VALENCIA BASKET: 30 AÑOS DE HISTORIA

Parte I - De 1986 a 2003

 

Portada

 

ORÍGENES DEL CLUB

 

Nacido como sección deportiva del Valencia CF en un tiempo en el que el club de Mestalla podía permitirse esos lujos, la Asociación Valenciana de la Prensa tuvo que hacerse cargo del Valencia Basket tras su ascenso a Primera B, que coincide precisamente con el único descenso del Valencia CF a la Segunda División del fútbol nacional.

Era el año 1986 y el equipo comenzó denominándose Valencia Hoja del Lunes. Antonio Egea se convirtió en el primer presidente de la entidad y llegaron los primeros fichajes foráneos de la Historia del club: el estadounidense Howard Wood y el canadiense Ron Crevier.

En esta histórica plantilla militaban Paco Pallardó, Paco Guillén, Bruno Squarzia (que se convertiría en actor al finalizar su carrera deportiva), Ángel Farré o el capitán Leo Belloch.

El equipo no logró clasificarse entre los mejores en la primera fase pero salvó la temporada de su debut con un más que decoroso 7º puesto.

Sólo una campaña más –la 87-88- necesitaría el “joven” Valencia Basket, ya rebautizado como Pamesa Valencia, para ascender a la máxima categoría del baloncesto nacional. Eso sí, se trató de una temporada en la que la ACB vio notablemente incrementado su número de miembros, que pasaban de 16 a 24, facilitando así el ascenso a un buen número de nuevos equipos.

 

Ascenso

 

También ayudó el hecho de que los hermanos Fernando y Juan Roig, los empresarios valencianos en cuyas manos se depositó el club, apostaran decididamente por jugadores de contrastada calidad como Sergio Coterón, Jerry Herranz o Roberto Íñiguez, que hicieron subir considerablemente el nivel. Orlando Phillips y Clyde Mayes eran los americanos de ese equipo.

 

Clyde Mayes

 

El sueño -que otros ilustres de la categoría como el Cajamadrid o el Llíria no pudieron lograr en primera instancia- se culminó contra el Santa Coloma gracias a los méritos de una brillante plantilla entrenada por Antoni Serra, todo un ex entrenador del FC Barcelona.

 

Antoni Serra

 

En el banquillo rival, otro ilustre entrenador catalán con una larga trayectoria en el basket valenciano: Andreu Casadevall.

Aunque en la segunda parte de la fase regular el Pamesa había sucumbido en Santa Coloma por un contundente 115-95, en la fase de ascenso se impuso en tierras catalanas por un ajustado 94-98, dejando para la vuelta la decisión última. Los de Serra no fallaron y volvieron a ganar; en esta ocasión por 95-88.

 

Ascenso contra Santa Coloma

 

AÑOS DIFÍCILES

 

Costó arraigar al club en la ACB y en las primeras campañas se pasó algún que otro apuro para no perder la categoría a pesar de que los Roig apostaron fuerte desde el principio para consolidar la franquicia, contratando por ejemplo a un Brad Branson que había brillado en el Real Madrid.

 

Brad Branson

 

Por desgracia, el hecho de que el equipo no se clasificara entre los primeros puestos privó a los aficionados valencianos de poder ver en directo a alguna gran estrella como Drazen Petrovic, que sólo jugó en España durante la temporada 1988-89; la del debut de Pamesa en la máxima categoría.

Sin embargo, un año más tarde sí se disfrutó del tremendo espectáculo de  contemplar a Brad Branson y a Johnny Rogers (otro ex del Madrid que también triunfaría a orillas del Turia) frente a un emergente Arvydas Sabonis que, en las filas del Fórum Filatélico Valladolid, debutaba en la ACB, mostrando ya de qué sería capaz en un futuro inmediato. Fue una campaña en la que se incorporaron al Pamesa jugadores del calado de SALVA DÍEZ y José Luis “Indio” Díaz, que dejarían poso en Valencia.

 

 Johnny Rogers

 

En la temporada 1990-91, la tercera del equipo valenciano en la máxima categoría del baloncesto nacional, se logró derrotar por primera vez a uno de los grandes, el FC Barcelona y por un meridiano 80-62. También se disputaron por primera vez los play-off por el título; una competición que pocas alegrías le ha deparado al club, por cierto. La rápida eliminación contra el Taugrés Vitoria en sólo dos partidos ya anticipaba lo que sería una práctica habitual.

De hecho, otro tanto acaecería a la temporada siguiente aunque el verdugo fue, en esta ocasión, el Fórum. En el segundo encuentro, disputado en la Fonteta, Salva Díez jugó un partidazo pero Branson y Micheaux tuvieron que vérselas de nuevo con Arvydas Sabonis, en esta ocasión poco acompañado por Mike Schlegel. En cambio, los triples de Lalo García y el buen trabajo de Miguel Ángel Reyes y Jackie Espinosa hicieron mucho daño a los locales, entre los cuales Indio Díaz y Juan Carlos Barros estuvieron muy desafortunados. Conclusión de todo ello: de nuevo, 0-2.

En la primera fase de esa misma temporada, el Pamesa había logrado derrotar por primera vez al Real Madrid y también se había enfrentado en un histórico derby en ACB al Ferris Llíria, en el que un jovencísimo Nacho Rodilla disputaba unos anecdóticos minutos.

En las dos campañas siguientes la ACB elaboró unos extraños calendarios según los cuales cada equipo se enfrentaba a doble vuelta con algunos de sus rivales pero sólo en una ocasión (y en el campo que hubiera tocado por sorteo) con otros.

La primera de ellas –la 92-93- supuso el debut de Víctor Luengo, que acabaría siendo una leyenda del club, al que capitanearía durante una década.

 

Victor luengo en collage de fotos

 

También fue el año de la incorporación de Eric Johnson, hermano del "microondas" Vinny Johnson de los Pistons y estrella en Valencia por derecho propio gracias a su muñeca caliente y a su cabeza fría a la hora de decidir finales igualados con su extrañísimo tiro sacado de detrás de la espalda.

El play-off enfrentó a los de Manu Moreno con el CAI Zaragoza y, por primera vez, con el factor cancha a favor aunque con el hándicap de tener lesionado al cañonero Conner Henry.

Tras perder el partido inicial en casa (73-84), los valencianos hicieron “la machada” de ganar en Zaragoza (73-80), teniendo que jugarse de nuevo en la Fonteta su pase a cuartos de final y la que podía ser su clasificación para la Copa Korac. Pamesa alineó de salida a Salva Díez, Eric Johnson, Juan Carlos Barros, Brad Branson y Larry Micheaux, frente a un Zaragoza en el que militaban Pepe Arcega, Hopson, Martin, Quique Andreu y Turner. Tampoco esta vez pudo ser (70-74) y se cayó una vez más en primera ronda (1-2).

Un año después -1993-94- se mordería otra vez el polvo en primera ronda después de haber ganado sorprendente el primer partido en Cáceres. No se pudo sentenciar en casa y, con el factor cancha en contra para el desempate, no se pudo repetir la gesta.

La victoria número 100 del Valencia Basket en la ACB llegaría en la Fonteta durante esa misma temporada frente al Caja San Fernando sevillano (96-81) en el que militaban Nacho Azofra, Carlos Montes, Brian Jackson o Darryl Middleton.

En el Valencia Basket -entonces Pamesa Valencia- de la efemérides se alinearon de inicio Carlos Dicenta, Eric Johnson, Juan Carlos Barros, Brad Branson y Michael John Smith, un alero con mucha clase que era suplente del mismísimo Larry Bird en los Boston Celtics y que, en un partido de esta misma temporada, anotó la friolera de ¡¡¡¡50 puntos!!!! contra el Anway Zaragoza. Todavía hoy constituye el récord de anotación liguera de un jugador del Valencia Basket.

 

Michael John Smith

 

Curiosamente, Smith, que completó una campaña excepcional, recalaría al año siguiente en un Estudiantes con mayor capacidad económica que el bisoño club de la capital del Turia pero el rendimiento del americano no pasaría de mediocre en el Magariños.

 

AL BORDE DE LA DESAPARICIÓN

 

Al principio de la temporada 1994-95 el entonces Pamesa reforzó considerablemente su plantilla con la intención de clasificarse por primera vez para disputar una competición europea.

Llegaron así el poderoso (aunque bisoño) pívot norteamericano Warren Kidd, el mormón Josh Grant, un elegante alero también yankee y Rod Mason, un escolta tirador de la misma nacionalidad que los dos anteriores.

Pero sobre todo se realizó el ilusionante fichaje de Xavi Crespo, que llegaba con aureola de gran estrella tras su paso por Joventut y FC Barcelona.

Evidenciando la ambición del nuevo proyecto, los hermanos Juan y Fernando Roig trajeron a Carlos Goñi y su banda “Revólver” a la fiesta que abría la pretemporada en la Fonteta. Un concierto que, aún siendo memorable, no traería buena suerte al equipo.

De hecho, el desequilibrio de la plantilla -”coja” en la posición de 1 pues Dani Álvarez sufriría una temprana lesión y Dicenta no era un base puro- y la falta de experiencia europea de los tres americanos, lejos de aupar al equipo a las primeras plazas, lo hundirían en las últimas posiciones. Así, a la desilusión inicial sucedería la más honda preocupación.

Ésta alcanzaría límites dramáticos cuando Juan y Fernando Roig anunciaron que, si el equipo llegase a descender, se optaría por su desaparición, dada la imposibilidad de mantener un club con la estructura del Valencia Basket en una categoría que no fuese la profesionalizada ACB.

 

Hermanos Roig

 

Uno de los partidos más espectaculares del año tuvo lugar en la Fonteta contra el FC Barcelona, con los tres americanos de Pamesa totalmente enchufados: Rod Mason firmó 25 puntos con 4 estratosféricos triples, Warren Kidd puso nada menos que ¡¡¡7 tapones!!! y capturó 12 rebotes mientras Josh Grant se iba hasta los 27 puntos, con 5/6 en triples. Sin embargo, sería un ex de los locales, Salva Díez, quien rompería el partido al anotar 7/8 triples mientras su compañero Middleton hacía 10/13 en tiros de 2. Finalmente, los azulgrana se impondrían por 93-114.

A lo largo de la temporada se cosecharían derrotas trágicas como la sufrida ante “la Penya” (el Joventut de Badalona), con el inoportuno resbalón de Crespo en el último ataque badalonés que dejó en bandeja el triple a Jofresa para voltear un partido (69-70) en el que el Pamesa había sufrido lo indecible para llegar 2 puntos arriba a las postrimerías del encuentro.

También se lograrían victorias heroicas como la obtenida ante el Coren Orense (79-77). A remolque durante la mayor parte del choque, se llegó a los últimos segundos con 1 punto abajo en el electrónico y la imperiosa necesidad de anotar. Se apuró la posesión y, cuando todos esperaban que Mason asumiera la responsabilidad, dobló el balón al casi junior Víctor Luengo, que estaba más allá del 6'25.

Víctor anotó de 3 aunque la imagen de Mason no salió indemne del asunto al obligar a un chaval a jugársela y además desde lejos (Luengo nunca fue un gran tirador de larga distancia) cuando bastaba con una canasta de 2 para ganar.

El récord de 10 triples en un partido que logró Rod contra el TDK Manresa y que sigue vigente en la franquicia valenciana quedó más que emborronado con ese tipo de “desapariciones”.

 

Rod Mason

 

Y es que lo mismo volvió acontecer en el dramático play-out de descenso al que el Valencia Basket se vio finalmente abocado pese al cambio de entrenador, ya que Manu Moreno fue sustituido por Herb Brown.

La derrota en casa (80-92) en el primer partido de la decisiva eliminatoria contra el Peñas de Huesca ponía las cosas muy cuesta arriba para los valencianos aunque el concluyente 98-68 del segundo choque permitía albergar alguna pequeña esperanza. Con la serie ya en Huesca, los locales se impondrían por 81-69 en el tercer partido, con lo que disponían de dos opciones para salvarse.

Un palmeo de Wayne Tinkle en los últimos instantes del cuarto encuentro (90-89) defenestró a los valencianos pero, conmovidos por el apoyo incondicional de los centenares de seguidores desplazados a Huesca y por sus lágrimas al concluir el encuentro, los hermanos Roig reconsideraron su postura y decidieron seguir apostando por el baloncesto, reconstruyendo el equipo para volver a empezar.

 

MIKI VUKOVIC CAMBIA LA HISTORIA

 

Para liderar un proyecto diametralmente opuesto a los anteriores, en el que los jóvenes iban a convertirse en absolutos protagonistas, se acudió en el verano de 1995 a MIKI VUKOVIC, un entrenador bosnio afincado en Valencia que nunca había dirigido a equipos masculinos pero que, en cambio, había ganado en dos ocasiones consecutivas (1991-92 y 1992-93) la Copa de Europa femenina con el Dorna Godella.

 

Miki Vukovic Entrenador

 

Esta decisión se revelaría como una de las más decisivas jamás tomadas en el seno de la entidad, como el futuro se encargaría de demostrar.

Lo primero que hizo Vukovic fue entregar el mando en la pista a Nacho Rodilla, un prometedor jugador de la tierra procedente de la fecunda cantera del Llíria, de la que también han salido otros grandes jugadores como Quique Andreu o Salva Guardia.

Desde el primer momento, “Fula” (el mote de Rodilla en su Llíria natal) demostraría estar sobradamente preparado para asumir el reto y de su mano el Valencia Pamesa se mantendría toda la temporada en los puestos que permitían soñar con el retorno a la ACB.

 

Rodilla superstar

 

El edetano estuvo bien secundado por un Luengo que iba cogiendo galones, además de por César Alonso (como Luengo, nacido en la propia Valencia y producto de la cantera local) y el bombardero de Reus Berni Álvarez, que llegaba del Tarragona.

 

Berni Alvarez

 

Todos ellos se aliaron con el norteamericano Phil Cartwright para llevar en volandas al equipo hasta el éxito: la vuelta a la elite.

 

Phil Cartwright

 

No fue sencillo en todo caso pues hubo que superar una fase regular de 30 partidos, un play-off de clasificación frente al CB Montcada (victoria tanto en tierras catalanas, 80-96 como en la Fonteta, 80-73), una Liguilla de Clasificación para la Final a Ocho” frente a El Monte Huelva, Urbina Arrasate y CB Fuenlabrada (4-2 para los valencianos con una decisiva victoria en el último encuentro frente al Fuenla por 84-99) y, ya en la fase decisiva de Lugo, superar dos rondas eliminatorias frente a Oximeca Albolote Granada (99-75, con 21 puntos de Cartwright y otros tantos de JJ Llamas) y Bilbao Patronato (87-65, con 31 puntos de Berni Álvarez).

La derrota en la final honorífica frente al otro ascendido, Spar Granada (87-104), fue sólo una anécdota pero era tal el carácter ganador de aquel grupo que los chicos volvieron llorando a los vestuarios. Rodilla anotó 23 puntos ese día.

Lo habitual entre los equipos que ascienden a la ACB es acusar la significativa diferencia de calidad entre esta categoría y la inmediatamente inferior y el Pamesa no fue una excepción, teniendo que pasar un año difícil (temporada 1996-97), con más derrotas que victorias pese a la “repesca” de algunos históricos como Eric Johnson o Johnny Rogers y el fichaje de AARON SWINSON, un ala-pívot tremendamente atlético.

 

Aaron Swinson

 

En el regreso a la élite no se pasaron muchos apuros pero tampoco se logró entrar en la Copa del Rey ni en los play-off por el título. Se sumaron tantas victorias como derrotas (17 de cada), cimentando la permanencia en la solidez como locales, ya que se ganaron 11 encuentros en la Fonteta.

Aunque la contratación de José Luis Maluenda fue anecdótica al principio debido a los pocos minutos del bilbilitano en cancha, todo lo contrario ocurrió con el montenegrino SASA RADUNOVIC. Contratado mediada la temporada, su impacto en el equipo fue inmediato debido a su enorme inteligencia y conocimiento del juego.

 

Sasa Radunovic

 

La segunda campaña tras el retorno, la 1997-98, estaba llamada a ser la de la consagración del Valencia Basket en la élite.

Los refuerzos contratados por el equipo -los americanos Reggie Fox, un base-escolta sobrio y elegante y Tim Perry, un clásico center- lograron una química admirable con la base española que ya llevaba varias temporadas dando guerra -Rodilla, Luengo, Berni- para lograr, el gran objetivo del club: su primera clasificación para una fase final de la Copa del Rey.

La edición de 1998 tuvo lugar en Valladolid y el sorteó no pareció ser demasiado benévolo con los debutantes: enfrente, en cuartos de final, tendrían que habérselas con el poderoso Tau Vitoria, que encadenaba 13 victorias consecutivas en la ACB.

De sobrevivir al cruce -lo que tampoco parecía demasiado probable-, el siguiente rival sería el ganador del enfrentamiento entre los anfitriones del Fórum Filatélico y el poderoso Real Madrid.

Vukovic se la jugó con sólo seis hombres frente a la larga rotación de los baskonistas y la táctica del bosnio -defensa dura, posesiones largas, ritmo lento- funcionó a la perfección. El equipo daba la sorpresa y ganaba con solvencia (72-64), superando un espectacular Rodilla a la estrella estadounidense Elmer Bennet.

Por su parte, el Fórum pucelano se deshacía, también contra pronóstico, del Real Madrid, viéndose abocado a cruzarse con el Pamesa. Miki insistió con su esquema pero muy pronto habría de cambiarlo debido a la temprana y grave lesión de Fox.

Suplido por Víctor Luengo, el capitán se marcó uno de los mejores partidos de su carrera, que no carece precisamente de excelentes actuaciones. Sin ningún fallo en el tiro, su trabajo fue decisivo, al igual que el de un explosivo Rodilla que de nuevo se las tenía tiesas contra otro playmaker americano, Tony White.

Aunque los vallisoletanos llevaron la iniciativa durante la mayor parte del choque, el Valencia nunca se descompuso y supo esperar su momento para voltear el marcador en los últimos minutos (73-78).

La final, frente a un Joventut que venía de dejar atrás un lustro de ostracismo habiendo ganado la Copa del año anterior (en León y frente al CB Cáceres) y habiendo dejado en la cuneta al Barcelona en las semifinales, se perfilaba como un enfrentamiento más duro todavía, con los bases Andre Turner (también yankee) e Iván Corrales.

Lejos de ensalzar el éxito del Pamesa al alcanzar la final, el entrenador verdinegro Alfred Julbe sorprendió a propios y extraños saltándose el fair play y criticando de forma abierta el estilo de Vukovic, del que dijo que le molestaba enormemente su forma de entender el baloncesto.

Eso calentó el ambiente pero no arredró a Miki y mucho menos a su tropa, que todavía subió varios escalones más en su juego para ganar el PRIMER TÍTULO DEL CLUB, derrotando con meridiana claridad (89-75) a un equipo cuyo técnico se quedó sin argumentos sobre la cancha, llegando a la ridiculez de poner sólo 4 jugadores en cancha durante una jugada para protestar por el planteamiento de su rival. Increíble pero cierto.

 

Campeones Copa del Rey

 

Con la Copa en el vestuario

 

Se desbordaría la alegría en el club valenciano, que no acababa de creerse su propia gesta: campeones en su debut. Entre las instantáneas de la celebración puede verse al lesionado Reggie Fox disfrutando como el primero y a Iñaki Zubizarreta y Sasa Radunovic pasándolo en grande junto al míster.

 

Reggie Fox disfruta como el primero

 

Miki y Sasa con la Copa

 

El Valencia redondearía una buena temporada para caer una vez más en la primera ronda de los play-off de la ACB contra el Real Madrid por 1-3, tras haber podido ganar únicamente el tercer partido y como local (69-67).

 

EUROPA Y VALENCIA BASKET, AMOR A PRIMERA VISTA

 

El debut europeo del club valenciano tuvo lugar una temporada después en la Copa Saporta (antigua Recopa) y ante un ilustre venido a menos: el Broceni Riga letón, heredero de aquel ASK que, siendo todavía soviético, dominó con mano de hierro la Copa de Europa en sus tres primeras ediciones. Claro que ello había acontecido 40 años antes, por lo que la cuestión no pasaba de ser una anécdota.

Aquel primer partido se saldó con un 98-73 que dejaba clara una cosa: el Pamesa no había llegado para aprender sino que iba a ir a ganar desde el primer encuentro. A ello contribuía el fichaje realizado ese verano del estadounidense Bernard Hopkins, que vino como una estrella y lo fue hasta el último día que vistió la camiseta del Pamesa cinco temporadas después.

 

Bernard Hopkins

 

El equipo de Vukovic cerró la primera fase invicto con un rotundo 10-0 y tampoco perdería partido alguno en sus enfrentamientos de dieciseisavos contra el Atomeromu húngaro ni de octavos frente al BC Split, que apenas ocho años antes y con la denominación de Jugoplastika primero y de Pop’84 después había encadenado también tres títulos en la Copa de Europa.

La primera derrota de los valencianos llegaría en cuartos de final (69-66) frente a un Joventut en el que ahora jugaba Swinson, campeón de Copa con Pamesa apenas unos meses antes. Como quiera que los de Miki habían ganado de 7 en la ida (57-50), tampoco la derrota supuso ningún trauma.

Más complicada se presentaba la semifinal frente a un Aris Salónica temible en su cancha y en el que destacaban los griegos Sigalas, Galakteros y Panos Liadelis (años más tarde se enfundaría la camiseta valenciana), además del ruso ex-ACB Mikhail Mikhailov y el bielorruso Alexander Kühl.

Se sufrió en casa en la ida para obtener una discreta renta de 6 puntos (70-64) pero el partidazo fue en la vuelta. Una defensa extenuante de los de Vukovic (50-58) y un Berni Alvarez con la muñeca caliente -5 triples y 24 puntos- hicieron enmudecer la cancha griega y convirtieron al Pamesa en el primer equipo que alcanzaba una final continental en su primera participación europea.

Para más inri, la final se iba a disputar en la cercana Zaragoza aunque contra un equipo, la Benetton de Treviso entrenada por el mismísmo Zeljko Obradovic, más propio de la Euroliga que de la segunda competición continental.

Con las gradas del Pabellón Príncipe Felipe repletas de valencianos, el Pamesa pagaría cara -esta vez sí- su inexperiencia y su fría salida le puso con una desventaja que los Bonora, Tomás Jofresa, Henry Williams, Pittis, Nicola, Rebraca, Marconato y compañía se encargarían de administrar. La superioridad de los de Obradovic sobre los discípulos de Vukovic llegaría a ser aplastante (54 a 36) pero la briosa reacción valenciana estuvo a punto de darle la victoria al Pamesa, colocándose en el último minuto a un solo punto y con posesión de balón. Balón que lamentablemente perdería Hopkins ante el argentino Nicola para caer al final por 64-60.

 

Henry Williams vs Maluenda

 

Final en Zaragoza

 

Benetton campeona en Zaragoza

 

En la Copa del Rey no se pudo repetir el éxito del año anterior y, jugando como locales, se cayó en primera ronda (57-58) frente a los sevillanos del Caja San Fernando en un partido con mucho control que supuso un bonito duelo Nacho Rodilla vs Andre Turner, revancha personal de la final de la edición anterior. Los hispalenses, que luego eliminarían al FC Barcelona, acabarían perdiendo la final frente al Tau.

El mismo verdugo tendría el Pamesa en los play-off por el título liguero, en los que se vio apeado por el Caja San Fernando en cinco partidos (2-3). Con Richard Scott lesionado, los sevillanos darían una lección de orgullo en ese último encuentro, imponiéndose 59-51 en un partido emocionante y con muchas alternativas. El verdugo fue Mike Smith pero la explosiva salida de José Luis Maluenda en la segunda mitad -3 triples consecutivos- a punto estuvo de cambiarlo todo.

 

El Pamesa cae contra el CSF en el quinto

 

Durante la fase regular, sin embargo, el Pamesa había obtenido brillantes triunfos ante el FC Barcelona (89-76, con César Alonso pasando por encima de Nacho Rodríguez y Sasha Djordjevic) y el Real Madrid (77-85 en la Ciudad Deportiva, con Maluenda en “plan gamberro”, 6/9 en triples).

Ello provocó que los blancos intentaran fichar a Maluenda en verano aunque la cosa derivó en una renovación al alza del contrato del bilbilitano con el equipo del Turia).

En la temporada 1999-2000 el Valencia llegaría a liderar la fase regular de la ACB tras un arranque liguero de 12 victorias seguidas y también alcanzaría una nueva final de Copa del Rey, perdida en Vitoria frente al Estudiantes de Azofra y Felipe Reyes, 63-73, después de haber derrotado en semifinales al Barcelona de Goldwire.

 

Estudiantes campeon

 

Sin embargo, de forma paradójica, rozar la gloria significaría el principio del fin para Vukovic.

Y es que, tras un comienzo fulgurante de temporada, en la que se apabulló al Real Madrid (88-65 pese al debut de Djordjevic con los blancos) y se obtuvo la primera victoria en el Palau Blaugrana (84-89 gracias al trío Rodilla-Tanoka-Hopkins), 10 derrotas en los 13 últimos partidos de la fase regular fueron redondeados con una eliminación 0-3 frente al Estudiantes en el primer play-off por el título.

 

Rodilla tapona a Djordjevic

 

Seguramente todo hubiera cambiado de haberse culminado una milagrosa remontada en Copa Saporta frente a la todopoderosa Kinder de Bolonia. Y es que, tras el descalabro del Pamesa en la ida, donde cayó por 24 puntos, el partido se planteó como un acontecimiento histórico, con el desembarco en Valencia del finalista de las dos anteriores Euroligas; campeón en el 98 y subcampeón en el 99.

 

Kinder Bolonia

 

Sin embargo, contra todo pronóstico, los Danilovic, Rigaudeau, Stombergas, Sconochini, Binelli, Bonora, Ekonomou, Abbio y compañía sufrirían lo indecible para no ser eliminados, gracias a la fantástica actuación de Rodilla, Maluenda, Berni Álvarez y Albert. Los de Vukovic llegaron a ponerse 55-33 pero la magnífica victoria final por 19 puntos resultó insuficiente a causa de la parcialísima actuación arbitral en favor de los discípulos de Etore Mesina.

 

Tanoka

 

En cualquier caso, la frustración acumulada por la derrota en la final de Copa -precisamente también ante Estudiantes- y el mal juego de la segunda mitad de la campaña acarrearon el despido de Miki Vukovic, que tras cinco temporadas se convirtió en uno de los mejores técnicos de la historia del Valencia Basket y con toda probabilidad el más determinante de todos.

En cinco años, el bosnio ascendió al Valencia Basket desde la EBA y lo colocó en tres finales –dos de Copa del Rey y una de Copa Saporta-, de las que ganó la primera. Pero, sobre todo, situó al club en otra dimensión. Quizás desencantado por ese amargo final, Miki no volvió a entrenar nunca más aunque sigue residiendo en Valencia.

 

Miki Vukovic retirado

 

TOCANDO TECHO

 

El tremendo papelón de suplir a Vukovic recayó en el técnico Luis Casimiro, que al frente del TDK había conseguido un par de años antes el auténtico milagro de ganar la ACB para los manresanos. Sin embargo, en el Valencia no lograría triunfar.

En sus dos años al frente del equipo de la Fonteta cayó siempre en primera ronda de play-offs (el equipo seguía increíblemente sin superar ni una sola ronda en toda su historia) frente a Unicaja Málaga y Tau Vitoria, sucumbió en la Copa del Rey de forma rotunda contra el FC Barcelona y el propio Unicaja y su única oportunidad llegaría en una nueva final de la Copa Saporta.

Fue curiosamente en la última edición de la competición después de haber disputado la primera. Si en 1999 la Copa Saporta suponía poco más que el cambio de nombre de la Recopa, en 2002 se asistía a la defenestración en toda regla de esta brevísima competición, sustituida por la actual Eurocup o Copa ULEB.

El rival en la final disputada en Lyon fue el Montepaschi Siena liderado por Chiacig y Naumoski, quienes se bastaron para derrotar en Lyon (81-71) a un Pamesa triste y desangelado que sólo pudo contar con Rodilla y Hopkins a buen nivel.

 

rodilla en lyon

 

Casimiro saldría por la puerta de atrás del Pamesa sin haber cuajado ni en el club ni en la afición y sería sustituido por Paco Olmos, antaño segundo entrenador en Valencia.

 

paco olmos

 

Visto que con medianías sólo se conseguían resultados mediocres, el Pamesa rompería el mercado de fichajes de ese verano “robándole” al Tau Vitoria, brillante campeón de Liga y Copa, a su pareja interior, formada por el serbio Dejan Tomasevic y el argentino Fabricio Oberto.

 

Tomasevic y Oberto

 

El base subcampeón del mundo Montecchia, el tirador Pedro Robles y el todoterreno argentino Fede Kammerichs ayudaban a conformar la que era, sin duda, la mejor plantilla en la historia del basket en Valencia, ya que seguían Hopkins, Paraíso, Rodilla y Luengo.

Los resultados no se hicieron esperar: en la fase regular el Pamesa alcanzó un inédito segundo puesto tras haber apabullado al Tau de Scola y Nocioni (74-92 en Vitoria y 78-65 en la Fonteta), ganar también los dos partidos al FC Barcelona (87-74 en Valencia y 67-68 a domicilio) y al Real Madrid (74-87 en su propia cancha, con un Tomasevic que saldría ovacionado por la afición rival tras firmar 25 puntos, con 10/11 en canastas de 2 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, y 77-76 en la Fonteta, con canasta ganadora de Fabri Oberto a falta de cuatro segundos) y derrotar a domicilio a Joventut Badalona, Unicaja Málaga o Caja San Fernando.

 

Oberto ajusticia al Madrid

 

En los play-off no sólo se superaba por fin una ronda sino que el Pamesa se plantaba por primera y única vez en la finalísima de la ACB, tras dejar en la cuneta al DKV Joventut de Badalona y al Unicaja Málaga antes de claudicar en la final contra el FC Barcelona.

A los badaloneses se les derrotó por un concluyente 3-0 pero en la semifinal, Víctor Luengo hubo de marcarse un partidazo (20 puntos) para recuperar en el tercer partido (62-76) el factor cancha que los malagueños habían arrebatado al Pamesa en el segundo (75-91, con 24 puntos de Gurovic). Luego, en el quinto y definitivo (80-67), el Pamesa se sustentó de nuevo en el magnífico trabajo de Luengo, en una defensa perfecta y en sus dos estrellas Tomasevic (12 puntos y 15 rebotes) y Oberto (16 y 8). En el Unicaja, sólo Risacher y Bullock opusieron una férrea resistencia.

La clave de la final estuvo en el primer encuentro, disputado en el Palau Blaugrana, que resultó un grandísimo partido de basket. A la impresionante primera mitad disputada por Fabri Oberto (22 puntos y 14 rebotes, dejando a Dueñas en 0 puntos) respondieron luego Femerling y, sobre todo, Navarro y Jasikevicius pero éste, que anotó la canasta de la victoria, hizo falta a Rodilla en el último segundo cuando éste intentaba un triple para ganar el partido. Los árbitros, sencillamente, se inhibieron y el choque finalizó 76-74.

 

Final ACB

 

En el segundo encuentro, también disputado en la Ciudad Condal, el Pamesa llevó la iniciativa en el juego y en el marcador hasta que le rompió la lesión de Oberto. Ello fue aprovechado por el alemán Patrick Femerling para realizar su mejor partido desde su llegada a la ACB. 80-72 fueron los guarismos definitivos.

Con la serie ya en Valencia, el comienzo fuerte del Pamesa provocó una reacción tremenda del Barça (parcial de 12-32 en el segundo cuarto) y una emocionante segunda mitad, terminando el partido 74-82. Por los valencianos volvió a destacar el “lesionado” Oberto y por el Barça también de nuevo Jasikevicius (MVP de la final) y un mejorado Fucka. Bodiroga, anulado durante toda la serie, pudo sin embargo disfrutar de un nuevo título.

Sin embargo, la temporada resultaría doblemente memorable para el Pamesa porque el equipo alzaría el PRIMER TÍTULO EUROPEO de su historia.

Sería de nuevo en la edición inicial de una nueva competición, la ya citada Copa ULEB, en la que después de cerrar con 8-2 la primera fase, los de Vukovic eliminarían sucesivamente al Rhein Energy de Colonia, al KK Zadar en el que militaba Marko Popovic y al Adecco Estudiantes, con el que se sufrió bastante en el partido de vuelta del Magariños.

 

Tomasevic vs Estudiantes

 

Los valencianos jugarían posiblemente su mejor partido de la temporada en la ida de la final, disputada en Eslovenia frente al Krka Novo Mesto de Arnold, Capin y Maravic, dejando encarrilada la final (78-90), gracias al magnífico trabajo de Oberto y Hopkins bajo los tableros y de Rodilla, Montecchia y Robles en el perímetro.

Dejan Tomasevic, MVP con 28 puntos y 11 rebotes, sería el maestro de ceremonias en el partido de vuelta, celebrado en una Fonteta atiborrada que vio a dos equipos con orgullo: uno que se alzaba con su primer título europeo sin resignarse a perder ante su público y otro que no quería despedirse tampoco con derrota pero lo hizo con un mínimo 78-76. Enorme fiesta en Valencia, con los símbolos del Pamesa -Rodilla y Luengo y también los hermanos Roig- especialmente eufóricos.

 

Genial foto de todo el equipo con la Copa

 

Campeones ULEB Cup 2003

 

Rodilla y Luengo con Uleb Cup

 

Hermanos Roig con la Copa

 

 

 

VALENCIA BASKET 30 AÑOS DE HISTORIA - Parte II: De 2003 a 2016:

http://rincondesinuhe.com/homepage-8/310-valencia-basket-30-anos-de-historia-parte-ii

Comentarios  

0 #6 Super User 27-11-2017 21:04
Cito a Larae:
I was recommended this blog by my cousin. I'm not sure whether
this post is written by him as nobody else know such detailed
about my problem. You're incredible! Thanks!


I am very grateful for your kind comment.
Citar
0 #5 Super User 27-11-2017 21:03
Cito a King:
I think this is one of the most important info for me.
And i am glad reading your article. But want to remark on few general things, The site style is ideal, the articles is really excellent : D.
Good job, cheers

Thank you. You`re very kind!.
Citar
0 #4 Super User 27-11-2017 21:02
Cito a Arlette:
Hi there! Someone in my Myspace group shared this website
with us so I came to check it out. I'm definitely enjoying the information. I'm bookmarking and will be tweeting this to my followers!

Terrific blog and amazing style and design.

Thank you very much for your visit and for your nice words, too.
Citar
0 #3 Larae 07-11-2017 23:16
I was recommended this blog by my cousin. I'm not sure whether
this post is written by him as nobody else know such detailed
about my problem. You're incredible! Thanks!
Citar
0 #2 King 06-11-2017 00:18
I think this is one of the most important info for me.
And i am glad reading your article. But want to remark on few general things, The site style is ideal, the articles is really excellent : D.
Good job, cheers
Citar
0 #1 Arlette 01-11-2017 09:23
Hi there! Someone in my Myspace group shared this website
with us so I came to check it out. I'm definitely enjoying the information. I'm bookmarking and will be tweeting this to my followers!

Terrific blog and amazing style and design.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar