BALANCE DE RESTAURANTES 2014

 

Ciervo lacado

 

Además de haber visitado de forma periódica mis santuarios gastronómicos particulares –“Canyamel” para los arroces, “La Boloñesa” para las pizzas y las crepes, “La Cepa Vieja” para las deliciosas cenas maridadas, “Pantanal” para la comida brasileña o “Los Tecolotes” y “La venganza de Malinche” para la mexicana-, debo decir que este año he experimentado una larga lista de agradables descubrimientos.

Por otra parte, de haber tenido la costumbre de subtitular los “Balances de Restaurantes”, bien pudiera haber acuñado 2014 como el Año de los Paradores pues hasta en tres distintos tuve ocasión de comer este año, en todos ellos con magníficos resultados.

 

LAS DECEPCIONES DEL AÑO

 

- EL MAÑO (Úbeda, Jaén).- Me habían advertido contra este establecimiento por su modestia pero por una vez desafié a la lógica y, habida cuenta la hora que era y el hambre que tenía, decidí arriesgarme. Pues bien, ya se sabe que cuanto mayor es el riesgo, mayor es la recompensa… o el castigo.

Lo Mejor

• Debo reconocer que el salmorejo estaba francamente bueno.

• El precio no era abusivo.

Lo Peor

• El resto de los platos no estaban a la altura ni mucho menos.

• Ni la inexistente decoración ni el estado de los baños ni el trato personal merecían el aprobado ni de lejos y contra eso no me habían advertido. Sin duda, el peor restaurante del año.

 

NI FRÍO NI CALOR

 

- LA STREGA (Valencia).- Aunque una cena para grupos muy grandes no sea la mejor forma de evaluar la calidad de un restaurante, lo cierto es que el establecimiento no dio la talla, sobre todo teniendo en cuenta que no se trataba de un lugar barato.

Lo Mejor

• Las facilidades para los comensales celíacos.

• El buen trato recibido.

Lo Peor

• La tremenda falta de glamour del local.

• Lo decepcionantes que fueron los platos de pasta (o insípidos o salados, sin término medio) y las pizzas, que no tenían nada de particular.

• La relación calidad-precio es francamente mala.

 

- BIG DADDY’S (Nueva York).- Claro ejemplo de que la fama y la calidad no siempre van de la mano, esta popular franquicia americana me defraudó bastante. Claro que quizás las dichosas expectativas fueron determinantes a la hora de juzgarla.

Lo Mejor

• La decoración, típicamente americana, con muchísimas fotografías y carteles de cine.

• A pesar de la fama que tiene, estaba medio vacío, por lo que no tuvimos que hacer cola.

Lo Peor

• Comparativamente, la comida tex-mex y las hamburguesas eran claramente inferiores a otros productos degustados en Nueva York.

• No me pareció nada barato.

 

- GREEN PAPAYA (Valencia).- Vaya por delante el hecho de que, más que criticar la cocina del restaurante, mi falta de entusiasmo se refiere al tipo de comida degustada. Mi falta de experiencia con la gastronomía tailandesa quizás me jugó una mala pasada pero lo cierto es que no la disfruté.

Lo Mejor

• El local es agradable y también lo es el servicio.

• Los platos están bien presentados y la carta muestra fotografías de todos ellos para hacerse una idea, dentro de lo posible, acerca de lo que se va a pedir.

Lo Peor

• A pesar de haber probado la cocina asiática en reiteradas ocasiones, la tailandesa –y he de pensar que la de “Green Papaya” era representativa de la misma- no me gustó en absoluto. Sabores agresivos o directamente extraños que en muchos casos no se corresponden con el aspecto “inofensivo” de la comida.

• Es francamente caro, incluyendo el menú degustación.

 

DESCUBRIENDO RESTAURANTES INTERESANTES

 

- LAS PALMERAS (Deià, Mallorca).- Comida balear e italiana se combinan en este restaurante, que cuenta también con terraza descubierta para los amantes del sol. A pesar de algún pequeño hándicap, me pareció altamente recomendable.

Lo Mejor

• Ingredientes estupendos (magníficos mejillones y muy bueno el jamón y queso con guindillas) y muy bien presentados. Desde sencillos “pa amb oli” (literalmente pan y aceite aunque también le ponen tomate, fiambres y hasta aceitunas), tumbet mallorquín o frito mallorquín a platos más elaborados como unas deliciosas berenjenas rellenas al gusto de la zona.

• Me ceñí a la comida local y debo decir que cambió muy favorablemente la opinión que tenía a priori acerca de la misma.

Lo Peor

• Absolutamente prohibido si se tiene prisa porque la lentitud del servicio es proverbial.

 

- CELLER ES MOLÍ (Pollença, Mallorca).- Este restaurante de aspecto familiar y dimensiones razonablemente grandes me sorprendió por la calidad de sus propuestas gastronómicas y por la estupenda presentación de sus platos.

Lo Mejor

• El cocktail de cangrejo, aguacate y gambas es un buen ejemplo de lo que afirmo y además estaba delicioso.

• Platos como la tarrina casera de ave al brandy, la lechona asada, el cabrito al horno o la suprema de gallo con salsa de puerros y mariscos dan lustre a cualquier restaurante.

• El precio de 15 euros para un menú de este nivel me parece más que barato.

Lo Peor

• Puestos a buscarle algún pero, podéis tener problemas para conseguir mesa si no habéis reservado, ya que el lugar es muy popular.

 

- PUBLIC (Madrid).- Otra agradable sorpresa en la capital de España, en la que por suerte para sus habitantes, no es infrecuente este tipo de alegres descubrimientos. Una carta ecléctica y muy atractiva, presentaciones de diseño y un servicio rápido y eficiente lo hacen acreedor a alguna otra visita.

Lo Mejor

• Está al lado mismo de la Gran Vía, en la calle Desengaño… aunque es improbable que os llevéis alguno en este restaurante.

• Bordan platos como la ventresca de atún, la merluza a la vasca, los caracoles con boletus o el cochino laminado con humus.

• Muy buen precio.

Lo Peor

• Aunque es muy grande, suele estar abarrotado y la distancia entre mesas quizás es menor de lo deseable.

• No admiten reservas.

 

- BEERS & BURROS (Valencia).- Los restaurantes mexicanos siempre son bien recibidos por un servidor y éste, que se encuentra en la zona próxima a la Universidad Politécnica de Valencia, tiene alguna peculiaridad que lo hace complementario de los ya existentes en la ciudad. Estéticamente tiene aspecto de pub de diseño y está presidido por una gigantesca fotografía de México DF.

Lo Mejor

• Aunque los burritos den nombre al local, personalmente me quedo con el alambre o las fajitas, que son deliciosos.

• Los nachos con queso y pico de gallo y los jalapeños rellenos de queso crema están también estupendos.

• Muy agradable resulta tomarse un margarita de lima o de fresa junto con la comida.

Lo Peor

• El guacamole no es lo mejor de la carta.

 

- TOMMY MEL’S (Centro Comercial Heron City, Paterna, Valencia).- Un americano diferente, con decoración años 50 y una carta con algunas peculiaridades agradables. He estado un par de veces este año y la verdad es que me apetece más desde que volví de mi viaje por Estados Unidos aunque no deje de ser “comida basura”.

Lo Mejor

• Algunos platos típicamente yankees que no se encuentran en muchos restaurantes de esa tendencia, como los wraps de cerdo o pollo, los pasteles de carne o las ensaladas de huevo.

• Las deliciosas guarniciones que combinan patatas con queso azul, chili de carne o diversas salsas.

• La asombrosa carta de batidos, en los que se pueden encontrar sabores registrados tan atractivos como los de Donuts, Kinder, Huesitos, Oreo, Filipinos, Donetes y un largo etcétera.

Lo Peor

• Las colas para entrar son a veces enormes y el servicio es francamente lento probablemente porque hace falta más personal en las cocinas.

 

- LA PIAZZA (Valencia).- Por necesidades del guión acabé recalando una noche en este restaurante italiano del Centro Comercial Aqua y no me disgustó la experiencia.

Lo Mejor

• El enorme y buenísimo tiramisú, sin duda.

• La pasta y los bucatini estaban sabrosos.

Lo Peor

• Por el contrario, la pizza calzone era algo insípida.

 

- BAREBURGER ORGANIC (Nueva York).- En este lugar experimenté mi más gloriosa experiencia con una hamburguesa típicamente americana. Concretamente, de carne de bisonte. Repetí la experiencia unos días después.

Lo Mejor

• Las mejores hamburguesas que he probado, pudiendo elegirse entre carnes difícilmente encontrables en España como las de bisonte, alce, jabalí o avestruz.

• Los celiacos encontrarán aquí hamburguesas con pan y patatas libres de gluten.

Lo Peor

• La falta de profesionalidad de los camareros es francamente demencial: en una de las ocasiones la liaron parda al equivocarse con las hamburguesas de todos los comensales, con el agravante de que un miembro del grupo era celíaco. En otra ocasión, en la que íbamos con cierta prisa, volvieron a la media hora para decirnos que habían perdido la nota por lo que debíamos volver a pedir, razón por la cual hubimos de marcharnos sin comer.

 

- CARR’S RESTAURANT (Lancaster, Pensilvania).- Justo enfrente de un mercado con importante afluencia amish, este elegante restaurante constituye una magnífica opción. Con una carta amplia y variada (carne de cangrejo, wraps, filet mignon) y un servicio fantástico.

Lo Mejor

• Los postres, deliciosos e inmejorablemente presentados.

• La decoración, con manteles de tela, lamparitas en cada mesa y cuadros abstractos en las paredes.

• La camarera, una treintañera y culta estudiante de ópera, era un verdadero encanto.

Lo Peor

• Quizás el precio aunque tampoco era ningún escándalo.

 

- CAFÉ RESTAURANTE EL PUERTO (Cala Ratjada, Mallorca).- En la tìpica zona de terrazas aunadas frente al puerto, la decisión de entrar en este restaurante en particular tuvo más que ver con el azar que con ninguna otra cosa. Y salió bien. Por cierto, no hay que confundirlo con el cercano restaurante “Es Port”, que es mucho más grande.

Lo Mejor

• Excelentes productos del mar, fresquísimos y muy bien preparados.

• Los calamares y las gambas a la plancha, los medallones de solomillo al roquefort… todo resultó delicioso.

Lo Peor

• Los postres eran más endebles.

 

- LA IMPRENTA (Úbeda, Jaén).- Un lugar con tradición en el que se puede comer o cenar a base de tapeo o, en el restaurante interior, a la carta. Yo me decanté por la primera opción.

Lo Mejor

• Buen jamón cortado en el momento, buenas croquetas y buen tapeo en general.

• El trato fue muy correcto, ya que entramos al comedor y una vez allí vimos que no había posibilidad de tapear. Una vez expuesta la cuestión, nos acompañaron amablemente a otra mesa en la zona de la barra.

Lo Peor

• Esa noche no tenían salmorejo de aguacate que era la única razón por la que había elegido ese restaurante, de manera que me quedé con las ganas.

 

- HOSTELERÍA ÚBEDA NAVARRO (Úbeda, Jaén).- Ubicado en la Plaza del Ayuntamiento, la zona de la barra estaba atiborrada pero en cambio el comedor estaba desierto. Algo que también ocurría en “La Imprenta”, por cierto.

Lo Mejor

• Los platos que sirven en el restaurante interior son francamente grandes, algo que hay que tener en cuenta al pedir pues no es igual en todos los restaurantes de la ciudad.

• Precios muy razonables.

Lo Peor

• La decoración no es de las más esmeradas.

 

- MINIMAL (Palma de Mallorca).- En la calle Fábrica, en la que abundan los establecimientos de restauración, éste es uno de los mejores. El aspecto del local es muy acogedor y la presentación de la comida muy profesional.

Lo Mejor

• Platos muy bien planteados y ejecutados como el solomillo de ternera relleno de sobradasa o el magret de pato.

• La atención fue excelente, atenta y esmerada..

Lo Peor

• Debo confesar que las fresas con pimienta no me convencieron. “”Se sirven calientes y picantes!!

 

LOS DESCUBRIMIENTOS DEL AÑO

 

- PARADOR NACIONAL DE LAS CAÑADAS DEL TEIDE (Parque Natural de las Cañadas del Teide, Tenerife).- A trescientos metros del Roque de García y con la inigualable panorámica de la nevada cumbre del Teide, este Parador me dispensó uno de los mejores momentos de mi segundo viaje a las islas Canarias gracias a su cocina esmerada y original.

Lo Mejor

• Algunos platos sorprendentes como el arroz caldoso con verduras de temporada y queso de cabra de la región.

• Deliciosos los medallones de solomillo de cerdo ibérico con salsa de pimienta verde, atadillo de verduras y pastel de patata, al igual que los buñuelos de plátano con helado de vainilla.

• Muy acogedora la chimenea.

Lo Peor

• Aunque las damas que nos atendieron en el comedor fueron muy agradables, el joven en el que delegaron para que anotara los puntos en la tarjeta de Amigos de Paradores fue tan poco amable (más bien brusco) como escasamente diligente, ya que tuve que escribir semanas después para reclamar esos mismos puntos. Hay que cuidar la imagen de los Paradores, señores.

 

- PARADOR NACIONAL DE CAZORLA (Parque Natural de Cazorla, Jaén).- Como el anterior, un Parador enclavado en medio de un paraje aislado, en el que la falta de competencia (no hay otro restaurante en kilómetros a la redonda) no influye en la excelente calidad de la comida y el servicio.

Lo Mejor

• Dada la zona, abundan los platos serranos que incluyen carne de caza como ciervo o jabalí.

• Las migas serranas (con huevo, morcilla, chorizo, panceta y pimientos del piquillo) o los escalopines de venado son delicatesen que uno no puede perderse.

Lo Peor

• Sin peros.

 

- EL CONVENTO - PARADOR NACIONAL DE CHINCHÓN (Chinchón, Madrid).- Ubicado en un antiguo convento a veinte metros escasos de la espectacular plaza de Chinchón, el restaurante del Parador es sencillamente primoroso.

Lo Mejor

• Unos entrantes a base de ensalada de jamón ibérico de bellota y micuit de foie de pato y vinagreta de piñones y pasas ponen a tono a cualquiera.

• Las croquetas ¡¡¡cuadradas!!! sorprenden tanto por su forma como por su delicioso sabor.

• El “carajillo de Chinchón” se lleva el premio al postre del año. Que alguien a quien no gusta el café ni emociona el anís pueda disfrutar enormemente de esta mezcla lo dice todo acerca de la genialidad del chef.

Lo Peor

• Nada que decir en este apartado.

 

- EL OSO (Cosgaya, Cantabria).- Muy cerca de Fuente Dé, en esta minúscula localidad, se alza un hotel cuyo restaurante ostenta una excelente y merecida fama en la región. Tuve ocasión de constatarlo.

Lo Mejor

• El servicio, que va ataviado con trajes típicos sin que ello rechine en ningún momento, es rápido y atento.

• La carta no es muy extensa pero sí selecta.

• Un lugar ideal para probar el cocido liebanés o el montañés, así como para las carnes: entrecot, San Jacobo casero o atado de cordero.

• De postre, obligado pedir el Canónigo lebaniego: unas deliciosas natillas con merengue.

Lo Peor

• Requiere de un presupuesto flexible.

 

- AL ANDALUS (Úbeda, Jaén).- De milagro conseguí comer en este restaurante, el mejor considerado de toda Úbeda por su calidad y por su precio. Se llena cada día hasta arriba y no es de extrañar.

Lo Mejor

• La decoración es muy espectacular, con profusión de arcos de herradura y motivos árabes.

• La carta es menos extensa que la de un Parador pero la calidad de sus platos es sin duda comparable.

• El precio del menú, 12 euros, es asombrosamente barato, lo que explica sobradamente su éxito.

Lo Peor

• Lo normal es que esté muy lleno.

 

- LA SALITA (Valencia).- Aunque ya había incluido este restaurante en mi balance de 2010, tenía curiosidad por comprobar si había cambiado después de que su dueña, Begoña Rodrigo, hubiera ganado el certamen de Top Chef España 2013. Y sí, ha cambiado pero para mejorar todavía más.

Lo Mejor

• La decoración se ha aligerado, incluyendo una cocina abierta y libre de humos en la cual se ve afanarse a Begoña y a su equipo.

• El menú único se renueva cada poco tiempo y es un dechado de imaginación además de un desafío gastronómico en el que coexisten todo tipo de texturas y sabores.

Lo Peor

• Tiene un precio alto, lo que no es sinónimo de caro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar