JR KYUSHU HOTEL BLOSSOM

SHINJUKU

Excelentes instalaciones, pésima actitud

 

Camas

 

EN EL HABER, HABITACIONES, ZONAS COMUNES Y DESAYUNOS

 

El opulento barrio de Shinjuku es uno de los centros financieros de la capital japonesa.

La ubicación del lujoso JR Kyushu es por tanto idónea y también lo son sus instalaciones.

Desde el hall de puro diseño minimalista hasta las espaciosas habitaciones en las que, junto a dos anchas camas, queda sitio de sobra para una larga repisa sobre la que cuelga la pantalla plana de televisión, así como para una mesa redonda con dos sillas que permiten incluso un refrigerio.

 

Hall

 

Camas 2

 

Mesa redonda

 

El armario ropero de tres puertas que encontramos a la entrada de la habitación resulta igualmente útil, teniendo cabida en él las prendas más largas como abrigos y gabardinas.

 

Habitación

 

Asimismo se dispone en la habitación de minibar, en la cómoda ubicada justo enfrente de la mesa redonda.

El baño resulta también cómodo y muy práctico. De hecho, la bañera cuenta con dos grupos de grifería independientes: uno correspondiente a la propia bañera y el otro a la ducha, que dispone de una “alcachofa” móvil.

Los amenities correspondientes al aseo personal –gel y champú- está situados en una repisa interior.

Además, el cubículo está separado de forma casi hermética del resto del cuarto de baño por medio de una puerta transparente, lo que evita que se empañe el espejo situado sobre el lavabo.

 

Bañera

 

Éste, por su parte, está diseñado con el mismo buen gusto y cuenta con algo de espacio, en forma de repisa, para poder depositar sobre ella algunos accesorios.

 

Lavabo

 

El inodoro por supuesto cuenta con las funciones de lavado habituales en los hoteles nipones y, por tanto, hace innecesaria la presencia de un bidet.

En cuanto a la conexión a internet, las habitaciones cuentan con wifi gratuito en todas ellas e idéntico servicio se obtiene en las zonas comunes del hotel.

Por lo que respecta a los desayunos, se sirven en la planta baja, en el restaurante al que se accede bien desde el hall, bien desde la misma calle.

Patatas fritas (aunque con curioso formato), salchichas, bacon y huevos se alternan con otros productos más típicamente japoneses en el bufé.

La presencia de yogures, pudding y algo de fruta fresca pone el contrapunto perfecto a la oferta gastronómico.

Hasta aquí los aspectos positivos que hacen más que recomendable el alojamiento en este céntrico hotel, cuyo precio por habitación se sitúa ligeramente por encima de los 200 euros en habitación doble durante la temporada alta.

EN EL DEBE, UN TRATO NADA AMABLE

Sin embargo, también hay un aspecto negativo pues considero que la calificación que se otorga a un establecimiento hotelero debe referirse tanto a la calidad de sus instalaciones como a la del servicio que prestan sus empleados. Y es esta última la que motiva mi mala opinión del JR Kyushu.

El caso es que escribimos con antelación al hotel, advirtiendo de la condición de celíaco de uno de los miembros del grupo y se nos respondió, por parte del establecimiento, que no había ningún problema.

Sin embargo, a nuestra llegada, el maître del restaurante se negó a atender a nuestro amigo, sin molestarse en plantear siquiera su petición en la cocina, a la que no llegó a entrar.

En lugar de ello nos hizo acompañarle a la recepción y, en connivencia con quien parecía ser el responsable de la misma, se negó de nuevo a que se preparara nada para él aunque le habíamos informado de que bastaba con un simple filete sobre una sartén o de un arroz blanco exactamente igual al del resto de comensales.

A pesar de nuestro visible enfado, el hotel no tuvo el menor gesto con nuestro amigo en los desayunos de los días siguientes, debiendo buscarse él la vida y hacer uso de los productos que había traído consigo desde España.

Para colmo, cuando la víspera de nuestra partida, advertimos en recepción que el grupo debía dejar el hotel antes de la hora de apertura del bufé, también se negaron a prepararnos el más mínimo desayuno para llevar.

Poniendo pues en un plato de la balanza las espléndidas instalaciones del hotel y en otras el deplorable servicio prestado, no puedo por menor que desaconsejar el alojamiento en el JR Kyushu. Creo que por ese precio, nada modesto, puede exigirse al menos un trato respetuoso y amable.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar