MEMENTO

Cuando la acción retrocede

 
 Memento Leonard
 
CHRISTOPHER NOLAN SE HACE VISIBLE

 

Se cumplen casi dos décadas desde la irrupción, en el panorama cinematográfico internacional, de esta estupenda rareza atribuida a los Nolan, dos hermanos londinenses de singular talento.

Apoyándose en la historia breve escrita por su hermano menor Jonathan (“Memento mori”), el director Christopher Nolan, que sólo había dirigido un largometraje por aquel entonces (“Following”), desarrollaría un guión que daría lugar a un film magnífico: intenso, perturbador e intrigante.

 

Memento Nolan

 

Un film que gana con cada visionado; algo que únicamente puede afirmarse del gran cine, lejos de los productos de consumo rápido que dejan de interesar  una vez han mostrado sus cartas.

No dejaré para más adelante lo que para la mayoría resulta obvio y es el hecho diferencial de “Memento”, consistente en contar la historia desde atrás hacia adelante, lo cual resulta fascinante para quien aborda la película por primera vez aunque también pueda resultar sumamente incómodo e irritante para un buen número de espectadores.

Dejando pues sentado que el film requiere de una activa complicidad por parte de quien lo contempla, debo afirmar que su estructura se convierte en un descomunal acierto de guion pues, aunque el recurso no sea del todo inédito, sí ha sido escasamente utilizado en el cine.

 

LÍNEA ARGUMENTAL

 

Desde su habitación de motel, atestada de notas y de fotografías Polaroid que parecen completar los numerosos mensajes tatuados sobre su propio cuerpo, Leonard (“Lenny”) habla por teléfono con un interlocutor desconocido, al que cuenta la historia de Sammy Jankis.

 

Memento Al telefono

 

Una historia de la que participó cuando él era investigador de fraudes de seguros y determinó que la enfermedad de Jankis, amnesia anterógrada, no era física sino psicológica y, por tanto, exenta de cualquier cobertura de seguro.

 

Memento Los Jankis con Leonard

 

La esposa de Jankis, que padecía diabetes, también acabó por creer que la enfermedad de su marido era psicológica, de modo que se creyó capaz de ayudarle a librarse de ella.

Así, en un momento dado se decidió a pedirle a su marido de forma reiterada que le suministrara su inyección diaria de insulina, confiando en que él fuese capaz de recordar que ya le había pinchado ese día.

Sin embargo, Sammy, incapaz por su enfermedad de formar nuevos recuerdos y por tanto de recordar sus actos después de pasados unos pocos minutos, continuó pinchando a su mujer, asumiendo en cada ocasión que, sencillamente, era “la hora de la inyección”.

 

Memento Los Jankis

 

La sobredosis de insulina hizo entrar a la mujer en coma, tras lo cual murió, ante la incredulidad de su abatido marido.

Un tiempo después y siempre según el relato telefónico al que asistimos, un violador entró en casa del propio Leonard, violó a su esposa y luego la asesinó.

Lenny luchó contra un hombre enmascarado pero un segundo asaltante le tomó por sorpresa, golpeándole en la cabeza. El impacto le provocó una amnesia anterógrada similar a la de Jankis.

 

Memento asesinato esposa

 

Más tarde, Lenny conocería a Teddy, que fue asignado por la policía para investigar la muerte de su esposa. Ambos formaron equipo para encontrar al asesino de ésta, el cual, según todos los indicios, podría llamarse “John G”.

Pasa una cantidad de tiempo indeterminada y Teddy encuentra a Leonard en el motel en el que éste está alojado. Juntos van hasta un almacén abandonado, en donde Leonard mata a un hombre llamado Jimmy Grants, pensando que es el asesino de su esposa. Luego coge las ropas de Jimmy y también su coche.

 

Memento Leonard mata

 

Durante un diálogo con Teddy, Leonard descubrirá que en realidad ha sido manipulado por éste para matar a un hombre al que Teddy quería muerto. En ese momento, el policía revela que Leonard fue el verdadero involuntario asesino de su esposa mediante una sobredosis de insulina.

Según el relato de Teddy, Sammy Jankis era en realidad un farsante que ni siquiera tenía esposa mientras que Leonard ha hecho una proyección de su historia. Así, sería cierto que su esposa fue violado pero sobrevivió a la agresión y fue más tarde cuando puso a prueba a Leonard con las inyecciones de insulina que finalmente sí le causaron la muerte.

 

UNA TRAMA COMPLEJA CON UNA ESTRUCTURA SORPRENDENTE

 

Con una poderosa fuerza de atracción, la terrible historia del protagonista atrapa desde el primer instante de la cinta para ir desarrollándose, de forma inversa, en un ejercicio que precisa de toda la complicidad y el esfuerzo del espectador.

Dicho esfuerzo se ve recompensado con creces a través de la progresiva revelación de los eslabones que nos llevarán a la conclusión final.

Cada escena se inicia pues con el aturdimiento habitual en que despierta diariamente Leonard y finaliza en el punto exacto en el que comenzaba la escena que habíamos visto justo antes, lo cual puede desconcertar un poco al principio pero acaba resultando una experiencia apasionante en la que el espectador ansía saber cada vez más acerca de los acontecimientos que han desembocado en lo que ya ha visto.

La conclusión final, por cierto, no siempre se percibe en un solo visionado, dada la complejidad del film, que no se circunscribe exclusivamente a su estructura sino también a su trama y sus propios ambiguos personajes.

La principal duda estriba en determinar si los recuerdos que todavía conserva el protagonista (previos al golpe recibido en la cabeza que ahora le imposibilita para crear nuevos recuerdos) son reales o fingidos.

 

Memento Jorja Fox

 

E incluso si se acepta que se trata de un fingimiento, habría que determinar si el mismo es deliberado o inconsciente, cosa que cada espectador debe decidir por sí mismo aunque será difícil obtener un resultado concluyente a la primera, como ya comentaba.

Mientras tanto, es evidente que Leonard padece un problema real: la amnesia anterógrada (no sólo documentada médicamente sino compartida por algunos otros personajes cinematográficos, como el que interpretaba Eduardo Noriega en la erótica cinta gala “Novo”), de la cual se aprovechan cuantos personajes pululan a su alrededor.

Cada uno de ellos intenta servirse del protagonista para sus fines (desde sexuales hasta económicos, pasando por el simple revanchismo), a sabiendas de que Leonard no podrá recordar más tarde lo que ha hecho por ellos ni las razones que le indujeron a hacerlo.

 

Memento Carrie Anne Moss sexy

 

Precisamente porque sospecha que está siendo víctima de una sistemática utilización, el personaje recurrirá a tomar nota (en papel o sobre su propio cuerpo) de cuanto considera sospechoso o significativo y también toma fotografías de los personajes que se cruza en su camino, anotando al dorso los mensajes que puedan ayudarle a catalogarlos una vez hayan desaparecido de su memoria, lo que ocurre, invariablemente, diez minutos después de dejar de verlos.

 

CUESTIONES TÉCNICAS

 

Dadas las características de la película, con profusión de primeros planos y una importancia decisiva de los detalles, la fotografía se convierte en instrumento decisivo para llegar a la historia.

La menor señal cobra así una importancia determinante: las miradas de los personajes, la curvatura de sus labios que desmiente a los propios ojos, el lenguaje corporal, las reacciones de los demás personajes mientras Leonard no puede verles, los mensajes ocultos en los tatuajes que inundan el cuerpo del protagonista, las fotografías que éste acumula como un niño colecciona cromos…

 

Memento tatu en mano

 

Memento tatus 2

 

Memento Polaroids 2

 

También la sordidez inherente a la vida del personaje, la habitación en la que se esconde, los recuerdos, reales o imaginarios, que ocupan su pensamiento huérfano de presente, los deprimentes escenarios a los que le arrastra Teddy, las relaciones sexuales con una atractiva y desalmada mujer que también quiere aprovecharse de él.

 

Memento Carrie Anne Moss espejo

 

Memento Polaroids

 

Wally Pfister, un fotógrafo de Chicago con mucha experiencia en video y televisión pero no así en la gran pantalla, sería el encargado de convertir en imágenes las ideas de los Nolan.

El resultado, sencillamente espectacular, arroja imágenes descarnadas pero brillantes, con contrastes y claroscuros que contribuyen admirablemente a describir personajes y ambientes.

 

Memento paisaje desolado

 

Pfister, que no había participado en “Following”, sí lo haría en los sucesivos trabajos de Christopher: “Insomnio”, “El truco final (El Prestigio)”, la trilogía “Batman” u “Origen”. Esta última le depararía su único Oscar.

También trabajaría con F. Gary Gray en “The Italian Job” y con Bennett Miller en “Moneyball: rompiendo las reglas”, llegando a dirigir para la gran pantalla “Transcendence”, una cinta con Johnny Depp, Rebecca Hall, Paul Bettany,  Kate Mara,  Morgan Freeman y Cillian Murphy, que contó con la colaboración del propio Nolan.

No menos extraordinaria y descriptiva resulta la banda sonora de “Memento”, fruto de la inspiración del compositor inglés David Julyan, que sí había participado de “Following” y más tarde lo haría en “Insomnio” y “El truco final (El Prestigio)”.

 

Memento BSO

 

Los temas incluidos por Julyan en la película resultan sombríos y graves, con una acusada tendencia a la introspección.

A ello contribuye, sin duda, la introducción en forma de monólogo que acompaña a cada uno de ellos aunque, más tarde, la música navegue por derroteros intimistas no exentos de cierto minimalismo. Algo que nos ayuda a compartir el angustioso aislamiento que sufre Leonard.

 

UN REPARTO CURIOSO

 

GUY PIERCE, actor australiano aunque nacido en el Reino Unido, encabeza el elenco, dando vida a Leonard, el atormentado protagonista de la película.

 

Memento Leonard 2

 

Tres años después de haber deslumbrado con su papel de Ed Exley en “L.A. Confidential”, en su filmografía se contaban también títulos como “Las aventuras de Priscilla, reina del desierto”, “Ravenous” o “Reglas de compromiso”.

Mucho después participaría en proyectos como las oscarizadas “En tierra hostil” o “El discurso del Rey”, así como en las australianas “La propuesta” y “Animal Kingdom” o en films menos inspirados como “La máquina del tiempo”; “La carretera”; “MS1: Máxima seguridad”; o “Prometheus”, sin olvidar un pequeño papel en “Iron man 3”.

El actor estadounidense JOE PANTOLIANO, por su parte, encarna al ambiguo Teddy, tan jovial como sinuoso.

 

Memento Teddy

 

La carrera de Pantoliano es realmente extensa aunque no particularmente brillante y se reparte entre el cine y la televisión, destacando algunos films como “Risky Business”; “Los goonies” (donde interpreta a uno de los Fratelli, los hermanos mafiosos despóticamente dirigidos por su madre); “El imperio del sol”; “Huida a medianoche”; “El fugitivo”; o “Lazos ardientes”.

La actriz canadiense CARRIE-ANNE MOSS interpreta el papel de Natalie; el único personaje femenino significativo en el presente de Leonard.

 

Memento Carrie Anne Moss actriz

 

Indisolublemente unida al personaje de Trinity en la trilogía “Matrix”, a Moss la hemos visto también en “Planeta rojo”; “Chocolat”; “Snow cake”; “Disturbia”; o “Pompeya”.

El texano STEPHEN TOBOLOWSKY es en el film Sammy Jankis, un personaje recurrente en los recuerdos del protagonista.

 

Memento Sammy Jankis

 

Tobolowsky acumula más de 250 apariciones en cine y televisión, siendo las más destacadas las correspondientes a “La loca historia de las galaxias”; “Arde Mississippi”; “Gran bola de fuego”; “Los timadores”; “Thelma & Louise”; “Atrapado en el tiempo” (donde es el pelmazo vendedor de seguros al que Bill Murray acabará golpeando); “El dilema”; o “Ponte en mi lugar”, con una treintena de apariciones en la serie de televisión “Californication”.

Por último hay que mencionar a JORJA FOX, que interpreta el breve papel de la desaparecida esposa de Leonard.

 

Memento Jorja 2

 

La Fox es muy popular en nuestro país a raíz de su intervención en la serie televisiva “CSI Las Vegas”, gracias a su papel de Sara Sidle, si bien fue también la Doctora Maggie Doyle en una treintena de capítulos de la también televisiva “Urgencias”.

 

LA AMNESIA ANTERÓGRADA

 

Mediante el aprendizaje, el ser humano adquiere nueva información o conocimientos. La memoria es la que permite almacenar dicha información aprendida.

Parte de ella se pierde durante el transcurso de la vida cotidiana sin que ello tenga consecuencias alarmantes pero, en cambio, existen casos en que la pérdida de memoria se convierte en grave o incluso en los que se pierde la capacidad de aprender.

En esas situaciones hablamos de amnesia, siendo debida, por lo general, a enfermedades graves o a lesiones encefálicas derivadas de una conmoción cerebral, un accidente cerebrovascular, un traumatismo cranoencefálico, una encefalitis o incluso al alcoholismo crónico.

Su forma más común es la amnesia retrógrada, caracterizada por una pérdida de memoria de los acontecimientos previos al traumatismo: se olvidan cosas que ya se sabían.

Aunque en los casos más graves la amnesia puede llegar a ser completa, lo más frecuente es que se olviden simplemente los acontecimientos de los meses o años previos al traumatismo o al agravamiento de la enfermedad que la ha causado.

Menos conocida, la amnesia anterógrada sería, por el contrario, una incapacidad para formar nuevos recuerdos tras un traumatismo cerebral.

En los casos de especial gravedad, una persona puede llegar a la incapacidad absoluta para aprender nada nuevo de forma consciente. Ello incluiría, por tanto, la imposibilidad de crear nuevos recuerdos.

Sin embargo, es más frecuente dentro de la rareza de esta dolencia, que los casos sean más leves y únicamente obliguen a observar un aprendizaje más lento, acompañado de numerosas repeticiones.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar