El niño logra identificar en una rueda de reconocimiento al hombre que lo retuvo pero éste queda en libertad por falta de pruebas. Ello hará a la abogada renunciar a sus convicciones para tomarse la justicia por su mano.

En un descenso al infierno de los bajos fondos del hampa, las apuestas ilegales, las peleas de perros y los sicarios, regresará también hasta Raúl (Coronado), un hombre de su pasado a quien lleva años sin ver y que un día formó parte de su vida.

De corte radicalmente distinto, el drama de época “LA CORONA PARTIDA”, dirigida por Jordi Frades, nos trae a un Coronado convertido en Maximiliano de Habsburgo.

 

Jose Coronado La corona partida

 

Se trata de una excelente y reivindicable película que ilustra de forma magnífica una parte decisiva de la Historia de España, no en vano recrea las luchas de poder acaecidas tras la muerte de Isabel La Católica a comienzos del siglo XVI, a tal punto que constituye un puente entre las series televisivas “Isabel” y “Carlos, rey emperador” pero con el empaque visual de una producción para la gran pantalla.

CIEN AÑOS DE PERDÓN”, de Daniel Calparsoro, es por su parte una coproducción entre España, Argentina y Francia que pone en relación las películas tradicionales de atracos bancarios con el trasfondo de corrupción política generalizada que sufre nuestro país, en un ejercicio en el que priman la tensión y la acción sobre la mera reflexión.

 

Jose Coronado Cien años de perdon

 

El papel de Coronado es bastante breve pues únicamente se requerirá su presencia, en calidad de coronel del ejército, cuando el fracaso en primera instancia del atraco se convierta en crisis de rehenes.

La presencia del actor parece apuntalar el proyecto y dotarlo de una mayor consistencia, del mismo modo que en “Robin Hood, príncipe de los ladrones” lo hacía la efímera aparición de Sean Connery. Ello da una idea acerca de la solvencia del actor y de su estatus en nuestro cine.

También cuenta con una indudable carga política el thriller de Alberto Rodríguez “EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS”, que desnuda un espinoso capítulo de la Historia reciente de España: la fuga del Director General de la Guardia Civil Luis Roldán y la participación que en ella tuvo el ex agente del Servicio Secreto Francisco Paesa (Eduard Fernández), ayudado por su amigo, el piloto de aviación Jesús Camoes (personaje interpretado, cómo no, por José Coronado, una vez más en el centro de la acción).

 

Jose Coronado El hombre de las mil caras

 

Hasta aquí la trayectoria cinematográfica de un José Coronado al que su filmografía no hace justicia, sembrada como está de títulos menores que en muchos casos no están en consonancia con su enorme dimensión como intérprete.

Algo que esperemos se resuelva con el paso de los años y con el reconocimiento, siquiera tardío, a uno de los mejores actores que pueblan nuestras pantallas a principios de este siglo XXI.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar