MIRADOR DE SAN FERNANDO

Tapas selectas a un paso de la Giralda

 

Portada

 

En la calle de San Fernando, apenas a cinco minutos de la Giralda y justo enfrente del fastuoso Hotel Alfonso XIII se halla este destacadísimo restaurante sevillano.

Cuenta con una barra despejada (apenas unos pocos taburetes altos) para tapear y tomar unos vinos tranquilamente y con una amplia sala de comedor en el interior, habilitada bajo la antigua muralla, cuyo estilo se ha imitado con muy buen gusto.

 

 Fachada

 

 Barra

 

Arcos

 

Además de los arcos, inspirados en la muralla, la ornamentación consta de grandes y vistosos murales en las paredes laterales, que recrean diversos rincones de los Reales Alcázares de la ciudad, sin olvidar la profusa bodega que preside uno de los rincones del comedor.

 

Bodega

 

Tapas, raciones y platos se alternan en una carta variada y muy selecta, pudiéndose alternar todos ellos y compartirlos a gusto de cada cual.

La primera sorpresa llega, no obstante, cuando el “servicio de pan y mantequilla”, ofrecido al módico precio de 1’50 €, resulta consistir en unos enormes barreños acompañados de unos delicioso panes recién hechos.

 

Barreño

 

Si se opta por el tapeo más tradicional se pueden degustar deliciosos platos como la burrata aliñada, las croquetas caseras, el salmorejo cordobés o los huevos rotos con trufa.

 

Burrata

 

Croquetas

 

Huevos rotos con trufa

 

Luego, buceando ya en la carta, encontramos entrantes clásicos como el jamón ibérico de bellota, las gambas al ajillo o el estofado de rabo de toro, que contrastan con otras propuestas como el salteado de arroz con trufas y setas o los crujientes de pollo de corral con parmentier.

 

Jamon

 

Gambas al ajillo

 

Entre las carnes hay que destacar platos como la presa ibérica de bellota con mantequilla de trufa o el steak tartar, sin olvidar el cordero con cous cous.

 

Presa ibérica

 

No se quedan atrás los pescados, con opciones tan atractivas como el pez mantequilla con escabeche de verduras, el bacalao gratinado con crema de ajo y tomate al estragón o el tartar de salmón.

En cuanto a los postres, todos ellos caseros, constituyen una brillante rúbrica a una excelente comida o cena en El Mirador: la torrija caramelizada con helado, el tiramisú, la mouse de Mascarpone con pirámide de chocolate y avellana o la sopa de chocolate blanco con granizado de frambuesa son tan sólo algunos ejemplos.

 

Torrija

 

Tiramisu

 

Arroz con leche

 

El precio medio de una comida en este excelente restaurante se sitúa en torno a los 25 euros por persona aunque puede encarecerse en función de los vinos solicitados.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar