Indiscutiblemente, mi hotel en ESTAMBUL es el

 

BEST WESTERN PRESIDENT

 

 

Hotel Estambul 1

 

            A veces tenemos una idea algo equivocada sobre las calificaciones que obtienen los hoteles y la relación entre las mismas y la categoría real del establecimiento.

            Debo aclararos que los parámetros que determinan la inclusión de un hotel en una categoría u otra depende total y absolutamente de la administración bajo cuya jurisdicción esté el establecimiento.

            Hay países en los que la regulación es más rigurosa y otros en los que no hay rigor alguno. Y otro tanto, aunque siempre dentro de unos mínimos que están bastante por encima de la media, acontece en las Comunidades Autónomas españolas, ya que cada una hace la guerra por su cuenta.

            De todos modos, hay que advertir que, salvo algunas -muy pocas- interesadas en constituir clubs de Calidad o de Excelencia para premiar a los hoteles que se molestan en ofrecer la mayor cantidad de servicios y en renovar periódicamente sus instalaciones, la mayor parte de las administraciones se conforman con regular el número de metros cuadrados de las habitaciones y los servicios prestados por el hotel (si hay o no secadores en los baños, si existe el servicio de habitaciones durante las 24 horas del día, etc).

            Por eso me sorprendió el nivel medio de los hoteles turcos, de los cuales el mejor no era este Best Western President pero, sin lugar a dudas, sí el mejor en Estambul en cuanto a la relación calidad-precio entre todos los que se me pusieron a tiro. Parece que el Gobierno turco asume que el turismo es una de sus fuentes principales de ingresos y, como tal, se ha de cuidar o, de lo contrario, podría peligrar la gallina de los huevos de oro.

            Para empezar con el análisis del hotel, diré que su ubicación es inmejorable, en el barrio de Sultanahmet y muy cerca del Gran Bazar; apenas hay que cruzar las vías del metro para llegar al mismo.

            Ello permite acceder a pie a la Mezquita Azul, Hagia Sophia, el Museo Topkapi o incluso el Bazar Egipcio y el Puente Gálata. De hecho, sólo la zona comercial del otro lado del Cuerno de Oro precisaría del uso de transporte público pues el resto de visitas pueden hacerse tranquilamente a pie desde el hotel.

            Otra ventaja de este establecimiento es la circunstancia, nada común, de que los empleados hablen fluidamente el español y no uno o dos al azar sino absolutamente todos con quienes nos cruzamos durante la semana que permanecimos en la ciudad. Eso facilita mucho la contratación de servicios adicionales como la asistencia a espectáculos o el cambio de moneda, que se hace en la propia recepción. A propósito, debo decir que la atención de todo el personal fue exquisita en todo momento.

 

Hotel Estambul Amparo 2

 

            Del mismo modo, hay que hacer notar que el español era uno de los idiomas "fijos" en todos los carteles del President, conjuntamente con el inglés.

            En cuanto a sus instalaciones, debo decir que las habitaciones estaban francamente bien pese a no ser muy grandes (algunas tenían incluso unas vistas magníficas), los baños también eran más que correctos y el salón donde se sirven los desayunos es enorme, diáfano y con un gran número de ventanas que permiten admirar los alrededores, incluyendo el espectacular Mar de Mármara.

 

Hotel Estambul 2

 

            También cuentan con piscina interior, salones y un glamuroso restaurante descubierto en la azotea, desde cuyas mesas se puede admirar todavía mejor el panorama, degustando una carta.

 

Hotel Estambul 3

 

            Aunque, para selectos, los desayunos: tostadas, fiambre, yogures, bollería, frutos secos, zumos naturales de naranja... Todo un lujo. Sobre todo cuando va incluido en el precio del alojamiento y dicho precio se sitúa en torno a los 50 euros por persona y día, lo cual entiendo es bastante razonable dada la categoría del hotel.

 

Hotel Estambul Amparo 1

 

            Muchos de los españoles con que nos encontramos en Estambul (que está plagado de ellos, o sea, de nosotros ;) ), nos comentaron que habían intentado reservar este hotel pero que cuesta mucho conseguir plazas, así que, si estáis planeando visitar la antigua Constantinopla y os fiais de mi opinión, reservad con antelación.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar