TETRALOGÍA ALIEN

Parte IV 

 Alien 4 Gediman

 

Dieciocho años después del estreno de “Alien, el octavo pasajero” llegaría la cuarta y última parte de una saga mítica.

Una última entrega que, en cierto modo, traiciona el espíritu de la tetralogía, no siendo por tanto el broche de oro que la misma hubiese merecido.

 

 

ALIEN RESURRECTION

(Jean-Pierre Jeunet, 1997)

 

LINEA ARGUMENTAL

 

A bordo de la gigantesca nave militar USM Auriga, bajo el mando del general Perez, un grupo de científicos logra clonar a la teniente Ripley, fallecida casi 200 años atrás y de la que se conservaba una muestra de sangre congelada en el planeta Fiorina 161.

 

Alien 4 Clonando

 

Enigmáticamente bautizarán a la nueva Ripley como “8” pero lo que en realidad pretenden es recuperar el embrión de la Reina Alien que ella llevaba en su interior poco antes de inmolarse en la fundición.

La operación resulta un éxito y tanto el alien como su anfitrión muestran un excelente estado de salud, lo que disuadirá a los científicos de eliminar a la clonada teniente, como era su primera intención.

Pese a las objeciones del general Perez -que sólo busca un pretexto para librarse de “eso”-, “8” aprende con gran rapidez, haciendo alarde de algunas características tomadas prestadas de los propios aliens: una sorprendente capacidad regenerativa, una fuerza sobrehumana y una sangre que, pese a ser de color rojo, es también ácido concentrado.

Lejos de lamentar estas “imperfecciones” en forma de intersección genética, los científicos se sentirán ostensiblemente orgullosos de su notable creación.

En muy poco tiempo, la Reina Alien se convierte en una bestia formidable, por lo cual el general recibirá de buen grado la llegada de la Betty, un carguero mercenario capitaneado por Frank Elgyn, que transporta una inquietante carga: seres humanos que servirán de anfritriones para los huevos puestos por la Reina.

 

Alien 4 Reina 2

 

Las inocentes cobayas humanas son encerradas en una sala aislada junto a los huevos, que pronto se abren frente a sus rostros indefensos. Poco después de esta horrible operación, a la que el Doctor Gediman asiste extasiado, los doce nuevos compañeros de la Reina alcanzarán su mismo tamaño.

 

Alien 4 Cobayas humanas

 

En la Betty, por otra parte, acompañan a su mercenario jefe una serie de individuos de la más diversa condición: un hombretón francamente feo y con pésimos modales (Johner), una piloto de vertiginosas curvas (Hillard), un cachas con pinta de rastafari (Christie), un inválido con insensibilidad en las piernas que se mueve con ayuda de una artilugio eléctrico (Vriess) y una joven de aspecto angelical (Call).

Esta última resultará no ser lo que parece pues bajo sus infantiles ojos se esconde una agente cuya misión es terminar con Ripley aunque su consternación será considerable cuando constate que a ésta ya le ha sido extraído el alien, por lo que su infiltración ha resultado inútil.

Su baldío intento, sin embargo, provocará la sentencia a muerte de todo el grupo, acusados de haber introducido a una terrorista en una nave militar.

 

Alien 4 Elgyn y Call

 

Poco dispuestos a rendirse, los mercenarios masacrarán a cuantos soldados les salen al paso, tomando como rehén al Doctor Wren.

Mientras, los aliens han escapado a su encierro, sacrificando a uno de sus compañeros para que el ácido que tiene por sangre desintegre el suelo, de modo que poco después sembrarán el terror en la nave, aniquilando al general y a la plana mayor de su división científica.

Después de que Elgyn sea destrozado por un alien, Ripley hará su aparición, demostrando escaso apego por las bestias con las que ahora comparte una significativa parte de su ADN.

Tanto ella como Distephano, uno de los soldados de la Auriga, se unirán al grupo de mercenarios para intentar salir de la nave.

 

Alien 4 Distephano

 

Lo que pronto descubrirán es que ésta se está moviendo en modo automático desde que comenzó la rebelión de los aliens, regresando a su base en la Tierra, lo que no entusiasmará a ninguno de ellos. Tendrán apenas cinco horas para evitarlo.

 

UNA PARODIA PRESCINDIBLE

 

Tan innecesaria y fallida como “Indiana Jones y la calavera de cristal” o “Terminator: Salvation”, la cuarta y última entrega de “Alien” constituye  un ejemplo igual de evidente de cuándo una saga se extiende demasiado hasta perder su carta de naturaleza.

Empezando por el despropósito de la clonación de una Ripley a quien la saga ya había dado por amortizada y continuando con un tono paródico que por momentos resulta más grotesco que estrictamente divertido.

En favor de la cinta de Jean-Pierre Jeunet, sin embargo, diré que es bastante más entretenida que las otras dos secuelas mencionadas.

Porque, en efecto, haciendo posible lo imposible –tanto Ripley como el último alien eran desintegrados en la fundición del planeta Fiorina al final de Alien3-, los productores de la saga decidieron sacarse de la chistera una reanudación, contando para ello con el guionista neoyorkino Joss Whedon y con el realizador francés responsable de “Delicatessen” y “La ciudad de los niños perdidos” (que más tarde firmaría también la deliciosa “Amélie”.

 

Alien 4 Jean Pierre Jeunet

 

Whedon, responsable del libreto de la versión cinematográfica de “Buffy, la cazavampiros” y coguionista de la primera “Toy story” se sacaría de la manga una historia tan surrealista como trepidante, tomando como base a una serie de personajes a cual más excesivo.

Jeunet, por su parte, aportaría su particular imaginería visual (caracterizada por un barroquismo muy particular) y a algunos de sus actores predilectos como Dominique Pinon y Ron Perlman.

El resultado es un revival psicodélico, trepidante y un tanto gore que parece apostar más por lo onírico que por lo claustrofóbico y cuyo alto ritmo impide, al menos, el aburrimiento. Algo que sólo compensa en parte el hecho de lo que se nos cuenta tiene poco o nada que ver con el resto de la saga.

Si al hablar de “Alien3” un servidor destacaba como acierto de la misma el estilo propio e inconfundible de cada una de sus entregas, cabe reconocer que “Alien Resurrection” no es una excepción pero son tantas las licencias y está tan desnaturalizada la atmósfera de la película que lo mismo podría tratarse de “Starship Troopers 3” o de “Species 4”.

Con estética de videojuego, vocación de cómic animado y un ramillete de secundarios a cual más llamativo, la película chocaría frontalmente con las expectativas de los seguidores de la saga.

 

Alien 4 Los mercenarios

 

El personaje de Sigourney Weaver, por ejemplo, guarda poca relación con el que interpretaba en las tres primeras entregas aunque no deja de ser paradójico que acabe casi convertida en lo que tanto odió, a causa de su ambivalencia genética.

Menos descabellada resulta la utilización de los alien como arma biológica, algo que aterraba a la Ripley original pero que a la clonada le tiene tan sin cuidado como todo lo demás. Al menos en principio.

Refiriéndonos concretamente al recurso de la clonación, si bien es de agradecer no haberse limitado a excusar argumentalmente la tercera entrega de la saga, atribuyéndola vulgarmente a un sueño de su protagonista, la cual podría así seguir perfectamente viva, plantea sin embargo ciertas dudas científicas.

Sobre todo porque lo que demuestran las clonaciones de animales llevadas a cabo en la vida real es que no resulta posible conservar ni los recuerdos ni el carácter del sujeto original.

Ésta es tan sólo una de las críticas que en tal sentido recibió el film, acusado de abundar en acientificidades y en soluciones altamente cuestionables.

Una excelsa fotografía de Darius Khondji, que contrasta por su luminosidad con la oscuridad predominante de los títulos anteriores, unos efectos visuales que demuestran la enorme evolución sufrida por los mismos desde aquel lejano 1979 y una sorprendente banda sonora a cargo de John Frizzell son algunas de las señas de identidad de este parto frustrado.

También lo será el diseño definitivamente grotesco del alien nacido directamente del útero de la Reina (parece que en la intersección biológica acaecida durante la clonación de Ripley, ésta aportó dicha característica a los aliens, que con ello superan su fase ovípara), a quien pretende dársele un toque de ternura humana.

 

Alien 4 Alien humanoide

 

Entre las anécdotas del rodaje destaca la secuencia subacuática –la más espectacular del film-, pues estuvo llena de sobresaltos: Winona sufrió un ataque de ansiedad y Ron Perlman estuvo a punto de ahogarse.

 

Alien 4 Escena submarina

 

Alien 4 Alien submarino

 

 

 

PERSONAJES AL LÍMITE

 

Los personajes creados por Dan O’Bannon y Ronald Shusett se caricaturizan de tal modo en el film que acaban provocando más hilaridad que terror aunque puede que ese fuese el objetivo.

 

Alien 4 Mercenarios con rehen

 

Ripley, por ejemplo, no parece tomarse en serio ni a los aliens ni a los mercenarios ni a los científicos ni a sí misma. Puede que a sí misma menos que a todo lo demás.

 

Alien 4 Ripley con Ron Perlman

 

Si algún interés evidencia es por la tierna Call, en cuya relación muchos han querido ver un cierto flirteo con el lesbianismo aunque a mí no deja de parecerme una extensión de la relación madre-hija apuntada por “Aliens: el regreso” sólo que con una niña más crecidita. Tal vez servidor sea un buenista, Dios o Marx no lo quieran.

 

Alien 4 Ripley y Call 2

 

Cambiando las premisas iniciales, pronto se llega al mismo lugar de las entregas anteriores: los aliens como fuente de irresistible atracción, con la posibilidad siempre en el horizonte de ser utilizados para fines militares, la pifia que provoca que las bestias queden sueltas y siembren el terror y hasta el divertimento de intentar adivinar cuál de los personajes será esta vez el androide.

Lo que ocurre es que, en esta ocasión, el tono resulta demasiado jocoso para que tampoco el espectador se lo tome demasiado seriamente.

Y no será porque los aliens no estén magníficamente diseñados; de hecho son realmente aterradores salvo el híbrido final, que según los casos puede dar risa, miedo, asco o hasta pena.

 

Alien 4 Alien

 

También harán su aparición un par de aliens curiosamente evolucionados para sobrevivir bajo el agua.

 

Alien 4 Alien submarino 2

 

Lo que queda descartada es la angustia existencial por el destino final de los protagonistas. El sufrimiento queda tan apartado como el suspense en aras de un espectáculo que elude las complicaciones argumentales.

 

GALERÍA DE PERSONAJES Y ACTORES

 

Dejando al margen a RIPLEY –o, mejor dicho, a “8”, el híbrido de humana y alien creado por clonación-, que sigue siendo interpretado por una Sigourney Weaver más cabeza de cartel que nunca, varios son los personajes que merecen ser mencionados.

 

Alien 4 Alien humanoide y Ripley

 

En primer lugar, la angelical pero aguerrida CALL, interpretada por una Winona Ryder que secundaría a la Weaver en los créditos iniciales.

 

Alien 4 Call 2

 

Apenas once años después de su debut en la gran pantalla, Winona ya había formado parte de exitosos proyectos como los de “Bitelchús”, “Eduardo Manostijeras”, “Noche en la Tierra”, “Drácula de Bram Stoker”, “La casa de los espíritus”, “La edad de la inocencia”, “Reality Bites” o “Mujercitas”, por lo que su fichaje por parte de Jeunet supuso un fuerte aldabonazo para la película.

También el bestial JOHNER, cuya incapacidad empática resultará tan notable como su falta de diplomacia, en un papel que correría a cargo del poco agraciado actor neoyorkino Ron Perlman.

 

Alien 4 Ron Perlman

 

A Perlman, que alcanzaría cierta notoriedad gracias a su papel del contrahecho Salvatore en “El nombre de la rosa”, se le había podido ver después en “Doble juego”, “Cronos”, “La última cena” o “La ciudad de los niños perdidos” y siete años después de “Alien Resurrection” lograría su mayor éxito interpretando al protagonista de “Hellboy”.

Por lo que respecta al minusválido VRIESS, que suple su problema de movilidad con un amplio abanico de recursos, sería encarnado por el francés Dominique Pinon.

 

Alien 4 Vriess

 

Actor más que habitual en las producciones de su país, a Pinon se le había visto, además de en las ya citadas “Delicatessen” y “La ciudad de los niños perdidos”, en las también francesas “La Diva” y “El regreso de Martin Guerre” así como en la italiana “La leyenda del santo bebedor”.

Años más tarde intervendría también en la exitosa “Amélie” o en las cintas españolas “La gran aventura de Mortadelo y Filemón” y “Los crímenes de Oxford”.

El estadounidense Gary Dourdan, por su parte, sería CHRISTIE en la película; un tipo expeditivo y eficiente que hará gala de una encomiable lealtad.

 

Alien 4 Christie 2

 

A Dourdan se le conoce sobre todo por su papel de Warrick Brown en la serie televisiva “CSI Las Vegas”, en la que se mantuvo durante casi doscientos episodios.

No había hecho prácticamente nada en el cine cuando Jeunet lo incorporó al elenco de su película y tampoco haría nada significativo después fuera de la pequeña pantalla.

ELGYN, el valiente y poco escrupuloso líder de los mercenarios, estuvo interpretado a su vez por el canadiense Michael Wincott.

 

Alien 4 Elgyn 2

 

Aunque su nombre no sea muy conocido, lo cierto es que Wincott ya había intervenido por aquel entonces en films tan populares como “Hablando con la muerte”, “The Doors”, “Robin Hood, príncipe de los ladrones”, “1492, la conquista del paraíso”, “El Cuervo”, “Dead man” o “Días extraños”.

Más recientemente participó en “Hitchcock” e incluso en un par de episodios de la exitosa serie televisiva “Westworld”.

En cuanto al californiano J.E. Freeman, suyo es el papel del traicionero y retorcido DOCTOR WREN, que se verá obligado a seguir, en calidad de rehén, al grupo de mercenarios en su búsqueda de una salida de la nave.

 

Alien 4 Doctor Wren

 

 “Corazón salvaje”, “Muerte entre las flores”, “Juego de patriotas” o “Copycat” (también con Sigourney Weaver) son algunos de los títulos que adornan su razonable filmografía.

Por último, no podemos dejar de mencionar al siempre inquietante Brad Douif, el Grima Lengua de Serpiente de la trilogía “El Señor de los Anillos”, que aquí aparece como el chiflado DOCTOR GEDIMAN.

 

Alien 4 Gediman 2

 

En la impresionante filmografía de este actor estadounidense brillan con luz propia títulos como “Alguien voló sobre el nido del cuco”, “Sangre sabia (El profeta del diablo)”, “La puerta del cielo”, “Dune”, “Terciopelo azul”, “Arde Mississippi”, “Muñeco diabólico”, “Agenda oculta” u “Homicidio en primer grado”.

Del resto del elenco habría que destacar al neoyorkino Dan Hedaya como el belicoso y corrupto GENERAL PEREZ y al californiano Raymond Cruz (“Peligro inminente”, “Íntimo y personal”, “Training day”, “Caos (Havoc)” o la serie televisiva “The Closer”) que hace las veces de DISTEPHANO, el soldado que cambiará de bando a la vista de las circunstancias.

 

 Alien 4 General Perez

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar