EL THRILLER EN ESPAÑA

Parte II

 

Thriller Español Portada 2

 

Tras un 2003 repleto de medianías –“Cosa de brujas”, “Pacto de brujas” o la desastrosa “Más de mil cámaras velan por su seguridad”-, 2004 irrumpiría con varias producciones del máximo interés.

Así, la espléndida “El maquinista”, dirigida por el estadounidense Brad Anderson, fue una de las sensaciones del año, si bien la presencia española más allá de la producción y de diversos apartados artísticos (música, fotografía, dirección artística) quedó restringida a la siempre estimulante presencia de Aitana Sánchez Gijón.

 

Thriller El maquinista

 

Un grave problema de insomnio aqueja al protagonista de la película (un esquelético Christian Bale, con treinta kilos menos de los que lucía en la trilogía de “Batman”) y el deterioro de su salud física acabará por hacer degenerar también su mente, alejándole de los demás y amenazando con conducirle al desastre.

Igualmente interesante, “El lobo” (2004) supone uno de los escasos trabajos de realización del parisino Miguel Courtois fuera del ámbito televisivo, además de constituirse en su momento en un merecido éxito de taquilla.

 

Thriller El lobo

 

Un espléndido Eduardo Noriega encabeza el reparto de esta historia, basada en hechos reales, en la que los servicios secretos españoles logran infiltrar a un topo en la ETA de los años setenta. Con más bien poco apoyo y teniendo que jugarse el tipo en más de cuatro ocasiones, “El Lobo” ascenderá en la cúpula etarra, causando daños irreparables a su estructura y a su moral.

José Coronado, Silvia Abascal, Santiago Ramos, Jorge Sanz y los franceses Patrick Bruel y Mélanie Doutey arropan a Noriega en este brillante thriller inscrito en el subgénero terrorista.

Dos años más tarde, el mismo equipo técnico (repetían, por ejemplo, Courtois como director y Antonio Onetti como guionista) intentó repetir éxito con “GAL” pero, en esta ocasión, la fórmula no funcionó, quizás porque la temática era más comprometida, al tener que insinuar acusaciones personales que podían acarrear consecuencias judiciales, lo que repercute en una interminable serie de seudónimos que acaban por cansar al más pintado.

Jaume Balagueró, por su parte, insistiría en su particular cóctel de terror y suspense con “Frágiles” (2005), en cuyo reparto coinciden la estadounidense Calista Flockhart (muy lejos de sus registros en las series “Ally McBeal” o “Cinco hermanos”) y las españolas Elena Anaya e Ivana Baquero.

 

Thriller Fragiles

 

La trama se centra en un hospital infantil a punto de ser clausurado, cuyos pequeños pacientes parecen aterrados por la presencia de una extraña criatura en cuya existencia creen firmemente.

Algún paralelismo guarda el argumento con el de “La sombra de nadie” (2006), la cinta dirigida por Pablo Malo en la que el fantasma de Laura, una niña que ha muerto ahogada, se aparece a su compañera de habitación en el lúgubre internado de una pequeña población pirenaica.

 

Thriller La sombra de nadie

 

Marco (encarnado por José Luis García-Pérez), un profesor que huye de sus propios fantasmas, tendrá que recurrir a la directora del internado (personaje interpretado por la actriz francesa Philippine Leroy-Beaulieu) para poder llegar al fondo de tan truculento asunto.

Muy distinta es la atmósfera de “La distancia” (2006), la cinta de Iñaki Dorronsoro en la que un boxeador que ha sucumbido al delito se ve extorsionado por un policía homosexual y sin escrúpulos. Si quiere salir de la prisión, tendrá que cometer un asesinato entre sus muros.

 

Thriller La distancia

 

Miguel Ángel Silvestre y José Coronado son los actores que encarnan a los protagonistas mientras Belén López da la réplica femenina en un personaje fundamental.

La caja Kovak” (2006), por su parte, constituye el tercer largometraje de Daniel Monzón y presenta al mismísimo Timothy Hutton en la excelente compañía de Lucía Jiménez dentro de un thriller trepidante en el que la bellísima isla de Mallorca es un personaje más.

 

Thriller La caja Kovak

 

 

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/169-mallorca-4-capdepera-cala-rajada-coves-del-drach-y-coves-d-arta

La historia se articula en torno a una ola de suicidios que se inicia con la esposa de un famoso escritor de ciencia-ficción invitado a una conferencia en la isla. Una bella joven, salvada de la muerte sólo por casualidad, será la encargada de ayudarle en su cruzada por desentrañar el macabro misterio.

De 2007 es la brillante opera prima del dúo Luis Piedrahita-Rodrigo Sopeña “La habitación de Fermat”, un elegante film de suspense psicológico que juega con las matemáticas y con alguna que otra trampa para atar al espectador a la butaca.

 

Thriller La habitacion de Fermat

 

El variopinto reparto compuesto por Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Lluís Homar y Federico Luppi (que también intervenía en las ya citadas “Lisboa” y “La distancia”) presta sus interpretaciones al servicio de una historia en la que cuatro personas son invitadas a una reunión cuyo presunto objetivo es resolver el mayor enigma matemático jamás propuesto. En realidad, se tratará de una sofisticada y mortal trampa.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/136-la-habitacion-de-fermat

Los cronocrímenes”, de ese mismo año, es una cinta que goza de muchos adeptos aunque sólo sea por su relativa originalidad y la vistosa escasez de medios con la que se rodó.

 

Thriller Los cronocrimenes

 

Nacho Vigalondo dirige a Karra Elejalde en un film que también bucea en la ciencia ficción cuando un hombre decide seguir a una bella joven por el bosque y, tras ser atacado por un desconocido, acaba llegando a un laboratorio en el que se topará con una asombrosa máquina.

Menos inspirada resulta “El rey de la montaña” (2007), un claustrofóbico film protagonizado por Leonardo Sbaraglia cuya acción transcurre curiosamente al aire libre y tampoco Carmen Maura logra salvar “El menor de los males” (2007), lastrada por un guión que no acaba de arrancar y se deshilacha por las costuras.

En cambio, “25 kilates”, debut tras las cámaras del guionista Patxi Amezcua, supondría una agradable sorpresa, con una apuesta ágil y contundente a la vez, sin concesiones a la galería y sin dar un respiro a la agitada platea.

 

Thriller 25 kilates

 

El guión gira en torno a una pareja con circunstancias muy peculiares –él, un padre viudo que se gana la vida cobrando a los morosos por las malas o por las peores y ella la hija de un perista sin escrúpulos y criada entre timos y estafas de toda índole- a quienes unirá la preparación de un golpe con el que pretenden solucionarse el futuro de una sola vez. Francesc Garrido y la emergente Aida Folch fueron los protagonistas.

Tras un par de aproximaciones al género –“Perdita Durango” (1997) y “La Comunidad” (2000)-, el irregular Alex de la Iglesia estrenaba, también en 2008, el ambicioso thriller “Los crímenes de Oxford”.

 

Thriller Los crimenes de Oxford

 

Filmada realmente en localizaciones de Oxford y Londres, el film contó con un reparto internacional que incluía al “hobbit” Elijah Wood y al reputado John Hurt, bien acompañados por nuestra Leonor Watling.

El argumento arranca con el asesinato de una mujer que había participado, tras la II Guerra Mundial, en el desciframiento del Código Enigma. El anuncio de que tan sólo se trata del primero de una serie de asesinatos pondrá en relación al estudiante que descubrió el cuerpo y a su profesor en la universidad aunque lo cierto es que, como suele ocurrir con el cine del director bilbaíno, la película no acaba de funcionar, lastrada tanto por excesos de efectismo como por defectos de guión.

Por su parte, Brad Anderson, de quien ya hablábamos al referirnos a “El maquinista”, realizaba una nueva incursión en nuestro cine con “Transsiberian” (2008), en la que Eduardo Noriega se codea con Woody Harrelson, Emily Mortimer, Kate Mara y Ben Kingsley.

 

Thriller Transsiberian

 

La película viene a ser una road-movie en tren, al estilo de “Asesinato en el Orient Express” pero con bastante menos glamour y una fauna humana considerablemente más extraña, lo que en cierto modo contribuye a captar el interés del espectador por encima del propio suspense que encierran sus cruzadas historias.

El 2009 fue el año de “Celda 211”, un triunfo clamoroso del director mallorquín Daniel Monzón, insistiendo con buen tino en el thriller pero, en esta ocasión, con tintes carcelarios.

 

Thriller Celda 211

 

La fortuna quiere que el primer día en que un joven funcionario (interpretado por el actor argentino Alberto Ammann, que se daría a conocer con este papel) comienza a trabajar en la prisión a la que ha sido destinado, se desate en la misma un sangriento motín, liderado por el peligroso Malamadre (impresionante Luis Tosar). Atrapado en medio de una espiral de violencia, al funcionario no le quedará otro remedio que hacerse pasar por recluso.

Un guión inteligente e ingenioso, que saca partido de la peculiar política penitenciaria española, con especial acento en la posición estratégica de los presos de ETA, acaba deparando una película sólida y tensa, con poco espacio para la autocomplacencia.

Buried” (2010), del gallego Rodrigo Cortés, sería la gran sorpresa apenas un año después. La angustiosa experiencia de un contratista estadounidense, enterrado vivo en Irak con la única compañía de un teléfono móvil y una linterna, traspasó ampliamente nuestras fronteras y la arriesgada propuesta tuvo un considerable éxito internacional.

 

Thriller Buried

 

Sobre los hombros del canadiense Ryan Reynolds, pocos años antes de convertirse en “Deadpool”, recae el peso de esta claustrofóbica producción no apta para todos los públicos.

También de 2010, “Los ojos de Julia” supuso el espaldarazo en la gran pantalla de la actriz y presentadora de televisión Belén Rueda, con un thriller psicológico cuya protagonista sufre una enfermedad degenerativa que la conduce a la ceguera. Cuando su hermana, aquejada de ese mismo mal, se suicida, Julia se sentirá abocada a ese mismo destino.

 

Thriller Los ojos de Julia

 

Pese a su notable funcionamiento en taquilla, lo cierto es que la película bebe de muchas y fácilmente identificables fuentes (con Dario Argento y Alfred Hitchcock a la cabeza), abusando de los momentos de tensión terrorífica y naufragando a la hora de resolver los cabos sueltos de su historia, que no son pocos.

Más angustiosa si cabe es “Secuestrados” (2010), de Miguel Ángel Vivas, en la que la familia que forman un matrimonio y su hija celebra la inauguración de su casa en una selecta urbanización cuando son abordados por un grupo de encapuchados.

 

Thriller Secuestrados

 

Demasiado violenta y sórdida para mi gusto, su planteamiento tampoco resulta muy original que digamos, de modo que no pude evitar relacionarla con la “Funny games” de mi poco apreciado Michael Haneke. Son sus protagonistas Fernando Cayo, Ana Wagener y Manuela Vellés (antes de convertirse en la Luisa de la televisiva “Velvet”).

El fracaso del año lo protagonizó la ambiciosa “Agnosia”, dirigida por el alicantino Eugenio Mira y protagonizado por Eduardo Noriega.

La historia se estructura en torno a un siniestro plan para obtener un secreto industrial de una joven aquejada de agnosia, una extraña enfermedad que afecta a su percepción sensorial. Pero mayor confusión que la de la protagonista femenina es la que muestra el guión, repleto de lagunas y de saltos que acaban por desmotivar al espectador.

Sería en 2011 cuando Enrique Urbizu pondría el colofón a su ascendente carrera como realizador con la excepcional “No habrá paz para los malvados”, cine negro superlativo con el mejor José Coronado jamás visto.

 

Thriller No habra paz para los malvados

 

Su recreación de Santos Trinidad, un policía consumido por el odio y la autocompasión que una noche asesina absurdamente a tres personas en un sórdido puticlub, merece figurar –junto a la ya citada de Luis Tosar en “Celda 211”- como uno de los cénit de la interpretación dentro del cine español.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/213-no-habra-paz-para-los-malvados

Otro reincidente, Pedro Almodóvar, contribuiría también de forma notable con “La piel que habito” (2011), un intenso thriller en el que un brillante cirujano plástico se dedica a probar sus impresionantes avances médicos sobre la piel de una bonita muchacha a la que retiene secuestrada. Bajo estas inquietantes premisas subyace una historia todavía más aterradora.

 

Thriller La piel que habito

 

Antonio Banderas interpreta al médico y Elena Anaya a su involuntaria cobaya en una escalofriante película en la que también intervienen Marisa Paredes, Eduard Fernández y Blanca Suárez.

Jaume Balagueró es otro de los que vuelven a la carga, siempre dentro de sus propios parámetros, con “Mientras duermes” (2011), una perversa historia en la que el portero de un bloque de apartamentos se dedica a vigilar a todos los vecinos del mismo y a volcar sobre ellos, de forma taimada, sus más retorcidas obsesiones.

 

Thriller Mientras duermes

 

El film ha sido comparado, no por casualidad, con el cine de Polanski y su protagonista Luis Tosar se mueve en él con la maestría que le es característica.

En cuanto a “El Cuerpo” (2012), del debutante Oriol Paulo, nos trae de nuevo a José Coronado en la piel de un policía pero de uno muy especial. Desgreñado, extraño, trastornado, obsesivo… el inspector Jaime Peña se encarga de esclarecer el atropello de un guardia de seguridad que huyó despavorido de su puesto en el depósito de cadáveres. El hecho de que durante la confusión subsiguiente haya desaparecido el cuerpo de una mujer pondrá al policía tras la pista del joven viudo.

 

Thriller El cuerpo

 

Belén Rueda daba continuidad aquí a su popularidad recién iniciada, acompañada por Hugo Silva y Aura Garrido en una película oscura, turbia y dotada de un ritmo implacable.

Ritmo es precisamente lo que le sobra a “Grupo 7” (2012), un thriller de mucha acción en la que un grupo de policías decide situarse por encima de la ley para librar a su manera la guerra contra las drogas en los barrios más marginales de Sevilla.

 

Thriller Grupo 7

 

Dirige el también sevillano Alberto Rodríguez y son sus principales intérpretes el prolijo Antonio de la Torre así como Mario Casas, Joaquín Núñez, José Manuel Poga e Inma Cuesta.

Mucho menos afortunada, “Fin” (2012), de Jorge Torregrossa, resulta un auténtico fiasco con su pretendida historia de desapariciones sobrenaturales. Éstas tendrán lugar durante el reencuentro pirenaico de un grupo de amigos década y media después de haber pasado juntos una noche memorable. La falta de explicaciones argumentales y lo parco de su descripción de personajes la aboca a un fracaso sin paliativos.

No le fue mucho mejor a José Luis Garci, también en 2012, con su “Holmes & Watson. Madrid days”, película (poco) inspirada en el personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, en el que también aletea la figura de Jack el Destripador aunque sin la menor brillantez, al contrario que en la recordada “Asesinato por Decreto” de Bob Clark.

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/12-sinuhe

Un omnipresente José Coronado protagoniza, junto a Quim Gutiérrez, “Los últimos días” (2013), de los hermanos barceloneses Alex y David Pastor. Un film que dista de ser redondo pero al que cabe reconocerle la valentía de afrontar sin complejos una historia post-apocalíptica dotada de un asombroso diseño de producción.

 

Thriller Los ultimos dias

 

El contagio a nivel mundial de una enfermedad que impide a las personas salir al exterior de los edificios, so pena de perder la vida, embarcará a dos hombres en una misión a través de los subterráneos de Barcelona para encontrar a sus familiares queridos. Se trata de un informático (Quim) y del hombre llegado a la empresa para despedirle (Coronado).

Hijo de Caín” también cuenta con la presencia del pluriempleado y magnífico José Coronado, en este caso en el papel de un padre demasiado ocupado para atender a las necesidades de su hijo Nico, un extraño joven cuya única pasión es el ajedrez. Cuando Carlos y su esposa Coral acuden a un sociólogo infantil para que llegue al fondo de los graves problemas sociológicos del chico, aquél usará igualmente el ajedrez como terapia.

 

Thriller Hijo de Cain

 

A la ya perturbadora atmósfera del film contribuiría notablemente David Solans, el joven actor encargado de encarnar a Nico en lo que es un viaje angustioso y claustrofóbico al mundo inescrutable de las mentes turbadas.

La subtrama de los asesinos en serie es abordada por Manuel Martín Cuenca en “Caníbal” (2013), protagonizada por Antonio de la Torre, que interpreta con escalofriante esmero a un prestigioso sastre granadino a quien trastornará su encuentro con una gemela rumana de la que se enamora.

 

Thriller Canibal

 

Aunque la temática es bien escabrosa y el inicio del film resulta considerablemente violento, lo cierto es que la película navega luego por derroteros inesperados y hasta logra arrancar ciertas reflexiones. Una película en suma que no deja indiferente.

En 2014, sin embargo, dos producciones bien distintas entre sí acapararían el interés del público y el reconocimiento de la crítica debido a su altísima calidad técnica, argumental y estética.

En primer lugar, “La isla mínima”, de un Alberto Rodríguez que subiría varios escalones desde su éxito anterior, arrasando en la ceremonia de los Goya con nada menos que 11 estatuillas, incluyendo Mejor Película, Mejor Director para el propio Rodríguez y Mejor Actor para Javier Gutiérrez.

 

Thriller La isla minima

 

Con el apoyo de una fotografía sencillamente extraordinaria, la película cuenta con modélica firmeza la historia de una desaparición. La de dos hermanas, jóvenes y guapas, que viven en una humilde zona de la marisma sevillana. Desde Madrid enviarán a dos policías para investigarlo; uno, maduro y apegado al antiguo régimen (Gutiérrez); otro, joven, progresista y dispuesto a olvidar los oscuros modos del pasado (Raúl Arévalo).

La mala fortuna hizo coincidir a la magnífica “El niño” (2014) con la producción anterior, robándole el protagonismo y los galardones que sin duda hubiera cosechado de no mediar dicha rivalidad.

 

Thriller El niño

 

Porque la producción de Daniel Monzón (otra vez el brillante director mallorquín) depara una espléndida película de acción y suspense que engancha desde la primera secuencia por su brioso ritmo, su espectacularidad nada habitual por estos pagos y un guión francamente interesante que recuerda a las novelas de Le Carré.

Los consagrados Luis Tosar, Eduard Fernández y Sergi López rayan a gran nivel, dando la alternativa a Moussa Maaskri, Mariam Bachir y, sobre todo, a Jesús Castro, la revelación del año al asumir el protagonismo de este exitoso film (él es el niño al que alude el título) sin haber pisado jamás un escenario. Curiosamente, Castro también cuenta con un breve papel en “La isla mínima”.

Con tan prometedor panorama, Amenábar regresaba al thriller en 2015 tras catorce años alejado del género aunque en todo ese tiempo apenas hubiese rodado dos largometrajes –el laureado drama “Mar adentro” y la épica y pretenciosa “Ágora”- pero su nuevo título, “Regresión”, constituirá una sonada decepción.

El fallido guión se traslada a 1990, época en la que en Estados Unidos estalló una ola de pánico relacionada con supuestos sacrificios humanos realizados por los seguidores de ciertas sectas satánicas.

Así, en Minnesota, una bella joven (Emma Watson, haciendo olvidar sus tiempos como Hermione) denunciará a su propio padre por haber abusado de ella siguiendo un ritual de adoración del demonio mientras un detective de policía (interpretado por un Ethan Hawke que ha tenido días mejores) se alía con un psicólogo (David Thewlis, que también coincidiera con la Watson en la saga de Harry Potter, interpretando al también profesor Lupin) para averiguar toda la verdad del siniestro asunto.

Alejandro, guionista del film además de director del mismo, perpetra una película formalmente impecable pero carente de la menor emoción, como si se hubiera contagiado de los peores defectos del cine americano, explicando lo que no precisa explicación alguna y adelantando con cierta candidez los pocos momentos significativas de la historia, que de este modo pierde hasta la menor capacidad de sorprender o perturbar.

Hasta “El desconocido”, dirigida por el realizador novel Dani de la Torre y protagonizada por Luis Tosar, supera con amplitud al film de Amenábar aunque sólo sea porque su historia logra interesar y hasta angustiar, porque su ritmo es impecable y porque su resolución técnica parece impropia de alguien con tan pocas tablas.

 

Thriller El desconocido

 

La trama se centra en la odisea que deberá vivir un ejecutivo de banca cuando lleva a sus hijos en coche al colegio como cada mañana y una llamada anónima le anuncia que han colocado una bomba bajo los asientos del vehículo. Ésta será accionada si no les proporciona una elevada cantidad de dinero en el exiguo plazo que le otorgan, con la dificultad añadida de no poder apearse del coche para conseguirlo.

Llegamos de este modo hasta el actual 2016, con una amplia y desigual cosecha de cintas de suspense, entre las cuales destaca el debut como director de Raúl Arévalo con “Tarde para la ira”, una historia de venganza y furia que a muchos les recordará al cine del californiano Sam Peckinpah.

 

Thriller Tarde para la ira

 

Con una ambientación que también recuerda por momentos a la de “Grupo 7” y una historia sórdida y algo previsible que se queda lejos de algunos de los títulos comentados en este mismo artículo (“No habrá paz para los malvados”, sin ir más lejos), Arévalo compone al menos una prometedora película dotada de cierta potencia, con carácter y atmósfera suficientes como para captar desde el inicio toda la atención del espectador.

La película lograría el Goya a la Mejor Película, en tanto que Arévalo se alzaría con los de mejor realizador nobel y mejor guión original (junto a David Pulido).

Por otra parte, aunque Antonio de la Torre y Luis Callejo son de lo mejor de la función, con dos interpretaciones convincentes a la altura de la trama, sería el secundario Manolo Solo quien lograría la estatuilla como Mejor Actor de Reparto.

Menos brillante que la anterior pero más que digna resulta “Toro”, el segundo trabajo del barcelonés Kike Maillo tras las cámaras.

 

Thriller Toro

 

Aunque un poco pasado de vueltas en cuanto a iconografía y también en la caracterización del personaje al que interpreta (eso sí, con su habitual maestría) José Sacristán, este thriller en el que dos hermanos se reencuentran tras los cinco años que uno de ellos ha pasado en prisión tiene sus momentos, sobre todo en forma de escenas de espectacular acción. Y, además, Mario Casas está muy por encima de sus registros habituales y hasta le roba planos al mismísimo Luis Tosar aunque el nombre del que hay que estar pendientes es el de la jovencísima Claudia Canal.

La competente “Cien años de perdón” (2016), de Daniel Calparsoro, plantea una interesante intersección entre el atraco a un banco y la tristemente famosa corrupción política para ubicar en una mañana lluviosa de Valencia un arriesgado robo que acaba en crisis de rehenes.

 

Thriller Cien años de perdon

 

Sobre el omnipresente Luis Tosar y el argentino Rodrigo de la Serna recae gran parte del peso dramático de la acción aunque son más que destacables los trabajos de Patricia Vico, Raúl Arévalo (aquí como actor) y otro de los habituales, José Coronado.

Por último, en un año en el que también se estrenaron “La punta del iceberg” (en la que Maribel Verdú firma una interpretación para la Historia), “Secuestro” o “Que Dios nos perdone”, me gustaría destacar “El hombre de las mil caras”, bajo la dirección de un Alberto Rodríguez cada vez más en alza.

 

Thriller El hombre de las mil caras

 

Su thriller político desnuda un espinoso capítulo de la Historia reciente de España: la fuga del Director General de la Guardia Civil Luis Roldán y la participación que en ella tuvo el ex agente del Servicio Secreto Francisco Paesa (inconmensurable Eduard Fernández), ayudado por su amigo, el piloto de aviación Jesús Camoes (un José Coronado siempre en el centro de la acción).

 

 

 

 

 

 

 

EL THRILLER EN ESPAÑA - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/380-el-thriller-en-espana-parte-i

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar