TRILOGÍA BATMAN

Parte II

 

 Caballero oscuro portada

 

Tres años después de “Batman begins”, llegaba a la gran pantalla el segundo título de lo que ya era públicamente una trilogía.

A bordo del proyecto seguían la mayor parte de los pesos pesados que lo habían iniciado, con las únicas excepciones de Liam Neeson (su personaje moría al final de la primera película), Rutger Hauer (el suyo era despedido fulminantemente de Empresas Wayne) y, lo más sorprendente, una Katie Holmes que no quiso dar continuidad a su rol de Rachel Dawes, teniendo que ser sustituida por Maggie Gyllenhaal.

A cambio, se incorporaban al film dos actores –Heath Leger y Aaron Eckhart- cuyos personajes se disputarían el protagonismo de la cinta con el mismísimo Batman.

  

 

 

EL CABALLERO OSCURO

(Christopher Nolan, 2008)

 

LÍNEA ARGUMENTAL

 

Un grupo de delincuentes, contratados por alguien llamado “El Joker”, perpetra un audaz atraco en uno de los bancos de la mafia en Gotham, a plena luz del día y disfrazados con máscaras de payasos.

Por orden de su misterioso jefe, todos van eliminando a sus compañeros a medida que estos van finalizando sus respectivas misiones: desconectar las alarmas, abrir la caja…

Uno de los trajeados responsables del banco se les opondrá, llevándose por delante también a alguno de los atracadores, sólo para ver que el último que queda en pie resulta ser el propio Joker, cuyo verdadero rostro resulta bastante más inquietante que la máscara que lo cubre.

 

Caballero oscuro Joker en atraco

 

- Antes los criminales creían en algo –se quejará amargamente el pistolero de la mafia-; honor, respeto… Mírate, ¿en qué crees tú?

- En que lo que no te mata, te hace… diferente –será la desconcertante respuesta del criminal mientras le introduce una granada en la boca. Ésta no estallará cuando separe la anilla de la misma, convirtiéndose en una macabra broma de despedida.

El Joker escapará a bordo de un autobús escolar que él mismo conduce y que situará entre otros vehículos idénticos, ya que ha escogido con precisión la hora de su huida.

Entre tanto, la prensa acosa al alcalde de Gotham, Anthony Garcia, con preguntas sobre Batman mientras Gordon (ahora teniente) intenta inútilmente contactar con el hombre-murciélago, que no responde a las señales lumínicas que ambos acordaron. Gordon quiere pensar que la ausencia del héroe se debe a que “esté ocupado”.

Efectivamente, a Batman no le falta trabajo ya que no sólo debe intentar mantener a raya a asesinos y traficantes de drogas sino también deshacerse de la legión de imitadores suyos que están invadiendo la ciudad, dificultando su labor y poniéndose ellos mismos en peligro.

 

Caballero oscuro Imitadores

 

- ¿Qué diferencias hay entre tú y yo? –le preguntará uno de los despechados imitadores cuando el Caballero Oscuro de Gotham le inmovilice junto a El Espantapájaros y al resto de criminales inmersos en una refriega.

- Yo no llevo gomaespuma –responderá el hombre-murciélago.

Al fin Batman se reúne con Gordon, quien le informa de que El Joker se halla omnipresente en la vida criminal de la ciudad.

En su conversación -en la que se plantea el dilema de atrapar a un solo hombre (Joker) o ir a por toda la mafia, que ya ha sufrido atracos en cinco de los bancos en los que blanquea su dinero-, surgirá el nombre de Harvey Dent, el nuevo fiscal del distrito, de quien dicen que es tan terco como el propio Batman.

El nombre de Dent también aparecerá cuando Albert aparezca por las instalaciones de I+D en las que Bruce ocupa gran parte del tiempo que escamotea al sueño.

El millonario hará caso omiso a los consejos de su fiel mayordomo, quien le exhorta a ser consciente de sus limitaciones, a la vez que se pregunta si la desconfianza de Wayne hacia el nuevo fiscal se debe a éste o a su “círculo de amistades”, ya que Harvey parece estar manteniendo una relación sentimental con Rachel Dawes.

- Con quien salga Rachel, es asunto suyo –zanjará Bruce la cuestión.

Poco después tendrá lugar el juicio contra Salvatore Maroni, que parece haber ocupado en la mafia local el lugar del encarcelado Falcone.

Sin embargo, Dent se llevará un duro golpe cuando sea traicionado por su testigo de cargo, el cual, jocosamente, reclamará para sí el cerebro de la organización en lugar de atribuírsela al acusado.

Cuando Harvey pida al juez que le permita calificar al testigo de “hostil”, éste sacará una pistola y disparará contra el fiscal a quemarropa.

 

Caballero oscuro Harvey disparado

 

Milagrosamente, el arma no funcionará, por lo que Dent le dará un fuerte puñetazo en el rostro y, después de arrebatarle la pistola, la depositará frente a Maroni, aconsejándole que, si pretende matar a un funcionario, lo haga con un arma americana, ya que la que ha utilizado su secuaz con tan poco éxito es de fabricación china.

Harvey todavía seducirá más al público que abarrota la sala del juicio cuando interrumpa el desalojo del frustrado homicida pues, como dirá al juez, “todavía no he acabado con él”.

Tampoco Rachel parecerá muy afectada tras la sesión: “Venga, Harvey, eres el fiscal de Gotham; si no intentan matarte es que no estás haciendo tu trabajo”.

Ella le propondrá entonces tomarse juntos un día libre pero lo cierto es que Harvey no puede hacerlo, ya que se ha citado con el Jefe de la Unidad de Delitos Mayores, que no es otro que Jim Gordon.

Durante el encuentro entre ambos hombres, Dent no dejará la menor duda acerca de su convicción de que Gordon trabaja con Batman, a quien quiere conocer.

Ante las evasivas del policía, el letrado sentenciará: “He metido entre rejas a todo el que blanquea dinero en Gotham pero la mafia sigue lavando dinero”.

Poco después, el Presidente Ejecutivo de Lau Security Investments Holdings, un conglomerado de empresas chinas de sorprendente y sostenido crecimiento, visitará Industrias Wayne para exponer a su homólogo Lucius Fox su propuesta para crear una alianza comercial (joint-venture) entre ambas empresas.

Bruce Wayne se quedará totalmente dormido durante la reunión, consecuencia de sus interminables misiones nocturnas, lo que molestará a Coleman Reese, uno de sus propios contables.

 

Caballero oscuro Coleman

 

En cualquier caso, tras la marcha de Lau, Bruce confesará a Fox que su interés por cerrar un acuerdo con esta empresa radicada en Hong Kong ha sido una farsa para poder investigar las cuentas de Lau, de cuya legalidad duda tanto como Lucius.

Algunas noches después, Rachel y Dent coincidirán en un elegante restaurante de la ciudad con Bruce Wayne, a quien acompaña nada menos que la primera bailarina del Ballet de Moscú.

Ello permitirá a Rachel presentar a ambos hombres.

- El famoso Bruce Wayne –comentará Dent;- Rachel me lo ha contado todo de ti.

- Espero que no –responderá Bruce con total sinceridad.

Wayne sugerirá entonces que unan las mesas de ambas parejas.

- No creo que nos dejen –responderá el fiscal, mirando con incertidumbre el extremo lujo a su alrededor.

- Deberían! –será la respuesta de Bruce;- soy el dueño.

En un local bastante más cochambroso se reunirá la flor y nata de la Mafia local, conectando por videoconferencia con Lau.

 

Caballero oscuro Lau en TV

 

Preocupado por los robos del dinero de la Mafia que está protagonizando el Joker, Lau ha cerrado todos los negocios de blanqueo de dinero en Gotham y ha transferido el dinero a un lugar que no tiene intención de revelar, mientras huye a Hong Kong para evitar ser juzgado por sus crímenes.

Cuando se dispone a hacer partícipes de sus planes a los mafiosos, hará su aparición en el local nada menos que El Joker, el hombre que les ha estado robando.

Los intentos de algunos de los mafiosos presentes por ajustarle las cuentas se zanjarán con contundente violencia por parte del recién llegado, cuya audacia tendrá su corolario con una insólita propuesta: se ofrece a matar a Batman, la única causa en su opinión de que policías y jueces hayan perdido el miedo a la Mafia.

Eso sí, les exige a cambio la mitad de sus ingresos, lo cual será tomado como la ofensa definitiva y acabará de sulfurar a las familias mafiosas presentes.

Ello obligará al Joker a amenazarles con hacer estallar las granadas que lleva pegadas al cuerpo a fin de poder abandonar el lugar, no sin antes dejarles “su carta” por si deciden cambiar de opinión sobre su propuesta.

 

Caballero oscuro Joker 3

 

 

MÁS MADERA

 

Bruce sigue durmiendo cada vez menos debido a un rebrote de la criminalidad en Gotham, que le obliga a estar alerta día y noche.

A ver cuándo reconstruyen la mansión Wayne” –espetará Albert a Bruce cuando, tras encontrar vacía su cama en el lujoso apartamento en el que de momento se alojan, se vea obligado a llevarle el desayuno a las instalaciones subterráneas en las que Batman desarrolla sus gadgets. “Así pasará de no dormir en un ático a no dormir en una mansión”.

- Cada vez que se da puntos, esto parece un matadero, criticará el mayordomo a su señor, viendo la chapuza que éste realiza sobre sus heridas más recientes.

- Así aprendo de mis errores.

- Habrá aprendido mucho entonces –ironiza Albert.

Mientras el mayordomo le ayuda a restañar los desgarrones sufridos la noche anterior tras el desafortunado encuentro con los perros de presa de El Checheno, uno de los mafiosos más conocidos de la ciudad, Bruce sostendrá que su traje es demasiado pesado y que debería poder moverse con mayor rapidez.

Pero, aparte de que Albert está seguro de que Fox podrá complacer dicha petición, el mayordomo opina que el verdadero problema es que Wayne está ignorando sus propios límites.

 

Caballero oscuro Albert y Bruce

 

Llegará un día en que los descubra de la peor manera posible y ese día Bruce está seguro de que Albert hará uso del consabido “se lo dije”.

Paralelamente, la aparición de un Caballero Blanco en Gotham que contrasta con el Caballero Negro que es Batman, vendrá acompañada de una oleada de crímenes de la que ni siquiera la Mafia se libra.

En cualquier caso, Harvey Dent, el nuevo fiscal del distrito, no se desanimará por los intentos de asesinato contra él ni por los testigos que se vuelven en su contra, parapetado como está tras sus férreos principios morales y su determinación a acabar con toda forma de criminalidad.

Reunido con Gordon, Dent no se andará por las ramas:

- No me gusta que tengas tu propia unidad especializada y menos que esté llena de polis a los que he investigado en Asuntos Internos.

- Si no tratara con polis a los que investigó mientras se hacía un nombre en Asuntos Internos –replicará Gordon-, estaría trabajando solo. No me ascienden por ser un idealista. Tengo que hacerlo lo mejor que pueda con lo que tengo.

 

BUSCANDO UN SUSTITUTO

 

Una de las escenas más interesantes a nivel argumental es la que reúne en torno a una misma mesa a Harvey Dent y Bruce Wayne junto a sus dos acompañantes femeninas: Rachel Dawes y la rusa Natascha.

 

Caballero oscuro Natascha

 

Ésta criticará sin ambages a Gotham por ser “el tipo de ciudad que idolatra a un justiciero enmascarado”.

Sin embargo, el fiscal tiene una curiosa opinión al respecto:

- Gotham se enorgullece de que un ciudadano de aquí intente hacer prevalecer el bien.

- Gotham necesita héroes como tú –replicará la rusa-. Dirigentes electos y no alguien que cree que está por encima de la Ley.

- Exacto –la animará Bruce con entusiasmo-; ¿quién ha elegido a Batman?

La elegante vehemencia con que Dent ensalzará al hombre-murciélago, comparando su labor con la que el Imperio Romano depositaba en manos de un dictador en tiempos de dificultad, renunciando momentáneamente a su democracia, llevará a Rachel a recordarle que el último de dichos hombres –Julio César- no quiso luego devolver el poder.

- O mueres siendo un héroe o vives lo suficiente como para convertirte en villano –admitirá Harvey.

Sin embargo, el fiscal está seguro de que Batman no va a querer hacer siempre lo que en la actualidad se ve obligado a hacer, lo que suscitará una evidente conclusión en labios de Natascha: tal vez sea él el sustituto que está esperando el hombre enmascarado.

En cualquier caso, el seducido será un Bruce Wayne que se ofrecerá a ayudar a Dent a recaudar fondos.

- Es todo un detalle, Bruce pero no vuelvo a presentarme hasta dentro de tres años.

- No, no me ha entendido. Una recaudación de fondos con mis amigos y jamás necesitará un centavo.

Wayne también le franqueará su puerta bajo su identidad secreta, de modo que las siguientes reuniones de Batman con Gordon incluirán ya al propio Dent.

 

Caballero oscuro Los 3 heroes

 

El fiscal se mostrará furioso con Gordon tras la fuga de Lau a Hong Kong pues el policía no le pidió que retuvieran el pasaporte al empresario chino, lo cual ha propiciado su huída.

Pero Gordon no está menos cabreado pues opina que el hecho de que en los cinco bancos de la Mafia intervenidos policialmente (gracias a las órdenes cursadas por Dent) sólo hubiesen billetes marcados, demuestra que les estaban esperando a causa de alguna filtración en la oficina del fiscal.

Harvey cree más bien que es Gordon quien trabaja con escoria. Una escoria a la que él ya tuvo que investigar en un pasado no demasiado lejano.

 

HARVEY DENT VS DOS CARAS

 

Tras haber superado la peor época de su Historia, Gotham parece ser ahora una ciudad menos oscura y peligrosa, de la mano de su desconocido héroe alado.

Al menos no resulta tan fácil delinquir en ella con impunidad y hasta la mismísima Mafia ha cambiado sus hábitos noctámbulos para reunirse en pleno día pues de noche nadie osa desafiar al Caballero Oscuro.

 

Caballero oscuro reunion Mafia

 

Sin embargo, la situación comienza a empeorar de forma drástica con la aparición de un inclasificable criminal que trunca el precario equilibrio de fuerzas existentes.

La irrupción del Joker y la ola de violencia que la Mafia desatará cuando sus vías financieras comiencen a ser asfixiadas suscitará en Gotham la pregunta de si la solución a los problemas de la ciudad es precisamente la desaparición de Batman, a quien muchos empiezan a culpar cuando constatan que sus acciones contra mafiosos y criminales originan represalias contra la ciudadanía.

En ese contexto, tanto Wayne como Gordon aspiran a hallar a alguien que pueda reemplazar al murciélago sin tener que recurrir a la clandestinidad. Una figura legítima, valiente e incorruptible que acepte ser el Caballero Blanco de la ciudad.

Dent parece ser ese hombre pues encarna como pocos al hombre íntegro a quien el pueblo anhela ver alcanzando el poder.

 

Caballero oscuro Harvey Dent

 

No le arredran las amenazas ni los intentos de asesinato y tampoco es susceptible de ser comprado, lo cual une a su demostrada valentía y a un talante afable y determinado.

Seduciendo por igual a políticos y poderosos que al pueblo llano, Dent se ganará el corazón de todos, arrastrando tras su estela al mismísimo Bruce Wayne, levantando suspicacias únicamente entre la todavía corrupta policía, debido a su pasado como investigador de Asuntos Internos.

Los asesinatos de la Juez Janet Surillo y del Comisario Gillian B. Loeb (la primera tras serle colocada una bomba en el coche y el segundo envenenado frente a las mismas narices de Gordon) serán el preludio del asesinato de este último en un atentado del que era objetivo el alcalde, todo lo cual revelará una inquietante faceta de la personalidad del fiscal.

En efecto, Dent perderá los estribos, secuestrando a uno de los perturbados a quienes utiliza el Joker para ejecutar sus planes y tendrá que ser el propio Batman quien intervenga para que el pobre desgraciado no sea ejecutado por Harvey.

Manifiestamente decepcionado, el hombre-murciélago advertirá al fiscal de que, de trascender una cosa así, toda su labor anterior quedaría inmediatamente arruinada.

En cualquier caso, este primer estallido ya permite sospechar que no todo es equilibrio, control y templanza en el Caballero Blanco de Gotham.

Los terribles planes del Joker y las tremendas consecuencias que estos tendrán tanto sobre Dent como sobre su prometida Rachel, acabarán por escindir la personalidad de Harvey, convirtiéndole en dos caras muy distintas de una misma moneda.

 

Caballero oscuro Dos caras 2

 

Precisamente el recurso al que el fiscal acude cuando quiere dilucidar alguna cuestión y la deja sospechosamente en manos del azar que supone lanzar su plateada moneda al aire.

 

EL JOKER

 

Uno de los villanos más inquietantes jamás mostrados en una película de superhéroes, su demencia y su devoción por el caos sobrecogen a la vez que fascinan. Tan es así que su presencia acabará por eclipsar la del propio Batman, robándole el protagonismo.

 

Caballero oscuro Joker con cuchillo

 

Perturbado, maquiavélico, impredecible, histriónico… el Joker resulta tan repulsivo como hipnótico. Asusta tanto como atrae.

Algo que se aprecia perfectamente en su irrupción en la reunión a la que asisten conjuntamente todos los mafiosos relevantes de Gotham.

Los criminales le odian a muerte porque les está esquilmando con absoluto descaro. El mismo del que hará gala para plantarse en solitario en medio de su reunión y permitirse el lujo de llamarles cobardes mientras se ofrece a hacer lo que ellos no tienen el coraje de hacer.

¿Cuál es la respuesta de la Mafia ante tamaña provocación? Salvo un espontáneo que intenta ponerle la mano encima y lo paga con la vida, el resto permanece en estado de shock ante la intrusión, sin saber siquiera cómo reaccionar cuando el tipo disfrazado de payaso se permite exigirles la mitad de todos sus ingresos a cambio de librarles del hombre-murciélago.

En realidad la irracionalidad de los actos del Joker busca desatar un Apocalipsis en el que su lunático comportamiento marque la norma.

 

Caballero oscuro Joker por la ventanilla

 

De ahí que, tras poner a Batman en su punto de mira como resulta lógico (es su Némesis natural y el otro tipo raro de la ciudad, que se oculta como él tras un disfraz), sorprenda al más pintado amenazando con volar uno de los hospitales de Gotham si alguien no mata a Coleman Reese.

Y es que este ambicioso contable sin escrúpulos en la nómina de Industrias Wayne ha acudido a una cadena de televisión para revelar, a cambio de una suculenta cantidad de dinero, la verdadera identidad de Batman.

Cualquiera podría concluir que esto es algo que beneficia al Joker pues convertirá en vulnerable al hombre-murciélago pero el hecho de que el payaso prefiera mantener en secreto la identidad de su antagonista, como “parte de la diversión”, no debe sorprender lo más mínimo pues su único objeto es el puro caos.

Justo el que se desata cuando sus amenazas provocan el pánico generalizado y miles de ciudadanos de Gotham se lanzan a la caza de Reese, a fin de abatirlo antes de que él haga su decisiva revelación.

Como suele ocurrir en estos casos, tendrá que ser el propio Bruce Wayne quien salve el cuello a quien pretendía perjudicarle. Y esta vez lo hará sin disfraz y a bordo de un Lamborghini Murciélago LP640. Faltaría más.

 

Caballero oscuro Lamborghini

 

En cualquier caso, quien mejor sintetizará la esencia del Joker será el clarividente Albert cuando describa a ciertas personas a las que no se puede sobornar ni amedrentar y con las que no se puede dialogar ni negociar pues “sólo quieren ver arder el mundo”.

 

Caballero oscuro Joker quema dinero

 

 

LA SECUENCIA

 

Sin duda, la aventura hongkonesa de Batman se lleva la palma en lo que a espectacularidad se refiere.

Bajo su identidad “oficial” de Bruce Wayne, el héroe llegará a la ciudad china, enviando a su mano derecha Lucius Fox para entrevistarse con Lau y, de paso, depositar junto a los ordenadores del hall un falso móvil cuya función es, en realidad, mapear todo el edificio.

El enfado del turbio empresario de Hong Kong no conocerá límites cuando Fox le haga saber que no van a acceder al acuerdo comercial con su empresa y que sólo ha ido a visitarle por deferencia, ya que no tuvo ocasión de decírselo en Gotham a causa de la precipitada marcha de Lau.

 

Caballero oscuro Lau

 

Éste no advertirá deferencia alguna en que Wayne haya enviado al Presidente Ejecutivo de sus empresas a decirle en persona algo que podría haberle dicho perfectamente por teléfono, ya que en el fondo está haciéndole perder el tiempo de igual modo.

Esa noche, mientras Lau trabaja hasta tarde en sus oficinas, una sombra de largas alas planeará entre los altos rascacielos de Hong Kong hasta penetrar, con un estrépito de cristales rotos, en el edifico de Lau Security Investments Holdings.

 

Caballero oscuro Batman en Hong Kong

 

Ni el ejército de guardias que custodia a Lau podrá evitar que Batman repela sus disparos y secuestre a su jefe ante sus propias narices, antes de lanzarse al vacío con él y de alcanzar la bodega de un avión en pleno vuelo.

Dejando al margen la enorme incorrección política que supone la incursión de Batman en territorio chino para secuestrar al delincuente sin órdenes de extradición ni puñetas de ningún tipo, la secuencia es tremendamente espectacular.

 

UNA SECUELA A LA ALTURA

 

Siempre me ha sorprendido que, en general, “El caballero oscuro” haya sido más apreciada por el público que su origen, “Batman begins”.

No porque no sea una buena película, cosa que sin duda es, sino porque adolece de algunos defectos de los que carecía la primera.

En primer lugar, su duración resulta a todas luces excesiva. Dos horas y media son demasiadas para una película de género fantástico y este sobremetraje siempre tiene un precio, en forma de altibajos y alteraciones de ritmo no siempre aconsejables.

Cierto es que sus escenas de acción están mejor coreografiadas y son visualmente más atractivas que las de la “Batman begins” aunque sea a costa de incluir algún gag que merma la credibilidad del conjunto.

 

Caballero oscuro Batmoto 2

 

Por ejemplo, la escena en la que Batman dobla con sus manos un arma de fuego pese a carecer de superpoderes que le faculten para lograr dicha hazaña.

O, a otro nivel, la secuencia de las embarcaciones, en las que está en la mano de cada tripulación hacer volar a la otra antes de que el Joker las haga saltar por los aires a ambas.

Uno de los barcos tiene a bordo a policías y reclusos y el otro cuenta con ciudadanos de la más diversa extracción. Y ambos se enfrentan a la amenaza de una muerte cierta, a cambio de una mínima esperanza si se avienen a ejecutar a los pasajeros del otro barco.

Haciendo gala de un candoroso “buenismo”, los previsibles motines son reemplazados por la cristiana conformidad de quienes van a ser inmolados.

No obstante, hay que incidir una vez más en que hablamos de cine fantástico, con lo que siempre hay que transigir ante ciertas dosis de inverosimilitud.

En realidad, tal como ocurrió con “Batman begins”, su secuela participa de varios géneros simultáneamente, tomando prestados algunos que otros elementos de diversos films previos.

Desde el cine de atracos a bancos (“Le llaman Bodhi”, “The Town”, “Plan oculto”) hasta el thriller policíaco (“Infiltrado”, “Heat”), pasando por la intriga política (“Chinatown”, “V de Vendetta”), el cine negro o, como apuntaba, el fantástico (“Sin City”).

 

Caballero oscuro Atraco

 

Por lo demás, la trama sigue atrapando como en la primera parte y, a la nómina de magníficos personajes que ya alumbraban dicha entrega, se unirán en esta ocasión otros dos de capital importancia -El Joker y Harvey Dent-, que disputarán su protagonismo al mismísimo Caballero Oscuro.

Hasta Gordon gozará de una mayor relevancia en esta segunda parte, en tanto que la presencia en la pantalla de Albert y Fox acusará un notable descenso en minutos.

 

Caballero oscuro Gordon

 

Por lo que respecta al diseño de Gotham, muy criticado por alejarse todavía más del goticismo mostrado por Tim Burton en la “Batman” de los ochenta, prescinde obviamente de sus gárgolas y estatuas tenebrosas para mostrar una gran ciudad estadounidense actual, con un estilo visual en el que muchos han querido ver la influencia de Michael Mann, apuntando directamente a “Heat”.

Otros aspectos a destacar son el más que correcto ritmo narrativo (algo habitual en un film de Nolan), los solventes efectos especiales del film y la oscuridad aplicada más a la atmósfera que respiran los personajes que al mero cromatismo de las imágenes.

Esta atmósfera irrespirable y oscura, con una tensión latente que irá in crescendo, tiene su reflejo en otra magnífica banda sonora, que vuelve a firmar conjuntamente, como en “Batman begins”, el dúo de excelentes compositores formado por Hans Zimmer y James Newton Howard.

 

SOBRE EL ELENCO

 

La interpretación más espectacular del film correría a cargo de HEATH LEDGER, el brillante y joven actor australiano que moriría poco después debido a una sobredosis de medicamentos y que obtendría póstumamente, por su participación en la película, el Oscar al Mejor Actor de Reparto.

 

Caballero oscuro Joker 2

 

Su espeluznante trabajo, poniéndose en la piel del Joker, le convirtió en el segundo intérprete en la Historia de los Oscars en ganar un premio de la Academia de forma póstuma. El británico Peter Finch fue el primero, en 1976, por su trabajo en “Network”.

En su breve trayectoria (moriría a los 28 años de edad), Ledger había participado de títulos como “El Patriota”, “Monster’s Ball”, “Destino de caballero”, “Casanova” o el exitoso western con tintes homosexuales “Brokeback mountain”.

Recibiría la réplica por parte de un AARON ECKHART que también se incorporaba al elenco.

 

Caballero oscuro Harvey y Rachel

 

Encumbrado por su papel de motero de buen corazón en “Erin Brockovich”, el californiano formaría parte también de los elencos de “El juramento”, “Paycheck”, “Gracias por fumar”, “La dalia negra” o “Sin reservas”, entre otras, antes de asumir, con particular brillantez, el papel de Harvey Dent.

La neoyorkina MAGGIE GYLLENHAAL fue una de las sorpresas del reparto, no tanto por su trabajo –bastante correcto, por otra parte- como por el hecho de sustituir, en el personaje de Rachel Dawes, a una Katie Holmes que se negó a continuar en la saga.

 

Caballero oscuro Rachel

 

A la hermana de Jake Gyllenhaal la habíamos podido ver, por ejemplo, en “Donnie Darko” (precisamente junto a Jake), “Secretary”, “Confesiones de una mente peligrosa”, “El ladrón de orquídeas o “Más extraño que la ficción”.

Dado que los pesos pesados de la primera parte seguían desempeñando sus papeles –CHRISTIAN BALE como Batman, MICHAEL CAINE como Albert, Gary Oldman como Gordon y MORGAN FREEMAN como Fox- es en el apartado de los secundarios donde aparecen un par de sorpresas.

Entre ellas destaca la presencia de ERIC ROBERTS, que hace las veces de Maroni, el criminal que sucediera a Falcone a la cabeza de la Mafia de Gotham. Aunque su papel podría haber gozado de mayor relevancia, a tenor de la influencia de su personaje en los cómics de Batman, lo cierto es que Eric sale más que airoso del envite.

 

Caballero oscuro Eric Roberts

 

Y es que el hermano de Julia Roberts tiene una larguísima carrera a sus espaldas, cuajada eso sí de títulos infumables, de entre los cuales apenas si es posible rescatar algún film decoroso como “Star 80”, “Sed de poder”, “Análisis final” o “Prisioneros del cielo”, todas ellas filmadas antes de que el actor cumpliera los cuarenta.

Igualmente hemos de aludir a la participación en el film del actor estadounidense de origen cubano NESTOR CARBONELL, el Richard Alpert de la serie “Perdidos”, que aquí interpreta al alcalde de Gotham.

 

Caballero oscuro Alcalde

 

Por último, hay que comentar el breve cameo de CILLIAN MURPHY, trapicheando con las drogas en una de las primeras escenas del film, cuando Batman tendrá que luchar simultáneamente contra el Espantapájaros, los mafiosos de El Checheno que trafican con sus drogas y los propios imitadores del hombre-murciélago.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar