UNIVERSO HARRY POTTER

Parte III

 

 Azkaban Giratiempo

 

3 - HARRY POTTER Y EL PRISIONERO DE AZKABÁN (Chris Columbus, 2004)

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Cuando Marge, la hermana de tío Vernon, llega a casa de los Dursley, Harry ya sabe que tendrá problemas. Con una grosería y una mezquindad intolerables, Marge se dedica a glosar las carencias de los fallecidos padres de Harry, a elucubrar acerca de sus malas costumbres y a comparar la transmisión genética de sus defectos con la de los perros.

Tras haberle avisado dos veces, Harry explota y utiliza su magia contra ella, haciendo que se hinche como un inmenso globo que sale por la ventana y se aleja volando ante los gritos histéricos de su hermano Vernon, que se ve obligado a soltarle los pies para no ser arrastrado también por los aires.

 

Azkaban Tia Marge volando

 

Harry se va de casa y, en plena noche, va a parar junto a un parque escasamente iluminado. Un amenazador perro negro se le acerca gruñendo, lo que provoca que el chico caiga sentado sobre su propia maleta.

Sin tiempo para el ataque del perro, un extraño autobús mágico de tres pisos se detiene justo delante de Harry, que acepta la invitación a subir y pide ser conducido a cierto hostal londinense llamado “El caldero chorreante”.

 

Azkaban Autobus noctambulo

 

Durante el accidentado trayecto, en el que se suceden a velocidad de vértigo adelantamientos suicidas, frenazos brutales y hasta estrechamientos mágicos, Harry descubre en el ejemplar de “El Profeta” que lee el revisor que, por primera vez, un preso ha escapado de la prisión de Azkabán. El fugado resulta ser un peligroso homicida llamado Sirius Black.

Cuando Harry llega al hostal, le informan para su sorpresa de que el Ministro de Magia, Cornelius Fudge, le está esperando. Éste le recibe muy cordialmente y le informa de que Marge ya ha sido deshinchada y su memoria alterada para que no recuerde el incidente, por lo que todo está arreglado. El chico se sorprende enormemente de no ser amonestado, por lo que deduce que le están ocultando algo.

Poco después es el señor Weasley, una vez su hijo Ron y Hermione han saludado efusivamente a Harry, quien le informa de que puede correr un gran peligro debido a la fuga de Sirius Black, secuaz de Voldemort que pudiera querer terminar el trabajo iniciado doce años antes.

Harry se queda perplejo cuando el señor Weasley le pide una promesa: la de no ir en busca de Black. “¿Por qué tendría que querer buscar a alguien que quiere matarme?”.

Al día siguiente, los chicos toman el tren de Hogwarts y, al entrar en su compartimento, hallan en él a un hombre dormido. En su equipaje reza la leyenda Profesor Remus J. Lupin.

A mitad de trayecto, el tren se detiene bruscamente y la temperatura comienza a descender de forma vertiginosa hasta que los cristales se congelan y se hace imposible respirar sin expulsar vaho.

Ron ve subir a alguien al tren y éste experimenta varias sacudidas violentas hasta que una tétrica figura negra que recuerda a la parca se planta ante su compartimento, se fija en Harry y parece absorber algo de él, que queda como hipnotizado.

 

Azkaban Dementor

 

En ese momento, el hombre dormido despierta y de su varita sale una deslumbrante luz blanca que pone en fuga a la siniestra aparición. Ésta era un dementor, según les explica Lupin a continuación; uno de los horribles carceleros de Azkabán, que se alimentan de los buenos recuerdos y de la alegría de los demás, haciéndose fuertes con sus miedos.

Al llegar a la estación de Hogwarts, todos son conducidos hasta el castillo en una especie de carretas de las que no tira animal alguno. En el discurso de bienvenida, Dumbledore les informa de que los dementores van a permanecer en las inmediaciones de Hogwarts hasta que capturen a Sirius Black, pues sospechan que se dirige al colegio.

El director les pide también que eviten cualquier provocación pues los dementores no sienten ninguna inclinación hacia la compasión. De vuelta en sus dormitorios, tras aguantar las excentricidades de la señora gorda del cuadro que guarda la entrada a la casa de Gryffindor, todos conversan animadamente y juegan a comer golosinas que permiten imitar los sonidos de diferentes animales.

Al día siguiente descubren que tienen una profesora de Adivinación bastante chiflada llamada Sybil Trelawny. También asisten a su primera clase de Criaturas Mágicas con Hagrid, que acaba de ser incluido entre los docentes del colegio. La clase terminará abruptamente después de que Draco Malfoy desprecie al orgulloso hipogrifo Buckbeak que, en respuesta, le propina un golpe en el brazo.

 

Azkaban Buckbeak

 

Por último, Harry y sus amigos comprueban las dotes de Lupin en la Defensa contra las Artes Oscuras. Enfrentándoles a un boggart, entidad que adopta la forma de aquello que más teme su interlocutor, el profesor Lupin les enseña el hechizo “ridiculous”, lo que provoca unas cuantas risas.

Así, Neville logra repeler al boggart cuando éste se transforma en el temido profesor Snape, vistiéndolo con las ropas de su propia abuela. Ron, por su parte, coloca zapatos de baile en las patas de una enorme araña.

 

Azkaban Ridicoulous

 

Sin embargo, cuando Harry se enfrenta al boggart, éste no se transforma en Voldemort, como Lupin había previsto, sino en un dementor que deja amedrentado al chico, lo que provoca que el profesor se interponga y dé por concluida la clase de forma un tanto brusca.

En la charla posterior que Lupin mantiene con Harry, el profesor le cuenta que ve en él mucho de su padre aunque tiene los ojos de su madre. También acepta la petición de Harry para que le enseñe a defenderse de los dementores, que en pleno partido de quidditch logran tirarle de su escoba, provocándole una enorme caída y destrozando su escoba.

Tras varios intentos baldíos supervisados por Lupin, Potter logra completar un conjuro “Patronus” apelando al recuerdo, real o imaginario, de sus padres.

Mientras todo ello ocurre, Buckbeak es condenado a muerte gracias a las presiones de Lucius Malfoy y también tiene lugar una excursión a Hogsmeade, la única población enteramente no muggle de Inglaterra.

Harry, que no dispone de la autorización de sus familiares debido al incidente con la tía Marge, se las ingenia para llegar hasta el pueblo con ayuda de su capa de invisibilidad y de un fabuloso “mapa del merodeador” que le facilitan George y Fred Weasley. En él se puede seguir el movimiento de todos y cada uno de los habitantes de Hogwarts.

Ya en Hogsmeade, y aprovechándose de su invisibilidad, Harry acribilla a bolazos de nieve a Draco y sus amigotes cuando aquél molesta a Ron y a Hermione.

 

Azkaban Draco y amigotes

 

También espía una conversación entre la profesora McGonagall y otros adultos en la que se desvela que Sirius Black era amigo de los Potter, hasta el punto de ser designado padrino de Harry. A pesar de eso, todo parece indicar que fue él quien los vendió a Voldemort, eliminando además a otro de sus amigos, Peter Pettigrew, del que únicamente quedó un dedo.

La impotencia y la rabia consumen a Harry que, ahora sí, ansía encontrarse con el traidor para acabar con él.

Una noche en que el muchacho merodea por el castillo en plena noche, se queda atónito al ver que el nombre de Pettigrew aparece en el mapa mágico moviéndose por Hogwarts. Interceptado por Snape, es salvado por Lupin –en realidad, uno de los artífices del mapa-, que le afea su insensatez aunque se muestra tan sorprendido como él de que el nombre de Peter aparezca en el mapa, que procede a confiscarle.

Poco después, el hipogrifo es ejecutado y, mientras Harry y sus dos amigos regresan apesadumbrados hacia el castillo, un enorme perro negro se abalanza sobre ellos e, ignorando a Harry, coge a Ron de una pierna y lo introduce en un túnel bajo el sauce boxeador.

Tras ser apaleados por el árbol, también Harry y Hermione logran penetrar en el túnel, que conduce a la “Casa de los Gritos”, siniestro lugar con fama de ser la casa más embrujada de Inglaterra.

Cuando los dos llegan a la habitación en la que se halla Ron, éste les grita que se trata de una trampa. En efecto, el perro se convierte en Sirius Black, que es en realidad un animago. De hecho, se valió de esa treta para escapar de Azkabán.

Cuando todos creen que Sirius va a atacar a Harry, hace su aparición Lupin pero, para desesperación de los chicos, el profesor se funde en un abrazo con Sirius, que resulta ser su íntimo amigo.

 

Azkaban Aparicion de Sirius

 

TRAS LA LUZ LLEGA LA OSCURIDAD

 

Tras la parcialmente fallida “Harry Potter y la cámara secreta”, los productores de la saga entregan las riendas de su tercera película al director mexicano Alfonso Cuarón, que ni siquiera había leído ninguno de los libros de Rowling.

Lejos de constituir un hándicap, su desconocimiento del personaje y del entorno llevarían al sustituto de Chris Columbus a ofrecer su propia visión, lo que daría como resultado la que es quizás la mejor película de toda la saga aunque, desde luego, no la más fiel a la novela en la que se basa.

 

Azkaban Cuaron

 

Las aportaciones de Cuarón alcanzan no sólo al estilo visual del film sino que, sobreponiéndose a las limitaciones propias de una superproducción que es además franquicia, incorpora su propio gusto por algunos recursos cinematográficos como el travelling, inédito en la saga hasta ese momento.

Uno de los más llamativos tiene lugar durante el ataque que los dementores desencadenan junto al lago sobre Harry y Sirius pero hay otros igualmente vistosos como el que recrea la transformación del ojo de Lupin en plena metamorfosis antes de que la cámara retroceda para verla completada.

Muchos han comparado la estética del film con la de los films de Tim Burton y también los efectos visuales son de los mejores ofrecidos por el universo Potter hasta ese instante, sin necesidad de escenografías aparatosas ni de la casi siempre grosera infografía pero, si hubiera que elegir un término para definir la película de Cuarón dentro de la franquicia, éste sería sin duda “elegancia”.

Destacan, sobre todo, algunos planos como los que muestran las imágenes móviles de “El Profeta” con un Sirius Black aterrador, cuya imagen será multiplicada luego por los cientos de carteles que informan de su búsqueda tras su fuga de la prisión de Azkabán.

 

Azkaban Sirius en El Profeta

 

Hasta este momento de la saga, el tamaño manejable de las novelas de JK había propiciado la simple traducción del texto a imágenes, con escasos detalles por parte de Columbus pero eso no tendría continuidad.

De hecho, las 359 páginas del tercer volumen de “Harry Potter” ya hacían imposible llevarlo a la pantalla sin omisiones significativas o cambios estructurales.

A los más puristas les fastidiará, por ejemplo, el hecho de que la película no reproduzca la final de quidditch entre Gryffindor y Slytherin o incluso la supresión de cuanto atañe a “los Merodeadores” pero primó ahí la visión del director.

El contenido de la historia se vuelve, en cualquier caso, más adulto. No hay monstruos como perros de tres cabezas o basiliscos pero sí seres que asustan más que ellos (los dementores) y también traición, automutilación y amenaza de una muerte cierta.

A la explosión de furia más que justificada del joven Harry le sucede una secuencia engañosamente infantil a cargo del autobús noctámbulo pero el tono general de la historia posterior viene marcada por la desconocida amenaza que acecha al joven mago antes incluso de la aparición del vehículo salvador.

También es adulta la conmovedora relación paterno-filial que se establece entre el apacible y afable profesor Lupin y el torturado Potter.

Por otra parte, las clases de Defensa Contra las Artes Oscuras cobran un interés del que carecían en las entregas anteriores, cuando eran el atribulado profesor Quirinus Quirrell o el empalagoso Gilderoy Lockhart quienes la dirigían. Eso sí, las ocurrencias didácticas de Lupin ocasionaran algún que otro sobresalto.

Tampoco faltan en esta ocasión los artilugios mágicos sorprendentes. Si en las entregas anteriores se nos ofrecían capas de invisibilidad, espejos capaces de reproducir los anhelos más profundos o libros que respondían por escrito a las preguntas de quien las formulaba, en esta ocasión el protagonismo será para el fascinante “mapa del merodeador” y para el asombroso giratiempo que, en manos de Hermione, será capaz de cambiarlo casi todo.

Nuevos personajes se incorporan a la saga, siendo los más destacados el profesor licántropo Remus Lupin, su amigo y animago Sirius Black (que resultará no ser lo que su reclusión en Azkabán parecía sugerir) y la profesora de Adivinación Sybil Trelawney.

Leí en algún lugar una reflexión sobre este film que suscribo plenamente y es que, aunque su historia trata una vez más del clásico enfrentamiento entre el bien y el mal, su mayor mérito es no dar por sentado dónde residen uno y otro.

La muerte de Richard Harris obligó a su sustitución por un Michael Gambon que se revelará como una buena adquisición aunque el actor dé un enfoque algo distinto a su personaje.

 

Azkaban Dumbledore

 

Veremos así a un Dumbledore más dinámico -en parte quizás por el hecho de que Gambon apenas tenía 64 años por los 72 de Harris- y con un punto de excentricidad que no rompe con su imagen anterior pero sí le da una nueva dimensión.

El británico David Thewlis (“Dragonheart”, “La isla del Dr. Moreau”, “Siete años en el Tíbet”, “Timeline”) encarna a Lupin, en tanto que el camaleónico Gary “Drácula” Oldman asume el rol de Sirius.

 

Azkaban Lupin y Harry

 

Azkaban Sirius

 

En cuanto a la profesora Trelawney, su papel es adoptado por Emma Thompson una entrega después de que su ex marido en la vida real (Kenneth Branagh) participara de la saga.

 

Azkaban Las dos Emmas

 

El trío de chicos protagonistas –Daniel Radcliffe, Rupert Grint pero muy especialmente Emma Watson- mejoran sus prestaciones interpretativas tanto a nivel individual como conjunto.

 

Azkaban Los 3 amigos

 

Y es que, a su mayor edad, se une la magnífica dirección de actores realizada por el magnífico Alfonso Cuarón.

 

 

 

4 - HARRY POTTER Y EL CÁLIZ DE FUEGO (Mike Newell, 2005)

 

Caliz de fuego Rita Skeeter con campeones

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Un vigilante ya anciano se dispone a prepararse la cena cuando observa, malhumorado, que hay una luz encendida en la abandonada casa de enfrente. Sigilosamente se aproxima a la misma con el fin de dar un escarmiento a los intrusos pero es descubierto por una enorme serpiente que le delata ante los siniestros ocupantes de la casa, quienes lanzan un rayo contra él.

Harry Potter despierta de su densa pesadilla gracias a la ayuda de Hermione, que ha ido en su busca y en la de Ron. Aunque es temprano, todos han de levantarse ya.

En compañía del señor Weasley y de sus hijos Fred, George y Ginny, los tres amigos coinciden con el señor Diggory y su apuesto hijo Cedric, junto a los cuales llegan hasta una vieja bota que se halla en lo alto de un cerro.

A una indicación de los adultos, todos tocan el objeto, que en realidad es un traslador. A su contacto, todo el grupo comienza a girar violentamente hasta que llegan a otro lugar, aterrizando de forma un tanto brusca los más jóvenes, desconocedores de la técnica apropiada.

Ante sus ojos se alza un gran campamento junto al gigantesco estadio en el que van a tener lugar los Mundiales de Quidditch. Los Weasley llevan a sus invitados Hermione y Harry hasta una pequeña tienda de campaña pero, una vez en su interior, la tienda resulta ser una amplísima y lujosa mansión, lo que hace musitar a Harry: “me encanta la magia”.

Esa noche asisten a la final del Campeonato Mundial de Quidditch entre Irlanda y Bulgaria. Después del enésimo incidente con los Malfoy y su acostumbrada prepotencia, todos logran disfrutar de la victoria irlandesa y del magnífico juego de la estrella búlgara Viktor Krum, el auténtico ídolo de Ron.

 

Caliz de fuego Mundial Quidditch

 

Sin embargo, en plena celebración, aparecerá un grupo de mortífagos, siniestros seguidores de Voldemort que se dedicarán a quemar todo a su paso y a sembrar el pánico.

El señor Weasley pide a los suyos que regresen al traslador pero Harry sufre un encontronazo y pierde el sentido. Para cuando despierta, a su alrededor sólo queda un desierto humeante. Al poco, una figura humana proyecta en el cielo una calavera de cuya boca sale una amenazadora serpiente.

Descubierto por el extraño, Potter se salva por la aparición de sus preocupados amigos Ron y Hermione, quienes le buscan desde hace horas. También entonces hace su aparición Barty Crouch, el Director del Departamento de Cooperación Mágica Internacional, que a punto está de acabar con la vida de los chicos, creyéndoles los autores de la marca tenebrosa, el símbolo de los seguidores del señor oscuro que todavía ondea en el cielo.

El autor de la misma no es capturado y, apenas un día más tarde, el tren de Hogwarts parte hacia un nuevo curso.

Al castillo llegan también en esta ocasión una carroza tirada por caballos alados y un enorme barco que emerge del fondo del lago. Se trata de las alumnas de la Academia Beauxbatons y de los alumnos del Instituto Durmstrang, quienes van a convivir a lo largo del curso con los del Colegio Hogwarts en un año muy especial.

En efecto, como les cuenta a todos Dumbledore en el discurso de bienvenida, ese año se va a celebrar el Torneo de los Tres Magos. Dicho torneo, de peligrosidad y dificultad extremas, otorga la gloria eterna a quien lo gana y el vencedor ha de salir de entre los tres campeones que se designen, a razón de uno por cada una de las tres escuelas de magia.

Sin embargo, las limitaciones de edad impuestas por el Ministerio y que Crouch hace públicas, prohíben participar a los menores de diecisiete años, lo que provoca la protesta airada de muchos de los presentes.

Pese a ello, el director aprovecha también para presentar al nuevo profesor de Defensa contra las Artes Oscuras, una plaza permanentemente vacante. En esta ocasión se trata de Alastor “Ojoloco” Moody, un antiguo auror (cazador de magos tenebrosos) con fama de perturbado.

Poco después, los gemelos Fred y George Weasley deciden hacer uso de una pócima envejecedora para salvar el círculo de edad trazado por Dumbledore alrededor del Cáliz de Fuego en el que se han de depositar las candidaturas.

 

Caliz de fuego Caliz y gemelos

 

Al principio, el círculo parece aceptarlos pero, tan pronto hacen ademán de depositar los papeles con sus nombres, ambos son expulsados sin contemplaciones, dejándoles además largas cabelleras y barbas blancas que provocan las carcajadas de todos los demás.

Llega así la primera clase con el profesor Moody y éste corrobora su terrible fama, sometiendo a los alumnos a una enorme tensión mientras les instruye en el conocimiento de las tres maldiciones imperdonables: la Imperius, la Cruciatus y la Avada Kedavra. El trance es particularmente doloroso para Longbottom, cuyos padres fueron torturados de ese modo por una mortífaga hasta hacerles perder la razón.

En los días siguientes, los candidatos a participar en el Torneo van depositando sus solicitudes hasta llegar al momento en que Dumbledore pide al Cáliz de Fuego que designe a los campeones de cada escuela. Así, Viktor Krum es elegido por Durmstrang, Fleur Delacour por Beauxbatons y Cedric Dighory por Hogwarts.

 

Caliz de fuego Caliz

 

Sin embargo, cuando Dumbledore se dispone a establecer las pautas del torneo, el Cáliz expulsa un cuarto nombre ante la estupefacción general. El director lee el nombre con asombro y éste resulta ser el de Harry Potter, que a sus catorce años está teóricamente incapacitado para participar.

El muchacho es el primer sorprendido, dado que no solicitó su participación, pero Crouch determina que el Cáliz de Fuego establece un contrato mágico vinculante, por lo que ha de aceptarse la excepción no sólo con la insuficiente edad del muchacho sino también con el hecho de que Hogwarts vaya a contar con dos campeones en lugar de uno.

Todos se muestran disconformes con esta solución: los directores de los otros dos colegios por el agravio comparativo que supone; los alumnos de Hogwarts por considerar que se trata de una trampa de Potter que además perjudica a Cedric; los profesores de Harry por el tremendo riesgo físico que supone para el chico; éste por la sensación de no hallarse donde debería; y, por último, Ron porque se considera estafado por su amigo, al que da la espalda desde ese mismo momento.

 

Caliz de fuego Todos descontentos

 

Una noche, cuando ya todos están acostados, Sirius Black se aparece a su ahijado en forma de fuego dentro de la sala común de Gryffindor y, tras escuchar de labios de Harry todo lo acontecido, le hace saber que está en grave peligro, por lo que le aconseja no separarse de sus amigos. Paradójicamente, lo primero que hace el muchacho es incidir en su distanciamiento de Ron.

Aun así, el pelirrojo logra que Hermione avise a Harry de que Hagrid tiene algo importante que contarle. Esa misma noche, el gigante le pide que le acompañe utilizando su capa de invisibilidad y le conduce hasta un lugar del bosque en el que se encuentran los terribles dragones que constituyen la primera prueba del torneo.

Al día siguiente, Harry decide compartir esa información con Cedric, quien le agradece el gesto.

 

Caliz de fuego HP informa a Cedric

 

Instantes después, Draco se burla de él y le cuenta que su padre y él han apostado acerca de los minutos que va a durar en el torneo. Harry le afea su cruel conducta y le llama payaso pero, cuando se gira para marcharse, Draco intenta echarle un maleficio.

Ojoloco Moody lo evitará, convirtiendo a Malfoy en una comadreja y escandalizando con ello a la profesora McGonagall, quien debe intervenir antes de que la cosa pase a mayores. Moody aprovecha la coyuntura para llevarse a Harry consigo y preguntarle acerca de la estrategia que pretende utilizar contra los dragones.

Llega al fin el día de la primera prueba y todos los campeones esperan intranquilos cuando Hermione se presenta para darle un abrazo a Harry y desearle suerte. Ello es aprovechado por Rita Skeeter, la impertinente reportera de “El Profeta”, para vender una falsa historia de amor entre ambos.

 

Caliz de fuego Falso primer amor

 

Instantes después tiene lugar el sorteo y Harry resulta “agraciado” con el más peligroso de los cuatro dragones: un Horntail húngaro. Cada uno de los dragones –les explica Crouch-, guarda un huevo de oro que contiene las claves de la prueba siguiente, por lo que es imprescindible obtenerlo para seguir en el torneo.

Según ese mismo sorteo, a Harry le corresponde saltar a la arena en último lugar, por lo que, para cuando le corresponde hacerlo, ya sabe que sus tres rivales han superado la prueba aunque desconoce el procedimiento seguido por cada uno.

A merced del terrible dragón y sin otra arma que su varita, Harry evita los primeros ataques de la bestia, que lanza contra él tanto su potente cola como las tremendas llamaradas que emanan de sus fauces. Convocando a su escoba con ayuda de la varita, el muchacho escapa volando sobre la saeta de fuego.

 

Caliz de fuego Dragon

 

Sin embargo, el dragón rompe las cadenas que lo sujetan y le persigue, sobrevolando ambos a los espectadores rumbo al castillo de Hogwarts. Sobre las almenas del mismo prosigue la feroz persecución hasta que la habilidad de Harry logra que la bestia se estrelle. Exhausto pero victorioso, el muchacho regresa para recoger el huevo de oro.

Esa noche, en la sala común de Gryffindor, todos celebran el éxito de Harry y piden a éste que abra el huevo para saber en qué consiste la segunda prueba. Sin embargo, al hacerlo, un sonido insoportablemente agudo les ensordece y se ven obligados a cerrarlo de nuevo.

Justo entonces se presenta Ron y, pese a que sus hermanos Fred y George temen lo peor, el pelirrojo y Harry acaban sellando la paz.

Poco después, la profesora McGonagall les anuncia que va a celebrarse un baile de gala con el fin de profundizar en la confraternización con las otras dos escuelas, por lo que se inicia una frenética carrera para conseguir pareja.

Harry se lo propone a Chow la primera vez que la ve a solas pero ésta ya ha dado el sí a otro pretendiente; Ron, por su parte, se lo pide a Fleur Delacour pero es rechazado de plano y, para cuando piensa en Hermione, ya la joven ha aceptado otra proposición. Finalmente, Harry consigue que las hermanas Padma y Parvati les acompañen a él y a Ron al baile.

El mismo es abierto por los cuatro campeones con sus respectivas parejas, destacando la belleza de Chow como acompañante de Cedric y, sobre todo, la de una deslumbrante Hermione como acompañante de Viktor Krum.

 

Caliz de fuego Baile Cedric y Cho

 

Caliz de fuego Baile Krum y Hermione

 

La velada se prolonga durante horas pero pronto las muchachas indias acompañantes de Harry y de Ron se cansan de sus pocas ganas de bailar y de las continuas quejas de Ron y les dejan solos, ya que el pelirrojo parece amargado por el hecho de que Hermione acompañe a Viktor, a quien tanto admiraba hasta ese momento.

 

Caliz de fuego Baile con indias

 

Cuando la muchacha es consciente del cambio operado en su amigo, se enfurece y le aconseja que la próxima vez que quiera ir de pareja suya a algún sitio se lo proponga honestamente y no a última hora ni como último recurso.

 

UNA ATÍPICA ENTREGA

 

Mike Newell (“El despertar”, “Mala sangre”, “Cuatro bodas y un funeral”, “Donnie Brasco”) tomaría el relevo en la dirección de esta cuarta entrega, convirtiéndose en el primer realizador inglés de la saga y, como aconteciera con el mexicano Cuarón, tampoco él duraría más de una película.

 

Caliz de fuego Mike Newell

 

Curiosamente, lo único que ambos tienen en común es haber realizado un remake de la película “Grandes esperanzas”, basada en la novela homónima de Charles Dickens.

Cuarón la rodó en 1998, con Ethan Hawke, Gwyneth Paltrow, Hank Azaria, Chris Cooper, Anne Bancroft y Robert de Niro como protagonistas, en tanto que Newell estrenaría la suya en 2012, con nada menos que tres actores del “universo Potter”: Ralf Fiennes, Helena Bonham Carter y Robbie Coltrane en el reparto (además de Jeremy Irvine y Hollliday Grainger, que nada tienen que ver con el mismo).

En todo caso, la labor de Newell en “Harry Potter y el Cáliz de Fuego” resultó más complicada que la de sus predecesores pues la novela de Rowling duplica, con sus 635 páginas (me baso siempre en las ediciones de Salamandra a la hora de dar cuenta de su envergadura), el tamaño de los dos primeros libros.

Y es que se puede repetir hasta la saciedad que literatura y cine constituyen dos lenguajes diferentes y que resulta imposible –y, en ocasiones, hasta desaconsejable- hacer una traslación exacta pero la polémica resurge inevitablemente después de cada adaptación.

En esta tesitura, teniendo que abordar un texto tan amplio, puede optarse por trasladar al guión cuanto quepa en él, aunque sea a base de embutirlo en un metraje que no debe dispararse escandalosamente o bien hacer una selección de las escenas más significativas y buscar nexos que las unan.

Una tercera opción sería la de transformar libremente la historia escrita en otra cosa, si bien tomando elementos y personajes de la trama original.

Dado que estamos en el ecuador de una franquicia, Newell debió pensar que lo idóneo sería una combinación de las dos últimas opciones que acabamos de comentar.

Por supuesto ello supuso algún que otro sacrificio, que muchos han tildado de “mutilación”

La parte de la novela que más sufre los recortes es la que inicia la historia, tomando como escenario los Mundiales de Quidditch.

Aunque las secuencias cinematográficas son realmente magníficas, los leprechauns y las veelas, mágicos animadores de las selecciones finalistas (Irlanda y Bulgaria, respectivamente) son así suprimidos por completo, lo que ciertamente redunda más tarde en la falta de comprensión de algunos aspectos importantes como la naturaleza de Fleur Delacour, por poner sólo un ejemplo.

 

Caliz de fuego Quidditch

 

Lamentablemente, también quedan fuera de la historia personajes como Ludo Bagman o los hermanos mayores de Ron Weasley, Bill y Charlie, cuyo peso específico era significativo en los libros y no sólo en el cuarto.

Incluso desaparece la subtrama que afecta a Percy Weasley y su imperdonable comportamiento hacia su familia y se echan en falta otras ausencias como la de los monstruos que acechaban en la prueba final del Laberinto.

Personalmente lamento menos la ausencia de la elfina doméstica Winky pues la subtrama que la tiene como protagonista, con Hermione luchando por sus derechos laborales, me resultó un tanto tediosa en la novela.

También generó ciertas críticas el tratamiento que se da al personaje de Dumbledore, que en este film pierde su compostura y su habitual firmeza para mostrarse alterado y desbordado por los acontecimientos.

Con todo y con eso, la crítica más fundada que recibió la película fue la brusquedad del montaje, que presenta cortes algo radicales entre las diversas secuencias.

Otras cuestiones como la alteración hormonal de los protagonistas son más disculpables porque, a estas alturas, se hace patente el crecimiento tanto de los personajes como de los actores que les dan vida.

Ello casi obliga a abordar temas más propios de la adolescencia como sus cambios bruscos de humor, las peleas entre amigos, el enamoramiento o los celos. Todo ello tendrá un claro reflejo en la secuencia del Baile de Navidad.

De todos modos, uno de los grandes méritos de la saga, en mi opinión, es que evoluciona desde la despreocupación propia de la niñez hacia asuntos cada vez más maduros y escabrosos.

En cualquier caso, la participación de otros dos colegios –Durmstrang y Beauxbatons- en un mítico Torneo expande el universo fantástico y también estructura la trama en torno a las tres pruebas que deben celebrarse.

Ello sirve de excusa para que los jóvenes convivan en Hogwarts con los alumnos llegados de las tres escuelas mágicas, con especial incidencia en el atlético Viktor Krum y la pizpireta Fleur Delacour.

 

Caliz de fuego Fleur

 

En el libro de la Rowling, por cierto, la escuela francesa es mixta y no dirigida exclusivamente a chicas como parece insinuar la película.

Otra diferencia significativa estriba en el hecho de que los alumnos de las dos escuelas extranjeras llegan al principio de curso cuando en la novela lo hacían a mitad del mismo.

En otro orden de cosas, será la primera vez en una película de Harry Potter en que la primera escena no acontece en Privet Drive, donde viven los Dursley, sino directamente en la humilde casa de los Weasley (“La Madriguera”), en lo que es una buena decisión del guionista habitual Steve Kloves.

Dos son las principales secuencias del film: la primera clase de Moody al frente de la asignatura de Defensa contra las Artes Oscuras y la secuencia final del film.

En su debut docente, el ya retirado autor realizará una explícita demostración de las maldiciones imperdonables, provocando un creciente malestar en Neville Longbotom, cuyos padres permanecen en un psiquiátrico tras haber padecido la maldición Cruciatus.

La clase concluirá con la sentencia final de Ojoloco a propósito de la maldición Avada Kedavra: “La maldición letal. Sólo una persona ha sobrevivido a ella y está en este aula”, afirmará en alusión a Harry.

En cuanto a la secuencia final de la película, marca definitivamente el cambio del tono que presidirá el resto de la saga y, por tanto, no hace la menor concesión a la presunta juventud de su audiencia, dando muestras incluso de cierta dureza.

Teniendo como escenario un tétrico cementerio, la escena comenzará con el inesperado y frío asesinato de Cedric Diggory para proseguir, a continuación, con un ritual bastante más candente y ciertamente perturbador, más propio de una cinta de terror.

 

Caliz de fuego Ritual

 

Una serie de ingredientes (a cual más repugnante) mezclados en un caldero humeante devolverán a Voldemort a su forma corpórea, aunque algo deforme (con nariz de reptil) y lo primero que hará el Señor Tenebroso para celebrarlo es torturar a un Harry Potter aparentemente indefenso.

 

Caliz de fuego Voldemort y Harry

 

La falta de una explicación acerca del Priori Incantatem puede convertir en incomprensible el desenlace del enfrentamiento que Voldemort y Potter protagonizarán a renglón seguido y que únicamente podrán entender quienes hayan leído la novela.

Con ello se confirma la inmersión en un mundo oscuro y cada vez más desasosegante, lejos de los inicios de “la piedra filosofal”.

Entre los nuevos personajes que se unen a la trama brillan con luz propia el famoso auror (cazador de magos tenebrosos) Alastor “Ojoloco” Moody, la impertinente periodista Rita Skeeter, los “campeones” Cedric Diggory, Viktor Krum y Fleur Delacour y, por encima de todos, el archivillano Lord Voldemort, que al fin cobra forma humana, para desazón de todos.

Ojoloco Moody está interpretado por el magnífico actor irlandés Brendan Gleeson, sobradamente conocido tras su intervención en títulos como “Braveheart”, “Michael Collins”, “Gangs of New York” o “El reino de los cielos” (o en las posteriores “Escondidos en Brujas” o “El irlandés”).

 

Caliz de fuego Ojoloco

 

Mirancha Richardson (“Juego de lágrimas”, “Herida”, “Sleepy Hollow”, “Las horas”) encarna a Rita Skeeter mientras Robert Pattinson hace lo propio con Cedric Diggory, debutando en la gran pantalla tres años antes de catapultarse a la fama con su personaje del vampiro Edward Cullen en la también saga cinematográfica “Crepúsculo”.

 

Caliz de fuego Rita Skeeter con falso amor

 

Caliz de fuego Cedric

 

Poco se ha vuelto a saber del búlgaro Stanislav Ianevski (Krum en el film) fuera del universo Potter, aparte de su aparición en la cinta gore “Hostel 2” y, en cuanto a la francesa Clémence Poésy, que interpreta a Fleur, su carrera es más activa pero no muy conocida en nuestro país, excepción hecha de su participación en la ya citada “Escondidos en Brujas”, en la que coincidiría de nuevo con Gleeson.

 

Caliz de fuego Krum

 

Caliz de fuego Fleur 2

 

Sin embargo, la gran incorporación es sin duda la de Ralph Fiennes, un extraordinario Lord Voldemort. Si un papel de malvado –el de nazi en “La lista de Schindler”- lo lanzó a la fama, otro será el que lo consagre aunque ya el actor inglés acumula a estas alturas una buena colección de éxitos, como “Días extraños”, “El paciente inglés” o “El jardinero fiel”.

 

Caliz de fuego Voldemort 3

 

Ni que decir tiene que los “clásicos” Robbie Coltrane, Maggie Smith y Alan Rickman (Hagrid, la señorita McGonagall y Severus Snape, respectivamente) siguen brillando como siempre, convertidos ya en toda una institución tanto en Hogwarts como en la saga cinematográfica.

Gary Oldman no participa de esta película pues la única aparición de su personaje es puramente digital, cuando el rostro de Sirius aparece entre las brasas del fuego que caldea la sala común de Gryffindor.

Por último, me permito señalar la presencia, en el papel de la gigante Madame Maxine, de la actriz inglesa (pese a su nombre) Frances de la Tour, inmortalizada en los años ochenta como la señorita Jones de la serie británica “Esto se hunde”.

 

Caliz de fuego Madame Maxine

 

En lo concerniente a la banda sonora, por primera vez la partitura del film corre a cargo de Patrick Doyle, en sustitución de John Williams y, aunque el trabajo del autor de “Indochina, “Mucho ruido y pocas nueces”, “Sentido y sensibilidad” o “Hamlet” (nominado al Oscar por las dos últimas) resulta bastante sutil, la inevitable comparación suscitaría cierta división de opiniones.

 

 

 

 

 

 

 

Universo HARRY POTTER - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/369-universo-harry-potter-parte-i

Universo HARRY POTTER - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/371-universo-harry-potter-parte-ii

Universo HARRY POTTER - Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/375-universo-harry-potter-parte-iv

Universo HARRY POTTER - Parte V:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/378-universo-harry-potter-parte-v

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar