CASA EMILIO

 

Un restaurante ilustre en Torrebaja (Rincón de Ademuz-Valencia)

          

Casa Emilio Torrebaja

 

          Había leído opiniones para todos los gustos acerca de este local, con solera en la zona y con lo que eso tiene a veces de hándicap por aquello de las expectativas. En cualquier caso, como algunos de mis acompañantes ya habían comido allí con anterioridad, no titubeé en aceptar la propuesta.

            El local debo decir que resulta acogedor, decorado con sencillez y buen gusto pero sin ostentación de ningún tipo.

            La atención, primorosa. Servicio muy rápido pero no de los estresantes; camareros esmerados, de los que preguntan si todo está correcto o si nos gustan los platos que vamos probando pero sin ser insistentes, con educado y discreto interés.

            En cuanto a la carta, cuentan con un menú que suele constar de tres opciones para primer plato, otras tantas para el segundo y lo mismo para postre. Su precio, francamente barato visto lo visto, era de 9’50 euros.

            Los primeros eran ensalada mixta (con tomate, lechuga, atún y huevo duro), sopa o consomé.

            Los segundos, merluza con salsa verde, filete de ternera o lomo con pisto.

            Y los postres, pudding de manzana, tarta de manzana (muy recomendables ambos, por ser caseros y contener uno de los ingredientes más representativos de la zona, como queda dicho), cuajada o natillas.

            Fuera del menú, pidiendo a la carta, podían encontrarse los siguientes platos:

            Entrantes:

            - Flan de pisto y atún

            - Emulsión de queso y trufa

            - Milhojas de manzana y morcilla

            - Hortalizas de temporada salteadas 

            - Setas escabechadas

            - Foie caramelizado

            Carnes: (oscilando entre los 11 y los 18 euros)

            - Pierna de cordero

            - Solomillo de cerdo con salsa de mostaza

            - Timbal horneado de embutidos

            - Pelota de codillo de jamón serrano

            - Solomillo de ternera

            Pescados.

            - Bacalao confitado con pisto

            - Merluza en caldo corto de hervido aragonés

            Apartado “Nuestro Rincón”

            - Judías pintas con morcilla

            - Conserva de la casa

            - Sopa castellana

            - Cazuela de huevos a la manera de Emilio

            Postres

            - Los ya vistos para el menú del día

            La cazuela de huevos “a la manera de Emilio” puedo describirla mejor porque la degusté, consistía en dos huevos fritos enteros (podías “romperlos” si lo deseabas, por supuesto) con ajos tiernos, longaniza, chorizo y jamón. Delicioso. Su precio: 9 euros.

            Los postres, por cierto, tenían precios inusualmente baratos: entre 2'5 y 3 euros en su práctica totalidad.

            En definitiva, me da la impresión de que se trató de un restaurante con mucho nombre, con mucha tradición también (fundado en 1905, creo) y que debió “subirse a la parra” en algún momento.

            Probablemente la calidad dejó de estar a la altura a medida que sus precios subían. Eso les granjeó muchas críticas y parecen querer volver por sus fueros. De momento, no es que se trate de una cocina excelsa pero sí de un lugar agradable donde uno se puede tomar algunas licencias. Personalmente sí lo recomendaría.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar