BALANCE LITERARIO 2015

 

El año de Harry Bosch

 

 

Balance Libros 2015

 

 

 

PREÁMBULO

 

 

Una vez más debo quejarme públicamente de mi falta de tiempo para dedicarle a la lectura.

 

Mis múltiples ocupaciones, en especial cuanto concierne a este blog, siguen marcando una curva descendente en mi actividad lectora.

 

Lo cierto es que, aunque quizás no debería ser así, la música, los viajes (su preparación, su ejecución, la elaboración de los fotolibros que glosan sus pormenores y también su conversión en artículos escritos) y sobre todo el cine (y últimamente las series televisivas) están acaparando mayores cotas de mi tiempo y ello redunda negativamente en el número de libros que tengo ocasión de leer.

 

 

En cualquier caso, procedo a recordar una vez más cuál es la estructura de mi análisis, que viene siendo la misma desde que vio la luz el primero de mis blogs: 

  

• Zona Gélida, a la cual irán aquellas lecturas que o bien no me han aportado nada o bien me han desagradado especialmente.

• Zona “Ni frío ni calor”, en la que terminarán aquellas obras de las que, sin llegar a desagradarme, podría haber prescindido perfectamente.

• Zona Caldeada, en la cual se ubica la mayoría y que corresponde a los libros cuya lectura me ha parecido interesante y/o placentera y en los que merece la pena invertir el tiempo.

• Zona “Al rojo vivo”, en la que las lecturas elegidas aparecerán como sinónimo de “Mis recomendaciones”.

 

ZONA GÉLIDA

 

Sigue siendo éste un apartado afortunadamente poco frecuentado y es algo que debo agradecer.

 

En primer lugar porque siempre es reconfortante acertar con las lecturas que uno tiene posibilidad de realizar y en segundo lugar porque, habida cuenta el escaso tiempo que puedo dedicarle, se hace más importante si cabe tener buen tino a la hora de seleccionarlas.

 

Eso sí, como viene siendo tristemente habitual, una de las decepciones viene de la mano de un clásico admirado; nada menos que Philip K. Dick, cuya distopía El hombre en el castillo” proponía un contexto tan interesante en principio como desaprovechado acabó resultando después.

 

Porque Dick presenta un mundo en el que la Alemania nazi y el Japón imperial han sido los vencedores de la II Guerra Mundial, de modo que el territorio que un día fueron los Estados Unidos está ahora vertebrado en dos mitades, cada una bajo el dominio de una de las dos superpotencias vencedoras.

 

Allí se cruzarán las vidas de diversos personajes: Robert Childan, que comercia con objetos étnicos estadounidenses; su principal cliente, el influyente Nobusuke Tagomi, que recibe la visita del señor Baynes, un hombre de negocios sueco; o el judío Frank Frink, que es despedido de su trabajo y monta un negocio de joyería junto a su socio McCarthy.

 

A miles de kilómetros de todos ellos, la ex mujer de Frank, Juliana, es ahora monitora de judo y está iniciando una relación con un italiano llamado Joe. Éste le muestra cierto libro titulado “La langosta se ha posado”, cuyo autor, un tal Abendsen, del que se rumorea que vive protegido en un castillo, especula con un mundo en el que nazis y japoneses hubieran sido los derrotados en la contienda mundial.

 

Lo cierto es que la novela resulta confusa y fallida y no acaba de funcionar ese esquema según el cual los habitantes de EEUU viven pendientes de oráculos en forma de hexagramas mientras otro libro intenta abrirles los ojos a la realidad.

 

De vigente actualidad, en cambio, Mai Jia es el autor de El don”, un decepcionante y aburrido relato que comienza siendo puro “realismo mágico” chino pero luego degenera en tedio repetitivo, constatando el escaso feeling de este humilde bloguero con la narrativa oriental.

 

En la novela en cuestión se narra la historia de Rong Jinzhen. Nacido de la genial matemática Rong “Cabeza de Ábaco” Lillie e hijo natural del disoluto Lin “Cabeza Asesina”, Rong hereda la genialidad de su abuela y, como su turbio padre, también causa la muerte de su madre en el propio parto.

 

Huérfano de padre y madre y con una familia rica pero poco proclive a aceptarlo, será adoptado por el anciano señor Auslander, un extranjero con el don de interpretar los sueños. Un don que también transmitirá al muchacho.

 

Antes de su muerte, el anciano confía al “joven” Lillie, el patriarca de la familia Rong, el descomunal talento del muchacho para las matemáticas. Y, tras un breve período en la escuela, el chico será puesto bajo la tutela de Jan Liseiwicz, un judío polaco poseedor de la medalla Fields, el Premio Nobel en el campo de las matemáticas.

 

ZONA “NI FRÍO NI CALOR”

 

No aportan gran cosa sin adolecer tampoco de graves defectos los relatos breves “Antes de los 16” y “547 amigos” de Lorenzo Silva, dos historias que pertenecen al entorno de su saga de Bevilacqua y Chamorro.

 

En la primera, la quinceañera Sandra Soutullo aparece muerta al pie de un acantilado asturiano, dándose la circunstancia de que su cadáver presenta diversos arañazos y un mordisco en el hombro, lo cual parece denotar un ensañamiento achacable a alguien que odiara mucho a la víctima.

 

En la segunda de las historias se nos habla de Nerissa, una niña hispanobelga de catorce años que aparece estrangulada en un área de descanso de la AP-6 en Segovia. El título, 547, alude al número de amigos virtuales de la chica.

 

El péndulo de Foucault”, de mi admirado Umberto Eco, termina en este apartado para decepción mía y más que probable desasosiego de Guillermo_de_Baskerville.

 

Farragosa y (discúlpeme, Fray Guillermo, se lo ruego) pretenciosa, la segunda novela del autor de “El nombre de la rosa” malogra una trama con buenas posibilidades, de modo que la apasionante temática templaria acaba siendo aplastada bajo toneladas de tediosa erudición.

 

La novela nos presenta a Pim Casaubon escondido entre los artilugios del Conservatoire des Arts et Metiers de París, esperando a que aparezcan “Ellos”. Dos años antes, el propio Casaubon había entrado en contacto con Jacopo Belbo y con Diotavelli, dos eruditos empleados por la editorial del avispado Garamond, que en su nombre publica a los escritores que venden y en Manuzio permite a los autores mediocres que financien su propia publicación.

 

Luego de un año en Brasil junto a la sensual Amparo, ésta abandona a Pim tras protagonizar una inquietante ceremonia de umbanda en la que la chica es poseída por los espíritus a pesar de su escepticismo.

 

De regreso a Milán, Casubon es contratado por Garamond para ilustrar una Historia de los metales pero, en realidad, se dedica junto a Belbo y Diotavelli a reconstruir un presunto Plan de los templarios para dominar el mundo.

 

Historia de un secuestro”, de Gabriel García Márquez muestra al por otra parte genial escritor colombiano metido a cronista antes que a novelista pero, incluso con su personalísimo estilo detrás, a la obra le falta empaque.

 

La crónica, de hecho, hace referencia a sucesos reales acaecidos en Colombia en 1990.

 

 

En noviembre de ese año, son secuestrados en Bogotá Maruja Pachón, directora de la compañía estatal de fomento cinematográfico y su cuñada Beatriz Villamizar. Con ellas son diez los retenidos por orden del narcotraficante Pablo Escobar, que mantiene un pulso con el presidente colombiano César Gaviria a propósito de la extradición a Estados Unidos de los narcos colombianos.

 

Desde ese momento, Alberto Villamizar, esposo de Maruja y hermano de Beatriz, inicia una cruzada para liberarlas pero no logra la ayuda del Gobierno. Mientras, los diez secuestrados languidecen en minúsculos cubículos en los que sufren un calor sofocante, olores hediondos y horribles comidas, además del miedo a ser asesinados –o violadas en el caso de las mujeres- por sus propios captores.

 

Finaliza este bloque de las relativas decepciones con la cuarta entrega de la saga Charlie Parker, “El camino blanco”, en la que John Connolly une, a la truculencia habitual de sus novelas, una perturbadora trama de odio racial que, en mi opinión, no la beneficia en lo más mínimo, como si entrase en el terreno del peor John Grisham cargado con la munición sádica y esotérica con la que Connolly suele ir armado.

 

Y es que mientras el reverendo Faulkner está a punto de salir bajo fianza presuntamente por falta de pruebas, Parker recibe la llamada de Elliot Norton, antiguo ayudante de fiscal que ahora ejerce de abogado defensor en Carolina del Sur.

 

Elliot le suplica ayuda en el caso de Atys Jones, un joven negro acusado del asesinato de su novia Marianne Larousse, blanca, rica y perteneciente a la familia más poderosa del estado.

 

ZONA CALDEADA

 

El sueño del Fevre”, del aclamado autor de “Juego de Tronos” George R. R. Martin no se encuentra, en absoluto, entre las mejores obras de su autor pero, con eso y con todo, constituye una curiosa novela en la que se mezclan el vampirismo con el abolicionismo norteamericano y la vida fluvial entre San Luis y Nueva Orleans.

 

Todo comienza cuando el arruinado capitán Abner March recibe una sorprendente propuesta para convertirse en socio de un hombre extraño llamado Joshua York. El desconocido le ofrece una enorme suma de dinero para construir un barco que sea el más hermoso y rápido de cuantos surcan el Mississippi. Así nace “El Sueño del Fevre”, con el que ambos recorrerán el río.

 

Sin embargo, York resulta ser un vampiro. Uno que ha creado la bebida capaz de acabar con la “sed roja” y sustituir a la sangre humana como forma de alimentación. El objetivo de Joshua es darla a beber a todos los miembros de su especie a fin de lograr la compatibilidad entre ellos y los humanos pero su misión se truncará cuando se tope con Damon Julian, un vampiro poderoso y mucho más antiguo, que se niega a renunciar al placer de matar.

 

De uno de mis autores predilectos, el francés Jean-Christophe Grangé, es la novela “El origen del mal”, conocida también como “Miserere”. No es tampoco uno de sus mejores trabajos pero sí se trata de un relato emocionante e intenso que no pierde interés pese a algún que otro altibajo.

 

En una iglesia de París aparece asesinado el director del coro infantil; un chileno de origen alemán llamado Wilhelm Goetz. La víctima parece haber muerto a causa del extremo dolor provocado en sus tímpanos por medio de un arma desconocida.

 

Lionel Kasdan, un policía armenio retirado, decide hacerse cargo de la investigación y pronto se le unirá Cédric Volokine, un joven capitán de la BPM (Brigada de Protección de Menores), drogadicto y con tan poca jurisdicción en el caso como él.

 

Juntos descrubren que Goetz pudo haber sido tan verdugo como víctima pues colaboró en la tortura de disidentes durante la dictadura de Pinochet junto a un científico nazi llamado Hans-Wrner Hartmann.

 

De otro de mis escritores más apreciados, Don Winslow, he tenido ocasión de leer este año “El Club del Amanecer”, en la que se demuestra una vez más la enorme capacidad del escritor neoyorkino para atrapar al lector. La historia del surf californiano se entrelaza en la novela con la de un interesante grupo de personajes con los orígenes más diversos.

 

 

Boone Daniels, por ejemplo, es un detective privado que lidera el Club del Amanecer, el grupo de surfistas integrado por el mítico socorrista David el Adonis, el policía de origen japonés Johnny Banzai, el inmenso samoano Mare Alta, el chavalín Doce Dedos y la escultural Sunny Day, la única de todos ellos con posibilidades de alcanzar el surf profesional.

 

Justo cuando se acercan a Pacific Beach las olas más grandes vistas en años, la abogada Petra Hall pide al detective que localice a una estríper llamada Tammy, la cual ha desaparecido antes de testificar contra Dan Silver, el dueño del club en el que trabajaba.

 

Gris de campaña”, por su parte, es la séptima entrega de la saga “Berlin noir” a cargo de Philip Kerr, en la que se siguen las aventuras y desventuras de Bernie Gunther, un detective alemán que comienza sus andanzas durante el Tercer Reich y las continúa mucho después de finalizar la II Guerra Mundial.

 

Cuando comienza la novela, Gunther vive en La Habana, donde disfruta de los placeres que le dispensa Ornara, una de las prostitutas de doña Marina. Sin embargo, la madame lo pone en apuros al pedirle que saque del país a otra de sus chicas, Melba Marrero, buscada por el asesinato de un capitán de la policía de Batista.

 

Interceptados por una patrullera estadounidense antes de alcanzar la costa de Haití, Gunther es interrogado en Guantánamo y enviado desde allí a Castle Williams en Nueva York antes de ser deportado a Alemania.

 

Siguiendo un esquema ya utilizado por Kerr, la acción de la novela alterna la actualidad de su protagonista con su ajetreado y a veces sórdido pasado y el resultado es una historia con algunas aristas pero sumamente interesante.

 

También de Philip Kerr, “Carga mortal” es una entretenida novela ambientada a principios de los noventa en una Rusia que intenta sobrevivir al fin del comunismo.

 

Un investigador es enviado por Moscú a la Dirección Central de Investigación en San Petersburgo. Oficialmente se trata de estudiar los métodos que la policía de “Peter” (como llaman coloquialmente a la ciudad sus propios habitantes) emplea en su lucha contra las distintas mafias pero, en realidad, la misión del enviado consiste en buscar pruebas de corrupción en el departamento que dirige el inflexible Grushko.

 

 

Junto a éste y sus hombres compartirá el caso del asesinato de Mijail Milyukin, un notable periodista cuya hermosa viuda encandilará sin pretenderlo al policía llegado de Moscú.

 

Las últimas novelas de la saga Bevilacqua y Chamorro, “La marca del meridiano” y “Los cuerpos extraños”, de Lorenzo Silva, han sido otras dos lecturas destacadas del año aunque, como comentaba en el artículo dedicado a las mismas, me hayan dejado un regusto amargo.

 

 

http://rincondesinuhe.com/homepage/234-saga-bevilacqua-y-chamorro-parte-iii

 

En la primera de ellas, el brigada Bevilacqua recibe la misión de esclarecer el asesinato previa tortura de Rafael Robles, un subteniente en la reserva que fue su jefe y mentor. Pero antes de trasladarse a Barcelona, donde vivía Robles, Vila es puesto en contacto con un brigada de Asuntos Internos que le informa de la investigación que relaciona al fallecido Robles y a otros guardias con una trama de corrupción.

 

En la segunda, a Vila le cae un encargo delicado mientras celebra en Salamanca el cumpleaños de su madre. La alcaldesa de un municipio costero de la Comunidad Valenciana, Karen Ortí Hansen, ha sido asesinada y su cuerpo semidesnudo tirado de cualquier manera junto a una playa. El brigada será presionado por las fuerzas vivas de la política valenciana, encabezadas por Arturo Grau, el responsable provincial del partido de Karen.

 

Si gracias a “La marca del meridiano” accedemos a una parte importante del pasado de Vila en Cataluña durante sus primeros años en la Guardia Civil, “Los cuerpos extraños” cuenta con el atractivo añadido (para un servidor) de que la acción se sitúa por primera vez en la Comunidad Valenciana pero, por desgracia, eso acaba por constituirse en un hándicap en lugar de en un incentivo.

 

Los corruptores”, de Jorge Zepeda Patterson, es mi primer contacto con la obra de este periodista mexicano metido a novelista y la verdad es que su esfuerzo no carece de mérito, buceando con notable acierto en los entresijos de la corrupción política de un México desangrado por la lucha entre los cárteles de la droga.

 

Tomás, Jaime, Mario y Amelia formaron “Los Azules” siendo todavía alumnos de Primaria. Dos décadas después, el asesinato de la actriz Pamela Dosantos los volverá a reunir. Ahora Tomás es columnista del diario “El Mundo” de Ciudad de México, Jaime dirige una empresa que proporciona seguridad a diversos Gobiernos, Mario es el padre de Vidal, un hacker en ciernes y Amelia encabeza el principal partido de la oposición mexicana.

 

Michael Marshall Smith, un notable autor de novelas de ciencia ficción nada convencionales, es también el responsable de “Los hombres de paja”, con el que realiza un radical cambio de género y hasta de estilo en la que es primera entrega de una trilogía un tanto peculiar en torno a los asesinos en serie.

 

Ward Hopkins se ve obligado a regresar a Dyersburg cuando sus padres mueren en un extraño accidente de coche. Tras el funeral descubre en su casa una nota enigmática y una cinta de video en la que aparece él de niño junto al que parece ser un hermano gemelo. Eso anima a Bobby, su ex compañero en la CIA, a ayudarle.

 

Paralelamente, la agente del FBI Nina Baynam y el ex policía John Zandt vuelven a reunirse para perseguir al Hombre de Pie, un asesino en serie que ha secuestrado a otra niña –Sarah Becker- del mismo modo en que años antes lo hizo con la hija del propio Zandt.

 

Años después de disfrutar enormemente con “L.A. Confidential”, este año he empezado la trilogía americana de James Ellroy, que se inicia precisamente con “América”.

 

Magnífica novela que invita a proseguir la lectura de las dos que la suceden, está en cierto modo protagonizada por dos amigos agentes del FBI –Kemper Boyd y Ward Littell- bajo la dirección del ínclito J. Edgar Hoover.

 

Los dos dejarán la Oficina Federal; el uno para trabajar al servicio de Jack y Bobby Kennedy y el otro para iniciar la búsqueda de unos libros paralelos de cuentas que condenen al turbio Jimmy Hoffa. Sin embargo, los caminos de los dos amigos se entrecruzarán en medio de una trama de extorsiones, asesinatos y planes conspiratorios para asesinar a Fidel Castro.

 

En realidad se trata de una obra coral en la que muchos otros personajes –en especial el brutal Pete Bondurant- cuentan con un gran peso específico y están rodeados por un buen número de personalidades reales que cuentan con voz propia en la novela: el citado Hoover, los hermanos Kennedy, los capos mafiosos Santo Trafficante y Carlos Marcello, el jefe sindicalista Jimmy Hoffa o el mismísimo Howard Hughes.

 

ZONA AL ROJO VIVO

 

Finalmente, tres son los libros acreedores al título honorífico de “lo mejor del año” en 2015. A saber:

 

La mano izquierda de la oscuridad”, de Ursula K. Le Guin, una consagrada escritora de ciencia-ficción que aquí daba inicio a una serie de novelas que especulan con una Humanidad desperdigada por todo el Universo, centra su relato en un planeta marginal cuyos habitantes son ambisexuales.

 

http://www.rincondesinuhe.com/homepage/224-la-mano-izquierda-de-la-oscuridad

 

En Karhide, uno de los países del planeta Gueden (o “Invierno”), el enviado Genly Ai lleva meses esperando ser recibido por el rey Argaven. Viene de parte del Ecumen, la unión de un centenar de mundos de cuya existencia no tienen en Gueden la menor idea. Sin embargo, el destierro de Estraven, su mayor valedor allí, le dejará en una muy mala posición.

 

Mal de altura”, escrito por el periodista y montañero Jon Krakauer, es un libro que llevaba años buscando, ya que está considerado como uno de los mejores jamás escritos sobre alpinismo. El estreno en 2015 de la película “Everest” ha vuelto a ponerlo en el candelero.

 

www.rincondesinuhe.com/homepage-3/230-everest-parte-i

 

Y es que en su libro, Krakauer se refiere a los dramáticos acontecimientos acaecidos en la montaña más alta del mundo durante la primavera de 1996 cuando dos empresas se disputaban la supremacía de las visitas guiadas al Everest: la neozelandesa “Adventure Consultants” de Rob Hall y la estadounidense “Mountain Madness” de Scott Fischer.

 

Por último, “Un lugar secreto”, de la que próximamente se podrá leer en este blog la correspondiente reseña, es una adictiva novela de la escritora estadounidense afincada en Irlanda Tana French.

 

 

Ambientada en un internado femenino del Dublín actual, en ella se mezclan la trama policial con el análisis sociológico de la adolescencia de nuestro tiempo.

 

Su protagonista, el detective de “Casos Abiertos” Stephen Moran sueña con formar parte de la brigada de Homicidios y su oportunidad se presenta cuando Holly Mackey, la adolescente hija de otro policía, aparece con una tarjeta que alguien ha colgado en un tablón del elitista internado Saint Kilda’s.

 

Se trata de una fotografía de Chris Harper, un adolescente asesinado un año atrás y cuyo crimen quedó sin resolver, con las palabras “Sé quién lo mató”.

 

Stephen se pondrá en contacto con la poco popular detective Antoinette Conway, que llevó el caso un año antes y que no está convencida de permitirle que la acompañe al Kilda’s.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar