TETRALOGÍA ALIEN

Parte I 

 Alien 1 el huevo

 

Concebida como una película de bajo perfil por parte de la Twentieth Century Fox, que no le auguraba un gran recorrido, esta cinta de terror galáctico nacida de la mente de Ridley Scott y concretada en los vanguardistas diseños del artista suizo Hans Ruedi Giger, sería el germen de una espectacular franquicia.

El propio Scott pondrá en las pantallas en este 2017 “Alien Covenant” pero, antes de que nadie se entusiasme, conviene señalar que no se trata de la quinta parte de lo que hasta ahora sigue siendo una tetralogía sino la segunda parte de la decepcionante precuela “Prometheus”.

Al final, ambas películas son, como los crossovers “Alien vs. Predator” 1 y 2, algo ajeno a la saga aunque la tomen como base.

Un crossover, por cierto, es un cruce entre historias o personajes (también franquicias) que suele obedecer a intereses más crematísticos que puramente artísticos.

 

 

ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO

(Ridley Scott, 1979)

 

LINEA ARGUMENTAL

 

La nave comercial “Nostromo” regresa a la Tierra con un cargamento de mineral sin refinar. Todo a bordo es placidez, salvo por los zumbidos de los aparatos de navegación.

Madre”, el ordenador de a bordo, la conduce en piloto automático hasta que decide sacar de su hibernación a los siete miembros de la tripulación.

 

Alien 1 el despertar

 

Ésta está formada por el capitán Dallas, el segundo Kane, la tercer oficial Ripley, la navegante Lambert, el oficial científico Ash y los técnicos de mantenimiento Brett y Parker.

Tras librarse con dificultad de los incómodos efectos de su hipersueño, los aturdidos tripulantes desayunan juntos mientras Brett y Parker se muestran reivindicativos al respecto de sus emolumentos, inferiores a las del resto.

El capitán terminará con la discusión, recordándoles que cobrarán sencillamente lo que estipulan sus contratos y tendrá que amenazarles con una pérdida total de retribuciones en caso de no colaborar.

Mientras Dallas es requerido por “Madre” en la sala del capitán, el resto de la tripulación descubre extrañada que no sólo no están a punto de aterrizar en la Tierra sino que se hayan fuera incluso del Sistema Solar, a diez meses de distancia de su destino.

La razón de ese prematuro despertar parece ser una señal presuntamente inteligente recibida por la Nostromo, que está obligada –como cualquier otra nave comercial- a dar respuesta a cualquier tipo de aviso de dichas características.

Trasladados en la nave principal al planeta del que parece provenir la señal acústica, el grupo sufrirá un accidentado aterrizaje que precisará de reparaciones por parte de los quisquillosos Brett y Parker.

Entre tanto éstas se realizan, el capitán baja a la superficie del planeta en compañía de Kane y Lambert mientras Ash supervisa sus evoluciones desde la sala de control de la nave.

 

Alien 1 los tres astronautas

 

Para cuando Ripley logra descifrar la señal -que resulta ser no un S.O.S. sino una advertencia-, ya el trío se ha adentrado en lo que parece ser una colosal nave extraterrestre.

En su interior, que recuerda un esqueleto orgánico, encuentran los restos de un piloto alienígena de tamaño muy superior al de los seres humanos y que, además, parece soldado a su asiento.

 

Alien 1 piloto nave extraterrestre

 

Mientras se preguntan qué pudo haberle matado -pues el tripulante parece deformado hacia afuera como si hubiese implosionado-, Kane encuentra un boquete, por el que descenderá hasta lo que parece ser una húmeda caverna.

A poco más de un palmo del suelo flota una especie de niebla baja que, sin embargo, reacciona al contacto.

Bajo la capa de niebla descubrirá un enorme número de extraños huevos, uno de los cuales parece estar a punto de abrirse.

Kane cometerá la imprudencia de acercarse demasiado mientras contempla la masa carnosa que palpita en el interior del huevo y que saldrá disparado hacia él, rompiendo su escafandra y adhiriéndosele a la cabeza.

 

Alien 1 huevos

 

Dallas y Lambert trasladan al inconsciente Kane hasta la nave pero Ripley se niega a dejarles entrar, desobedeciendo las órdenes directas del capitán en aras de la seguridad y según recogen las ordenanzas.

Ash decide entonces ignorar a Ripley y, saltándose la cadena de mando, permite entrar al trío.

En la enfermería, el grupo observará horrorizado que un siniestro ser alienígena armado de tentáculos cubre totalmente la cabeza de Kane, impidiendo ver su rostro.

 

Alien 1 cogido a la cabeza

 

Uno de dichos tentáculos le estrangula por el cuello mientras otro, que se le introduce por la garganta, parece estar suministrándole oxígeno, en tanto que lo mantiene en un estado comatoso.

Cuando el oficial médico practica una incisión en uno de los tentáculos, en un intento de liberar a su compañero, en lugar de sangre será un poderoso ácido lo que se derrame sobre el suelo, atravesando las dos primeras cubiertas de la nave antes de cesar su acción corrosiva.

Ante la imposibilidad de operar al paciente, Ripley se enfrentará a Ash, recriminándole que haya permitido a “esa cosa” subir a bordo.

No obstante, apenas unas horas más tarde, Ash reclama la presencia del capitán en la enfermería: el alien ha desaparecido y Kane parece estar bien. 

 

Alien 1 aparentemente recuperado

 

 

 

UN ÉXITO INESPERADO

 

En 1979, Ridley Scott estrenaría este film llamado a convertirse en obra maestra de la ciencia ficción y el terror y, como tal, en mítico.

 

Alien 1 Ridley Scott

 

Su título, que no fue el único en manejarse, hace referencia a una criatura alienígena que acecha a la tripulación de una nave espacial.

Dotada con un modesto presupuesto a causa de sus escasas expectativas iniciales, Scott persuadió a la Fox de aumentarlo, con la promesa de realizar una película “seria”.

En honor a la verdad, nadie podía prever, a mediados de los setenta, que una historia basada sencillamente en hacer coincidir a un grupo de personas en una nave espacial junto con un depredador alienígena pudiera convertirse en una obra maestra de la ciencia ficción.

En realidad, la idea original del carguero espacial era de Dan O’Bannon, quien se alió con su amigo Ronald Shusett, que fue a quien se le ocurrió la idea del ciclo vital del alien.

Juntos llegaron hasta David Giler, de la modesta productora Brandywine, a quien no gustó demasiado el guión pero sí su idea principal.

Junto con Walter Hill, Giler realizó un nuevo borrador que ya incluía la verdadera naturaleza del oficial científico, la sustitución de la pirámide que aparecía en el primer borrador por una nave extraterrestre y la introducción de dos mujeres en una tripulación originalmente masculina; una de ellas sería incluso elevada al rol de protagonista.

Aunque ambos sopesaron la idea de que el propio Hill dirigiese el film, la inexperiencia del realizador en el género de la ciencia ficción le llevó a rechazar tal posibilidad, sondeando entonces a varios directores consagrados, que rechazaron uno tras otro el proyecto, probablemente a causa de su tufillo a “serie B”.

Sus negativas provocaron que el encargo acabara recayendo en el no menos inexperto Ridley Scott, que por aquel entonces sólo había firmado un largometraje: la película de época “Los duelistas”.

La Fox, a quien la Brandywine consiguió convencer para financiar el rodaje, lo presupuestó en 8 millones de dólares, que acabaron siendo más de 9.

Entre las curiosidades de la filmación hay que reseñar que, dado que parte de la acción transcurre en la Nostromo y en exteriores espaciales, se tuvieron que utilizar dos estudios de rodaje distintos, algo poco común para esa época.

H. R. Giger fue el encargado de diseñar tanto al monstruo como a la nave, además de decorar personalmente algunos de los sets principales. Por su parte, la banda sonora corrió a cargo de Jerry Goldsmith.

Como anécdota, cabe señalar que durante las sesiones de preestreno el público se mostró tenso e incómodo con determinadas escenas, como la emblemática secuencia en la que el alien sale del interior de Kane, atravesando sangrientamente su pecho.

 

Alien 1 parto terrible

 

 

Una escena, por cierto, que plagiaría tres años después John Carpenter en “La cosa (El enigma de otro mundo”).

El film de Scott obtuvo críticas positivas y gozó de un considerable éxito comercial, además de alzarse con el Óscar a los Mejores Efectos Visuales.

Su excelente comercialización generó una franquicia de novelas, cómics, videojuegos y juguetes, así como tres secuelas del film -“Aliens”, “Alien 3” y “Alien Resurrection”-, así como dos crossovers ya comentados en el preámbulo -“Alien vs. Predator” y “Aliens vs. Predator 2”-, y otras tantas precuelas: “Prometheus” y “Alien: Covenant”.

El reparto de “Alien” estuvo integrado por Tom Skerritt, Veronica Cartwright, Sigourney Weaver, John Hurt, Ian Holm, Harry Dean Stanton y Yaphet Kotto. Los “otros” siete pasajeros a los que alude el subtítulo del film.

 

Alien 1 tripulacion 2

 

 

LA TENIENTE RIPLEY

 

Ripley, suboficial y tercera al mando, es una mujer de carácter. Asertiva y directa, su fuerte personalidad la convertirá en una superviviente aunque al principio del film nada indique especialmente que vaya a convertirse en el personaje más relevante de la historia.

 

Alien 1 Sigourney

 

 

La tercer oficial al mando hará gala de gran decisión y coraje en los momentos más comprometidos, además de observar un notable respeto por el reglamento que sus compañeros no parecen compartir. Su disciplina le resultará tan útil como su determinación.

De todos modos, la teniente no renuncia a su femineidad, que se manifestará especialmente en la parte final del film, donde el terror le arrancará unos gritos que nadie puede oír. Y no únicamente porque se encuentre en el espacio, como anunciaba el spot, sino porque ha quedado sola frente al alienígena, con la única compañía del inofensivo gato Jonesy.

Su paseo en ropa interior por la casi deshabitada “Nostromo” también dará ocasión a la cámara para recrearse en sus discretas curvas.

El papel lo encarnó una Sigourney Weaver completamente desconocida por aquel entonces.

 

Alien 1 Sigourney 2

 

Su excelente actuación no sólo la descubriría para el gran público sino que lanzaría enormemente su carrera.

Apenas tres años después participaría de “El año que vivimos peligrosamente” y, dos años más tarde, haría lo propio en “Los Cazafantasmas”.

Luego vendrían títulos tan variopintos como “La calle de la media luna”, “Gorilas en la niebla”, “Armas de mujer”, “1492: la conquista del paraíso”, “La muerte y la doncella”, “Copycat”, “La tormenta de hielo”, “Mi mapa del mundo”, “Las seductoras”, “El bosque, “La chica del parque” o “Avatar”, amén de las tres secuelas del film que la lanzó: “Aliens: el regreso”, “Alien3” y “Alien Resurrection”.

 

LOS OTROS SEIS PASAJEROS

 

He aquí los seis tripulantes restantes de la nave Nostromo, todos ellos encarnados por actores con cierto recorrido cinematográfico.

Tanto es así que de ninguno podría afirmarse que sea desconocido para cualquier aficionado con algo de bagaje a sus espaldas.

Dallas es el capitán de la nave. Un tipo equilibrado de carácter afable y tranquilo y una honestidad que le impide delegar en otros las misiones peligrosas. El papel está interpretado por el estadounidense Tom Skerritt, a quien siempre recordaré por su (breve) papel de patriarca de los Walker en la serie televisiva “Cinco hermanos”.

 

Alien 1 Dallas

 

Kane, el segundo oficial. Disciplinado y jovial, será el infortunado anfitrión que lleve al alienígena hasta la nave. El personaje corrió a cargo del actor inglés John Hurt, fallecido en estos primeros días de 2017 y cuya prolija carrera supera el doble centenar de actuaciones. En 1979, cuando fue reclutado por Ridley Scott, ya había participado de éxitos como “Un hombre para la eternidad”, “El expreso de medianoche” o la serie televisiva “Yo, Claudio”, entre otras).

 

Alien 1 Kane

 

Lambert, la navegante, es una joven algo timorata, a la que la situación sobrepasará casi desde el principio. Su papel está interpretado por Veronica Cartwright, la niña de “Los pájaros”.

 

Alien 1 Lambert

 

Ash es el “sintético” de a bordo aunque guarda en secreto su condición pues el resto de tripulantes lo creen humano. En realidad, el androide oculta ciertas órdenes de la corporación propietaria de la Nostromo que son más bien incompatibles con la supervivencia de los otros seis de a bordo. El papel fue interpretado por el actor británico Ian Holm, muy popular en la actualidad por su posterior interpretación de Bilbo Bolsón en las trilogías “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit”.

 

Alien 1 Ash

 

Brett, el más voluble de los dos técnicos de mantenimiento, está siempre a la sombra de su dominante compañero, como le hará notar Ripley:

- ¿Siempre contestas “claro” cada vez que Parker dice algo?

- Claro.

 

Alien 1 Brett a punto de morir

 

El veteranísimo Harry Dean Stanton pone su peculiar físico al servicio de este personaje que se convertirá en la primera víctima del alien ya totalmente desarrollado.

Parker, el otro de los técnicos, es un tipo rudo que oculta, bajo su sarcástico sentido del humor, una latente agresividad. La tensión de los acontecimientos la desbordará cuando sus preocupaciones salariales sean sustituidas por una perentoria necesidad de salvar la vida. Está interpretado por el corpulento actor neoyorkino Yaphet Kotto, a quien ya mencioné al hablar de los films “007 Vive y deja morir” o “Brubaker”.

 

Alien 1 Parker

 

 

EL POLIZÓN ALIENÍGENA

 

El octavo pasajero, autoinvitado a la Nostromo para desatar en la nave un caos de muerte y destrucción, es un híbrido de insecto, arácnido, crustáceo, cefalópodo y hasta reptil.

Cuenta con tres estados evolutivos:

- Nacido de un huevo, comienza siendo un parásito que se acopla a un huésped vivo, convirtiéndolo a la fuerza en incubadora. En esta fase, el alien parece un cangrejo debido a sus ocho patas y también un pulpo por sus tentáculos. Un dato más inquietante todavía: como mecanismo de defensa luce ácido molecular en lugar de sangre.

 

Alien 1 alien en fase 1

 

- Una vez desarrollado, abandona de forma extremadamente violenta el cuerpo que lo acogía, destrozándolo todo a su paso. Su aspecto es, en estos momentos, de renacuajo armado con unos terribles dientes.

 

Alien 1 alien en fase 2

 

- Su fase adulta, de Gran Alien, lo presenta bípedo, con lengua retráctil y una poderosa y larga cola. Lejanamente antropomorfo, más bien presenta características híbridas de reptil e insecto, sólo que con gigantescas y letales dimensiones.

 

Alien 1 alien en fase 3

 

En una de las secuencias eliminadas del montaje final, el film mostraba la forma en que el xenoformo tejía una serie de capullos para atrapar a sus presas y devorarlas más tarde como haría una araña.

La supresión de dicha secuencia parece obedecer más al miedo a que el film obtuviera una calificación inadecuada para los jóvenes que al hecho de disparar el metraje del mismo.

Lo curioso es que no habría mayor empacho en mostrarlo, con todo lujo de detalles, en la posterior secuela filmada por James Cameron.

Por otra parte, se insiste mucho en el aspecto sexual de los diseños de Giger para el film (el cráneo con forma de pene del alien, su boca eréctil) pero, dejando al margen la atmósfera malsana e inquietante que se deriva de los mismos, soy poco amigo de simplificarlo todo siguiendo las teorías de Freud.

 

Alien 1 boca retractil

 

Incluso considero un tanto pueril la reducción de todo conflicto o de toda emoción en términos exclusivamente sexuales.

Así, sin obviar las evidentes influencias de autores como Lovecraft, particularmente encuentro más sensual el deambular de Ripley con sus discretas bragas blancas que el ambiguo y algo repulsivo diseño tanto de la nave extraterrestre como, sobre todo, del monstruo de la función.

 

Alien 1 Ripley en bragas

 

En cualquier caso, el imaginario de H.R. Giger resulta tremendamente afín al de la película, como descubrirá cualquiera que visite su fascinante museo en la pequeña localidad suiza de Gruyères.

http://rincondesinuhe.com/homepage-2/115-suiza-4-castillo-de-chillon-vevey-gruyeres-y-friburgo

De otro lado, “Alien” es deudora de otros films como el italiano “Terror en el espacio” (Mario Bava, 1965), en el cual una nave responde a una llamada de socorro llegada desde un planeta desconocido, en cuya superficie de complicada geografía hallarán una nave extraterrestre, en cuyo interior reposan los esqueletos de sus gigantescos tripulantes. Muchas coincidencias, ¿no?

También podría hablarse de la estadounidense “Planeta sangriento” (Curtis Harrington, 1966), en la que no sólo se halla una nave extraterrestre sino que se rescata con vida a uno de sus ocupantes aunque, por desgracia para sus salvadores, la afición de la náufraga espacial por la sangre humana acabará diezmándolos.

Son sólo un par de ejemplos pero hay unos cuantos más y el guión de “Alien” parece ser un refrito de todos ellos.

Incluso la literatura ofrece fuentes más que directas que se erigen en antecedentes en toda regla de la película de Scott.

Uno de los casos más llamativos es el de “El destructor negro”, de A.E. Van Voght. En su novela, una nave terrícola encuentra en un árido y lejano planeta a un ser aterrador –mitad felino, mitad octópodo- que es el último superviviente de su especie y al que imprudentemente embarcarán en su nave,

Sus superiores fuerza e inteligencia causarán la muerte de la mayor parte de la tripulación, que finalmente lograrán acabar con él más por casualidad que por habilidad.

Como puede apreciarse, no estamos ante un guion nada original. Sin embargo, las impresionantes aportaciones artísticas de Giger, Carlo Rimbaldi o Jean “Moebius” Giraud otorgan al film de Ridley Scott una atmósfera y una textura visual únicas, que la distancian de sus antecedentes.

Asimismo, la interpretación, el montaje, la fotografía y la música de Goldsmith conforman, junto a un prodigioso diseño de producción, una auténtica obra maestra que no requiere de la originalidad.

Como en tantas otras ocasiones, lo relevante no es tanto lo que se cuenta como la forma en que se hace.

 

CONSIDERACIONES VARIAS

 

Una cuestión interesante en lo que se refiere a la recreación del alien adulto es el traje de caucho, plástico, goma y fibra de vidrio que Giger diseñó para que un actor lo moviera desde dentro.

Dadas las enormes dimensiones del alienígena, ningún intérprete parecía dar la talla hasta que los productores dieron con Bolaji Badejo, un joven masai estudiante en Gran Bretaña cuyos ¡¡¡2’40 metros de altura!! posibilitaron que se hiciera cargo de esta singular tarea.

 

Alien 1 Bolaji Badejo

 

En otro orden de cosas, me gusta mucho la descripción que el crítico Antonio José Navarro hace de la Nostromo, uno de los iconos del film: “un remolcador especial que arrastra una gigantesca plataforma de refino con aspecto de castillo encantado”.

 

Alien 1 Nostromo

 

Lo cierto es que tanto el aspecto exterior de la nave –una de las más espectaculares que se hayan recreado en una pantalla de cine- como el interior, con tableros de interruptores, llaves y botones recreando el puente de mando de un carguero futurista, convierten a la Nostromo en tan protagonista como al propio alienígena que amenaza a su tripulación.

 

Alien 1 Nostromo interior

 

Para el recuerdo quedan también el misterioso planetoide, la nave extraterrestre abandonada y, por supuesto, la criatura alienígena en sí.

 

Alien 1 nave extraterrestre

 

Mención especial merece el vestuario, deliberadamente alejado de los estándares militarizados, con la única y significativa excepción de la indumentaria de Ash, lo que casi parece un spoiler pues permite avanzar cierto vasallaje corporativo.

 

CONCLUSIONES MORALES

 

La curiosa moraleja que parece arrojar el film es que son las emociones humanas las que condenan a sus protagonistas.

El alien, por su parte, es frío e insensible, carece de emociones y tiene como única preocupación la lucha por su supervivencia.

Como afirmará Ash, el monstruo “no tiene conciencia, remordimientos ni fantasías de moralidad”.

El propio androide lo definirá (al fin y al cabo, también él carece de sentimientos) como “una creación perfecta” que los humanos no tienen ninguna posibilidad de derrotar aunque el oficial científico no se prive, antes de ser incinerado, de afirmar socarronamente que, pese a ello, “cuentan con su simpatía”.

 

Alien 1 Ash desconectado

 

Todos los pasajeros, en cualquier caso, morirán a causa de alguna debilidad: la curiosidad, el miedo o la imprudencia.

Menos emotiva que sus compañeros, Ripley será la única que logre sobrevivir porque antepone su vida a las de los otros. De hecho, de haber cumplido sus órdenes, el alien ni siquiera hubiese subido a la Nostromo, condenada a una cuarentena junto a los tres astronautas que lo trajeron a bordo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar