DORMY INN PREMIUM KYOTO EKIMAE

Un gran hotel en Kioto

 

Camas

 

A apenas 300 metros de la estación central de Kioto, el “Dormy Inn Premium” es una versión mejorada del otro hotel que la cadena posee en las inmediaciones.

El precio del alojamiento es realmente elevado –unos 250 euros por habitación doble y noche en temporada alta- pero uno comienza a amortizar su inversión desde el instante en que cruza la puerta de entrada.

Para empezar, el hotel cuenta con servicio de parking, cuyo acceso está justo al lado de la fachada principal.

Se trata de un parking con ascensor, una modalidad que abunda en Japón, al tratarse de un país en el que no sobra el espacio.

El conductor sólo ha de situar su vehículo sobre unas marcas en la misma entrada del aparcamiento y los empleados y el mecanismo automático hace el resto.

Ya en el hall, sobriamente decorado y sin ostentación ninguna, descubrimos a la derecha la recepción, donde se paga por adelantado la estancia completa. Ésta es una práctica muy extendida en el país nipón, por cierto.

 

Hall

 

A continuación, junto con el equipaje, se accede a los ascensores, que se encuentran en el lado opuesto de la recepción.

En esa misma planta se ubica la sala en la que se sirven los desayunos-bufé.

Se trata de un salón de considerable tamaño pero, dada la alta capacidad del hotel, lo habitual es tener que esperar cada mañana a que se vacíe alguna mesa y nos sea asignada.

La sala en cuestión está a disposición de los huéspedes a mediodía, pudiendo comer los clientes por su cuenta si así lo desean, para lo cual disponen de sillas, mesas y algunos útiles accesorios como vasos, cubiertos, servilletas y hasta un dispensador de agua fresca. También cuenta con una máquina de monedas para obtener refrescos.

 

Sala de desayunos

 

El ascensor del hotel requiere la identificación previa del cliente a través de la tarjeta-llave de su habitación. Ello limita las plantas a las que se puede acceder, cuyos botones se iluminan de forma automática.

Ya en la habitación, que se abre con esa misma llave, uno descubre que está curiosamente compartimentada.

En primer lugar nos encontramos con un vestíbulo que incluye un armario ropero para prensas largas, un minibar, una caja fuerte y un lavabo con espejo.

 

Vestíbulo

 

Dicho vestíbulo está separado de la habitación por una puerta corredera y tiene a su izquierda del baño, compuesto por un inodoro con funciones de lavado (lo que elimina la necesidad de bidet), un segundo lavabo sobre la cisterna y una ducha que también puede aislarse del baño cerrando la puerta transparente de la mampara.

La ducha cuenta con espejo para poder afeitarse allí mismo, una repisa para dejar enseres y los preceptivos amenities como gel, acondicionador de pelo y champú.

 

Alcachofa

 

Entrando a la sala de la habitación propiamente dicha, aparecen las dos camas gemelas, curiosamente con las cabeceras de cara al ventanal del fondo y no de espaldas.

Dichas cabeceras disponen de enchufes para cargar móviles u otros aparatos. Es importante recordar que se requiere de adaptadores pues las clavijas japonesas no son redondas como las de los enchufes españoles, de modo que conviene haberse pertrechado de al menos un par de esos adaptadores antes de comenzar el viaje. En España son fáciles de adquirir y cuestan poco dinero.

La sala dispone igualmente de mesa, dos sillas y una cómoda además de la pantalla plana del televisor. Otra cosa es que los canales merezcan demasiado la pena, que no es el caso.

En cada planta existe una pequeña habitación con microondas y cafetera a disposición de los huéspedes.

En cuanto a los desayunos, servidos en la sala de la planta baja de la que hablábamos al inicio, hacen uso de una cierta rotación pero básicamente alternan platos típicos japoneses –noodles, sopas, arroz- con otros más del gusto europeo como patatas fritas, salchichas, pollo frito, aros de cebolla rebozados y huevos al plato o en tortilla.

También disponen de leche, cereales, yogur blanco que uno se sirve de un gran bol y fruta natural, que según el día, puede consistir en kiwis, piña, melón, manzana o cierta variedad de melocotón almibarado.

El establecimiento también dispone de baño japonés aunque, dada mi apretada agenda, no tuve ocasión de disfrutarlo, de modo que poca información puedo facilitar al respecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar