BOOM BOOM

La comedia española más europea

 

 

 Boom Boom Portada

 

 

LA MALDICIÓN DE LAS PRODUCCIONES PEQUEÑAS

 

Resulta frustrante que algunas de las películas españolas que más aprecio no se editen en dvd ni a la de tres.

Son títulos como “Marta y alrededores” (Nacho Pérez de la Paz & Jesús Ruíz, 1999); “Sahara” (Antonio R. Cabal, 1985); “Territorio comanche” (Gerardo Herrero, 1996); o la opera prima de la directora catalana Rosa Vergès.

Y es que “Boom Boom”, el primer trabajo de esta semidesconocida realizadora, constituye un magnífico ejemplo de lo que puede resultar cuando se aúnan la inteligencia y el buen gusto.

El film, que sólo puede verse muy de tarde en tarde en alguna reposición de TVE, destacaba a la vez por su ingenio, su modernidad e incluso su europeidad y fue galardonado con el Goya a la Mejor Opera Prima en 1990.

Por desgracia, este brillante trabajo no tuvo continuidad en las siguientes producciones de la directora barcelonesa, casos de las mediocres “Souvenir” o "Iris".

 

LÍNEA ARGUMENTAL

 

La historia comenzaba en la Barcelona de los noventa cuando Sofía, una bella dentista, mantiene un apasionado romance con Ramón hasta que descubre que éste es un hombre casado.

Indignada y dolida, lo echa de su casa –vive en el sobreático de una bonita finca que incluso cuenta con portera- y se promete a sí misma no volver a enamorarse.

 

Boom Boom Tirando regalos

 

Al mismo tiempo, una pareja de recién casados se instala en el ático de ese mismo edificio aunque muy poco tiempo después Mabel, la esposa, se fuga con un musculoso culturista.

Tristán, el marido, decide ignorar desde entonces a todas las mujeres y su repugnancia hacia el concepto de “pareja” llegará al extremo de prohibir que, en la zapatería que regenta, se vendan los zapatos por pares. Se refugia pues en la bebida mientras Sofía, a la que no conoce, lo hace en el trabajo.

 

Boom Boom Sergi Mateu 2

 

Una noche, la doctora es invitada a cenar por su ayudante Alfredo, un casanova sudamericano. Sin embargo, durante la velada, él intenta propasarse, por lo que ella le deja plantado, arrepintiéndose de haber accedido a esa desafortunada cita.

 

Boom Boom seductor rechazado

 

Alfredo insiste con sus más que discutibles disculpas a través del interfono de la casa de Sofía pero la portera, Sebastiana, acabará ordenándole que se largue pues es tarde y está molestando a los vecinos.

No será el único pretendiente de la dentista pues, poco después, un joven barman llamado Ángel visita su consulta para que ella le extraiga una muela del juicio y se queda prendado de la doctora.

Algo más tarde, el muchacho conoce a Tristán cuando éste acude al “Edén Cocktail Bar”, propiedad de la sinuosa señora Alexandra, para emborracharse.

 

Boom Boom La dueña 2

 

Los dos jóvenes hablan entonces de bebidas y de mujeres y, al final, Ángel acaba durmiendo en el sofá de la casa de Tristán.

A la mañana siguiente, el muchacho toma la decisión de salir de su casa -donde vive entre las faldas de su madre, su tía y su abuela- como primer paso para intentar conquistar a la bella dentista.

A tal fin, regresa a la clínica y regala a Sofía una estampa de la Virgen –a la que él ha puesto la cara de la doctora, merced a un hábil montaje fotográfico- y una cinta de cassette con una interesante versión –que interpreta Antonio Vega- del tema “Ansiedad”, su canción preferida.

Esa misma noche, Ángel la escucha de nuevo en el tocadiscos de Tristán mientras comparte con él sus esperanzas, pese a que su anfitrión no quiere saber ya nada de mujeres.

En el mismo momento y sólo un piso más arriba, Sofía y su amiga Eva bromean mientras escuchan la misma canción en la cinta de Ángel.

La voz de este último aparece grabada sobre la música para invitar a Sofía a tomar una copa la tarde-noche siguiente en el “Edén Coktail Bar”.

Aunque la doctora ignora que el muchacho trabaja en dicho local, decidirá aceptar su cita –“éste va a pagar por todos”-, para lo cual pide a Eva que también ella se deje caer más tarde por allí.

Por la mañana, Ángel se prepara a conciencia –pone flores en la barra, perfuma el local con colonia, se alisa el cabello- mientras espera a Sofía pero quien llega en ese momento es su anciana tía, de modo que, con el fin de acompañarla a casa, el barman pide a Tristán que se quede a cargo del bar hasta su regreso, lo que su nuevo amigo acepta a regañadientes.

 

Boom Boom Eden Bar

 

Ya en la calle, un caco da un tirón al bolso de la anciana y Ángel se ve obligado a esperar la llegada de la policía para que su tía ponga la consiguiente denuncia, lo que le retrasa considerablemente.

En el Edén, después de que un malhumorado Tristán sirva unas cervezas a unos clientes, hace su aparición una enigmática y bella mujer vestida de rojo que resulta ser Sofía.

La recién llegada pide un Bloody Mary y, aunque en un principio él le da a entender que allí no preparan semejante bebida, ella le señala con un gesto el cartel que lo anuncia precisamente como combinado especial de la semana.

 

Boom Boom Viktor Lazlo 2

 

Ante tal tesitura, Tristán se ve obligado a intentarlo y, después de mezclar varios ingredientes, acaba utilizando también el que encuentra en un frasco que se halla bajo la barra y que en realidad es un perfume que ha dejado olvidado la tía de Ángel.

La fortuita combinación da como resultado un poderoso filtro de amor. Mientras la dama lo bebe en la barra, el improvisado barman hace lo propio dentro de la cocina, apreciando las bondades de su singular invención.

De pronto, sale disparado, se abalanza sobre la barra y besa en los labios a la desconocida, que huye asustada, perdiendo un guante durante su huída.

 

EL INGENIO AL SERVICIO DE LA SONRISA

 

Es una lástima que esta pequeña joya a cargo de la irregular Rosa Vergés no haya visto nunca la luz en formato digital pues lo cierto es que, al margen de constituir lo mejor (con enorme diferencia) de la carrera de su realizadora, también resulta ser una de las comedias españolas más europeas y europeizantes de las últimas décadas.

Con un ingenioso guión trufado de buenos diálogos y en el cual las escenas se concatenan en base a afortunados juegos de palabras, los protagonistas -una dentista, una quiosquera, un barman y el dueño de una zapatería- cruzan sus escépticas existencias justo cuando tiene lugar un acontecimiento casual y aparentemente trivial que, sin embargo, les cambiará la vida a todos ellos.

 

Boom Boom La otra pareja

 

Elegante vodevil o comedia de enredo tan "moderna" como blanca, en ella destaca el encanto por encima de sus poco pretenciosos planteamientos, buscando no tanto la verosimilitud como el puro divertimento.

Es de destacar la elegancia de su diseño de producción, que corre pareja con el atractivo físico del elenco protagonista, tanto masculino como femenino.

Puede que los diálogos de la película no lleguen a arrancar grandes carcajadas pero lo que sin duda sí consigue es mantener la sonrisa del espectador durante la mayor parte de su metraje.

- Perdona, ¿tienes ganas de jugar? –preguntará Ángel a la sorprendida quiosquera mientras ésta coloca las revistas con el culo en pompa.

 

Boom Boom Ganas de jugar

 

- ¿Qué? –alucinará la chica.

- “Ganas de jugar”. Una revista para profesionales.

- ¿Profesionales de qué?

- De juegos de mesa.

- Ah, perdona. Es que ni la había oído mencionar.

Los malentendidos se desprenden tanto de sus juegos de palabras como de las coincidencias que llevarán al equívoco.

Doctora Dalmau, estoy bien informado –surgirá bajo la música la voz de Ángel, provocando la hilaridad a la dentista y a su amiga mientras ambas escuchan la cinta que el chico ha grabado a la primera de ellas-; sé que no es la viuda del 15 de febrero ni la mártir del 19 de marzo. Es la virgen y mártir del 30 de agosto. Me gustaría ser el primero... El primero en felicitarle el día de su santo. Pero esta canción sólo es el aperitivo; el verdadero regalo la estará esperando en el «Edén Cocktail Bar» mañana”.

 

Boom Boom amigas riendose

 

Ya en una escena anterior había quedado claro el tono de la cinta cuando el donjuán sudamericano requiebra a su jefa a través del interfono de la finca, reprochándole que haya huido intempestivamente de él.

- Sofía, encanto. No digás nada, escucháme. Oye vieja, no me malinterpretés. Quizás me sobrepasé un poco, ¿viste? Quién no, Sofía, ponéte en mi lugar. Pero dentro de las posibilidades que había de redondear la noche, vieja, cogiste la peor. Me ilusioné demasiado sin que vos me dieras pie. Soy un romántico, Sofía, no me pude contener. Ni una brigada de bomberos podría apagar la hoguera que llevo aquí prendida en mi corazón, Porque me hierve la sangre, Sofía. Me hierve la sangre cuando tengo delante una potra como vos” -le soltará el tipo con todo el cuajo, en lo que pretende ser una suerte de disculpa.

 

Boom Boom Pepe Rubianes 2

 

Será la portera quien responda -“Hace un rato que le escucho. Un poco de consideración, que en esta casa hay gente trabajadora que se levanta muy temprano”-, antes de sugerir al galán que se marche, primero por las buenas y luego con amenazas nada veladas.

Tristán será testigo involuntario de las cartas destempladas con que es despedido Alfredo, lo que le hará solidarizarse con él.

Es madurita pero todavía da guerra –afirmará en relación a la portera.

Sus palabras serán tomadas como una burla por el frustrado seductor: “andá a cagar…

No, si yo te comprendo. Venir de tan lejos para que te traten así”, musitará para sí mismo.

 

EL ELENCO

 

Boom Boom” contó con un reparto poco habitual dentro del cine español, comenzando por la presencia de VIKTOR LAZLO, que encarna a Sofía.

 

Boom Boom Viktor Lazlo 1

 

Esta actriz y cantante franco-belga, cuyos padres proceden de la antillana Granada y de la isla caribeña de la Martinica, se llama realmente Sonia Dronier.

Su exótica belleza, por cierto, no parece corresponderse con su nombre artístico, tomado de uno de los personajes masculinos de “Casablanca”; concretamente el que interpretaba Paul Henreid.

Además de su belleza y de su sofisticación, la artista dejó para la posteridad una curiosa versión del legendario tema musical "Ansiedad", que se incluye en los títulos de crédito finales de “Boom Boom”, el film que significó su debut en la gran pantalla.

 

Boom Boom Viktor Lazlo Ansiedad

 

Un par de años antes, en 1987, la artista había presentado el Festival de la Canción de Eurovisión celebrado en Bruselas, donde interpretó su tema de mayor éxito: “Breathless”.

 

Boom Boom Viktor Lazlo en Eurovision

 

Dedicada casi por completo a la música, la carrera interpretativa de Viktor Lazlo sería breve y discreta, centrándose sobre todo en la televisión, si bien intervendría en algún título menor como la comedia francesa “Les faussaires” o el drama senegalés “Ramata”.

También cuenta con un cameo en “Souvenir” (Rosa Vergés, 1994) en el que vuelve a encarnar a la dentista Sofía.

Destacado miembro de una saga de actores, el barcelonés FERNANDO GUILLÉN CUERVO es el ingenuo Ángel en el film.

 

Boom Boom Fernando Guillen Cuervo

 

Fernando es, de lejos, el actor con filmografía más sólida de cuantos conforman el elenco de la película aunque a los 27 años que contaba cuando se puso a las órdenes de Rosa Vergés, su trayectoria era todavía muy breve.

Luego vendrían, entre otras muchas; “Las edades de Lulú”; “La noche más larga”; “1492, la conquista del paraíso”; “Boca a boca”; “Airbag”; “El caballero Don Quijote”; “Tiovivo c. 1950”; “Vorvik”; “Luz de domingo”; o “La corona partida”, amén de diversos trabajos para la televisión, siendo el más celebrado su protagonismo en la reciente serie “El Caso. Crónica de sucesos”.

El también catalán SERGI MATEU hace las veces del desencantado Tristán, en uno de sus papeles más relevantes.

 

Boom Boom Sergi Mateu

 

A lo largo de una carrera más bien discreta, a Mateu se le ha podido ver en títulos como “Crónica de una muerte anunciada”; “Barcelona Connection”; “El porqué de las cosas” o “Agnosia”, además de encarnar al jefe de Bevilacqua (el coronel Pereira) en el telefilm “La reina sin espejo”, en el que volvería a coincidir con Àngels Gonyalons.

En cuanto al controvertido y ya desaparecido PEPE RUBIANES, interpreta al fogoso Alfredo, ayudante de Sofía en la clínica dental y perpetuo aspirante a lograr sus favores.

 

Boom Boom Pepe Rubianes

 

Aunque durante una larga temporada, el actor gallego-catalán era conocido sobre todo por encarnar al protagonista de la serie televisiva “Makinavaja”, unas polémicas declaraciones suyas sobre España y los españoles acabaron derivando en el boicot a una de sus obras teatrales y la polémica ya no le abandonó hasta su muerte, apenas tres años después.

En cuanto a ÀNGELS GONYALONS (la quiosquera Eva), es una actriz barcelonesa más conocida en el ámbito del teatro y el cine catalanes.

 

Boom Boom Angels Gonyalons

 

 

LA DIRECTORA

 

Tras estudiar Historia del Arte en la Universidad de Barcelona y en la Sorbonne de París, Rosa Vergés haría sus pinitos como actriz en el grupo teatral Dagoll Dagom.

 

Boom Boom Rosa Verges

 

Pasaría más tarde a ser guionista y directora artística, antes de convertirse en ayudante de dirección en casi dos decenas de films.

Algunos de los más destacados serían “La muchacha de la bragas de oro” (Vicente Aranda, 1980); “La Plaza del Diamante” (Francesc Betriu, 1982); o “Angustia” (Bigas Luna, 1987).

Su primera película como realizadora -la “Boom Boom” que hoy nos ocupa- constituyó una agradabilísima sorpresa y una bocanada de aire fresco en el previsible panorama cinematográfico español, lo que entre otras cosas le permitió obtener el Premio Goya a la mejor Opera Prima, el Premio Sant Jordi y también el Fotogramas de Plata.

Pese al notable éxito de la cinta, las clásicas dificultades que supone rodar en España le llevaron a esperar nada menos que cuatro años hasta que vio la luz su segundo proyecto en solitario: “Souvenir” (1994).

Por desgracia, los más que discretos resultados artísticos y económicos de la película dificultaron todavía más su trayectoria posterior, a la vez que defraudaban las enormes expectativas depositadas en ella tras su brillante debut.

El film, que cuenta con la presencia de Emma Suárez, Emilio Gutiérrez Caba o Eulalia Ramón, gira en torno a las peripecias de un joven japonés que se enamora perdidamente de una azafata a bordo del vuelo que le traslada a Barcelona.

La trama de la película pretende, como su antecesora, crear una telaraña de enredos a raíz de diversos equívocos y confusiones pero es tal su falta de inspiración que no logra siquiera entretener.

No mucha mejor suerte correría “Tic tac” (1997), un film infantil de tintes navideños que resulta tan ingenuo como tedioso.

Iris” (2004) se convertirá en la última y estéril oportunidad de la Vergés de recuperar la gran pantalla, con un drama antibelicista que se pierde en efectismos visuales mientras naufraga tanto en lo narrativo como en lo interpretativo, pese a contar con nombres destacados en el elenco como Silke o Ana Torrent.

Profesora de dirección cinematográfica en la ESCAC (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña) y profesora asociada de diversas universidades, la directora barcelonesa sería también vicepresidenta de la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de España.

.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar