BALANCE DE RESTAURANTES 2012

 

Cerveceria A Trindade

 

Contrastan este año las muchas visitas a restaurantes ubicados en el centro comercial Heron City –sede de los inigualables cines “Kinepolis” a los que soy adicto- con otros diseminados por diversas capitales europeas por las que me he dejado caer.

Algún establecimiento enclavado en pequeños municipios de la Comunidad, otros dispersos por la geografía española y otros más de la propia capital valenciana (a los que he acudido gracias sobre todo a Groupon y Restalo, las dos webs que se van imponiendo en mis preferencias), completan el cuadro de visitas gastronómicas del ejercicio.

De todos modos, me sigue pareciendo interesante -y por ello lo mantengo- el bloque de “revisitas” porque permite pulsar el estado de salud de algunos restaurantes que me han merecido determinada crítica en el pasado y constatar de ese modo si siguen acreditando el mismo nivel o bien éste experimenta algún cambio significativo, algo que no sería justo dejar de reseñar.

 

LAS DECEPCIONES DEL AÑO

 

- WEISSES BRÄUHAUS (Munich).- La palma en lo negativo se la lleva este año un restaurante que goza de buena fama en la capital bávara a causa de la calidad de sus platos y cervezas. Una calidad que no puedo desmentir pero que en ningún caso compensa el trato denigrante que sus empleados dispensan a los clientes. Algo que muy pocas veces a lo largo de mi vida he tenido ocasión de observar y padecer.

Lo Mejor

• En efecto, los codillos a la cerveza, los cordon bleu y las salchichas se encuentran entre los mejores que he probado en Alemania y las cervezas eran francamente deliciosas.

• El local es amplio, dispone de dos plantas y tiene una decoración muy muniquesa que no desmerece demasiado de la del mítico HB.

Lo Peor

• Nadie pareció reparar en nuestra presencia durante un buen rato pese a que éramos seis personas. Luego, de forma bastante huraña nos acomodaron en una mesa y literalmente nos “tiraron” las cartas. Pensar en una simple sonrisa o en el menor gesto de amabilidad fue tan utópico como, por su parte, esperar una propina nuestra.

• Francamente, la enorme cantidad de gente que llena de forma habitual el local (ya habíamos intentado sin éxito cenar allí la noche anterior pero, desde luego, no repetimos) no justifica los malos modales ni la falta de atención ni mucho menos la pésima educación.

 

- BABALÚ (Valencia).- Aunque algunos de sus platos caribeños responden a los llamativos nombres y a los sugestivos ingredientes del “Afrodisiaco si soy” (pollo asado al jengibre y coco, tomate, jugo de naranja, arroz perfumado y plátanos maduros) o el encanto (cerdo horneado al estilo caribeño, salsa negra, naranja, cidra, limón, pimienta negra dulce con arroz negro y tostones), lo cierto es que ninguno de dichos platos me gustó especialmente. La carne poco cocinada y un batiburrillo de elementos demasiado dispares podrían ser el problema.

Lo Mejor

• El ambiente es agradable aunque mejor si te toca lejos de la cocina, el servicio absolutamente correcto y los platos están muy bien presentados.

Lo Peor

• Me gusta probar las gastronomías de todos los lugares y siento predilección por muchas de las cocinas latinoamericanas –mexicana, brasileña, argentina, peruana- por lo que me sorprendió lo poco sabroso de los platos. Un problema en la línea de los restaurantes chinos de bajo precio que se instalan en nuestro país y en los que cuesta diferenciar los sabores.

 

NI FRÍO NI CALOR

 

- GIN TAPAS (Valencia).- Con un cupón que ofrecía un teóricamente suculento menú de tapas “gourmet” me quedé algo perplejo al ver que no teníamos ninguna capacidad de decisión sobre las mismas. Y la política –no dudo que económica pero poco elegante- consistía en sacar en primer lugar las menos sofisticadas pero más susceptibles de saciar el hambre con la fundada esperanza de que no lograras llegar a las otras. Ni que decir tiene que el sistema funciona.

Lo Mejor

• El local tiene una atractiva decoración y también dispone de terraza.

• El trato fue correcto en todo momento.

Lo Peor

• La ensalada de espinacas con bacon, parmesano y vinagreta de miel con la que se abrió la cena no estaba mal pero su tamaño era exagerado para dos personas y el anuncio de que “cuando os lo acabéis todo os sacaremos más cosas” ya era todo un aviso para navegantes.

• No hubiera estado de más que te preguntaran si preferías unas tapas u otras sabiendo que era imposible comerse ni la mitad después de semejante entrante acompañado de un carpaccio de atún toro con grasa ibérica que tampoco es que me entusiasmara.

• Puede que la brocheta de solomillo ibérico con verduritas o la chistorra con patatitas y pimientos del padrón estuvieran deliciosas pero, al igual que con los postres, nunca lo sabré.

 

DESCUBRIENDO RESTAURANTES INTERESANTES

 

- SOTTO SOPRA (Berlín).- Con franqueza, cuando vi este restaurante por fuera y mis compañeros de viaje decidieron entrar, se me cayó el mundo a los pies. El sitio parecía ciertamente cutre y tampoco me parecía una opción demasiado interesante cenar en un italiano nada más llegar a la capital alemana. La simpatía de Giovanni y sus generosos platos de pasta o de salchichas Bratwurst acompañadas por una montaña de patatas fritas me hicieron cambiar de opinión.

Lo Mejor

• Excelentes las salchichas servidas en este restaurante que, curiosamente, no las ofertaba en la carta, ya que en principio sólo se cocinaban para llevar.

• Muy buenos los tiramisús que, como casi todo en este local, eran de gran tamaño.

• La cordial despedida de Giovanni cuando le dijimos, después de cenar varias noches seguidas en su restaurante, que al día siguiente dejábamos Berlín: nos hizo unas cuantas fotos y nos invitó a una Trappa.

Lo Peor

• La pulcritud no es marca de la casa y a los manteles a cuadros requerían a veces una limpieza más exhaustiva, para qué engañarse.

 

- LA XATA PINXOS (Valencia).- Se trata de un lugar agradable y pequeño, de ambiente universitario, con mesas de madera, precios accesibles y, eventualmente, alguna oferta por parte de las webs que se dedican a hacerlas.

Lo Mejor

• Buenos pintxos acompañados de cerveza.

• Equilibrio adecuado entre pinchos de carne y de pescado-marisco, a precios realmente competitivos.

Lo Peor

• Quizás las raciones son más pequeñas de lo que uno espera y al final has de pedir un buen número de ellas para que “cunda”.

 

- FRIDAY’S (Valencia).- Con una decoración que juega con temas como el deporte, la música o el cine y una carta en la que predominan las hamburguesas, las costillas, la cocina tex-mex y los sándwiches, esta franquicia tiene en Valencia un interesante establecimiento que conviene visitar de cuando en cuando.

Lo Mejor

• Las fajitas mexicanas de ternera, servidas en una fuente con tres alturas, eran tan deliciosas como espectaculares.

• Muy buenos los cócteles, con o sin alcohol.

Lo Peor

• Realmente si no se consigue alguna de las ofertas promocionales (2x1, por ejemplo) es un restaurante nada barato.

 

- RIBS (Centro Comercial Heron City, Paterna).- Sus similitudes con las franquicias de la cadena Fosters Hollywood son evidentes pero también existen interesantes diferencias en este local de comida yankee.

Lo Mejor

• Lugar ideal para los amantes de la carne y, sobre todo de las patatas, ya que éstas últimas las preparan de muchas y sabrosas formas como entrantes y como guarniciones de los platos principales

• Un postre espectacular de referencia: el Super Bowl, con un donut entero como base.

• Espléndidos también los batidos para terminar una cena que suele ser copiosa.

Lo Peor

• Los fingers de queso no están ni mucho menos a la altura de los del citado Fosters.

• El servicio no es particularmente rápido.

 

- ROQUELÍN (Centro Comercial Heron City, Paterna).- “Cocina conquense”, como ellos mismo la denominan, sus platos principales giran en torno al jamón y los embutidos, destacando los entrantes y los bocadillos, que presentan diferentes tipos de pan.

Lo Mejor

• Sin duda, el jamón es delicioso y, en ocasiones, hasta puedes ver cómo lo cortan para ti.

• El pan de cristal, aunque de elaboración algo lenta, es magnífico.

Lo Peor

• Los postres no son gran cosa y también es habitual que se terminen aunque sea temprano todavía.

 

- A CARVOEIRA (Lisboa).- En pleno barrio de Belem –de hecho, está en la calle paralela a la famosa Casa dos Pasteis de Belem-, una estupenda opción para probar las delicatesen locales, encabezadas por el bacalao.

Lo Mejor

• Cocina casera pero esmerada y con buenas presentaciones.

• Precio muy ajustado y atractivo.

Lo Peor

• La carta no es muy extensa y tampoco se le puede pedir glamur al local incluso si se opta por comer en la terraza bajo las sombrillas pero no desmerece estéticamente de los locales de la zona.

 

- CAFÉ A BRASILEIRA (Lisboa).- El local preferido de Fernando Pessoa, cuya estatua de bronce todavía permanece sentada en su puerta, es más un cafetería que un restaurante al uso pero es toda una gozada disfrutar de su peculiar atmósfera.

Lo Mejor

• Una estética de época que te retrotrae a tiempos pretéritos.

• Cafés excelentes y buenos dulces.

Lo Peor

• Poca variedad de salado.

 

- CHEZ MA CUISINE (París).- A pocos metros de la Plaza de los Pintores en el parisino barrio de Montmartre, este discreto restaurante ofrece con frecuencia espectáculos complementarios de la mera restauración.

Lo Mejor

• Comida correcta a precios realmente asequibles para tratarse de París.

• Local interesante y espectáculos curiosos.

Lo Peor

• No es un restaurante selecto en el que los platos resulten brillantes.

 

- O CHURRASCO (Lisboa).- Magnífica comida portuguesa en un establecimiento de decoración discreta. Carnes y bacalaos estupendos y muy bien presentados.

Lo Mejor

• A pesar de estar en una calle donde los camareros llegan a molestar por su insistencia para arrastrarte a sus locales, los empleados de O Churrasco son un modelo de discreción, lo cual hizo paradójicamente que nos decantáramos por él.

• Hasta para un enemigo declarado del pescado, el bacalao servido en este local es de primer orden y los precios muy razonables.

Lo Peor

• Decoración poco destacada.

 

LOS DESCUBRIMIENTOS DEL AÑO

 

- LA VENGANZA DE MALINCHE (Valencia).- Comida mexicana cerca de casa es algo a lo que no puedo sustraerme por tratarse de una de mis debilidades. Si además los platos resultan suculentos, el trato afable y el precio pagable (incluyendo los cupones que aparecen con frecuencia en Groupon), la fidelidad está garantizada.

Lo Mejor

• Los miércoles son  “días del taco”, en el que cada uno cuesta únicamente un euro, al igual que las cervezas mexicanas (suelen ser “Sol”). También hay un menú que incluye siete platos, cuatro cervezas y dos margaritas por pareja al módico precio de 25 euros.

• Agradable decoración con motivos mexicanos.

• Para mi gusto, el mejor guacamole de Valencia y probablemente también los mejores margaritas.

Lo Peor

• Pidiendo a la carta el precio se puede ir un poco.

 

- LA TAGLIATELLA (Centro Comercial Heron City, Paterna).- Lo primero que llama la atención de este restaurante es su espectacular decoración, que te hace detenerte ante el escaparate: una gigantesca biblioteca que parece sacada de una película de Harry Potter. La segunda sorpresa viene al constatar que la pasta es de las mejores que pueden probarse en los alrededores de Valencia.

Lo Mejor

• Pasta excelente y a un precio moderado.

• Los consejos de los camareros son muy valiosos pues impide que se pida más de lo que previsiblemente se va a comer, algo muy de agradecer.

Lo Peor

• El local no sólo se compone de la zona de la biblioteca por lo que lo más probable es que te toque en otro sector. La decoración sigue siendo muy agradable pero no tan espectacular.

 

- DUKALA (Valencia).- Comida marroquí de muchos kilates junto al Paseo de la Pechina de la capital valenciana. Cuscús, tajiné, kefta… todo espléndido.

Lo Mejor

• Magnífica la comida y extraordinariamente bien presentada.

• Deliciosos los tés morunos con los que suelen finalizar las comidas.

• Servicio exquisito con muchos detalles.

Lo Peor

• Si no reservas, puedes olvidarte de intentarlo porque el local es pequeño y además tiene mucho predicamento en la ciudad.

 

- GENARO (Fuenterrobles).- En los confines de la provincia de Valencia, ya casi en Cuenca, se ubica este restaurante de merecida fama en la zona. Cocina que alterna la caza con la creatividad y presentada magistralmente.

Lo Mejor

• Espléndidos platos con soberbias guarniciones y especial acento en las carnes de caza.

• Las patatas bravas no se parecen a las que suelen ofrecer las cocinas valencianas y son sencillamente deliciosas.

Lo Peor

• Los postres son demasiado parecidos entre sí y guardan poca relación con su nombre (lo que comprobarán quienes pidan, por ejemplo, un milhojas).

 

- CERVEJARIA DA TRINDADE (Lisboa).- Local con mucha solera –cumplían 175 años nada menos-, una decoración muy llamativa a base de azulejo portugués y una cocina en la que priman los pescados y mariscos.

Lo Mejor

• Un espectáculo para los ojos y para el paladar el pulpo, las gambas y las almejas entre otros productos del lugar.

• La historia que encierran las paredes de la Cervecería se hace patente en la bonita decoración de la misma.

Lo Peor

• En horas punta la espera es larga e incómoda.

• Aunque Lisboa no es una ciudad cara, A Trindade no es de los lugares más económicos.

 

REVISITANDO SITIOS CONOCIDOS

 

- PANTANAL (Valencia).- De nuevo retomé la costumbre de probar la comida brasileña de este restaurante ya veterano de mi ciudad.

Lo Mejor

• Los entrantes y los platos típicamente brasileños no tienen rival en la zona.

• Espectaculares como siempre las caipirinhas y las brasileirinhas (batidas de coco), que acompañan magníficamente la comida.

Lo Peor

• Parece que el local ha perdido prestigio porque se ve más vacío que antaño y menudean sus ofertas a través de sms y páginas de internet.

• Las bebidas siguen siendo algo caras.

 

- LA BOLOÑESA (Valencia).- Sigo siendo fiel a este restaurante del que podéis leer una reseña completa en este blog

Lo Mejor

• Las gruesas y crujientes pizzas y los no menos deliciosos crepes del postre.

• Sigue manteniendo a capa y espada sus moderados precios.

• No se cansan de incorporar nuevas variedades de pizza a su ya de por sí larga carta.

Lo Peor

• Se nota un significativo descenso de clientela salvo los sábados por la noche, lo que siempre es inquietante pues por nada del mundo quisiera que cerrasen.

 

- EL RIFF (Valencia).- De nuevo tuve la fortuna de disfrutar de la esmerada cocina de Bernd Knoller en su prestigioso restaurante de mi ciudad y una vez más me sorprendió con su infalible creatividad.

Lo Mejor

• Constatar que lo que lees en la carta apenas te da pistas acerca de lo que vas a comer.

• Su elegante local sigue resultando bastante acogedor.

• No llegas a experimentar sensación de hartazgo pero, desde luego, muchos pequeños platos llenan tanto o más que pocos platos abundantes.

Lo Peor

• Con la subida de los precios en Valencia Cuina Oberta, cada vez se aproximan más al precio del menú diario del restaurante aunque sigue estando muy por debajo de lo que costaría comer a la carta en él.

 

- CASA GRANERO (Serra, Valencia).- Su prestigio resulta casi imperecedero, su clientela sigue siendo fiel y sus platos, aunque con poca variedad, conservan su tono selecto.

Lo Mejor

• Entrantes, carnes, arroces y postres excelsos.

• Local de peculiar decoración valenciana atemporal.

Lo Peor

• Con la crisis se nota más el esfuerzo, sobre todo si invitas a varios comensales por alguna efemérides.

• Para una vez que innovan en el menú se cargan el crujiente de gambas con salsa de marisco que tanto me gustaba.

 

- HOSPEDERÍA LA IGLESUELA (La Iglesuela del Cid, Teruel).- Repetición con mayor fortuna en el restaurante de este elegante hotel que el año anterior mereció una mala crítica por mi parte.

Lo Mejor

• En esta ocasión, un menú más abierto y bien publicitado evitó problemas pretéritos, dando lugar a una cena en la que los platos, sin ser muy sofisticados, sí resultaron sabrosos y satisfactorios.

• La decoración elegante y el servicio esmerado siguen estando presentes.

Lo Peor

• Sigue siendo un menú corto cuando se visita en temporada alta e incluso los platos son bastante similares entre sí.

 

- LA CASONA (Camporrobles, Valencia).- Aunque siguió resultándome recomendable, lo cierto es que una vez pasada la sorpresa de la primera visita, todo resulta algo más convencional.

Lo Mejor

• Los entrantes siguen siendo muy apetecibles aunque en esta ocasión me dio la impresión de contar con menos variedad.

• Precios nada caros.

Lo Peor

• Pocas novedades en la carta de un año para otro, lo cual podría ser un hándicap de visitarlo con frecuencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar