GRANDES WESTERNS DE JOHN FORD

Parte II

 

 Western Portada 2

 

Dedicaremos esta segunda entrega de los mejores westerns del gran John Ford a su “Trilogía de la Caballería”, compuesta por los títulos “Fort Apache”, “La legión invencible” y “Río Grande”.

 

 

FORT APACHE(1948)

 

Western Fort Apache

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Una diligencia cruza el desierto de Arizona mientras el mayoral y su escopetero bromean a propósito de las quejas del “soldadito” al que transportan y que considera excesivo el retraso sobre el horario previsto.

En realidad, el militar es nada menos que el teniente coronel Owen Thursday, quien viaja con su hija adolescente Philadelphia para hacerse cargo de la comandancia del Fort Apache.

 

Western Fort Apache Padre e hija

 

A pocas millas de su destino le dejará la diligencia pero, para consternación de Thursday, nadie ha acudido al punto de encuentro para recogerle.

Tendrá pues que aceptar el transporte habilitado para el joven teniente Michael O’Rourke, a quien sí han ido a buscar. El flechazo entre el apuesto militar recién graduado en West Point y la bella hija de Thursday será instantáneo.

A la llegada de la comitiva a Fort Apache, sorprenderán a la guarnición celebrando con un baile el aniversario de George Washington.

Molesto con la situación, Thursday recibe entonces las disculpas del capitán Kirby York; nadie ha ido a buscar al teniente coronel porque hace dos días que se interrumpió la línea del telégrafo, sin duda saboteada por los indios.

 

Western Fort Apache Baile

 

En cualquier caso, poco tardará el recién llegado en dar muestras de su envarado carácter.

A la mañana siguiente, Thursday convoca una reunión urgente y lo primero que hace es llamar la atención a los hombres acerca de su indumentaria pues, en su opinión, sólo el teniente O’Rourke, recién llegado de West Point, se ha presentado de forma correcta.

- Les aseguro –intentará disculparse- que no soy un maniático de las ordenanzas. Simplemente quiero sentirme orgulloso de mis hombres. El uniforme no es ni para presumir ni para llevarlo con abandono. Aquí no somos vaqueros ni descargadores de alfalfa.

A continuación procederá a destituir como ayudante a su viejo amigo Sam Collingwood aunque luego afirme que no se trata de nada personal, pese a lo cual lo manda de vuelta a su antiguo regimiento.

La excesiva rigidez de Owen chocará con la vida del fuerte, lo que originará más de una discusión tanto con el capitán Kirby como con el sargento mayor O’Rourke, padre del joven teniente.

 

Western Fort Apache Sargento mayor

 

Precisamente la oposición de Thursday al noviazgo de este último con su hija creará una nueva tensión en la comunidad aunque será su intransigencia en las negociaciones de paz con los apaches, comandados por Cochise, lo que desencadene la tragedia.

Hartos del mal trato que les dispensa el gobierno, los indios han abandonado su reserva pero los abusos sufridos no supondrán atenuante alguno para el teniente coronel, que abocará a los suyos a una batalla innecesaria.

 

Western Fort Apache Masacre

 

 

INICIO DE LA TRILOGÍA DE LA CABALLERÍA

 

Los historiadores cinematográficos coinciden en agrupar las películas “Fort Apache” (1948), “La legión invencible” (1949) y “Río Grande” (1950) como trilogía, atendiendo al hecho de que todas ellas tienen como protagonista colectivo a la Caballería de los Estados Unidos y a que sus acciones transcurren a lo largo y ancho del Monument Valley (marco también de la ya vista “La Diligencia”, por cierto).

Hay diversos nexos comunes entre ellas aparte de los citados. Por ejemplo, el hecho de que las tres transcurran en un momento posterior a la colonización, cuando ya el nacimiento de los Estados Unidos resulta inevitable y los indios asisten, con mayor o menor resignación, a su propia extinción, masacrados por el ejército y recluidos en reservas en las que se resisten a quedarse.

 

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/104-corazon-trueno

 

También está el hecho de que en las tres intervenga John Wayne –aunque esto no resulte extraordinario, tratándose de películas de John Ford, de quien fue su actor estrella- pero, sobre todo, un elemento que se repite y que es la crisis de la jefatura, debido a problemas familiares del líder, el recuerdo de gestas ya pasadas o incluso la proximidad de su jubilación.

En “Fort Apache”, un extraordinario film que ha resistido magníficamente el paso del tiempo, Wayne interpreta por primera vez el papel de Kirby York, aquí todavía capitán, a las órdenes de un teniente arrogante y estirado –el coronel Owen Thursday al que encarna Henry Fonda-, inequívocamente inspirado en la figura real del general Custer.

El personaje de York reaparecerá en el film que cierra la presunta trilogía “Río Grande”-, ya convertido en coronel y viviendo los que son probablemente sus últimos años en el ejército.

Fort Apache” es, sobre todo, una crítica de la tiranía, del despotismo ejercido de forma arbitraria, a pesar de que también se reconocen ciertos valores que encarna Thursday: la disciplina, el rigor o el coraje.

- Sé por experiencia –arengará a sus oficiales nada más llegar- que el servicio prolongado en un pequeño destacamento tiende a llevar al descuido, a la falta de eficacia y al desorden en todos los aspectos.

A pesar de ser una respuesta en toda regla a la imagen idílica que de Custer había mostrado “Murieron con las botas puestas” (Raoul Walsh, 1941), el film de Ford no se ceba con el personaje.

Thursday considera insignificante su nuevo destino y se siente denigrado por lo que le parece es un injusto pago por sus servicios prestados al país, por lo que intenta destacar en un lugar y en unas circunstancias en las que no resulta fácil hacerlo.

- Algunos hermanos de armas tienen más posibilidades de conseguir ascensos –argumenta el nuevo comandante de la plaza nada más llegar- porque están inmersos en campañas contra grandes pueblos indios como los sioux o los comanches mientras que nosotros sólo sufriremos algunos picotazos de los apaches.

Eso le enfrentará a Kirby, que además de ostentar el mando hasta su llegada, goza de una mayor experiencia en batalla y de un conocimiento mucho mayor de los indios.

 

 Western Fort Apache Fonda y Wayne 

 

Contrariamente a lo que opina Thursday, el capitán considera que los apaches no tienen nada de cobardes y que, de hecho, triunfaron contra los sioux cuando se les enfrentaron.

De hecho, la confianza que York logra inspirar en el gran jefe Cochise está inspirada en una admiración real hacia el caudillo apache aunque las negociaciones de ambos serán echadas por tierra sin mayor miramiento por el teniente coronel que ahora dirige los destinos de la guarnición.

Sin embargo, al final de la película, York no sólo justificará a Thursday sino que incluso vestirá como él.

La figura del capitán (que ya es coronel en los instantes finales del film), por otra parte, representa el ideal militar de Ford pues siempre parece preferir un acuerdo por pocas ventajas que ofrezca a tener que librar una batalla innecesaria, lo que pone en solfa las acusaciones de fascismo de las que hablábamos al principio de este artículo.

De todos modos, hay una intención evidente por parte del realizador de mostrar la mejor cara de un colectivo bastante denostado entre sus compatriotas. De hecho, los integrantes de la caballería de los Estados Unidos muchas veces eran jugadores endeudados, gente de baja extracción social e incluso delincuentes aunque eso no parecía importar cuando era su sangre la que se vertía para evitar los ataques de los indios contra la población civil.

En el apartado interpretativo, Henry Fonda –que ya había trabajado con Ford en la comentada “Pasión de los fuertes”- borda el papel de militar amargado y puntilloso en tanto que John Wayne está bastante comedido en su rol de segundo de a bordo.

El papel de Philadelphia corre a cargo de la ex niña prodigio Shirley Temple apenas un año antes de abandonar para siempre el cine, Victor McLaglan repite una vez más como sargento de caballería y el actor mexicano Miguel Inclán encarna al jefe indio Cochise.

 

 Western Fort Apache Shirley Temple

 

 

 

 

LA LEGIÓN INVENCIBLE(1949)

 

 Western La legion invencible

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Los telégrafos militares y los periódicos sólo hablan de una cosa: la masacre sufrida por el general Custer y su Séptimo Regimiento de Caballería.

Desde la frontera canadiense hasta Río Bravo, diez mil indios –kiowas, comanches, arapoes, sioux y apaches-, al mando de caudillos como Toro Sentado o Caballo Loco se han unido en guerra común contra la Caballería de los Estados Unidos.

Meses después de la matanza de Little Big Horn, el capitán Nathan Brittles se embarcará en la última patrulla de su carrera, que está a cinco días de terminar debido a su forzosa –que no deseada- jubilación.

La misión que deberá asumir, trastocando sus planes iniciales de enfrentarse con los indios que amenazan la región, es la de conducir hasta Soudros Weels a la esposa y la sobrina del mayor Mac Allshard, quienes han de tomar allí la diligencia que las conduzca al Este.

La chica, a todo esto, se dedica a tontear a dos bandas con el teniente Flint Cohill y el teniente segundo Ross Pennell, lo que crea mal ambiente entre los dos, amenazando la estabilidad del grupo.

 

Western La legion invencible Coqueta

 

En cualquier caso, la magnitud de las fuerzas indias con las que se toparán, armados además con los Winchester de un traficante sin escrúpulos que acabará siendo víctima de su propia ambición, obligarán a Brittles y sus hombres a rehuir el enfrentamiento, teniendo que regresar con las damas al Fuerte mientras un contingente de hombres, al mando del teniente Cohill, les cubre la retirada.

 

LOS EFECTOS DE LITTLE BIG HORN

 

La segunda película de la “Trilogía de la Caballería” de Ford empieza con la noticia de la muerte de Custer y cuenta la última campaña del capitán Brittles en las mismas guerras indias.

Éste es encarnado con excelente pulso por un John Wayne en estado de gracia que, además de dotar de gran empaque al personaje, aparece con las sienes plateadas y tocado con un bigote que también conservaría en algunos títulos posteriores (v. gr. “Río Grande”).

 

Western La legion invencible John Wayne

 

Brittles es un oficial valiente y generoso sin obsesión por la disciplina y con un carácter risueño que le granjea la simpatía de la tropa. Acepta así, con resignado estoicismo, la muerte de su esposa, a la que visita con frecuencia en el diminuto cementerio del fuerte para contarle las novedades del mismo.

 

Western La legion invencible John Wayne lapida

 

Junto a John Wayne, el inevitable Victor McLaglan compone una vez más un sargento tan bruto como de buen corazón y con una lealtad a prueba de flechas. En este caso, además, su sargento irlandés Quinannon lucirá una desmedida afición hacia la bebida que deparará algunos de los momentos más divertidos del film.

 

Western La legion invencible Victor McLaglen

 

La caballería estadounidense es, en cualquier caso, la gran protagonista y la intención del director de ensalzarla por encima de todo no deja lugar a la duda.

Desde la camaradería que no logrará arruinar ni los manejos de la coqueta Olivia Dandridge (sobrina del mayor) hasta la admiración que suscita en todos la figura de su capitán, arriesgando su vida cuando ya ni siquiera forma oficialmente parte del ejército o las valientes palabras del veterano soldado que está a punto de expirar y todavía tiene ánimo para ensalzar la labor de sus colegas más jóvenes, todo remite a un mundo donde el resto de principios se supeditan al honor, el patriotismo y el valor.

 

Western La legion invencible Camaraderia

 

 

Los indios, grandes damnificados en la mayoría de westerns, tienen en esta ocasión poco protagonismo y su presencia resulta más funcional -contextualizando la verdadera acción en el corazón de la caballería- que significativa.

La amenaza latente que suponen y la sombra de la aniquilación de Custer que, de repetirse, podría frenar en seco el nacimiento de la gran nación americana son la causa del exacerbado patriotismo de los soldados pero el enfrentamiento de los indios con los rostros pálidos no será, en este film, tan épico como en otras ocasiones.

La épica viene esta vez de otro lado. El de los hombres que han entregado su vida a un ideal y, en la madurez, ven marchitarse su existencia cuando les obligan a dar por finalizado ese servicio al que se consagraron cuando eran poco más que unos niños.

La melancolía de que hace gala Brittle acentúa, por tanto, el acusado tono crepuscular de que hace gala la película por mucho que esté enmarcada no en el epílogo de la guerra contra los indios sino en uno de sus puntos álgidos.

En ese sentido, el sencillo funeral del soldado a quien entierran bajo su bandera confederada constituye uno de esos momentos de sutil emoción.

Una vez más en una película de Ford vemos también escenas ecuestres rodadas con gran espectacularidad –tanto las persecuciones como las galopadas- y también cabe destacar la acertada coreografía de las tropas, tanto en sus difíciles desplazamientos con carros incluidos como en sus enfrentamientos con las huestes indias.

 

Western La legion invencible Persecucion

 

La fotografía del film, que obtuvo un merecido Oscar por parte de la Academia, retrata en bellos colores la peculiar orografía del omnipresente (en los westerns del tuerto director) Monument Valley.

 

 

 

RÍO GRANDE(1950)

 

 Western Rio Grande

 

LINEA ARGUMENTAL

 

El coronel Kirby York, de la caballería de los Estados Unidos, vuelve frustrado tras una escaramuza contra los indios que se ha saldado con estos cruzando el Río Grande hasta Méjico, donde no pueden ser perseguidos.

A su regreso descubrirá que, de los 180 reclutas que ha solicitado al ejército, tan sólo le han enviado 18, de los que uno resulta ser Jeff York, su propio hijo, al que no ve desde hace quince años.

Aunque físicamente sin formar, el chico pretende hacer carrera en el ejército pese a haber sido expulsado de la academia militar de West Point a causa de un suspenso en matemáticas.

Su padre no tardará en llamarlo a su presencia para dejarle claro que no va a otorgarle trato de favor y para recordarle que la vida que ha escogido es más dura que gloriosa aunque, en realidad, el muchacho no esperaba otra cosa.

Mientras no le observan, sin embargo, Kirby seguirá con orgullo las evoluciones de su hijo, tan valiente y obstinado como él mismo.

 

Western Rio Grande Padre e hijo

 

La inopinada llegada de Kathleen, la esposa del coronel, a quien éste lleva esos mismos quince años sin ver, complicará las cosas pues la dama pretende rescindir el alistamiento de Jeff con el preceptivo (aunque oneroso) pago de 100 dólares.

Coincidiendo con esta peculiar situación familiar, la alianza de tres tribus indias recrudecerá los enfrentamientos armados, en plena fuga de uno de los soldados – Trooper Travis Tyrce-, acusado de asesinato y reclamado por el sheriff de la zona.

 

SE CIERRA LA TRILOGÍA

 

Un Kirby York ya maduro –aunque el mostacho que luce John Wayne en el film no oculte unas facciones todavía jóvenes, que corresponden a los 43 años que por entonces tenía el actor- y ascendido, de capitán a coronel, es el protagonista de este film, que cierra la Trilogía de la Caballería iniciada con “Fort Apache”.

Las grandes glorias del pasado parecen ya lejanas y el coronel es un hombre exasperado por las limitaciones que los políticos ponen a su trabajo, como el Tratado firmado por Washington con México que le impide perseguir a los indios más allá del Río Grande que da título a la película.

Es posiblemente uno de los grandes títulos de Ford que peor han envejecido y no porque la fotografía de Bert Glennon no siga luciendo espléndida (más diáfana que en “La Diligencia” o “Caravana de paz”, sus trabajos anteriores a las órdenes del director mainés) sino porque sus escenas de acción adolecen de una acusada falta de dramatismo e incluso de una notable ingenuidad. En especial las que incluyen niños.

 

Western Rio Grande Escena de accion

 

Hay poca acción en el film –hay que recordar que la época de las grandes batallas contra los indios había quedado atrás en los años en que transcurre su historia-, bastante melodrama y un poco de humor no especialmente ingenioso.

Otra cuestión interesante es la coincidencia, por primera vez, del trío que forman John Wayne, Maureen O’Hara y Victor McLaglen.

 

Western Rio Grande Trio de protas

 

El robusto actor inglés venía de coincidir con Wayne consecutivamente en “Fort Apache” (1948), “La legión invencible” (1949) y esta “Río Grande” (1950), todas ellas de Ford, que inmortalizaría la combinación de ambos con la pelirroja O’Hara en la inolvidable comedia “El hombre tranquilo” (1952).

 

 

 

 

 

 

 

 

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/394-grandes-westerns-de-john-ford-parte-i

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/398-grandes-westerns-de-john-ford-parte-iii

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/399-grandes-westerns-de-john-ford-parte-iv

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar