TETRALOGÍA ALIEN

Parte II 

 Alien 2 Ripley y Newt

 

Siete años después del exitoso estreno de “Alien, el octavo pasajero”, otro director novel se hacía cargo de su secuela.

En esta ocasión se trataba del realizador de origen canadiense James Cameron, en la cresta de la ola tras el gran recibimiento prodigado a su segundo largometraje: “Terminator”.

 

ALIENS: EL REGRESO

(James Cameron, 1986)

 

LINEA ARGUMENTAL

 

La nave auxiliar de la Nostromo es interceptada por un equipo de salvamento de la compañía Weyland-Yutani.

Conducida a una estación espacial de la compañía, la desorientada Ripley descubrirá que ha pasado 57 años en hipersueño tras el ataque del alien que destruyó al resto de su tripulación.

 

Alien 2 Rescatada

 

Aunque sufre espeluznantes pesadillas, en las que el alien sale de su interior como le aconteciera al malogrado Kane, el ejecutivo Carter Burke intentará tranquilizarla.

 

Alien 2 pesadilla

 

No contribuirá mucho a ello el ser interrogada por los representantes de la Weyland-Yutani, quienes la conminan a revelar las razones que la llevaron a detonar los motores de la Nostromo, destruyendo un carguero estelar valorado en 42 millones de dólares.

Su relato es calificado de poco verosímil pues el nivel 426, en el que Ripley afirma haber encontrado los huevos del alien, es desde hace más de veinte años un planetoide no sólo vigilado sino colonizado incluso.

La teniente se horrorizará al saber que allí hay 60 ó 70 familias de ex terráqueos; ingenieros planetarios que llevan décadas instalando los enormes procesadores atmosféricos que volverán respirable el aire.

No mucho tiempo después, con la licencia de oficial de vuelo revocada, Ripley malvive trabajando en los muelles de carga de la estación espacial cuando recibe en su modesto apartamento la inesperada visita de Burke.

Éste viene acompañado de un marine: el teniente Gorman. La noticia que le darán resulta tan inquietante como esperada: se ha perdido todo contacto con la colonia del nivel 426.

Para Ripley no existen muchas interpretaciones posibles de ese hecho pero, a pesar de que Burke le ofrecerá la devolución de su licencia, la teniente no tiene la menor intención de regresar al lugar donde se originaron sus pesadillas.

No obstante, serán precisamente ellas las que la determinen a cambiar de opinión pues sólo asegurándose de que hasta el último alien ha sido borrado de la faz del universo podrá volver a descansar tranquila.

Poco después, la gigantesca nave Sulaco sale rumbo al planetoide bajo la protección de un comando de marines espaciales al mando de Gorman y con Ripley como asesora del propio Burke.

 

Alien 2 Sulaco

 

Despertados de su hipersueño a una distancia razonable del nivel 426, la teniente comprobará estupefacta que nadie salvo ella parece tomarse la misión en serio.

Así, la soldado Vasquez bromea con su inseparable Drake mientras replica sin remilgos a los ataques verbales del cabo Hudson.

- Vasquez, ¿nunca te han confundido con un hombre? –le preguntará Hudson mientras ella practica unas flexiones en la barra, recién despertada del hipersueño.

- No –responderá ella sin alterarse lo más mínimo-; ¿y a ti?

Tampoco el sargento Apone se privará de bromear con el propio Hudson acerca de las hijas de los colonos, a quienes ambos pretenden rescatar de su virginidad.

 

Alien 2 Cachondeo marine

 

Algo envarado y molesto con la situación, Gorman invitará a Ripley a compartir con su equipo los pormenores del ataque que sufrieran los tripulantes de la Nostromo medio siglo atrás pero el relato de la teniente no causará un gran efecto entre los escépticos soldados.

Sus chanzas, sin embargo, cesarán bruscamente en cuanto sean depositados sobre la superficie del oscuro planetoide, cuyas instalaciones coloniales parecen desiertas.

Tras enviar una avanzadilla que no encuentra señales de vida, toda la expedición se introducirá en el edificio, llegando hasta el laboratorio.

Allí descubrirán varios embriones de alien extraidos quirúrgicamente a diversos colonos que, según los informes escritos, no sobrevivieron a la operación.

Mientras reflexionan sobre ello, los rastreadores de movimiento detectan una presencia de algo que se les acerca. Con todas las precauciones, se preparan para recibir un ataque pero resultará ser una niña asustada.

Ésta no pronunciará una palabra al principio aunque lo hará cuando cobre confianza con Ripley; sólo entonces sabrán que se hace llamar Newt, que sus padres están muertos y que no cree que la presencia de los soldados vaya a suponer ninguna diferencia.

Con ayuda del ordenador de la colonia, los marines localizarán los implantes de los colonos, lo que ofrece un curioso resultado: aunque no pueden saber si están vivos o muertos, todos parecen reunidos en la estación de procesos, bajo las torres principales de refrigeración.

Desplazados en un vehículo terrestre blindado de la Sulaco, de nuevo una avanzadilla de marines se acercará a la estación, cuyo aspecto interior desconcertará tanto a ellos como a Ripley, Gorman y Burke, que supervisan la operación a través de las cámaras.

 

Alien 2 Vehiculo terrestre

 

Descubrirán demasiado tarde que los soldados no pueden usar sus proyectiles explosivos ni las granadas debido a que se encuentran bajo la central térmica principal y, dado que toda la estación viene a ser un reactor de fusión, si los proyectiles dañaran el sistema de refrigeración podrían ocasionar una explosión termonuclear.

El atroz descubrimiento de una colona a la que los aliens están utilizando como incubadora humana y que les rogará que la maten será el preludio de un ataque a gran escala por parte de una horda de bestias a las que difícilmente podrán detener utilizando únicamente lanzallamas.

 

DE LA SUGERENCIA AL EXCESO VISUAL

 

Siete años después del rotundo éxito de “Alien, el octavo pasajero”, los productores se embarcaron en una secuela del brillante film de Riddley Scott.

Y, dado que les había funcionado la primera vez, de nuevo depositarán el proyecto en manos poco expertas.

Concretamente en las de James Cameron, un realizador de origen canadiense que acababa de encumbrarse gracias a la sorprendente “Terminator”.

 

Alien 2 Cameron

 

Si Scott optó, con buen criterio, por mezclar la ciencia-ficción (un género que, hasta ese momento, apenas deambulaba por los trillados terrenos de la serie B) con el terror, Cameron reinventará la franquicia, convirtiendo la segunda parte en una película de acción, por no calificarla directamente de bélica.

Si, en la primera Alien, el terror y la tensión se generaban a través de lo sugerido más que de lo mostrado, con desiertos e interminables pasillos en los que acecha una amenaza tan invisible como letal, en la reanudación ya no contamos con el elemento sorpresa ni son la oscuridad de la trama y su sutileza como herramientas narrativas sino que, por el contrario, asistiremos a toda una exhibición de fuegos artificiales.

El film se transforma pues en todo un espectáculo pirotécnico, no exento de interesantes aportaciones.

Así, por ejemplo, las tomas que realizan las cámaras subjetivas instaladas en los cascos de los marines espaciales durante el combate constituyen una atractiva experiencia para los espectadores de mediados de los ochenta, poco acostumbrados a este recurso.

 

Alien 2 Marines en combate

 

Film archiplagiado casi desde su estreno, su ritmo trepidante y su sofisticación se adaptan magníficamente al toque militar que Cameron aplica a la trama, ofreciendo al espectador una sensación de falsa seguridad (al fin y al cabo, la protagonista está rodeada de duros marines armados hasta los dientes) que se hará añicos cuando las peculiares circunstancias del campo de batalla al que se dirigen les impida hacer uso de su sofisticado armamento.

A pesar de su cuidado diseño, éste resulta ser bastante convencional pues no hablamos de pistolas láser o desintegradores sino de gigantescas ametralladoras, lanzagranadas integrados o lanzallamas.

 

Alien 2 Hicks enseña a Ripley

 

De las 7 nominaciones al Oscar que recibió el film, sólo 2 se concretaron en otras tantas estatuillas. Las relativas a los mejores efectos de sonido y a los mejores efectos visuales.

En este último apartado, los hermanos Robert y Dennis Skotak hicieron alarde de su enorme talante creativo, construyendo la colonia espacial con modelos en miniatura.

Por otra parte, hasta dieciséis personas se hicieron necesarias para mover los brazos hidráulicos de la estrella del film: nada menos que una Reina Alien de más de 4 metros de altura, cuya primera aparición constituye uno de los momentos estelares de la película, junto a su enfrentamiento final con Ripley.

 

MULTIPLICANDO POR MIL

 

El film pone especial acento en sus escenas de acción, que están magníficamente coreografiadas y rodadas y supone también un arriesgado intento por integrar el cine bélico con el familiar, algo que en cierto modo logra.

Si, en el film de Scott, una tripulación poco preparada para el combate era aniquilada con toda facilidad, ahora los monstruos tendrán que habérselas con soldados profesionales que están magníficamente pertrechados con el más moderno armamento.

Si en aquella primera ocasión era un solo alien quien acechaba a los seres humanos, ahora serán centenares de monstruos los que se les enfrenten.

 

Alien 2 Newt con bicho detras

 

De modo que donde antes reinaba el terror más absoluto ahora encontraremos una guerra en toda regla.

Sin embargo, a pesar de que Ripley esté rodeada de duros marines, “eso no supondrá ninguna diferencia”, como le hará ver una Newt algo agorera.

El mayor mérito de Cameron estriba, en todo caso, en cambiar el género del film (de ciencia ficción y terror a guerra en el espacio) sin traicionar su esencia.

También en construir una película que es, sobre todo, un enorme espectáculo made in Hollywood que más tarde otros han pretendido imitar, con escaso éxito.

El ritmo comienza siendo pausado para ir in crescendo y volverse frenético tan pronto hacen su aparición los monstruos.

 

Alien 2 Bicho

 

La dosificación de la tensión a partir de ese instante resulta ejemplar por parte de un Cameron que ya demostraba ser un auténtico genio del cine de acción.

La historia, de todos modos, no escamotea una información que se ofrecía de forma más morosa en el film de Ridley Scott. Veremos pues cómo tiene lugar la reproducción de los aliens (convirtiendo a los colonos en involuntarias incubadoras), qué forma adoptan sus nidos o el modo en que coordinan sus ataques.

En el camino se pierden, lógicamente, algunas cosas. Por ejemplo, la parte humana que había en el primer alien, en su forma de moverse y hasta en su aspecto, erguido y vagamente femenino.

Aquí parece convertirse en algo más insectil, un monstruo sin relación alguna con lo humano y al que incluso se le modifica la forma fálica de la cabeza.

 

Alien 2 Bicho 2

 

Por otra parte, a la diabólica astucia de que hacía gala el alien de Scott parece suceder una prosaica preponderancia física, de imposición por la mera fuerza.

No puedo dejar de comentar la banda sonora de James Horner, que combina marchas militares con pasajes más sutiles y delicados, destacando algunos temas como “Resolution and Hyperspace”.

El compositor californiano encontró problemas más que considerables para realizar su trabajo, habida cuenta los continuos cambios de guión que experimentó el film, lo que repetidas veces arruinó temas musicales ya terminados.

 

PERSONAJES A LA ALTURA

 

Lo cierto es que para tratarse de una película de acción, los personajes están bastante bien definidos y se benefician de la fluidez del guión.

La parte del león se la lleva Ellen Ripley que en la primera película pasaba, casi por sorpresa, de ser una desapercibida secundaria a convertirse en la heroína del film pero que, en esta ocasión, es claramente la protagonista desde el primer fotograma.

 

Alien 2 Ripley y Newt 2

 

La teniente era entonces una mujer fría y cerebral cuyo individualismo le facilitaba la supervivencia pero la aparición, en esta segunda parte, de una niña de once años –la inocente aunque valerosa Newt- hará aflorar una faceta desconocida en ella: la de madre.

 

Alien 2 Newt

 

De hecho, la parte final del film se plantea como un duelo a muerte entre dos madres-coraje luchando por sus respectivas especies: Ripley de un lado y la Reina Alien por el otro. “¡Aléjate de ella, puerca!”, le espetará la teniente, exigiendo al monstruo que se aparte de la niña.

 

Alien 2 combate final

 

Sigourney, cuyo nombre sí abre en esta ocasión los títulos de crédito, obtendría por su interpretación en el film su primera nominación al Oscar.

No lo conseguiría, como tampoco en sus dos nominaciones posteriores: a mejor actriz por “Gorilas en la niebla” ni a mejor actriz de reparto por “Armas de mujer”.

La relación entre Newt y Ripley cobra mayor sentido en la versión extendida de la película pues en ella se revela que la teniente tenía una hija, ya fallecida cuando Ellen es rescatada casi sesenta años después de la masacre de la Nostromo.

El papel de la niña, por cierto, está interpretado por Carrie Henn, en su única participación en un largometraje.

No se descuida tampoco la descripción de los soldados que integran el comando marine, si bien hay que disculpar cierta tendencia al estereotipo.

Así, el teniente William Gorman es un oficial de carrera sin experiencia alguna en combate que descubrirá demasiado tarde y en las peores circunstancias no estar dotado ni para el mando ni para la batalla.

 

Alien 2 Gorman

 

Está interpretado por el actor canadiense William Hope, a quien hemos podido ver con posterioridad en el “Sherlock Holmes” de Guy Ritchie, “La verdad oculta” o “The lady”.

El sargento Apone, segundo al mando, es por el contrario un tipo curtido y con oficio, en el que los hombres confían y al que consideran con motivo uno de los suyos.

 

Alien 2 Apone

 

El designado para el papel sería el actor de Brooklyn Al Matthews, cuya carrera ha sido luego más que discreta, abundando sobre todo en papeles episódicos y poco recordables, como los interpretados en “Superman III”, “El quinto elemento” o “El mañana nunca muere”.

El cabo William Hudson, el bocazas del grupo, es en realidad un cobarde que pretende dárselas de duro pero que se derrumbará como un castillo de naipes cuando las cosas comiencen a torcerse. Lejos de constituir un apoyo para sus compañeros, sus lloriqueos acabarán por enervarles.

 

Alien 2 Hudson

 

El personaje corrió a cargo del recientemente desaparecido Bill Paxton, actor-fetiche del director, para el cual trabajó en “Terminator” (aquí, el actor tejano conocería a Michael Biehn y a Lance Henriksen), “Aliens: el regreso”, “Mentiras arriesgadas” o “Titanic”, en una carrera que también contempla títulos como “Calles de fuego”, “Los viajeros de la noche” (de nuevo con Lance Henriksen), “Depredador 2”, “Tombstone: la leyenda de Wyatt Earp” (coincidiendo otra vez con Michael Biehn), “Apolo 13”, “Twister”, “Un plan sencillo”, “U-571”, “Límite vertical”, “Escalofrío” o “Al filo del mañana”.

El otro cabo del grupo, Dwayne Hicks, resultará ser todo lo contrario. Un tipo honesto y valiente que dará lo mejor de sí mismo en los momentos más duros, obteniendo con ello el respeto y hasta el afecto de la mismísima Ripley.

 

Alien 2 Hicks

 

Michael Biehn, apenas un año después de participar en “Terminator”, también a las órdenes de Cameron, sería el encargado de interpretar a Hicks.

El actor de Alabama cuenta entre sus trabajos más relevantes con “La séptima profecía”, “Abyss”, “Terminator 2” (con Cameron las dos últimas), “Tombstone: la leyenda de Wyatt Earp” (con Bill Paxton) o “La roca”.

La soldado Vasquez, por su parte, es una marine de pies a cabeza. Hombruna, musculada, deslenguada pero con una lealtad absoluta y un valor sin fisuras.

 

Alien 2 Vasquez y su amigo

 

Sería encarnada por la actriz angelina Jenette Goldsteinm, que debutaba en el cine con este título, al que luego sucederían otros como “Los viajeros de la noche” (con Bill Paxton y Lance Henriksen), “Más fuerte que el odio”, “Arma letal 2”, “Terminator 2” (en un breve papel como madre adoptiva de John Connor), “Star Trek: la próxima generación” o “Miedo y asco en Las Vegas”.

La piloto Ferro, el soldado Drake (inseparable de Vasquez), el cabo Spunkmeyer, así como Frost, Crowe o Dietrich, cuentan con papeles más funcionales y menos definidos.

Todo lo contrario que Carter Burke, que bajo sus amables modales y su educación intachable oculta a uno de los villanos más cobardes y rastreros de toda la saga, por encima incluso del traicionero Ash de la primer entrega.

 

Alien 2 Burke

 

El actor Paul Reiser asumiría el papel. El neoyorkino no ha tenido una carrera cinematográfica digna de mención, excepción hecha de su participación en las dos primeras “Superdetective en Hollywood”, estando sus interpretaciones encaminadas, sobre todo, al ámbito televisivo.

Curiosamente, “Aliens: el regreso” también cuenta con un sintético –el entrañable Bishop- aunque él prefiera ser llamado “persona artificial”. Su presencia a bordo provocará inicialmente la furia de Ripley aunque más tarde la bondad y abnegación del androide la harán cambiar de opinión.

 

Alien 2 Bishop 2

 

El personaje corrió a cargo del también neoyorkino Lance Henriksen, un actor con más de doscientos trabajos en su dilatada trayectoria profesional. Entre ellos, “El emperador del Norte”, “Tarde de perros”, “Encuentros en la Tercera Fase”, “La maldición de Damien”, “Elegidos para la gloria”, “Terminator” (con Bill Paxton y Michael Biehn bajo la dirección de Cameron), “Los viajeros de la noche”, “Johnny el guapo”, “Jennifer 8”, “Alien 3”, “Dead man” o “Alien vs. Predator” (donde sería el único actor de la saga Alien implicado).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar