NÓMADA

La nueva aventura gastronómica de Begoña Rodrigo

 

  Portada

 

En el centro comercial “Bonaire”, sito en el término municipal de Aldaia y junto a la A3 que une Valencia con Madrid, se encuentra este más que notable restaurante.

Su chef es nada menos que Begoña Rodrigo, ganadora en 2013 del primer certamen “Top Chef” España y a la que muchos conocerán por su otro restaurante, “La Salita”, con un sólido y merecido prestigio en la capital valenciana.

http://rincondesinuhe.com/homepage-5/47-restaurante-la-salita

El concepto de “Nómada” es, sin embargo, diferente y lo es en varios sentidos.

Para empezar, su ubicación, en un centro comercial a 13 kilómetros de Valencia, constituye una apuesta bastante arriesgada. Lejos del glamour de la capital, aterrizar en una zona poblada por locales de comida rápida parece cuanto menos un reto.

Por otra parte, no presenta un menú único y cerrado sino que puede optarse por uno que ofrece diversas alternativas para cada plato o bien afrontar una segunda carta con platos y tapas que se pueden pedir de forma independiente. Incluso es posible combinar ambas opciones.

El menú principal tiene un precio más que interesante de 23’5 euros, lo que ya supone una abismal diferencia con “La Salita”, donde una cena suele costar en torno a 50.

Igualmente dispone de un menú del día (de lunes a viernes y sólo a mediodía) a un precio más asequible de 14’5 euros aunque, lógicamente, reduce bastante las posibilidades de elección del comensal. Para los niños está disponible durante toda la semana un tercer menú a un precio reducido de 9’5 euros.

Lo que sí comparten los dos establecimientos de Begoña, además de la presencia física de la popular chef y de la sapiencia culinaria que preside todos sus platos, es el hecho de que estos se renueven periódicamente, por lo que uno no se cansa de volver una y otra vez.

 

Delicatessen

 

Y sí, tal como apuntaba, la propia Begoña Rodrigo preside personalmente los fogones de “Nómada”, en un singular ejercicio de ubicuidad que el público agradece.

Sobre todo porque resulta muy enriquecedor observar cómo trabaja junto a su equipo pero también porque la chef se toma la molestia de atender personalmente a quien se acerca a la barra a preguntar o comentar cualquier cuestión. Todo un ejemplo de amabilidad y accesibilidad aunque haya que disculpar que, en momentos de máximo frenesí y con el local hasta arriba, no se pueda permitir tales licencias.

Ubicado en el primer piso del centro comercial, en plena zona de restauración, la decoración de “Nómada” resulta muy agradable y denota cierto eclecticismo, destacando la pared que muestra máscaras de animales.

 

Taburetes

 

Pared

 

No me pareció tan enrevesada la puerta de acceso como había previsto después de leer alguna que otra cybercrítica, por cierto.

Cuenta igualmente con una enorme barra central en la que es posible (y hasta aconsejable en algunos casos) comer mientras se observa en primerísima línea las evoluciones del equipo de cocina.

 

Barra

 

En cuanto a las mesas, están dispuestas a un lado de la barra, a distancia razonable de la misma y con suficiente espacio entre ellas. La mitad de los comensales se sienta en cómodos sofás y la otra mitad en sillas convencionales.

Centrándonos en la cuestión meramente gastronómica, el menú de 23’5 euros se estructura en torno a tres apartados -los Verdes, los Azules y los Fucsia-, de los que los dos primeros son los platos principales y el último hace las veces de postre.

Entre los diferentes platos destacan el crujiente de arroz marino con camarón y aguacate, las costillas con noodles, la causa limeña con sardinas ahumadas, los huevos Almussafes (con sobrasada), el Bao de pato Pekín o la selección de pescados en adobo.

 

Costillas

 

Causa con sardinas

 

También el wrap de huancaína y pollo, el Bao Shoft Shell Crab (cangrejo desprovisto de su caparazón y en tempura) o el Pulled pork burguer.

 

Wrap de Huancaína y pollo

 

Bao Shoft Shell Crab

 

Pulled pork burguer

 

Y de los postres no puedo dejar de destacar la seta rellena de fruta de la pasión -que ya había tenido ocasión de degustar en “La Salita”- pero también otras novedades como  la “manzana verde” (que, como ocurre con todos los platos de Begoña, no es sólo lo que parece) o la deliciosa tarta de queso caliente.

 

Postres

 

De los platos que pueden pedirse de forma independiente puedo citar el sandwich de pastrami (una de las estrellas del establecimiento), el taco de cochinita o la lasaña de vaca y gamba con cebolla crispy entre otras muchas opciones.

En definitiva, los platos de “Nómada” son frescos, sofisticados, ingeniosos, sorprendentes y muy sabrosos, todos ellos con sabores que dejan patente la personalidad de su creadora, que utiliza ingredientes y recetas de orígenes muy diversos (desde Extremo Oriente a Sudamérica), espléndidamente combinados.

En cuanto al servicio, resulta impecable en todo momento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar