HOTEL CONRAD

 

Lujo oriental en EL CAIRO

           

Hotel El Cairo 1

 

             Tuvimos que pagar un suplemento para alojarnos en este hotel, calificado como de "Lujo Superior". Ya sabéis cuán extrañas son las clasificaciones hoteleras por ahí. Cuando se cansan de contar estrellas o, más concretamente, de que éstas no signifiquen gran cosa (con excepción de esas 7 estrellas de Dubai que sólo conozco a través de la televisión), se opta por ambigüedades como "Lujo" o "Lujo superior".

            Definitivamente, el Hotel "Conrad" es un hotel muy lujoso. En cuanto atraviesas el detector de metales de la entrada (donde, por cierto, perdí mis gafas de sol la última noche, relajado sin duda al pensar que ya no las necesitaría), observas la elegante decoración del inmenso hall abierto a los pisos superiores, el larguísimo mostrador de recepción y la inequívoca señal que anuncia la zona de juego, ya te haces una idea de por dónde van a ir los tiros.

            Las habitaciones no le andan a la zaga, pues son amplias y elegantes y están bien equipadas, incluyendo un cuarto de baño grande y cómodo, con una bañera en la que cabría un jugador de la NBA.

            Tuve ocasión (o, más bien, necesidad) de utilizar el "Business Centre" del sótano cuando el cajero automático me hizo una pirula y hube de conectarme a internet para contrastar en la página web de mi banco si el asunto tenía o no trascendencia. En todo momento, los responsables de este área del hotel fueron muy atentos.

 

Hotel El Cairo 2

 

            Como también lo fueron los encargados del restaurante que, curiosamente, comprendía también la zona en la que se sirven los desayunos-buffet (estos sí, incluidos en el precio de la habitación).

            La carta del restaurante no era muy amplia pero sí bastante curiosa. Tanto que decidí probar una "pizza mexicana" y no me defraudó el invento, ya que por primera vez en mi vida me sirvieron un par de cuencos con salsas mexicanas (una de ella, guacamole) junto con la muy picante pizza. Toda una (placentera) experiencia. Por si ello fuera poco, nos dieron la opción de tomar cualquier cosa del menú de postres de la zona buffet por un precio de 5 euros.

            En cuanto a los desayunos, puedo decir sencillamente que no defraudaron. No estaban a la altura de los del President de Estambul pero, así y todo, puede otorgársele una estupenda nota tanto por presencia como por variedad (desde salchichas y huevos hasta falafel, tomates gratinados o una curiosa variedad de crêpes saladas).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar