GRANDES WESTERNS DE JOHN FORD

Parte IV

 

 Western Portada 4

 

Finalizamos este somero repaso a los que, a mi entender, son los grandes títulos del western dirigidos por John Ford, con “Dos cabalgan juntos”, “El hombre que mató a Liberty Valance” y “El gran combate”.

 

 

DOS CABALGAN JUNTOS(1961)

 

Western Dos cabalgan juntos

 

LINEA ARGUMENTAL

 

El cínico y desaprensivo Guthrie McCabe es el sheriff de la tejana Tascosa, de cuya localidad exprime el diez por ciento de cuantas ganancias se generan, incluyendo las del saloon que regenta su amante Belle Aragon.

 

xxxxxprueba

 

Un amigo de McCabe, el teniente primero de caballería Jim Gary, será el encargado de intentar convencerle para que afronte una delicada misión.

El caso es que decenas de colonos han acudido al mayor Frazer en demanda de ayuda para recuperar a sus hijos, secuestrados por los comanches.

Sin embargo, el tratado vigente entre Washington y los indios impide no sólo la intervención de la caballería sino incluso la presencia de ésta más allá de las marcas señaladas para cada patrulla.

En esta tesitura, una expedición civil podría internarse en territorio comanche para negociar la liberación de los rehenes, algunos de los cuales llevan casi una década alejados de sus familias.

McCabe se negará en un principio hasta que atisba en ello una interesante oportunidad lucrativa aunque sea a costa de aprovecharse de la desesperación ajena, de modo que acabará aceptando la misión.

El mayor, por su parte, urdirá una estratagema a fin de que el teniente Gary pueda acompañar al sheriff, de quien no se fía en absoluto.

La artimaña consiste en que Jim se haga pasar por desertor, lo que será precisamente la versión oficial del ejército en el caso de que él no logre regresar de la misión.

 

UN TONO CURIOSAMENTE PARÓDICO

 

Lo primero que sorprende desde la primera escena del film es la intención inequívocamente jocosa de sus diálogos, lo cual contrasta con la historia dramática que pretende contar.

 

Western Dos cabalgan juntos Sheriff

 

- Eh, muchachos, ¿qué os parece una cerveza fresquita? –invita McCabe a los polvorientos y cansados soldados que acaban de llegar después de cabalgar más de 40 millas por el desierto. A ellos les faltará tiempo para descabalgar.

- ¡Monten! –se cabrea el teniente- ¿Les he mandado que rompan filas, sargento? Antes de dar la orden, quiero que sepan una cosa. Saldremos de aquí dentro de un par de horas. Saldremos trotando, no flotando –comentará para regocijo de su amigo- y porque el sheriff McCabe haya tenido la generosidad de invitarnos a cinco o seis cervezas mientras estemos en el pueblo…

- Eh, que yo no he dicho cinco o seis –se inquietará “Guth”-; ¡una cerveza! ¡una cerveza!

 

Western Dos cabalgan juntos Los amigos

 

La desfachatez del sheriff (un James Stewart más socarrón que nunca) resulta tan desconcertante para el resto de personajes como para el mismo espectador; su ayudante es un borderline de manual; los borrachos a los que éste acaba de detener, ídem de lo mismo; y, para colmo, el juez que debería juzgar a estos últimos no comparecerá en el juzgado porque arrastra una contundente borrachera desde la víspera.

- ¿Qué, jugadores? Han venido en la diligencia, ¿no? –les pregunta McCabe mientras disfruta de una cerveza, tumbado en el porche como si se tratara del mismísimo Wyatt Earp.

- Tiene ojos para ver, ¿no? –Le preguntan ellos, ignorando todavía su identidad.

- Está bien –les dirá tras levantarse la chaqueta para que vean su estrella-; la diligencia sale dentro de quince minutos. Si quieren ustedes beber algo, al final de la calle hay un bar. Les advierto que no está reservado el derecho de admisión.

- Oiga usted, sheriff como se llame…

- Me llamo McCabe –responderá él sin inmutarse-; Guthrie McCabe.

- Emmmm –carraspeará el forastero, lo que nos hace pensar que el sheriff goza de cierta reputación-; hemos venido de paso. Es un bonito pueblo. ¿Ha dicho usted que en el bar del final de la calle sirven buen whisky?

- No.

En cuanto al sargento que guarda (es un decir) las espaldas del teniente Gary (un Richard Widmark sobrio y competente), no es otro que Andy Devine, el mayoral que llevaba las riendas de “La Diligencia” y que, apenas un año después de este “Dos cabalgan juntos”, interpretaría al apocado comisario de “El hombre que mató a Liberty Valance”.

Entre las damas, Annelle Hayes interpreta a la belicosa Belle Aragon, en tanto que la actriz argentina Linda Cristal encarna a la mexicana Elena de Madariaga, arrancada de los brazos del jefe indio Running Wolf.

 

Western Dos cabalgan juntos Dama mexicana

 

Sólo mucho después de iniciada la película comprobaremos que, bajo la socarronería del sheriff McCabe y su desmedida avidez, se esconde una visión cínica del mundo que, en realidad, no le hace inmune a él.

Su descripción a la novia del teniente –“él todavía no sabe que lo es pero es su novia”- de los horrores que puede esperar si finalmente dan con su hermano, que desapareció nueve años atrás cuando tan sólo contaba cinco de edad, será de una inusitada dureza.

 

Western Dos cabalgan juntos Teniente y chica

 

Cuando los dos amigos –que, pese al título del film apenas cabalgarán juntos unas pocas millas- concluyen su misión, dos son únicamente los rehenes rescatados: una dama mexicana y un joven que será arrastrado por la fuerza y que ha olvidado hasta su idioma natal.

 

Western El gran combate Comanche

 

Western Dos cabalgan juntos India

 

El regreso por separado de McCabe y del teniente con sus dos “rescatados” originarán las escenas más tensas y desabridas de la película.

Las que constatarán tanto lo ilusorio de las esperanzas de los colonos como la ruindad y la falta de generosidad de quienes deberían recibir con los brazos abiertos a quienes regresan de entre sus captores.

Por supuesto, aunque la película disfruta de la impecable factura inherente a cualquier western de Ford, “Dos cabalgan juntos” no se encuentra entre sus mejores trabajos, si bien su desconcertante tono, entre ácido y burlón, le otorga cierta singularidad.

Además, el tratamiento de un tema tan trágico como el que plantea –y que también aparecía en “Centauros del desierto”- está tratado con una consistencia que probablemente sólo los guiños humorísticos permiten sobrellevar.

No deja de resultar significativa la dignificación indirecta que se hace de los indios pues, como Elena sentenciará: “los indios me respetaron más que ustedes”.

 

Western Dos cabalgan juntos Jefe indio

 

 

 

 

EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY

VALANCE(1962)

 

 Western El hombre que mato a Liberty Valance

 

LINEA ARGUMENTAL

 

El veterano Senador estadounidense Ramson Stoddard llega de incógnito a Shinbone en compañía de su esposa Hallie. En la estación de tren les espera el antiguo comisario de la localidad, Link Appleyard.

 

Western El hombre que mato Senador

 

Un joven periodista del diario local “Simple Star”, intrigado por la que parece ser una visita ilustre, averiguará de quién se trata, interpelando pues al senador.

Pronto se les unirá el redactor del periódico, ávido por conocer las razones de la presencia de Stoddard en Shinbone.

En realidad, el senador viaja a título personal para asistir a los funerales de Tom Doniphon, por lo que se verá obligado a relatar a los periodistas la historia que le une al fallecido.

“Muchos años antes, un joven licenciado en leyes llega a bordo de una diligencia. Se trata del primer viaje al oeste de Ramson Stoddard pero la travesía acabará mal pues el vehículo es interceptado por un grupo de bandidos encabezado por el repulsivo Liberty Valance.

Cuando el joven abogado intercede por una de las damas, es golpeado salvajemente por Valance, que casi termina con su vida antes de dejarle abandonado.

Ramson será rescatado por Tom Doniphon, el único habitante de Shinbone que no teme en absoluto a Liberty.

Curado de sus heridas por la dulce Hallie, pronto ayudará a ésta en el restaurante en el que ella trabaja al servicio de un bondadoso matrimonio de origen sueco: Peter y Nora Ericson.

Sin embargo, la aparición de Valance y sus secuaces por el restaurante, en el que harán gala de sus aborrecibles modales, acabará con Ramson por los suelos tras una zancadilla del bandido.

Tom intervendrá entonces con la excusa de que el filete que ha rodado por el suelo iba destinado a él, lo que a punto está de originar un duelo a muerte cuando el propio Doniphon intenta obligar a Liberty a recogerlo.

 

Western El hombre que mato Filete al suelo

 

Finalmente será Ramson quien lo recoja para evitar un inútil derramamiento de sangre aunque Valance tendrá que marcharse con el rabo entre las piernas.

En los meses siguientes, Stoddard se convierte en el maestro del pueblo, enseñando a niños y adultos no sólo a leer y a escribir sino también la propia Historia de su país.

Los caminos de Ramson Stoddard, Liberty Valance y Tom Doniphon volverán a coincidir con motivo de la sesión que debe elegir a los dos delegados que han de representar a Shinbone en la inminente Convención Territorial del Estado”.

 

UN VILLANO INOLVIDABLE

 

Obra maestra de dimensiones superlativas, su extrema brillantez eclipsa injustamente otras películas del genio pero lo cierto es que este retrato crepuscular de un pueblo salvaje que acabará convirtiéndose en una ciudad en la que imperan al fin la ley y el orden es toda una metáfora de la historia americana.

Para contar su historia, John Ford regresa al blanco y negro de sus inicios, reflejando la muerte del héroe, para quien ya no queda lugar en los tiempos actuales.

Lee Marvin encarna a un maleante a la vieja usanza (Liberrty): sanguinario, desaliñado, desalmado, zafio y bravucón, sin respeto por nada.

 

Western El hombre que mato Liberty

 

 

Enfrente, John Wayne se mete en la piel de un pistolero fanfarrón (Tom) que no se arredra ante nadie pero que, a pesar de sus maneras chulescas, siempre se inclina a favor de lo correcto.

 

Western El hombre que mato Doniphon

 

James Stewart, por su parte, encarna al hombre íntegro y altruista (Ransom) que detesta la violencia y pretende imponer el orden en un país salvaje.

Siguiendo con los arquetipos, el comisario (Link) es un pobre tipo: cobarde, gorrón y extremadamente simple. Una pura caricatura cómica que corre a cargo del mismo actor –Andy Devine- que hacía las veces de mayoral en “La Diligencia”.

 

Western El hombre que mato Link

 

En cualquier caso, la doble claudicación de los antihéroes protagonistas encierra la clave del legado de Ford: Tom Doniphon, que en cualquier momento podría haber abatido a Valance en un duelo justo, acaba renunciando a la gloria (y a la chica) a favor del alfeñique que pretende cambiar las cosas sin recurrir a las armas.

Éste, Ransom Stoddard, acabará teniendo que sujetar una con sus manos para enfrentarse con cuanto desea abolir y será precisamente ese acto el que lo convierta en falso héroe, traicionando sus principios y olvidando los esfuerzos que siempre hizo por evitar recorrer ese camino.

 

Western El hombre que mato El duelo

 

Por supuesto, el western simboliza una vez más el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal pero, en este caso, con una clara intención política, como ya apuntaba unas líneas atrás.

Abundando en ello, la parte final de la película (casi un epílogo) vuelve a poner sobre el tapete una idea inquietante con la que también jugaba “Fort Apache”; la conveniencia de alentar la leyenda aun a costa de ocultar la verdad de los hechos, siempre que ello sea beneficioso para la buena marcha de la comunidad.

Algo con lo que el agente Mulder siempre estaría en desacuerdo, como no se cansa de repetir en “Expediente X”: la verdad está ahí fuera pero el Gobierno niega todo conocimiento.

 

 

 

EL GRAN COMBATE(1964)

 

 Western El gran combate

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Los cheyennes languidecen en una desértica reserva de Oklahoma, a más de 2.000 kilómetros al sur de la fértil región de Yellowstone (Dakota) que un día fue suya.

Contra la opinión de los más jóvenes, el anciano “jefe de jefes” todavía espera que el hombre blanco cumpla sus promesas pero ni los alimentos ni los fármacos ni las soluciones llegan a un pueblo que se extingue y del que sobreviven menos de trescientos miembros.

El día de la prevista reunión con los hombres de Washington, toda la tribu acude al campamento del regimiento de caballería que les vigila pero la representación gubernamental ni siquiera hará acto de presencia.

 

Western El gran combate Anciano jefe

 

Ello convence a los indios de que nada pueden esperar de sus opresores, de modo que, desafiando las leyes que se les han impuesto, inician un masivo éxodo hacia sus praderas originarias.

La maestra cuáquera Deborah Wright decide acompañarles, para desazón del noble capitán Thomas Archer, que sigue albergando la esperanza de desposarla.

 

Western El gran combate La maestra

 

Al poco de iniciarse la marcha morirá el anciano jefe, asumiendo Pequeño Lobo su puesto, secundado por su inseparable Cuchillo sin Filo, cuyo díscolo hijo Camisa Roja pretende a la esposa más joven del nuevo jefe.

 

Western El gran combate Muerte anciano jefe

 

Western El gran combate Camisa Roja

 

Archer se niega a atacar a los cheyennes hasta que estos no han cruzado del todo el río que les hace de frontera natural pero tampoco hará ímprobos esfuerzos por dar con ellos, lo que impaciente al joven teniente Scott, ansioso por vengar a su padre, y sulfura a su incompetente superior, el comandante Braden, que además acabará muerto tras una escaramuza pésimamente improvisada.

Entre tanto y espoleados por las exageraciones que publica la prensa, los magnates del país presionan al Secretario del Interior para que sea el ejército quien tome las riendas de la situación, arrebatándole dicha responsabilidad.

 

Western El gran combate Edward G Robinson

 

 

Las aspiraciones adúlteras de Camisa Roja provocarán finalmente la escisión entre los dos caudillos indios, hasta el punto de que los cheyennes se dividirán en dos, rindiéndose la mitad a los soldados del Fuerte Robinson y continuando los demás su marcha de regreso a sus tierras de origen.

Por desgracia para quienes optan por la rendición, el capitán de origen alemán Wessels que comanda el fuerte resultará ser un tipo sin escrúpulos al que sólo le interesan los honores aunque haya de apelar al más mezquino servilismo para obtenerlos.

 

EL FINAL DE UNA ERA

 

El último western de John Ford –y su penúltimo film acreditado- es este “gran combate” que muestra los últimos coletazos de la nación india antes de ser aniquilada por el hombre blanco.

El título, por cierto, resulta casi un sarcasmo pues apenas queda medio centenar de guerreros indios (el resto son mujeres, ancianos y niños) y Washington, en cambio, puede enviar los miles de soldados que considere oportuno. De hecho, el título original –“Cheyenne Autumn” (el otoño –u ocaso- de los cheyennes)- parece bastante más acertado, con sus inequívocas connotaciones crepusculares.

Ford parece agotado en esta postrera ocasión. En su intento de reivindicar los pisoteados derechos de los indios -a los que sencillamente se les privó por la fuerza de lo que siempre había sido suyo y, a cambio, no se les dio otra cosa que migajas, miseria, enfermedad y muerte-, parece tan poco deseoso de hacerlo como el capitán Archer de perseguir a los huidos.

 

Western El gran combate La marcha

 

La historia avanza con inusitada lentitud pero hay poca épica en lo narrado (con la cansina presencia de una prescindible voz en off), sólo fatiga y desánimo.

Como algún crítico apuntaba, hasta tiene que ser un indio –el fatuo y más bien estúpido Camisa Roja (interpretado por Sal Mineo)- el que realice el primer disparo a destiempo, echando por tierra una táctica que hasta ese momento les había funcionado medianamente bien.

 

Western El gran combate Disparo absurdo

 

La tristeza que supura la película alcanza cotas muy profundas con la aparición de los despreciables vaqueros que, lejos de auxiliar a los hambrientos indios, se dedican a darles caza como si fuesen animales salvajes.

Por otra parte, hay algunas secuencias que parecen postizas en el film, como la aparición de un Wyatt Earp interpretado por James Stewart que, en esta ocasión, parece haber confundido su personaje con el que interpretaba en “Dos cabalgan juntos” (1961).

Earp juega a las cartas con un envejecido Doc Holliday (Arthur Kennedy) que parece más un doctor Watson reblandecido por los años que el brioso pistolero que hemos conocido en el cine. Y la secuencia entera parece un entremés totalmente fuera de lugar. John Carradine, por cierto, completa el trío de jugadores.

 

Western El gran combate Absurdo entremes

 

Curiosamente también Richard Widmarck parece repetir su papel de “Dos cabalgan juntos” pues, como entonces, encarna a un militar con más ética que ambición y, además, enamorado de una joven rubia; la magnífica Carroll Baker en este caso.

 

Western El gran combate Richard Widmarck

 

Western El gran combate Carroll Baker

 

Entre los nombres ilustres que aparecen en “El gran combate” hay que mencionar también a Edward G. Robinson (el Secretario del Interior) y a Karl Malden (el trastornado capitán Wessels).

La producción de la película, sin embargo, hubo de superar un sinfín de problemas. Entre ellos, la imposición al director de un reparto netamente hispano –los mexicanos Ricardo Montalbán y Gilbert Roland interpretan a los dos jefes cheyennes, en tanto que la también mexicana Dolores del Río encarna a la esposa de uno de ellos- en lugar de genuinamente indio o el de una banda sonora que Ford consideraba inadecuada.

No es el único hándicap del film pues la aparición del siempre majestuoso Monument Valley (presente en 8 de los 11 títulos analizados en esta serie sobre el western fordiano) resulta absurda en un itinerario que conduce de Oklahoma a Dakota pero todo se lo perdonamos a quien tan grande fue.

Y es que Ford será Ford hasta el final, razón por la cual uno permanece pegado a la pantalla, viendo cómo se desgranan esos últimos eslabones de una cadena que se desintegra.

 

Western The End

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte I:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/394-grandes-westerns-de-john-ford-parte-i

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte II:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/395-grandes-westerns-de-john-ford-parte-ii

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte III:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/398-grandes-westerns-de-john-ford-parte-iii

Grandes Westerns de JOHN FORD - Parte IV:

http://rincondesinuhe.com/homepage-3/399-grandes-westerns-de-john-ford-parte-iv

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar