PIRATAS DEL CARIBE

Parte II

 

Piratas Caribe 2 Portada

 

Aunque “La maldición de la Perla Negra” bien podría haber sido una película autoconclusiva, sin necesidad de secuela alguna, lo cierto es que los productores no estaban por la labor de dejar escapar con vida a la gallina de los huevos de oro.

De modo que, tres años después de la primera entrega, llegaba a las pantallas su reanudación –“El cofre del hombre muerto”, con los protagonistas del primer título ya consolidados y con la aparición de nuevos villanos que plantearán nuevos misterios y desencadenarán aventuras más arriesgadas aún que las pretéritas.

 

 

 

 

EL COFRE DEL HOMBRE MUERTO

(Gore Verbinski, 2006)

 

LINEA ARGUMENTAL

 

Las gotas de lluvia recorren el rostro de una joven novia. Se trata de Elizabeth y su boda con Will no ha llegado a celebrarse.

De hecho, poco después llegará su prometido, a quien conducen con grilletes en las muñecas.

Ninguno de ellos acierta a entender qué es lo que está pasando, como tampoco el gobernador Swann, que irrumpirá exigiendo la libertad de su futuro yerno.

 

Piratas Caribe 2 Gobernador pide explicaciones

 

Una desagradable sorpresa les espera a los tres: el recién llegado Lord Cutler Beckett, enviado por la Compañía de las Indias Orientales, trae consigo órdenes reales de arresto no sólo contra Turner sino también contra la propia Elizabeth, bajo la acusación de haber ayudado a escapar a un enemigo de la Corona: Jack Sparrow.

 

Piratas Caribe 2 Will y Elizabeth con grillete

 

- ¡”Capitán” Jack Sparrow!, exclamarán Will y Elizabeth a la vez, provocando la involuntaria sonrisa de Beckett.

- Capitán Jack Sparrow. Sí, lo imaginaba…

Entre tanto, el propio Jack escapa de un horrible penal en el que los prisioneros son dejados a merced de los cuervos y lo hará compartiendo ataúd con uno de los ejecutados.

Su incursión en tan tétrico lugar dará como fruto la consecución de un discutible tesoro: el dibujo de una llave.

 

Piratas Caribe 2 Dibujo de llave

 

Así lo entenderá su molesta tripulación al regreso de su capitán a la Perla Negra aunque, en realidad, Jack tiene peores cosas de las que preocuparse pues el fallecido Bill “el Botas” Turner le espera en la bodega del barco para darle un aviso: Davy Jones, el tenebroso capitán de “El Holandés Errante”, le busca para saldar su deuda.

Una deuda que quedará significada con la “mancha negra” con que el difunto padre de Will marcará la mano de Jack.

 

Piratas Caribe 2 Bill el Botas avisa a Jack

 

El propio Will será enviado poco después en busca de Sparrow pues lo que Lord Beckett pretende en realidad es obtener la brújula de Jack. Tanto como para ofrecer a cambio de ella una patente de corso, por la que se otorgará a Sparrow un indulto que le permita seguir ejerciendo como corsario al servicio de la Corona.

Recabando testimonios aquí y allá entre la gente de Tortuga, Turner llegará hasta una isla en la que aparece encallada la Perla Negra.

No tardará en ser apresado por una tribu de caníbales –los Pelegostos- cuyo jefe resulta ser ¡¡¡¡Jack!!!!!

 

Piratas Caribe 2 Jack jefe de canibales

 

La tripulación de Sparrow pronto aclarará a Will que su jefe es tan cautivo como ellos mismos, ya que en realidad el mayor honor que la tribu pretende dispensarle es devorarle.

En Port Royal, Elizabeth logrará huir de las mazmorras gracias a su padre pero el carruaje de ambos es interceptado por los hombres de Mercer, la mano derecha de Cutler Beckett.

El gobernador es apresado pero su hija logra acceder a Lord Beckett, de quien “tomará prestadas”, a punta de pistola, las patentes de corso.

 

Piratas Caribe 2 Elizabeth amenaza a Beckett pistola

 

Para entonces ya su prometido ha logrado huir, no sin grandes dificultades, de la isla de los caníbales, junto con Jack y su tripulación, a quienes se les han unido los también piratas Pintel y Ragetti.

El grupo visitará en los pantanos a la bruja Tia Dalma, a fin de averiguar qué guarda el cofre que abre la llave del dibujo robado por Sparrow.

 

Piratas Caribe 2 Tia Dalma

 

- El nombre Davy Jones, ¿os suena? –preguntará la bruja, causando la inquietud de todos los presentes-. Un hombre de mar, un marino grande –proseguirá Tia Dalma- hasta que tropezó con aquello que angustia a todo hombre.

- ¿Qué angustia a todo hombre? –inquerirá Will.

- Las sumas –será la absurda respuesta de Pintel

- La disyuntiva entre el bien y el mal –rizará más el rizo Ragetti.

- Una mujer –concluirá Sparrow, ya harto de tanta cháchara inútil.

Por la bruja averiguarán que el cofre que abre la llave es el que guarda “literalmente” el corazón de Jones. Algo que, por supuesto, Jack ya sabía.

Con las cartas sobre la mesa, Sparrow pondrá a Turner, como condición para darle su brújula, que antes él recupere dicha llave, subiendo a bordo del Holandés Errante.

Deslizará también la sugerencia de que comente a Jones, si llega a verse en apuros, que va de parte suya para saldar su deuda. Una trampa mortal de la que el incauto Will no será consciente hasta que sea demasiado tarde.

 

EL FANTÁSTICO GANA POSICIONES

 

Lo primero que hay que decir sobre la segunda parte de la saga es que traiciona un tanto el espíritu de la primera, abandonando el género de aventuras clásicas para abrazar descaradamente el fantástico.

No es que se prescinda del protagonismo de los piratas –de hecho, el film cuenta incluso con una magnífica escena en la que la Perla Negra y el Holandés Errante se emparejarán, obligando a la primera a demostrar su mayor velocidad con el viento a favor, a fin de evitar un mortal abordaje- ni que las leyendas del mar pierdan fuerza pero el elemento sobrenatural crece hasta convertirse en indiscutible protagonista de la historia.

El Holandés Errante”, eje de la trama, se convierte así en un submarino que se sumerge o emerge a voluntad, tripulado por una serie de mutantes que no conservan prácticamente atributos humanos, habiéndose metamorfoseado en moluscos y criaturas marinas de todo tipo: desde cangrejos hasta peces martillo.

 

Piratas Caribe 2 Davy Jones y tripulacion

 

Uno de los lugartenientes de Davy Jones parece directamente sacado del planeta en el que aterrizaba Vin Diesel en “Pitch Black” y el propio capitán del barco fantasma aparece convertido en un calamar, con tentáculos en lugar de manos y uno de sus brazos transformado en una pinza de crustáceo.

Por otra parte, su corazón sigue latiendo en el fondo de un cofre mientras él puede atravesar planchas de hierro o paredes y algunos de sus esclavos forman parte ya de la propia estructura de su barco maldito.

El clímax, sin embargo, llegará con la aparición del Kraken, un gigantesco pulpo que parece homenajear a la legendaria “20.000 leguas de viaje submarino” más que honrar a la mitología escandinava.

 

Piratas Caribe 2 Kraken

 

También los diálogos son, en general, menos relevantes que en “La maldición de la perla negra”, siendo de lamentar que no se profundice más en el personaje de Lord Beckett, un villano astuto y taimado capaz de imprimir a sus palabras una saludable causticidad.

En cambio, “El cofre del hombre muerto” sí presenta una escena más que interesante en su parte final, después de que Jack haya intentado seducir a Elizabeth sin demasiado afán a lo largo de la aventura y, finalmente, se vea superado por las artes femeninas de la dama, a la que se verá obligado a tildar de “pirata”.

 

Piratas Caribe 2 Elizabeth y Jack

 

La historia de la película deja su conclusión para la siguiente entrega, lo que disgustó a bastantes seguidores de la franquicia, decepcionados por lo que parece una maniobra de marketing cada vez más utilizada; casos de “El Señor de los Anillos”, “El Hobbit” o incluso las dos mitades de “Harry Potter: las Reliquias de la Muerte”.

No obstante, el final del film sí nos trae de vuelta a uno de los personajes más carismáticos de la primera película, al que creíamos muerto: nada menos que el Capitán Barbossa.

Los efectos especiales son incluso mejores que los de la primera parte y el diseño de producción no tiene nada que envidiarle a las más caras superproducciones de ciencia-ficción, contrastando entre sí las escenas que discurren a plena luz del día –en la isla de los caníbales, por ejemplo- con las escenas nocturnas o crepusculares como las que tienen lugar a bordo del Holandés Errante o en los pantanos en los que vive Tia Dalma.

 

Piratas Caribe 2 Pantanos

 

No se lleva más allá, en cualquier caso, el tono sorprendentemente macabro que marcaba una de las primeras secuencias –la de la huida de Sparrow del penal-, en la que choca ver a los cuervos ensañándose con los ojos de los prisioneros o a los crueles carceleros despachando a los ejecutados en ataúdes que lanzan al mar, no en vano me permito recordar que seguimos hablando de una producción Disney.

Esa escena, por cierto, se cerraba con un homenaje no confeso a “Conan el bárbaro”, cuando un cuervo picotea insistentemente un ataúd flotante y la mano de Jack sale del mismo para descerrajarle un tiro a quemarropa, del mismo modo que Conan (Arnold Schwarzennegger) acababa mordiéndole el cuello a un buitre que pretendía cegarle.

Más delirante –a la par que innecesaria- resulta toda la escena que tiene lugar en la isla de los caníbales aunque hay que reconocer que es, probablemente, la más divertida de toda la película.

 

Piratas Caribe 2 Isla de canibales

 

Así, los prisioneros treparán por un barranco mientras están encerrados en grandes jaulas esféricas y Jack Sparrow acabará convertido en una brocheta vegetal.

Más propia de un videojuego, en cambio, será la pelea a tres bandas que protagonizarán el propio Jack junto a Will Turner y al reaparecido Norrington (tras ser éste expulsado con deshonor de la Armada Real por haber permitido la fuga de Sparrow) en Isla Cruces, con noria incluida, una vez desgajada ésta del molino del que formaba parte.

 

Piratas Caribe 2 Lucha de tres

 

 Piratas Caribe 2 Noria

 

Los falsos desvanecimientos de Elizabeth, intentando atraer la atención de los tres varones, cuentan entre los aspectos más fallidos (o de vergüenza ajena incluso) del film.

Ello a pesar de que su papel es probablemente el que experimenta una mayor evolución en comparación con la primera parte.

Y es que en “El cofre del hombre muerto”, la hija del gobernador parece masculinizarse un tanto, sobre todo por su indumentaria (tendrá que hacerse pasar por hombre para lograr que un barco le acerque a Tortuga) y también por un creciente desaliño; llevará el pelo suelto y descuidado y lucirá un bronceado poco ortodoxo.

 

Piratas Caribe 2 Elizabeth mas masculina

 

Su personaje, sin embargo, alternará pataletas infantiles con decisiones más maduras, incluyendo una especialmente drástica y trascendental que sorprenderá a propios y extraños.

En cuanto a Will Turner, también su papel cobrará mayor relieve en esta reanudación, quedando Sparrow incluso en un segundo plano tras la pareja de prometidos aunque la relación de estos sea más bien tibia durante todo el film.

El descubrimiento del padre de Will –Bill el Botas- a bordo del barco de Davy Jones tendrá parte de la culpa pero también su propio compromiso, cuando el joven Turner muestre el valor y la osadía de desafiar al mismísimo capitán del barco fantasma.

 

Piratas Caribe 2 Will desafia a Jones

 

Finalmente, todo devendrá en frustración, al constatar que sus denodados esfuerzos no le permiten salvar a su progenitor ni le acercan más a su prometida, que mostrará en esos momentos una cierta ambigüedad hacia Jack.

En cuanto a éste, hará gala de sus peores artimañas, enviando a Will a un destino peor que la muerte y dando muestras de una vergonzosa cobardía hasta que su verdadero amor –la Perla- le lleve a sacar su lado heroico.

Con todo, las escenas más tétricas e interesantes de la película tendrán lugar a bordo del Holandés Errante, en torno a la figura de su siniestro capitán y de su extraña tripulación de almas aunque la violencia esté, por supuesto, bastante racionada.

Apenas se nos dejará ver un rápido plano, por ejemplo, de la espalda de Will Turner cruelmente castigada por los latigazos y las escenas más tensas rara vez se resolverán con sangre.

Entre todo ello quedará un poco de espacio para el humor pero tampoco demasiado.

- Vos y yo somos iguales y llegará el momento –aleccionará Elizabeth a Sparrow- en que podáis demostrarlo, tomando la decisión correcta.

- Me encantan esos momentos. Los saludo con la mano mientras pasan de largo.

 

NUEVOS PERSONAJES

 

CUTLER BECKETT es el villano británico por excelencia. Astuto, taimado, sereno, excelente estratega y con ese inevitable punto de arrogancia.

 

Piratas Caribe 2 Lord Beckett

 

Exigirá de sus hombres una lealtad ciega y pondrá en juego su palabra cuando pacte con sus enemigos pero la “letra pequeña” de sus tratos serán tan engañosa como lo era en los de Barbossa durante la película anterior.

TIA DALMA, la enigmática bruja, da muestras desde el primer instante de ser más de lo que aparenta.

 

Piratas Caribe 2 Tia Dalma 2

 

Vive recluida en una zona pantanosa, donde es temida y venerada y guarda un pasado que tiene relación con Jack Sparrow pero también con el mismísimo capitán del Holandés Errante.

DAVY JONES es el condenado capitán de dicha nave. Un hombre al que el amor por una mujer arrojó a la desgracia. Ahora vive una eternidad de condena durante la cual sólo puede pisar tierra una vez cada diez años mientras rumia su odio y su resentimiento.

 

Piratas Caribe 2 Davy Jones 2

 

Sus prisioneros se verán obligados a pagar por tanto sufrimiento: serán masacrados por el Holandés o despedazados por el Kraken o bien tendrán que aceptar una esclavitud de siglos en una atmósfera de pesadilla a las órdenes de tan brutal capitán.

En cuanto a BILL EL BOTAS, resultará ser el padre de Will Turner, reclutado por Jones tras ser haber sido lanzado al océano por Barbossa cuando éste depuso al capitán Jack Sparrow.

 

Piratas Caribe 2 Will con su padre

 

Dividido entre su lealtad forzosa hacia un capitán al que aborrece y su lealtad sincera hacia el hijo al que nunca crió, “El Botas” acabará sacrificándose por este último, empeorando sus ya de por sí horribles circunstancias.

Cuando Will desafíe a Davy Jones, el padre del muchacho se pondrá de su parte, atrayendo sobre sí todo el castigo. Y cuando el joven Turner logre su objetivo y se disponga a huir del barco con la llave del cofre, será también el Botas quien propicie dicha huida, cargando con las consecuencias.

No es un personaje nuevo pero sí reaparecerá en distintas circunstancias James Norrington, antaño flamante comodoro de la Armada y ahora borracho y fugitivo.

 

Piratas Caribe 2 Norrington

 

La posibilidad de congraciarse con la Corona si logra llevarles el cofre que Lord Beckett ambiciona, devolverá a Norrington su brío y sus ganas de luchar, olvidadas ya sus aspiraciones amorosas hacia una Elizabeth a la que ve debatirse entre Will y Jack.

 

ADQUISICIONES DEL ELENCO

 

La gran estrella del nuevo reparto es nada menos que BILL NIGHY aunque el socarrón actor inglés aparece bajo varias toneladas de maquillaje, con lo cual resulta absolutamente irreconocible.

 

Piratas Caribe 2 Davy Jones

 

Al menos, quien disfruten de la versión original del film podrán escuchar su verdadera voz aunque, en España, muchos criticaron el doblaje al que es sometido su personaje.

Ese silabeo interrum-pi-do parece no gustar a todo el mundo. Antes al contrario, su peculiar dicción da la impresión de molestar a la mayoría.

Nighy ha alcanzado su reconocimiento en los últimos años gracias al ancestral vampiro Viktor que interpreta en la saga “Underworld” y al trasnochado rockero de “Love actually”.

TOM HOLLANDER, otro estupendo actor también inglés, hace las veces de Lord Beckett, con su aplomo habitual y con esas tablas que le dan su considerable experiencia.

 

Piratas Caribe 2 Elizabeth amenaza a Beckett

 

 “Gosford Park”; “The Libertine” (donde ya coincidió con Johnny Depp y Jack Davenport); “Orgullo y prejuicio” (donde trabajaría por primera vez con Keira Knightley); o “Valkiria” y “Cuestión de tiempo” (en las que repetiría junto a Bill Nighy) son algunos de sus trabajos más relevantes.

En cuanto al actor sueco STELLEN SKARSGARD, actor-fetiche del director del dogma Lars Von Trier y habitual de las superproducciones yanquis de los últimos tiempos (“Amistad”; “Ronin”; “Ángeles y demonios”; “Mamma mía!”; “Thor”; “Los Vengadores”; o el remake americano de Fincher de “Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres”) es el encargado de encarnar a Bill el Botas.

 

Piratas Caribe 2 Bill el Botas

 

La aportación femenina al reparto viene de la mano de la londinense NAOMIE HARRIS, la Eve de “Skyfall” que ya aparecía convenientemente convertida en Moneypenny en “Spectre”, la hasta ahora última entrega de la saga Bond.

 

Piratas Caribe 2 Naomie Harris

 

Naomie, además, viene de triunfar nada menos que en “Moonlight”, el drama racial que desbancó a la mismísima “La La Land” como mejor película del año en la última ceremonia de los Oscar.

 

LA LEYENDA DEL “HOLANDÉS ERRANTE”

 

Son muchas las leyendas que circulan acerca del capitán Van der Decken, siendo la más insistente la que lo representa, en el siglo XVII, en el centro de una tormenta junto al sudafricano Cabo de Buena Esperanza.

Al parecer, ebrio de orgullo, el marino se haría atar al timón, desafiando al mismo Dios a detener su carrera y asesinando vilmente a su primer oficial cuando intentó frenar su locura.

Como castigo por su sacrilegio, Van der Decken sería condenado a vagar sin rumbo durante toda la eternidad entre tormentas y tempestades, sin tocar jamás tierra y en la más absoluta soledad, ya que únicamente su grumete –convenientemente transformado en un monstruo con cuernos- podría permanecer a su lado.

Cuantos tuvieran la desgracia de cruzarse en su camino hallarían una muerte segura.

Otra leyenda rebautiza al capitán holandés como Bernard Fokke y lo sitúa en el mismo marco temporal, si bien se limita a calificar de diabólica su proeza de cubrir en apenas mes y medio el trayecto entre Holanda y Java (por aquel entonces una colonia holandesa) hasta que desapareció sin dejar rastro.

Su carácter presuntamente violento y la supuesta existencia de un pacto con el Diablo justificarían dicha desaparición pero no evitarían un gran número de testimonios en los que el barco fantasma aparece en el horizonte, esfumándose siempre antes de entrar en contacto con otras embarcaciones.

Es tanta la tradición de la leyenda que hasta el mismísimo Richard Wagner le dedicó una ópera: “El Holandés Errante”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar