THE PALACE

 

Un hotel en SLIEMA lujoso y espectacular a precio irresistible

           

Hotel Sliema 1

 

         En una zona de Malta que no había transitado en mi primer viaje a la isla, por considerarla erróneamente prescindible, tuve ocasión de sacarme la espina en ésta mi segunda visita.

            Sliema comparte con Saint Julians un precioso paseo de varios kilómetros de largo (lo que resulta asombroso, teniendo en cuenta las exiguas dimensiones de Malta) que resulta una auténtica delicia para pasear, tanto de día como de noche.

            Por cierto, conocimos a una bonita y muy simpática madrileña llamada Miriam que trabajaba momentáneamente en un restaurante del paseo mientras estudiaba inglés. Departimos brevemente con ella un par de noches y contribuyó a hacer más agradable, si cabe, nuestra estancia. Vaya desde aquí mi saludo para el poco probable caso de que se encontrara con este texto.

            En cualquier caso, encontré el hotel por casualidad en Atrapalo pese a que, por los motivos expuestos al inicio, Sliema no era en absoluto una de mis prioridades.

            Dadas las pésimas valoraciones que hacían los usuarios de la mayoría de hoteles malteses (no es esa mi experiencia pero debo reconocer que, en mis dos viajes, me he alojado en hoteles de 5 estrellas, lo que podría desvirtuar mis impresiones), me sorprendió bastante toparme con este establecimiento: premiado con las más altas puntuaciones por los usuarios y por un precio que, en abril de 2009, se situaba por debajo de los 120 euros por habitación y noche (60 por persona).

            Sobre el hotel, debo decir que apenas tenía un par de años de antigüedad, por lo que estaba impecable. Se encontraba en una calle muy próxima al paseo marítimo y la atención del personal fue, en todo momento, espléndida. En especial el turno de noche, que nos atendió con amabilidad exquisita cuando llegamos desde el aeropuerto a las tres de la madrugada.

            También fuimos obsequiados con un cóctel mediada nuestra estancia de cinco noches pero tuvimos que declinar la invitación por "problemas de agenda".

            En cuanto a la habitación doble que nos correspondió, era bonita y a la vez funcional; sin excesos ni tampoco aséptica. Tenía ¡¡¡dos camas de matrimonio!!!, una pantalla LCD de buen tamaño y un escritorio acompañado de una silla, además de armarios y mesitas de noche.

 

Hotel Sliema 3

 

Hotel Sliema 4

 

            El cuarto de baño, también moderno, tenía bañera y ducha independientes, además de secador y de espejo auxiliar que viene estupendamente cuando de afeitarse se trata.

 

Hotel Sliema 6

 

Hotel Sliema 7

 

            En cuanto a los desayunos, que estaban incluidos en el irresistible precio citado, eran amplios, variados, exquisitos y, además, cambiaban de un día para otro, lo que se agradece doblemente en las estancias más o menos largas. Bollería y pasteles, yogures, frutos secos, zumos, tostadas, cafés e infusiones, todo de una estupenda calidad.

En definitiva, lo recomiendo absolutamente aunque haríais bien en estar pendientes de ofertas puntuales. Tal vez nuestra suerte se debió, en parte, al hecho de viajar fuera de temporada, a finales del mes de abril.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar